Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Regards croisés

Pablo Fernández Albaladejo, Materia de España

Jesús Astigarraga
p. 294-299
Référence(s) :

Pablo Fernández Albaladejo, Materia de España. Cultura política e identidad en la España moderna, Madrid, Marcial Pons, 2007, 350 p.

Texte intégral

1En 1982 el profesor P. Fernández Albaladejo publicaba Monarquía y reino en Castilla: 1583-1623. Lejos de tratarse de un ensayo más a los que su pulcritud investigadora nos tenía para entonces acostumbrados, este concreto vino a representar un giro muy significativo en su trayectoria investigadora, pues inauguró su inmersión en el laberinto de la historia política. El último fruto de esa inmersión se encuentra en su reciente libro, Materia de España. Por tanto, la primera cuestión que conviene remarcar del mismo es que se inscribe en un propósito investigador que, al menos, en términos de tiempo, es suficientemente maduro. Transcurridas ahora dos décadas y media desde aquel giro, y quizás debido al simbolismo que encierra este tipo de fechas, resulta útil recordar que la aspiración fundamental de Fernández Albaladejo era recuperar para la historia política un espacio autónomo, ocupado como estaba el que le pertenecía por derecho propio por el viejo imperialismo de lo jurídico o el más reciente –y más agresivo aún– de lo económico (véase Fragmentos de Monarquía, Madrid, 1992, pp. 11-15); se trataba de liberarla de los viejos abusos de la historiografía marxista, la historia económica o la historia absolutista de las ideas, empeñadas en reducir la esfera de lo político a un espacio menor o en relegarlo a un mero reflejo de lo social, a una simple colección de datos o a una especie de proceso ahistórico de idearios doctrinales. Ahora sabemos, con el paso de los años, que esa aspiración era más que razonable. Fernández Albaladejo ha sido un abanderado entre nosotros –con notables precedentes en profesores como Maravall, Ruiz Martín, Mestre o Artola– en superar esa desatención casi secular a la que estaba siendo condenada la historia política y en crear un espacio propio para ella. Con frutos indudables para investigadores de materias disciplinares diversas, pues, como un efecto externo positivo de sus investigaciones, se establecen nuevas fronteras entre la política, el derecho o la economía, si bien, paradójicamente, al mismo tiempo, se aprecia la necesidad de no levantar nuevas alambradas disciplinares de naturaleza endogámica: la enormidad del estudio del orden político del Antiguo Régimen es tal, al abordar cuestiones nucleares de nuestra matriz cultural nacional, que exige miradas académicas abiertas, requiere de un diálogo interdisciplinar franco. Por tanto, la segunda cuestión que conviene remarcar de Materia de España es que posee la enorme virtud de ayudar a formar –al tiempo que a interrogarse– a profesionales y académicos de extracciones disciplinares diversas.

2Materia de España es un libro estructurado en once capítulos que reúne distintos artículos y ensayos que su autor ha venido publicando en la última década. Aunque, por tanto, se trate de un volumen recopilatorio, es, como tal, muy coherente: su profundidad y, en ocasiones, detallada erudición no impiden su lectura como un conjunto único –y, precisamente por este motivo, se echa en falta, junto a un índice analítico, algún capítulo final que, a modo de epílogo, remarcara las ideas centrales del mismo–. El filo rosso que da coherencia a sus páginas es la construcción de la primera identidad política española a través del estudio de las relaciones recíprocas entre cultura política e identidad. Su punto de partida es la década de 1540, cuando comienza a solidificar el primer núcleo identitario que hace efectiva la invención de España, y el de llegada, los inicios del siglo xix, en el marco de los posos del primer constitucionalismo español. Este proceso de largo recorrido se analiza, principalmente, a través de la recuperación –con una cierta actitud militante a favor de la atención investigadora hacia los escritores y las individualidades, incluidas las institucionales– de la tratadística política de autores, principalmente, de primera fila. Calixto Ramírez, Benito Jerónimo Feijoo, Gregorio Mayans, Pedro José Pérez Valiente, Francesc Romà, Francisco Martínez Marina y tantos otros son los auténticos protagonistas del libro. Éste, por tanto, contiene los largos diálogos que su autor ha mantenido con ellos. Ahora bien, se debería añadir, que el resultado final es algo más que eso: el análisis profundo de sus obras sirve de hilo argumental para valorar su oportunidad histórica y su papel en el escenario político en que vieron la luz. De ese análisis de una politics in context –tan característico, por otra parte, en todos los trabajos del autor–, se deriva la idea de que no es admisible una mirada sobre Hispania y su identidad que no incorpore el radio europeo –de ahí la enorme importancia del uso muy completo de fuentes secundarias que se realiza en el libro–, así como la enorme potencialidad que encierra el empleo complementario de enfoques analíticos diversos. En el libro existen numerosas páginas sobre historia comparada, historia de la circulación internacional de las ideas políticas e historia conceptual –es realmente valiosa la aproximación al concepto de patria desde su concepción como virtud cívica clásica hasta los nuevos códigos patrióticos, no siempre coincidentes con los de la nación, de finales del siglo xviii–. También son excelentes los abundantes pasajes en los que se analiza la historiografía española de los siglos xvii y xviii, alumbrando sus relaciones con el problema de la identidad. Haciendo uso de algunas de las numerosas imágenes que enriquecen este libro, éste versa sobre los senderos de la política española, y, por tanto, sobre sus encrucijadas históricas; más concretamente, en él se visualizan aquellos senderos que, en forma de vetas, contribuyeron de manera decisiva a que la materia identitaria de Hispania fuera tomando consistencia, fuera condensándose, para terminar convirtiendo esa vieja realidad europea en algo más que una simple expresión geográfica.

