Navigation – Plan du site
Actualité de la Recherche
Comptes rendus

Anne Dulphy et Yves Léonard (dir.), De la dictature à la démocratie

Eduardo González Calleja
p. 311-314
Référence(s) :

Anne Dulphy et Yves Léonard (dir.), De la dictature à la démocratie : voies ibériques, Bruxelles, P.I.E.-Peter Lang, 2003, 292 pp.

Texte intégral

1Como es bien sabido, las transiciones a la democracia en Portugal y España, ubicadas en los prolegómenos de la «tercera ola» democratizadora estudiada por Samuel P. Huntington, que se amplió a América Latina en los años 1980 y a Europa del Este a inicios de los años 1990, han generado desde su misma culminación una vasta publicística de naturaleza fundamentalmente política, algunos de cuyos autores más distinguidos por su significativo aporte teórico y por su voluntad comparativa son Juan J. Linz, Alfred Stepan, Guillermo O’Donnell, Philippe C. Schmitter y Lawrence Whitehead. El libro colectivo que nos ocupa sigue esa estela de interés. Nos encontramos, en este caso, ante una serie de estudios preferentemente historiográficos que fueron presentados en un coloquio internacional organizado a inicios de 2002 por el Grupo de Investigación sobre la Península Ibérica del Centro de Historia de Europa del Siglo xx de la Fondation Nationale des Sciences Politiques (FNSP). Pero, más que incluir reflexiones globales sobre el tránsito de un régimen autoritario a un sistema democrático, o comparaciones sistemáticas entre ambos países ibéricos, el libro recopila una serie de investigaciones específicas sobre los procesos de democratización tardía, desencadenados en España y Portugal después de que ambos países hubieran experimentado la crisis de sus respectivos regímenes oligárquicos a inicios del siglo xx, y la frustración de las experiencias republicanas democráticas, que en 1926 y 1936 dieron lugar a prolongadas dictaduras en curso de agotamiento en el último cuarto de la centuria.

2El libro se estructura en tres partes. El análisis de los actores principales del proceso político se abre con unas interesantes consideraciones de António Costa Pinto sobre la sumaria depuración de responsabilidades por la dictadura salazarista en 1974-1975 (la llamada justicia de transición o saneamento) y la conexión entre el proceso de reconciliación política, emprendido desde mediados de los años 1970 con la rehabilitación de los depurados, y la inculcación de una determinada «política de la memoria», materializada, entre otras iniciativas, en la creación de una comisión para el estudio del Estado Novo, en un proyecto de museo de la resistencia, o un ambicioso programa de recopilación etnográfica y memorial de la cultura popular. Un plan rememorativo que se remató en 1999 con una gran exposición histórica sobre el siglo xx portugués.

3Las transiciones, como las revoluciones, tienen un principio y un fin difícilmente discernibles, y su estudio no debe limitarse al cambio institucional, sino comprender el conjunto de mutaciones políticas y sociales. Los análisis en exceso esquemáticos de François Daguzan sobre la actitud del ejército y de Sylvia Desazars de Montgailhard sobre el papel desempeñado por las élites españolas (desde el rey a los poderes fácticos y la oposición) en su apuesta por la política del consenso son un buen ejemplo de esa interpretación determinista, que asigna a las élites políticas la capacidad de haber planificado minuciosamente el cambio político. En contraste, José M.a Marín defiende en su trabajo la importancia de la movilización política y social, especialmente la patrocinada por los sindicatos, en el proceso de transición a la democracia. A su juicio, fue precisamente esta presión callejera, en forma de huelgas y manifestaciones vinculadas a un proyecto de cambio radical, la que aceleró las reformas políticas tras la matanza de Atocha de enero de 1977 y la legalización del PCE tres meses más tarde. Sophie Baby también inscribe la tragedia de Atocha en la efervescencia de la contestación obrera a los sindicatos oficiales, y junto a interesantes consideraciones sobre la función política del rumor, enjuicia el elogio ficticio a la «madurez del pueblo español» como un elemento de desmovilización tan eficaz como el recurso al miedo, apoyado en una memoria colectiva traumatizada por la Guerra Civil. Con todo, no cabe duda que el asesinato de los abogados laboralistas fue un acelerador de la transición y un paso efectivo hacia la política de consenso.

