Navigation – Plan du site
Miscellanées

La España de la estabilización y el desarrollo en perspectiva francesa (1958-1969)

L’Espagne de la stabilisation et du développement vue par la France (1958-1969)
Spain in the Process of Stabilisation and Development from a French Perspective (1958-1969)
Esther M. Sánchez Sánchez
p. 251-269

Résumés

Cet article analyse la réaction du gouvernement et des entrepreneurs vis-à-vis de la politique économique espagnole à partir de la fin des années cinquante, particulièrement après l’adoption du plan de stabilisation de 1959 et l’entrée de l’Espagne dans quelques-unes des principales organisations économiques internationales, comme l’OECE, le FMI et la Banque mondiale. Concrètement, l’étude porte sur l’accueil réservé par la France du général de Gaulle (1958-1969) aux plans espagnols de stabilisation et de développement, et sur les stratégies des responsables de l’économie française face au nouveau contexte espagnol marqué par la libéralisation et la croissance. Pour terminer, l’auteur traite des obstacles auxquels se sont heurtés le gouvernement et les entrepreneurs français pour amplifier et consolider leurs positions de l’autre côté des Pyrénées.

Haut de page

Texte intégral

1En las páginas siguientes se pretende examinar la reacción del gobierno y de los empresarios franceses ante la política económica aplicada en España tras la aprobación del Plan de Estabilización de 1959 y el ingreso en algunas de las principales organizaciones económicas internacionales, entre ellas la Organización Europea de Cooperación Económica (OECE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). Asimismo, se ofrecerá una síntesis de las principales líneas de acción previstas por los responsables de la economía francesa para consolidar y ampliar sus posiciones al otro lado de los Pirineos, aprovechando las ventajas ofrecidas por el nuevo contexto de liberalización y expansión económica.

2Superadas las tensiones de la inmediata posguerra, el acercamiento franco-español era una realidad a finales de los años 50. Entre otras cuestiones, Francia había comenzado a controlar la actividad de los sectores antifranquistas exiliados en su territorio, España había manifestado en el seno de la ONU su apoyo a la política francesa en Argelia y ambos países habían colaborado activamente para la contención del expansionismo marroquí en el Norte de África. La bonne entente se acentuó durante la presidencia del general Charles de Gaulle (1958-1969), que manifestó hacia el régimen de Franco una actitud más pragmática que las administraciones que le precedieron durante la IVRepública. En efecto, en los años 60 el origen filofascista del sistema político español fue progresivamente relegado ante la coincidencia de ideas sobre la salvaguardia del mundo libre frente al comunismo, la defensa de los valores cristianos europeos y el deseo de mitigar la influencia de las potencias anglosajonas.

3Por su régimen dictatorial y su retraso económico, España constituyó un eje secundario en la política exterior del general de Gaulle, que prefirió dirigir sus miras hacia países más democráticos, más prósperos o, simplemente, mejor situados para ayudar a Francia a recuperar su ansiada Grandeur. No obstante, la actitud del presidente francés no implicó que el resto del gobierno, los empresarios y otros sectores de la sociedad se desentendieran de un país tan cercano en la geografía, tan destacado en el devenir histórico de Francia y tan prometedor para su rayonnement económico y cultural.

4Así, el carácter dictatorial del régimen de Franco y el escaso peso de España en el concierto internacional dificultaron las relaciones políticas entre ambos países, pero no representaron ningún obstáculo para la intensificación de sus vínculos económicos. La nueva coyuntura española de liberalización y desarrollo abría grandes perspectivas de expansión a los productos, técnicas y capitales franceses.

Acogida de la nueva política económica española

  • 1 Los principales archivos franceses, tanto de organismos públicos como de empresas privadas, conserv (...)

5Las autoridades francesas siguieron de cerca la gestación y aplicación de los planes españoles de estabilización y desarrollo, así como la evolución de las principales magnitudes económicas. Consultaron, a tal fin, los informes elaborados periódicamente por los organismos internacionales (OECE, FMI, BM), en los que se presentaba una economía con amplias posibilidades de crecimiento, a condición, eso sí, de que se eliminasen los últimos resortes intervencionistas heredados del período autárquico. Los dirigentes franceses también se sirvieron de la abundante documentación remitida regularmente por sus homólogos españoles, que necesitaban proclamar a los cuatro vientos las prometedoras perspectivas de crecimiento del país: folletos explicativos editados en varios idiomas por la Oficina de Coordinación y Programación Económica de la Presidencia del Gobierno; estudios de coyuntura elaborados por los Ministerios económicos, el Consejo de Economía Nacional, la Organización Sindical Española, la Comisaría del Plan de Desarrollo y los grandes bancos; memorias y balances anuales de las más importantes empresas con sede en España; textos legales; tablas estadísticas de carácter general y sectorial; listas de sociedades y proyectos interesados en la cooperación con el exterior, etc. Pero los medios económicos franceses no se conformaron con esta información y prefirieron, por lo general, conocer y evaluar por sí mismos las necesidades y posibilidades de la economía española. A tal fin, recurrieron a los estudios elaborados por sus delegados permanentes en España y por los integrantes de las misiones de reconocimiento que tanto el gobierno como los empresarios enviaron con frecuencia a nuestro país. Salvo en circunstancias muy determinadas, estos informes se destinaron únicamente al uso interno, y no incluyeron, como sí lo hicieron los realizados por los organismos internacionales, recomendaciones al gobierno español1.

  • 2 «Rapport de fin de mission en Espagne», Informe del embajador Guy de la Tournelle al Ministère des (...)

6Francia reparó, en primer lugar, en los nuevos nombres que se incorporaron a puestos clave de la Administración del Estado en los años inmediatamente anteriores al Plan de Estabilización: Alberto Ullastres y Mariano Navarro Rubio en las carteras de Comercio y Hacienda, Juan Sardá al frente del Servicio de Estudios del Banco de España, Manuel Varela Parache en la Secretaría General Técnica del Ministerio de Comercio, y un largo etcétera. El fiel de la balanza se alejaba progresivamente de los falangistas y de los precursores del  Instituto Nacional de Industria (INI) para inclinarse hacia los tecnócratas del Opus Dei y hacia las primeras promociones de licenciados en Economía, buena parte de los cuales habían cursado estudios en el extranjero. El país vecino acogió favorablemente esta nueva nómina de dirigentes, suponiendo que otorgarían un fuerte impulso al desarrollo económico y a la apertura exterior de España y, con ello, al estrechamiento de sus relaciones con Francia: «Avec des hommes aussi résolus à la tête des affaires, un avenir des relations confiantes entre la France et l’Espagne paraît assuré»2.

  • 3 Telegrama del embajador Robert de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 16-iv-196 (...)
  • 4 « Saint Gobain. Rapport annuel du Groupement V, 1960» (ASG, CSG HIST 00074⁄42).

