Navigation – Plan du site
Jovenes en la historia

«El mundo ha llegado a ser consciente de su juventud como nunca antes»

Juventud y movilización política en la Europa de entreguerras
« Le monde est devenu conscient de sa jeunesse comme jamais auparavant ». Jeunesse et mobilisation politique dans l’Europe de l’entre-deux-guerres
«The World has Become Aware of the Young as Never Before». Young People and Political Mobilisation in Europe Between the Wars
Sandra Souto Kustrín
p. 179-215

Résumés

L’article analyse le processus de mobilisation politique de la jeunesse dans l’Europe de l’entre-deux-guerres. L’auteur considère la jeunesse comme une période de la vie de l’être humain construit socialement et historiquement, puis analyse l’évolution des études sur celle-ci et la réalité concrète de la mobilisation juvénile dans la période étudiée, les facteurs qui l’ont déterminée et ses caractéristiques. L’article souligne l’importance de la situation internationale et de la relation entre les différentes organisations européennes, et montre comment, malgré les différences entre les pays européens, on retrouve de nombreuses caractéristiques communes, en insistant sur l’importance d’étudier la mobilisation politique des jeunes dans un cadre comparatif.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Este trabajo ha sido posible gracias a una beca posdoctoral del Ministerio de Educación, Cultura y (...)
  • 2 Winslow, 1937, p. xi. La Administración Nacional de la Juventud que realizó este estudio sobre la s (...)
  • 3 Sobre Japón, ver Shimbori, 1963 y 1964. Sobre China, Herr, 1974, pp. 200-203 y Feuer, 1969, pp. 173 (...)

1La frase que da título a este artículo1 no se escribió, a pesar de lo que se pueda pensar, en los años 60 del siglo xx, sino que justificaba las razones por las que el gobierno estadounidense había patrocinado y publicaba un estudio sobre la situación de la juventud en el mundo… en 19372. Pero el mundo en ese entonces era más «reducido» que en la actualidad: los sucesos «importantes» ocurrían en Europa, Estados Unidos y en algunos otros lugares más como Japón o China. Y en todos estos sitios hubo importantes movimientos juveniles en el periodo comprendido entre las dos guerras llamadas mundiales3. En concreto, la juventud desempeñó un papel muy importante en la conflictividad social y política de la Europa de entreguerras —incluida España—, pero éste es un fenómeno muy poco estudiado historiográficamente en su interrelación y complejidad.

2El crecimiento de un sector de la población joven con problemas específicos y que participaba crecientemente en conflictos sociales y políticos llevó a gobiernos, partidos políticos e instituciones diversas (desde sindicales a eclesiásticas) a desarrollar políticas concretas, directas o indirectas, hacia la juventud, desde la regulación de su participación en la política o el tratamiento diferencial de la delincuencia juvenil hasta la utilización de la juventud en las luchas económicas, sociales o políticas con diferentes fines. Obviamente,  las variadas políticas llevadas a cabo por gobiernos o instituciones de diverso carácter político e ideológico y con distintos objetivos influyeron de diferente forma en el carácter y desarrollo de las organizaciones juveniles y, a la vez, la politización creciente de la juventud influyó en las políticas adoptadas desde las distintas instituciones.

  • 4 Ver Sáez Marín, 1988.

3Por esto, se plantea analizar en este artículo ese proceso de movilización política de la juventud en el ámbito europeo en este periodo, con especial referencia a Alemania, Austria, España, Francia, Italia y Reino Unido, como países representativos de los distintos «entornos» de la Europa Occidental, que, a pesar de las diferencias, vivieron en muchos casos procesos análogos. En Italia y Alemania se produjeron fenómenos similares de encuadramiento de la juventud desde arriba, por parte del Estado, con los regímenes fascistas. Algo que también pasó en Austria tras la fracasada insurrección socialista de febrero de 1934 y el establecimiento de la dictadura del canciller Dollfuss, y, sobre todo, con el Anschluss de 1938; procesos de encuadramiento de los jóvenes que tienen muchas similitudes con la organización juvenil creada por Franco tras su victoria en la guerra civil: el Frente de Juventudes4. En Austria, además, antes de febrero de 1934 se había producido un proceso de paramilitarización de la juventud similar al producido, entre otros países, en la España de los años 30. El Reino Unido, por su parte, seguía siendo una isla no sólo geográficamente, pero la niebla no era tan densa como para que no se viera afectada por esta movilización juvenil de ámbito casi mundial, y fuera influida e influyera en ella.

4En primer lugar, se va a delimitar qué se entiende por juventud y el marco teórico más adecuado para estudiar su movilización política. En segundo lugar, se analizará el estado de la investigación sobre ella tanto en Europa en general como en España en particular. Por último, se tratará la problemática y la movilización juvenil en la Europa de entreguerras, para concluir con un breve análisis de la movilización no gubernamental de los jóvenes en algunos países europeos durante la Segunda Guerra Mundial y su significado.

El surgimiento de la juventud como grupo social

  • 5 Wallace y Kovatcheva, 1998, pp. 9 y 29; Win y White, 1997, pp. 9 y ss. y Mitterauer, 1992, pp. 2 y (...)

5Las relaciones de edad son construcciones sociales y, por tanto, históricas, porque el significado que tienen en una sociedad depende del orden económico, social y político de ésta, aunque también hay componentes biológicos y de desarrollo. Se puede definir la juventud como el periodo de la vida de una persona en el que la sociedad deja de verle como un niño pero tampoco le da un estatus, funciones y papeles completos de adulto. Su forma, contenido, duración y periodo en el ciclo de la vida son diferentes y determinados por las distintas culturas y sociedades. En términos de conducta, se define por los papeles que se espera que la persona desempeñe, los que se le permiten, aquellos a los que se les obliga o se le prohíben. Pero el desarrollo de la juventud como un grupo de edad definido no es un fenómeno universal, sino que depende de su localización histórica y del modo en que «la juventud» es construida en una sociedad5. En 1800, por ejemplo, no había ninguna experiencia común entre la juventud china y la alemana, pero estas «fronteras» se fueron diluyendo progresivamente al avanzar la Edad Contemporánea.

  • 6 Se puede rastrear, como hacen algunos autores, el papel de la juventud prácticamente desde los comi (...)
  • 7 Gillis, 1974, pp. 65 y ss. y 95 y ss; Ryerson, Stanley y Fecteau, 1992, p. 17 y Davis, 1990, p. 24. (...)

6Aunque hay distintas opiniones entre los investigadores6, se tiende a considerar que el proceso de definición de la juventud como grupo social, como un grupo de edad definido, se inició entre finales del siglo xviii y principios del siglo xix, como consecuencia de los cambios producidos por la modernización económica, social y política, no sólo por factores exclusivamente demográficos7. En la definición de la juventud fue muy importante el desarrollo del Estado moderno, con sus mecanismos burocráticos, su creciente racionalización y su capacidad de clasificar, controlar, castigar y movilizar a la población. Este proceso, de cara a la juventud, se reflejó en la regulación de las condiciones laborales, las reformas educativas, el establecimiento de diferentes sistemas penitenciarios o la creación de sistemas de servicio militar obligatorio.

  • 8 También en la familia los papeles en función de la edad y del sexo se fueron definiendo por las rel (...)

7En su conjunto, estos procesos aumentaron el periodo de dependencia de los jóvenes. El desarrollo del trabajo asalariado y el mercado laboral separó a los jóvenes de la economía tradicional y familiar; la extensión de la educación universal distinguió a los niños de los adultos capacitados para entrar en el mercado de trabajo; la ampliación del derecho de voto supuso la definición de quiénes se consideraban ciudadanos plenamente socializados capaces de ejercer una elección política y fueron identificados por la edad. La concentración física de la población y la regulación del trabajo por tiempo y salario, consecuencia de la industrialización, hicieron que la gente joven pasase a ser un grupo menos regulado, principalmente en las ciudades. Así, en muchas partes de Europa la juventud surgió en primer lugar como un fenómeno urbano8.

  • 9 Mitterauer, 1992, pp. 86-87; Pierrard, 1987, pp. 55 y ss.; Degl’innocenti, 1986, p.88 y Martín Val (...)

8El proceso de modernización, además, tuvo una cronología diferente en los distintos países de Europa. Esta cronología también varía con relación a  la temática juvenil. La educación universal fue introducida en Austria por la monarca ilustrada María Teresa en el siglo xviii, antes de la industrialización. La primera ley que restringió el trabajo infantil se aprobó en Prusia en 1839: prohibía trabajar a los menores de nueve años. En 1853 la edad se elevó hasta los doce años y la jornada laboral se limitó a seis horas hasta los catorce años. En 1871 la ley se extendió a todo el Imperio alemán y en 1891 se prohibió el trabajo hasta los catorce años y entre los catorce y los dieciséis años la jornada se limitó a 10 horas por día. La dificultad de establecer una ley que limitara el trabajo de los niños se refleja, por ejemplo, en Francia, donde en el siglo xix se sucedieron tres leyes sobre el trabajo infantil (1841, 1874 y 1892). Más difícil fue aún en España e Italia. En este último país, en 1902 se aprobó una ley que establecía la edad para entrar a trabajar en los doce años, frente a los nueve anteriores, con una jornada de 11 horas diarias. En España hasta 1900 no se aprobó una ley que prohibía el trabajo de niños menores de diez años y que limitaba la jornada de trabajo para aquellos entre diez y catorce años a 6 horas en la industria y 8 en el comercio9.

  • 10 Wallace y Kovatcheva, 1998, p. 13; Nicolau, 1987, p. 237 y Humphries, 1981, p.212.

9Especialmente tras la Comuna de París de 1870, se temió que la gente joven, concentrada en grandes ciudades, con tiempo libre y que no necesariamente tenía trabajos regulares, apoyase movimientos subversivos, y se planteó el problema del control social. Esto llevó al desarrollo de medidas penitenciarias especiales para la juventud: en Gran Bretaña se establecieron organizaciones especcíficas para jóvenes delincuentes entre dieciséis y veintiún años en los últimos años de la primera década del siglo xx y en los primeros años de la década de los 20. En España, a lo largo del periodo 1880-1918, se desarrolló un movimiento de reforma penitenciaria, potenciado por las clases medias de la burguesía, que fijó su primer objetivo en la formulación de un sistema correccional para la juventud, desarrollando el cuerpo teórico que daría lugar a la creación de los tribunales de menores10.

  • 11 Ortega y Gasset, 1965, pp. 62 y 67. Estos límites de edad son también los usados, por ejemplo, por (...)

10Aunque no hay unos límites claros y definidos, se tiende a considerar jóvenes a las personas comprendidas entre los catorce y los veinticinco-treinta años. Hay que tener en cuenta no sólo consideraciones sociológicas o psicológicas —ya Ortega estableció los límites de la juventud entre esos años—, sino también que las mismas organizaciones juveniles de la época establecían los límites de edad para la pertenencia a ellas entre estas edades: La Liga de la Juventud Laborista inglesa (Labour League of Youth), por presiones de los propios jóvenes, elevó en 1926 el límite de edad máximo de los veintiuno a los veinticinco años (la edad mínima para entrar en ella eran los catorce años). El Komsomol leninista soviético, fundado en 1918, establecía la edad de sus miembros entre los dieciséis y los veintiséis años11.

  • 12 Federación Nacional de las Juventudes Socialistas, 1932, p. 9; Avilés Farré, 1985, pp. 341-342 y (...)

11En cuanto a España, la Federación de Juventudes Socialistas (FJS) permitía pertenecer a ella hasta los treinta y cinco años, aunque se recomendaba el ingreso en las Agrupaciones Socialistas a los veintitrés, y este ingreso era obligatorio a los treinta años si se llevaba más de tres meses de afiliado. Las Juventudes de los partidos republicanos de izquierda (Juventudes Radical Socialistas y de Acción Republicana) fijaban los límites de edad entre los dieciocho y los veintitrés años, pero al constituirse Izquierda Republicana se optó por el tope de los treinta años. La anarcosindicalista Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL) nunca fijó un límite de edad y «el grupo más activo de los jóvenes ácratas excedía», en 1936, los treinta y cinco años12.

  • 13 Cannistraro, 1982, pp. 568 y 571; Germani, 1969, pp. 11 y 19-25; Ostenc, 1980, pp.233 y ss.; Koon, (...)

12Fueron las organizaciones juveniles de los dos estados fascistas las que establecieron un límite de edad menor, probablemente por la rígida estructura organizativa existente que impedía que los que podríamos llamar «jóvenes adultos» dejaran de estar encuadrados en alguna organización fascista: La Juventud Hitleriana (Hitlerjugend, HJ), fundada en 1922 con el nombre de Liga de Trabajadores Jóvenes Alemanes, agrupaba a jóvenes entre catorce y dieciocho años —veintiuno en la organización juvenil femenina, la Liga de Muchachas Alemanas (Bund Deustcher Mädel, BDM). Los Fascios Juveniles de Combate (Fasci Giovanili di Combattimento) y posteriormente, la Gioventù Italiana del Littorio, agrupaban a hombres entre dieciocho y veintiún años, aunque los Grupos Universitarios Fascistas (Gruppi Universitari Fascisti), al igual que su equivalente la Asociación de Estudiantes Alemanes —que se convirtió en la única organización de estudiantes universitarios autorizada desde 1933, con menor número de miembros pero más importantes como creadores y reproductores de las elites fascistas—, agrupaban a jóvenes de más edad (en el caso italiano, a hombres y mujeres entre dieciocho y veintiocho años). Otra cosa era, además, la edad de sus dirigentes: por ejemplo, en Alemania, Baldur von Schirach fue nombrado Líder de la Juventud del Reich Alemán (Jugendführer des Deutschen Reiches) en junio de 1933, a la edad de veintisiete años. Le sucedió, ya en 1941, el similarmente «joven», Arthur Axmann. En 1938, la edad media de los responsables de la unidad administrativa más importante de la HJ (los Obergebietsführer) era de unos treinta años, y la de los cargos intermedios, de veinticinco años13.

  • 14 Se han destacado también otras divisiones como el género o la raza/etnia por la posición de las dif (...)
  • 15 Humphries, 1981, pp. 13-14; Wallace y Kovatcheva, 1998, pp. 19-20. Chaline, Demier y Le Beguec, 199 (...)

13A pesar de su individualización como grupo social, los jóvenes no han formado nunca un todo homogéneo sino que han reflejado las divisiones económicas, sociales y políticas existentes en la sociedad14. La ampliación de la edad de dependencia fue un proceso que tuvo distinto ritmo en las diferentes clases sociales. Se inició entre las clases altas y medias y esto es lo que explica que los primeros movimientos juveniles en el siglo xix fueran principalmente movimientos estudiantiles universitarios. Las primeras organizaciones juveniles obreras surgieron en gran parte por el agrupamiento de los propios jóvenes por sus derechos, no por la decisión de sus respectivas organizaciones de adultos. Por ejemplo, en Francia se formaron grupos independientes de jóvenes obreros, como el grupo de estudiantes colectivistas de París, fundado en 1893, que posteriormente se integraría en la Section Française de l’Internationale Ouvrière (SFIO), el partido socialista francés15.

