Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Michel Leymarie et Jean-François Sirinelli (dir.), L’histoire des intellectuels aujourd’hui

Benoît Pellistrandi
p. 342-343
Référence(s) :

Michel Leymarie et Jean-François Sirinelli (dir.), L’histoire des intellectuels aujourd’hui, Paris, PUF, 2003, 494 pp.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 novembre 2007.

1La historia de los intelectuales está hoy en una encrucijada perfectamente reflejada en las páginas de este libro, páginas que recogen las actas de un coloquio internacional celebrado en París en octubre de 2001 y de cuya organización fue responsable el Centre d’histoire de l’Europe du vingtième siècle (Fondation Nationale des Sciences Politiques). Como todos los campos bien asentados, o maduros, la historia de los intelectuales tiene sus tradiciones, sus mitos y casi podríamos decir su relato canónico. El advenimiento del intelectual a finales del siglo xix, el papel de su compromiso político, su participación en los debates sociales, las dudas acerca de su situación actual constituyen las grandes etapas o estructuras de este relato. El caso francés se piensa como modelo fundador: ahí están el Affaire Dreyfus, los años 30, Sartre, el estructuralismo, etc.: tantos episodios o nombres propios que forman parte de la cartografía de esta historia de los intelectuales. Sin embargo, en la última parte del libro «Regards croisés sur l’historiographie des intellectuels» con comparaciones entre Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia, y las reflexiones acerca de los modelos alemán e italiano, se pone a prueba con finura e inteligencia la pertinencia de esa matriz francesa así como sus límites (H. M. Bock, D. Drake, M. Gervasoni, M. Kelly, D. Schalk).

2Estos fundamentos sobre los cuales se ha ido afianzando esta disciplina histórica están hoy superados o revisitados. Bien es verdad que siguen influyendo a la hora de elaborar síntesis problemáticas. Como leemos en las contribuciones de F. Attal, H. Schulte, C. Berthezène, P. Aubert, D.Quattrochi-Woisson y C. Pomeyrols que tratan respectivamente de la historia de los intelectuales en Italia, Alemania, Inglaterra, España, Argentina y Québec, existe la necesidad de elaborar un cuadro cronológico, de fijar los ejes que permiten ofrecer una lectura de la complejidad del mundo intelectual. Estos pasos suponen la elaboración progresiva de una historia canónica en la cual las propias declaraciones de los intelectuales sirven de señales, y las coyunturas de puntos de inflexión. Pero también aparecen nuevas pistas de reflexión e investigación que permiten ir más allá de lo que ha sido una historia política de los intelectuales.

3Otra vertiente bien conocida de esta historia es la de las instituciones, las redes o los medios que dan una visibilidad social y cultural a los intelectuales (J.-Y. Mollier, J. Guérin, F. Dosse, F. Chaubet, H. Eck). Ahí también aparecen nuevos enfoques que van más allá de las monografías necesarias sobre revistas, movimientos, círculos, etc. Las contribuciones de J. Guérin y F. Dosse, por ejemplo, muestran cómo de una confrontación entre la historia literaria, o la historia de las ideas, con la historia de los intelectuales pueden surgir nuevas perspectivas epistemológicas. Una de las grandes dificultades radica en la necesaria precisión del estudio del pensamiento intelectual y de los hechos del intelectual (compromisos, declaraciones…), estudio que debe superar el díptico vida y obra, sin abandonar el vínculo existencial que une la actuación política del intelectual con sus producciones literarias o artísticas.

4La tercera parte del libro —«Figures d’intellectuels»— sugiere, con mucho acierto según nuestro parecer, la pluralidad de las situaciones de los intelectuales, la multiplicidad de las posiciones que hacen de un escritor, un artista, un catedrático o un cineasta, un intelectual. No basta formar parte de la clase de los trabajadores intelectuales para ser un intelectual. El intelectual es una categoría cuya especificación es tarea de sus historiadores. Los autores de las cinco contribuciones aquí reunidas (M. Pinault, L. Jalabert, L. Bertrand Dorléac, P. Goestchel, Y. Dehée) no eluden la confusión que existe en torno a esta figura del intelectual y muestran que esta confusión debe ser objeto de historia para entender mejor tanto las lógicas internas de los medios intelectuales como las expectativas de las sociedades contemporáneas y mediatizadas.

5En la cuarta parte —«De quelques champs de recherche»—, D. Pelletier, N. Racine, C. Vaissié, C. Hauser, P. Aron y M. Beyen, que tratan de los intelectuales católicos y el Affaire Dreyfus, de los intelectuales, de la historia de los intelectuales en la Unión Soviética, en Suiza y en Bélgica, muestran que siguen siendo campos para estudios novedosos. La coincidencia entre el ocaso del intelectual y la explosión de los estudios sobre esta figura peculiar de la contemporaneidad podría hacer pensar que el yacimiento, en términos historiográficos, está agotándose. Los directores de este coloquio opinan lo contrario y lo demuestran con estas pruebas, signos de vitalidad de esta disciplina.

6Estamos en presencia de un libro importante que ofrece tanto una vertiente de balance como otra de perspectiva, adquiriendo sin duda un lugar privilegiado en la larga bibliografía de la historia de los intelectuales.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Benoît Pellistrandi, « Michel Leymarie et Jean-François Sirinelli (dir.), L’histoire des intellectuels aujourd’hui », Mélanges de la Casa de Velázquez, 34-2 | 2004, 342-343.

Référence électronique

Benoît Pellistrandi, « Michel Leymarie et Jean-François Sirinelli (dir.), L’histoire des intellectuels aujourd’hui », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 34-2 | 2004, mis en ligne le 15 novembre 2007, consulté le 24 octobre 2014. URL : http://mcv.revues.org/1400

Haut de page

Auteur

Benoît Pellistrandi

Casa de Velázquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org