7Las autoridades francesas habían observado que no eran las cuestiones económicas las que más preocupaban al jefe del Estado español. Así lo señalaba el embajador Robert de Boisseson en un telegrama enviado al Quai d’Orsay el mismo día en que realizó su entrega de credenciales a Franco: «Il est à noter que cet aspect de nos relations [la colaboración económica] n’a pas été relevé de façon spéciale par mon interlocuteur»3. Argumento que corroboraban muchos de los dirigentes empresariales que poseían negocios en España. Por ejemplo, el delegado general de una importante multinacional francesa señalaba en 1960: «Le chef de l’État est loin de comprendre les problèmes économiques. Il ne va pas de gaieté de cœur vers les novations et il laisse faire parce qu’il ne peut pas faire autrement»4. Parecía evidente que la economía no significaba apenas nada para un Franco poco ducho en la materia y aún anclado en el esquema mental de la Guerra Civil y los años 40. Pero los nuevos nombramientos revelaban el deseo de subordinar, al menos durante algún tiempo, las consideraciones políticas e ideológicas a los imperativos de la modernización económica, que seguiría la senda del liberalismo occidental.

  • 5 Tecnócratas destacados del gobierno del general De Gaulle fueron, por ejemplo, Edgar Pisani, minist (...)
  • 6 «Regroupement des oligarchies», «camarilla réactionnaire», «franc-maçonnerie catholique», «société (...)

8La presencia de tecnócratas en la gestión estatal era una práctica conocida en Francia, desarrollada por Saint-Simon en el siglo xix, retomada en el contexto de planificación de la segunda posguerra y continuada durante la etapa gaullista5. El Opus Dei, por su parte, no gozaba de una imagen muy favorable entre la opinión pública francesa6, pero el gobierno del general de Gaulle reconocía el afán liberalizador y de apertura exterior de algunos de sus miembros más destacados, como Ullastres o Navarro Rubio. Estaba convencido de que estos nuevos miembros de la elite rectora, que copaban las principales carteras económicas del país y se hallaban vinculados a la gran empresa y a la banca, mantenían su fidelidad a Franco y no se planteaban un cambio radical hacia la democracia, pero al mismo tiempo consideraba que eran realistas y que estaban dispuestos a adaptar la dictadura a un contexto nacional e internacional muy diferente al de los años 40, aunque sólo fuera para asegurar su propia supervivencia. Para ello iban a tener que vencer las reticencias de una serie de sectores, políticos y económicos, que no parecían dispuestos a renunciar a las ventajas que durante años habían obtenido del dirigismo y de la autarquía:

  • 7 «Rapport financier», Reuniones consulares, 4/5-xii-1961 (AMEFI, B-43.646).

Les nouveaux dirigeants se battent […] contre l’esprit rétrograde de certains de leurs collègues (en particulier ceux de l’INI et de la Phalange), qui cultivent la nostalgie de l’époque d’isolement de l’Espagne et font preuve à tout moment d’une xénophobie soupçonneuse peu compatible avec l’esprit «européen» qui se développe7.

9Los franceses acogieron con una mezcla de escepticismo y expectación el anuncio de la que consideraron la más ambiciosa operación político-económica emprendida hasta entonces por el gobierno del general Franco: el Plan de Estabilización de 1959. El tono se volvió claramente optimista tras la aplicación y primeros resultados de las nuevas medidas legislativas. No había tiempo que perder para comenzar a sacar partido de una coyuntura tan favorable. Más tarde o más temprano, la competencia de otros países extranjeros complicaría en exceso la acción francesa, al tiempo que la propia evolución de la economía española engendraría una cierta saturación del mercado y, en consecuencia, la adopción de controles más rigurosos. Las palabras del agregado financiero de la Embajada de Francia en España dan buena cuenta de las preocupaciones y aspiraciones francesas:

  • 8 Carta del agregado financiero M. Cavignac al Ministère de l’Économie, des Finances et de l’Industri (...)

L’Espagne cherche à s’industrialiser à la faveur d’une conjoncture économique plus favorable. L’administration et l’industrie françaises vont à sa rencontre dans cette voie, conscientes du fait que ce qui ne sera fait par nous pour équiper ce pays, y sera fait sans nous, avec le concours éventuel de l’Allemagne et des États-Unis8.

  • 9 Estapé, 2000, p. 197.
  • 10 López Rodó, 1990-1993, vol. 1, pp. 368-375.
  • 11 Así Les techniques quantitatives de la planification de François Perroux o El plan o el antiazar de (...)

10Este renovado interés de Francia por la economía española se mantuvo vigente en el contexto de aplicación de los Planes de Desarrollo (1964-1975), que tuvieron su referente más importante en el modelo de política económica aplicado en Francia desde 1947. El economista Fabián Estapé, miembro de la Comisión Consultiva de la Comisaría del Plan, alude de esta forma a la relevancia de la influencia francesa: «No se nos pidió que inventáramos la sopa de ajo, sino simplemente copiar al pie de la letra el sistema francés»9. Para responder a este objetivo, los delegados españoles realizaron varios viajes oficiales a París, donde visitaron el Comisariado francés y se entrevistaron con personalidades tan significativas como Pierre Massé, comisario del Plan; Antoine Pinay, ex-ministro de Economía y Finanzas; Georges Villiers, presidente del Conseil National du Patronat Français; y algunos de los más cercanos colaboradores de Jean Monnet, principal impulsor de la planificación indicativa en la Francia de la inmediata posguerra10. Paralelamente, se solicitó la venida a España de representantes del Comisariado francés que pudiesen asesorar a sus homólogos españoles en los trabajos preparatorios de los planes. Pero el Comisariado español tuvo que conformarse con las indicaciones recibidas en sus viajes a París y con el envío de sus técnicos a los cursos de formación y especialización organizados en Francia, amén del estudio de los textos de los planes franceses y de la bibliografía publicada sobre el tema, esencialmente los trabajos de François Perroux, miembro destacado del Conseil Économique et Social, y del citado Pierre Massé, comisario del Plan11.

11A la postre, la influencia francesa resultó especialmente visible en el esquema organizativo de la Comisaría del Plan, así como en la estructuración de sus relaciones con el resto de la Administración, el sector privado y la Organización Sindical. Ahora bien, la planificación española no proporcionó los buenos resultados de la francesa. En la práctica, tanto el sector público como el privado tomaron la mayor parte de sus decisiones al margen de lo establecido en los planes, que acabaron por convertirse más en una plataforma de propaganda e intervención gubernamental que en un instrumento para impulsar el crecimiento económico. De esta forma, se registró una importante desviación entre previsiones y realidad, sin que los planificadores hicieran nada por revisar las previsiones o establecer mecanismos complementarios para ajustarlas a la realidad. Paradójicamente, los planes parciales, las medidas urgentes y la política a corto plazo predominaron sobre la planificación general a medio y largo plazo, al tiempo que se prestó una atención prioritaria al crecimiento cuantitativo en detrimento de las transformaciones estructurales.