  • 16 La definición de generación en Zarco y Orueta, 1998, p. 109; el papel de los años jóvenes, en María (...)

14Esta falta de homogeneidad de la juventud en función de su origen social hace ver con espíritu crítico a los teóricos de las generaciones. Éstos, por una parte, destacan el papel del periodo de la adolescencia y los primeros años de la vida adulta en la afirmación de la mayoría de los criterios personales, y en la adquisición de una identidad propia por parte de las generaciones, definidas como «un grupo de personas que siendo contemporáneas y coetáneas presentan cierta relación de coexistencia, es decir, que tienen intereses comunes, inquietudes analógicas o “circunstancias” parecidas». Pero, por otra parte, salvo excepciones, tienden a ver las generaciones como un todo homogéneo o diferencian dentro de ella a «los individuos selectos y los vulgares», a la «minoría» de la «masa»16.

  • 17 Colton, 1992 a, pp. 7 y ss.; Braungart, 1984 a, pp. 3-4; Braungart y Braungart, 1993, pp. 146-147. (...)

15El cuestionamiento de los valores tradicionales por la gente joven ha producido tensiones en todas las sociedades, pero los movimientos juveniles como organizaciones de jóvenes creadas para llevar a cabo o resistir el cambio social, surgieron desde principios del siglo xix, y en algunos países de población eminentemente joven, como Estados Unidos o Australia, no se de- sarrollaron hasta el siglo xx. Se distinguen los movimientos juveniles creados, organizados y dirigidos por los adultos y las organizaciones para gente joven creadas, organizadas y dirigidas por los mismos jóvenes, lo que ha llevado a algunos autores a parafrasear a Marx y hablar de «juventud en sí» y «juventud para sí». Los movimientos juveniles pueden ser el resultado de una organización sistemática y deliberada o pueden surgir de forma espontánea; pueden ayudar a integrar a la juventud en la sociedad y el estado, como muestran organizaciones tan diferentes como los Boy-Scouts, la Hitlerjugend o el Komsomol, o pueden reclamar cambios políticos y sociales a través de la reforma o de la revolución. Pero esto no implica valorar la juventud como la fuerza de cambio por excelencia de la sociedad: como dice Abrams, al estar los jóvenes afectados por otras diferenciaciones sociales, los llamamientos a la juventud por sí sola no suelen lograr una propuesta ampliamente aceptable, viable o alternativa al orden social existente17.

  • 18 La cita, en Feuer, 1969, p. viii. Ver Humphries, 1981, p. 17. Las teorías psicosociológicas sobre l (...)

16Aunque hay estudios anteriores, principalmente realizados durante la época de entreguerras, el análisis sistemático de los movimientos juveniles se inició a partir de las grandes movilizaciones estudiantiles de los años 60 del siglo xx. En general, se partía de las teorías psicológicas sobre la adolescencia desarrolladas desde finales del siglo xix, que definían la juventud principalmente en función de procesos biológicos y psicológicos y consideraban que era un periodo de la vida caracterizado por un estado de confusión interna e incertidumbre, comúnmente expresado en conductas egoístas, crueles o criminales. Esto se reflejó en los primeros estudios sobre los movimientos juveniles, capaces de plantear entre sus objetivos, por ejemplo, mostrar «los componentes irracionales y autodestructivos de la historia de los movimientos estudiantiles, lo que permitiría vencerlos o superarlos al menos en parte». Estos análisis conectaban con las teorías psicosociológicas sobre los conflictos sociales en auge en esos momentos, influenciadas también, entre otros factores, por el desarrollo de los movimientos juveniles de los años 6018.

  • 19 Síntesis de estas teorías se pueden ver en Della Porta y Diani, 1999 y McAdam, McCarthy y Zald (eds (...)
  • 20 Humphries, 1981, p. 54.

17Frente a estos planteamientos, se fueron desarrollando las teorías de los movimientos sociales entendidas en sentido amplio —movilización de recursos, oportunidades políticas, nuevos movimientos sociales o construcción cultural de los movimientos— que son consideradas como las más útiles a la hora de analizar la conflictividad social y política. Estas teorías parten del concepto de acción colectiva y definen una serie de elementos que influyen en ella y la conforman: las organizaciones existentes, la estructura de oportunidades políticas, los recursos, tanto materiales como culturales, a disposición de los actores, las definiciones compartidas de la realidad social y las identidades colectivas19. Estos elementos influyen en la tipología de acciones posibles a los grupos. Con relación a las formas de protesta, hay que destacar que son los jóvenes, menos habituados a las ya conocidas o tradicionales, uno de los grupos sociales que más puede influir en el desarrollo de nuevos tipos de acción colectiva o en los cambios e innovaciones en las ya existentes. Pero también aprenden de las formas de protesta de los adultos: por ejemplo, para el caso inglés, se ha destacado que las características principales de las huelgas escolares, como el amplio uso de piquetes de alumnos y marchas y manifestaciones callejeras, derivaban de las formas de acción colectiva del emergente movimiento obrero20.

  • 21 Braungart, 1984 a, p. 16; Altbach, 1970, p. 230; Abrams, 1970, p. 179 y Opp, 1989, pp.181 y ss. La (...)

18La posibilidad de una participación convencional en la política, por medio de acciones institucionalizadas, generalmente crece con la edad, mientras que la dirección opuesta prevalece con respecto a la conducta de protesta. Estas variaciones han sido explicadas por características sociales ligadas a la edad, más que por simples características biológicas o psicológicas: la posibilidad de tiempo libre, la diferente vulnerabilidad a represalias económicas y sociales o el grado de integración y de influencia en la sociedad. Como dice Abrams, «no todo aquel que carece de autoridad es joven, pero virtualmente todo aquel que es joven carece de poder». Los estudiantes universitarios han tenido un papel importante en el desarrollo de los movimientos juveniles, por condiciones estructurales como la concentración de jóvenes o la facilidad de difusión de ideas. Por su educación, además, están más preparados para entender sistemas ideológicos abstractos y «a menudo son más receptivos hacia causas y movimientos orientados ideológicamente». Se ha destacado también que la participación política convencional está limitada por la edad en que está establecido el derecho de sufragio, ya que la protesta es, a ciertas edades, la única forma posible de actividad política eficaz. Pero esta idea resulta, en la práctica, poco explicativa ya que la edad de los participantes en acciones de protesta durante los años 30, por ejemplo, excedía la establecida para el derecho de voto e incluso, en las protestas más contemporáneas a la actualidad, cuando la edad establecida para tener derecho a votar es cada vez más baja, la participación de los jóvenes sigue siendo importante21.

  • 22 Ver, por ejemplo, Braungart, 1984 b, pp. 130 y ss.

19Los movimientos juveniles, al igual que los movimientos sociales en general, rararamente son formas de conducta política constante. Su surgimiento y desarrollo depende de numerosos factores económicos, sociales, políticos y culturales: crecimiento del número de jóvenes y de la educación, desempleo, status marginal de la juventud en la sociedad, cuestiones de nacionalismo, autodeterminación, ciudadanía, etc.22. Muchos de estos elementos se entrelazaron en la Europa de entreguerras dando lugar a uno de los periodos de movilización juvenil más importantes de la historia del continente. Este fenómeno fue percibido —y utilizado— por los mismos contemporáneos, pero, como ya hemos dicho, ha sido objeto de escasos análisis por parte de la historiografía. De ambos aspectos vamos a hablar a continuación.

La juventud en la Europa de entreguerras: un estado de la cuestión

  • 23 Neumann, 1939.

20En el ámbito europeo, como hemos dicho, los estudios sobre la juventud en la época de entreguerras comenzaron a desarrollarse a principios de los años 70. Pero esto no quiere decir que en el mismo periodo analizado no hubiera un interés creciente por la juventud y lo que se empezaba a llamar «problema generacional»23, tanto en ámbitos académicos como sociales y políticos, principalmente en los años 30.

  • 24 Ver Bird, [¿1935?]; Bennet, 1942 y Balcells Illa, 1925. Dada la brevedad de este ar- tículo, remiti (...)

21Estos estudios reflejaban tanto los problemas reales a que hacía frente la juventud (por ejemplo, el creciente desempleo, sobre todo tras la crisis de 1929, afectó principalmente a los jóvenes, como veremos) como la preocupación o el interés por la movilización política que esta juventud llevaba a cabo. Así, se publicaron en los años 30 numerosos artículos y libros más o menos «académicos» sobre el conflicto de generaciones y los movimientos juveniles en Europa. Pero también se realizaron, en Europa en general y en España en concreto, escritos políticos desde distintos ámbitos ideológicos, sobre el problema de la movilización de la juventud, con llamamientos claros a ésta en sus títulos. Por ejemplo, en 1935 —con motivo de la invasión de Etiopía por Italia—, un folleto británico se titulaba «la juventud puede parar la guerra»; ya en 1942, se hablaba de «juventud para la victoria». En España hubo muchos llamamientos a la juventud en los dos bandos enfrentados en la guerra civil, pero ya en los años 20, por ejemplo, se realizaban hagiografías de religiosas poniéndolas como modelo para las jóvenes obreras24.

  • 25 Sobre esta concepción ver Kellermann, 1946, pp. 2-3 o Siebert, 1945, p. 5. También Berr, 1946 y Fra (...)

22Casi desde la subida de los nazis al poder, pero principalmente durante la Segunda Guerra Mundial, abundaron en los países aliados los análisis sobre la juventud y los movimientos juveniles en Alemania: se consideraba que uno de los aspectos más importantes del «problema alemán» era la educación de la juventud, que había sido socializada en el nazismo: era el grupo social más «completamente pervertido por las doctrinas nazis», pero por otro lado, representaba «el futuro», la posibilidad de una Alemania democrática. Seguramente porque la iniciativa bélica había partido de Alemania y por su mayor importancia, tanto económica y política como militar, frente a los otros países del Eje, la preocupación por la juventud italiana, por ejemplo, fue menor, a pesar de estar ya largamente socializada en el fascismo. La traducción de algunos títulos de la época muestra esta preocupación: Problemas del futuro. El mal de la juventud alemana (1940); Juventud de Alemania: ¿una generación perdida? (1945) o La reconstrucción de la juventud alemana (1945)25.

  • 26 La preocupación existente en los primeros años posteriores a la Segunda Guerra Mundial se refleja e (...)
  • 27 El desarrollo de los movimientos juveniles en Alemania fue muy complejo, dando lugar, además de a o (...)

23También durante los primeros años de la posguerra se mantuvo cierto interés por la juventud, a la vez que se desarrollaban más ampliamente políticas dirigidas hacia ella: la ampliación del derecho de voto, que convirtió en «ciudadanos» con plenos derechos a gente cada vez más joven, o la ampliación de la educación obligatoria hasta incluir la enseñanza secundaria26. Pero pronto los estudios sobre la juventud se fueron abandonando hasta el gran boom iniciado en los 60, influido, como ya hemos dicho, por la movilización juvenil de esa década: de finales de los 60 y principios de los 70 son obras como las de Esler, Feuer y Gillis ya citadas. Por países, nuevamente, el principal interés volvió a centrarse en Alemania, que sigue, podríamos decir, «acaparando» en gran medida la atención en la historia de los movimientos juveniles. Esto no es sólo debido a la importancia de la movilización juvenil desarrollada por el nazismo, sino a características propias del movimiento juvenil alemán, ya que la movilización de la juventud en este país tiene una larga historia, que se remonta a los años de la Confederación Germánica creada tras el Congreso de Viena de 1815. Alemania fue, además, uno de los primeros países en desarrollar un importante movimiento juvenil organizado y dirigido por los propios jóvenes: el llamado Wandervögel o «pájaros migratorios», fundado en 189627. También se han desarrollado investigaciones sobre la situación de la juventud y las organizaciones juveniles en países como Francia, Italia y el Reino Unido, principal y respectivamente, sobre el encuadramiento de la juventud realizado por el régimen de Vichy y el papel de los jóvenes en la Resistencia francesa, las organizaciones juveniles del fascismo italiano y los boy-scouts ingleses.

  • 28 Hasta finales del siglo xix los conceptos relacionados con los grupos de edad eran diferentes según (...)

24Casi todos estos estudios plantean problemas importantes: en primer lugar, los jóvenes se estudian desde muy diversas perspectivas que no se integran entre sí. Hay investigaciones centradas en la educación, en la familia, en el ocio o en la delincuencia juvenil, por poner algunos ejemplos. Por otra parte, los estudios sobre la situación de la juventud han tendido a centrarse en los hombres jóvenes y ha sido principalmente desde la historia de las mujeres desde la que se iniciaron los análisis de la situación, muy diferente, de la mujer joven28. Hay, por tanto, pocos tratamientos de síntesis y se habla mucho de la juventud en estudios que no tratan monográficamente sobre ella. Sobre los movimientos juveniles en sí mismos existe un problema parecido y —salvo excepciones importantes, como la Juventud Hitleriana, los Boy-Scouts ingleses o las diferentes organizaciones fascistas italianas— no hay un gran número de monografías sobre ellos, sino que se incluyen en los estudios sobre las organizaciones de adultos respectivas, o en estudios generales sobre  la sociedad o la conflictividad del periodo. Éste es el caso, por ejemplo, de la Federación Juvenil Comunista Italiana, de las Juventudes del Partido Radical francés, o de la Liga de la Juventud Laborista inglesa. Sobre la evolución de las Internacionales Juveniles Socialista y Comunista durante el periodo de entreguerras apenas hay estudios.

  • 29 Ver, entre otros ejemplos, González Quintana y Martín Nájera, 1983; Casterás Archidona, 1974; los d (...)

25En cuanto a España, los estudios sobre la juventud, las políticas dirigidas hacia ella, sus formas de vida y sus organizaciones en el periodo anterior a los años 70 del siglo xx son escasos. Algo más numerosas son las obras sobre las políticas educativas de los diferentes gobiernos y sistemas políticos. Los análisis sobre los movimientos juveniles y su participación en la conflictividad son aún más escasos. Poco se sabe sobre el desarrollo de los boy-scouts o de las organizaciones juveniles partidistas. No hay, por ejemplo, ninguna historia completa de las Juventudes Socialistas, aunque desde su origen y a pesar de la guerra civil, de su convergencia con la juventud comunista en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) y del exilio, tuvo una existencia bastante continuada. Sí se ha estudiado el papel de los estudiantes en la caída de la monarquía de Alfonso XIII, papel destacado ya por los contemporáneos. No existe ningún análisis global del papel de la juventud y de sus organizaciones en la Segunda República, a pesar de que fue un periodo decisivo para la configuración de movimientos sociales específicamente juveniles y en el que destacó el papel de los jóvenes en los fenómenos conflictivos. Las obras existentes tratan principalmente sobre algunas organizaciones concretas y hacen más hincapié en su organización y en la evolución de sus posiciones ideológicas, que en su papel en el desarrollo de las formas de acción colectiva o en la conflictividad en sí misma. Algo más abundantes son los análisis sobre la JSU, aunque no hay ninguna síntesis global sobre esta organización29. Existen también algunos estudios regionales, principalmente sobre Cataluña, como los que se citan en otras partes de este artículo.

