Navigation – Plan du site
Miscellanées

«Los apóstoles de la patria»

El Ejército como instrumento de nacionalización de masas durante la Dictadura de Primo de Rivera
« Les apôtres de la patrie ». L’armée comme instrument de nationalisation des masses pendant la dictature de Primo de Rivera
«The Apostles of the Motherland». The Army as an Instrument of the Nationalisation of the Masses during the Dictatorship of Primo de Rivera
Alejandro Quiroga Fernández de Soto
p. 243-272

Résumés

Cet article analyse la transmission de l’idée officielle de l’Espagne par l’armée à l’ensemble de la population pendant la dictature de Primo de Rivera. Ce régime a créé une série d’institutions militaires parmi lesquelles se distinguent les Delegados gubernativos et le Servicio Nacional de la Educación Física Ciudadana y Premilitar, qui avaient comme rôle celui de propager sa doctrine nationaliste espagnole et d’« éduquer » les masses selon des valeurs patriotiques. L’étude du fonctionnement de ces institutions permet de déduire que la tâche du régime de Primo de Rivera a eu un effet contraire à celui recherché, produisant une « nationalisation négative » où la croissante opposition populaire aux agents de l’État propagateurs de l’idée officielle de nation s’est développée parallèlement au rejet de l’idée de l’Espagne défendue par ces agents.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Para el papel del Ejército como institución clave en el proceso de nacionalización de masas ver, po (...)

1A lo largo del siglo xix, las transformaciones socioeconómicas y políticas vinculadas a la industrialización y a la formación de los Estados liberales dieron lugar a procesos de construcción nacional (nation-building) impulsados por las élites europeas. La integración del conjunto de la población en nuevas identidades nacionales como forma de legitimación de los emergentes regímenes liberales requería la superación de las identidades del Antiguo Régimen y la efectiva transmisión a las masas de un sentimiento articulado de pertenencia a una nación política identificada con el Estado. Para llevar a cabo estos procesos de construcción social de una identidad colectiva nacional, los Estados europeos se fueron dotando de instituciones que hicieran de correa de transmisión ideológica entre las élites políticas y el conjunto de la población. Junto con la creación de los sistemas nacionales de educación y la expansión de la administración pública, el Ejército vino a desempeñar un papel determinante en los procesos de «nacionalización de masas». Con sus sistemas de reclutamiento universal, sus escuelas cuartelarias y sus ceremonias patrióticas, el Ejército se convirtió en una institución en la que se fomentaba el sentimiento de unidad nacional, se enseñaba la lengua de la cultura dominante y se adoctrinaba a buena parte de la población en ideales patrióticos. El cuartel se convirtió en una «escuela de la patria», donde jóvenes de distintas clases sociales y regiones se «forjaban» en una identidad nacional común1.

  • 2 Weber, 1976, pp. 292-302.
  • 3 Gentile, 1994, pp. 18-19.

2Sin embargo, la labor del Ejército como instrumento nacionalizador de masas se encontró desde sus inicios con una serie de problemas que perduraron en toda Europa hasta bien entrado el siglo xx. En primer lugar, el ingreso a filas de los jóvenes privaba de una mano de obra fundamental a muchas familias, que veían cómo la marcha de sus hijos afectaba seriamente a la economía doméstica. Un segundo problema lo constituía el sistema de redenciones en metálico que permitía a las clases pudientes pagar una cantidad de dinero para librarse del reclutamiento, con lo que muchos miembros de las clases bajas consideraban el servicio militar como una carga más que sufrían los pobres, antes que un deber de defensa de los intereses nacionales asumido por todos los ciudadanos. En Francia, por ejemplo, los sentimientos antimilitaristas estuvieron muy extendidos en las zonas rurales y las tasas de deserción se mantuvieron altísimas durante todo el siglo xix2. En Italia, los pocos planes dedicados a fomentar la identidad nacional entre los reclutas, basados en la publicación de manuales para soldados, no tuvieron ningún éxito y el proceso de adoctrinamiento en el Ejército fue muy débil hasta la Primera Guerra Mundial3.

  • 4 La tesis de la débil nacionalización por parte del Estado fue defendida por primera vez en los años (...)
  • 5 Álvarez Junco,2001 a, pp. 40-42 y Núñez Seixas,1999, pp. 24-25.

3Semejantes problemas de alienación de las clases populares con respecto al Ejército se dieron en la España decimonónica, donde el fracaso del servicio militar como instrumento de nacionalización de masas ha sido señalado como uno de los factores determinantes en la escasa eficacia del proceso nacionalizador estatal. Sin entrar a valorar aquí hasta qué punto este proceso fue más o menos débil en su conjunto, sí conviene recordar las particulares deficiencias que tuvo el Ejército como instrumento nacionalizador a lo largo del siglo xix4. Los continuos conflictos civiles entre liberales y carlistas, el persistente uso del Ejército en tareas de represión política, la impopularidad de las guerras coloniales y el mantenimiento de redenciones en metálico dificultaron seriamente el papel de las Fuerzas Armadas como instrumento de integración interclasista e interregional5.

  • 6 Serrano, 2000, pp. 22-49.
  • 7 El porcentaje de aquéllos declarados útiles para ingresar a filas entre los años 1914 y 1923 fue de (...)

4Durante las dos primeras décadas del siglo xx la situación no cambió sustancialmente y se cuentan por docenas las novelas, obras de teatro y canciones populares que denunciaban un sistema de reclutamiento que beneficiaba a los ricos, mientras que las clases altas y la burguesía siguieron mostrando poco interés por realizar el servicio militar6. A pesar de las reformas del sistema de reclutamiento de 1911 y 1912, por las que se suprimió la redención completa en metálico, el Estado se mostró impotente para aumentar considerablemente el número de mozos que ingresaban a filas anualmente. Las cifras oficiales muestran que en el periodo 1914-1923 casi un 50% de los jóvenes en edad de prestar el servicio militar nunca llegó a hacerlo, al ser declarados exentos, no aptos físicamente o, simplemente, porque desertaron7.

5Es en este contexto de fracaso histórico en el que se deben enmarcar los esfuerzos del régimen primorriverista por convertir al Ejército en un instrumento eficaz para la nacionalización de masas. La Dictadura puso en marcha una serie de reformas del sistema educativo en los cuarteles y del modelo de reclutamiento, especialmente diseñadas para la ampliación y mejora del adoctrinamiento de oficiales y reclutas. Pero Primo de Rivera fue mucho más allá de los procesos de aleccionamiento clásicos y utilizó al Ejército como instrumento de nacionalización de masas fuera de los cuarteles. En los primeros meses de la Dictadura, un «ejército» de oficiales militares, los delegados gubernativos, se desplegó por toda España con la misión, entre otras, de divulgar ideas patrióticas entre el conjunto de la población.

6Durante todo el periodo dictatorial los delegados gubernativos organizaron «conferencias patrióticas», publicaron y distribuyeron propaganda primorriverista e instituyeron ceremonias y festivales nacionalistas en ciudades y cientos de pueblos y aldeas. Esta labor de los delegados formó parte de un ambicioso programa de adoctrinamiento militar de masas planificado por el dictador, que también incluyó la creación del Servicio Nacional de Educación Física Ciudadana y Premilitar, un organismo estatal bajo control militar destinado a «educar» física y políticamente a niños y jóvenes antes de su ingreso a filas.

  • 8 Entre la reciente historiografía sobre el nacionalismo español que ha incorporado el análisis de la (...)

7Las páginas que siguen estudian la actuación del Ejército como instrumento nacionalizador de masas fuera de los cuarteles y su impacto en la sociedad española, mediante el análisis de la labor desempeñada por las instituciones que la Dictadura creó a tal fin. De este modo, seguimos aquí una línea de investigación emergente, aunque todavía poco explorada por la historiografía en el caso del nacionalismo español, en la que a través del estudio del funcionamiento de las instituciones estatales se pretende explicar el proceso de construcción social de una identidad colectiva nacional8.

La misión sagrada de educar al pueblo

  • 9 Entre las obras más influyentes en academias y casinos militares conviene señalar la de Ruiz Fornel (...)
  • 10 Para la importancia de promover símbolos nacionales, ver Ruiz Fornells, 1894, pp. 110-128; Fanjul y (...)

8Si bien la política primorriverista de utilizar al Ejército como «educador» de masas fuera de los cuarteles no tenía precedentes en la historia española, la idea de que el Ejército era la institución más adecuada para la formación de «patriotas» había dominado el pensamiento militar durante los treinta años que precedieron a la Dictadura. Un repaso a los manuales con los que se educaba a los cadetes en las academias militares desde la década de 1890 nos muestra claramente cómo los oficiales del Ejército consideraban la misión de «formar patriotas» como su sagrado y primordial cometido. Empapados en un vocabulario religioso, los oficiales se presentaban a sí mismos como «apóstoles» de la nación, con la obligación de guardar un «culto religioso» por España y «predicar la religión de la patria» entre los reclutas9. Plenamente conscientes del escaso impacto que el Ejército tenía a la hora de promocionar valores nacionalistas entre la población, los oficiales insistieron en impulsar el uso de la bandera y del himno nacionales en las ceremonias militares, a la vez que demandaban el fin de todas las redenciones en metálico y la reforma del sistema de instrucción en los cuarteles, para orientar este último hacia una formación más política de los soldados10.

  • 11 Primo de Rivera,1916, pp. xi-xiv. Esta idea de educar a las clases populares en valores patrióticos (...)

9A pesar del reconocimiento explícito de que el Ejército no era esa «escuela de la patria» con la que muchos soñaban, los oficiales solicitaron realizar su labor «pastoral» también fuera de los cuarteles. Desde finales del siglo xix, algunas obras defendieron la idea de que los niños desde muy temprana edad tenían que ser adoctrinados por militares en valores patrióticos. Según estas propuestas, la educación patriótica y castrense debía comenzar en la escuela primaria y prolongarse en los estudios de secundaria, convirtiendo la prestación del servicio militar en la última etapa de un largo proceso de nacionalización. Otros fueron aún más lejos y propugnaron que las enseñanzas de valores patrióticos se propagaran entre los adultos de las clases populares. Así, en 1916, Miguel Primo de Rivera proponía extender la enseñanza de ideales nacionalistas no sólo a la escuela sino también a los círculos obreros por medio de técnicas modernas de propaganda como el cinematógrafo11. Lo que subyace en estas propuestas es el uso de la nacionalización de masas como barrera frente a la creciente militancia izquierdista de las clases populares. La nación se convertía en la panacea contra la revolución.

  • 12 Para el nacionalismo militar, como uno de los varios nacionalismos españoles que surgieron tras el (...)
  • 13 Balfour, 1997, p. 171. Ver también Balfour y La Porte,2000, p. 314.
  • 14 González Calbet, 1987, p. 49.

10Toda esta autoimpuesta obligación de adoctrinar a la población debemos entenderla dentro del surgimiento de lo que se ha venido a denominar un nuevo nacionalismo militar tras el «Desastre» del 9812. Más cercano a una mentalidad que a una ideología, este nacionalismo militar compartía la mitología del nacionalismo español conservador, presentando el espíritu marcial de la Reconquista, la colonización de América, las luchas contra los protestantes y la Guerra de Independencia como la verdadera alma de la patria. Ahora bien, el nacionalismo militar no era pura reacción y proponía la regeneración nacional por medio de un Estado autoritario, que fuera capaz de modernizar el país, impulsar su industria, mejorar el sistema educativo y «disciplinar» a la sociedad13. Para la oficialidad, estas transformaciones modernizadoras no podían llevarse a cabo dentro del corrupto sistema político de la Restauración, que por su propia naturaleza impedía la verdadera expresión de la voluntad de los españoles, sino que se requería un gobierno fuerte, no subordinado al control parlamentario y, a ser posible, liderado por un general. En este marco, siempre teñido de una retórica populista, el Ejército no sólo se veía a sí mismo como el garante del Estado-nación, como de hecho recogía la Constitución de 1876, sino que además se consideraba el intérprete de la voluntad popular14; una percepción, esta última, que sin duda facilitó la justificación entre los militares de la toma del Estado por parte de las Fuerzas Armadas en septiembre de 1923.

  • 15 Entre los libros «educativos» publicados por oficiales y dirigidos tanto a compañeros de la oficial (...)
  • 16 Para los conceptos de «hombre nuevo», «ciudadano soldado» y las ideas del Ejército como representac (...)
  • 17 Mas y Casterad, 1926, pp. 15-16. Ver también Iradier y Herrero, 1924, pp. 18-19.
  • 18 Para el uso fascista de los conceptos de «uomo nuovo» y «cittadini soldati», ver Gentile,1994, pp.  (...)
  • 19 Mas y Casterad,1926, pp. 13-16.

