Navigation – Plan du site
Actualité de la Recherche
Regards croisés

Michel Zimmermann, Écrire et lire en Catalogne

Josep Maria Salrach
p. 281-286
Référence(s) :

Michel Zimmermann, Écrire et lire en Catalogne [ixe-xiie siècle](2 vol.), Madrid, Casa de Velázquez, 2003, 1403 pp.

Texte intégral

1En 898, ante un tribunal reunido en Vic y presidido por dos jueces, se desarrolla en dos sesiones un acto regulado por la ley y representado muchas veces en Cataluña en los siglos ix-xii. El 28 de mayo se escucha a un particular que declara bajo juramento que ha perdido sus escrituras de propiedad, es decir, las escrituras de venta de una casa y tierras del condado de Ausona, en el término de Taradell, lugar de Gaudilà, que cinco años atrás había formalizado con dos matrimonios vendedores. El denunciante precisa con todo detalle el contenido de los documentos: fechas, bienes, lugar, vendedores, cláusulas de sanción, escribanos y testigos. A requerimiento del tribunal, dos días más tarde, el 30 de mayo, el denunciante presenta testigos, los mismos que años antes habían suscrito una de las escrituras perdidas. Estos testigos también declaran bajo juramento el contenido preciso de las escrituras, y añaden que vieron cómo los vendedores las entregaban al comprador, el cual las llevó consigo al lugar de Gaudilà donde vieron y escucharon cómo eran leídas y releídas varias veces.

2Sobre la base de documentos semejantes Michel Zimmermann analiza en su obra la reparatio scripturae, una práctica que, como él dice: «manifiesta de manera ejemplar la unión estrecha, sino ósmosis, entre derecho, juramento y escritura, que aparece como un fundamento esencial de la sociedad catalana». A remarcar que el procedimiento, fiel a la ley goda (VII, 5, 2), se basa en la autoridad del juez y la memoria de los testigos que juran y expresan oral y personalmente ante el magistrado su conocimiento de la existencia y contenido de las escrituras perdidas. Está claro, y lo dicen, que este conocimiento proviene del hecho de haber leído y releído muchas veces las escrituras o, más bien, de haberlas escuchado leer, lo que sugiere una práctica común en las pequeñas comunidades, donde debían ser los sacerdotes de las parroquias los encargados de alimentar la memoria de los derechos individuales y familiares. Todo se fundamentaba en las escrituras: la declaración de los testigos no versa sobre la posesión material y efectiva, continuada, observada y comprobada, de los bienes que las escrituras garantizan sino, únicamente, sobre el contenido preciso y lo más detallado posible de los documentos originales. Es, por tanto, la confianza en el escrito lo que prevalece: la fidelidad y confianza que la sociedad catalana tenía en la escritura como garantía de derecho.

3Éste es el mundo de la cultura escrita en el que se ha sumergido el autor. Bien es cierto que su obra desborda el marco estricto de escritura para incorporar manuscritos y bibliotecas, pero, como muy bien explica, lo genuino de la Cataluña carolingia y feudal es la importancia de los documentos. Durante años Zimmermann los ha estudiado con perseverancia. De esta labor erudita se destilaron hace tiempo algunas perlas que maravillaron a los estudiosos del período carolingio por la riqueza analítica y el impulso renovador, pero es ahora, con esta obra, que vemos dónde hay que ubicar a Michel Zimmermann: pertenece a la categoría de los maestros, como Vilar y Bonnassie. Écrire et lire en Catalogne (ixe-xiie siècle) es una obra que justifica una vida de historiador. Se realizó a lo largo de más de quince años, entre 1975 y 1992, pero los esfuerzos merecieron la pena. El resultado es un trabajo que abre nuevos caminos a la metodología histórica, y demuestra que el microanálisis de un caso particular (la cultura catalana de los siglos ix-xii), cuando se hace bien, y Zimmermann lo hace magistralmente, abre más que cierra el camino de lo universal.

4Entre muchas otras virtudes, esta obra tiene la de arrojar una nueva luz sobre el enigma de la omnipresencia de la escritura notarial en Cataluña, el mismo que llevaba al escritor Josep Pla a sentenciar que en Cataluña todas las revoluciones se habían hecho en casa del notario. Pero la confianza en el escrito, refrendado por un notario, depositario de la fe pública, se puede comprender desde que esta figura existe, a partir del siglo xiii. Antes es más difícil de explicar, y resulta que, de los siglos x-xii, se han conservado miles de pergaminos, sobre todo escrituras de compra-venta de tierras entre particulares, en archivos civiles y eclesiásticos, e incluso en casas de payés. La interpretación más en boga es que toda historia es historia del poder, y éste para reproducirse necesita del escrito. Por tanto, si en Cataluña se han conservado tantos pergaminos es porque el poder los impuso como instrumento de reproducción de la hegemonía social. Pero esta interpretación, de tan simple y reductora, sonroja y no resuelve el enigma: ¿por qué aquí y no allí? Zimmermann no se lo plantea ni razona de este modo. Si lo hiciera no habría podido escribir esta obra. Lo que hace es decirnos que Cataluña es un espacio privilegiado donde los hombres escriben mucho y precozmente, y esto quiere decir fidelidad a una tradición y sumisión a una exigencia jurídica y moral. Y, añade, el documento es un soporte de la memoria y un medio de expresión personalizado, reflejo de la gestualidad cotidiana e instrumento que da forma a la existencia individual y colectiva. Más que sentencias o frases lapidarias, lo que brota aquí es sutilidad, y eso es lo que importa porque muestra el enorme abanico de voluntades que juegan sobre el texto escrito.

