Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Georges Bohas et Mihai Dat, Une théorie de l’organisation du lexique des langues sémitiques

Ignacio Márquez Rowe
p. 327-328
Référence(s) :

Georges Bohas et Mihai Dat, Une théorie de l’organisation du lexique des langues sémitiques: matrices et étymons, Paris, ENS Lettres et Sciences humaines, 2007, 240 p.

Texte intégral

1Si preguntáramos hoy al conjunto de semitistas o lingüistas en general que convinieran en señalar el rasgo más característico del árabe o de cualquier otra lengua semítica, lo más probable es que seleccionaran por mayoría su morfología: la mayor parte del léxico árabe (y semítico), nos responderían, está integrado generalmente por raíces de tres consonantes, que son las encargadas de conferir el sentido general de cada palabra. De ahí que los diccionarios de la lengua árabe, desde los más antiguos, fechados en el siglo viii, hasta los más modernos, ordenen las palabras según el orden de sus morfemas radicales. Así, encontraremos las palabras kitāb «libro», kātib «escritor», kataba «él escribió» y maktabat «biblioteca» bajo el mismo lema, a saber: la raíz ktb, que expresa la idea general de «escribir».

2Georges Bohas lleva más de diez años abanderando lo que podríamos denominar el movimiento lingüístico revolucionario MER (acrónimo de los elementos de su nueva teoría, matrices, étymons, radicaux), que persigue destronar este sistema léxico tradicional del árabe y, por extensión, el del conjunto de las lenguas semíticas. Para Bohas (y sus discípulos), los radicales trilíteros o triconsonánticos no son sino expansiones (por reordenación, reduplicación o aumento de consonante o semivocal) de étimos binarios articulatorios (lo que podríamos llamar de hecho «raíces biconsonánticas»).

3La idea en sí no es nueva: como admite el propio Bohas, Ernest Renan proponía ya a mediados del siglo xix considerar la raíz semítica como esencialmente biconsonántica, idea que desarrolló más tarde Solomon Hurwitz. Y es que un examen atento del léxico árabe (o de otras lenguas semíticas) no sólo revela un número considerable de nombres biconsonánticos y de verbos «débiles», esto es, de raíz bilítera, sino que también descubre series de raíces triconosonánticas con dos radicales comunes que expresan un significado idéntico o similar. Así, por ejemplo, los verbos árabesbatta «cortar», tabba «cortar», batara «cortar la cola de un animal», bata‘a «separarse», batala «cortar, separar», balata «cortar, dividir mediante corte», o el nombre bartun «hacha» comparten todos ellos dos fonemas, o, por emplear la terminología y notación bohasianas, el étimo ∈ {b, t} que expresa la idea general de «cortar».

4Pero en esta teoría, el étimo binario no sólo tiene una proyección ulterior, la de los radicales triconsonánticos (y tetraconsonánticos). El étimo mismo deriva a su vez de lo que Bohas llama una «matriz», que correspondería a la mínima unidad semántico-fonética. Dicho de otro modo, son las matrices las que generan los étimos. Este nuevo concepto de combinación binaria y reversible (esto es, sin orden lineal) de rasgos fonéticos y núcleos semánticos representa la aportación más original de la teoría (aunque no estaría de más hacer aquí una breve referencia a la noción y teoría de la «célula» bilítera concebida por el arabista ruso Nikolai Yush-manov a finales de los años 1920). Así, en el ejemplo anteriormente citado, tendríamos supuestamente una matriz (µ) basada en dos puntos de articulación {[labial], [coronal]} ligada a la carga semántica de «golpear, efectuar un golpe con un objeto cortante», que incluiría el campo semántico de los resultados de la acción misma, a saber: «cortar, dividir, separar». Adviértase que esta misma matriz generaría asimismo otros étimos que, a su vez, desarrollarían distintos radicales: v. gr. rafaza «golpear», bazzun «espada», fazara «desgarrar un vestido», sabba «cortar», bazara «apalear, matar a palos», daba’a «golpear con un palo» (hemos marcado en negrita las consonantes matriciales pertinentes).