  • 30 Lorenz, 1999, p. 36.

26Los análisis comparativos entre los diferentes países europeos son aún más escasos. En los libros generales o números monográficos publicados en diversas revistas no hay síntesis comparativas, sino estudios independientes sobre diferentes países. Pero la comparación no es sólo útil para establecer características generales en la historia, sino que es un procedimiento adecuado para evitar establecer características particulares nacionales o locales empíricamente injustificadas, a las que, por cierto, tan dada ha sido la historiografía española tradicional30.

Juventud y movilización política

  • 31 Ver Braungart, 1984 a, p. 4. También S. Tarrow establece que «en un período de rápida e intensa mov (...)

27Como han situado algunos teóricos sociales, «la juventud es, en muchos aspectos, una caja de resonancia del cambio social y refleja, en una forma más dramática, las luchas que se producen en la sociedad». Por esto, los movimientos juveniles suelen cobrar fuerza en momentos de crisis y cambio social y político. Sucesos históricos importantes, como una depresión económica o una guerra, afectan a todos los miembros de una sociedad, pero se considera que tienen un especial impacto en las actitudes políticas de los jóvenes que están en una etapa formativa de su aprendizaje político31. El periodo de entreguerras fue una época de crisis de los sistemas liberales parlamentarios, enfrentados al auge de los movimientos fascistas y al modelo representado por la revolución rusa. A esto se sumaron las repercursiones económicas de la Primera Guerra Mundial y, después, de la crisis económica de 1929. El fascismo y el comunismo se configuraron como ejemplos —positivos o negativos en función de los grupos— para el desarrollo de acciones colectivas tanto por parte de jóvenes como de no tan jóvenes.

  • 32 Alba, 1979, p. 177; Bianchi y Fincardi, 2001, pp. 16-17 y Holzner, 1962, pp. 49 y ss. Aunque las es (...)

28La Primera Guerra Mundial y las condiciones económicas bloquearon o debilitaron los elementos principales de socialización de los jóvenes. Se produjo la desintegración de la familia y la eliminación o debilitamiento de toda una generación adulta: muchos niños y jóvenes se quedaron huérfanos. Además, al estar los adultos en el frente, muchos jóvenes asumieron responsabilidades que antes no tenían, lo que les hizo madurar más rápidamente. Se produjo también la desaparición de los restos de las sociedades tradicionales, principalmente en las zonas rurales, y un desquiciamiento del sistema educativo en muchos países. La crisis económica afectó principalmente a los jóvenes, no sólo porque el desempleo fue importante entre ellos, sino porque las respuestas a éste y a la crisis económica también les afectaban: las familias retiraron a sus hijos de los centros de enseñanza, los gobiernos recortaron sus presupuestos para becas, etc.32.

29En Europa, incluyendo España, fue en este periodo cuando se produjo una creciente politización de los jóvenes, un crecimiento de las organizaciones juveniles y de su autonomía, y la juventud desempeñó un papel destacado, e incluso protagonista, en la conflictividad social y política. La actividad juvenil no se limitó a una minoría de privilegiados sino que se extendió a buena parte de la juventud de clase media y clase obrera urbana y rural.

30Se hizo patente un creciente interés de los grupos políticos por la juventud y la programación sistemática de actuaciones dirigidas a captar los estratos juveniles de la población. Tras la devastación producida por la guerra en casi todos los países beligerantes, los grupos políticos esperaban que la joven generación fuera la fuerza dirigente de un futuro renacimiento. Estos llamamientos a la juventud se basaban en gran medida en la idea de que era relativamente más fácil asegurarse su apoyo que el de los adultos, ya que la juventud no estaba contaminada por los errores del pasado, tenía una especie de «virginidad» intelectual y política.

  • 33 Webb, 1935, pp. 1-2 y Albertini, 1943, p. 13. También hay un llamamiento a la juventud, en este cas (...)

31No estaba «deformada», porque no estaba formada y era susceptible de recibir una formación ideológica clara. Esta idea se refleja en todo el espectro político y geográfico, desde los llamamientos a la juventud del Partido Laborista inglés en los años 30 a los intentos de organizar a la juventud en la Francia de Vichy siguiendo el modelo de la Hitlerjugend. Koon destaca que el mito creado en torno a Mussolini tendía a destacar su aparente juventud perpetua; recoge que, en su diario, Ciano enfatizó, el 31 de mayo de 1931, la determinación del Duce de preservar su imagen juvenil y llega a hablar de una «mística de la juventud» en el fascismo italiano. No hay que olvidar que su himno se llamaba Giovinezza33. Y es que, como dijo Léon Blum, era:

Una época en que todo el mundo se arroga el derecho de hablar en nombre de la juventud, en que se la disputa […]. Parece que es de su asentimiento, de su participación, de lo que depende hoy el éxito decisivo, para un partido, para una idea o para una formación social.

  • 34 Blum, 1936, p. 3. Este reconocimiento no implicaba no realizar también un llamamiento a la juventud (...)

32A través de la politización de sus organizaciones, los jóvenes dejaron de ser las personas con problemas a las que había que proteger para ser el origen del futuro, los transformadores de la sociedad. Por ejemplo, en el caso francés, se ha destacado que en todas las organizaciones «había una esperanza común de que el mañana no sería como el ayer y que la juventud proporcionaría el ímpetu para los cambios, revolucionarios o no, que Francia necesitaba». Así, los jóvenes mantuvieron sus organizaciones recreativas tradicionales, que lograron un gran crecimiento, pero también renacieron o se formaron organizaciones políticas juveniles34.

  • 35 Alba, 1979, p. 117. Léon Blum decía en 1936 que los grandes movimientos políticos habían ejercido y (...)
  • 36 Fischer, 1986 y Peukert, 1987 b. Ver también Stachura, 1981 b, p. 309, que concluye que, en cierto (...)

33Quienes movilizaron de forma más efectiva a los jóvenes fueron los movimientos comunistas y fascistas, que identificaban claramente a la juventud con el cambio social —se ha llegado a decir que «sin la aportación juvenil, estos dos movimientos no hubieran podido llegar a ser lo que fueron, ni ejercer la influencia determinante que ejercieron»35. La atracción de los movimientos extremistas entre la gente joven en el periodo de entreguerras ha sido interpretada como una consecuencia del desempleo juvenil. Estudios sobre Alemania en los años de la depresión han mostrado que la gente joven era menos tendente a caer en la pasividad política frente a sus colegas mayores en una situación de desempleo. En estas circunstancias, los partidos comunista y nazi, especialmente sus organizaciones paramilitares de activistas, proveían de estructuras llenas de significado para la vida diaria de los jóvenes. Proveían también de un sentido de camaradería y pertenencia y, quizá más importante, de la idea de que tenían una misión dirigida contra el sistema que les había fallado. Hitler llamaba expresamente a la juventud a participar en la «reconstrucción de Alemania», frente a los partidos y políticos tradicionales y mayores que gobernaban la República de Weimar y que no contaban con los jóvenes36.

  • 37 Laqueur, 1962, p. 19; Loewenberg, 1971, pp. 1470-1471 y Bessel, 1987, p. 12.

34Porcentualmente, el NSDAP (Partido Nazi) era la organización política que atraía más jóvenes. Se ha planteado que llegó al poder como un partido de la juventud y lo que sí es seguro es que su crecimiento electoral se debió en parte a que fue capaz de atraer a un gran número de jóvenes votantes. El SPD (Partido Socialdemócrata), el más democrático de los partidos alemanes, sólo tenía un 19,3% de militantes entre los dieciocho y los treinta años y un 8% menor de veinticinco. El NSDAP, en cambio, tenía un 37,6% de militantes entre dieciocho y treinta años en 1931 y un 42,2% en 1932. También los activistas nazis eran jóvenes: en torno a un 80% de los miembros de las SA (tropas de asalto) eran menores de treinta años37.

  • 38 Con el triunfo de los nazis en 1933, la HJ se convirtió en la única organización juvenil autorizada (...)

35Pero la Hitlerjugend tenía, en octubre de 1932, algo más de 100.000 miembros cuando la población de Alemania de entre catorce y veintiún años era de algo más de 10 millones. Las Juventudes Socialista y Comunista tenían en torno a 100.000 afiliados también, y el Comité Nacional de Organizaciones Juveniles, que representaba a la mayoría de las organizaciones juveniles alemanas en la República de Weimar, aunque no a las políticas, abarcaba aproximadamente a 4 millones de miembros en 1930. Por tanto, fue el triunfo de los nazis lo que dio a la HJ la preponderancia en el movimiento juvenil alemán. Tras su «oficialización», mucha gente joven disfrutaba siendo parte de ella, pero en relativamente pocos casos esto era resultado de la convicción política. Los chicos eran atraídos por la camaradería, la posibilidad de participar en actividades deportivas, de empezar una carrera profesional… Para muchas chicas, podía ofrecer una independencia desconocida del ambiente tradicional. También las mujeres italianas, jóvenes durante el periodo de entreguerras, califican su participación en alguna de las organizaciones fascistas como «evasión», «innovación» y/o «oportunidad para emanciparse». Y es que aunque los movimientos fascistas buscaban asegurar el sistema socioeconómico tradicional, su movilización de masas podía tener efectos modernizadores38.

  • 39 Chaline, Demier y Le Beguec, 1992, p. 103, de donde tomamos ese porcentaje; Crubellier, 1979, p. 31 (...)

36El importante papel de comunistas y fascistas en la movilización juvenil no quiere decir que los partidos políticos e instituciones tradicionales no intentaran atraer a la juventud, aunque no fueran capaces de hacerlo en la misma medida que los primeros. Por ejemplo, en Francia, a partir de la Asociación Católica de la Juventud Francesa surgieron en la segunda mitad de los años 20 la Juventud Obrera Católica (JOC) —influida por su homóloga belga—, la Juventud Agrícola, la Juventud Estudiante y la Juventud Independiente, seguidas por sus equivalentes organizaciones femeninas pocos años después. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial casi el 15% de los jóvenes franceses estaban afiliados a movimientos católicos39.

  • 40 Chaline, Demier y Le Beguec,1992, p. 105; Berstein, 1980, pp. 238 y ss. y Coutrot, 1970, p.25.

37Como se puede ver por esta cronología, en Francia fue también el periodo de entreguerras el de florecimiento de las organizaciones juveniles: aunque algunas existían con anterioridad, la mayoría nació entre 1925 y 1935. Aparte de las organizaciones católicas, en estas fechas se creó, a partir de grupos ya existentes, la Federación de Juventudes Laicas y Republicanas, que tenía como presidente a un miembro del Partido Radical y que contó, entre 1926 y 1928, con entre 60.000 y 70.000 miembros. Dada la influencia que ejercía en esta organización, el Partido Radical francés no crearía su propia organización juvenil hasta 1933. A principios de los años 20 se creó la Juventud Comunista y en esa década se produjo la reorganización de la Federación de Juventudes Socialistas de Francia, que había sido fundada en 1913. En los años 30, estas dos organizaciones se consolidaron40.

  • 41 Ver Gómez Molleda, González Quintana, Casterás Archidona y López Santamaría, 1992, p. 66. Federació (...)
  • 42 Ver los distintos informes recogidos en Coltonet al., 1992. La cita en Koralka, 1992, p.225. El ca (...)

38En España, como ya se ha planteado, el establecimiento de un régimen democrático con la Segunda República favoreció un auge de las organizaciones juveniles. Características destacadas de la vida política fueron la presencia de organizaciones específicamente juveniles vinculadas a los distintos partidos y el desarrollo de organizaciones estudiantiles con diferentes simpatías políticas: la Federación Universitaria Escolar (FUE); la Asociación de Estudiantes Tradicionalistas o el SEU (Sindicato Español Universitario, falangista). Como ejemplo de este crecimiento se puede decir que la Federación de Juventudes Socialistas tuvo en la República su momento de mayor desarrollo: pasó de reconocer unos 1.500 afiliados en su congreso de 1929 a 12.000 en su cuarto congreso, en febrero de 1932 y a más de 20.000 en el quinto (abril de 1934)41.Pero se ha destacado el desarrollo de movimientos juveniles y su importancia en el periodo de entreguerras no sólo en los casos de Gran Bretaña, Francia, Alemania o España, sino también en países como Holanda, Hungría o Checoslovaquia. En este último caso se habla del «inusual grado de organización de la juventud» en este periodo42.

  • 43 Koralka, 1992, p. 224; Jeffery, 1995, p. 203; Fode, 1992, p. 57 y Berstein, 1980, pp.241-242 (la c (...)

39Una característica común a todas las organizaciones juveniles políticas era su carácter más radical frente a las organizaciones partidistas respectivas, producido en gran medida por la crisis económica, social, política e ideológica de la época y la búsqueda de nuevos caminos y soluciones, y por el abandono  de los valores sociales tradicionales por parte de los jóvenes, que creían que las fórmulas de los adultos habían fracasado. Así, los conflictos entre partidos y organizaciones juveniles fueron comunes. En Checoslovaquia se ha destacado que las organizaciones juveniles eran más radicales y adoptaban posiciones críticas hacia los representantes de sus propios partidos en el gobierno y en el parlamento. En Bélgica, en agosto de 1934, se realizó un acuerdo de frente único entre las juventudes socialdemócratas, comunistas ortodoxas y trotskistas frente a la postura de sus respectivos partidos. El mismo proceso de mayor radicalismo de la juventud frente al partido respectivo se puede ver en la Juventud Socialista Obrera Austríaca y en la danesa. Esta última consideró su derecho, e incluso su deber, criticar lo que consideraba «desviaciones» del partido. A finales de 1937 el bureau nacional de la organización juvenil del Partido Radical francés fue disuelto y cada federación departamental quedó bajo la dirección de la correspondiente federación del partido porque, al igual que en otros casos, en esos momentos la organización juvenil «estaba en trance de convertirse en una fuerza autónoma que amenazaba con escapar del control del partido». El dirigente de la Juventud Socialista francesa, René Dumon, que tuvo un gran papel en la deriva hacia la izquierda de la Internacional Juvenil Socialista (IJS), consideraba que «los viejos partidos han fallado y la generación joven no puede fácilmente estar de acuerdo en permanecer prisionera de fórmulas que han probado ser ineficaces en la defensa del proletariado contra el fascismo». También la Federación Juvenil Socialista italiana, que ya había sido, como en tantos otros países de Europa, el origen del Partido Comunista en este país, estaría en el ala izquierda de la IJS, defendiendo la unidad con los comunistas43.