11El establecimiento de la Dictadura vino a oficializar el discurso nacionalista militar. El nuevo régimen promocionó las publicaciones militares sobre educación de soldados y organizó decenas de conferencias destinadas a enseñar a oficiales, suboficiales y reservistas cómo adoctrinar reclutas y paisanos en valores militares y patrióticos15. En cuanto a su contenido ideológico, estas publicaciones y conferencias oficiales básicamente se limitaban a vulgarizar los tópicos regeneracionistas y autoritarios que habían dominado el pensamiento de la oficialidad en los últimos años de la Restauración. No obstante, durante la Dictadura es posible detectar en esta bibliografía un creciente interés por la idea de que la educación militar tenía como objetivo la forja moral y física de un «hombre nuevo». Así, los primorriveristas defendieron la continuada instrucción física y política de niños y adolescentes por parte del Ejército como la vía más apropiada para «mejorar la raza» y crear un «nuevo ciudadano», que incorporara los valores militares a la vida civil16. Esta idea del «ciudadano soldado» tenía sus orígenes en la Revolución Francesa y hacía referencia a la integración del ciudadano en «la nación en armas» por medio de su participación en un Ejército de reclutamiento universal. En la España de los años 20, empero, el concepto de «ciudadano soldado» aparecía como la formación estatal de un soldado permanente que debía actuar en la vida civil con valores militares, como parte de un todo orgánico que era la nación17. Un concepto —no puede dejar de advertirse aquí—, que guardaba un tremendo parecido con las nociones fascistas italianas de los «cittadini soldati» y del «uomo nuovo», que también habían tomado el mito revolucionario francés de la regeneración moral de las masas por medio de la participación en el Ejército de la nación y lo había acabado transformando en un adoctrinamiento moral de toda la población por parte del Estado18. El «buen ciudadano», proclamaban los primorriveristas, tenía como deber adorar al líder de la nación, formar parte del Somatén, participar en las ceremonias patrióticas, colaborar con las autoridades y movilizarse a favor del régimen19. Un discurso, en definitiva, que presentaba a la nación, al régimen y al Ejército como un todo casi indivisible en un claro intento de monopolizar el concepto de España.

  • 20 Real Orden de 24-iv-1926. El nuevo estatuto para los centros culturales militares está recogido en (...)
  • 21 El Real Decreto de 20-ii-1927, que establecía la Academia General Militar de Zaragoza, especificaba (...)
  • 22 Para las distintas facciones dentro del Ejército, su apoyo al golpe de Primo de Rivera y su posteri (...)

12Estas funciones propagandísticas se vieron acompañadas de un férreo control gubernamental de los centros militares y de una reforma del sistema educativo militar. En 1926, los casinos militares, espacios de sociabilidad política de los oficiales, pasaron a estar bajo supervisión directa de los capitanes generales de cada región y, al año siguiente, un nuevo estatuto para los centros culturales del Ejército prohibía, en el nombre de la disciplina militar, toda discusión política y religiosa en éstos20. La intención de reforzar «la unión y la camaradería entre todas las Armas, Cuerpos e Instituciones del Ejército y de la Marina», que proclamaba el estatuto de centros culturales y que se había convertido en una necesidad tras la insurrección de la Sanjuanada y la revuelta de los artilleros en 1926, también estuvo presente en la creación de la Academia General Militar de Zaragoza (1927). La nueva escuela militar, para la que Francisco Franco fue nombrado director, albergaba a cadetes de todos los cuerpos del Ejército, quienes cursaban dos años de estudios comunes antes de la especialización, con lo que se buscaba alcanzar una «unidad de doctrina» entre los futuros oficiales y acabar con las rencillas entre los diversos cuerpos21. Propaganda primorriverista, control de los casinos militares y reforma del sistema educativo obedecían a una doble lógica. Por un lado, Primo de Rivera sabía de la necesidad que tenía su régimen de alcanzar esa «unidad de doctrina» entre el cuerpo de oficiales, ya que si bien las diferentes facciones del Ejército (junteros, africanistas, artilleros…) habían apoyado el golpe en 1923, las divisiones entre éstas se mantenían y la viabilidad del régimen dependía, en cierta medida, de la capacidad del dictador para mantenerlas leales a su persona22. Por otro, el régimen pretendía el adoctrinamiento de la oficialidad en principios primorriveristas, pues ésta constituía el eslabón fundamental en la cadena de transmisión ideológica entre el dictador y el conjunto de la población.

Los apóstoles de la patria

  • 23 La creación de los delegados gubernativos y las primeras instrucciones para éstos, en el Real Decre (...)
  • 24 Un buen número de instrucciones a los delegados durante los primeros meses de la Dictadura está rec (...)
  • 25 Real Decreto de 20-x-1923, art. 4.
  • 26 Una relación completa de los nombres, cuerpos y destinos de todos los delegados nombrados en diciem (...)

13La fe que Primo de Rivera tenía desde la década de los años 10 en el Ejército como instrumento educador de masas fuera de los cuarteles no tardó en plasmarse en políticas activas una vez el militar jerezano se hizo con el gobierno del país. Cinco semanas después del golpe de Estado, el Directorio Militar instituyó la figura del delegado gubernativo para asistir a la Dictadura en su labor regeneradora de la vida nacional, destruir las redes caciquiles locales e impulsar «en los pueblos las corrientes de una nueva vida ciudadana»23. Elegidos entre jefes y capitanes del Ejército, los delegados gubernativos fueron puestos bajo mando directo de los gobernadores civiles, cargos estos, a su vez, ocupados por generales desde el comienzo de la Dictadura y dependientes del subsecretario de Gobernación y número dos del régimen, el general Severiano Martínez Anido. Las directrices de Primo de Rivera y Martínez Anido a los oficiales denotan que desde un principio se combinó el intento de destruir las viejas redes políticas locales con un ambicioso plan de «educación ciudadana». Así, los delegados recibieron órdenes de desmantelar los ayuntamientos y perseguir a los caciques, pero también se les asignó la creación del Somatén, grupos de Exploradores, asociaciones gimnásticas y sociedades culturales para hombres y mujeres en las localidades que tenían bajo su jurisdicción. Los delegados, además, tenían la obligación de intentar disminuir las tasas de analfabetismo y organizar «conferencias patrióticas» en las que se promovieran las virtudes y tradiciones de la raza hispana, el deber de defender a la patria, la veneración al Jefe del Estado, el respeto a la autoridad, el amor a la naturaleza y la obligación de pagar impuestos24. En toda esta «misión educativa» encaminada a fortalecer «el alma y el cuerpo del ciudadano» se recomendaba a los Delegados recabar la colaboración de «maestros, sacerdotes, médicos y hombres buenos y cultos»25. Decidido a que la acción de los oficiales llegara hasta el último rincón del país, Primo de Rivera asignó un delegado gubernativo a cada partido judicial y, a principios de diciembre de 1923, un total de 523 delegados estaban repartidos por toda España26.

  • 27 Así lo reconocía E. T. L. (seudónimo del oficial Enrique Tomás y Lucas), 1928, pp. 52-53.
  • 28 Parece claro que, con la llegada de los delegados, muchos aprovecharon para llevar a cabo venganzas (...)
  • 29 Martínez Anido a los gobernadores civiles, «Instrucciones reservadas que los Sres. Gobernadores civ (...)
  • 30 Real Orden Circular de 27-i-1924, Gaceta de Madrid, 29-i-1924.
  • 31 Las peticiones de moderación en el número de arrestos, en las cartas y telegramas de Martínez Anido (...)

14Los delegados gubernativos fueron acogidos en los pueblos con cierto escepticismo. Según las memorias de uno de los delegados que ejerció su labor por pueblos del sur de Castilla, en un principio la mayoría de los lugareños vio a los jefes militares como nuevos caciques uniformados27. Pero a pesar de este frío recibimiento, los delegados se mostraron tremendamente celosos en su misión «depuradora» de la administración. Guiados por una avalancha de denuncias anónimas, los delegados arrestaron y encarcelaron a docenas
de concejales y supuestos caciques durante las primeras semanas de su actuación28. La situación pronto se volvió caótica. El primero de enero de 1924, Martínez Anido se vio obligado a mandar unas «instrucciones reservadas» a los gobernadores civiles y a los delegados en las que pedía moderación en la captura de caciques, ya que si éstos eran posteriormente puestos en libertad por los jueces, la imagen pública de los delegados se vería seriamente afectada29. Las instrucciones del subsecretario de Gobernación no parece que se cumplieran y, cuatro semanas más tarde, Martínez Anido tuvo que reiterar la exigencia de disminuir el número de arrestos, exilios y multas, alertando de que los encarcelamientos masivos estaban dañando la imagen de los delegados e insistiendo en que las denuncias anónimas debían dar lugar a investigaciones y no a detenciones inmediatas30. Pese a todo, las órdenes siguieron siendo ignoradas, como muestra el hecho de que durante 1924 el subsecretario de Gobernación tuviera que dirigirse hasta en tres ocasiones más a los gobernadores civiles y delegados, pidiendo moderación en el número de arrestos31.

  • 32 El Estatuto Municipal fue aprobado por Real Decreto de 8-iii-1924. Una Real Orden de 29-iii-1924 (G (...)
  • 33 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 11-vii-1924, AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17A, (...)
  • 34 Calvo Sotelo, 1931, p. 26.

15Las acciones de los delegados tuvieron un efecto devastador en las viejas élites políticas locales y los jefes militares se convirtieron en los nuevos señores de sus partidos judiciales, supervisando la disolución de los ayuntamientos, encarcelando a los oponentes políticos de la Dictadura y controlando los periódicos locales. La entrada en vigor del Estatuto Municipal en marzo de 1924 no vino a modificar la situación. A pesar de las llamadas gubernamentales a respetar la «autonomía municipal», lo cierto es que al suspenderse las elecciones locales sine die y quedar los gobernadores civiles como responsables del nombramiento de los concejales, aquéllos eligieron a dedo los ayuntamientos de las ciudades mientras que los delegados hicieron lo propio en las áreas rurales32. Tras cuatro meses de funcionamiento del Estatuto, Martínez Anido se quejaba a los gobernadores de los abusos de poder que estaban cometiendo los delegados, al inmiscuirse en todo tipo de asuntos de gobierno local y nombrar personalmente hasta a los funcionarios municipales de menor rango en el escalafón33. Las voces cuestionando la utilidad de los delegados no tardaron en oírse en las altas esferas del régimen primorriverista. En octubre de 1924, el director general de Administración y autor del Estatuto Municipal, José Calvo Sotelo, escribió a Primo de Rivera pidiendo la paulatina eliminación de los delegados. Calvo Sotelo creía que si bien en los primeros meses de la Dictadura la labor «saneadora» de los oficiales había sido útil, las acciones de los delegados estaban por entonces causando un tremendo «daño moral al régimen»34.

  • 35 Subrayado en el original. Martínez Anido a los gobernadores civiles, 5-i-1924, AHN, Gobernación, FF (...)
  • 36 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 10-x-1923 y 27-x-1923, AHN, Gobernación, FF CC, serie A, (...)
  • 37 Un buen número de casos de represión gubernamental de izquierdistas, liberales y conservadores pued (...)

16La moderación de la represión y el respeto por la autonomía municipal eran, sin duda, cuestiones de imagen pública para la Dictadura. El uso de los delegados para espiar a rivales políticos y depurar del aparato del Estado a los sospechosos de no colaborar con el régimen era algo bien distinto. A principios de 1924, el subsecretario de Gobernación solicitó a los delegados que le enviasen «informes reservados respecto a jueces [de] primera instancia que por leneidad [sic] o negligencia secunden débilmente actuaciones gubernativas», para que desde su ministerio se tomasen medidas contra éstos35. Martínez Anido también ordenó a los gobernadores que no tolerasen «ni en la prensa ni en las conversaciones nada que quebrantase el prestigio del Directorio», con lo que la represión política se extendió a todos los ámbitos de la esfera pública36. Los gobernadores civiles no tardaron mucho en darse cuenta del potencial que los delegados tenían para desmantelar a la oposición política en sus provincias. Muy pronto se organizaron redes de espionaje en las que paisanos hacían de informadores de los delegados, que pasaban las confidencias a los Gobernadores civiles, quienes a su vez comunicaban los resultados de las investigaciones a Martínez Anido. Sobre la base de esta estructura jerarquizada, la represión política alcanzó a todos aquellos adversarios del régimen, y liberales, conservadores, republicanos, anarquistas, comunistas, carlistas, jaimistas, regionalistas catalanes y nacionalistas vascos fueron encarcelados y deportados, acusados de propagar ideas «anti-españolas»37.

