Navigation – Plan du site
Miscellanées

El Círculo de Recreo de Valladolid (1931-1950)

La sociabilidad elitista en Castilla entre la Segunda República y el primer franquismo
Le Círculo de Recreo de Valladolid (1931-1950). La sociabilité des élites en Castille entre la Seconde République et le premier franquisme
The Círculo de Recreo of Valladolid (1931-1950). Elitist Sociability in Castille From the Second Republic to the Early Franco Years
Rafael Serrano García
p. 255-273

Résumés

Cet article se propose d’expliquer le déclin et la résurgence du Círculo de Recreo de Valladolid, entre 1931 et 1951, dans la mesure où il peut illustrer l’évolution d’autres entités culturelles en Castille et Léon et en Espagne pendant cette période. Jusqu’à la guerre civile, le Cercle connaît une diminution constante de ses ressources et du nombre de ses membres puis, après le conflit, il regagne de l’importance en assouplissant les conditions d’adhésion, jusqu’alors rigides et élitistes, et en rendant plus attirants les services offerts. Le texte traite également de la présence de courants politiques très différents au sein du Cercle, de sa politisation sous la République, marquée par un nombre croissant d’exclusions, et de son implication en faveur des insurgés. Cela n’empêcha pas néanmoins des frictions avec les nouvelles autorités en raison du monarchisme résolu de beaucoup de ses membres.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Guereña, 2001. Específicamente sobre la figura de M. Agulhon véase también, el artículo de Canal, 2 (...)
  • 2 El presente artículo se inscribe en el Proyecto de Investigación de la Junta de Castilla y León, VA (...)
  • 3 Un ejemplo entre otros puede ser el estudio de Blasco Ijazo, 1972.

1Pese a un arranque todavía reciente, la historiografía en España sobre la sociabilidad ha conocido ya un desarrollo importante, bien a través de monografías o artículos, que invocan expresamente ese concepto y que se remiten a las definiciones que sucesivamente ha formulado Maurice Agulhon1, bien como novedosa clave explicativa a la que se recurre no sólo en los estudios históricos de carácter generalista, sino también en otras disciplinas autónomas, aunque de sustrato histórico como la historia de la economía, del pensamiento, de la edición, del arte, etc.2. A su vez, el enfoque de las relaciones humanas desde el prisma de la sociabilidad ha facilitado la revalorización de objetos de estudio, como el asociacionismo en sus muy variadas vertientes, que había sido efectuado desde perspectivas intelectuales ya un tanto obsoletas (no así las preocupaciones sociales que en ciertos casos las motivaron). Sería el caso del asociacionismo practicado por los trabajadores, que durante toda una época constituyó el principal centro de interés de la historiografía sobre el movimiento obrero, pero también del de tinte burgués o elitista que, aunque sin compartir —todo lo contrario— una similar orientación teleológica, ha florecido a cargo de eruditos locales, de cronistas, de aficionados a la historia, para conmemorar los fastos de asociaciones de las que solían ser miembros: casinos y ateneos, cámaras de comercio, academias, clubes deportivos, etc.3.

  • 4 Una buena puesta a punto de la historiografía sobre estas entidades, en Villena Espinosa y López Vi (...)

2Casinos y círculos, pues, cuentan en España con una relativamente abundante publicística, aunque siga siendo escasa la confeccionada con rigor histórico y, menos aún, la inscrita en el marco teórico de la sociabilidad4. Estas entidades surgieron en España a partir de los años 1835-1840 y pronto conocieron una expansión extraordinaria, muy superior a otras formas asociativas con las que estaban íntimamente emparentadas, tales como los ateneos y los liceos, provistas de una definida vocación cultural que, aunque no estuviera ausente en los círculos de recreo, no era necesariamente prioritaria. Se convirtieron así en el marco predilecto de relación, pero no el único, para los varones pertenecientes a las élites locales, aunque el modelo asociativo del círculo sería también adoptado por los trabajadores y por los partidos políticos en las etapas iniciales de la vida partidaria en España. Debieron ser, por ello, un elemento importante en la cohesión social de la burguesía española, en la definición de su identidad y en la potenciación de su vertiente oligárquica y exclusivista, aunque ello no significa que no hubiera casinos más inclusivos socialmente.

  • 5 Sería el caso, por ejemplo, del selecto Círculo del Liceo en Barcelona, donde la buena dotación de (...)
  • 6 Sobre el noctambulismo, véase Delattre, 2000, pp. 119-203.

3La oferta de ocio de estos casinos consistía principalmente en el juego, la conversación —la tertulia—, la lectura de publicaciones periódicas y, de forma más espaciada u ocasional, en bailes, veladas musicales, representaciones teatrales, asaltos, etc. Los círculos más elitistas contaban con un abundante servicio para atender las necesidades y caprichos de sus socios y se esforzaban por brindarles un ambiente realmente confortable, poniendo mucho esmero en la calefacción, el mobiliario o la decoración. Incorporaron asimismo otros servicios, como la peluquería, el restaurante, el teléfono, para que el asociado que lo desease pudiera pasar la mayor parte del día en el círculo5, que, por otro lado, también acogía a los noctámbulos con sus avanzadas horas de cierre6.

  • 7 Una etapa que viene a coincidir con la de vigencia de criterios censitarios en el plano de la repre (...)

4Creemos que la época dorada de estas entidades en España es la que discurre entre mediados del siglo xix y la segunda década del siglo xx7, una época en la que las formas de esparcimiento que brindaban y el empleo del tiempo a que en cierto modo obligaban tenían pleno sentido dentro de los hábitos de los notables locales, en una sociedad aún predominantemente rural y sólo relativamente afectada por un proceso de modernización pausado e incompleto. No obstante, al acelerarse dicho proceso a partir de la azarosa coyuntura de la Primera Guerra Mundial, ello va a determinar toda una serie de cambios culturales, que van a poner en crisis formas de ocio como la que representaba la frecuentación de los casinos. Es lo que va a suceder con el Círculo de Recreode Valladolid, cuyo nacimiento se remonta a 1844, que va a capear mal que bien los años de la Segunda República y la Guerra Civil, no tanto o no sólo por razones políticas como por la situación de decadencia económica y de pérdida de socios en que se hallaba inmerso, igual al parecer que otras muchas entidades de recreo españolas, pero que va a saber imprimir un nuevo sesgo a su vida corporativa, coincidente con la finalización de la Guerra Civil y los primeros pasos del Nuevo Estado, que le permitieron recobrar la vitalidad perdida, aunque a costa de algunas cesiones que adulteraron su tradicional elitismo y su exclusividad masculina.

  • 8 «El Círculo de Recreo era el lugar que marcaba de una manera precisa las jerarquías. La ciudad pare (...)
  • 9 De los veinticuatro alcaldes que tuvo la ciudad de Valladolid durante el primer tercio del siglo xx(...)
  • 10 Ello era una práctica bastante extendida en estas entidades, que destinaban una parte de su presupu (...)
  • 11 Todos estos aspectos, sobre los que no queremos extendernos aquí, pueden ampliarse en Serrano Garcí (...)