5Michel Zimmermann ha sido capaz de convertir el estudio de documentos notariales breves y repetitivos en la base de algunos de los capítulos más renovadores y maravillosos de su obra. Pero no todo son escrituras de compra-venta, también se basa en testamentos, donaciones piadosas, actas de consagración y escrituras judiciales, en algunas de las cuales sus autores encuentran espacio para expresar una cierta creatividad, diríamos preliteraria. Zimmermann sabe apreciarlo y a ello le ayuda su enorme erudición, que pone al servicio de una gran imaginación. ¿Qué es sino imaginación lo que le permite preguntarse si a través de la documentación notarial se puede ir lejos hasta entrever la afirmación de una colectividad? Y una pregunta lleva a otra: ¿detrás de los que leen y enseñan se puede acceder a los que escuchan y aprenden? Y, ¿qué es lo que prevalece en la documentación escrita?, ¿la voluntad imaginativa del autor o la necesidad de construir un discurso adaptado a la cultura de los destinatarios?

6En páginas dedicadas a la significación de la escritura insiste en que redactarlas era un imperativo jurídico, una obligación impuesta por la ley de los antepasados (la goda) que busca «abrir a la acción presente la eternidad del tiempo futuro». Pero el imperativo jurídico, que persigue la permanencia de las situaciones y relaciones legalmente establecidas, se trueca también en moral en tanto que el texto escrito es una forma de lucha contra el olvido, un vehículo de la memoria, que se basa en la solidaridad intergeneracional. Pero esto no es todo. Para el autor, el documento es también creador en la medida en que perfecciona y da cumplimiento a la realidad: las transacciones no tienen validez hasta que no han sido escritas. Es en este sentido de autoridad que el testimonio escrito es prioritario y prevalece sobre el gesto. Esta fe y confianza en el documento escrito reposa en la tradición y en el consenso social, de modo que cualquier particular puede redactar una escritura, que tendrá valor de instrumento público si lo hace según establecen las normas (que figuran en el Liber Iudicum, II, 5, 1), entre las cuales no creemos esté la presencia de un juez. Con esta precisión introducimos seguramente un pequeño matiz de discrepancia con el autor.

7Más ricas y sugestivas, si cabe, son las páginas dedicadas a la génesis y evolución de las escrituras. Quien conozca este tipo de documentos quizás piense que no revisten una especial significación o que, en todo caso, difícilmente pueden alimentar un trabajo de investigación de sociometría cultural de gran alcance. Zimmermann piensa lo contrario y demuestra estar en lo cierto. De partida acepta que el ejercicio de la escritura «notarial» está sujeto a normas, pero acto seguido explica que las normas no eliminan la libertad creadora. En el ejercicio puro y netamente lingüístico de escribir, aunque la escritura sea la expresión del derecho, que exige precisión y rigor, ya se inscribe una búsqueda de vocablos y construcciones sintácticas que requiere imaginación y creatividad. Y, puesto que la sociedad se mueve, la lengua, que intenta captar y expresar la realidad, también lo hace, de ahí que el autor hable de un movimiento de invención: de constante creación terminológica.

8Zimmermann no hace suyo el debate sobre el cambio feudal, pero implícitamente se pronuncia. Desde finales del siglo x y comienzos del siglo xi, es evidente que la lengua culta, el latín, ya no sirve para explicar la totalidad del campo social, y, cada vez más, se ha de recurrir a la lengua vernácula, que aflora en textos formalmente latinos. También el uso de formularios declina en provecho de una mayor proximidad a los hechos. La causa de fondo es la evolución de la sociedad, las nuevas formas de relación social y de poder, que corresponden a un nuevo dominio del espacio y de la distribución de la tierra. Son sus palabras las que traducen la visión de un cambio social y cultural que se alimentan mutuamente.