17Si la efectividad de los delegados en la destrucción de las viejas redes políticas está fuera de toda duda, en lo que respecta a la labor «educativa» de los militares encontramos más sombras que luces. Para transmitir a los ciudadanos la idea oficial de España, los delegados utilizaron las mismas técnicas pedagógicas que en el cuartel, combinando teoría y práctica. De una parte, los Delegados organizaron en sus partidos judiciales las denominadas «conferencias patrióticas», actos propagandísticos en los que se explicaba el concepto de España, las «grandezas» de su pasado imperial y su inminente resurgir de la mano del «caudillo» nacional. De un modo complementario, los oficiales se mostraron muy activos en la promoción de celebraciones patrióticas, como la Fiesta de la Raza, la Fiesta de la bendición de la bandera del Somatén o la Fiesta del Árbol, con las que se pretendía integrar de un modo participativo al conjunto de la población en rituales nacionalistas.

  • 38 Los informes de los Delegados y los Gobernadores Civiles en AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, l (...)

18Conscientes de que el adoctrinamiento de poblaciones enteras requería más personal que el de los soldados en los cuarteles, los delegados buscaron la colaboración de los maestros nacionales en el proceso propagandístico. Así, una de las primeras cosas que muchos oficiales hicieron al tomar posesión de sus cargos fue reunirse con los profesores de sus partidos judiciales para solicitarles su adhesión al régimen y su colaboración en la labor de regeneración nacional, algo que, si hemos de juzgar por los informes de los delegados, consiguieron de un modo generalizado38. Durante los primeros meses de 1924, los delegados organizaron docenas de conferencias patrióticas para niños y adultos en todo el país y, en la mayoría de los casos, los maestros participaron junto a los oficiales del Ejército en la promoción del mensaje nacionalista.

  • 39 Para la celebración de docenas de estas ceremonias en 1923 y 1924, ver las cartas y telegramas de l (...)

19De un modo similar, los clérigos también colaboraron con los militares, muy especialmente en la celebración de fiestas. Casi sin excepción, las ceremonias patrióticas preparadas por los delegados incluían la celebración de una misa de campaña. Al igual que en la jura de bandera de los reclutas, las fiestas del Día de la Raza, los homenajes a las tropas españolas en África, la Fiesta de la bendición de la bandera del Somatén, e incluso la Fiesta del Árbol, incorporaban el ritual católico dentro de la ceremonia nacionalista con el objetivo de resaltar
el carácter sacro de la nación. El patrón seguido en la mayoría de las ceremonias era siempre el mismo. La fiesta comenzaba con un desfile militar o del Somatén local, seguido de una misa de campaña. Una vez terminada la ceremonia religiosa, el cura bendecía la bandera nacional y las autoridades militares y religiosas pronunciaban discursos patrióticos, en los que se recordaba a los caídos por España en Marruecos y la regeneración de la patria que estaba llevando a cabo el Directorio, finalizando el acto, en ocasiones, con el descubrimiento de una placa conmemorativa del dictador, el Ejército o el Rey39. Estas ceremonias, por tanto, venían a dotar a la nación del simbolismo cristiano de muerte y resurrección así como de las connotaciones místicas de la sangre y el sacrificio de aquellos caídos en África. Del mismo modo que el discurso del nacionalismo militar estaba empapado de vocabulario religioso, las ceremonias nacionalistas incorporaron rituales católicos. Ahora bien, este aditamento de elementos religiosos no debe llevarnos a considerar el nacionalismo oficial primorriverista como integrista católico: tanto en el discurso como en las ceremonias es la nación, y no la deidad cristiana, el objeto de adoración. El catolicismo se integra como un elemento discursivo y simbólico del culto a la patria, pero la religión siempre aparece supeditada a la nación. El nacionalismo español primorriverista adquiere el carácter de una «religión cívica».

20El esfuerzo de los delegados tuvo el efecto de llevar las ceremonias patrióticas a pueblos y aldeas donde a buen seguro nunca se habían celebrado este tipo de eventos. Decidido a que la nacionalización de las zonas rurales se intensificara, Primo estableció que:

  • 40 Real Orden de 29-i-1926, Diario Oficial del Ministerio de la Guerra, 1-i-1926, n.o 24, p. 249.

En todas las poblaciones del reino menores de 6.000 habitantes se organicen y desarrollen conferencias dominicales para adultos de ambos sexos40.

  • 41 Uno de los arquitectos del programa primorriverista de adoctrinamiento de masas, el general Villalb (...)

21El Real Decreto de 29 de enero de 1926 exponía sin ambages que las conferencias se organizaban para «sembrar ideas morales y patrióticas en las humildes inteligencias» de los campesinos, en lo que suponía un claro intento de combatir con nacionalismo la propagación de ideas izquierdistas en el agro español41.

  • 42 Dentro del concepto de «temas profesionales» se incluían «arte, economía aplicada al trabajo, agric (...)
  • 43 Jefe de la Secretaría Auxiliar de Presidencia del Consejo de Ministros a Martínez Anido, 23-ii-1926 (...)

22La disposición oficial establecía que las conferencias debían versar «sobre el conocimiento y cumplimiento de los deberes ciudadanos», historia de España y de la Humanidad y «temas profesionales», siendo los conferenciantes reclutados entre militares, maestros, sacerdotes y farmacéuticos42. Si bien la organización de las conferencias recaía legalmente en los ayuntamientos, Primo de Rivera movilizó a los delegados para intentar asegurar el éxito de la campaña. Menos de un mes después de la publicación del decreto del 29 de enero, el jefe de la Secretaría Auxiliar de la Presidencia del Consejo de Ministros, el teniente coronel Antonio Almagro Méndez, escribió a Martínez Anido recordándole el especial interés que el dictador tenía en las conferencias dominicales, a la vez que le pedía que solicitara a los gobernadores y delegados que presionaran a los alcaldes para que organizaran dichos eventos43.

  • 44 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 24-ii-1926 y 6-iii-1926, AHN, Gobernación, serie A, leg. (...)

23De un modo obediente, el subsecretario de Gobernación se dirigió al día siguiente a los gobernadores transmitiendo los mandatos de Presidencia y, dos semanas más tarde, Martínez Anido envió a cada provincia 200 copias de Disertación ciudadana, un pequeño libro escrito por Primo con fines propagandísticos, para que sirviera «de base y guía en las conferencias dominicales» y llegara «a todos los pueblos»44.

  • 45 Gentile, 1994, p. 188.

24Las conferencias dominicales fueron concebidas como una segunda misa, en la que la totalidad de la población debía reunirse para oír la palabra de los «apóstoles de la patria» predicando el «evangelio» del dictador. La «homogeneidad» de doctrina que la Dictadura demandó a sus hombres debía tomar como base el pensamiento del líder nacional y ser propagada por todos los rincones del país. En realidad, este modelo vino a anticipar una forma de movilización y propaganda posteriormente implantada en la Italia fascista. En 1932, Mussolini creó las «raduni domenicali», reuniones dominicales en las que propagandistas fascistas congregaban al conjunto de la población adulta de pequeñas localidades con la intención de predicar dogmas nacionalistas al igual que en el caso español45. Sin embargo, a diferencia de la Dictadura primorriverista, en Italia todo el apostolado patriótico corría a cargo de los miembros del partido fascista y no de un conglomerado de jefes del Ejército, maestros y sacerdotes afines al régimen.

  • 46 Para el fracaso de las conferencias dominicales en Italia, ver ibídem.
  • 47 Gobernador civil de Álava a Martínez Anido, 26-ii-1926, AHN, Gobernación, serie A, leg. 61A, caja 3
  • 48 Los cursos de la Diputación se celebraron en Pineda, Canet del Mar y Sallent entre marzo y junio de (...)
  • 49 Gobernador civil de Santander a Martínez Anido, 8-iii-1926, AHN, Gobernación, serie A, leg. 61A, ca (...)
  • 50 Real Orden de 27-xii-1927, art. 6, Gaceta de Madrid, 28-xii-1927.

25Ni en Italia ni en España los intentos de adoctrinamiento de masas rurales por medio de conferencias dominicales dieron los resultados esperados46. Pese a las presiones de Martínez Anido desde Madrid, gobernadores civiles y delegados encontraron muchos problemas para celebrar las conferencias. En la provincia de Álava, por ejemplo, el gobernador se quejó amargamente de que la mayoría de los pueblos tenían una población muy pequeña, «agrícola en su totalidad y en los que se carece de personal apto para toda labor cultural», por lo que había tenido que recurrir a inspectores de primera enseñanza para la tarea, con el consecuente retraso que esto suponía en la celebración de las conferencias47. En Barcelona, las órdenes de Primo de Rivera de organizar las alocuciones dominicales llegaron en un momento en el que los delegados estaban ocupados preparando otras conferencias patrióticas en bibliotecas populares promovidas por la Diputación provincial, por lo que no fue hasta el verano de 1926 cuando los delegados Arenys de Mar y Manresa se dedicaron a preparar las conferencias dominicales48. Incluso en aquellas provincias donde los gobernadores se mostraron celosos en su labor organizadora, como fue el caso de Santander, pasado un mes de la publicación del decreto ni siquiera el 50% de los pueblos había celebrado su primera conferencia49. Ya fuera por carencia de recursos económicos o humanos, mala coordinación o simple falta de interés por parte de los alcaldes, lo cierto es que la celebración de las conferencias dominicales fue un tanto irregular y, para los primorriveristas, claramente insuficiente. Casi dos años después de su implantación, el gobierno insistía por Real Orden en la necesidad de fomentar la celebración de las conferencias dominicales en aquellos pueblos con poblaciones menores de 6.000 habitantes50.

  • 51 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 26-iv-26, AHN, Gobernación, serie A, leg. 61A, caja 3.
  • 52 Se debe tener en cuenta, no obstante, que estos informes se escribieron para solicitar la permanenc (...)

26Las causas del fracaso de las conferencias dominicales, y de la labor nacionalizadora de los delegados en general, debemos buscarlas en una combinación de factores políticos y económicos. En primer lugar, los antiguos caciques trataron de torpedear la acción de los delegados desde un principio. A pesar de la efectividad de los jefes del Ejército a la hora de destruir las redes políticas locales de la Restauración, algunos de los antiguos políticos permanecieron activos en la sombra. En abril de 1926, Martínez Anido ordenaba a sus subordinados no seguir «recomendaciones» de nadie, con la excepción de miembros de la Unión Patriótica, ya que «antiguos políticos», haciéndose pasar por partidarios de la Dictadura, estaban intentando influir en las decisiones de los gobernadores civiles51. Según los propios informes de los gobernadores enviados a Madrid a finales de 1927, el «virus de la vieja política» seguía siendo una amenaza para el régimen en Granada, Málaga, Orense, Teruel, Valencia y Vizcaya; y en una fecha tan tardía como diciembre de 1929, los gobiernos civiles de La Rioja y Navarra alertaban a Primo de Rivera de que el cese de los delegados daría lugar al inmediato resurgimiento del caciquismo en estas provincias52.

  • 53 Éste fue el caso, entre otros, de José del Olmo Medina, delegado en la provincia de Valencia que su (...)
  • 54 Entre los varios casos destaca el de Alberto Serrano Montaner, delegado en la provincia de Granada, (...)

27Claro que siempre cabía la posibilidad de que los «apóstoles de la patria» se convirtieran ellos mismos en caciques. Pese a las continuas advertencias desde Gobernación sobre la necesidad de obrar con una intachable moralidad, los delegados no siempre pudieron resistir la tentación de usar su poder para obtener beneficios personales y las acusaciones de corrupción no tardaron en aparecer. En ocasiones, los delegados fueron corrompidos por las antiguas élites políticas, que sobornaron a los oficiales para mantener el control de los gobiernos municipales53. En otros casos, los delegados fueron acusados de malversación de fondos públicos y tráfico de influencias políticas54. En todas estas incidencias, Martínez Anido, plenamente consciente del daño que estos cargos estaban haciendo a la imagen del régimen, no dudó en cesar fulminantemente a los delegados acusados (con independencia de si las diversas investigaciones que se abrieron declararon a los oficiales culpables o no); si bien no pudo detener el incesante goteo de acusaciones públicas.