12Los responsables de la economía francesa advirtieron pronto la incapacidad de la planificación española para orientar de forma eficiente el desarrollo, así como el décalage existente entre los resultados obtenidos en Francia y los alcanzados en España. Consideraron que estas diferencias no eran sino la consecuencia inevitable del error de aplicar elementos comunes de planificación para dos situaciones económicas muy distintas:

  • 12 Nota al Ministère de l’Économie, des Finances et de l’Industrie, s. f. (AMEFI, B-10.837). Estas imp (...)

Les résultats obtenus en France étaient réellement spéctaculaires et l’on fut tenté d’en conclure qu’en applicant aux mêmes maux des remèdes analogues, on obtiendrait en Espagne des succès aussi encourageants, mais en réalité dans ce pays le mal était beaucoup plus grave que dans le nôtre12.

Atractivos del mercado español

  • 13 Carta de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 9-xi-1965 (AMEFI, B-55.817).

13¿Qué incentivos proporcionaba a los medios económicos franceses la nueva situación española? En primer lugar, Francia continuaba valorando las ventajas derivadas de su posición histórica y de su proximidad geográfica. La primera facilitaba el conocimiento de las redes comerciales y de los grupos económicos, la segunda abarataba los costes del transporte de personas y mercancías, y ambas convertían al mercado español en «un débouché commode, naturel et prioritaire»13. A estas ventajas tradicionales se sumaba ahora una acogida altamente favorable, sobre todo en términos comparativos, hacia los productos, técnicas y capitales extranjeros. Y teniendo en cuenta la situación del país —la insuficiencia productiva, el retraso tecnológico, la debilidad del ahorro nacional, etc.— el recurso al exterior se presumía amplio y relativamente prolongado.

  • 14 Véase Texto del Protocolo Financiero Hispano-Francés en BOE, 14-iii-1964.
  • 15 «Situation actuelle et perspectives de la coopération franco-espagnole», nota de la Direction des A (...)
  • 16 Véase Viriot, 1964.

14En el transcurso de los años 60 prácticamente todas las empresas francesas con actividades de exportación se interesaron por el mercado español, sobre todo las productoras de bienes de equipo y de bienes de consumo. No en vano tenían «a tiro de piedra» a un país con grandes necesidades industriales, integrado por más de 30 millones de consumidores, que no sólo crecían en número sino que, además, incrementaban activamente sus niveles de bienestar y sus posibilidades de compra. En el marco de su Tercer, Cuarto y Quinto Plan de Modernización y Equipo (1958-1961, 1962-1965 y 1966-1970), el gobierno francés aprobó varias medidas destinadas a secundar la expansión de sus exportaciones, entre ellas la concesión a los importadores extranjeros de créditos con los que sufragar sus compras a Francia; la creación en los países de destino de organismos especializados en las relaciones económicas bilaterales; y la organización de ferias, exposiciones y demás manifestaciones que sirvieron para presentar «a domicilio» los últimos ejemplares de la producción francesa y los modelos más perfeccionados de su tecnología. Entre los créditos otorgados a España en los años 60, destacó el Protocolo Financiero de 1963, un acuerdo intergubernamental por el cual Francia concedió a España 750 millones de francos (unos 10.000 millones de pesetas de la época) a una tasa de interés del 3,5% y un plazo de amortización de 10 años14. Dentro de los organismos fundados en España en aquellos años, cabe subrayar los Comités hispano-franceses de Cooperación Industrial (1967) y de Cooperación Agrícola (1968), a los que se atribuyó la doble misión de proponer proyectos y mediar entre las partes implicadas, a fin de acelerar la cooperación económica franco-española en sus respectivos ámbitos de competencia15. Entre las ferias y exposiciones celebradas en España, merece especial atención un acontecimiento organizado en Madrid del 13 al 25 de octubre de 1964: la Primera Exposición de la Técnica francesa, en la que más de 200 fabricantes presentaron, sobre una extensión de 5.500m2, materiales que alcanzaron un volumen de aproximadamente 800 toneladas y un valor superior a los 10 millones de francos (unos 130 millones de pesetas), seleccionados cuidadosamente en función de las necesidades de la industrialización española16.

15Las perspectivas de crecimiento de la economía española y las nuevas medidas liberalizadoras se presumían especialmente provechosas para los inversores extranjeros. Conscientes de ello, las autoridades francesas animaron a sus empresarios a no ceñirse a los intercambios comerciales:

  • 17 «Rapport d’activité du poste de Madrid, année 1965», Madrid, 21-ix-1966 (AMEFI, B-54.194). Subrayad (...)

L’impératif ne doit plus être seulement de vendre, face à une concurrence toujours plus ouverte et sevère, nationale comme étrangère, mais également et surtout de s’implanter et d’investir17.

  • 18 Carta de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 1-iv-1969 (AMAE-F, Europe, Espagne (...)
  • 19 «Nécessité d’encourager le développement des investissements industriels français en Espagne». Info (...)

16Se insistió especialmente en el establecimiento de unidades permanentes de producción industrial: «C’est par un courant d’investissements à caractère industriel que nous pourrons consolider nos positions et chercher à les améliorer»18. Los establecimientos comerciales permitían ejercer un control y estímulo directos sobre las ventas en España de los productos fabricados por la empresa matriz en Francia. Pero sin duda resultarían insuficientes a medida que la fabricación nacional, cada vez más competitiva en términos de calidad y precio, ganase terreno a los productos franceses importados, que además tendrían que competir con los de otros países extranjeros. Tampoco la simple cesión de licencias de fabricación parecía aportar los resultados esperados, debido a las condiciones restrictivas impuestas por el gobierno español, la «picaresca» del concesionario para reducir sus pagos y el hecho de que la empresa beneficiaria pudiera convertirse en una concurrente peligrosa tras la expiración del contrato19.

17La implantación industrial aparecía como la mejor fórmula para incrementar las ventajas y atenuar los inconvenientes de la mera cesión de licencias o de la simple presencia comercial. Podía realizarse mediante la compra de acciones a una sociedad española ya existente, la constitución en España de una filial o sucursal de una empresa francesa, o la creación de una sociedad mixta de administración conjunta (según la fórmula denominada joint-venture). En todos los casos, se recomendaba realizar previamente estudios de mercado que analizaran la situación, problemas y perspectivas de cada sector, a fin de reducir riesgos y ampliar las posibilidades de éxito del inversor francés. Estos trabajos debían ser objeto del mayor celo posible:

  • 20 Chambre française de commerce et d’industrie de Madrid, 1971, p. 52.

Toute étude de marché (de factibilité, de concurrence, de coût, de financement) doit être menée avec le plus grand soin. L’intuition, même renforcée par la lecture d’articles de la presse spécialisée, ou tout simplement les constatations faites au cours des vacances, ne sont pas des critères20.

  • 21 «Les 150 premières affaires espagnoles», Entreprise,618, 1967, p. 23. Esas 14 primeras empresas esp (...)