9El autor hace hincapié en la finalidad didáctica y memorial del documento, en el sentido de que ha sido redactado con la finalidad de dejar constancia completa de una transacción, y hacerla entendedora a las generaciones futuras. De ahí deriva una voluntad de exhaustividad que obliga a un registro completo de bienes y derechos, lo que da a algunas partes de ciertos documentos la forma de inventario y reconstrucción del paisaje. Michel Zimmermann se pregunta si se trata de una reconstrucción real o ideal, y, por un razonamiento de carácter jurídico (cubrir todo el abanico de posibilidades), parece inclinarse por la segunda opción, un punto de vista que nuestra experiencia investigadora, nos atreveríamos a decir, impide compartir plenamente.

10Los redactores de los documentos se servían de modelos o formularios que iban en sentido contrario a la improvisación, aunque, como bien explica el autor, había diferentes niveles de dependencia, en parte relacionados con la colaboración-confrontación entre los autores y los redactores de las escrituras. Los autores, mediante la oralidad, expresan su voluntad y los redactores le dan forma escrita para lo cual se sirven de formularios. ¿Adaptan las voluntades de los autores a los formularios o más bien éstos a aquéllas, o buscan fórmulas de compromiso? Michel Zimmermann, que atiende sobre todo a los aspectos lingüísticos y gramaticales, habla de redactores que se supeditan en todo a la fórmula y otros que se daban mayor libertad creadora enriqueciéndola.

11Las referencias al tiempo, la medida del tiempo y la conciencia del tiempo están muy presentes en la documentación. Su observación y análisis llenan algunas de las páginas más profundas y maravillosas de esta tesis. En unas líneas memorables, Zimmermann interpreta la conciencia del tiempo como el fruto de la relación antagónica que el pasado impone al presente, que, ante la imposibilidad de reconstruirlo, opta por memorializarlo, es decir, por rehacerlo mediante la memoria. Pero, puesto que la dinámica social aleja inevitablemente el presente del pasado, la única solución para evitar perderlo es retenerlo en la memoria mediante el escrito. Nace de este modo la historia, y la integración del individuo en el curso de la historia. El autor insiste, con razón, en que es a finales del siglo x cuando los documentos traducen con más insistencia y claridad el esfuerzo por fechar los acontecimientos situándolos en el curso de la historia. Antes, dice, lo que prevalecía era la medida del tiempo a través de pulsiones escatológicas; ahora, los puntos de referencia devienen más terrenales. Son estas reflexiones, aplicadas a las fórmulas de datación, lo que le permite desvelar el proceso de afirmación política catalana: primero, aceptación y respeto del orden carolingio; después, marcha hacia la soberanía condal y rechazo de los robertianos y de Hugo Capeto (siglo x), y, finalmente, relegación de la persona del rey y de su autoridad a una entidad y espacio extranjeros (francigeno, Francia).

12A finales del siglo x, los escritos del conde de Besalú y obispo de Gerona, Miró Bonfill, en particular las actas de consagración de los monasterios de Cuixà (974) y Ripoll (977), muestran con nitidez el paso del tiempo escatológico al terrenal y el engarce del uno en el otro. Como si de una homilía se tratase, el conde-obispo comienza por describir el tiempo sagrado de la Redención, la Resurrección y la Ascención, al que siguió, explica, la Evangelización, la obra de los apóstoles, una labor que en el tiempo terrenal han continuado y continúan hombres piadosos como los de su propia familia. Y ahí el relato, con referencias explícitas a la obra de conquista, colonización y patrocinio religioso del abuelo Guifré, de la generación paterna (Miró y Sunyer), y de la suya propia (Seniofred, Borrell, Oliba y el propio Miró, nietos de Guifré), se convierte en crónica de la memoria genealógica del linaje. Miró Bonfill es uno de los personajes de la cultura catalana del siglo x que más fascina e intriga a los estudiosos del período, Zimmermann entre ellos.