  • 44 Sobre la FJS ver, por ejemplo, Bizcarrondo, 1981, pp. 278 y ss. Sobre la JAP, Montero Gibert, 1977, (...)

40La radicalización de las organizaciones juveniles ha sido destacada también para el caso español: se ha escrito mucho sobre la radicalización de la juventud socialista, pero también las Juventudes de Acción Popular (JAP), la organización juvenil de la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas), eran más radicales que su referente adulto, acercándose a las características de los movimientos fascistas. La Juventud de Acción Republicana y la Juventud Radical Socialista Independiente decían, en una octavilla en noviembre de 1933, que no podían permanecer en silencio ante «la labor antirrepublicana y antipatriótica» que se realizaba desde el gobierno y declaraban que «antes que Alemania, preferimos para nuestro país un régimen análogo al de Rusia»44.

  • 45 El Socialista, 21-xii-35, p. 1: «Los acuerdos del Partido. Llamada a las Juventudes» —con

41Frente a los llamamientos expresos y la participación activa de la juventud en las filas dirigentes comunistas o fascistas, los partidos socialistas y socialdemócratas y la misma Internacional Obrera Socialista (IOS) no querían dar un papel importante a sus organizaciones juveniles, considerando que no debían realizar actividades políticas y expresar opiniones propias: debían dedicarse a educar a la juventud en los valores del socialismo, subordinarse a los partidos y aceptar las decisiones políticas de éstos45. Esto llevó a constantes problemas entre partido y organización juvenil en diferentes países europeos.

  • 46 Ver Springhall, 1986, pp. 160-161; Layton-Henry, 1976, pp. 275-285; Sirockin, [¿1960?], pp. 1-8 y W (...)

42El caso británico es, en este sentido, casi paradigmático: El Partido Laborista no creó una organización juvenil nacional propia hasta 1924, cuando aceptó su creación por las presiones de las organizaciones juveniles existentes en los ámbitos locales y por el éxito de la organización juvenil creada previamente por el Partido Laborista Independiente, uno de los grupos fundadores del Partido Laborista que en los años 30 se separaría de éste. Aun así, el comité nacional elegido por los jóvenes tenía sólo un carácter asesor, y la dirección efectiva la realizaba un comité nombrado por el Partido. Se ha llegado a decir que el comité ejecutivo nacional del Partido Laborista prefería tener un pequeño movimiento juvenil atado a él o ningún movimiento juvenil, «que el movimiento de masas que seguramente hubiera sido construido si se hubiera dado a los jóvenes socialistas más libertad y autoridad»: el Partido Laborista sólo estaba preparado para afiliar grupos jóvenes si eran leales, no criticaban al partido y no intervenían en política. Pero la Liga de la Juventud evolucionó hacia la izquierda en los años 30, principalmente tras la derrota electoral del Partido Laborista en 1935, considerando que los líderes del partido estaban más preocupados en proyectar su anticomunismo que en promover programas antifascistas. En 1936 el partido decidió suspender la dirección nacional juvenil, pasando las organizaciones locales a estar directamente controladas por el partido, se volvió a bajar la edad máxima a veintiún años y se suspendió el periódico juvenil. El comité nacional fue restablecido en 1938 con la mitad de sus miembros elegidos por el partido, pero en julio de 1939 muchos dirigentes y militantes de la juventud laborista se integraron en la comunista y el inicio de la Segunda Guerra Mundial supuso la total desintegración de la organización juvenil del partido46.

  • 47 Luza, 1970, pp. 24-57. La guerra mundial, que sólo dejó un funcionamiento independiente y libre a l (...)

43Esta concepción del papel de la juventud en los partidos socialistas y socialdemócratas se reflejó también en la IJS, surgida en 1923 de la fusión de las dos organizaciones internacionales juveniles —la Unión Internacional de Organizaciones Socialistas Juveniles y la Internacional de Obreros Jóvenes— surgidas de la división socialista durante la Primera Guerra Mundial. El programa de la IJS se centraba en la lucha por la mejora de la situación económica de los jóvenes, su educación política en el marxismo y la lucha contra la guerra y el militarismo. Su crecimiento en el periodo de entreguerras fue importante: de los 82.000 jóvenes ligados a la Internacional Juvenil Socialista en 1914, se pasó a 305.000 en 1932. Ya en el congreso de 1929, su ala izquierda, compuesta por franceses, belgas y españoles, defendió un papel político especial para la juventud como la sección más progresiva y revolucionaria de la clase obrera. A partir de 1933 también la IJS sufrió la división entre quienes apoyaban la unidad de acción con los comunistas, como los italianos, los belgas y los franceses, y los que estaban en contra de cualquier relación con ellos. En el congreso de 1935 el delegado francés llegó a defender y a establecer como objetivo la dictadura del proletariado, postura no muy diferente a la de la FJS española. El pacto de Munich dividió profundamente a la IJS, hasta el punto de que su ejecutiva no pudo acordar una declaración unificada y la organización perdió importancia47.

  • 48 Ver Youth Unite for Peace, [¿1937?], páginas sin numerar; Foot, Freeman, Hardie y Steel-Maitland, 1 (...)

44La Internacional Juvenil Comunista, creada en 1919, desarrolló entre otras actividades, abundantes campañas antimilitaristas. Aunque éstas encubrieran otros intereses, como la defensa de la URSS frente a los países occidentales, dieron fuerza a estos movimientos. A principios de los años 30, la respuesta inicial de algunos sectores juveniles al rearme y a la agresión abierta, como la invasión de Etiopía por Italia, fue rechazar el militarismo en sus propios países y oponerse a un rearme que podría llevar a otra guerra como la Primera Guerra Mundial. Ésta era recordada entre los jóvenes ingleses bajo el lema «nunca más» (never again) y se hizo famoso el llamado «Juramento de Oxford» de febrero de 1933, en el que la Unión de estudiantes de esta universidad se comprometió a no luchar ni por el rey ni por la patria en ninguna guerra, resolución que fue aprobada posteriormente por otras universidades. También en España, a pesar de las difíciles condiciones del periodo posterior a la insurrección de octubre de 1934, las organizaciones juveniles socialistas y comunistas realizaron octavillas conjuntas contra la guerra tras la invasión de Etiopía. Pero la guerra civil española y la invasión nazi de Checoslovaquia llevaron al rechazo de la política de apaciguamiento y, como algún autor ha destacado para el caso francés, convirtieron el pacifismo en antifascismo48.

  • 49 Coutrot, 1970, p. 31, destaca los uniformes y las banderas como comunes en los movimientos juvenile (...)

45Los uniformes y las banderas, la paramilitarización en definitiva, de las organizaciones juveniles, era una característica común a todos los países y a todos los grupos, desde los scouts a la extrema derecha y la izquierda en Francia, las «Camisas Negras» de la Unión Británica de Fascistas (British Union of Fascists [BUF]) o la sección juvenil de la Legión Obrera comunista inglesa, pasando por las distintas organizaciones alemanas e italianas o la uniformización de las organizaciones españolas —tanto la JAP, como la FJS, la UJCE o la Falange49.

  • 50 Springhall, 1971 (la cita, en p. 158); Springhall, 1977; Wilkinson, 1969 y Gillis, 1973. Los Boy-Sc (...)
  • 51 Guérin, 1997, pp. 70 y ss. y Laneyrie, 1985, pp. 103 y ss. Ver en esta última obra (pp.106-107) la (...)

46Y se ha incluido a los scouts porque los principales estudios en el país en que tenían más fuerza en la Europa de entreguerras, el Reino Unido, han destacado su papel en la inculcación de valores y actitudes conformistas y conservadoras en materia de religión, moral y política. Se ha comprobado que el Ejército  valoraba mucho la labor de los Boy Scouts en el carácter requerido para la defensa nacional, y que su organización fue apoyada económicamente por grupos sociales y de presión ultraconservadores, tanto en sus orígenes como en periodo de entreguerras. Así, el principal historiador británico de estos movimientos, considera que hay que verlos «como una forma de control social ejercida sobre los jóvenes por una colección de ex-soldados e imperialistas que querían movilizarlos para acciones militares». Para contrarrestar su militarismo, antisocialismo y ultranacionalismo, en los años 20 se intentaron crear organizaciones similares desde el movimiento obrero, como el WoodcraftFolk, pero no lograron un gran desarrollo50. En otros países europeos, los scouts no lograron tanta importancia, especialmente limitados en países católicos por el recelo generado por un movimiento de origen protestante, como se muestra en el caso francés en la división de los Scouts en tres grupos, los Exploradores (éclaireurs) de Francia (neutrales, fundados en 1911); los Exploradores Unionistas de Francia (protestantes) y los Scouts de Francia (católicos), fundados en 1920, que crearon también sus respectivos grupos femeninos. A pesar de esta división, todos partían de posiciones nacionalistas y lograron un especial florecimiento en el periodo de entreguerras51.

  • 52 Sáez Marín, 1982, pp. 36-49 (la cita en p. 40) y Samper i Triedu, 1987, p. 103. El Partido Radical (...)

47En España surgieron en el ámbito nacional con el nombre de Asociación de Exploradores de España, por iniciativa de militares y exmilitares y con el plácet de Alfonso XIII (Real Orden de febrero de 1914). Ya en 1912 se habían creado los Exploradores Barceloneses, pero un decreto de la Presidencia del Consejo de Ministros de febrero de 1920 convirtió a Exploradores de España en la única organización autorizada, y en la que se integraron los catalanes. Hay pocos datos sobre su desarrollo y entraron en crisis en los años 30, crisis que se agudizó con la guerra civil. Su carácter conservador y nacionalista se refleja en la descripción de sus objetivos: «desarrollar en la juventud el amor a Dios y a la Patria, el respeto al Jefe del Estado y a las Leyes de la Nación, el culto al Honor…»52.

  • 53 Rosenhaft, 1983, p. 193; Jeffery, 1995, pp. 208-209 y Souto Kustrín, 2003.

48El recurso a la movilización violenta afectó a todos los países, hasta a los no beligerantes en la Primera Guerra Mundial, como España. La devastación y violencia provocadas por la Primera Guerra Mundial, sin precedentes en la historia, y sus consecuencias, hicieron que la violencia política fuera vista como normal. Influyeron también las numerosas rebeliones, revoluciones, putschs y asesinatos políticos y el desarrollo de ideologías que veían la violencia como una forma más de actuación política. Así, en toda Europa distintos grupos de jóvenes marcharon por las calles uniformados y llevando armas, lo que dio lugar a enfrentamientos entre grupos política e ideológicamente opuestos. Se han destacado los continuos enfrentamientos entre jóvenes nazis y comunistas en Alemania: aproximadamente el 84% de los arrestados por violencia política en Berlín entre 1929 y 1932 tenía menos de treinta años y un tercio tenía menos de veintiuno. También fue importante la participación de la juventud en la Milicia Socialista Austríaca, la Schutzbund o Cuerpo  de Defensa Republicano, y en la insurrección vienesa de febrero de 1934. Pero no hace falta irse tan relativamente lejos. Como he analizado en mi tesis doctoral, la conflictividad violenta en Madrid en los años 30 fue protagonizada principalmente por jóvenes de diferentes tendencias políticas, y la insurrección de octubre de 1934 en la capital de la República, con todas sus limitaciones, fue realizada principalmente por jóvenes, como eran la mayoría de los miembros de las Milicias Socialistas de Madrid53.

  • 54 Springhall, 1986, pp. 158 y ss.; Pearson, 1986, p. 169; Benewick, 1972, pp. 108-129 y Kushner y Val (...)

49Aunque en el Reino Unido no hubo un auténtico movimiento juvenil de masas como en otros países europeos, en el periodo de entreguerras se produjeron fenómenos similares a los que estaban sucediendo en la Europa continental, aunque en una escala menor. La juventud hizo su aparición como un fenómeno político y, en los años 30, las organizaciones estudiantiles y partidistas crecieron. La Unión Británica de Fascistas (BUF) logró su fuerza entre los jóvenes y sus líderes tenían entre veinticinco y treinta y cinco años. A partir de mediados de los años 30, las manifestaciones antifascistas fueron habituales y dieron lugar a alianzas poco comunes entre jóvenes comunistas y socialistas en Londres, y a enfrentamientos en las calles que culminaron en «la batalla de Cable Street», en agosto de 1936, cuando el intento de los fascistas de marchar hacia los barrios judíos del East London fue rechazado por una multitud de 100.000 personas54.

  • 55 Bessel, 1987, pp. 13-14.

50Pero hay que rechazar la idea de que esta violencia juvenil fuera producto de una cultura desviada o expresión de frustraciones personales de individuos con propensión a la violencia, como han planteado algunos autores intentando explicar el éxito nazi en la movilización de los jóvenes. Este éxito, por el contrario, como dice Bessel para el caso alemán, fue debido a su capacidad de aprovechar valores y circunstancias sociales ya existentes: las grandes cifras  de desempleo, la ruptura de las lealtades políticas tradicionales —característica, por ejemplo, de la política de la República de Weimar— o una cultura que apoyaba valores violentos y agresivos55. Esta violencia alcanzaría su punto culminante durante la guerra civil española y en la Segunda Guerra Mundial, cuando se combinaron formas de acción violenta propias de guerras convencionales, con otros tipos de actitudes, violentas y no violentas —movilización de masas, bandas juveniles, movimientos de resistencia—, en las que también tuvieron un papel importante los jóvenes.

La Segunda Guerra Mundial. ¿Fin de la movilización juvenil o nuevo comienzo?

51El periodo de entreguerras, por tanto, vivió un fenómeno de movilización política de la juventud sin precedentes anteriores en la historia europea. El desarrollo de las comunicaciones y de las relaciones entre los diferentes países hizo cobrar importancia a los contactos internacionales y dio lugar a influencias recíprocas entre los diferentes países. Esto se refleja en el papel de la Internacional Comunista en la creación de las diferentes organizaciones juveniles comunistas; la influencia de la JOC belga —la primera en crearse— en el de- sarrollo de otras organizaciones juveniles obreras católicas, como la francesa; en el papel como modelo de los boy-scouts ingleses en la creación de grupos similares en otros países, o en la influencia del encuadramiento de la juventud en los países fascistas en la creación del Frente de Juventudes español. Todo esto muestra la importancia de analizar los movimientos juveniles del periodo de entreguerras de forma comparada. Pero quedan muchos elementos por analizar y hay grandes lagunas en la investigación, que sólo se han empezado a cubrir con este artículo.

52Durante la Segunda Guerra Mundial se produjo en muchos países beligerantes una movilización importante y no gubernamental de la juventud: estudios recientes han mostrado el papel de la juventud en la resistencia francesa y estudios no tan recientes, pero bastante desconocidos en España, destacan el desarrollo en la Alemania nazi de grupos «antisistema», es decir, contrarios al nacionalsocialismo, formados principalmente por jóvenes.