5Hasta aproximadamente la dictadura del general Primo de Rivera, el Círculo vallisoletano, una entidad caracterizadamente elitista8 en la que se daban cita los notables urbanos, había sido una institución indirectamente muy influyente en el plano de la política o la economía local9, una influencia que se extendía a otros variados aspectos de la vida de la ciudad a través de la práctica del mecenazgo o de la beneficencia, que consumían una porción apreciable de los ingresos del Casino10. A través de estas prácticas, la entidad buscaba proyectar una imagen de señorío que se veía reforzada por la numerosa dependencia que atendía las exigencias y caprichos de los asociados, y respecto de la cual las directivas siguieron una línea paternalista que, sin embargo, no implicaba el reconocimiento de unos derechos laborales. Esa imagen señorial y elitista también quedaba subrayada por la preocupación constante por el honor colectivo, que podía verse mancillado bien por actitudes groseras o violentas dentro del Casino, o por los problemas con la justicia de determinados socios, todo lo cual obligaba a la Junta directiva a intervenir para poner a salvo el honor de la entidad11.

  • 12 Hemos consultado los libros de actas de la Junta Directiva de 1931-1932; 1932-1936 [comienza el 31-(...)

6Pero, centrándonos en el período que nos proponemos estudiar, el que va de 1931 a 1950, dado el carácter de nuestra información, procedente de los libros de actas y de registro de socios de la entidad12, es principalmente sobre los aspectos internos de gestión sobre los que nos ocuparemos en primer término. Dentro del tono bastante anodino de estas fuentes, afloran de vez en cuando datos en torno a la posición de los socios, o de la propia institución, respecto de los acontecimientos políticos españoles, a la preocupación de los directivos por mantener la imagen respetable y señorial de la entidad, en una época de profundas reformas y de gran contestación social o, más tarde, ya durante la Guerra, de transmitir la idea de una estrecha sintonía y colaboración con los militares sublevados, que sin duda era compartida por una mayoría de la masa social, pero que, por otro lado era útil para precaverse ante reacciones inesperadas de los nuevos poderes —Falange sobre todo— o, incluso, represalias. Más tarde, a partir de 1940, el Círculo remontará el vuelo, restaurando su precaria situación económica, si bien para ello hubo de proceder a abrir la mano en cuanto a la admisión de socios, permitir la inscripción de asociadas femeninas y tener más en cuenta al elemento juvenil, todo lo cual cuestionaba algunos de sus supuestos fundacionales más firmemente asentados.

Las dificultades de los años 1930

7Como ya he apuntado, el Círculo de Recreo atraviesa en estos años 30 en una situación de decadencia, que las sucesivas juntas directivas, presididas por notables ciudadanos afines al liberalismo dinástico como Calixto Valverde, Emilio Gómez Díez o Francisco de Cossío, intentan paliar con diversos arbitrios que la excepcionalidad en la que desembocan los años republicanos impide acometer con posibilidades de éxito. Una decadencia que es en primer lugar económica, ya que si se confrontan los ingresos mensuales, o la existencia que se deja para el mes siguiente, se observa una clara disminución durante toda esta etapa. Y es que los ingresos no suelen ser suficientes para hacer frente a los gastos, a pesar de que éstos van a ser objeto de una severa reducción, e incluso se va a llegar a contemplar el cierre del tercer piso para reducir las cargas de la sociedad.

  • 13 A estas cuestiones se hace referencia en la monografía sobre el casino de Ávila (véase Fernández Fe (...)
  • 14 Corbin (coord.), 2001.
  • 15 Gómez Cabornero, 1998.

8Una situación que los directivos hacían remontar a la pérdida experimentada en los años 20 de los ingresos provenientes de los juegos de azar (los prohibidos) y a la subida de cuotas acordada en 1925, que enrareció las solicitudes de admisión de nuevos asociados13. Por tanto, un nuevo aumento de cuotas no era factible, ya que agravaría quizá la situación. Junto a ello, la entidad experimentó a lo largo de toda esta época, especialmente en los años de la Guerra Civil, un preocupante goteo de bajas que redujo aún más los parvos ingresos y comprometió seriamente el futuro de la sociedad. Ése era el problema mayor tal y como lo planteaba el presidente Cossío ante la Junta general extraordinaria convocada poco antes del comienzo de la Guerra, el 21 de junio de 1936. En opinión de Cossío, la causa de ese desapego hacia el Círculo no era otra que el cambio en las costumbres y el mayor atractivo que otros espacios de ocio, como el cine o el bar, ofrecían a los jóvenes. Se trataría, pues, de la versión local en una ciudad española de provincias, de lo que Alain Corbin ha titulado L’avènement des loisirs14. Precisamente, en estos años republicanos, se ha verificado cómo en Valladolid hubo «una progresiva democratización del ocio»15. Sea como fuere, lo cierto es que los círculos de recreo solían ser percibidos como instituciones históricas, vetustas, y esta percepción, bastante extendida en España, sería la causa principal de su declive.

  • 16 En palabras del ex presidente Cossío (véase Alonso Cortéset al., 1945, p. 39).

9En cualquier caso, cuando termina la Guerra Civil y se avecina un período de mayor normalidad, la junta directiva del Círculo (presidida por Enrique González Massa), que acumulaba por entonces una deuda superior a las 90.000 pesetas, se va a plantear el abordar de una vez por todas el problema, acometiendo las soluciones que ya habían sido debatidas en juntas generales anteriores, pero que el conflicto bélico había aconsejado posponer. Por un lado, y tras sucesivos intentos, se va a colocar entre los asociados un empréstito de 250.000 pesetas nominales (del que sólo se podrán hacer efectivas 150.000) con las que saldar las deudas y emprender algunas tareas de reforma o renovación imprescindibles y, por otro, se acuerda establecer nuevos servicios, como un bar-restaurante y un salón de té, con el propósito de captar a los jóvenes y a las mujeres para los que se crea una tarjeta especial, con una cuota mucho más baja que la pagada por los socios de número o mensuales, y que sólo les da derecho a utilizar esos servicios, o también el salón principal cuando se celebren bailes. Con ello se entraría, aunque con un claro retraso, en «la época del jaz-band [sic]…, y en sus venerables ámbitos [los del Círculo], se hacen habituales las danzas, las músicas y los idilios»16.

10 Debe resaltarse esta circunstancia ya que es la primera vez, en esta institución casi centenaria, que se admite a las mujeres como asociadas, aunque sea todavía de forma limitada, y quizá ello tenga que ver con la mayor presencia femenina en la vida pública de los años republicanos, específicamente con su movilización en las filas de la derecha en el caso de Valladolid. De todos modos, y como veremos en la segunda parte de este trabajo, parece que las medidas adoptadas fueron un éxito, y en los años 40 se invirtió la línea declinante de la entidad, tanto por lo que se refiere a los ingresos como al registro de socios. Además, cabría pensar que la victoria franquista revalorizó el atractivo de estas sociedades que, pese a medidas como la que acabamos de comentar, sintonizaban bien con el sesgo retrógrado que el nuevo régimen imprimió en todos los órdenes a la vida española. Por otra parte, durante el Franquismo, el juego recobró mucha importancia en los ingresos del Círculo, según el testimonio de algunos socios veteranos y como acreditan para mayor certeza las actas de la entidad.

