Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Gérard Dufour, Lumières et Ilustración en Espagne | Jean-René Aymes, La crise de l’Ancien Régime et l’avènement du libéralisme en Espagne

Rafael Fernández Sirvent
p. 314-316
Référence(s) :

Gérard Dufour, Lumières et Ilustración en Espagne sous les règnes de Charles III et de Charles IV (1759-1808), Paris, Ellipses, 2005, 172 p.

Jean-René Aymes, La crise de l’Ancien Régime et l’avènement du libéralisme en Espagne (1808-1833). Essai d’histoire politico-culturelle, Paris, Ellipses, 2005, 254 p.

Texte intégral

1Estamos ante dos ensayos de dos de los hispanistas más competentes en el período y en las temáticas que abordan en sendos trabajos. El lector encontrará en ellos algo más que una mera síntesis de procesos y acontecimientos: en ambas obras hallará un claro hilo conductor que vertebra la heterogeneidad de aspectos estudiados. Se trata, pues, de dos libros bien premeditados, producto de una profunda reflexión y resultado del gran bagaje intelectual e investigador de sus autores.

2El libro del profesor Dufour tiene por objeto dilucidar las claves de la difusión y alcance real de las Luces (Lumières) en la España de Carlos III y Carlos IV. Para ello efectúa una pertinente diferenciación entre el espíritu y esencia de las Luces y las peculiaridades de la Ilustración española y las acciones reformistas emprendidas por los ilustrados, «aquellos que, sin poner en cuestión el orden político y religioso, se fundamentan en la ciencia para conseguir el desarrollo económico del reino» (p. 11). El autor parte de una hipótesis que, de forma consecuente, es demostrada en las páginas dedicadas a los hombres de Estado de Carlos IV y a los proyectos reformistas por éstos impulsados: que en materia de ilustración, la política de Godoy, favorito de Carlos IV, nada tuvo que envidiar a la de Floridablanca, hombre de confianza de Carlos III. Una tesis ésta que se halla en concordancia con las aportaciones al respecto de acreditados historiadores como R. Herr, C. Seco, A. Mestre, T. Egido o E. La Parra, entre otros, y con la cual el autor se desmarca expresamente de la tópica consideración negativa de la monarquía de Carlos IV, sostenida durante largo tiempo por una parte de la historiografía.

3El profesor Aymes, por su parte, nos presenta un ensayo de historia político-cultural donde aborda diversos aspectos matrices relacionados con la crisis del Antiguo Régimen y los orígenes y medios de difusión de la doctrina liberal en la sociedad española, así como la proyección del primer constitucionalismo español, entre 1808 y 1833. El autor, como buen hispanista, parte de la idea de que el liberalismo español es un fenómeno cultural original y, por tanto, interesante por sí mismo, y advierte al lector de que, pese al riesgo de caer en el anecdotismo –cosa que en ningún momento he podido apreciar–, su objeto prioritario de estudio se centra en la vida cotidiana, la mentalidad colectiva, los usos y las costumbres de los liberales españoles y en aquellos elementos que contribuyeron a crear opinión pública y a instruir políticamente al pueblo. Aymes otorga un peso significativo, como fuente de información y como útil reforzador de su discurso, a los catecismos políticos, canciones populares, obras teatrales, etc., pero se echa en falta en este punto un mayor recurso a fuentes de tipo iconográfico, como las insertadas en las pp. 7 y 47, sin duda de gran interés. El autor, pues, utiliza con acierto y agudeza varios tipos de manifestaciones culturales que tuvieron un notable poder de permeabilidad y persuasión (adoctrinamiento) en las mentalidades de los españoles del primer tercio del siglo xix.

4La obra de Gérard Dufour se estructura en tres grandes bloques. En el primero de ellos realiza una aproximación al contexto político de los reinados de Carlos III y Carlos IV y analiza tanto los principales obstáculos (la Iglesia católica, la Inquisición y la censura ejercida desde los poderes públicos) como los más destacados individuos, elementos e instituciones que contribuyeron al afianzamiento de la política ilustrada y a la difusión de las Luces en España. La segunda parte del libro resume las ideas y preocupaciones más recurrentes entre los ilustrados españoles que buscaban el progreso de su país (agricultura, educación…), así como la materialización práctica de algunos proyectos de corte ilustrado. Un último bloque analiza los principales planes de reforma y regeneración de los ilustrados y el eco que la Revolución Francesa tuvo en el pensamiento y obra de algunos españoles de ideas avanzadas (Pablo de Olavide, José Marchena, Luis Gutiérrez). En las conclusiones del trabajo Dufour establece, de forma sistemática y meridiana, las diferencias que deben observarse entre el prototipo de ilustrado (al estilo de un Jovellanos o de un Olavide), «hombres que responden a solicitaciones u órdenes del poder político» (p. 148), cuya función no es tanto pensar sino «ofrecer argumentos a favor de las posturas gubernamentales» (p. 149), y el libre ejercicio intelectual de los filósofos de las Luces, que deben ser capaces de pensar por sí mismos, sin limitaciones de ningún tipo, para reaccionar contra la tiranía ejercida desde los poderes civil y religioso. Finaliza poniendo de relieve dos hechos significativos: que los ilustrados afectos a Godoy prestaron su apoyo al proyecto regenerador de José I, pues el régimen josefino supuso la puesta en práctica de una verdadera política ilustrada; y el punto de inflexión que representó la Constitución gaditana de 1812 en la transición de la Ilustración al Liberalismo.