  • 56 Graham, 2002, sobre la JSU, pp. 75-76; sobre el papel de la juventud en la movilización en general (...)

53Ya antes de la Segunda Guerra Mundial, durante la guerra civil española, destacó la importancia de la movilización de la juventud, principalmente a través de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), que unió, no sin reticencias por parte de algunos miembros de las juventudes socialistas, a las organizaciones juveniles socialista y comunista, y que experimentó un gran crecimiento. La guerra civil supuso así el momento culminante de la movilización juvenil desarrollada durante la Segunda República: la JSU fue una de las fuentes más importantes de la movilización de masas defendida por el PCE durante la guerra, del Quinto Regimiento de Milicias Populares y hasta del comisariado político. En general, el reclutamiento de las milicias procedió de los jóvenes y a los líderes jóvenes se les dieron importantes responsabilidades políticas —por ejemplo, se ha destacado la juventud de muchos miembros del Consejo de Defensa de Madrid. En la zona rebelde, el decreto de unificación que dio origen a FET y de las JONS, creó también una Organización Juvenil, caracterizada por su formalismo militar, tanto en su organización como en sus actividades, y que, a pesar de su improvisación, sería la base del Frente de Juventudes, creado por ley de diciembre de 194056.

  • 57 Ver Jansen y Weyl, 1943, p. 145 y Lend, 1938, pp. 34 y 44 y ss. Merson, 1985, destaca el papel de l (...)

54Aunque se ha destacado la participación de la juventud en la limitada resistencia desarrollada por el movimiento obrero desde la misma subida de Hitler al poder y en los primeros intentos por reorganizarlo clandestinamente, y el mantenimiento, aunque limitado de las actividades de las anteriores organizaciones juveniles, estos grupos pronto fueron barridos por la represión y las detenciones, aunque nunca eliminados totalmente. La gente joven no entró en conflicto abierto con la HJ primero, y después con la Gestapo, hasta finales de los años 30 y principios de los años 40: durante la guerra se produjo una masiva oposición por parte de los jóvenes, que fue creciendo con el deterioro de las condiciones de vida y las derrotas alemanas. Hasta Baldur von Schirach reconoció en 1942 que cada vez se formaban más grupos de gente joven fuera de la HJ y ya no se podía justificar la existencia de estos colectivos por el condicionamiento de la República de Weimar, dado que sus miembros habían sido socializados en el nazismo57.

  • 58 Para lo que sigue, ver Ebeling, 1945; Borinski y Milch, [¿1945?]; Franke, 1945; Siebert, 1945; Peuk (...)
  • 59 En cierta medida, estos enfrentamientos fueron también un conflicto generacional dado que los Edelw (...)

55Entre estos grupos, normalmente poco coordinados entre sí y compuestos por chicos y chicas, hecho que les diferenciaba de las organizaciones oficiales, destacan los Edelweiss-Piraten y el movimiento swing58. Aunque ambos eran movimientos urbanos, tenían orígenes sociales diferentes y realizaban actividades distintas. Ninguno de ellos era claramente antinazi en su origen: combinaban conductas que se desviaban de las normas sociales, una cultura juvenil diferente a la defendida por el régimen y un rechazo semipolítico del nacionalsocialismo, dado que éste se apoyaba en normas autoritarias, jerárquicas y militaristas. Todo esto les llevó a continuos enfrentamientos, incluidos conflictos violentos, con el régimen nazi y miembros de sus organizaciones. Muchos de los miembros de estos grupos pasaron así de la conducta no conformista al rechazo consciente del nazismo y de ahí a la resistencia política y a la protesta abierta. En algunos casos contactaron con el movimiento político clandestino. La Gestapo y la HJ establecieron una serie de medidas de represión que iban desde los avisos a la detención temporal y el encierro en campos de trabajo o reformatorios, a la creación de un campo de concentración específico para jóvenes y la condena a muerte59.

  • 60 Sobre la política de Vichy hacia la juventud y las organizaciones creadas para encuadrarlas, ver en (...)
  • 61 Veillon y Sainclivier, 1997, p. 47. Las autoras concluyen que «en su conjunto, los resistentes son (...)

56También en Francia los intentos de encuadramiento desde arriba de la juventud realizados por el régimen de Vichy60 contrastaron con la importante participación de los jóvenes en la resistencia francesa. Así, se ha planteado la posibilidad de analizar la resistencia como un affaire de jóvenes. El «retrato tipo» del resistente es el de «un hombre joven menor de treinta años». Entre otros ejemplos, se puede mencionar que dos tercios de los miembros de Defensa de Francia (Défense de France) eran menores de treinta años y reclutados exclusivamente en el medio estudiantil, y que la media de edad de los responsables de Liberación (Libération) era de treinta años. Esta preponderancia de los jóvenes se ha explicado tanto por factores objetivos como subjetivos: el rechazo a un régimen que les encuadraba y que intentaba establecer sobre ellos un obtuso orden moral; o una lucha generacional frente a la apatía de los mayores, a los que se consideraba responsables de la derrota, como muestran muchas entrevistas orales. Pero también se ha destacado la importancia de la socialización realizada en las organizaciones juveniles en el periodo de entreguerras, que permitió a los jóvenes afirmar sus convicciones personales y les dio una mayor autonomía61.

  • 62 Germani, 1969, p. 32; Koon, 1985, p. 184 sobre los GUF. En pp. 223 y ss. analiza el desarrollo y la (...)

57Se puede recordar también que ya antes de la guerra hubo claros movimientos de disidencia entre los jóvenes italianos, dando lugar a diferentes grupos juveniles creados muchas veces por iniciativa de los propios jóvenes, como el Movimiento de Unidad Proletaria o los diferentes grupos de estudiantes comunistas, que en algunos casos se ligaban a los partidos existentes antes de la subida de Mussolini al poder. También se ha destacado la composición juvenil de las partidas guerrilleras de la Resistenza italiana de 1943 a 1945 y cómo muchos de los miembros de los Grupos Universitarios Fascistas, aunque estuvieron durante un tiempo entre los más entusiastas apoyos del régimen de Mussolini, acabaron en las filas de la resistencia62.

  • 63 Probablemente el movimiento juvenil alemán antinazi con más contenido político fue el de la Rosa Bl (...)

58Aunque no se puede sobrestimar la importancia de algunos de estos movimientos, tampoco hay que subestimarla como una clase de gangsterismo o delincuencia juvenil. En la composición de la resistencia francesa influyeron seguramente otros factores, no sólo la edad, y los grupos de Edelweiss fueron prácticamente inútiles para el esfuerzo de guerra aliado63, pero tampoco la resistencia «tradicional» logró acabar con los regímenes fascistas italiano y alemán, que sólo cayeron por la acción de las potencias aliadas. Además, los estudios sobre la protesta social han mostrado la importancia de todo «acto de resistencia», por pequeño que sea, para el mantenimiento o desarrollo de tradiciones, conceptos culturales o ideologías en periodos de represión.

  • 64 Sobre los años 50, ver Esler, 1971, pp. 215 y 234.

59Se puede considerar, por tanto, que la Segunda Guerra Mundial concluyó el ciclo de movilización juvenil iniciado precisamente tras los grandes cambios producidos por las consecuencias de la Primera. Tras el final de la gran conflagración de 1939-1945 se produjo un rápido declive de las antiguas estructuras de encuadramiento de la juventud. Los años 50 fueron, entre los jóvenes, años de apatía y de retirada, no de militancia. Después, ya nada sería igual: el desarrollo de los estados del bienestar, de la política de bloques, la amenaza de una guerra nuclear, la descolonización y las revoluciones en el Tercer Mundo, entre otros factores, supondrían el resurgimiento de los movimientos juveniles sobre otras bases, dando lugar a la segunda gran oleada de movilización juvenil que ha vivido el mundo occidental64.

Haut de page

Bibliographie

Abrams, Philip (1970), «Rites de Passage. The Conflict of Generations in industrial Society», Journal of Contemporary History, 5 (1), número temático «Generations in Conflict»,pp. 175-190.

Alba, Víctor (1979), Historia social de la juventud, Barcelona.

Albertini, Georges (1943), «Un grand Ministère de la Jeunesse», en Roland Silly y Georges Albertini, Pour sauver notre avenir, París, pp.11-32.

Altbach, Philip G. (1970), «Students and Politics», en Joseph R. Gusfield (ed.), Protest, Reform, and Revolt. A Reader in Social Movements, Nueva York, pp. 225-244.

Avilés Farré, Juan (1985), La izquierda burguesa en la Segunda República, Madrid.

Balcells Illa, Domingo (1925), Modelo de jóvenes obreras. Vida admirable de la sierva de Dios Librada Ferrarons y Vivés, de la Tercera Orden del Carmen, que murió en olor de santidad, Barcelona.

Bastid, Paul et al. (1964), Vichy et la jeunesse, número especial de la Revue d’histoire de la deuxième guerre mondiale, 56 (octubre).

Becker, George (1984), «The Wandervogel Movement. A Challenge to the Generational Conflict Model», en Walter W. Powell y Richard Robbins (eds.), Conflict and Consensus. A Festschrift in Honor of Lewis A. Coser, Londres-Nueva York, pp. 71-97.

Becker, Howard Paul (1946), German Youth: Bond or Free, Londres.

Ben-Ami, Shlomo (1979), «La rebellion universitaire en Espagne (1927-1931)», Revue d’histoire moderne et contemporaine, 26 (julio-septiembre), pp. 365-390.

Benewick, Robert (1972), The Fascist Movement in Britain, Londres.

Bennett, Mick (1942), Youth for victory, Londres.

Berr, Henri (1946), Problèmes d’avenir. Le mal de la jeunesse allemande,París.

Berstein, Serge (1980 y 1982), Histoire du Parti radical (2 vols.),vol. 1: La recherche de l’âge d’or (1919-1926), París.

Bessel, Richard (1987), «Political Violence and the Nazi Seizure of Power», en Richard Bessel (ed.), Life in the Third Reich, Oxford-Nueva York, pp.1-16.

Bianchi, Bruna y Fincardi, Marco (2001), «Giovani e ordine sociale. Miti e ruoli, in Europa e in Italia, tra xix e xx secolo», Storia e problemi contemporanei, 27, pp. 7-33.

Biddiscombe, Alexander Perry (1995), «The Enemy of Our Enemy. A View of the “Edelweiss Piraten” from the British and American Archives», Journal of Contemporary History, 30 (1), pp. 37-63.

Bird, Arthur Henry [¿1935?], Youth Can Stop War, Londres.

Bizcarrondo, Marta (1981), «Democracia y Revolución en la estrategia socialista de la II República», Estudios de Historia Social, 16-17, pp. 227-461.

Blum, Léon (1936), La jeunesse et le socialisme. Conférence prononcée le 30 juin 1934 (Maison de la Mutualité), París.

Borinski, Fritz y Milch, Werner [¿1945?], Jugendbewegung. The Story of German Youth (1896-1933), Londres.

Braungart, Richard G. (1984 a), «Historical and Generational Patterns of Youth Movements. A Global Perspective», Comparative Social Re search,7, pp. 3-62.

Braungart, Richard G. (1984 b), «Historical Generations and Youth Movements. A Theoretical Perspective», Research in Social Movements, Conflict and Change, 6, pp. 95-141.

Braungart, Richard G. y Braungart, Margaret M. (1986), «Life-Course and Generational Politics», Annual Review of Sociology, 12, pp. 205-231.

Braungart, Richard G. y Braungart, Margaret M. (1993), «Historical Generations and Citizenship: 200 Years of Youth Movements», Research in Political Sociology, 6, pp. 139-174.

Brax, Ralph S. (1981), The First Student Movement. Student Activism in the United States during the 1930’s, Londres-Port Washington (N. Y.).

British Youth Peace Assembly [¿1937?], Youth in Britain Today. A Survey in Six Parts: A Programme for Advance — «For Peace and Social Justice», Londres.

Cannistraro, Philip V. (1982), Historical Dictionary of Fascist Italy, Westport (Conn.).

Casterás Archidona, Ramón (1974), Diccionario de organizaciones políticas juveniles durante la Segunda República, La Laguna.

Chaline, Nadine-Josette (1992), «Addendum. La Jeunesse et le Pacifisme en France», en Joël Coltonet al., La jeunesse et ses mouvements. Influence sur l’évolution des sociétés aux xixe et xxe siècles, París, pp. 117-119.

Chaline, Nadine-Josette, Demier, Francis y Le Beguec, Gilles (1992), «Jeunesse et Mouvements de Jeunesse en France aux xixe et xxe siècles. Influence sur l’évolution de la société française», en Joël Coltonet al., La jeunesse et ses mouvements. Influence sur l’évolution des sociétés aux xixe et xxe siècles, París, pp. 95-116.

Cohen, Yolande (1989), Les jeunes, le socialisme et la guerre. Histoire des mouvements de jeunesse en France, París.

Colton, Joël (1992 a), «Définition de la Jeunesse et des Mouvements de Jeunesse. La Jeunesse et la paix», en Joël Coltonet al., La jeunesse et ses mouvements. Influence sur l’évolution des sociétés aux xixe et xxe siècles, París, pp. 3-14.

Colton, Joël (1992 b), «Introduction», en Joël Coltonet al., La jeunesse et ses mouvements. Influence sur l’évolution des sociétés aux xixe et xxe siècles, París, pp. xiii-xviii.

Comte, Bernard (1992), «Les organisations de jeunesse», en Jean-Pierre Azéma y François Bédarida (dir.), Le régime de Vichy et les Français, París, pp. 409-421.

Constitution and Rules of the National Young Labour League and Rules for Branches, s. l., s. f.

Cooke, Douglas (ed.) (1962), Youth Organizations of Great Britain (1944-1945), Londres.

Coutrot, Aline (1970), «Youth Movements in France in the 1930’s», Journal of Contemporary History, 5 (1), número temático «Generations in Conflict»,pp. 23-35.

Crubellier, Maurice (1979), L’enfance et la jeunesse dans la societé française (1800-1950), París.

Davis, John (1990), Youth and the Condition of Britain. Images of Adolescent Conflict, Londres-Atlantic Highlands (N. J.).

Degl’innocenti, M. (1986), «Mercato del lavoro, occupazione giovanile e conflittualitá sociale in Italia dalla fine dell’800 agli anni ’70», en Dieter Dowe (ed.), Jugendprotest und Generationenkonflikt in Europa im20. Jahrhundert. Deutschland, England, Frankreich und Italien im Vergleich. Vorträge eines internationalen Symposiums des Instituts für Sozialgeschichte Braunschweig (Bonn und der Friedrich-Ebert-Stiftung vom17.-19.Juni1985in Braunschweig), Bonn, pp. 83-109.

Della Porta, Donatella y Diani, Mario (1999), Social Movements. An Introduction, Oxford.