La politización del Círculo durante la Segunda República

  • 17 Pese a ostentar la bandera republicana tras el 14 de abril, en este casino sevillano se festejó con (...)

11Desde el punto de vista de su significación pública en el Valladolid de los años 30, está claro que el Círculo va a quedar connotado por su elitismo y afinidad con el régimen monárquico (más aún que por su derechismo), como delata su cierre por parte del gobernador durante diez días después del intento de golpe de Estado del general Sanjurjo, en agosto de 1932, o también algunos acuerdos de sus directivas que testimonian la ideología de los socios en materia social o la imagen que la entidad transmitía a otros vallisoletanos. Como consecuencia, se produce un claro rechazo al jurado mixto y a la jornada de ocho horas, se adoptan diversos acuerdos para asegurar los cristales del edificio, e incluso, en la primavera de 1936, se gestiona un nuevo seguro que cubra los riesgos derivados de motines o graves perturbaciones del orden. Resulta obvio que el Círculo de Recreo, dentro de la topografía simbólica de los vallisoletanos, era uno de los enclaves conservadores más caracterizados, como lo fue también por aquellas fechas el Círculo de Labradores en Sevilla17.

  • 18 Zozaya Montes, 2002, pp. 64-72. Según esta autora, el Casino fue «el escenario de la integración de (...)
  • 19 El Norte de Castilla, 14-viii-1932.

12Pero esta imagen elitista que el Círculo proyectaba al exterior, seguramente no era incompatible todavía con el mantenimiento de una relativa tolerancia entre los asociados y de la observancia de las normas de buena educación y de decoro, superando o situando en un margen civilizado sus divergencias políticas. Como ha puntualizado María Zozaya en su estudio sobre los orígenes del Casino madrileño del Príncipe, estas sociedades habían nacido precisamente para eso, para que los notables liberales pudieran compartir un estilo de vida y unas preferencias de ocio comunes, canalizando de forma civilizada sus distintas posiciones en el ámbito político, y superar con ello el clima de discusión acalorada de los cafés y sociedades patrióticas del Trienio Liberal18. Un enfoque que viene corroborado por la declaración del presidente del Círculo vallisoletano con ocasión de su clausura, el 13 de agosto de 1932, cuando señala que la entidad «es un organismo completamente ajeno a toda actuación política, como lo demuestra el hecho de que en él conviven constantemente elementos significados en toda ideología, desde la más extrema derecha hasta destacados miembros del partido socialista»19.

  • 20 Véanse, respectivamente, Guimerá Ravina, 1992 y Martín de Marco, 1992.
  • 21 Una Real Orden del regente Baldomero Fernández Espartero, de 14 de febrero de 1841, bien que referi (...)
  • 22 Canal, 1998; Batalla i Galimany, 1999 y Rújula López (coord.), 1997.
  • 23 Villena Espinosa y López Villaverde, 2003, pp. 460-461, aportan diversos testimonios sobre la prese (...)

13Parece claro, por otra parte, y esto ha quedado de manifiesto en el estudio citado, pero también en otros como el de Agustín Guimerá sobre el casino de Tenerife o el de José Antonio Martín de Marco sobre los círculos sorianos20, que la política no estuvo nunca ausente de estas sociedades de recreo, incluso en su etapa fundacional, isabelina, en la que los gobiernos habían tratado de impedir en los casinos que el comentario de los asuntos públicos formara parte de las conversaciones de los socios21. Es cierto que a partir del Sexenio Democrático y, sobre todo, de la Ley de Asociaciones de 1887, tuvo lugar una cierta especialización societaria al fundarse casinos adscritos a una determinada corriente o partido políticos, ya fuese carlista, republicano, liberal o conservador, como ha sido estudiado por Jordi Canal y Ramón Batalla para Cataluña o por Pedro Rújula para el Bajo Aragón22 y que también se aprecia en Valladolid, pero ello no debió de ser incompatible para que los históricos círculos de recreo, nominalmente apolíticos, siguieran siendo un foco de encuentro para unas élites adscritas a los partidos del turno dinástico o, incluso, a otras opciones emplazadas fuera del sistema canovista y para que el énfasis reglamentario en la buena educación, en la civilidad y, por tanto, en la tolerancia, amortiguara las animadversiones que pudieran nacer de esas diferencias políticas23. Además, en el caso concreto de la institución que estudiamos, parece obvio que acabó incorporándose a las redes de poder e influencia albistas, tan omnipresentes en la urbe vallisoletana a pesar de existir ya un Círculo Liberal vinculado expresamente a esa facción y ubicado en la misma calle que el Casino.

  • 24 Por desgracia, sólo contamos con un catálogo de la biblioteca de principios del siglo xx.
  • 25 Palomares Ibáñez, 1996.
  • 26 El caso del Círculo vallisoletano no debía ser excepcional: en Ávila, donde el casino fue también u (...)

14Esa tolerancia mutua, sumada a otros factores, como la buena oferta de servicios que brindaba, o la existencia de una abundante y variada prensa, y una nutrida y también plural biblioteca24, explicarían por qué, incluso en la Segunda República, nos encontraremos con socios cuyas filiaciones políticas harían pensar, de forma precipitada, sin duda, en su alejamiento o ausencia de una institución con una imagen de marca socialmente tan conservadora, como el catedrático azañista Andrés Torre Ruiz o el médico socialista José Garrote Tebar. Pero los casos citados no son excepcionales, ya que, confrontando el registro de socios de número con las ejecutivas de las formaciones políticas republicanas del quinquenio 1931-1936, aportadas por J. M.a Palomares25, se localiza una confluencia importante en los casos de la Agrupación al Servicio de la República, Acción Republicana (luego Izquierda Republicana) y el Partido Republicano Radical. El Partido Socialista no estaba ausente tampoco, como ya apuntamos, con dirigentes como José Garrote Tebar y Federico Landrove Moiño, primer alcalde republicano de la capital en 193126.

15Sin embargo, a su lado localizamos a un buen puñado de dirigentes de Acción Popular, de los Agrarios, excelentemente representados, o de Renovación Española, y es lógico pensar que en el conjunto de la masa social predominaran miembros o electores de los antiguos partidos monárquicos y en su decantación hacia los partidos de la derecha antirrepublicana, más que hacia las JONS y, luego, Falange, entre otros motivos por la actitud reticente de los jóvenes a inscribirse como socios de la entidad. Pero, incluso en este último caso tampoco hubo una omisión completa, como prueba la presencia de Andrés Redondo Ortega, hermano del Caudillo de Castilla, de Gerardo Perdiguero, destacado jonsista, o de Jesús Rivero Meneses, futuro gobernador civil y jefe provincial del Movimiento en la provincia.