18Los atractivos de la implantación industrial en España derivaban, en primer lugar, del mal estado de los centros españoles de producción, que salvo raras excepciones se caracterizaban por sus series de fabricación reducidas, gestión poco eficaz y métodos de producción semi-artesanales. En estas condiciones, resultaban difíciles la obtención de excedentes financieros, la diversificación productiva y el desarrollo de una mínima actividad exportadora. En conjunto, el volumen de negocios de las empresas españolas era muy inferior al de las grandes multinacionales francesas. Por ejemplo, los 5.000 millones de francos que la francesa Rhône-Poulenc facturó en 1966 equivalían a la suma del volumen de negocios facturado por las 14 primeras empresas españolas ese mismo año21. De este panorama, los empresarios franceses extrajeron la certeza de que no necesitarían contraer excesivos riesgos de inversión ni, en suma, desplegar grandes esfuerzos para acceder al mercado español en condiciones de competitividad.

  • 22 Entre estos privilegios figuraban la expropiación forzosa de terrenos, la reducción de impuestos, l (...)
  • 23 A pesar de las medidas liberalizadoras, los derechos aduaneros continuaban siendo elevados, el desa (...)

19La política económica de los años 60 añadía importantes ventajas a la implantación industrial en España. Las empresas francesas que decidieran fabricar sur place podrían participar de los privilegios gubernamentales concedidos a las empresas locales en función de criterios de ubicación o de actividad preferente22. Además, abastecerían al mercado español evitando los costes del transporte y el doble sistema de protección, contingentario y arancelario, que pesaba sobre buena parte de las importaciones españolas23. Importaciones que, sin embargo, no desaparecerían, puesto que las instalaciones emplazadas en España precisarían de un volumen importante de maquinaria, equipos, piezas sueltas y demás materiales para poner en marcha y asegurar el buen funcionamiento de los procesos industriales. Al reproducir las técnicas y los métodos de fabricación de la casa matriz, la filial española tendría que recurrir inevitablemente a Francia para importar productos y tecnología.

20Una vez instaladas en España, las empresas francesas se beneficiarían del proteccionismo estatal, que si antes había dificultado su entrada, a partir de entonces iba a consolidar su presencia preservándolas de la competencia extranjera. Podrían, además, disponer de una mano de obra con sustanciales ventajas comparativas: abundante, debido al éxodo rural y a la creciente incorporación de la mujer al trabajo; barata, a causa de las barreras impuestas al crecimiento de los salarios, y hasta dócil o escasamente conflictiva, puesto que la huelga era ilegal. Tanto el gobierno como los empresarios franceses concedían, en fin, un especial interés al hecho de que el mercado español pudiese servir de plataforma para la exportación hacia terceros países, especialmente los de América Latina:

  • 24 «Rapport sur l’activité de l’ANRT [Association Nationale de la Recherche Technique] en Espagne», Pa (...)

L’association, sous les formes les plus diverses, de l’industrie espagnole avec l’industrie française, peut être, pour cette dernière, un excellent atout pour la pénétration sur les vastes marchés de l’Amérique latine. C’est ce point de vue qui, à long terme, constitue l’intérêt commercial majeur de l’action en Espagne24.

  • 25 Nota de la Dirección de Personal, 4-vi-1959 (AHR, fonds Verniez-Pallier [V-P], caja 34).
  • 26 Carta de Antonio Robinet, presidente de la Delegación General de Saint Gobain en España, a Arnaud d (...)
  • 27 Chambre française de commerce et d’industrie de Madrid, 1971, pp. 43-50.
  • 28 Centre national du commerce extérieur (ed.), 1961, p. 359.

21En estos años, la necesidad de la industria española en materia de asistencia extranjera coincidió con el interés de los expertos franceses por el viaje y la estancia en España. En palabras del Director de Personal de la empresa Renault, «l’Espagne est un pays où les cadres et ingénieurs français ne réfusent jamais d’aller»25, y según el representante de la Delegación General de Saint-Gobain en España: «Personne ne refuse d’aller en Espagne, au contraire, tous se sentent tôt très à l’aise et regrettent de quitter l’Espagne»26. En efecto, por encima de su régimen político o de su retraso económico, en España confluían aspectos muy atractivos para los franceses, como la proximidad geográfica, las afinidades de lengua y cultura, el buen clima y las posibilidades turísticas. Sin olvidar que los medios económicos franceses también mostraban, como la sociedad francesa en su conjunto, una cierta curiosidad hacia la diferencia española, el carácter alegre y hospitalario de su población, e incluso el lado dramático de su Historia. Los naturales del país vecino obtuvieron sin dificultad los permisos de trabajo y residencia en España, así como las autorizaciones necesarias para importar temporalmente sus vehículos y enseres personales. Si la estancia superaba los seis meses de duración, adquirían la oportunidad de pagar sus impuestos en España, que eran más bajos que en Francia. No obstante, podían continuar disfrutando de las prestaciones de la Seguridad Social francesa o, en su defecto, recibir «des indemnités de compensation» por parte de la empresa empleadora hasta igualar el monto y las condiciones existentes en su país de origen. También tenían derecho a un número de días de vacaciones igual al fijado en la legislación francesa, independientemente de lo que estableciera la española, e incluso, en la mayor parte de los casos, a substraerse del pago de los capítulos tributarios que no existiesen en Francia, a hacerse reembolsar los gastos de desplazamiento e instalación en España de ellos y de sus familiares, y a no abonar los derechos de escolarización de sus hijos en las Écoles y Lycées franceses27. A esta serie de condiciones favorables se sumó el talante receptivo y la buena disposición que, por gusto o por necesidad, manifestaron la mayor parte de los empresarios españoles, conscientes del ahorro de tiempo y dinero que podía suponerles la ayuda extranjera, sobre todo en materia de creación de empleo, mejora del sistema productivo, difusión de progreso técnico y expansión de sus relaciones exteriores28.

22Respecto a la disyuntiva de constituir una empresa enteramente francesa o en asociación con los capitales locales, tanto los responsables de la economía francesa como los empresarios franceses que ya disponían de negocios en España aconsejaron a los neófitos optar por la segunda eventualidad. Las razones eran varias: abaratarían los costes de las instalaciones, se beneficiarían de un mayor conocimiento del mercado, obtendrían más fácilmente los permisos oficiales y otorgarían a los españoles una satisfacción de amor propio que resultaría rentable a la hora de emprender negocios futuros. Era preferible, eso sí, hacerse con un porcentaje mayoritario de acciones o, en su defecto, pactar con un tercer accionista, que fuese español desde el punto de vista jurídico, pero que en la práctica estuviese vinculado a Francia. Además de otorgar un mayor volumen de beneficios, la participación superior al 50% permitiría contar con un número proporcional de delegados franceses en los Consejos de Administración de las sociedades españolas o mixtas y, en consecuencia, controlar directamente sus actividades industriales y comerciales. Ello no implicaba que la presidencia de las filiales francesas tuviera que ser necesariamente atribuida a un delegado francés. Al contrario, el nombramiento de una persona de nacionalidad española complacería a las autoridades del país vecino y, al mismo tiempo, contribuiría a mitigar los inconvenientes derivados de las diferencias nacionales.