Dereymez, Jean-William (dir.) (2001), Être jeune en France (1939-1945), París.

Draper, Hal (1967), «The Student Movement of the Thirties. A Political History», en Rita James Simon (ed.), As We Saw the Thirties. Essays on Social and Political Movements of a Decade, Urbana (Illinois), pp. 151-189.

Ebeling, Hans (1945), The German Youth Movement. Its Past and Future, Londres.

Elorza, Antonio y Bizcarrondo, Marta (1999), Queridos Camaradas. La Internacional Comunista y España (1919-1939), Barcelona.

Esler, Anthony (1971), Bombs, Beards and Barricades: 150 Years of Youth in Revolt, Nueva York.

Federación de Juventudes Socialistas de España (1932), Memoria del IV Congreso, Madrid.

Federación de Juventudes Socialistas de España (1934), Memoria del V Congreso, Madrid.

[Federación de Juventudes Socialistas de España] (1977), «Octubre. Segunda Etapa», en Marta Bizcarrondo, Octubre del 1934. Reflexiones sobre una revolución, Madrid, pp. 83-156 (folleto original de 1935).

Federación Nacional de las Juventudes Socialistas (1932), Estatutos de las Juventudes Socialistas, Madrid.

Feierabend, Ivo K., Feierabend, Rosalind L. y Gurr, Ted Robert (eds.) (1972), Anger, Violence, and Politics. Theories and Research, Englewood Cliffs (N. J.).

Feuer, Lewis Samuel (1969), The Conflict of Generations. The Character and Significance of Student Movements, Londres.

Fischer, Conan J. (1986), «Unemployment and Left-Wing Radicalism at the End of the Weimar Republic», en Peter D. Stachura (ed.), Unemployment and the Great Depression in Weimar Germany, Basingstoke, pp.209-225.

Fischer, Ernst (1967), Problemas de la generación joven. Entre la impotencia y la responsabilidad, Madrid.

Fode, Henri (1992), «Young People and their Movements. Influence on Societies Evolution. Lines and Aspects from the Danish Society (1875-1950)», en Joël Coltonet al., La jeunesse et ses mouvements. Influence sur l’évolution des sociétés aux xixe et xxe siècles, París, pp. 51-63.

Foot, Michael, Freeman, Richard Gavin, Hardie, Frank y Steel-Maitland, Keith (1934), Young Oxford and War (Essays), Londres.

Franke, Vera (1945), Youth of Germany. A lost Generation?, Nueva York.

Gendron, François (1993), The Gilded Youth of Thermidor, Buffalo-Kingston-Londres-Montreal.

Germani, Gino (1969), «La socializzazione politica dei giovani nei regimi fascisti: Italia e Spagna», Quaderni di Sociologia. Nuova Serie, 1 (2), pp. 11-58.

Gillis, John Randall (1973), «Conformity and Rebellion: Contrasting Styles of English and German Youth (1900-1933)», History of Education Quarterly, 13 (3), pp. 249-260.

Gillis, John Randall (1974), Youth and History. Tradition and Change in European Age Relations (1770-Present), Londres-Nueva York-San Francisco.

Giolitto, Pierre (1991), Histoire de la jeunesse sous Vichy, París.

Gómez Molleda, María Dolores, González Quintana, Antonio, Casterás Archidona Ramón y López Santamaría, Jesús (1992), «Mouvements de jeunes et lutte politique dans l’Espagne contemporaine», en Joël Coltonet al., La jeunesse et ses mouvements. Influence sur l’évolution des sociétés aux xixe et xxe siècles, París, pp. 65-78.

González Quintana, Antonio y Martín Nájera, Aurelio (1983), Apuntes para la Historia de las Juventudes Socialistas de España, Madrid.

Gozzini, Giovanni (1979), Alle origini del comunismo italiano. Storia della Federazione giovanile socialista (1907-1921), Bari.

Graham, Helen (1986), «The Socialist Youth in the JSU. The Experience of Organizational Unity (1936-1938)», en Martin Blinkhorn (ed.), Spain in Conflict (1931-1939). Democracy and its Enemies, Londres, pp. 83-102.

Graham, Helen (2002), The Spanish Republic at War (1936-1939), Cambridge-Nueva York.

Graham, Hugh Davis y Gurr, Ted Robert (eds.) (1979), Violence in America. Historical and Comparative Perspectives, Beverly Hills-Londres.

Grandi, Aldo (2001), I Giovani di Mussolini. Fascisti convinti, fascisti pentiti, antifascisti, Milán.

Gruber, Helmut (1991), Red Vienna: Experiment in Working-Class Culture (1919-1934), Nueva York-Oxford.

Guérin, Christian (1997), L’utopie Scouts de France. Histoire d’une identité collective, catholique et sociale (1920-1995), París.

Halls, Wilfred Douglas (1981), The Youth of Vichy France, Nueva York-Oxford.

Heer, Friedrich (1974), Challenge of Youth, Londres.

Hernández Zancajo, Carlos (1937), Tercera etapa de Octubre, Valencia.

Holzner, Burkart (1962), «Institutional Change, Social Stratification, and the Direction of Youth Movements», Journal of Educational Sociology, 36(2), pp. 49-56.

Horn, Gerd-Rainer (1996), European Socialist Respond to Fascism. Ideology, Activism and Contingency in the 1930’s, Nueva York-Oxford.

Humphries, Stephen (1981), Hooligans or Rebelds? An Oral History of Working-Class Childhood and Youth (1889-1939), Oxford.

Jaeger, Hans (1985), «Generations in History. Reflections on a Controversial Concept», History and Theory, 24 (3), pp. 273-292.

Jansen, Jon B. y Weyl, Stefan (Pseudónimos) (1943), The Silent War. The Underground Movement in Germany, Filadelfia-Nueva York.

Jansen, Nerina (1977), La teoría de las generaciones y el cambio social, Madrid.

Jeffery, Charlie (1995), Social Democracy in the Austrian Provinces (1918-1934). Beyond Red Vienna, Londres-Madison.

Jiménez de Asúa, Luis y López Rey, José (1929), Juventud, Madrid.

Joycey, Geoffrey (1945), Venturing with Youth. A Practical Book for Youth Leaders, Londres.

Kater, Michael H. (1992), Different Drummers. Jazz in the Culture of Nazi Germany, Nueva York-Oxford.

Kellermann, Henry J. (1946), The Present Status of German Youth. An Analysis and Description of the Problems of German Youth After the Collapse, the Policies Pursued by the Several Occupying Powers in Meeting these Problems, and a Survey of Current Conditions Among Youth Organizations, Washington.

Koon, Tracy H. (1985), Believe, Obey, Fight. Political Socialization of Youth in Fascist Italy (1922-1943), Chapel Hill-Londres.

Koralka, Jiri (1992), «Spontaneity and Organization in Czech Youth Movements (1848-1938⁄39)», en Joël Coltonet al., La jeunesse et ses mouvements. Influence sur l’évolution des sociétés aux xixe et xxe siècles, París, pp. 217-229.

Kropotkin, Piotr Alekseyevich (1907), An Appeal to the Young, Londres.

Kushner, Tony y Valman, Nadia (eds.) (2000), Remembering Cable Street. Fascism and Anti-Fascism in British Society, Londres-Portland (Oregón).

(The) Labour Party (Great Britain) (1931), The League of Youth, Londres.

Laín Entralgo, Pedro (1945), Las generaciones en la historia, Madrid.

Laneyrie, Philippe (1985), Les scouts de France. L’évolution du mouvement des origines aux années quatre-vingt, París.

Laqueur, Walter (1962), Young Germany. A History of the German Youth Movement, Nueva York.

Laraña, Enrique (1999), La construcción de los movimientos sociales, Madrid.

Launay, Jacques de y Murat, Claude [¿1948?], Jeunesse d’Europe, París.

Laybourn, Keith (2001), A Century of Labour. A History of the Labour Party, Stroud (G. B.).

Layton-Henry, Zig (1976), «Labour’s Lost Youth», Journal of Contemporary History, 11 (2-3), pp. 275-308.

Lend, Evelyn (1938), «The Underground Struggle in Germany», Fact Ltd. A Six Penny Monograph Published on the 15th of Every Month, 10, pp. 5-77.

Loewenberg, Peter (1971), «The Psychohistorical Origins of the Nazi Youth Cohort», The American Historical Review, 76 (5), pp. 1457-1502.

López Santamaría, Jesús (1983), «Juventudes Libertarias y guerra civil (1936-1939)», Studia Histórica. Época Contemporánea, 1 (4), pp. 215-222.

López Santamaría, Jesús (1987), «Les joventuts llibertaries durant la guerra civil», en Enric Ucelay da Cal (dir.), La joventut a Catalunya al segle xx. Materials per a una historia, Barcelona, pp. 152-167.

Lorenz, Chris (1999), «Comparative Historiography. Problems and Perspectives», History and Theory, 38 (1), pp. 25-39.

Luza, Radomir (1970), History of the International Socialist Youth Movement, Leyden.

Mannheim, Karl (1993), «El problema de las generaciones», Revista Española de Investigaciones Sociológicas, 62, pp. 193-242 (art. original de 1928).

Marías, Julián (1970), «El método histórico de las generaciones», en Julián Marías, Obras Completas (8 vols.), Madrid, vol. 6, pp. 13-172 (1.ª ed. 1949).

Marías, Julián y Rintala, Marvin (1975), «Generaciones», en Enciclopedia Internacional de las Ciencias sociales (11 vols.), Madrid, vol. 5, pp. 88-94.

Martín Valverde, Antonio et al. (1987), La legislación social en la historia de España. De la revolución liberal a 1936, Madrid.

Marwick, Arthur (1970), «Youth in Britain (1920-1960). Detachment and Commitment», Journal of Contemporary History, 5 (1), número temático «Generations in Conflict»,pp. 37-51.

McAdam, Doug, McCarthy, John D. y Zald, Mayer N. (eds.) (1999), Movimientos sociales: perspectivas comparadas. Oportunidades políticas, estructuras de movilización y marcos interpretativos culturales, Madrid.

Merson, Allan (1985), Communist Resistance in Nazi Germany, Londres.

Mitterauer, Michael (1992), A History of Youth, Oxford.

Moller, Herbert (1968), «Youth as a Force in the Modern World», Comparative Studies in Society and History, 10 (3), pp. 237-260.

Montero Gibert, José Ramón (1977), La CEDA. El catolicismo social y político en la II República (2 vols.), Madrid.

Monterrubio Rodríguez, Óscar J. (1986), «Las JSU y el PSOE en la guerra civil. Historia de una ruptura», Arbor: Ciencia, pensamiento y cultura, 125 (491-492), número temático «La guerra civil española», pp. 101-120.

Neumann, Sigmund (1939), «The Conflict of Generations in Contemporary Europe. From Versailles to Munich», Vital Speeches of the Day, 5 (20), pp. 623-628.

Nicolau, A. (1987), «Joventut marginal i control social», en Enric Ucelay da Cal (dir.), La joventut a Catalunya al segle xx. Materials per a una historia, Barcelona, pp. 236-261.

Opp, Karl-Dieter (1989), The Rationality of Political Protest. A Comparative Analysis of Rational Choice Theory, Boulder.

Ortega y Gasset, José (1965), En torno a Galileo. Esquema de las crisis, Madrid.

Ortega y Gasset, José (1988), El tema de nuestro tiempo, Madrid.

Ostenc, Michel (1980), L’éducation en Italie pendant le fascisme, París.

Pálóczi-Horváth, George (1971), Youth up in Arms. A Political and Social World Survey (1955-1970), Londres.

Pearson, Geoffrey (1986), «Perpetual Novelty. A History of Generational Conflicts in Britain», en Dieter Dowe (ed.), Jugendprotest und Generationenkonflikt in Europa im20. Jahrhundert. Deutschland, England, Frankreich und Italien im Vergleich. Vorträge eines internationalen Symposiums des Instituts für Sozialgeschichte Braunschweig (Bonn und der Friedrich-Ebert-Stiftung vom17.-19.Juni1985in Braunschweig), Bonn, pp.165-177.

Peukert, Detlev J. K. (1980 a), «Edelweißpiraten, Meuten, Swing. Jugendsubkulturen im Dritten Reich», en Gerhard Huck (ed.), Sozialgeschichte der Freizeit. Untersuchungen zum Wandel der Alltagskultur in Deutschland, Wuppertal, pp. 307-327.

Peukert, Detlev J. K. (1980 b), «Heinrich Himmler und der Swing», Journal für Geschichte, 2 (6), pp. 53-56.

Peukert, Detlev J. K. (1987 a), Inside Nazi Germany. Conformity, Opposition, and Racism in Everyday Life, Londres.

Peukert, Detlev J. K. (1987 b), «The Lost Generation. Youth Unemployment at the End of the Weimar Republic», en Richard J. Evans y Dick Geary (eds.), The German Unemployed. Experiences and consequences of mass unemployment from the Weimar Republic to the Third Reich, Londres-Nueva York-Sidney, pp. 172-193.

Pierrard, Pierre (1987), Enfants et jeunes ouvriers en France (xixe-xxesiècle), París.

Prost, Antoine (1986), «Jeunesse populaire et jeunesse bourgeoise dans la France de l’entre-deux-guerres», en Dieter Dowe (ed.), Jugendprotest und Generationenkonflikt in Europa im20. Jahrhundert. Deutschland, England, Frankreich und Italien im Vergleich. Vorträge eines internationalen Symposiums des Instituts für Sozialgeschichte Braunschweig (Bonn und der Friedrich-Ebert-Stiftung vom17.-19.Juni1985in Braunschweig), Bonn, pp. 189-198.

Prynn, David (1983), «The Woodcraft Folk and the Labour Movement (1925-1970)», Journal of Contemporary History, 18 (1), pp. 79-95.

Reynaud, Paul (1936), Jeunesse, quelle France veux-tu? Dialogue avec le lecteur sur les crises et les réformes, París.

Rosenhaft, Eve (1983), Beating the Fascists? The German Communists and Political Violence (1929-1933), Cambridge.

Ryerson, Stanley B. y Fecteau, Jean-Marie (1992), «Les jeunes et la politique. Les jeunes et la société», en Joël Coltonet al., La jeunesse et ses mouvements. Influence sur l’évolution des sociétés aux xixe et xxe siècles, París,pp. 15-22.

Sáez Marín, Juan (1982), «Asociacionismo juvenil en España hasta 1936-1939 (Notas para su estudio, II)», De Juventud, 7, pp. 33-71.

Sáez Marín, Juan (1988), El Frente de Juventudes. Política de juventud en la España de la postguerra (1937-1960), Madrid.

Samper i Triedu, Genís (1987), La Joventut fa Catalunya (1900-1985). Aproximació a la història de les associacions de Joves, Barcelona.

Scholl, Inge (1994), La Rosa Blanca, Barcelona.