  • 27 Círculo de Recreo, 1930, p. 3. Este artículo queda recogido de forma literal en los sucesivos regla (...)
  • 28 Véase, especialmente, Gómez Cabornero, 2000.
  • 29 El presidente de la entidad en 1944, Santos Rodríguez Pardo, evocaría en su discurso, con motivo de (...)
  • 30 Otro conspirador, el capitán Enrique Soler Reynaud, tenía un hermano, Luis, también militar, que ha (...)

16En todo caso, y frente a lo que declaraba el artículo 2 de su reglamento sobre que «son enteramente ajenos a su instituto, los actos o discusiones que tengan tendencia política o religiosa»27, los años republicanos debieron contemplar una intensa politización en los salones y dependencias del Círculo, y es una lástima que en las actas de la sociedad este aspecto esté prácticamente ausente, aun cuando hay alguna indicación indirecta de que el seguimiento de la actualidad importaba mucho, como por ejemplo la compra de varios aparatos de radio o la ya citada clausura de la sede social a continuación del intento de Sanjurjo. Cabe suponer que la sublevación militar citada y, más tarde, la insurrección de octubre de 1934 ayudaron a quebrar una tolerancia ya secular entre los socios, y que ésta se fue rompiendo, por tanto, con anterioridad al Alzamiento, como se ha puesto de manifiesto en otros estudios sobre el Valladolid republicano28, o como parece indicar el orgullo de los directivos, con motivo del centenario celebrado en 1944, al afirmar que el Círculo había seguido de cerca la preparación del golpe militar de julio de 193629. Al menos un miembro de la Junta militar encargada de preparar el golpe en Valladolid, el capitán de artillería Eloy de la Pisa Bedoya, era socio de número en el momento de la sublevación30.

  • 31 En esos ocho años ingresaron 528 socios mensuales, de los que 484 consta su profesión. Los oficiale (...)

17En la politización en un sentido antirrepublicano del Círculo, creemos que pudo influir, y mucho, el perfil socioprofesional de los asociados a la entidad, en que lo que se impone a primera vista es la elevada presencia del elemento militar. En efecto, en una muestra que hemos verificado sobre los socios mensuales que ingresan en los ocho años que discurren entre 1923 y 1930 y de los que consta su profesión, el 30,57% pertenecían al ejército, incluyendo aquí a los oficiales de servicios jurídicos y sanitarios31. Desconocemos —puesto que nuestra búsqueda no ha concluido— si en los años republicanos descendió ese porcentaje como consecuencia de las reformas de Azaña, pero es seguro que continuó habiendo una elevada presencia de militares en activo, y su probable contacto en los salones del Casino con los dirigentes de la derecha antirrepublicana ya mencionados hubo de facilitar las conspiraciones contra el régimen.

  • 32 En el Círculo de la Amistad, de Soria, se registró un gran movimiento de altas y bajas de socios a (...)
  • 33 Fraser, 1979, vol. 1, p. 226.

18Por ello, resulta coherente que en las sesiones de la Junta Directiva inmediatas al golpe de julio de 1936, causaran baja algunos socios muy cualificados por su filiación azañista o socialista (como José Santelices, José Fuentes Valdés o Federico Landrove Moiño), en lo que seguramente formó parte de una depuración encubierta que debió afectar también al personal donde al menos dos empleados causaron baja en agosto de 193632. Por otro testimonio, recogido por Ronald Fraser, sabemos la fruición con que muchos casinistas seguían los fusilamientos que se llevaban a cabo en el campo de San Isidro, a las afueras de la ciudad: «No olvides ir allí mañana» se decían unos a otros los socios, según el farmacéutico republicano Jesús Álvarez, quizá él también miembro de la entidad33.

El Círculo de Recreo en la Guerra Civil

19Cuando se produjo la sublevación, la entidad estaba presidida por un albista que había coqueteado con la República, el periodista Francisco de Cossío que, sin embargo, igual que hizo con el periódico que dirigía (El Norte de Castilla), imprimió una línea de resuelta cooperación con el esfuerzo bélico y con los nuevos poderes que pasaron a controlar la España nacional, concretamente los militares y los falangistas. Por ejemplo, un acuerdo del 10 de agosto, facultaba al presidente a resolver el procedimiento a seguir para el abastecimiento en comidas, cigarros y otros artículos a las fuerzas de Falange Española, tarea en la que había empezado a ocuparse la entidad. Por otra parte, también en estas fechas tempranas, la directiva ofreció el edificio para hospital de sangre o cualquier otro servicio que pudiera interesar a los mandos militares vallisoletanos.

20Esta colaboración persistirá y se incrementará a lo largo del conflicto, especializándose el Círculo en lo que había sido una de sus notas caracterizadoras a lo largo de su historia: facilitar un lugar de esparcimiento, descanso y sociabilidad para los oficiales del ejército. En ello se advierte, además de la evidente sintonía de los socios y de la Directiva con la causa de los sublevados, una política tendente a congraciarse con los nuevos poderes y a dotar al Círculo de una imagen de estrecha afinidad con dicha causa a costa de silenciar su pasado liberal, tolerante y distanciado de un partido o ideología política determinados. Probablemente en esa línea iban, aunque no sólo, los pronósticos de Francisco de Cossío, en su memoria anual de diciembre de 1936, acerca de que la Guerra habría de operar un cambio radical en la vida española, cambio que forzosamente llegaría a los lugares de recreo y descanso. Auguraba que la juventud, que estaba trocando la diversión por el sacrificio, sería la encargada de asumir esa renovación y de imprimir una fisonomía duradera a estas entidades históricas.

  • 34 Se trataba del artículo 16: «Los gefes y oficiales de la Guarnición se consideran como forasteros y (...)

21En todo caso, el Círculo de Recreo vallisoletano adoptó varias medidas para expresar su estrecha comunión con el alzamiento militar. Quizá la más duradera y onerosa fue la de ubicar el Hogar del Herido en sus locales durante todo el conflicto, de manera que jefes, oficiales y soldados heridos en el frente de batalla pudieran utilizar las dependencias del Círculo durante su convalecencia, habilitando a estos efectos un salón de la planta baja para la tropa, y facilitando a los jefes y oficiales el libre acceso al resto de los salones, a cuyos efectos se les proveía de una tarjeta personal, lo cual no dejaba de rememorar el primer reglamento societario, de 1844, en el que se preveía la concesión de un billete de entrada a los jefes y oficiales forasteros34. Ello implicaba una carga adicional para los empleados de la Sociedad, que no recibían ningún emolumento de los nuevos beneficiarios, en una situación, además, de reducción de personal por la movilización de los que estaban en edad militar. Pero esta carga redundó en el crédito del Círculo que, en palabras del presidente:

22Ha recibido la máxima simpatía de la opinión y ha permitido a los socios mostrar de modo práctico los sentimientos de confraternidad que deben existir entre la retaguardia y los que luchan en el frente.

  • 35 Durante la Guerra, dicha Delegación estuvo dirigida por la tradicionalista María Rosa Urraca Pastor (...)