5Jean-René Aymes, por su parte, organiza el libro en seis capítulos, un tanto desequilibrados en su extensión. La obra comienza con una sucinta caracterización de la etapa objeto de estudio (1808-1833). Especialmente interesante resulta el capítulo dos, pues, a mi parecer, enriquece sustancialmente el conjunto de la obra y favorece la comprensión de muchas claves del ensayo. Aymes realiza una encomiable labor de precisión semántica al definir, dando su toque personal, los principales conceptos instrumentales que utilizará en su discurso histórico. Conceptos como «liberalismo», «pueblo», «nación», «revolución» y «regeneración», etc. son convenientemente definidos (el Diccionario político y social del siglo xix español, dirigido por Javier Fernández Sebastián y Juan Francisco Fuentes Aragonés, que el autor demuestra manejar, supone un hito historiográfico significativo en este campo). El tercer capítulo examina la huella liberal del régimen josefino y de la reforma constitucional emprendida por los liberales de las Cortes de Cádiz y, después, por los diputados del Trienio. En el capítulo cuarto ofrece unas notas biográficas de algunos actores del período (Argüelles, Riego, Torrijos…), dedica unas interesantes páginas al papel de la mujer en la revolución liberal y desarrolla de un modo prolijo los lugares y espacios de gestación y propagación del liberalismo, así como sus principales medios de expresión. El capítulo quinto aborda el fenómeno del pronunciamiento liberal, como estrategia política de un sector del liberalismo durante los últimos estertores del absolutismo en España, y el tema del exilio liberal en Inglaterra y Francia. Un último capítulo esboza las características de las dos restauraciones absolutistas de Fernando VII (1814-1820 y 1823-1833), en un exasperado intento de perpetuación del Antiguo Régimen. El ensayo concluye con unas sugestivas reflexiones en torno a la resonancia, las virtudes y las debilidades del liberalismo español, donde subraya, entre otras cosas, que el primer liberalismo español fue, en cierto modo, una prolongación del despotismo ilustrado (p. 210); que la revolución liberal española «fue concebida como institucional, educativa, cultural, económica, etc., pero en ningún momento pretendió ser igualitarista» (p. 216); y que la Constitución de 1812 gozó de un gran predicamento en Europa (sobre todo entre amplios sectores franceses e itálicos).

6Ambas obras cuentan con herramientas complementarias al texto, siempre prácticas para el lector. Dufour anexa un fragmento censurado de El Evangelio en triunfo de Olavide, unas orientaciones bibliográficas brevemente comentadas de cada capítulo y de iconografía de la época –imágenes de las que, paradójicamente, el libro carece– y un índice onomástico. Aymes, por su parte, agrega una cronología con los principales hitos políticos y culturales del período, una breve bibliografía, una selección de textos muy variados y un índice onomástico.

7Luces, Ilustración, Despotismo Ilustrado, Liberalismo, crisis del Antiguo Régimen. Elementos todos ellos adyacentes o sobrepuestos que, obviamente, tienen una imbricación directa y cuya inteligibilidad requiere y depende de la correcta interrelación y comprensión de sus distintas variables y de una convincente (bien argumentada) interpretación de las mismas. Esto es, precisamente, lo que Gérard Dufour y Jean-René Aymes realizan con maestría y tinta destilada en los dos ensayos que termino de reseñar.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Rafael Fernández Sirvent, « Gérard Dufour, Lumières et Ilustración en Espagne | Jean-René Aymes, La crise de l’Ancien Régime et l’avènement du libéralisme en Espagne », Mélanges de la Casa de Velázquez, 38-1 | 2008, 314-316.

Référence électronique

Rafael Fernández Sirvent, « Gérard Dufour, Lumières et Ilustración en Espagne | Jean-René Aymes, La crise de l’Ancien Régime et l’avènement du libéralisme en Espagne », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 38-1 | 2008, mis en ligne le 17 février 2010, consulté le 01 mai 2017. URL : http://mcv.revues.org/1127

Haut de page

Auteur

Rafael Fernández Sirvent

Universidad de Alicante

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org