4De nuevo, el choque dialéctico entre la estrategia política diseñada a partir de grandes personalidades y las reivindicaciones de los movimientos sociales queda de manifiesto en el análisis que Àngel Duarte y Phryné Pigenet hacen del retorno triunfal de Josep Tarradellas a Cataluña en 1977, bajo el canon gaullista del hombre solo e independiente. Describen este suceso como una maniobra del gobierno para paliar el fracaso del centro en las elecciones de 1977 y confiscar al movimiento político y social catalán su capacidad de ruptura mediante el restablecimiento simbólico de una Generalitat sin real contenido político.

5La conclusión que los coordinadores del libro deducen de este aspecto de los procesos ibéricos de democratización es que, en España, las élites franquistas aseguraron la transición, mientras que en Portugal, tras una ruptura aparente y una irrupción brutal de la libertad, se produjo una marcha atrás a partir de 1975. Se concluye así que la transición controlada por las élites procedentes de un régimen dictatorial con permanencia de una autoridad legal (como fue el caso de la Monarquía de Juan Carlos) son más propicias a una estabilización fundamentada en la continuidad administrativa y el mantenimiento del orden público que la transición por ruptura patrocinada por el gobierno provisional portugués de carácter revolucionario en 1974-1976.

6Un segundo bloque de trabajos se centra en la gestión de la memoria histórica vinculada a estas transiciones, y analiza los efectos colaterales que tienen estas políticas conmemorativas en la estabilidad y la legitimidad de las institucio- nes democráticas. Marie-Christine Volovitch-Tavares explica la incidencia de la Revolución de Abril sobre la emigración portuguesa en Francia, frecuentemente ilegal (con gran número de desertores del servicio militar en las colonias) y procedente de las regiones deprimidas del centro y del norte del país, que se vio confrontada a una nueva política migratoria repleta de contradicciones. Para el caso español, Florence Guilhem pone en relación los puntos fundamentales de la política de amnistía de los gobiernos de la transición española con el retorno de los exiliados republicanos y su lucha contra el desentendimiento que ha dominado en las instancias oficiales. Los trabajos de Yves Léonard y Danielle Rozenberg permiten constatar las diferencias entre las respectivas «políticas de la memoria». Y. Léonard parte de unas polémicas declaraciones de José Saramago respecto a la inutilidad del 25 de abril para reabrir un debate sobre las sucesivas lecturas simbólicas de esta festividad, desde el «Día de Portugal» al «Día de la Libertad», y su contraposición con el 1 de mayo como «Día de la Revolución». D. Rozenberg incide también en el «pacto del olvido» de las élites de la transición sobre las responsabilidades de la dictadura franquista; circunstancia que, a su juicio, permitió dibujar un autorretrato pacífico de diálogo, reconciliación y tolerancia de la comunidad política española, que quedó perfectamente reflejado en la Constitución de 1978. Pero, en contrapartida, el carácter frecuentemente elitista de la transición y el olvido consciente del pasado han hecho difícil la institucionalización de la democracia como construcción de valores comunes susceptibles de fundar un sólido contrato social de naturaleza pluralista.

7Por último, las percepciones de otros testigos exteriores a los procesos de transición nos brindan la oportunidad de observar un sugestivo juego de influencias cruzadas. En sus reflexiones sobre los modelos comparados de las transiciones peninsulares, Josep Sánchez Cervelló destaca que el contexto internacional no hizo factible ni una intervención norteamericana (cuya administración estaba obsesionada con la solución definitiva del conflicto vietnamita) ni una intromisión soviética, cuya diplomacia parecía más interesada en potenciar el papel mediador de la Conferencia para la Seguridad y la Cooperación en Europa (CSCE) que en alcanzar un hipotético control de Portugal en marzo de 1975. Todo ello realzó el papel de los diversos interlocutores europeos, en especial de la Internacional Socialista, que fue uno de los grandes actores de las transiciones portuguesa y española a través de su política de patrocinio del PS de Mario Soares y del PSOE de Felipe González, partidos y líderes que se erigieron en las bases moderadas de la izquierda ibérica. En su estudio sobre el papel del socialismo portugués (organizado en la Ação Socialista Portuguesa en 1964 y transformado en PS en abril de 1973) en la transición democrática lusitana, Nathalie Marquès Leal destaca la división existente entre los aliados de la OTAN, que osciló entre el apoyo incondicional otorgado a la alternativa socialista por Helmut Schmidt y la hostilidad manifestada por Valéry Giscard d’Estaing y Gerald Ford. Si el aislamiento internacional del PCP fue un elemento clave para su separación del poder y su ulterior declive político, Sánchez Cervelló destaca como especificidad española en el papel no revolucionario del PCE, amén de la política más liberal de los gobiernos tardofranquistas, los efectos apaciguadores del recuerdo de la Guerra Civil sobre la opinión pública, el mayor nivel de desa-rrollo socioeconómico, la presencia de la Monarquía como elemento de continuidad y la ausencia de un grave conflicto colonial como el que Portugal afrontaba en Angola y Mozambique, aunque quizás el contencioso del Sahara Occidental ejerció un papel similar en el momento clave de la agonía de Franco.