23Esta reconversión del Círculo duró hasta el mes de junio de 1939, fecha en la que la Delegación de Frentes y Hospitales, de la FET y de las JONS, acordó finalmente su clausura35. La instalación del Hogar del Herido no fue el único servicio brindado por el Círculo a la causa nacional, ya que también albergó a los jefes y oficiales italianos que pudieron instalar en él sus cocinas y comedores. Acogió asimismo al presidente del Patronato Antituberculoso así como al ya designado por Franco alcalde de Madrid, Alberto Alcocer, cuyo despacho quedó instalado provisionalmente en el Círculo. Esta hospitalidad obligó a hacer obras de adaptación que fueron sufragadas con los fondos de la entidad, que también hubo de prestar parte de su mobiliario para otras necesidades oficiales, y contribuir a las diferentes suscripciones patrióticas que menudearon en aquellos años de contienda. Por otra parte, en los primeros días de la guerra, se impuso a los socios una cuota extraordinaria para cooperar al «Salvador alzamiento de España», que recaudó en torno a 20.000 pesetas.

24Todas estas contribuciones extraordinarias, en un contexto de descenso de los socios y de reducción de los ingresos, iban a acentuar la marcha declinante de la entidad. Desde los primeros meses de 1939, cuando ya se palpa la finalización de la Guerra, los directivos, presididos por Enrique González Massa, van a esforzarse no sólo por formular declaraciones de adhesión inquebrantable al Caudillo, como ocurrirá en la Asamblea del 15 de enero, sino también por enderezar una situación económica que empezaba a ser crítica, adoptando medidas para obtener ingresos extraordinarios gracias a un empréstito, y por ofrecer nuevos servicios que permitieran captar nuevos asociados, como ya se ha relatado más arriba.

Saneamiento económico y estrecho control político en los años 1940

25La década de 1940 configura una etapa de clara recuperación del Círculo de Recreo vallisoletano, cuando menos por el aumento y la revitalización de su masa social y la positiva rectificación de su situación económica. El punto de inflexión, como ya hemos visto, se encuentra en la gestión del presidente González Massa, de forma que desde 1940 la tendencia declinante se invierte y la sociedad sale del estado angustioso en el que venía languideciendo en los años anteriores.

26Nos ocuparemos primeramente de estas políticas que posibilitan el retorno a un estado floreciente, para luego abordar otros aspectos de la vida del Círculo en estos años. Respecto de la rectificación de la situación económica, ello va a ser consecuencia de una tendencia mantenidamente alcista de los ingresos a pesar de que los gastos, en una etapa caracterizadamente inflacionista como fue la de los años 40, no sólo no dejaron de crecer, sino que resultaron difíciles de calcular en los presupuestos anuales, debido al comportamiento anómalo del mercado. Precisamente, la fuerte inflación va a ser el obstáculo principal para la nivelación de los presupuestos anuales y ello va a ser subsanado bien con operaciones de crédito con entidades financieras, o bien con reiteradas subidas de las cuotas de los socios.

27Este último medio va a ser el más utilizado por las sucesivas directivas en los años 40. Examinando las actas de las Juntas Generales, comprobamos que se aprueban estas subidas en 1942 (enero), 1943 (octubre, para las asociadas), 1944 (enero, para todas las categorías), 1946 (octubre, para los socios de número y mes) y 1950 (enero, para todas las categorías). Un recurso a la subida de cuotas que, a diferencia de lo ocurrido en etapas anteriores de la vida del Casino, va a ser acometido con muy escasa oposición y sin que se viera acompañado de la deserción de los socios, pero que implicará varias reformas del reglamento dirigidas a modificar las cuotas de entrada o mensuales. Los directivos lo justificarán por su empeño en ofrecer el máximo confort y el mejor servicio.

28En todo caso, son las aportaciones de los socios el capítulo principal de la economía del Círculo. Así, en el ejercicio de 1944, para el que se presupuestaron 347.000 pesetas, las cuotas debían aportar 265.500 pesetas, es decir algo más del 76%. Además, en la ejecución de dicho presupuesto (según la Memoria leída en enero de 1944), dicho apartado proporcionó una cantidad sensiblemente superior, de 296.296 pesetas, motivada por la previsora subida de cuotas aplicada en el mes de octubre a las asociadas femeninas (3 pesetas). Sin hacer intervenir aquí el aumento en el número de socios, aspecto sobre el que nuestros datos son dispersos, parece claro que esta política posibilitó unos incrementos rápidos y sustanciales de los ingresos: comparemos lo recaudado por este concepto en 1944, cercano a las 300.000 pesetas, con las 168.000 que se habían obtenido en 1940 (aproximadamente, el 56% de la cifra anterior), una recaudación que se estimaba ya entonces como muy positiva. De todos modos, parece que a finales de la década se experimentó un cierto descenso en este importante apartado tras la supresión de los bailes, que debió de repercutir en categorías como las de socios jóvenes y femeninos.

29Los ingresos por los juegos suponen el segundo capítulo en importancia en la vida económica de la entidad. Un capítulo, además, que como se desprende de las memorias anuales, contribuye decisivamente a cerrar los ejercicios con superávit. No tenemos a disposición muchos datos numéricos como para calibrar su importancia en la economía del Círculo, aunque sí sabemos que en 1944, sobre un presupuesto de 347.000 pesetas, se calculaba ingresar por los juegos 43.500, esto es, un 12,53%. En la realidad, los juegos aportaban más, ya que en relación con ellos se hacían los llamados «consumos de lujo», que suponían el componente principal del capítulo de «ingresos varios». Y debe tenerse en cuenta que el Círculo ingresaba también cantidades que no eran despreciables por la venta de naipes usados. No debemos olvidar, para cerrar estas notas sobre la economía de la entidad, que el bar también aportó ingresos sustanciosos, aun cuando éstos, no sabemos por qué razón, no se computaban dentro del presupuesto (en torno a 30.000 pesetas de beneficio líquido al cerrarse el ejercicio de 1941). Pero tampoco debemos olvidar que en esta década se arrastró una considerable deuda hipotecaria motivada por el recurso al crédito con algunos bancos de la ciudad pero, sobre todo, por la cartera de obligaciones en manos de los socios que debían ser progresivamente amortizadas y pagados los intereses en plazos anuales. No parece, sin embargo, que dicha deuda condicionara decisivamente la marcha del Círculo vallisoletano.

  • 36 En Ávila, el Casino registró una evolución parecida (véase Fernández Fernández, 1997, pp. 157 y ss. (...)