  • 55 Los ayuntamientos de cada partido estaban obligados a pagar a prorrata el 25% del salario de los de (...)
  • 56 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 17-vi-1924, AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17A, (...)
  • 57 Ver la carta y el informe del ministro de la Guerra al subsecretario de Gobernación, 12-vi-1926, SH (...)

28El hecho de que los ayuntamientos fueran obligados a pagar parte del salario, el material y las dietas de los delegados, además de proporcionarles casa, oficina y escribiente, tampoco contribuyó a la aceptación popular de los «apóstoles de la patria»55. En muchos pueblos, estas retribuciones se convirtieron en una pesada carga para las arcas municipales y pronto surgieron problemas con los pagos. En junio de 1924, Martínez Anido demandó a los ayuntamientos mayor celeridad en sus pagos, ya que muchos de ellos no habían abonado una sola peseta a los delegados siete meses después de que éstos hubieran tomado posesión de sus cargos56. El problema de los impagos municipales afectó directamente al Ejército, pues eran las guarniciones militares las que tenían que adelantar el dinero a los delegados y luego recaudarlo de los ayuntamientos. En junio de 1926, el ministro de la Guerra escribía a Martínez Anido quejándose de que los ayuntamientos adeudaban «cantidades de relativa importancia y de fecha no reciente, sin que hayan sido suficientes las comunicaciones que se les ha dirigido insinuándoles al pago, ni aún acudiendo al Gobernador civil», lo cual había producido «trastornos en la contabilidad de casi todos los regimientos». Para ilustrar la magnitud del problema, el ministro de la Guerra adjuntaba un informe del gobernador militar de la 8.a Región en la que se mostraba cómo, solamente en el segundo semestre de 1925, los municipios gallegos y leoneses habían acumulado una deuda con la guarnición de más de 20.000 pesetas57.

  • 58 Entre aquellos que destacaron la incapacidad de los delegados para desempeñar funciones de gobierno (...)
  • 59 Mola Vidal, 1940, p. 1028. Críticas muy parecidas fueron expuestas por varios oficiales más como lo (...)
  • 60 Real Decreto de 21-ii-1930, Gaceta de Madrid, 22-ii-1930.

29El apoyo a la figura de los delegados gubernativos disminuyó gradualmente dentro y fuera del Ejército. Lo que había comenzado siendo una herramienta para desmantelar las viejas oligarquías locales acabó convirtiéndose en una incómoda institución vinculada a una represión indiscriminada y a escándalos políticos, además de ser una carga para las arcas municipales y militares. Todos estos factores repercutieron muy seriamente en la efectividad de la labor nacionalizadora de los delegados. Durante el Directorio Militar, la prioridad dada a las labores represivas hizo que las tareas propagandísticas fueran irregulares y carentes de coordinación, si bien es posible constatar una importante movilización en torno a festividades nacionalistas y ceremonias pro-gubernamentales, tanto en las áreas rurales como en las urbanas. Cuando, a partir de principios de 1926, el dictador quiso institucionalizar las conferencias dominicales, éstas fracasaron debido a problemas de organización, falta de colaboración de los alcaldes y reducción del número de delegados. A estas alturas de la Dictadura, el escepticismo inicial de la población con respecto a los delegados se había tornado en rechazo. Los testimonios contemporáneos nos dan buena cuenta de las consecuencias negativas que conllevaron las acciones de unos jefes militares no preparados para desempeñar labores administrativas y de gobierno local58. Como vino a recoger el general Mola, la gestión de los delegados «no pocas veces desafortunada y hasta inmoral de algunos y siempre antipática al elemento civil», acabó por acrecentar la animadversión de los civiles por todas las «instituciones armadas»59. Una entidad diseñada para nacionalizar y militarizar a la población produjo el efecto contrario al buscado, reforzando los valores civiles frente a los castrenses. Tan sólo tres semanas después de la caída del régimen, Berenguer, sabedor de la mala imagen que habían adquirido los apóstoles de la patria, ordenó el cese inmediato de todos los Delegados gubernativos60.

La educación premilitar y la gimnasia patriótica

  • 61 Los problemas de la educación premilitar vienen a destacarse en el Real Decreto de 27-ix-1912. La s (...)

30La figura de los delegados gubernativos fue concebida como una especie de «tratamiento de choque» y siempre fue presentada a la opinión pública como provisional. Sin embargo, el adoctrinamiento de las masas en valores nacionalistas estuvo en todo momento en la agenda política primorriverista y, desde muy pronto, el régimen empezó a diseñar un sistema educativo que pretendía adoctrinar a todos los niños y jóvenes españoles en principios nacionalistas, militaristas y autoritarios. Al igual que en muchos otros países europeos, en España existía un sistema de educación premilitar mediante el que los adolescentes recibían reducciones del tiempo a prestar en el Ejército, si atendían a una serie de cursos y prácticas de tiro en academias militares o privadas en los años anteriores a su ingreso a filas. Como tantas otras instituciones en la España de la Restauración, el sistema beneficiaba a las clases pudientes y nunca llegó a funcionar adecuadamente: el fraude a la hora de otorgar los diplomas era generalizado en las academias privadas, mientras que las asociaciones subvencionadas por el Estado, como el Tiro Nacional de España, carecían de dinero, campos de tiro, secciones provinciales e, incluso, socios, lo cual, obviamente, hacía imposible organizar escuelas militares para jóvenes61.

  • 62 Real Decreto de 8-v-1925, arts. 5 y 8,Colección Legislativa del Ejército, 1925, n.o 117, pp. 151-15 (...)
  • 63 Real Orden Circular de 27-vi-1925, «Instrucciones provisionales para el funcionamiento, régimen y d (...)
  • 64 Las sociedades patrióticas privadas podían cobrar una cuota por pertenecer al club, pero no por apu (...)

31La Dictadura reformó el modelo educativo premilitar de la Restauración, bajo los principios de unidad de doctrina, militarización y estatalización. El Real Decreto de 8 mayo de 1925 estableció que únicamente los oficiales del Ejército podían ser profesores de educación premilitar y puso a todas las escuelas públicas y privadas bajo control directo del Estado Mayor, para asegurar que la enseñanza fuera «idéntica» en cada centro de instrucción62. Al mes siguiente, el gobierno aprobó un nuevo plan de estudios para las academias premilitares en el que se enfatizaba la preparación física y la «educación ciudadana», esta última con el objetivo de fomentar la obediencia y el honor como valores supremos63. Y mostrando una vez más su interés por que las ideas patrióticas llegasen a las clases populares, el directorio decretó la gratuidad de todos los cursos de educación premilitar, a la par que se comprometía a crear nuevas escuelas estatales para extender las enseñanzas sin cargo alguno64.

  • 65 Real Decreto de 8-v-1925.
  • 66 Ver los informes sobre el viaje y el plan de la comisión en Aguilera y Osorio, 1928, pp. 60-63 y Vi (...)
  • 67 Ibid., pp. 62-67.

32Primo dejó bien claro desde un inicio que la reforma tenía un carácter transitorio. El objetivo del dictador era un sistema de enseñanza premilitar completamente nuevo y no una simple mejora del existente65. En el mismo mes en el que se aprobó la reforma, el Directorio formó una comisión interministerial para que propusiera la forma de crear un sistema de instrucción física y premilitar, que cubriera todos los centros educativos españoles desde la primaria hasta la universidad. Tras un viaje de estudios por diversos países europeos en la primavera de 1926, la comisión, presidida por el general Villalba, presentó un plan para el mejoramiento de la «raza» por el que se establecería la obligatoriedad de practicar ejercicios gimnásticos en todos los centros educativos, «en las asociaciones privadas y empresas particulares, y hasta en la enseñanza doméstica», para todos los españoles de ambos sexos entre seis y dieciocho años66. Todos los niños y adolescentes serían obligados a tener una tarjeta biométrica, con la que el régimen pudiera seguir el desarrollo «físico y moral» de los jóvenes. La educación estrictamente premilitar se concebía como una continuación de la instrucción física infantil y se impondría a todos los jóvenes de dieciocho años, que serían educados en valores patrióticos y militares en escuelas estatales. Por último, la comisión propuso la creación de un sistema de «educación posmilitar», en el que se siguiera adoctrinando en estos mismos centros estatales a los hombres, una vez hubieran concluido su servicio en el cuartel, hasta los treinta y ocho años67.

  • 68 Sobre las ideas de crear un «hombre nuevo» en la Europa de entreguerras, ver Mosse, 1996, pp. 155-1 (...)
  • 69 Reyes Sanz, 1921, pp. i-viii.
  • 70 Aguilera y Osorio, 1928, p. 63. Este discurso pseudocientífico que enfatizaba la maternidad como la (...)
  • 71 Villalba y Riquelme, 1927, p. 49. Posiciones muy similares a las de Villalba fueron también defendi (...)

33La obsesión primorriverista por la mejora de la condición física de los españoles y la creación de un «hombre nuevo» debemos entenderla dentro de las tendencias socio-darvinistas que se popularizaron en la Europa de entreguerras68. En los años veinte, algunos oficiales del Ejército español habían llegado a la conclusión de que la idea de que sólo las especies más fuertes sobreviven en la naturaleza era extrapolable a razas y naciones, concebidas éstas como un todo orgánico, por lo que el Estado tenía la obligación de procurarse hombres fuertes que fueran capaces de defender a la patria en momentos de peligro69. Los planes de educación física y premilitar de la Dictadura no sólo mostraron un claro deseo de mejorar el físico de los varones, sino que, en lo que constituyó una de las apuestas más innovadoras del régimen, pusieron especial interés en la educación femenina. Para los primorriveristas las mujeres constituían la piedra angular de la regeneración física de la raza española y las niñas, en tanto que futuras madres, debían ser entrenadas para fortalecer sus cuerpos y educar adecuadamente a sus hijos70. Las reflexiones del general Villalba sobre los modelos europeos de enseñanza de gimnasia femenina, le llevaron a proponer un sistema de educación física obligatorio para todas las jóvenes españolas. Este modelo, en realidad sin parangón en ningún país europeo, defendía el entrenamiento «científico» por parte del Estado de todas las niñas entre seis y dieciocho años y, para asegurarse de que una buena parte de la población se viera forzada a seguir la instrucción física gubernamental, se hacía obligatoria la presentación de la tarjeta biométrica para acceder al sistema educativo nacional, así como a cualquier puesto de trabajo en la administración pública71.

  • 72 El proyecto Cárdenas también solicitaba la creación de una asociación nacional femenina que combina (...)
  • 73 Para el caso italiano, ver Caldwell, 1986.

34Los planes de educación femenina presentados a Primo de Rivera en 1927 por parte de la Comisión Ciudadana, Física y Premilitar denotan ya claramente una naturaleza totalitaria. El «Proyecto nacional de Educación Física Femenina», firmado por la inspectora de primera enseñanza Cándida Cárdenas y Campo, consideraba que «las mujeres como ciudadanas, [tenían] tanta obligación como el hombre de defender a su patria y contribuir a su progreso», y solicitaba que las españolas recibieran educación física y adoctrinamiento político de los tres a los veinticinco años, «en el hogar y en todas las escuelas desde párvulos a las universidades, públicas y privadas»72. El modelo de doña Cándida también acudía a la tarjeta biométrica como mecanismo de control pero su alcance iba mucho más allá que en el plan de Villalba. Aquellas mujeres que no presentaran la tarjeta en la que se mostrara su adecuada condición física, quedarían automáticamente excluidas, no sólo del acceso a puestos de trabajo en la administración estatal, provincial o municipal, sino de trabajos en fábricas y talleres privados. Incluso el matrimonio les quedaría prohibido a aquellas que no hubieran alcanzado la formación física adecuada, ya que, argumentaba la inspectora, las mujeres tenían el incuestionable deber de educar a sus hijos con «vigor, salud y energía» y aquellas no suficientemente preparadas estaban traicionando a la nación. El proyecto de plan nacional de educación física femenina suponía una intervención estatal sin precedentes a la hora de controlar la vida de las españolas en el trabajo, el hogar y la escuela. El régimen prácticamente borraba la separación entre la esfera pública y la privada y las posibilidades de confrontación con la Iglesia católica y los patronos se disparaban. Conviene también advertir aquí, que, frente al papel completamente pasivo que el fascismo italiano otorgaba a las mujeres en su labor de «reproductoras de la nación», condenándolas a labores domésticas, marginándolas en el sistema educativo y apartándolas de la administración pública, los primorriveristas concibieron la «creación» de la «madre patriótica» como un proceso radical dirigido por el Estado, en el que se planeaban unos niveles de intervencionismo y control inconcebibles en la Italia de los años 2073.