Shimbori, Michiya (1963), «Comparison Between Pre and Post War Student Movements in Japan», Sociology of Education, 37 (1), pp. 59-70.

Shimbori, Michiya (1964), «Zengakuren: A Japanese Case Study of a Student Political Movement», Sociology of Education, 37 (3), pp. 229-253.

Siebert, J. G. (1945), The Re-Making of German Youth, Londres.

Sirockin, Pat [¿1960?], The Story of Labour’s Youth, Londres.

Solé i Serratosa, Joan (1987), «Qui són els joves», en Enric Ucelay da Cal (dir.), La joventut a Catalunya al segle xx. Materials per a una historia, Barcelona, pp. 38-55.

Souto Kustrín, Sandra (2003), Poder, acción colectiva y violencia en la provincia de Madrid (1934-1936), Madrid (ed. CD-Rom, Universidad Complutense).

Springhall, John (1971), «The Boy Scouts, Class and Militarism in Relation to British Youth Movements (1908-1930)», International Review of Social History, 16 (2), pp. 125-158.

Springhall, John (1977), Youth, Empire, and Society. British Youth Movements (1883-1940), Londres-Hamden (Conn.).

Springhall, John (1986), «“Young England, Rise up, and Listen!”. The Political Dimensions of Youth Protest and Generation Conflict in Britain (1919-1939)», en Dieter Dowe (ed.), Jugendprotest und Generationenkonflikt in Europa im20. Jahrhundert. Deutschland, England, Frankreich und Italien im Vergleich. Vorträge eines internationalen Symposiums des Instituts für Sozialgeschichte Braunschweig (Bonn und der Friedrich-Ebert-Stiftung vom17.-19.Juni1985in Braunschweig), Bonn, pp. 151-163.

Stachura, Peter D. (1981 a), The German Youth Movement (1900-1945). An Interpretative and Documentary History, Londres.

Stachura, Peter D. (1981 b), «Who Were the Nazis? A Socio-Political Analysis of the National Socialist Machtübernahme», European Studies Review, 11, pp. 293-324.

Stevenson, John (1984), «Childhood, Youth and Education», en John Stevenson, British Society (1914-1945), Londres, pp. 243-265.

Tarrow, Sidney (1989), Democracy and disorder. Protest and Politics in Italy (1965-1975), Oxford.

Tavera, Susana (1987), «Escola de Rebel.lia. La joventut i l’anarcosindicalisme», en Enric Ucelay da Cal (dir.), La joventut a Catalunya al seglexx. Materials per a una historia, Barcelona, pp. 138-151.

Tétard, Françoise (1986), «Jeunesse: sujet ou objet de politiques? La dimension politique de la jeunesse en France, de la première a la deuxième guerre mondiale», en Dieter Dowe (ed.), Jugendprotest und Generationenkonflikt in Europa im20. Jahrhundert. Deutschland, England, Frankreich und Italien im Vergleich. Vorträge eines internationalen Symposiums des Instituts für Sozialgeschichte Braunschweig (Bonn und der Friedrich-Ebert-Stiftung vom17.-19.Juni1985in Braunschweig), Bonn, pp.179-188.

Ucelay da Cal, Enric (1987), «Què és la joventut?», en Enric Ucelay da Cal (dir.), La joventut a Catalunya al segle xx. Materials per a una historia, Barcelona, pp. 16-37.

Veillon, Dominique y Sainclivier, Jacqueline (1997), «Quelles différences sociales entre réseaux, mouvements et maquis?», en Antoine Prost (dir.), La Résistance, une histoire sociale, París, pp. 43-54.

Viñas, Ricard (1978), La formación de las Juventudes Socialistas Unificadas (1934-1936), Madrid.

Wallace, Claire y Kovatcheva, Sijka (1998), Youth in Society. The Construction and Deconstruction of Youth in East and West Europe, Nueva York.

Webb, Maurice (1935), Youth for Socialism! Handbook on the Organization of the Labour Party League of Youth, Londres.

Wieviorka, Olivier (2001), «La Résistance, une affaire de jeunes?», en Jean-William Dereymez (dir.), Être jeune en France(1939-1945), París, pp. 241-253.

Wilkinson, Paul (1969), «English Youth Movements (1908-1930)», Journal of Contemporary History, 4 (2), pp. 3-23.

Willis, Edward Henry(1970), Whatever Happened to Tom Mix? The Story of One of My Lives, Londres.

Win, Johanna y White, Rob (1997), Rethinking Youth, St Leonards.

Winslow, Walter Thacher (1937), Youth. A World Problem. A Study in World Perspective of Youth Conditions, Movements and Programs, Washington.

Wood Palmer, J. (1944), Youth Movements Abroad, Londres.

Youth Unite for Peace, Londres, [¿1937?].

Zarco, Juan y Orueta, Alfonso (1998), «La idea de generación. Una revisión crítica», Sistema, 144, pp. 107-115.

Haut de page

Notes

1 Este trabajo ha sido posible gracias a una beca posdoctoral del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte disfrutada en la London School of Economics and Political Science y a otra beca posdoctoral de la Comunidad Autónoma de Madrid.

2 Winslow, 1937, p. xi. La Administración Nacional de la Juventud que realizó este estudio sobre la situación y organización de los jóvenes en 56 países de los diferentes continentes se había establecido en 1935.

3 Sobre Japón, ver Shimbori, 1963 y 1964. Sobre China, Herr, 1974, pp. 200-203 y Feuer, 1969, pp. 173 y ss. Sobre Estados Unidos, Brax, 1981 y Draper, 1967. Colton, 1992 b, p.xvi considera que, probablemente, el movimiento juvenil más importante de la historia de Estados Unidos no fue el de los años 60, sino el de la Unión de Estudiantes Americanos de los años 30, respuesta a la gran depresión, el desempleo, el fascismo y el militarismo en Europa y Asia.

4 Ver Sáez Marín, 1988.

5 Wallace y Kovatcheva, 1998, pp. 9 y 29; Win y White, 1997, pp. 9 y ss. y Mitterauer, 1992, pp. 2 y 17.

6 Se puede rastrear, como hacen algunos autores, el papel de la juventud prácticamente desde los comienzos de la «historia», desde Grecia y Roma (ver, por ejemplo, Heer, 1974, pp.7-8). Se ha destacado el papel de los jóvenes por consideraciones de edad en diferentes procesos históricos, desde la Revolución francesa a la Revolución de 1848 en Austria, por poner sólo algunos ejemplos (Gendron, 1993 y Esler, 1971, pp. 97 y ss.).

7 Gillis, 1974, pp. 65 y ss. y 95 y ss; Ryerson, Stanley y Fecteau, 1992, p. 17 y Davis, 1990, p. 24. Se valora probablemente de forma excesiva el factor demográfico en Moller, 1968; Ucelay da Cal, 1987, pp. 17-19 y Alba, 1979, p. 15. Para Pálóczi-Horváth, 1971, p. 41, antes de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los mayores de catorce y quince años no eran identificados como adolescentes o jóvenes en Europa o Norteamérica, pero esto no es cierto: basta ver los informes y documentos políticos, decisiones de los gobiernos y organizaciones o la misma prensa durante el periodo de entreguerras.

8 También en la familia los papeles en función de la edad y del sexo se fueron definiendo por las relaciones externas del mercado de trabajo y el sistema educativo. Ver Wallace y Kovatcheva, 1998, pp. 11-13; Win y White, 1997, p. 47 y Mitterauer, 1992, pp. 70-71.

9 Mitterauer, 1992, pp. 86-87; Pierrard, 1987, pp. 55 y ss.; Degl’innocenti, 1986, p.88 y Martín Valverde et al., 1987, pp. 65-66.

10 Wallace y Kovatcheva, 1998, p. 13; Nicolau, 1987, p. 237 y Humphries, 1981, p.212.

11 Ortega y Gasset, 1965, pp. 62 y 67. Estos límites de edad son también los usados, por ejemplo, por Jansen, 1977, p. 174 o Braungart y Braungart, 1993, p. 171 y Solé i Serratosa, 1987, p. 40. Wood Palmer, 1944, pp. 17 y ss.; The Labour Party, 1931, p. 10; Constitution and rules of the National Young Labour League, p. 3 y Marwick, 1970, pp. 45-46.

12 Federación Nacional de las Juventudes Socialistas, 1932, p. 9; Avilés Farré, 1985, pp. 341-342 y López Santamaría, 1983, p. 22. La Federació de Joves Cristians de Cataluña y las Joventuts Nationalistes de la Lliga situaban sus límites de edad máxima en los treinta y cinco y los treinta años, respectivamente (Tavera, 1987, p. 141).

13 Cannistraro, 1982, pp. 568 y 571; Germani, 1969, pp. 11 y 19-25; Ostenc, 1980, pp.233 y ss.; Koon, 1985, pp. 90 y ss.; Becker, 1946, p. 163 y Stachura, 1981 a, p. 131.

14 Se han destacado también otras divisiones como el género o la raza/etnia por la posición de las diferentes minorías en una sociedad (Wallace y Kovatcheva, 1998, p. 34). Como dicen Win y White, 1997, pp. 81-82, no existe el individuo en abstracto: la posición objetiva de la gente en el mundo social (en términos de familia, clase, género, etnia…) influye en su posición subjetiva en ese mundo.

15 Humphries, 1981, pp. 13-14; Wallace y Kovatcheva, 1998, pp. 19-20. Chaline, Demier y Le Beguec, 1992, p. 101. Fischer, 1967, p. 20, considera que: «La lucha de generaciones ha sido durante largo tiempo […] un proceso interno de la burguesía».

16 La definición de generación en Zarco y Orueta, 1998, p. 109; el papel de los años jóvenes, en Marías y Rintala, 1975, p. 92 y Braungart, 1984 b, pp. 105 y 113; la distinción entre minorías y masas, en Ortega y Gasset, 1988, p. 57 y Laín Entralgo, 1945, p. 305. Esta idea es aceptada también, entre otros, por Jansen, 1977, pp. 47 y ss. Frente a estas posturas, Mannheim

y otros autores distinguen dentro de las generaciones, las llamadas «unidades generacionales» y no consideran el conflicto generacional como el más importante dentro de las sociedades —idea planteada, por ejemplo, por Marías, 1970, p. 128—, destacando la existencia, al mismo tiempo, tanto de conflictos inter como intrageneracionales (Mannheim, 1993; Braungart, 1984 a, pp.19 y 33 y Braungart, 1984 b, pp. 116 y ss.). Un análisis general sobre las diferentes teorías de las generaciones y sus problemas se encuentra en Jaeger, 1985.

17 Colton, 1992 a, pp. 7 y ss.; Braungart, 1984 a, pp. 3-4; Braungart y Braungart, 1993, pp. 146-147. De «juventud en sí» y «juventud para sí» habla Abrams, 1970, pp. 186-187; sobre las limitaciones de la juventud como fuerza de cambio, ver ibid. p. 179. El surgimiento de movimientos juveniles para sí depende de diferentes factores: el grado en que estos grupos de gente joven son objetivamente víctimas del sistema social y su visión subjetiva de éste; la imposibilidad de otros símbolos o formas de protesta y solidaridad o la existencia de lugares de interacción entre grupos de jóvenes.

18 La cita, en Feuer, 1969, p. viii. Ver Humphries, 1981, p. 17. Las teorías psicosociológicas sobre los conflictos sociales abarcan un amplio conjunto de autores (Gurr, Feierabend, Davies…) que elaboraron sus obras en el periodo de la guerra fría. Ver, por ejemplo, Graham y Gurr (eds.), 1979 y Feierabend, Feierabend y Gurr (eds.), 1972. El rechazo a poner el peso de la explicación —en este caso de los movimientos juveniles de la segunda mitad del siglo xx— en factores de psicología colectiva es planteado por Ucelay da Cal, 1987, p. 28. Para los funcionalistas, la juventud es el momento en que las personas están en tensión entre los valores particulares de la familia y los valores universales de la sociedad que están aprendiendo (ver Wallace y Kovatcheva, 1998, p. 32). Pero esto nos llevaría, nuevamente, muy cerca de las teorías psicológicas: los conflictos producidos por los jóvenes serían producto de la anomia o de disfunciones de los individuos.

19 Síntesis de estas teorías se pueden ver en Della Porta y Diani, 1999 y McAdam, McCarthy y Zald (eds.), 1999.

20 Humphries, 1981, p. 54.

21 Braungart, 1984 a, p. 16; Altbach, 1970, p. 230; Abrams, 1970, p. 179 y Opp, 1989, pp.181 y ss. Laraña, 1999, pp. 140-151, destaca el papel de los jóvenes en los nuevos movimientos sociales surgidos en Europa occidental durante los años 60. En España, durante la Segunda República, la edad para poder votar estaba establecida en los veintitrés años. En Gran Bretaña, la ley electoral de 1918 concedió el derecho de voto a todos los hombres mayores de veintiún años y a las mujeres mayores de treinta años (Laybourn, 2001, pp. 27-28).

22 Ver, por ejemplo, Braungart, 1984 b, pp. 130 y ss.

23 Neumann, 1939.

24 Ver Bird, [¿1935?]; Bennet, 1942 y Balcells Illa, 1925. Dada la brevedad de este ar- tículo, remitimos a la bibliografía incluida al final del trabajo, aunque no cubra, ni mucho menos, todos los ejemplos existentes.

25 Sobre esta concepción ver Kellermann, 1946, pp. 2-3 o Siebert, 1945, p. 5. También Berr, 1946 y Franke, 1945.

26 La preocupación existente en los primeros años posteriores a la Segunda Guerra Mundial se refleja en libros como los de Joycey, 1945 y Launay y Murat, [¿1948?].

27 El desarrollo de los movimientos juveniles en Alemania fue muy complejo, dando lugar, además de a organizaciones juveniles políticas propiamente dichas, a un entramado de asociaciones y federaciones de asociaciones, deportivas, culturales o recreativas. Tanto el Wandervögel, como la Freideustsche Jugend (1907) y la Bündische Jugend (1923) se configuraron como movimientos de clase media que intentaron mantenerse alejados de la política, pero en los que se produjeron numerosas divisiones internas por el desarrollo de diferentes corrientes ideológicas. Mientras tanto, los jóvenes obreros se organizaron de forma independiente (ver Becker, 1984 y Becker, 1946, pp. 53 y ss.; Borinski y Milch, [¿1945?]; Ebeling, 1945; Laqueur, 1962; Mitterauer, 1992, pp. 214 y ss. y Stachura, 1981 a, pp. 13-117).

28 Hasta finales del siglo xix los conceptos relacionados con los grupos de edad eran diferentes según los géneros, y los cambios producidos en las relaciones entre trabajo adolescente y adulto por la transición al trabajo remunerado fueron diferentes para hombres y mujeres, por no hablar de las divergencias en el acceso a la educación. Las feministas han desarrollado su propia perspectiva de la juventud, enfatizando el papel del género, la familia y la sexualidad en marcar las experiencias de la gente joven (Mitterauer, 1992, pp. 87 y 130).