23La asociación con las empresas del INI no quedaba de antemano descartada, pero era la menos recomendable. Su vocación autárquica, su historia de proyectos inviables, sus obstáculos a la iniciativa privada y la escasa transparencia de sus balances financieros ofrecían, en conjunto, menores garantías de seguridad para el capital francés. Amén de que sus conocidos altercados con el Ministerio de Industria, que el mismo ministro Gregorio López Bravo se encargaba de referir con detalle a las autoridades francesas, pudiesen repercutir negativamente en la concesión de los permisos necesarios para el establecimiento en España. Sin embargo, en la práctica, estos inconvenientes no impidieron que las empresas francesas se asociaran a las del INI en los sectores en que estas últimas gozaban de una fuerte presencia, como la minería y el petróleo.

24El gobierno francés aconsejó a sus empresarios que evitaran competir entre ellos a la hora de proponer proyectos o participar en los concursos públicos de asistencia a la industria española. Facilitarían las gestiones y obtendrían una mayor rentabilidad a medio y largo plazo si se asociaban y presentaban planes conjuntos por rama o sector industrial, anteponiendo los intereses generales de la economía francesa a los particulares de sus respectivas empresas. Además, fórmulas tan interesantes como los denominados contratos «llave en mano», que implicaban la cesión íntegra de toda una fábrica o complejo industrial, nunca podrían ser llevados a cabo por una única empresa.

  • 29 Era habitual encontrar nombres de personas cercanas al poder en los Consejos de Administración de l (...)
  • 30 Informe del agregado financiero A. Mathonnet, Madrid, 12-xii-1969 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-19 (...)

25Sería también de gran utilidad mantenerse siempre en buenos términos con las autoridades españolas, de cuya voluntad dependería, en gran medida, el éxito de sus proyectos de implantación en España. Máxime teniendo en cuenta que la Administración pública española conservaba vínculos muy estrechos con la alta gestión empresarial29. Si alguna vez topaban con personalidades recelosas de la colonización económica extranjera —lo cual no era entonces demasiado frecuente—, tenían que utilizar los siguientes argumentos: por un lado, que la intervención del capital exterior era proporcionalmente débil en algunos sectores clave de la economía española, como la energía eléctrica, el acero, el cemento, la construcción naval o la industria textil; por otro lado, que la participación extranjera era moneda corriente en todos los países occidentales, empezando por la misma Francia30.

Obstáculos a la intervención francesa

26A pesar de los atractivos de la implantación industrial en España, pervivían una serie de obstáculos que podían preocupar, e incluso disuadir, a los potenciales inversores extranjeros. En líneas generales, los franceses subrayaban los siguientes:

Carencias estructurales de la economía española

27Este aspecto resultaba especialmente visible en materia de organización institucional, transportes e infraestructuras, mentalidad de los empresarios, personal cualificado e información estadística, aspecto este último al que las autoridades francesas solían hacer referencia con expresiones como «l’Espagne est un pays sans statistiques» o, menos tajantemente: «On ne dispose pas en Espagne de statistiques sérieuses comme dans les autres pays».

Excesiva moderación y lentitud del proceso liberalizador

28Las importaciones e inversiones extranjeras continuaban teniendo que franquear serias barreras para acceder al mercado español, entre ellas la necesidad de autorización gubernamental para las inversiones mayoritarias (es decir las participaciones superiores al 50% del capital social de la empresa española), el proteccionismo comercial (aranceles, contingentes y otros mecanismos de protección diferenciada) y la lentitud de los procedimientos administrativos. Entre estos últimos, los inversores franceses se quejaron especialmente de la obligación, ineludible si querían repatriar beneficios, de declarar todas sus operaciones primero en el Registro Especial de Valores y Participaciones Industriales en Poder de Extranjeros y, a partir de 1962, en la Oficina Estadística del Ministerio de Comercio. El gobierno francés acabó por aconsejarles que pasaran por alto esta formalidad, consciente de la indulgencia que, en la práctica, manifestaba el gobierno español al respecto:

  • 31 «Nouvelle réglementation concernant certains investissements étrangers en Espagne et suppresion du (...)

Le Bureau de statistiques ne pourra agir en bloquant le transfert des revenus des capitaux en situation irrégulière […], le gouvernement espagnol paraît décidé à fermer les yeux sur les dépassements qui pourraient se produire31.

Imposición de altos porcentajes de fabricación local

29La reglamentación española obligaba a toda empresa extranjera a aceptar la utilización de un determinado volumen de materias primas y piezas sueltas de origen nacional, lo cual afectaba negativamente a la calidad y el precio final de los productos. Los empresarios franceses sólo estaban dispuestos a reemplazar la importación de estos bienes intermedios —cuyos derechos arancelarios eran inferiores a los de los bienes finales— cuando, al cabo de algunos años de actividad industrial, la fabricación local estuviera en condiciones de poder competir con la fabricación extranjera. Para acortar distancias, el gobierno francés les aconsejó prestar una especial atención a la formación del personal español, desde los obreros y trabajadores manuales hasta los ingenieros y cuadros directivos.

Normas laborales en relación con el despido

30La prohibición del despido en la legislación laboral española repercutía negativamente en la motivación de los trabajadores y, de ahí, en el incentivo hacia el incremento de las tasas de productividad. Pero los empresarios franceses no manifestaron, por lo general, muestras de alarma ante esta cuestión, pues la consideraron fácil de remediar mediante la aplicación de criterios eficaces de selección, la previsión de períodos de prueba y el fomento de la formación y especialización profesional. Además, en los años 60 disfrutaban de márgenes más amplios de libertad para la gestión de sus trabajadores, sobre todo desde que en 1958 el gobierno franquista promulgara la ley de Convenios Colectivos, que atenuaba las interferencias del Estado y del sindicato vertical en las negociaciones internas de la empresa. En suma, en esta época, para el gobierno español, las fábricas francesas constituían, como muchas otras fábricas extranjeras, una especie de póliza de seguro frente a posibles inestabilidades sociales, debido a las condiciones comparativamente favorables de las que disfrutaban sus trabajadores.

Incertidumbre respecto al futuro político del país

  • 32 Nota de la Direction des Affaires Politiques, Subdirection de l’Europe Méridionale, París, 9-ix-197 (...)