  • 74 La creación del SNEFCP vino precedida de la formación del Comité Nacional de Cultura Física en novi (...)
  • 75 General José Villalba a Presidente, 2-ii-1929, «Propuesta para el cumplimiento del Real Decreto de (...)
  • 76 Ibid.

35La Dictadura, no obstante, encontró muchos problemas a la hora de poner en práctica sus proyectos «educativos» y no fue hasta enero de 1929 cuando se creó el Servicio Nacional de Educación Física Ciudadana y Premilitar (SNEFCP), bajo la dirección del general Villalba74. El SNEFCP tenía como objetivo transmitir las ideas del líder de la nación a las masas y estaba formado por oficiales en situación de disponibles forzosos, con lo que, mientras se aumentaban las labores de propaganda, se pretendía también aliviar el exceso de oficiales inactivos en el Ejército español. La estructura orgánica del SNEFCP copiaba el modelo jerárquico de los delegados gubernativos, ubicando a los oficiales bajo el mando de los gobernadores civiles quienes eran, a su vez, responsables ante Villalba. Los oficiales tenían además unos deberes muy parecidos a los de los delegados gubernativos, que incluían dar conferencias patrióticas para adultos y dirigir los diversos programas de gimnasia y educación premilitar en cada uno de los distritos judiciales. Decidido a que la «educación ciudadana» llegase a toda la población adulta, Villalba ordenó a sus hombres que recabasen la ayuda de los alcaldes y los líderes locales de la Unión Patriótica para reunir al mayor número de público en sus conferencias, que debían celebrarse los domingos y otros festivos. En lo que respecta a la educación premilitar, Villalba tuvo muy claro que debía «dirigirse a las masas, a la totalidad, y no a obtener unos cuantos sujetos excepcionales»75. Además, el director del SNEFCP pidió a sus oficiales que, por encima de la instrucción militar y los ejercicios de tiro, hicieran hincapié en la enseñanza de la «educación moral» e intentaran «desarrollar en la audiencia el sentimiento de los grandes intereses nacionales, la exaltación del amor a la patria […] y todo aquello que tienda a hacerles sentirse orgullosos de ser españoles»76.

  • 77 Sobre la preparación del curso, ver el manuscrito Programa sobre una formación de ciudadanía españo (...)
  • 78 Las conferencias se recogieron en el libro Cursos de ciudadanía (1929) cuya primera tirada de 20.00 (...)
  • 79 Real Orden Circular, 2-iii-1929, Colección Legislativa del Ejército, 1929, n.o 84, pp. 137-138.

36Los delegados gubernativos habían recibido muchas críticas debido a su falta de preparación como educadores de civiles y Villalba no estaba dispuesto a que esto se repitiera con sus nuevos «apóstoles de la patria». En marzo de 1929, Villalba organizó un curso de adoctrinamiento político de oficiales del SNEFCP, con la inestimable colaboración de Primo de Rivera77. El curso, celebrado en el Alcázar de Toledo, vino a reunir a la flor y nata de los ideólogos primorriveristas que, durante 20 días, conferenciaron a 50 oficiales del SNEFCP, los cuales también recibieron clases teóricas y prácticas de educación física en la Escuela Central de Gimnasia78. Ese mismo mes de marzo, el régimen movilizó a sus subordinados para facilitar la misión de los oficiales del SNEFCP. Los gobernadores civiles y los alcaldes recibieron órdenes de coordinar sus esfuerzos para ayudar a los oficiales del SNEFCP, proporcionándoles locales para las conferencias, campos de tiro y gimnasios, y haciendo propaganda de todos sus cursos y mítines79.

  • 80 Además, los gobernadores debían imponer a los ayuntamientos la inclusión de una partida especial pa (...)
  • 81 Real Orden Circular de 7-xii-29, Colección Legislativa del Ejército, 1929, n.o 381, p. 446.
  • 82 Una vez caído el régimen, Primo de Rivera vendría a reconocer que el SNEFCP careció del dinero nece (...)
  • 83 El número de jefes en el Anuario Militar de España de 1930 y la falta de jefes en los partidos judi (...)

37Pese a todos sus esfuerzos por mejorar las facultades pedagógicas de los propagandistas, la Dictadura volvió a encontrarse con problemas parecidos a los que padeció con los delegados gubernativos. Muchos alcaldes rechazaron facilitar los servicios y locales que se les exigía para ayudar a los «jefes locales» del SNEFCP, alegando que no tenían fondos asignados a tal fin en el presupuesto anual. A principios de julio de 1929, el número de ayuntamientos que negaba su cooperación era tal que Martínez Anido ordenó a los gobernadores civiles que presionaran a particulares y asociaciones privadas para que cedieran gratuitamente sus locales, campos de tiro y gimnasios al SNEFCP80. Por otro lado, la incapacidad de Villalba para organizar de un modo adecuado el SNEFCP también afectó seriamente la efectividad de la labor «educadora». En diciembre de 1929, el gobierno reconocía que el SNEFCP aún no estaba definitivamente organizado y suspendía todos los concursos para cubrir las vacantes de jefes locales81. La suspensión de los concursos no se debía a que se hubiera colmado el cupo de jefes locales, sino a problemas de organización dentro del SNEFCP, que se vieron agravados por el insuficiente presupuesto con el que la Dictadura había dotado a la institución82. Cuando la Dictadura cayó en enero de 1930, tan sólo 267 oficiales habían sido nombrados jefes locales y, a finales de ese año, el 50% de los partidos judiciales en España seguían a la espera de que se les asignara un oficial del SNEFCP83.

  • 84 Las reformas de Berenguer en Navajas Zubeldia, 1991, p. 113.
  • 85 Sobre el cese de los jefes, ver el Diario Oficial del Ministerio del Ejército, 4-i-1931, y para la (...)

38El sueño primorriverista de crear una nueva sociedad «educada» por el Ejército en principios nacionalistas y militaristas nunca se hizo realidad. La mayoría de los proyectos destinados a crear unas instituciones estables de adoctrinamiento de masas no llegaron a ponerse en marcha y el SNEFCP careció de recursos, colaboración por parte de los municipios y tiempo para tener un funcionamiento efectivo. La «Dictablanda» reformó el sistema de educación premilitar y de adultos, suprimiendo la «educación ciudadana», rasgo primorriverista por excelencia, y transformando a los jefes locales en «inspectores», cuya misión pasó a ser la de supervisar a los maestros, nuevos encargados de impartir la educación física y premilitar84. Pero el nuevo sistema también estaba condenado al fracaso. En enero de 1931, Berenguer ordenó a los jefes locales cesar en sus actividades y tres meses más tarde, el gobierno provisional de la República disolvía el reformado Servicio Nacional de Educación Física y Premilitar85.

Una nacionalización negativa

39¿Cuál fue el efecto del uso del Ejército como institución nacionalizadora fuera de los cuarteles durante la Dictadura? En líneas generales, el uso de militares como «educadores» de masas fue un fracaso. Si bien es cierto que, en un principio, los delegados lograron celebrar un buen número de ceremoniales nacionalistas y con ello movilizar a buena parte de la población, la imagen pública de los oficiales pronto se deterioró debido a sus acciones de represión indiscriminada, acusaciones de corrupción y al coste que suponían para los municipios. Esta pérdida de prestigio entre la población estuvo condicionada por la propia naturaleza de la misión de los delegados, que combinaba el papel de comisario político con el de «apóstol de la patria», con lo que se fusionaba represión e instrucción en una misma figura. Cuando el régimen creó una institución específicamente dedicada a «educar» a la población, el SNEFCP se encontró con los mismos problemas de infradotación y falta de apoyo de los municipios, además de carecer del tiempo material necesario para que su labor tuviera algún impacto en la población. En realidad, el uso de militares como propagandistas fuera de los cuarteles tuvo el efecto contrario al buscado por la Dictadura y, como algunos oficiales notaron, la labor de los delegados no sólo vino a denigrar al régimen sino a todo el Ejército. Esto, a su vez, tuvo consecuencias importantes a la hora de desacreditar la idea oficial de España, ya que los delegados continuamente presentaron la nación, el régimen y el Ejército como un todo, con lo que la pérdida de apoyo popular de la Dictadura se convirtió en un creciente rechazo de la idea primorriverista de España. En cierto modo, el efecto que tuvo el adoctrinamiento militar de la sociedad civil fue lo que se puede denominar una «nacionalización negativa», en donde la creciente oposición a los agentes del Estado propagadores de la idea oficial de nación corrió paralela al rechazo de esa idea de España defendida por esos agentes. El hecho de que todos aquellos grupos que proponían un concepto alternativo de España y que fueron perseguidos por la Dictadura (republicanos, carlistas, anarquistas, regionalistas, nacionalistas catalanes y vascos…), resurgieran con más apoyo popular que nunca inmediatamente después de la caída de Primo de Rivera, mientras que los antiguos ideólogos del régimen (primero reunidos en la Unión Monárquica Nacional y luego en torno a la Renovación Española) fueran continuamente marginados por el electorado, muestra la falta de aceptación popular del concepto primorriverista en España.

  • 86 Cardona, 1983, pp. 104-105 y Ballbé, 1983, p. 309.
  • 87 El discurso de Calvo Sotelo en Lleixà, 1986, pp. 135-136.
  • 88 Las palabras de Jorge Vigón en Losada Malvárez, 1990, p. 132.
  • 89 Blanco Escolá, 1989, p. 194.

40Este fracaso, no obstante, no significó que las políticas primorriveristas de nacionalización de masas no tuvieran trascendencia en el futuro. Por un lado, el uso de oficiales en tareas políticas y administrativas fuera de los cuarteles durante la Dictadura explica en buena medida la disposición de los militares a intervenir en asuntos civiles durante la década de los años 3086. Por otra parte, los primorriveristas mantuvieron sus principios militaristas en los años republicanos, defendiendo la tarea del Ejército de orientar políticamente a los ciudadanos y la supremacía castrense sobre el poder civil. Durante la campaña electoral de febrero de 1936, el entonces líder de los monárquicos alfonsinos, Calvo Sotelo, hizo un llamamiento al Ejército para que liquidara la República y proclamó que en el «Estado nuevo» se daría una «transfusión de las virtudes militares» a toda la sociedad civil, para recobrar la conciencia «ciudadana y patriótica»87. Y así lo entendieron los generales rebeldes durante la guerra civil, imponiéndose desde el inicio de la contienda la tarea de «nacionalizar y desintoxicar a las masas, de crear de nuevo el Estado y de organizar la sociedad»88. Nada nuevo, pues, cuando Francisco Franco declarara en 1942, durante la reapertura de la Academia General Militar de Zaragoza, la conveniencia de que los modos militares trascendieran a la sociedad civil89. En el centro de la justificación franquista se encontraba la creencia primorriverista de que el Ejército debía forjar a los ciudadanos con valores militares y nacionalistas.

Haut de page

Bibliographie

Abreviaciones
ADPB: Arxiu Diputació Provincial de Barcelona.
AGA: Archivo General de la Administración del Estado de Alcalá de Henares.
AHN: Archivo Histórico Nacional de Madrid.
FF CC: Sección Fondos Contemporáneos del AHN.
SHM: Servicio Histórico Militar de Madrid.

Adán Cañizal, Francisco y Tarrasa de Entrambasaguas, Antonio (1926 a), Libro de cuota manual para la enseñanza y examen de los reclutas de servicio reducido con arreglo a las bases de la Real Orden de 11 de febrero 1926 (2 vols.), Valencia.

Adán Cañizal, Francisco y Tarrasa de Entrambasaguas, Antonio (1926 b), Ciudadanía, Valencia.

Aguilera y Osorio, Joaquín de (1928), Memoria sobre la organización de la educación física en Francia, Alemania, Suecia e Italia, Madrid.

Álvarez Junco, José (2001 a), «El nacionalismo español. Las insuficiencias de la acción estatal», Historial Social, 40, pp. 29-51.

Álvarez Junco, José (2001 b), Mater Dolorosa. La idea de España en el sigloxix, Madrid.

Ballbé, Manuel (1983), Orden público y militarismo en la España constitucional (1812-1983), Madrid.

Balfour, Sebastian (1996), «“The Lion and the Pig”. Nationalism and National Identity in Fin-de-Siècle Spain», en Clare Mar-Molinero y Angel Smith (eds.), Nationalism and the Nation in the Iberian Peninsula. Competing and Conflicting Identities, Oxford-Washington, pp. 107-118.