8Todo parece indicar que en España la interferencia exterior fue menos significativa que en Portugal. La incidencia de la revolución desarrollada en el país vecino en la errática estrategia de bunkerización/apertura del gobierno de Arias Navarro es compulsada desde la perspectiva de la prensa por Marie-Claude Chaput, quien describe con nitidez los perfiles del «redescubrimiento» de Portugal en la revista progresista Triunfo. En ella se empleó el referente lusitano como metáfora permanente de la situación política doméstica (plasmado en los paralelismos establecidos entre el 25 y el 14 de abril, entre Spínola y el general Díez Alegría o entre el Movimiento das Forças Armadas portugués [MFA] y la Unión Militar Democrática [UMD]), en contraste con el tono desconfiado de la prensa conservadora representada por ABC, especialmente tras el nombramiento de Vasco Gonçalves como primer ministro del segundo Gobierno Provisional y la dimisión de Antonio de Spínola a fines de noviembre de 1974.

9La mirada de un tercer país vecino como Francia resulta especialmente provechosa para constatar el legado simbólico dejado por estos procesos de transición. En su estudio de los intelectuales franceses ante la «Revolución de los claveles», Victor Pereira pone de relieve los lazos de solidaridad militante existentes entre los antiguos exiliados portugueses en Francia y un largo elenco de intelectuales y políticos galos como Pierre Mendès France, Michel Rocard, Alain Touraine, Régis Debray, Maurice Duverger o Roger Garaudy, todos ellos implicados de una u otra forma en el debate interno —heredero de las turbulencias del 68— que se entabló sobre el concepto mismo de revolución. No es de extrañar que, para ciertos gauchistes, la «Revolución de los claveles» fuera el remake inesperado del fracaso cosechado un lustro antes, y que convirtieran en ritual obligado el «peregrinaje revolucionario» hacia Portugal, transformado en esos años en el «Katmandú del izquierdismo» o en el «Chile al final de la autopista del Sur».

10Los trabajos complementarios de Anne Dulphy sobre la publicística francesa referida a la transición española y de Aline Angoustures sobre la actitud de la opinión pública gala ante el cambio político español ponen de manifiesto el contraste entre el gran interés que estos procesos despertaron en las élites políticas e intelectuales y la pervivencia de los viejos clichés (del folklorismo al recuerdo omnipresente de la Guerra Civil) entre el gran público. La ignorancia mutua y el desprecio de la cultura ajena que Francia mostraba en sus relaciones con España podrían trasladarse perfectamente a España en relación con Portugal. En todo caso, se puede constatar una neta mejora de la opinión francesa en lo que respecta a las posibilidades de regeneración política y económica del país vecino, actitud que contrasta con la persistente mala prensa que Francia arrastraba allende los Pirineos, imagen lastrada por la escasa cooperación en la lucha antiterrorista y las dificultades interpuestas por V. Giscard d’Estaing al ingreso de España en la CEE.

11En definitiva, a pesar de la heterogeneidad de enfoques empleados (en la mayor parte de los casos, con nula voluntad comparativa) y los evidentes desequilibrios en el tratamiento de ambos procesos democráticos, la obra coordinada por A. Dulphy e Y. Léonard cumple con la función de informar a la comunidad universitaria de algunos de los aspectos más relevantes del cambio político y cultural sobrevenido en la Península Ibérica durante los años 1970.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Eduardo González Calleja, « Anne Dulphy et Yves Léonard (dir.), De la dictature à la démocratie », Mélanges de la Casa de Velázquez, 35-1 | 2005, 311-314.

Référence électronique

Eduardo González Calleja, « Anne Dulphy et Yves Léonard (dir.), De la dictature à la démocratie », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 35-1 | 2005, mis en ligne le 03 juin 2010, consulté le 23 mai 2017. URL : http://mcv.revues.org/1440

Haut de page

Auteur

Eduardo González Calleja

CSIC

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org