30Un segundo aspecto al que nos vamos a referir es a la masa social, que experimenta un aumento sustancial desde el comienzo mismo de la década y que posibilita el florecimiento que estamos comentando. Ya nos ocupamos de la línea declinante que sufrió el Círculo en la etapa republicana y que se acentuó durante la Guerra Civil, de forma que los jóvenes dieron la espalda a una entidad que seguramente aparecía como arcaica y que no proporcionaba el tipo de diversiones y de ambientes acordes con sus gustos. Por ello, los directivos eran conscientes de la necesidad de modernizar la oferta de servicios societarios, y de intentar por esa vía, captar nuevos núcleos de asociados. Se trata de servicios como el bar (expresamente identificado por F. de Cossío años antes, como una de las nuevas diversiones que apartaba a la juventud de estas entidades), el salón de té, el restaurante y, también, un uso más intensivo del salón de baile, que permitiría incrementar las consumiciones servidas en el bar. Está claro que estos nuevos servicios posibilitaron la captación de socios entre los jóvenes y las mujeres; una apertura del Círculo al elemento femenino que debió de tener un extraordinario éxito y que, sin duda, fue un importante aliciente para dinamizar la inscripción de socios varones, sobre todo, jóvenes36.

31El cambio de tendencia lo detectamos a partir de 1939-1940, más exactamente, a partir del otoño de 1939, y de hecho, en la Junta General de 14 de enero de 1940, el presidente se felicitaba por:

32La captación de muchos y buenos asociados, con lo que se ha conseguido vinieran a esta casa, a compartir nuestra vida, personas y sectores de la población que ya esperábamos hace tiempo y cuya convivencia nos satisface, siendo de notar con agrado la presencia del elemento joven, los severos socios del mañana, pero que en el de hoy, han alegrado y remozado la austera y mortecina vida de nuestro Círculo.

33Probablemente, detrás de estas palabras existía la voluntad de imprimir una línea más mesocrática en cuanto a la admisión de nuevos socios, rompiendo con la imagen elitista que se había puesto tanto empeño en mantener hasta entonces.

34Aunque las actas son poco expresivas al respecto, los términos en que se estipula la nueva tarjeta que se proporciona a esos nuevos socios se pueden leer desde esa perspectiva. En efecto, su obtención no requería abonar una cuota de entrada o tener un título universitario, que no dejaba de ser un filtro económico y social importante y, por otro lado, las cuotas mensuales que se fijaban resultan ser notoriamente más bajas que las que abonaban los socios de número o mes: entre 2 y 4 pesetas las mujeres, y 4-5 los jóvenes, frente a las 12 y 14 pesetas que abonaban mensualmente los socios de número y mes (a los que se exigía, además, una cuota de entrada de 400 y 50 pesetas respectivamente).

35Es verdad que ello estaba pensado en buena medida para los miembros de la familia del socio, para quienes el alta en la sociedad era automático ya que sólo se requería la presentación del esposo o del padre. Pero es que, además —y aquí queremos ver esa voluntad de mayor apertura social—, las tarjetas de socios jóvenes o femeninos podían expedirse sin ese requisito del parentesco, aunque contando con el aval de dos socios de número. Ya tan sólo con esas exigencias económicas más asequibles, el Círculo hubo de contemplar el ingreso de todo un grupo de nuevos socios que seguramente no habría entrado en las condiciones reglamentarias anteriores. Es verdad que a estas dos nuevas categorías de asociados no se les otorgaba una plenitud de derechos: en el acta se consignaba que la tarjeta que se les expediría era «de derechos limitados», pudiendo sus titulares acceder solamente a los locales destinados a salón de té, bar, restaurante, y al salón principal cuando en él se celebraran fiestas. Pero es que, justamente, la frecuentación del bar y de los bailes se encontraba en la base de la revitalización del Círculo desde el final de la Guerra Civil.

36Esa mayor apertura en la inscripción de nuevos socios pudo deberse también a una actuación más relajada de la Junta de admisión. De hecho, en la Junta General de 17 de enero de 1943 se registra la queja de un asistente, José Jover, por la forma en que se llegó a adquirir la condición de socio, ya que las juntas de admisión no tenían «el rigor debido en cuanto a la honorabilidad de las personas que pretenden el ingreso». Según dicho socio, dependencias como el salón de té o el bar eran frecuentadas por sujetos que no eran asociados o, en el mejor de los casos, que habían solicitado el ingreso pero no había recaído todavía el acuerdo de la sociedad sobre su petición. Otro interviniente, Viñas, desviará el reproche hacia los propios socios que, por cobardía y conociendo los antecedentes de algunos sujetos, no lo notificaban a la Junta de admisión. Debe recordarse que para ingresar se necesitaba el aval de varios socios de número.

37Poseemos algunos datos fragmentarios de la primera mitad de la década que atestiguan la evolución ascendente en la cifra de asociados. Así, a comienzos de 1941 y tras los cambios referidos, la entidad contaba con 1.354 asociados; un año después, en la asamblea general de enero, la cifra había ascendido a 1.570; y al año siguiente por las mismas fechas, el presidente daba cuenta en su memoria de que se había alcanzado la cifra de 1.700 socios. Carecemos de datos posteriores pero en otras juntas, como la de 28 de enero de 1945, se afirma que el número de altas sigue aumentando y lo mismo se señala en la del año siguiente. Parece que este ritmo prosiguió hasta el final de la década de tal forma que el presidente José Arias, en la junta de enero de 1950, propuso una reforma del reglamento para frenar las altas y aludió a que en esa fecha eran más de 1.300 los socios que acudían regularmente al Círculo y que existía por ello un problema de capacidad, que se hace evidente en otros acuerdos, como por ejemplo, la colocación de mesas de juego en el cuarto piso para atender a la fuerte demanda, sobre todo en los días festivos.

38Por otra parte, la entidad se vio en la necesidad de instalar un segundo ascensor y un socio solicitó, en la junta general de 1946, que se aumentara el número de perchas ya que el perchero existente, con 212, era claramente insuficiente. Hay además, a lo largo de estos años, repetidos acuerdos de compra o de arreglo de mobiliario y de pintura de dependencias, que no sólo obedecen al deseo de proporcionar a la masa social unas confortables instalaciones donde cultivar la amistad, sino que cabe atribuirlos también al lógico desgaste debido al uso intensivo de las instalaciones por el cuantioso contingente de socios. Se detectan, en fin, problemas de higiene: la Directiva compra un aparato de desinfección para el salón de fiestas, y en 1947 se convoca una junta extraordinaria para, entre otras cosas, abordar el problema de la ventilación del tercer piso, cuya atmósfera se volvía del todo irrespirable, sobre todo en época invernal.

  • 37 La Falange estaba encargada de elaborar informes sobre el ambiente político en la provincia o las a (...)

39¿Cuáles fueron las relaciones del Círculo con las autoridades y con el sistema franquista? ¿Pervivió algo de la tolerancia en materia política que había sido la tónica en toda la etapa anterior? Respecto de esto último, y a falta de otros datos, cabría responder negativamente, ya que las directivas de estas entidades estuvieron estrechamente controladas por el gobernador civil quien, al parecer, contaba con informadores que le alertaban de la más mínima expresión de discrepancia o disidencia respecto de la línea oficial del régimen, como luego veremos37. Lo que sí parece cierto es que algunos republicanos moderados o, también, antiguos albistas, que habían abandonado el Círculo a poco de estallar la Guerra Civil, como Narciso Alonso Cortés, Emilio Alarcos o José María Stampa, consta que recuperaron su condición de socios a lo largo de 1939. Incluso en alguna directiva de los años 40, comprobamos la entrada de algún antiguo republicano conservador, como el catedrático Vicente Guilarte González. Pero ello no implica en modo alguno que el Casino recobrara su condición tradicional de ámbito de tolerancia para distintas opiniones políticas.