Balfour, Sebastian (1997), The End of the Spanish Empire1898-1923, Oxford-Nueva York.

Balfour, Sebastian y La Porte, Pablo (2000), «Spanish Military Cultures and the Moroccan Wars (1909-1936)», European History Quarterly,30 (3), pp. 307-332.

Ben-Ami, Shlomo (1983), Fascism from above. The Dictatorship of Primo de Rivera in Spain (1923-1930), Oxford-Nueva York.

Blanco Escolá, Carlos (1989), La Academia General Militar de Zaragoza(1928-1931), Barcelona.

Blas Guerrero, Andrés de (1989), Sobre el nacionalismo español, Madrid.

Blas Guerrero, Andrés de (1994), «Los nacionalismos españoles ante el Estado autonómico», en Justo G. Beramendi, Ramón Máiz Suárez y Xosé M. NúñezSeixas (eds.), Nationalism in Europe. Past and Present. Actas do Congreso internacional os Nacionalismos en Europa. Pasado e Presente [Santiago de Compostela, 27-29 de setembro de 1993] (2 vols.), Santiago de Compostela, vol. 2, pp. 39-52.

Boyd, Carolyn P. (1997), Historia Patria. Politics, History, and National Identity in Spain (1875-1975), New Jersey.

Breuilly, John (1982), Nationalism and the State, Nueva York.

Caldwell, Lesley (1986), «Reproducers of the Nation. Women and the Family in Fascist Italy», en David Forgacs (ed.), Rethinking Italian Fascism. Capitalism, Populism and Culture, Londres, pp. 110-141.

Calvo Sotelo, José (1931), Mis servicios al Estado. Seis años de gestión. Apuntes para la historia, Madrid.

Cardona, Gabriel (1983), El poder militar en la España contemporánea hasta la guerra civil, Madrid.

Crespo Coto, Ignacio (1927), Pedagogía militar elemental, Ceuta.

Díaz Enríquez, A. (1926), La educación del soldado.Obra escrita expresamente para los individuos que deseen reducir el tiempo de servicio a filas y en especial, para los que aspiran a ser clases y oficiales de complemento, Madrid.

Escartín y Lartiga, Eduardo (1905), El Ejército en la acción política. Conferencia, Madrid.

Espadas Burgos, Manuel (1983), «La Institución Libre de Enseñanza y la formación del militar español durante la Restauración», en Temas de Historia Militar (2 vols.), vol. 1: Comunicaciones del Primer Congreso de Historia Militar (Zaragoza, 1982), Madrid, pp. 495-514.

E. T. L. [seudónimo de Enrique Tomás y Lucas] (1928), En la dictadura.Por pueblos y aldeas: de las memorias de un delegado gubernativo, Toledo.

Fanjul y Goñi, Joaquín (1907), Misión social del Ejército, Madrid.

Fox, Inman (1997), La invención de España. Nacionalismo liberal e identidad nacional, Madrid.

Fuller, John Frederick Charles (1925), Educación del soldado para la guerra, Madrid.

Fusi Aizpúrua, Juan Pablo (1990), «Revisionismo crítico e historia nacionalista (A propósito de un artículo de Borja de Riquer)», Historia Social, 7, pp. 127-134.

Fusi Aizpúrua, Juan Pablo (2000), «Los nacionalismos y el Estado español. El siglo xx», Cuadernos de Historia Contemporánea, 22, pp. 21-52.

García Figueras, Tomás y Matta y Ortigosa, José de la (1916), Elementos de educación moral del soldado, Sevilla.

García y Pérez, Antonio (1906), Militarismo y socialismo, Madrid.

Gellner, Ernest (1983), Nations and Nationalism, Ithaca (N. Y.).

Gentile, Emilio (1994), Il culto del littorio. La sacralizzacione della politica nell’Italia fascista, Bari.

Gómez Navarro, José Luis (1991), El Régimen de Primo de Rivera. Reyes, dictaduras y dictadores, Madrid.

González Calbet, María Teresa (1987), La Dictadura de Primo de Rivera. El Directorio Militar, Madrid.

González Calleja, Eduardo (1999), El máuser y el sufragio. Orden público, subversión y violencia política en la crisis de la Restauración (1917-1931), Madrid.

Hechter, Michael (2000), Containing Nationalism, Oxford.

Hernández Mir, Francisco (1930), La dictadura ante la historia. Un crimen de lesa patria, Madrid.

Holguín, Sandie Eleanor (2002), Creating Spaniards. Culture and National Identity in Republican Spain, Madison.

Ibáñez Marín, José (1899), La educación militar, Madrid.

Iradier y Herrero, Teodoro de (1924), Catecismo del ciudadano, Madrid.

Janowitz, Morris y Wesbrook, Stephen D. (1983), The Political Education of Soldiers, Beverly Hills.

Jensen, Greoffrey (2000), «Military Nationalism and the State. The Case of Fin-De-Siècle Spain», Nations and Nationalism, 6 (2), pp. 257-274.

Linz, Juan José, (1973), «Early State-Building and the Late Peripheral Nationalisms Against the State. The Case of Spain», en Samuel Noah Eisenstadt y Stein Rokkan (eds.), Building States and Nations (2 vols.), vol. 2: Analyses by Region, Beverly Hills-Londres, pp. 32-116.

Lleixà, Joaquim (1986), Cien años de militarismo en España. Funciones estatales confiadas al ejército en la Restauración y el franquismo, Barcelona.

López Martín, Ramón (1986), «Las Conferencias dominicales. Una actividad de educación popular en la dictadura de Primo de Rivera», en Ramón Bassa (coord.), Moviment obrer i educació popular. Actes de les VIIIe Jornades d’Historia de l’Educació als Països Catalans (Punta Prima de Menorca, maig de 1986), Palma de Mallorca, pp. 111-118.

Losada Malvárez, Juan Carlos (1990), Ideología del ejército franquista (1939-1959), Madrid.

Martí, Manuel y Archilés, Ferrán (1999), «La construcción de la Nación española durante el siglo xix. Logros y límites de la asimilación en el caso valenciano», Ayer, 35, pp. 171-190.

Mas y Casterad, José (1926), Moral, educación e instrucción. El único libro para el soldado que comprende en forma abreviada, clara y sencilla todo lo que debe conocer el recluta para el desempeño de su obligación, Zaragoza.

Mola Vidal, Emilio (1940), Obras completas, Valladolid.

Mosse, George Lachmann (1996), The Image of Man. The Creation of Modern Masculinity, Nueva York.

Nash, Mary (1999), «Un/Contested Identities. Motherhood, Sex Reform and the Modernization of Gender Identity in Early Twentieth-Century Spain», en Victoria Lorée Enders y Pamela Beth Radcliff (eds.), Constructing Spanish Womanhood. Female Identity in Modern Spain, Albany (N. Y.), pp. 25-49.

Navajas Zubeldia, Carlos (1991), Ejército, estado y sociedad en España (1923-1930), Logroño.

Navarro García, Máximo (1920), Cartilla para el soldado. Máximas de moral militar, Madrid.

Núñez Seixas, Xosé Manoel (1999), Los nacionalismos en la España contemporánea (siglosxix yxx), Barcelona.

Núñez Seixas, Xosé Manoel (2001), «The Region as Essence of the Fatherland. Regionalist Variants of Spanish Nationalism (1840-1936)», European History Quarterly, 31 (4), pp. 483-518.

Pérez Hernández, Justo (1921), La sociología del soldado. Un curso de conferencias sociales en los cuarteles, Badajoz.

Plaza Oritz, Juan (1928), La sociología y el ejército (varios temas económico-sociales al alcance de todos), Toledo.

Pozo Andrés, María del Mar del (2000), Currículum e identidad nacional. Regeneracionismos, nacionalismos y escuela pública (1890-1939), Madrid.

Primo de Rivera, Miguel (1916), «Prólogo», en Tomás García Figueras y José de la Matta y Ortigosa, Elementos de educación moral del soldado, Sevilla, pp. xi-xv.

Primo de Rivera, Miguel (1927), Actuación ciudadana que corresponde al Ejército. Conferencia pronunciada por el presidente del Consejo de Ministros, Excmo. Señor D. Miguel Primo de Rivera, en el Casino de Clases de Madrid el día 26 de octubre de 1927, Madrid.

Primo de Rivera, Miguel (1929), «Prólogo», en Eduardo Pérez Agudo, Cursos de Ciudadanía. Conferencias pronunciadas en el Alcázar de Toledo (marzo de 1929), Madrid, pp. ix-xi.

Primo de Rivera, Miguel (1930), La obra de la dictadura. Sus cuatro últimos artículos, Madrid.

Pumarola Alaiz, Luis (1928), Democracia y ejército. Vulgarización sobre los fines y medios del ejército en la sociedad actual, Toledo.

Reyes Sanz, Eduardo de los (1921), El ejército y su influencia en la educación física nacional, Manresa.

Riquer i Permanyer, Borja de (1990), «Sobre el lugar de los nacionalismos-regionalismos en la historia contemporánea española», Historia Social, 7, pp. 105-126.

Riquer i Permanyer, Borja de (1994), «La débil nacionalización española del siglo xix», Historia Social, 20, pp. 97-114.

Rodríguez del Barrio, Ángel (1925 a), «Conferencias de la guarnición de Barcelona», Memorial de Infantería, 167, pp. 305-331.

Rodríguez del Barrio, Ángel (1925 b), «Conferencias de la guarnición de Barcelona. Continuación. Anotaciones o apostillas a las dos conferencias de infantería», Memorial de Infantería,167, pp. 384-399.

Royo Villanova, Antonio (1919), La misión educativa del Ejército, Madrid.

Rueda y Maestro, Emilio de (1925), La moral militar. Conferencia dada a los Oficiales de Complemento de todos los Cuerpos y Armas del Ejército que asistieron al Curso de 1925 por el Comandante de Infantería del Batallón de Instrucción Emilio de Rueda y Maestro, Madrid.

Ruiz Fornells, Enrique(1894), La educación moral del soldado, Toledo.

Segarra i Estarelles, Josep Ramón (2001), «Imaginar la región y naturalizar la nación. La obra de Vicente Foix», en Ciudadanía y nación en el mundo hispano contemporáneo. VII Simposio ciudadanía y nación en el mundo hispano (Vitoria-Gasteiz, 4-6 de julio de 2001), Vitoria, pp. 139-162.

Serrano, Carlos (2000), El turno del pueblo. Crisis nacional, movimientos populares y populismo en España (1890-1910), Barcelona.

Soto, Ramón (1925), «Conferencias para el soldado», Memorial de Infantería, 161, pp. 384-390.

Villalba y Riquelme, José (1927), Organización de la educación física e instrucción premilitar en Francia, Suecia, Alemania e Italia (viaje de estudio), Madrid.

Villalba y Riquelme, José (1928), «Prólogo», en Ricardo Villalba Rubio, Método de instrucción integral para el recluta y soldado de Infantería, Toledo, pp. v-vii.

Villalba Rubio, Ricardo (1928), Método de instrucción integral para el recluta y soldado de Infantería, Toledo.

Weber, Eugen (1976), Peasants into Frenchmen. The Modernization of Rural France (1870-1914), Stanford.

Haut de page

Notes

1 Para el papel del Ejército como institución clave en el proceso de nacionalización de masas ver, por ejemplo, Breuilly, 1982; Gellner,1983; Hechter, 2000 y Janowitz y Wesbrook,1983.

2 Weber, 1976, pp. 292-302.

3 Gentile, 1994, pp. 18-19.

4 La tesis de la débil nacionalización por parte del Estado fue defendida por primera vez en los años 70 por Linz, 1973 y pasó a ser ampliamente aceptada en los trabajos de Riquer i Permanyer, 1990 y 1994 y FusiAizpúrua, 1990 y 2000, cuando, a principios de la década de los 90, estos autores debatieron sobre el surgimiento de los nacionalismos periféricos y su relación con el Estado. Esta tesis ha sido posteriormente matizada por otros historiadores como Álvarez Junco, 2001 b y Blas Guerrero, 1989 y 1994, por un lado, quienes sostienen que el proceso de nacionalización fue parcialmente exitoso si se compara con otras naciones europeas y, por otra parte, por autores como Martí y Archilés, 1999; Núñez Seixas, 2001 y Segarra i Estarelles,2001, que defienden que la adquisición de una identidad nacional española fue compatible con la formación de identidades regionales a lo largo del siglo xix y principios del xx.