31A fin de incrementar la confianza de los inversores extranjeros, el gobierno español había dado una gran cobertura propagandística a la estabilidad política del país. No obstante, entre muchos hombres de negocios franceses, como también entre los políticos del gobierno gaullista y de la oposición, existía un cierto temor de que al morir Franco —acontecimiento que juzgaban más o menos inminente— los españoles marcharían largo tiempo a la deriva o se verían inmersos en una nueva guerra civil. Los empresarios franceses con negocios en España siguieron muy de cerca el tema sucesorio. En general, no depositaron demasiada confianza en la labor venidera del príncipe Juan Carlos, «l’ombre du Caudillo», al que consideraban un hombre más trabajador que brillante, indiferente para la población española, falto de experiencia y autoridad y, en definitiva, incapaz de introducir los cambios fundamentales que necesitaba el país32.

Rivalidades internacionales para la implantación en España

32Obviamente el interés por consolidar y ampliar posiciones en el mercado español no era exclusivo a Francia. El conjunto de países capitalistas del mundo occidental, inmersos en un clima de expansión y de apertura económica, habían intensificado sus operaciones comerciales y financieras hacia países que, como España, ofrecían importantes ventajas comparativas. El gobierno español, por su parte, solía potenciar la competencia entre los distintos grupos extranjeros, a fin de no ceñirse a un solo suministrador y poder otorgar su beneplácito al mejor postor. Francia estudió con detenimiento el lugar que ocupaban sus principales rivales extranjeros en los sectores clave de la economía española, manteniéndose alerta ante cualquier intento de tomar o reforzar posiciones. El principal obstáculo a superar fue la férrea competencia de Estados Unidos:

  • 33 «Développement de l’influence des États-Unis en Espagne et ses conséquences pour la France», inform (...)

Beaucoup plus que les Allemands ou les Anglais, naguère nos grands concurrents ici, c’est l’industrie américaine que nous rencontrons dans les domaines auxquels nos attachons le plus d’importance33.

  • 34 Para más detalles sobre estas cuestiones, véase Sánchez Sánchez, 2002.

33Conscientes de la diferencia de medios entre Francia y Estados Unidos, las autoridades francesas alentaron a sus industriales a aprovechar las desavenencias surgidas en el transcurso de las renegociaciones de los Pactos de 1953 para presentar a los españoles proyectos que rivalizaran directamente con los norteamericanos. España aceptó algunos de estos proyectos, que a veces no se justificaron tanto por su interés técnico o su rentabilidad económica, como por su utilidad para presionar a Estados Unidos y mitigar su influencia en ambos países. Así ocurrió con la construcción de la central nuclear hispano-francesa de Vandellós en Tarragona y la instalación de una estación espacial para el seguimiento de satélites artificiales en Las Palmas de Gran Canaria34.


  

  • 35 Carta de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 6-ii-1968 (AMAE-F, Europe, Espagne (...)
  • 36 Paganelli, 1969, p. 24.

34Las autoridades francesas reconocieron los límites del desarrollo económico experimentado en el país vecino. Si las tasas de crecimiento eran comparables, e incluso superiores, a las registradas en otros países de la OECE-OCDE, no era porque España hubiese consumado su proceso de convergencia con el mundo occidental, sino ante todo por el bajo nivel del que partía su economía: «Beaucoup de chemin a été parcouru, mais le pays se trouvait au départ si éloigné de l’objectif à atteindre qu’il lui reste encore beaucoup de distance à faire»35. Además, la euforia desarrollista y la política del beneficio fácil y a corto plazo habían malogrado las tentativas planificadoras, e incluso pasado por alto criterios mínimos de racionalidad económica: «Si l’on essaie de résumer ce qu’ont fait les Espagnols depuis dix ans, on peut dire qu’ils ont agrandi leur maison sans y mettre beaucoup d’ordre»36. No obstante, los miembros del gobierno del general de Gaulle trataron de evitar cualquier declaración que pudiese despertar la susceptibilidad de sus homólogos españoles o desincentivar a los empresarios franceses, comprometiendo con ello las posiciones de Francia en España. En este sentido, fueron especial objeto de preocupación los comentarios sarcásticos que la prensa francesa publicaba en ocasiones sobre el propagado «milagro» económico español:

  • 37 Carta de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, comentando un artículo publicado por Henri (...)

Cette situation devrait être considérée sérieusement parce qu’elle risque de compromettre gravement et pour longtemps, en tout cas bien au-delà du régime franquiste, notre prestige, notre influence et nos possibilités en Espagne37.

35Gran parte de las recomendaciones dictadas por el gobierno francés a sus empresarios se cumplieron en la práctica. A ello contribuyó sin duda el peso del sector público en Francia, pero sobre todo el hecho de que los consejos gubernamentales respondieran a una lógica económica acorde con la de los propios empresarios. Los medios económicos franceses no estuvieron de acuerdo con muchos de los hábitos políticos y económicos practicados en España, y a menudo manifestaron su oposición. Pero, como los propios empresarios españoles, por lo general intentaron adaptarse al contexto y aprovechar las ventajas que podía proporcionarles el llevarse bien con los altos mandatarios franquistas.

  • 38 Ministerio de Comercio, Dirección General de Aduanas, 1959 y 1970. Cifras en millones de pesetas de (...)
  • 39 Presidencia del Gobierno, 1959 y 1970 (participaciones superiores al 50% del capital social de la e (...)
  • 40 «Relación de los contratos aprobados por el Ministerio de Industria sobre la cesión a entidades ind (...)
  • 41 Ministerio de Información y Turismo, 1970.
  • 42 Rubio, 1974, p. 296; Banque de France, 1970 y Ministerio de Comercio, Secretaría General Técnica, 1 (...)

36En definitiva, Francia desempeñó un papel clave en el desarrollo económico español de los años 60, y de ahí en el proceso de convergencia de la economía española con las economías de mercado y bienestar social de los países occidentales. Los intercambios comerciales entre ambos países experimentaron un sensible crecimiento, sobre todo en el capítulo de las exportaciones francesas a España. De 1958 a 1969 el valor de las ventas francesas a nuestro país (integradas fundamentalmente por bienes de equipo) pasó de 32,5 a 30.066 millones de pesetas, mientras que las ventas españolas al país vecino (en su mayoría productos agrícolas) se incrementaron de 16,7 a 12.836 millones de pesetas38. Francia se mantuvo entre los cinco primeros puestos de clientes y proveedores del mercado español, aventajada siempre por Estados Unidos y la RFA, y alternando posiciones con Italia y el Reino Unido. En lo que respecta a las inversiones, los franceses consiguieron algún tipo de participación, mayoritaria o minoritaria, en los principales sectores de la industrialización española, destacando el automóvil, la minería, la siderurgia, la alimentación y las actividades relacionadas con la banca, los seguros y el mercado inmobiliario. En concreto, las aportaciones de capital francés pasaron de 84 millones de pesetas en 1958 a 378 millones de pesetas en 1969, representando, respectivamente, el 3,5% y el 10,3% del total de la inversión de capital extranjero en España39. A las aportaciones de productos y capitales se sumó el suministro de tecnología y asistencia técnica, ámbito en el cual, según las estadísticas oficiales españolas, Francia mantuvo en la década de los años 60 una posición prioritaria en el ranking de países extranjeros, acaparando una media del 25% del total de los contratos de cesión de tecnología aprobados por el Ministerio español de Industria40. Todo ello sin contar con el gran volumen de divisas que el turismo francés en España y la emigración española a Francia dejaron en la balanza española de pagos. En 1969, por ejemplo, cruzaron la frontera más de 8.215.000 turistas franceses (de un total de 21.682.000 turistas extranjeros), generando unos ingresos cercanos a los 17.234 millones de pesetas (de un total de 91.746 millones ingresados por la totalidad de los turistas extranjeros)41. Ese mismo año llegaron a Francia 34.655 emigrantes españoles, lo que suponía un 15,3% del total de la emigración extranjera. Sus ingresos, sumados a los de los trabajadores emigrados en años anteriores, se tradujeron en la transferencia a la balanza española de pagos de 1969 de unos 9.000 millones de pesetas (de un total de 28.175 millones de pesetas anotados ese año en concepto de remesas de emigrantes)42.