3Aunque sustentado esencialmente sobre la publicística política española de los siglos xvii y xviii, el libro incorpora también dos miradas externas sobre la identidad española. La primera, con la que se da inicio al volumen –su localización hubiera resultado quizás más adecuada como colofón del mismo–, invita a observar a Hispania desde Britannia, lo cual permite una reflexión sobre la suerte dispar que esperaba a estas dos monarquías compuestas. En fecha tan señalada como el año de edición de este libro, resulta aún más pertinente esa mirada, debido a que se inicia con el Act of the Union anglo-escocés de 1707 y reflexiona sobre lo que éste representó en el entendimiento de una nueva identidad británica, cuyo origen y evolución en el tiempo hasta nuestros días establece divergencias muy claras no sólo con «nuestro 1707», sino también con el propio proceso de maduración de la identidad política española. La segunda mirada exterior tiene como protagonista a Montesquieu. Está más cargada de simbolismo, teniendo presente lo que el conjunto de su obra supuso como lectura de España (y Portugal) en clave de modelo negativo, debido a su incapacidad, ya secular, cuando él escribía, para interiorizar los patrones del «buen gusto» y la razón, y tomar parte activa en la modernidad, opiniones, todas ellas, que sellaron una marca de identidad para el Sur Ibérico que fue dominante en la Ilustración europea y tuvo un prolongado radio de influencia temporal.

4La gran riqueza conceptual de este libro nos obliga a ser selectivos respecto a sus numerosas líneas interpretativas. Ciertamente, varias de ellas fluyen contra corriente. Siendo indiscutible que los proyectos de hispanización se realizaron en clave castellana, con los consiguientes problemas de articulación política y económica para la Monarquía, no por ello, como se muestra en diversos pasajes del libro, la denominada «periferia» dejó de coparticipar en este proceso de «condensación» identitaria, de ahí que la caracterización territorial de ámbitos de cultura política absolutista versus constitucionalista, o regalista versus patriota, no deja de representar, en ocasiones, un a priori sin el debido fundamento histórico. Y esto sucede también con las posiciones políticas cruzadas entre borbónicos y austracistas, cuya pluralidad, mayor de lo que se suele reconocer, invalida cualquier lectura simplificada de sus respectivos modelos constitucionales. Sobre esa misma idea de pluralidad incide también, como se ejemplariza reiteradamente en el libro, el hecho de que las lealtades institucionales de la vieja Hispania –entre territorios, y de éstos y los súbditos con el monarca– se sustenten en formas de vinculación no necesariamente políticas: la costumbre o el vinculum amoris aparecen con presencia nada desdeñable, incluso con una efectividad superior a la ley y con fuerza de potencial plataforma constitucional. De todo ello, se deduce que Hispania se va abriendo camino sobre un ideario político de unidad sin uniformidad. Un ideario, en cualquier caso, que se construye en diálogo fructífero con otras realidades europeas. Materia de España enfatiza la idea-fuerza de la «normalización en clave europea» de nuestro pasado: no hay lugar para la defensa de una «política castiza» o de la identidad de España como resultado de un pensamiento «propio». Todo lo contrario, los tratadistas españoles conectaron con líneas de reflexión provenientes de la cartografía intelectual europea, de tal manera que su rasgo diferenciador se limita, en muchos casos, a una cuestión de tono o intensidad, más que de desarraigo o de absoluto aislamiento. Ahora bien, junto a ello, la construcción identitaria de España se realizó con penetración muy superficial del lenguaje de la modernidad política; en vez de una recepción franca de esos nuevos conceptos, domina la «estrategia de acomodación», gracias a la cual se incorporan las novedades ajenas sobre los principios de los propios materiales o se presentan como propios planteamientos procedentes de otra matriz cultural.