13Después de la documentación, Zimmermann investiga el equipamiento cultural: bibliotecas y manuscritos sobre todo. Le interesa saber de qué obras se disponía, qué contenían, quién las poseía, y dónde, cómo se engarzaba la cultura catalana con la general de Occidente, y qué elecciones culturales se perciben y con qué finalidades. De particular interés es su visión de las etapas sucesivas de elaboración de la cultura catalana. Empieza mostrando el territorio catalán como reserva de la cultura visigoda, evidente en el plano del derecho, pero también por la presencia de la obra de Isidoro. Continúa con el examen del conocimiento que se tenía de los clásicos y del acceso a la cultura griega que reduce a sus justos términos. Expone después cómo la formación de los clérigos reposaba sobre todo en la lectura de textos de la Biblia y de los Padres de la Iglesia. La pertenencia de los condados al mundo carolingio se traduce finalmente en el plano cultural por una cierta ruptura con Hispania, y el predominio en las bibliotecas de obras representativas del renacimiento carolingio. La última etapa, calificada de apertura al mundo,  es la de la influencia de los ideales cluniacenses, los viajes a Roma, las relaciones ultrapirenaicas y, en general, los caminos de la peregrinación. A esta etapa final corresponde la llegada de los ideales reformadores, la instalación de los cistercienses, la vinculación con San Víctor de Marsella y San Rufo de Aviñón, y el descubrimiento, quizás un poco tardío (a partir del 1020, dice Zimmermann), de las otras cristiandades ibéricas. En este punto, no estaría de más recordar que, según una discutida carta que, el año 970, el abad Cesari de Montserrat envió al papa Juan XIII (carta cuya autenticidad Zimmermann no discute), en el 956 habría peregrinado a Santiago y allí, en un concilio presidido por el arzobispo de Lugo, habría obtenido la dignidad de arzobispo de la Tarraconense. Y quizás convendría recordar también la figura del monje Ponç, de Sant Serni de Tabernoles, que, después de ser abad de este monasterio de la diócesis de Urgel, se trasladó a la corte de Pamplona (hacia el 1020) y, a partir de 1023-1025, se convirtió en obispo de Oviedo. Por influencia suya hubo entonces, en los años 1040-1108, una serie de prelados catalanes y occitanos reformadores al frente del obispado de Palencia.

14En fin, esta obra magistral, densa y enormemente voluminosa (¡1.403 páginas!), podría dar pie a muchos más comentarios que, por nuestra parte, serían sin dudarlo elogiosos. Para terminar, sólo añadiremos que Michel Zimmermann vuelve tras los pasos del venerable Rudolf Beer, que en su día estudió los manuscritos de la biblioteca de Ripoll, un trabajo que Ramon d’Abadal admiró con razón, y compara los contenidos de la biblioteca ripollense con los de Vic. Su conclusión es contundente, el joven monje Gerberto de Aurillac, después papa Silvestre II, estudió en Ripoll, en cuya biblioteca la tradición científica y tecnológica clásica era muy presente, y no en Vic, cuya biblioteca era indigente en obras científicas. Incluso, a través de Ripoll, Gerberto pudo tener acceso a los frutos de la ciencia oriental. Por tanto, la información del cronista Richer de que el obispo Ató de Vic fue maestro de Gerberto debe entenderse en sentido figurado: el prelado debió desempeñar un papel de tutor más que de preceptor del monje de Aurillac. Conviene resaltar este punto y añadir que las pruebas y los argumentos aportados por el autor son convincentes, toda vez que algunos de los historiadores participantes en el Congrés Internacional «Gerbert d’Orlhac i el seu temps: Catalunya i Europa a la fi del 1r mil·lenni» (Vic y Ripoll, 1999), realzaron la figura de Ató y el valor cultural del scriptorium y de la biblioteca de Vic, y sembraron dudas sobre la primacía de Ripoll en la formación del gran sabio del año mil.

15Y así, al hilo de la lectura, llegamos a las conclusiones. Destacaremos tres. En primer lugar, la constatación que la cultura era una vía de afirmación catalana. Cierto: lo era y lo es, pero el mérito de la investigación es demostrar que empezó a serlo mil años atrás. En segundo lugar, la necesidad de explicar la génesis de Cataluña por la confluencia de dos vías, la política y la cultural, con la particularidad que si la vía política es la trazada por el poder, la cultura entendida por Zimmermann tiene una dimensión colectiva. Su historia de la cultura no es sólo la de los que escriben, leen y enseñan sino también la de los que escuchan y aprenden. Como él mismo dice, el suyo es «un estudio de sociometría cultural de una colectividad en una etapa decisiva de su formación nacional». Y, en tercer lugar, destacaremos la idea de que la personalidad cultural catalana precedió en unos cuantos decenios al diseño político: anticipó iniciativas, prestó conceptos e imágenes de venerable tradición (potestas, auctoritas) para lanzar hacia delante nuevas realidades y alimentó el proyecto político con la memoria que el escrito crea y perpetúa.

16¿Qué más se puede pedir? Un día de diciembre de 1992, hablando con Michel Zimmermann mientras paseábamos por Toulouse, le expresé mi opinión sobre la caducidad de nuestros trabajos. Con inteligente ironía objetó: «Sí, pero hay trabajos que duran más que otros». Cierto. Con este libro, una verdadera obra maestra, ha hecho una contribución decisiva al progreso de la historia, una contribución llamada a perdurar.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Josep Maria Salrach, « Michel Zimmermann, Écrire et lire en Catalogne », Mélanges de la Casa de Velázquez, 35-1 | 2005, 281-286.

Référence électronique

Josep Maria Salrach, « Michel Zimmermann, Écrire et lire en Catalogne », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 35-1 | 2005, mis en ligne le 03 juin 2010, consulté le 19 août 2017. URL : http://mcv.revues.org/1418

Haut de page

Auteur

Josep Maria Salrach

Universidad Pompeu Fabra, Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org