5 Álvarez Junco,2001 a, pp. 40-42 y Núñez Seixas,1999, pp. 24-25.

6 Serrano, 2000, pp. 22-49.

7 El porcentaje de aquéllos declarados útiles para ingresar a filas entre los años 1914 y 1923 fue del 54,35%. Hemos calculado el dato a partir de las cifras anuales del periodo facilitadas en el Anuario Estadístico de España(1923-1924).

8 Entre la reciente historiografía sobre el nacionalismo español que ha incorporado el análisis de las instituciones estatales destacan las obras de Boyd, 1997;Fox, 1997;Pozo Andrés,2000; Álvarez Junco,2001 b y Holguín,2002.

9 Entre las obras más influyentes en academias y casinos militares conviene señalar la de Ruiz Fornells, 1894 (desde 1895 convertida en libro de texto de la Academia de Infantería y que a la altura de 1918 había alcanzado su octava edición), el premiado libro de Fanjul y Goñi,1907, y el también galardonado de Navarro García, 1920. Otros libros de oficiales publicados en la época que hacían hincapié en la necesidad de mejorar la educación de los soldados y que «recogían» el discurso regeneracionista fueron Escartín y Lartiga, 1905; García Pérez, 1906; Pérez Hernández, 1921; Ibáñez Marín, 1899 y García Figueras y Matta y Ortigosa,1916. Para la idea de que el Ejército debía observar un culto religioso al patriotismo, ver Ruiz Fornells, 1894, p. 116. Para la cita de la obligación de la oficialidad de predicar la religión de la patria, ver Fanjul y Goñi, 1907, pp. 21-22.

10 Para la importancia de promover símbolos nacionales, ver Ruiz Fornells, 1894, pp. 110-128; Fanjul y Goñi, 1907, pp. 76-91; Navarro García, 1920, pp. 17 y 22-41, así como García Figueras y Matta y Ortigosa,1916, pp. 37-41. Para la transformación del sistema de reclutamiento, ver ibid., pp. 66-67; Fanjul y Goñi, 1907, p. xiv y Ruiz Fornells,1894, p. 50. Para la reforma del sistema educativo militar haciendo hincapié en la educación moral y física de los reclutas, ver Fanjul y Goñi,1907, pp. 137-141. Otros ejemplos de peticiones de la reforma del sistema educativo en los cuarteles en Espadas Burgos, 1983, pp. 508-510.

11 Primo de Rivera,1916, pp. xi-xiv. Esta idea de educar a las clases populares en valores patrióticos como contrapeso ideológico la encontramos a menudo en los escritos de la oficialidad. Ver por ejemplo, Fanjul y Goñi, 1907, pp. 3-4; Escartín y Lartiga, 1905; García Pérez,1906 y Pérez Hernández,1921. La idea de promocionar valores militares y nacionalistas en las escuelas se encuentra también en García Figueras y Matta y Ortigosa, 1916, pp. 175-181; Ruiz Fornells, 1894, p. 130 y Fanjul y Goñi, 1907, pp. 141-146. En ocasiones fueron los propios civiles los que solicitaron el uso del Ejército como educador de masas fuera del cuartel (ver Royo Villanova, 1919).

12 Para el nacionalismo militar, como uno de los varios nacionalismos españoles que surgieron tras el 98, ver Balfour, 1996. Un análisis de este nacionalismo militar y su relación con el Estado en Jensen, 2001.

13 Balfour, 1997, p. 171. Ver también Balfour y La Porte,2000, p. 314.

14 González Calbet, 1987, p. 49.

15 Entre los libros «educativos» publicados por oficiales y dirigidos tanto a compañeros de la oficialidad como a reclutas y paisanos encontramos las obras de Iradier y Herrero, 1924; Fuller, 1925; Adán Cañizal y Tarrasa de Entrambasaguas, 1926 a y b; Mas y Casterad, 1926 (esta obra fue declarada de utilidad general para la enseñanza por la Real Orden de 29-iii-1926); Díaz Enríquez, 1926 así como Villalba Rubio, 1928; Pumarola Alaiz, 1928; Crespo Coto,1927 y Plaza Ortiz, 1928. Algunas de estas obras fueron escritas respondiendo a la campaña gubernamental de promoción de «libros patrióticos», lanzada por Real Orden de 29-i-1926. En cuanto a la organización de conferencias para adoctrinar a los oficiales en los principios del régimen de la Dictadura también se mostró muy activa y el propio Primo de Rivera participó en los cursos para oficiales y suboficiales organizados por el General Leopoldo Saro en Madrid (ver Primo de Rivera,1927). Primo de Rivera también prologó el libro editado con las conferencias del curso que se dio en el Alcázar de Toledo por parte de los más importantes ideólogos del régimen a 50 oficiales convertidos en «instructores patrióticos» (ver Primo de Rivera,1929). Más adelante volveremos en el texto a los cursos de Toledo. Otras conferencias posteriormente publicadas fueron las de Rueda y Maestro, 1925; Rodríguez del Barrio,1925 a y b, así como Soto, 1925.

16 Para los conceptos de «hombre nuevo», «ciudadano soldado» y las ideas del Ejército como representación de la «nación en armas», ver Iradier y Herrero, 1924, pp. 8 y 17-19. La idea de una instrucción militar y nacionalista desde la infancia para mejorar la raza era muy popular entre los primorriveristas. Ver, por ejemplo, Adán Cañizal y Tarrasa de Entrambasaguas, 1926 b, pp. 97-104; Pumarola,1928, p. 52 y Villalba y Riquelme,1928, p. 14.

17 Mas y Casterad, 1926, pp. 15-16. Ver también Iradier y Herrero, 1924, pp. 18-19.

18 Para el uso fascista de los conceptos de «uomo nuovo» y «cittadini soldati», ver Gentile,1994, pp. 186-188.

19 Mas y Casterad,1926, pp. 13-16.

20 Real Orden de 24-iv-1926. El nuevo estatuto para los centros culturales militares está recogido en la Real Orden Circular de 13-iv-1927, Colección Legislativa del Ejército, 1927, n.o 198, pp. 250-252. Para las transformaciones legales de los casinos de suboficiales, ver la Real Orden Circular de 9-viii-1927, Colección Legislativa del Ejército, 1927, n.o 334, p. 419.

21 El Real Decreto de 20-ii-1927, que establecía la Academia General Militar de Zaragoza, especificaba que su objetivo fundamental era establecer un «espíritu militar común en todos los cuerpos del Ejército» y resaltaba la «instrucción moral» de los cadetes como una de sus prioridades (Colección Legislativa del Ejército, 1927, n.o 94, pp. 119-124).

22 Para las distintas facciones dentro del Ejército, su apoyo al golpe de Primo de Rivera y su posterior evolución dentro del régimen, ver Gómez Navarro, 1991, pp. 353-390 y Ben-Ami, 1983, p. 76.

23 La creación de los delegados gubernativos y las primeras instrucciones para éstos, en el Real Decreto de 20-x-1923, Gaceta de Madrid, 21-x-1923.

24 Un buen número de instrucciones a los delegados durante los primeros meses de la Dictadura está recogido en el Real Decreto de 20-x-1923, Real Orden de 9-xii-1923 y Real Decreto de 20-iii-1924. Ver, además, las circulares de Primo de Rivera a los delegados gubernativos de 5-iv-1924 y 24-iv-1924 así como las instrucciones de Martínez Anido en su carta circular de 1-i-1924 y su telegrama de 4-i-1924. Las cartas y los telegramas del dictador y su subsecretario de Gobernación en AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 331, caja 1. Más instrucciones en las que se encomendaba a los delegados la misión de «hacer una nueva Patria» se encuentran en la carta circular de Martínez Anido a los gobernadores civiles, 7-xii-1923, «Prevenciones que para el mejor desempeño de sus cargos deben tener presentes los Delegados Gubernativos» y en la de Primo de Rivera a los gobernadores civiles, 10-xii-1923, «Instrucciones a los Delegados Gubernativos », en AGA, Subsecretaría, Sección de Orden Público, Interior, caja 149/44.

25 Real Decreto de 20-x-1923, art. 4.

26 Una relación completa de los nombres, cuerpos y destinos de todos los delegados nombrados en diciembre de 1923 se encuentran en el AGA, Subsecretaría, Sección de Orden Público, Interior, caja 149/44, expediente 15.

27 Así lo reconocía E. T. L. (seudónimo del oficial Enrique Tomás y Lucas), 1928, pp. 52-53.

28 Parece claro que, con la llegada de los delegados, muchos aprovecharon para llevar a cabo venganzas políticas y personales, denunciando, en muchas ocasiones de un modo anónimo, a concejales y funcionarios de los ayuntamientos. Docenas de estas denuncias se encuentran en el AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 18A.

29 Martínez Anido a los gobernadores civiles, «Instrucciones reservadas que los Sres. Gobernadores civiles y delegados gubernativos deberán tener presentes en sus misiones inspectoras de los Ayuntamientos», 1-i-1924, AGA, Subsecretaría, Sección de Orden Público, Interior, caja 149/44.

30 Real Orden Circular de 27-i-1924, Gaceta de Madrid, 29-i-1924.

31 Las peticiones de moderación en el número de arrestos, en las cartas y telegramas de Martínez Anido a los gobernadores civiles de 2-ii-1924, 5-ii-1924 y 20-viii-1924. AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17A, caja 2. Las órdenes de discreción en el número de arrestos continuaron en los años siguientes, si bien de un modo más esporádico. Ver Martínez Anido a los delegados, 8-iii-1925, AGA, Subsecretaría, Sección de Orden Público, Interior, caja 149/44 y Martínez Anido a los gobernadores civiles, 29-i-1926, AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17A, caja 2.

32 El Estatuto Municipal fue aprobado por Real Decreto de 8-iii-1924. Una Real Orden de 29-iii-1924 (Gaceta de Madrid, 30-iii-1924) explicaba que la presencia de los delegados en los ayuntamientos estaba «justificada mientras no [fuera] posible constituirlos con Concejales de elección popular y corporativa». Por otro lado y de un modo contradictorio, la misma ley en su artículo 1 ordenaba a los delegados respetar «escrupulosamente la Autonomía municipal que otorga a los Ayuntamientos el Estatuto Municipal». Más instrucciones de cómo los Delegados debían aplicar el Estatuto Municipal se encuentran en Calvo Sotelo a los gobernadores civiles, 28-iii-1924, AGA, Subsecretaría, Sección de Orden Público, Interior, caja 149/44.

33 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 11-vii-1924, AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17A, caja 2.

34 Calvo Sotelo, 1931, p. 26.

35 Subrayado en el original. Martínez Anido a los gobernadores civiles, 5-i-1924, AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17A, caja 2.

36 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 10-x-1923 y 27-x-1923, AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 18A, carpetas 1 y 2.

37 Un buen número de casos de represión gubernamental de izquierdistas, liberales y conservadores pueden encontrarse en AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 18A, carpetas 1, 2 y 5. Para la represión de carlistas y jaimistas, ver AHN, Gobernación, FF CC, leg. 40, n.o 12. Para decenas de casos contra comunistas, ver AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17A, Bolcheviques, n.os 1-6, años 1919-1929; Comunismo, n.os 8-11, años 1923-1930; Gobernación, FF CC, serie A, leg. 42, n.os 9-16 (Movimiento Revolucionario. Circulares, Extranjero y Provincias, 1924-1930). Para la represión de catalanistas, ver AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17, caja 2 y Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 217, caja 1 y leg. 358. La actuación de los delegados en el País Vasco es más difícil de rastrear ya que las carpetas con los informes de los gobernadores de Guipúzcoa y Vizcaya, en la Sección de Presidencia del Gobierno del AHN, en ocasiones, están vacías. No obstante, sí nos consta la creación de redes de espionaje en Navarra, donde los delegados informaron puntualmente sobre la alianza entre jaimistas y nacionalistas vascos. Ver los informes «reservados» que el Gobernador Civil de Navarra mandó a Primo de Rivera en 1928 y 1929, AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 332. Para un análisis muy completo de la actuación de los diversos grupos opositores a la Dictadura y la reacción del régimen, ver González Calleja, 1999.

38 Los informes de los Delegados y los Gobernadores Civiles en AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 331, caja 1 y leg. 356, caja 1.

39 Para la celebración de docenas de estas ceremonias en 1923 y 1924, ver las cartas y telegramas de los Gobernadores civiles al Subsecretario de Gobernación en AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 331, caja 1.