5En todo ello desempeñó un papel decisivo la caracterización de España como una Monarquía esencialmente católica, factor que se visualiza en el libro como una veta transversal que, más que ninguna otra, favorece la condensación de la materia identitaria de España, al tiempo que impide la eclosión en ella del lenguaje de la modernidad política. España es «por carácter» católica; su identidad viene informada por esa matriz religiosa, con todo lo que ello implica: cultura política dominada por una visión corporativa y al servicio de un cuerpo de nación; individuo antes católico que ciudadano; libertad positiva y participativa plegada a los requerimientos, no de la virtud cívica, sino de los inmutables deberes de la religión. Y todo ello, además, sin que las propias corrientes renovadoras del catolicismo se hagan notar de una manera especial: llegado el momento, España conoce las limitaciones propias de una Ilustración católica que, en ningún caso, se asemeja, por ejemplo, a los modos diversos de la italiana. Habiendo la teología consumado su dominio sobre la política, España se presenta habitando una especie de período inacabable de prehistoria de la política, sin que los momentos de cambio –la llegada de Felipe V o las Cortes de Cádiz– abran tiempos claramente favorables para la renovación del lenguaje y el ideario doctrinal. Lejos de cualquier idea de progreso lineal, se impone la idea de circularidad: la existencia de un núcleo irreductible, de matriz confesional católico, en torno al cual giran las concepciones políticas, eso sí, con un mayor o menor radio de cercanía respecto a él y, por tanto, una capacidad distinta para absorber los mensajes externos. La necesidad de renovación se hace más visible a medida que otras culturas vecinas son capaces de liberar espacios para la política, de construir el nuevo lenguaje de los derechos individuales y del ethos del comercio y de renovar sustancialmente las viejas ideas de la virtud cívica clásica; es decir, en suma, de ligar modernidad con la progresiva secularización de la teología. Pero, con el paso del tiempo, esta imposibilidad para aproximarse abiertamente a esa modernidad europea y para abandonar los patrones políticos de la hegemónica neoescolástica castellana, la visión patriarcal del poder o el modelo «pastoril» del padre-pastor-monarca acaba convirtiéndose en estructural.

6Por ello, cuando llegue el momento decisivo y cunado el lenguaje más característico de esa modernidad trate de hacerse con un espacio en España –en particular, durante las últimas décadas del siglo xviii–, las posibilidades de autoreformar los presupuestos políticos vigentes se muestran seriamente limitadas. Esto se explicita claramente en dos capítulos de este libro, en los que se acomete el estudio de la penetración en España del iusnaturalismo individualista y racionalista, a través de P. J. Pérez Valiente, y del republicanismo adscrito al humanismo cívico, de F. Martínez Marina. Aunque con diferencias sustanciales entre uno y otro, en ambos casos se impone la idea de un mestizaje de esas corrientes políticas con elementos de la cultura nacional, con resultado muy favorable para esta segunda. Se pone así de relieve la dificultad del discurso político para liberarse definitivamente de las viejas categorías: mientras en el caso del primero, el peso gravitatorio de la neoescolástica castellana es tan evidente que termina por convertir en superficial el valor añadido proveniente de la tradición de los Pufendorf o Heineccio, en el del segundo, se escoge la estrategia de realizar una lectura de «banda ancha» de las virtudes republicanas –principalmente por la vía de Mably– con el fin de hacerlas compatibles con las reglas del cristianismo. El resultado final es evidente: debido a su matriz confesional católica, España está incapacitada para crear un orden político convencional construido plenamente sobre los nuevos conceptos y modos de la política.