29 Ver, entre otros ejemplos, González Quintana y Martín Nájera, 1983; Casterás Archidona, 1974; los diversos estudios sobre las organizaciones juveniles durante la Segunda República están recogidos en Studia Historica. Época Contemporánea, 5 (4), 1987; Ben-Ami, 1979 y Viñas, 1978. El papel de los estudiantes ya fue destacado en Jiménez de Asúa y López Rey, 1929.

30 Lorenz, 1999, p. 36.

31 Ver Braungart, 1984 a, p. 4. También S. Tarrow establece que «en un período de rápida e intensa movilización, las generaciones se suceden unas a otras muy rápidamente» (Tarrow, 1989, p. 305). Braungart y Braungart, 1986, p. 215.

32 Alba, 1979, p. 177; Bianchi y Fincardi, 2001, pp. 16-17 y Holzner, 1962, pp. 49 y ss. Aunque las estadísticas existentes de desempleo juvenil pueden no ser muy fiables, sí nos dan una idea de la importancia del desempleo juvenil: el número de desempleados de entre catorce y veinticuatro años en el Reino Unido en 1931 era de 683.781 (441.853 hombres y 242.928 mujeres) de un total de 2.524.514. Según las estadísticas del Instituto para el Bienestar Social fascista italiano, la proporción de jóvenes entre todas las personas desempleadas que recibían subsidio de desempleo en 1932 era de un 41%, el 32% entre los hombres y el 57% entre las mujeres. Las estimaciones de la época consideraban que no menos de la mitad de los 6 millones de jóvenes de entre quince y veinticuatro años estaban desempleados en Francia en 1934 (British Youth Peace Assembly, [¿1937?], p. 18; Winslow, 1937, p. 53 y Halls, 1981, p.132).

33 Webb, 1935, pp. 1-2 y Albertini, 1943, p. 13. También hay un llamamiento a la juventud, en este caso desde posiciones comunistas, en Reynaud, 1936, pp. 89 y ss., en un significativo apartado titulado «Juventud, no tienes elección». Pero esto no es tan extraño si tenemos en cuenta que ya el príncipe Kropotkin, que escribió un llamamiento a la juventud en 1884, había mantenido esta idea (Kropotkin, 1907, p. 1). Koon, 1985, pp. 16 y 22 y Laqueur, 1962, p. 191. Ver también Bianchi y Fincardi, 2001, pp. 18 y ss.

34 Blum, 1936, p. 3. Este reconocimiento no implicaba no realizar también un llamamiento a la juventud: «Apelamos a la vez a su espíritu de negación, de rebelión, de revuelta, y a su espíritu de entusiasmo…» (p. 20). Coutrot, 1970, p. 27.

35 Alba, 1979, p. 117. Léon Blum decía en 1936 que los grandes movimientos políticos habían ejercido y adquirido una influencia dominante sobre la juventud y que esta influencia había sido uno de los elementos principales de su éxito (Blum, 1936, p. 4).

36 Fischer, 1986 y Peukert, 1987 b. Ver también Stachura, 1981 b, p. 309, que concluye que, en cierto modo, «el NSDAP llegó a ser la más drámatica y brutal manifestación de conflicto generacional en la República de Weimar y la victoria del partido en 1933 simbolizó una metamorfosis en la significación social y los papeles sociales y políticos aceptados de jóvenes y adultos».

37 Laqueur, 1962, p. 19; Loewenberg, 1971, pp. 1470-1471 y Bessel, 1987, p. 12.

38 Con el triunfo de los nazis en 1933, la HJ se convirtió en la única organización juvenil autorizada, en la Organización Juvenil del Estado y en 1936 la pertenencia a ella se hizo obligatoria para todos los jóvenes. Peukert, 1987 a, pp. 150 y ss.; Grandi, 2001, ver por ejemplo, pp. 331 y 350.

39 Chaline, Demier y Le Beguec, 1992, p. 103, de donde tomamos ese porcentaje; Crubellier, 1979, p. 317.

40 Chaline, Demier y Le Beguec,1992, p. 105; Berstein, 1980, pp. 238 y ss. y Coutrot, 1970, p.25.

41 Ver Gómez Molleda, González Quintana, Casterás Archidona y López Santamaría, 1992, p. 66. Federación de Juventudes Socialistas de España, 1932 y 1934, pp. 6 y 13 respectivamente. En la década de los años 30 el grupo de edad mayoritario en España era el de los quince-veinticuatro años (López Santamaría, 1987, p. 153). Como muestra Samper i Triedu, 1987, también la mayoría de las organizaciones juveniles catalanas surgieron en el periodo de entreguerras.

42 Ver los distintos informes recogidos en Coltonet al., 1992. La cita en Koralka, 1992, p.225. El caso de Italia es más particular, dado que el establecimiento de la dictadura fascista de Mussolini en 1922 impidió un desarrollo independiente y libre de las organizaciones juveniles durante el periodo de entreguerras.

43 Koralka, 1992, p. 224; Jeffery, 1995, p. 203; Fode, 1992, p. 57 y Berstein, 1980, pp.241-242 (la cita es de esta última página); Horn, 1996, pp. 67 y 123, de donde entresacamos el texto correspondiente a una carta de René Dumon a Erich Ollenhauer (20 de junio de 1934), conservada en el archivo de la Sozialistische Jugend Internationale, en el International Institute of Social History (Amsterdam). El 14 de julio de 1935 se crearía en Francia el Frente Popular de la Juventud (Tétard, 1986, p. 186). Ver Gozzini, 1979 y Luza, 1970, p. 46.

44 Sobre la FJS ver, por ejemplo, Bizcarrondo, 1981, pp. 278 y ss. Sobre la JAP, Montero Gibert, 1977, vol. 1, pp. 623 y ss. y Archivo Histórico Nacional, Audiencia Territorial de Madrid, Criminal, leg. 205/1, juzgado n.º 18, causa 349/33, hoja clandestina.

45 El Socialista, 21-xii-35, p. 1: «Los acuerdos del Partido. Llamada a las Juventudes» —con

motivo de la dimisión de Largo Caballero de la Ejecutiva del PSOE—, repetía varias veces la idea de que las Juventudes Socialistas debían actuar «al servicio» del partido.

46 Ver Springhall, 1986, pp. 160-161; Layton-Henry, 1976, pp. 275-285; Sirockin, [¿1960?], pp. 1-8 y Willis, 1970 (la cita en p. 161); sobre la evolución de los jóvenes laboristas a finales de los años 30, pp. 185 y ss. El autor fue dirigente de la organización juvenil del Partido Laborista y después miembro del Partido Comunista Británico en los años 30. También se ha destacado cuánto esperaba el Partido Socialista Obrero Austríaco de su juventud y la poca confianza que tenía en ella y que el programa para ésta parecía estar dirigido a posponer la maduración de los jóvenes y su paso a la vida adulta y era poco apropiado para jóvenes trabajadores que, en muchos casos, empezaban a trabajar a los catorce años (Gruber, 1991, p. 166).

47 Luza, 1970, pp. 24-57. La guerra mundial, que sólo dejó un funcionamiento independiente y libre a las organizaciones inglesa, sueca y suiza, acabó finalmente con la Internacional. Sobre las posiciones de la FJS, ver [Federación de Juventudes Socialistas de España], 1977.

48 Ver Youth Unite for Peace, [¿1937?], páginas sin numerar; Foot, Freeman, Hardie y Steel-Maitland, 1934, páginas sin numerar; Archivo Histórico del PCE, film XIII (165). Chaline, 1992, p. 119. También es significativo que muchos de los italianos que eran jóvenes en el periodo de entreguerras y que fueron entrevistados por Grandi, 2001, pp. 212, 218-219, 244 y 298-299, destaquen el papel de la guerra civil española en su adopción de posiciones antifascistas. El antimilitarismo en los jóvenes tenía ya cierta tradición en algunos países europeos, principalmente como rechazo al servicio militar obligatorio, como muestra el libro de Cohen, 1989, especialmente pp. 167 y ss., con relación a Francia.

49 Coutrot, 1970, p. 31, destaca los uniformes y las banderas como comunes en los movimientos juveniles franceses. Fode, 1992, p. 58, dice que en Dinamarca el uniforme se hizo general en los años 30 en las organizaciones juveniles.

50 Springhall, 1971 (la cita, en p. 158); Springhall, 1977; Wilkinson, 1969 y Gillis, 1973. Los Boy-Scouts ingleses agrupaban, en distintas secciones, a chicos entre los ocho y los veintitrés años y su equivalente femenino (Guirl Guides Association) a chicas entre los siete y los veintiuno (Cooke, 1962, pp. 14 y 16). A mediados de los años 20, los scouts tenían una posición predominante entre los movimientos juveniles ingleses. En 1938 agrupaban a 438.000 miembros (Stevenson, 1984, p. 245). Organizaciones generalmente de clase media, los obreros miembros de los scouts eran principalmente parte de la llamada «aristocracia obrera» —trabajadores cualificados—, entre otras razones, por el coste de los uniformes y por el tradicional antimilitarismo de la clase obrera. Sobre los «scouts laboristas», ver Prynn, 1983. También habían creado su propia organización scout en 1905 los socialistas daneses (Ver Fode, 1992, p. 57).

51 Guérin, 1997, pp. 70 y ss. y Laneyrie, 1985, pp. 103 y ss. Ver en esta última obra (pp.106-107) la curiosa tabla de las diferentes adaptaciones de la ley y la promesa scout realizadas por cada uno de los tres grupos con respecto a la versión de Baden-Powell. En 1922 surgió el escultismo judío con los Exploradores israelitas de Francia (Chaline, Demier y Le Beguec, 1992, p.104). Prost, 1986, p. 197, destaca el papel del escultismo en la Francia de entreguerras como fuente de integración social.

52 Sáez Marín, 1982, pp. 36-49 (la cita en p. 40) y Samper i Triedu, 1987, p. 103. El Partido Radical había creado en 1913, con escaso éxito, los Boy-Scouts radicales, frente a los conservadores «Exploradores Barceloneses» (ibid., p. 70).

53 Rosenhaft, 1983, p. 193; Jeffery, 1995, pp. 208-209 y Souto Kustrín, 2003.

54 Springhall, 1986, pp. 158 y ss.; Pearson, 1986, p. 169; Benewick, 1972, pp. 108-129 y Kushner y Valman, 2000.

55 Bessel, 1987, pp. 13-14.

56 Graham, 2002, sobre la JSU, pp. 75-76; sobre el papel de la juventud en la movilización en general durante la guerra civil, pp. 176 y 181. Esto le lleva a calificar el proceso como una «verdadera revolución» (p. 181). El rechazo de ciertos sectores de la FJS a la unificación se refleja en Hernández Zancajo, 1937. Al igual que en otros procesos similares en el ámbito europeo, esta unificación fue algo más que un asunto de marxismo-leninismo abstracto y de radicalización de la FJS: muchos jóvenes veían al PCE, en la primavera de 1936, como una opción más excitante y atractiva que los socialistas. Influía también la atracción que ejercía la URSS en la década de los años 30 (Elorza y Bizcarrondo, 1999, pp. 79-99). Sobre la evolución de la JSU, ver Graham, 1986 y Monterrubio Rodríguez, 1986. Sáez Marín, 1988, pp. 33 y ss. López Santamaría, 1983, p. 222, destaca el crecimiento de la FIJL durante 1936 y 1937.

57 Ver Jansen y Weyl, 1943, p. 145 y Lend, 1938, pp. 34 y 44 y ss. Merson, 1985, destaca el papel de los jóvenes en los cambios organizativos y de práctica política producidos en el Partido Comunista Alemán clandestino (ver, por ejemplo, pp. 76, 151, 161 y ss.). Peukert, 1987 a, p. 86.

58 Para lo que sigue, ver Ebeling, 1945; Borinski y Milch, [¿1945?]; Franke, 1945; Siebert, 1945; Peukert, 1980 a y b; 1987 a, pp. 145-174; Biddiscombe, 1995 y Kater, 1992.

59 En cierta medida, estos enfrentamientos fueron también un conflicto generacional dado que los Edelweiss, casi todos hijos de obreros, se encontraron con la incomprensión de los viejos trabajadores, mientras que la situación de los miembros de los grupos swing era aun más disonante porque procedían de los grupos de clase media y media baja que habían sido uno de los componentes principales de las bases del nacionalsocialismo y que, aunque no estuvieran totalmente fascistizados, se caracterizaban por su nacionalismo y conservadurismo.

60 Sobre la política de Vichy hacia la juventud y las organizaciones creadas para encuadrarlas, ver entre una numerosa bibliografía, y como estudios más generales, Bastidet al., 1964; Comte,1992; los distintos estudios recogidos en Dereymez,2001, 2.ª y 3.ª parte («Vichy et la Jeunesse» y «Organisations de Jeunesse, Organisations et Jeunesse»), pp. 129-237 y Giolitto, 1991.

61 Veillon y Sainclivier, 1997, p. 47. Las autoras concluyen que «en su conjunto, los resistentes son más bien jóvenes adultos, aunque con matices en función de las organizaciones y de su fecha de aparición» (p. 50). De «affaire de jeunes» habla Wieviorka, 2001, p. 241, que muestra también otros ejemplos de organizaciones de la resistencia en que destacaba la juventud de sus miembros (pp. 242-243). Para los factores que influyeron en esta movilización juvenil, ver ibid., pp. 242,248 y ss., así como los demás estudios recogidos en el apartado «Jeunesse et Résistance» de Dereymez, 2001, pp. 239-290.

62 Germani, 1969, p. 32; Koon, 1985, p. 184 sobre los GUF. En pp. 223 y ss. analiza el desarrollo y la evolución de estos grupos juveniles y la distinta influencia de los grupos y partidos exiliados en la juventud italiana.

63 Probablemente el movimiento juvenil alemán antinazi con más contenido político fue el de la Rosa Blanca, formado por estudiantes universitarios y que llegó a su final con las revueltas estudiantiles universitarias de febrero a abril de 1943, que concluyeron con una nueva purga de las universidades y con la ejecución de algunos estudiantes de la Universidad de Munich miembros de este grupo (Scholl, 1994).

64 Sobre los años 50, ver Esler, 1971, pp. 215 y 234.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Sandra Souto Kustrín, « «El mundo ha llegado a ser consciente de su juventud como nunca antes» », Mélanges de la Casa de Velázquez, 34-1 | 2004, 179-215.

Référence électronique

Sandra Souto Kustrín, « «El mundo ha llegado a ser consciente de su juventud como nunca antes» », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 34-1 | 2004, mis en ligne le 24 février 2010, consulté le 21 septembre 2017. URL : http://mcv.revues.org/1190

Haut de page

Auteur

Sandra Souto Kustrín

Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org