5La revolución de Bohas consiste, por tanto, en sustituir la teoría morfológica tradicional basada en el binomio raíz (triconsonántica) / esquema (y su consiguiente interdigitación) –declarada ineficaz desde el punto de vista lexicológico (pues ignoraría un número importante de regularidades) e incluso incognoscible por lo que respecta a su dimensión psicológica (el hablante nativo, nos asegura sobre la base de experimentos psicolingüísticos, no es capaz de aprehender o extraer las supuestas raíces de un vocabulario dado)– por un modelo a tres niveles (matriz, étimo y radical) que, en tanto que alternativa de organización del léxico (sobre todo árabe), persigue explicar, y acaso logra iluminar aspectos hasta ahora poco elaborados como la polisemia, la homonimia, la enantiosemia o la metátesis.

6En la presente obra el lector encontrará los últimos arreglos o ajustes a la teoría MER (que naturalmente ha ido evolucionando a lo largo del último decenio) y una síntesis de los trabajos realizados hasta la fecha por la escuela de Bohas en torno a la organización del léxico árabe. Y es que hasta la publicación de este libro, Bohas y su equipo (arabófono) se habían dedicado de forma sistemática y exclusiva (y exhaustiva) al estudio sincrónico del árabe, aun cuando el artífice de la teoría viniera anunciando, incluso augurando en diversas ocasiones los fructuosos resultados que podrían surgir de un análisis comparativo del léxico semítico y afroasiático. Hay, por consiguiente, que dar la bienvenida a este nuevo libro, que destaca precisamente por la inclusión de material léxico procedente del hebreo bíblico (Mihai Dat es el discípulo de Bohas experto en dicho material). Los autores proponen en el segundo capítulo aplicar el análisis de los étimos llevado a cabo en árabe, esto es el estudio de sus propiedades y realizaciones, al caso del hebreo. Su resultado, aunque menos entusiasta que el proclamado en los últimos años para el léxico árabe (el carácter reversible de los étimos, por ejemplo, es menos evidente, tal vez, como ellos mismos aducen, por la escasez de formas léxicas en hebreo bíblico), consiste básicamente en una reafirmación de la tesis central del birradicalismo.

7Sin entrar a discutir aquí los argumentos favorables y contrarios al birradicalismo universal (o al trirradicalismo universal, defendido especialmente por Rainer Voigt), entre los cuales cabe señalar la naturaleza abstracta de las matrices y étimos (¿dónde están las vocales? ¿acaso no está compuesto el léxico árabe y semítico por realidades lingüísticas tales como bases y palabras?), sí nos interesa destacar, por razón de nuestra especialización, que la teoría MER tiene implicaciones importantes para la reconstrucción de las protolenguas semíticas o de las mismas protofamilias lingüísticas. En efecto, el nivel de análisis matricial nos abre teóricamente las puertas no ya del protosemítico (en parte accesible por la vía etimológica) sino incluso del protoafroasiático. Es de esperar, por tanto, que Bohas decida abordar en próximas investigaciones, con la seriedad y capacidad de trabajo que le caracterizan, el material léxico semítico más alejado en el tiempo, el acadio, que le permita verificar empíricamente sus resultados (a diferencia de su teoría mimofónica de las matrices) y confirmar los resultados espectaculares que ha obtenido para el árabe.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ignacio Márquez Rowe, « Georges Bohas et Mihai Dat, Une théorie de l’organisation du lexique des langues sémitiques », Mélanges de la Casa de Velázquez, 38-1 | 2008, 327-328.

Référence électronique

Ignacio Márquez Rowe, « Georges Bohas et Mihai Dat, Une théorie de l’organisation du lexique des langues sémitiques », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 38-1 | 2008, mis en ligne le 17 février 2010, consulté le 27 mars 2017. URL : http://mcv.revues.org/1142

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org