40Lo más significativo desde esta perspectiva es el conflicto que se suscita en el verano de 1943 entre el gobernador civil, Tomás Romojaro, y la Junta directiva, presidida por Santos Rodríguez Pardo, en la que el primero comunica haber impuesto a la entidad una sanción de 10.000 pesetas, tras haber tenido conocimiento de que por parte de algunos socios se habían vertido comentarios desfavorables para «el Jefe del Estado español y su persona» (sic); una decisión que va a provocar la correspondiente alarma, al tiempo que perplejidad en la Directiva, habida cuenta de que la sociedad «ha vivido siempre al margen de actuaciones y comentarios de tipo político», y que había dado nota del más acendrado patriotismo, de forma que «a partir del Glorioso Alzamiento Nacional, todos sus locales han estado abiertos generosamente, sin cicaterías ni limitaciones, a la más espontánea de las colaboraciones nacionales».

41Una declaración, esta última, que no dejaba de corresponderse con la realidad ya que, antes o después de este incidente, aparte de distintos donativos hechos al SEU, al Frente de Juventudes, en beneficio de la División Azul o de la Junta local de redención de penas por el trabajo, el Círculo brindó sus instalaciones a la Obra Sindical de Educación y Descanso para la celebración de los campeonatos de billar, cedió en 1943 el salón de baile a los alféreces de las Milicias Universitarias, y cooperó anualmente con el Concurso de arada que patrocinaba el Servicio Nacional del Trigo, organizando bailes en honor de la moza labradora.

42Pero volviendo al asunto que nos ocupa, el incidente con el gobernador, debe señalarse que la Directiva acordó abrir una minuciosa investigación para averiguar lo realmente ocurrido, de la que el presidente dio cuenta en sesión posterior de 9 de agosto. De acuerdo con sus pesquisas, ni directa ni indirectamente se habrían pronunciado en el Círculo palabras ofensivas para el jefe del Estado, aunque reconocía al mismo tiempo que en la conversación tenida por varios socios justo un mes antes, el 9 de julio, se hicieron críticas acerbas a algún político monárquico que «con notorio error, se desviaron al jefe del Estado, sobre la mayor o menor energía desplegada en el derrumbamiento de la Monarquía». Estas frases, tomadas de las actas, parecen sugerir que sí pudo verterse algún comentario sobre Franco, imputándole quizá una actitud pasiva en la caída del régimen monárquico.

  • 38 Los socios asistentes fueron Pedro Cuesta Cocho, Modesto Sagarra, Santiago López Mendigutía, Eladio (...)
  • 39 Seguramente se refería a Santiago Alba.

43Según la información practicada y la detallada nota que se acordó remitir al Gobernador, la charla se centró en el comentario de una noticia aparecida en un periódico local, el Diario Regional, sobre la destitución de sus cargos de José Yanguas Messía y otros, y sobre la conveniencia de una restauración inmediata de la Monarquía o el aplazamiento de dicha medida38. También se trató de la caída de la Dictadura de Primo de Rivera, que arrastró con ella a la Monarquía, opinando uno de los presentes, Calvo, que ésta no hubiera caído si hubiera habido alguien que se aprestara a defenderla, aludiendo en concreto al papel desempeñado por uno de los políticos de entonces, al que otro asistente, Cuesta, calificó inmediatamente de traidor39. Todos los presentes negaban con rotundidad que se hubieran vertido comentarios desfavorables respecto del jefe del Estado, aunque no se desprende de la nota que no se hubiera aludido en absoluto a Franco.

44El escrito exculpatorio no convenció al Gobernador, quien mantuvo la sanción estimando que no quedaba justificado que no se hubieran pronunciado palabras ofensivas para algunas personas aludidas en el escrito, pero también para alguna otra que se silenciaba. Asimismo, estimaba que los implicados no se habían comportado con la corrección debida al hablar de la persona del Caudillo y que la Directiva, al no haber tomado medidas sancionadoras, había actuado, si no con asentimiento, sí con cierta lenidad. La confirmación de la sanción determinó que dos de los socios que habían participado en la reunión, Pedro Cuesta y Mariano Mateo, solicitaran la baja entregando, al mismo tiempo, 5.000 pesetas cada uno, para así resarcir a la entidad de la multa impuesta.

  • 40 Debe recordarse que, muy poco antes de la conversación que dio lugar a la sanción gubernativa en el (...)

45El incidente revela que pese a lo que decían los estatutos y al estrecho control de las autoridades del régimen, en el Círculo se seguía hablando de política, en un sentido monárquico en este caso, y que esas opiniones, en una coyuntura difícil para la supervivencia del régimen en que D. Juan de Borbón estaba recabando apoyos internos e internacionales para una rápida restauración, ponían muy nerviosas a las autoridades40. Sin embargo, es impensable que en una entidad que, de grado y por fuerza, se había identificado estrechamente con la sublevación militar, algún socio se atreviera a proferir, en una tertulia, juicios despectivos sobre el jefe del Estado. Probablemente, lo que pretendía el gobernador era que no se hablara en modo alguno de la Monarquía y su posible restauración y que una entidad en la que se daban cita todavía las élites locales, pudiera convertirse en una plataforma eficaz del juanismo.

Haut de page

Bibliographie

Abreviaturas  
FET: Falange Española Tradicionalista.
JONS: Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista.
SEU: Sindicato Español Universitario.

Agulhon, Maurice (1977), Le cercle dans la France bourgeoise (1810-1848). Étude d’une mutation de sociabilité, París.

Alier, Roger (1999), El gran llibre del Liceu, Barcelona.

Alonso Cortés, Narciso et al., (1945), Centenario del Círculo de Recreo (1844-1944), Valladolid.

Batalla i Galimany, Ramón (1999), Els casinos republicans. Política, cultura i esbarjo. El Casino de Rubí (1884-1939), Barcelona.

Bernal, Antonio Miguel y Lacroix, Jacques (1975), «Aspects de la sociabilité andalouse. Les associations sévillanes (xixe-xxe siècle)», Mélanges de la Casa de Velázquez, 11, pp. 435-507.

Blasco Ijazo, José (1972), Historia del Casino de Zaragoza (1843-1972), Zaragoza.

Cabezas Ávila, Eduardo (2000), «Los de siempre». Poder, familia y ciudad (Ávila, 1875-1923), Madrid.

Canal, Jordi (1998), El carlisme català dins l’Espanya de la Restauració. Un assaig de modernització política (1888-1900), Vic.
(2001), «Maurice Agulhon. Historia y compromiso republicano», enAlberto Valín (dir.), La sociabilidad en la historia contemporánea, Orense, pp. 31-73 [antes publicado en Historia Social, 29, 1997, pp.47-72.