7Este resultado arroja su sombra sobre un conjunto más amplio de elementos que iba perfilando la modernidad: España queda también fuera de la aceptación franca de la nueva antropología individualista y de las ventajas asociadas al doux commerce. Como se insiste en el libro, y su autor había avanzado en trabajos previos, nada parecido a esa ejemplar capacidad británica para integrar religión, comercio y libertad política sucedió en España. Ahora bien, quizás el balance tan negativo sobre el caso español que se obtiene en el mismo hubiera podido matizarse en el caso de haber realizado una lectura algo distinta de alguna de las fuentes empleadas en él o de haber ampliado la elección de las mismas. Como el autor explica bien, alrededor de los años cuarenta del siglo xviii se abrió un nuevo registro en el vocabulario patriótico español, como consecuencia, principalmente, de la introducción del lenguaje del «interés propio». Dicho lenguaje penetró en España fundamentalmente a través de los tratados de la emergente economía política. Sin duda, ésta constituyó un canal privilegiado –y, seguramente, más fructífero que el de los tratadistas políticos– en la transmisión de esos elementos que el autor del libro echa, en ocasiones, reiteradamente en falta en el material analizado: determinadas piezas fundamentales del armazón constitucional –los derechos individuales naturales o las teorías contractualistas–, la discusión sobre la manera de conciliar comercio y virtud, la percepción de que el espíritu de comercio y de conquista son mutuamente excluyentes y tantas otras ideas comenzaron a circular en España, a partir de esa década, de la mano de los economistas políticos. Su vocabulario conceptual conformó así uno de los lenguajes mayores de la Ilustración española. Por ello el patriotismo que emerge en los años sesenta tiene un marcado sentido económico. Para esa fecha la economía estaba madurando como un cuerpo disciplinar alejado del sentido del oikos-gestión, sobre el que alude frecuentemente este libro, para alcanzar su auténtica consideración como economía política, pública o civil, es decir, más allá de su interés como guía para una mejor administración de la cuestión pública, en el sentido de una auténtica investigación –con proyección inmediata sobre las reformas– acerca del individuo en sociedad, lo cual incluyó de forma gradual el estudio de los fundamentos políticos de una sociedad «civil» políticamente estructurada. En este sentido, por ejemplo, nada extraña que el autor del libro halla apreciado un cambio de signo en la intensidad patriótica en un autor como Argumosa: el texto de este último fue un plagio del divulgado Essai de J. F. Melon –el economista que más influyó sobre Montesquieu–, en el que los tópicos de la economía epicúrea de las pasiones y el libre interés aparecían explicados ya con mucha claridad. Y, ciertamente, esta misma clave económica podría ponerse en el centro de la escena, en otros pasajes del libro, como un factor fundamental en la caracterización identitaria de España. Pues la identidad de ese profundo Sur Ibérico, necesitado, a decir de Montesquieu, de tutela, también se construyó a través de la «leyenda» europea, forjada, no sólo por él, sino por una publicística muy influyente, de que España era un país subdesarrollado, dependiente comercialmente e incapaz de hacer un uso adecuado de sus riquezas y de rehabilitar su viejo poderío industrial: es decir, era no sólo una Monarquía compuesta y católica, sino irremediablemente pobre, y condenada a serlo, «por carácter». Así pues, también desde la propia condición económica se arrojan sombras negras sobre la identidad de Hispania. En cualquier caso, estos comentarios, que, sin duda, podrían ampliarse, sobrepasan el objeto central de Materia de España. Tan sólo vienen a remarcar su enorme interés y calidad para, entre otras múltiples cuestiones, incitar diálogos más allá del campo disciplinar en el que este libro se sitúa y a cuya condensación material contribuye decisivamente el autor del mismo en cada uno de sus trabajos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Jesús Astigarraga, « Pablo Fernández Albaladejo, Materia de España », Mélanges de la Casa de Velázquez, 38-1 | 2008, 294-299.

Référence électronique

Jesús Astigarraga, « Pablo Fernández Albaladejo, Materia de España », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 38-1 | 2008, mis en ligne le 17 février 2010, consulté le 27 mars 2017. URL : http://mcv.revues.org/1104

Haut de page

Auteur

Jesús Astigarraga

Universidad de Zaragoza

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org