37Para cumplir sus objetivos de expansión en España, los medios económicos franceses tuvieron acceso a una amplia y fidedigna información sobre la realidad española. Analizaron las transformaciones en curso, se relacionaron con las nuevas generaciones de dirigentes políticos y económicos, dejaron a un lado muchos de los tópicos heredados del pasado, y de ahí que no se sorprendieran, o al menos no tanto como otros sectores, del cambio acelerado que se produjo en España desde aquellos años y del modo pacífico, rápido y consensuado en que transcurrió el proceso de transición a la democracia. Ahora bien, sus informes no trascendieron sino a medios de comunicación especializados, por lo que apenas afectaron a la percepción de la imagen de España entre la opinión pública francesa.

Haut de page

Bibliographie

Abreviaturas
AMAE-F : Archivo del Ministère des Affaires Étrangères, París.
AMEFI : Archivo del Ministère de l’Économie, des Finances et de l’Industrie, París.
AHR : Archivo Histórico de Renault, París.
ASG : Archivo Histórico de Saint-Gobain, París.

Banque de France, Direction générale des services étrangers (1970), Balance des paiements entre la France et l’extérieur. Espagne (1969), París.

Busturia, Daniel (dir.) (1994), Del reencuentro a la convergencia. Historia de las relaciones bilaterales hispano-francesas, Madrid.

Centre national du commerce extérieur (ed.) (1961), Le marché espagnol, Madrid.

Chambre française de commerce et d’industrie de Madrid, Commission technique et financière (1971), Implantation industrielle et commerciale étrangère en Espagne, Madrid.

Estapé, Fabián (2000), Sin acuse de recibo. Las extraordinarias memorias de un gran economista, Mónica Terribas i Sala (ed.), Barcelona (2.a ed.).

Étienvre, Jean-Pierre y Urquijo Goitia, José Ramón (eds.) (1989), España, Francia y la Comunidad Europea, Madrid.

Gache, Paul (1996), «L’Opus Dei, voici le secret du miracle économique espagnol», Transmondia, 146, pp. 31-35.

Garayalde, Federico (1980), «Las relaciones económicas franco-españolas», Información Comercial Española, 566, pp. 49-52.

Guereca Tosantos, Luis (1967), «La coopération industrielle hispano-française», Tiers-monde, 8, número temático «L’Espagne à l’heure du développement», pp. 35-46.

López Rodó, Laureano (1990-1993), Memorias (4 vols.), vol. 1: (1956-1965), [1990] y vol. 2: Años decisivos (1966-1969) [1991], Barcelona.

Mas Esteve, José María (1980), «La inversión directa francesa en el extranjero y en España», Información Comercial Española, 566, pp. 61-75.

Ministerio de Comercio, Dirección General de Aduanas (1959 y 1970), Estadística del comercio exterior de España (1958 y 1969), Madrid.

Ministerio de Comercio, Secretaría General Técnica (1959 y 1970), Balanza de Pagos de España (1958 y 1969), Madrid.

Ministerio de Información y Turismo (1970), Estadísticas de turismo(1969), Madrid.

Paganelli, Marcel (1969), «L’Espagne sans le moteur européen ou l’expansion dans l’anarchie», Les informations industrielles et commerciales, 1239, pp. 22-24.

Pina González, Arturo (1989-1990), «Treinta años de informes de la OCDE sobre la economía española», Información Comercial Española, 676-677, pp. 131-149.

Presidencia del Gobierno (1959 y 1970), Estadísticas de inversiones extranjeras autorizadas (1958 y 1969), Madrid.

Prost, Antoine (1987), «Le temps de la prospérité», Histoire, 102, pp. 54-64.

Rubio, Javier (1974), La emigración española a Francia, Barcelona.

Sánchez Sánchez, Esther M. (2002), «French Technology or US Technology? Spain’s Choice for Modernisation (1953-1970)», en Dominique Barjot, Isabelle Lescent-Giles y Marc de Ferrière Le Vayer (eds.), L’américanisation en Europe au xxe siècle. Économie, culture, politique (2vols.), Lille, vol. 1, pp. 215-229.

Sánchez Sánchez, Esther M. (2003), «L’industrie française à l’heure de la modernisation économique espagnole dans les années 1960», Relations internationales, 114, pp. 231-248.

Sánchez Sánchez, Esther M. (en prensa), Il n’y a plus de Pyrénées! Francia ante el desarrollo económico y la apertura exterior de España (1958-1969), Madrid.

Tamames, Ramón (1989-1990), «Los planes de desarrollo (1964-1975)», Información Comercial Española, 676-677, pp. 57-65.

Viñas, Ángel et al. (1979), Política comercial exterior en España [1931-1975] (3 vols.), Madrid.

Viriot, M. (1964), «La Exposición Industrial Francesa de Madrid», Información Comercial Española, 375, pp. 129-133.

Haut de page

Notes

1 Los principales archivos franceses, tanto de organismos públicos como de empresas privadas, conservan ejemplares de esta documentación.

2 «Rapport de fin de mission en Espagne», Informe del embajador Guy de la Tournelle al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 13-x-1959 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1956-1960, vol. 246).

3 Telegrama del embajador Robert de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 16-iv-1964 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1965, vol. 284).

4 « Saint Gobain. Rapport annuel du Groupement V, 1960» (ASG, CSG HIST 00074⁄42).

5 Tecnócratas destacados del gobierno del general De Gaulle fueron, por ejemplo, Edgar Pisani, ministro de Agricultura y después de Equipamiento, y Pierre Massé, comisario del Plan de Desarrollo (Prost, 1987, p. 60).

6 «Regroupement des oligarchies», «camarilla réactionnaire», «franc-maçonnerie catholique», «société ultra» o «sainte maffie» son algunos de los apelativos con los que la prensa francesa designaba al grupo fundado en 1928 por Monseñor Escrivá de Balaguer (Gache, 1966, p. 32).