40 Real Orden de 29-i-1926, Diario Oficial del Ministerio de la Guerra, 1-i-1926, n.o 24, p. 249.

41 Uno de los arquitectos del programa primorriverista de adoctrinamiento de masas, el general Villalba y Riquelme, 1928, pp. v-vi, diferenciaba claramente a la hora de instruir entre los campesinos «de mayor rudeza e incultura» pero con mejor «desarrollo físico y moral, pues no están viciados por el ambiente de la fábrica o de la mina, ni del mitin» y los obreros «enviciados por el alcohol y las predicaciones societarias».

42 Dentro del concepto de «temas profesionales» se incluían «arte, economía aplicada al trabajo, agricultura y pequeñas industrias derivadas», con lo que se dotaba al programa de las conferencias de un carácter práctico y complementario del aleccionamiento político con el que se pretendía atraer al mayor número de público posible. Tres meses más tarde, la Real Orden de 29-iv-1929 estableció las bases concurso para la confección de libros de texto sobre «deberes ciudadanos», «conocimientos artísticos» y «conocimientos agrícolas industriales y de comercio», que debían servir para las conferencias dominicales y las escuelas públicas de primaria por igual (ver López Martín,1986, pp. 113-114).

43 Jefe de la Secretaría Auxiliar de Presidencia del Consejo de Ministros a Martínez Anido, 23-ii-1926, AHN, Gobernación, serie A, leg. 61A, caja 3.

44 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 24-ii-1926 y 6-iii-1926, AHN, Gobernación, serie A, leg. 61A, caja 3.

45 Gentile, 1994, p. 188.

46 Para el fracaso de las conferencias dominicales en Italia, ver ibídem.

47 Gobernador civil de Álava a Martínez Anido, 26-ii-1926, AHN, Gobernación, serie A, leg. 61A, caja 3.

48 Los cursos de la Diputación se celebraron en Pineda, Canet del Mar y Sallent entre marzo y junio de 1926. ADPB, Departament de Instrucció Pública, leg. 4177, año 1926, expediente 15. Sobre la celebración de las conferencias dominicales en Botrils a finales de agosto, ver La Vanguardia, 27-viii-1926.

49 Gobernador civil de Santander a Martínez Anido, 8-iii-1926, AHN, Gobernación, serie A, leg. 61A, caja 3.

50 Real Orden de 27-xii-1927, art. 6, Gaceta de Madrid, 28-xii-1927.

51 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 26-iv-26, AHN, Gobernación, serie A, leg. 61A, caja 3.

52 Se debe tener en cuenta, no obstante, que estos informes se escribieron para solicitar la permanencia de los delegados en sus puestos ante inminentes recortes en el número de los «apóstoles de la patria» planificados por el dictador, por lo que los gobernadores bien pudieron haber exagerado la importancia del caciquismo en ciertas zonas con el fin de dar a entender a Primo de Rivera que estaban en una situación política difícil y así mantener el número de delegados en sus provincias. Ver los informes de 1927 y 1929 en AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 332.

53 Éste fue el caso, entre otros, de José del Olmo Medina, delegado en la provincia de Valencia que supuestamente recibió 5.000 pesetas por disolver el ayuntamiento de Guadasuar en marzo de 1928 y formar otro al mes siguiente incorporando a los caciques del pueblo (ver AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 332). Otro caso que llevó al cese inmediato del delegado fue el de Ricardo Motta Miegimolle, en la provincia de Gerona, acusado de dejarse influir políticamente por sus amistades (ver SHM, Colección Adicional de Documentos, Asuntos Generales. leg. 11, rollo 7).

54 Entre los varios casos destaca el de Alberto Serrano Montaner, delegado en la provincia de Granada, que aceptó vivir en una mansión ofrecida por el ayuntamiento y fue acusado de gastarse dinero público en joyas y entradas para los toros, además de abusar de su posición para hacer negocios con el ayuntamiento de Motril y presionar a sus concejales para que le recomendaran al gobierno como miembro de la Asamblea Nacional. También llamativo fue el caso de Francisco Alonso Burillo, delegado en Zaragoza, acusado de montar una empresa de venta de carbón y defraudar a su socio (AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 332).

55 Los ayuntamientos de cada partido estaban obligados a pagar a prorrata el 25% del salario de los delegados. Esta cantidad era la diferencia entre el salario de los oficiales en situación de «disponibles» y el de «activo», estatus que adquirían una vez eran nombrados delegados. Además, las capitales de partido judicial debían proporcionar al delegado una vivienda, un escribiente y pagar el material de oficina. Para el pago a los delegados, ver Real Orden Circular, 10-xii-1923, Gaceta de Madrid, 11-xii-1923 y Martínez Anido a los gobernadores civiles, 9-xii-1923, AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17A, caja 2.

56 Martínez Anido a los gobernadores civiles, 17-vi-1924, AHN, Gobernación, FF CC, serie A, leg. 17A, caja 2, expediente 20.

57 Ver la carta y el informe del ministro de la Guerra al subsecretario de Gobernación, 12-vi-1926, SHM, Colección Adicional de Documentos, Asuntos Generales, leg. 11, rollo 7.

58 Entre aquellos que destacaron la incapacidad de los delegados para desempeñar funciones de gobierno estuvo Calvo Sotelo, 1931, p. 25. También críticas a esa incapacidad y referencias al daño que hizo a la propia institución militar en Hernández Mir, 1930, pp. 156-159.

59 Mola Vidal, 1940, p. 1028. Críticas muy parecidas fueron expuestas por varios oficiales más como los generales Pardo González y José García Benítez y el jurista militar Carlos Blanco (ver Navajas Zubeldia, 1991, pp. 99-100).

60 Real Decreto de 21-ii-1930, Gaceta de Madrid, 22-ii-1930.

61 Los problemas de la educación premilitar vienen a destacarse en el Real Decreto de 27-ix-1912. La situación paupérrima de las asociaciones públicas puede observarse en los informes anuales publicados por el Tiro Nacional,1915, p. 74 y 1918, pp. 23-27 y 47-69.

62 Real Decreto de 8-v-1925, arts. 5 y 8,Colección Legislativa del Ejército, 1925, n.o 117, pp. 151-155.

63 Real Orden Circular de 27-vi-1925, «Instrucciones provisionales para el funcionamiento, régimen y dependencia de las escuelas de preparación militar fuera de filas», Colección Legislativa del Ejército, 1925, Apéndice 6, pp. 3-16.

64 Las sociedades patrióticas privadas podían cobrar una cuota por pertenecer al club, pero no por apuntarse a los cursos de educación premilitar. Además, tenían la obligación de incluir en sus cursos a un 10% de alumnos que no fueran socios del club sin cargo alguno. Real Decreto de 8-v-1925, arts. 6 y 10, Colección Legislativa del Ejército1925, n.o 117, pp. 151-155.

65 Real Decreto de 8-v-1925.

66 Ver los informes sobre el viaje y el plan de la comisión en Aguilera y Osorio, 1928, pp. 60-63 y Villalba y Riquelme, 1927, pp. 42-50.

67 Ibid., pp. 62-67.

68 Sobre las ideas de crear un «hombre nuevo» en la Europa de entreguerras, ver Mosse, 1996, pp. 155-180.

69 Reyes Sanz, 1921, pp. i-viii.

70 Aguilera y Osorio, 1928, p. 63. Este discurso pseudocientífico que enfatizaba la maternidad como la misión primordial en la vida de la mujer fue muy popular en la Europa de principios del siglo xx y encontró en la España de los años 20 una gran aceptación, en particular dentro de la profesión médica (ver Nash, 1999).

71 Villalba y Riquelme, 1927, p. 49. Posiciones muy similares a las de Villalba fueron también defendidas por el general Luque. Ver «Bases que para el desarrollo en España de la Educación Ciudadana Física y Premilitar presenta la Comisión nombrada al efecto al Excmo. Señor Presidente del Consejo de Ministros», bases 14 y 15, AHN, Presidencia del Gobernación, FF CC, leg. 202, caja 1, expediente 14971.

72 El proyecto Cárdenas también solicitaba la creación de una asociación nacional femenina que combinase la educación física con la «intelectual, moral y ciudadana», junto con la creación de un Consejo Nacional de Educación Física, bajo control de Presidencia del Gobierno, que coordinase la educación física y moral de hombres y mujeres («Proyecto nacional de Educación Física Femenina. Madrid 6-vi-1927, por la Inspectora de 1.a Enseñanza Cándida Cárdenas y Campo», AHN, Gobernación, FF CC, leg. 202, caja 1, expediente 14972).

73 Para el caso italiano, ver Caldwell, 1986.

74 La creación del SNEFCP vino precedida de la formación del Comité Nacional de Cultura Física en noviembre de 1928 (para la creación del Comité, ver Real Decreto de 3-xi-1928, Diario Oficial del Ministerio del Ejército, 6-xi-1928, n.o 243, pp. 341-342). Este organismo elaboró un informe con las líneas maestras sobre las que se crearía el SNEFCP. Para el informe sobre la misión del SNEFCP, ver AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 190, caja 1, «Origen del excedente de la oficialidad en las escalas del Ejército» (sin fecha ni firma), y para la creación del SNEFCP y las funciones encomendadas a sus oficiales, ver Real Decreto de 14-i-1929, Diario Oficial del Ministerio del Ejército, 16-i-1929, n.o 12, p. 137.

75 General José Villalba a Presidente, 2-ii-1929, «Propuesta para el cumplimiento del Real Decreto de 14 de enero de 1929. Concepto de la instrucción premilitar», AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 190, caja 1.

76 Ibid.

77 Sobre la preparación del curso, ver el manuscrito Programa sobre una formación de ciudadanía española, firmado por Villalba, y para la colaboración del dictador, que personalmente reclutó a sus ideólogos y ministros para que participaran en el curso, ver Primo de Rivera a Antonio Horcada, 2-iii-1929; ambos documentos en ibid.

78 Las conferencias se recogieron en el libro Cursos de ciudadanía (1929) cuya primera tirada de 20.000 copias fue repartida por la Junta de Propaganda Patriótica entre gobernadores civiles, delegados, cuarteles, centros educativos estatales y diócesis. Para el entrenamiento recibido en la Escuela Central de Gimnasia, ver la carpeta «Dossier con conferencias y demostraciones prácticas» y la carta de Primo de Rivera a Carlos Guerra Zagala, Director de la Escuela Central de Gimnasia, abril de 1929 (ambos documentos en AHN, Presidencia del Gobierno, FF CC, leg. 190, caja 1).

79 Real Orden Circular, 2-iii-1929, Colección Legislativa del Ejército, 1929, n.o 84, pp. 137-138.

80 Además, los gobernadores debían imponer a los ayuntamientos la inclusión de una partida especial para la adquisición de material deportivo en el presupuesto del año siguiente (Real Orden de 12-vii-1929, Diario Oficial del Ministerio del Ejército, 14-vii-1929, n.o 152, p. 139).

81 Real Orden Circular de 7-xii-29, Colección Legislativa del Ejército, 1929, n.o 381, p. 446.

82 Una vez caído el régimen, Primo de Rivera vendría a reconocer que el SNEFCP careció del dinero necesario para su funcionamiento (Primo de Rivera, 1930, p. 37).

83 El número de jefes en el Anuario Militar de España de 1930 y la falta de jefes en los partidos judiciales, Real Orden Circular de 2-xii-1930, Colección Legislativa del Ejército, 1929, n.o 410, p. 537.

84 Las reformas de Berenguer en Navajas Zubeldia, 1991, p. 113.

85 Sobre el cese de los jefes, ver el Diario Oficial del Ministerio del Ejército, 4-i-1931, y para la disolución del SNEFP, ver la Colección Legislativa del Ejército, 1931, n.o 188, p. 227.

86 Cardona, 1983, pp. 104-105 y Ballbé, 1983, p. 309.

87 El discurso de Calvo Sotelo en Lleixà, 1986, pp. 135-136.

88 Las palabras de Jorge Vigón en Losada Malvárez, 1990, p. 132.

89 Blanco Escolá, 1989, p. 194.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Alejandro Quiroga Fernández de Soto, « «Los apóstoles de la patria» », Mélanges de la Casa de Velázquez, 34-1 | 2004, 243-272.

Référence électronique

Alejandro Quiroga Fernández de Soto, « «Los apóstoles de la patria» », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 34-1 | 2004, mis en ligne le 24 février 2010, consulté le 20 novembre 2017. URL : http://mcv.revues.org/1200

Haut de page

Auteur

Alejandro Quiroga Fernández de Soto

London School of Economics

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org