7 «Rapport financier», Reuniones consulares, 4/5-xii-1961 (AMEFI, B-43.646).

8 Carta del agregado financiero M. Cavignac al Ministère de l’Économie, des Finances et de l’Industrie, Madrid, 4-v-1962 (AMEFI, B-10.837).

9 Estapé, 2000, p. 197.

10 López Rodó, 1990-1993, vol. 1, pp. 368-375.

11 Así Les techniques quantitatives de la planification de François Perroux o El plan o el antiazar de Pierre Massé, obra, esta última, prologada y traducida al castellano en septiembre de 1966 por el propio López Rodó (véase López Rodó, 1990-1993, vol. 2, p. 77).

12 Nota al Ministère de l’Économie, des Finances et de l’Industrie, s. f. (AMEFI, B-10.837). Estas impresiones fueron también puestas de relieve por algunos expertos españoles y de la OCDE (véase Tamames, 1989-1990 y Pina, 1989-1990).

13 Carta de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 9-xi-1965 (AMEFI, B-55.817).

14 Véase Texto del Protocolo Financiero Hispano-Francés en BOE, 14-iii-1964.

15 «Situation actuelle et perspectives de la coopération franco-espagnole», nota de la Direction des Affaires Économiques et Financières del Ministère des Affaires Étrangères, Paris, 17-xii-1970 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 317).

16 Véase Viriot, 1964.

17 «Rapport d’activité du poste de Madrid, année 1965», Madrid, 21-ix-1966 (AMEFI, B-54.194). Subrayado en el original.

18 Carta de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 1-iv-1969 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 318).

19 «Nécessité d’encourager le développement des investissements industriels français en Espagne». Informe del consejero comercial, Madrid, 20-xi-1970 (AMEFI, B-55.301).

20 Chambre française de commerce et d’industrie de Madrid, 1971, p. 52.

21 «Les 150 premières affaires espagnoles», Entreprise,618, 1967, p. 23. Esas 14 primeras empresas españolas, en su mayoría públicas, eran las siguientes: Telefónica, Iberduero, ENSIDESA, Hidroeléctrica Española, Empresa Nacional Calvo Sotelo, FECSA, Altos Hornos de Vizcaya, FENOSA, ENHER, CEPSA, Sevillana de Electricidad, REPESA, Unión Eléctrica Madrileña y SEAT.

22 Entre estos privilegios figuraban la expropiación forzosa de terrenos, la reducción de impuestos, la libertad de transferir beneficios y la preferencia en la obtención de subvenciones y créditos oficiales.

23 A pesar de las medidas liberalizadoras, los derechos aduaneros continuaban siendo elevados, el desarme contingentario se realizaba lentamente y, en fin, la Administración continuaba sometiendo los intercambios a largos y pesados procedimientos y disponiendo de todo un arsenal de medidas, oficiales u oficiosas, para proteger la producción interior. Este cuadro proteccionista se suavizará con la entrada en vigor del Acuerdo Comercial Preferencial con la CEE (1970), si bien no desaparecerá hasta el ingreso de España en la organización europea como miembro de pleno derecho (1986). Sobre la periodización del proceso liberalizador, véase Viñas, 1979, vol. 3, pp. 1168-1288.

24 «Rapport sur l’activité de l’ANRT [Association Nationale de la Recherche Technique] en Espagne», París, 14-i-1966 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 316).

25 Nota de la Dirección de Personal, 4-vi-1959 (AHR, fonds Verniez-Pallier [V-P], caja 34).

26 Carta de Antonio Robinet, presidente de la Delegación General de Saint Gobain en España, a Arnaud de Vogue, presidente-director general de la compañía, 23-xii-1966 (ASG, CSG HIST 00074/42).

27 Chambre française de commerce et d’industrie de Madrid, 1971, pp. 43-50.

28 Centre national du commerce extérieur (ed.), 1961, p. 359.

29 Era habitual encontrar nombres de personas cercanas al poder en los Consejos de Administración de las más importantes empresas, públicas y privadas, establecidas en España. En el caso de las francesas podemos mencionar, a modo de ejemplo, a Nicolás Franco en FASA-Renault, José María Rovira en Cristalería Española, Antonio Garrigues en Citroën o Jaime Argüelles en la Compañía de Seguros La Unión.

30 Informe del agregado financiero A. Mathonnet, Madrid, 12-xii-1969 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 315).

31 «Nouvelle réglementation concernant certains investissements étrangers en Espagne et suppresion du Service de Registro», informe del agregado financiero M. Cavignac al Ministère de l’Économie, des Finances et de l’Industrie, Madrid, 9-iv-1962 (AMEFI, B-10.841).

32 Nota de la Direction des Affaires Politiques, Subdirection de l’Europe Méridionale, París, 9-ix-1970 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 354).

33 «Développement de l’influence des États-Unis en Espagne et ses conséquences pour la France», informe de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 4-v-1965 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 333).

34 Para más detalles sobre estas cuestiones, véase Sánchez Sánchez, 2002.

35 Carta de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, Madrid, 6-ii-1968 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 315).

36 Paganelli, 1969, p. 24.

37 Carta de Boisseson al Ministère des Affaires Étrangères, comentando un artículo publicado por Henri Priouret en Le Figaro del 14 de marzo de 1966, Madrid, 16-iii-1966 (AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 314). Para ampliar la información sobre estos y otros aspectos de las relaciones industriales franco-españolas, véase Guereca, 1967; Garayalde, 1980; Étienvre y Urquijo Goitia, 1989; Mas Esteve, 1980; Busturia (dir), 1994 y Sánchez Sánchez, 2003 y (en prensa).

38 Ministerio de Comercio, Dirección General de Aduanas, 1959 y 1970. Cifras en millones de pesetas de cada año.

39 Presidencia del Gobierno, 1959 y 1970 (participaciones superiores al 50% del capital social de la empresa española). Cifras en millones de pesetas de cada año.

40 «Relación de los contratos aprobados por el Ministerio de Industria sobre la cesión a entidades industriales españolas de derechos de utilización de patentes y procedimientos de fabricación, transformación y conservación de productos, así como la prestación de servicios por exigencias técnicas del proceso productivo», Economía Industrial (varios números), 1963-1970.

41 Ministerio de Información y Turismo, 1970.

42 Rubio, 1974, p. 296; Banque de France, 1970 y Ministerio de Comercio, Secretaría General Técnica, 1970.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Esther M. Sánchez Sánchez, « La España de la estabilización y el desarrollo en perspectiva francesa (1958-1969) », Mélanges de la Casa de Velázquez, 34-2 | 2004, 251-269.

Référence électronique

Esther M. Sánchez Sánchez, « La España de la estabilización y el desarrollo en perspectiva francesa (1958-1969) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 34-2 | 2004, mis en ligne le 14 mai 2010, consulté le 24 juin 2017. URL : http://mcv.revues.org/1357

Haut de page

Auteur

Esther M. Sánchez Sánchez

Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org