Círculo de Recreo (1930), Reglamento, Valladolid.

Corbin, Alain (coord.) (2001), L’avènement des loisirs (1850-1960), París.

Cossío, Francisco de (1959), Confesiones. Mi familia, mis amigos y mi época, Madrid.
— (1994), Elvira Coloma o Al morir un siglo, Valladolid.

Delattre, Simone (2000), Les douze heures noires. La nuit à Paris au xixe siècle, París.

Fernández Fernández, Maximiliano (1997), Casino Abulense. Un siglo de historia y encuentros (1897-1997), Ávila.

Fraser, Ronald (1979), Recuérdalo tú y recuérdalo a otros. Historia oral de la Guerra Civil (2 vols.), Barcelona.

Gómez Cabornero, Sonsoles (1998), «El ocio y la cultura como factores de socialización política. Valladolid, 1931-1936», en Santiago Castillo y José María Ortiz de Orruño (coords.), Estado, protesta y movimientos sociales. Actas del III Congreso de Historia Social de España (Vitoria-Gasteiz, julio de 1997), Bilbao, pp. 447-462.
(2000), Cultura ciudadana y socialización política en la República. Actitudes y comportamientos de los vallisoletanos entre 1931 y 1936, tesis doctoral leída en la Universidad de Valladolid.

Guereña, Jean-Louis (2001), «Un ensayo empírico que se convierte en un proyecto razonado. Notas sobre la historiografía de la sociabilidad», en Alberto J. V. Valín Fernández (dir.), La sociabilidad en la historia contemporánea. Reflexiones teóricas y ejercicios de análisis, Ourense, pp. 13-30.

Guimerá Ravina, Agustín (1992), El Casino de Tenerife (1840-1990), Santa Cruz de Tenerife.

Lagoutte, Nathalie (1993), «El Cercle del Liceu. Exemple de sociabilitat burgesa, urbana i formal a la Barcelona del segle xix», L’Avenç. Revista d’Història i Cultura, 169, pp. 54-57.

Martín de Marco, José Antonio (1992), El Casino y el Círculo de la Amistad-Numancia, 1848-1992, Soria.

Palomares Ibáñez, Jesús María (1996), La Segunda República en Valladolid. Agrupaciones y partidos políticos, Valladolid.
(2001), La guerra civil en la ciudad de Valladolid. Entusiasmo y represión en la «capital del alzamiento», Valladolid.
(2002), El Primer Franquismo en Valladolid, Valladolid.

Preston, Paul (1998), Franco «Caudillo de España», Barcelona.

Rodríguez Jiménez, José Luis (2000), Historia de Falange Española de las JONS, Madrid.

Rújula López, Pedro (coord.) (1997), Entre el orden de los propietarios y los sueños de rebeldía. El Bajo Aragón y el Maestrazgo en el siglo xx, Teruel.

Serrano García, Rafael (2003), «El Círculo de Recreo de Valladolid, 20años de su historia (1906-1925)», en Elena Maza Zorrilla (coord.), Asociacionismo en la España contemporánea. Vertientes y análisis interdisciplinar, Valladolid, pp. 175-191.

Villena Espinosa, Rafael y López Villaverde, Ángel Luis (2003), «Espacio privado, dimensión pública. Hacia una caracterización del Casino en la España contemporánea», Hispania. Revista Española de Historia, 214 (mayo-agosto), pp. 443-466.

Zozaya Montes, María (2002), El Casino de Madrid, orígenes y primera andadura, Madrid.

Haut de page

Notes

1 Guereña, 2001. Específicamente sobre la figura de M. Agulhon véase también, el artículo de Canal, 2001.

2 El presente artículo se inscribe en el Proyecto de Investigación de la Junta de Castilla y León, VA054/03, Asociacionismo y acción colectiva en Castilla y León (1931-1975), del que es investigadora principal la Dra. Elena Maza Zorrilla.

3 Un ejemplo entre otros puede ser el estudio de Blasco Ijazo, 1972.

4 Una buena puesta a punto de la historiografía sobre estas entidades, en Villena Espinosa y López Villaverde, 2003.

5 Sería el caso, por ejemplo, del selecto Círculo del Liceo en Barcelona, donde la buena dotación de servicios permitía al socio hacer prácticamente todo, incluso seguir llevando sus negocios desde allí (véase Lagoutte, 1993, pp. 56-57). Sobre el Liceo de Barcelona, véase Alier, 1999.

6 Sobre el noctambulismo, véase Delattre, 2000, pp. 119-203.

7 Una etapa que viene a coincidir con la de vigencia de criterios censitarios en el plano de la representación política, ya de manera general o parcial (en la Restauración, y referidos al Senado).

8 «El Círculo de Recreo era el lugar que marcaba de una manera precisa las jerarquías. La ciudad parecía dividida en dos sectores, el del Círculo de Recreo, muy reducido, y el otro, en el que toda promiscuidad era posible y toda mezcla estaba justificada. El hombre de la calle, cuando pasaba por la acera donde se encontraba el Círculo, se sentía un poco intimidado, porque de aquellos salones cuyas arañas monumentales a través de las vidrieras taladraban la niebla de las noches invernizas partían los dictados influyentes para la vida de la ciudad» (Cossío, 1994, p. 57).

9 De los veinticuatro alcaldes que tuvo la ciudad de Valladolid durante el primer tercio del siglo xx, por lo menos catorce fueron miembros del Círculo de Recreo.

10 Ello era una práctica bastante extendida en estas entidades, que destinaban una parte de su presupuesto a beneficencia (véase Villena Espinosa y López Villaverde, 2003, p. 462).

11 Todos estos aspectos, sobre los que no queremos extendernos aquí, pueden ampliarse en Serrano García, 2003.

12 Hemos consultado los libros de actas de la Junta Directiva de 1931-1932; 1932-1936 [comienza el 31-xii-1932] y 1937-1950. Asimismo, hemos manejado el Libro de Actas de las Juntas generales de 1912-1961, por lo que se refiere a los años aquí estudiados. Finalmente, nos ha sido de gran provecho la consulta de los libros de registro de socios, propietarios y mensuales, del período 1923-1938.

13 A estas cuestiones se hace referencia en la monografía sobre el casino de Ávila (véase Fernández Fernández, 1997).

14 Corbin (coord.), 2001.

15 Gómez Cabornero, 1998.

16 En palabras del ex presidente Cossío (véase Alonso Cortéset al., 1945, p. 39).

17 Pese a ostentar la bandera republicana tras el 14 de abril, en este casino sevillano se festejó con anticipación el golpe frustrado de Sanjurjo y, cuando se supo en la ciudad, el pueblo procedió a incendiar el edificio (véase Bernal y Lacroix, 1975, pp. 505-506).

18 Zozaya Montes, 2002, pp. 64-72. Según esta autora, el Casino fue «el escenario de la integración de los grupos de notables que monopolizaban la esfera pública: de la formación de sus espacios de influencia, de sus redes de clientelismo y de las estrategias de promoción de las nuevas generaciones, tanto en sus alianzas matrimoniales, como en sus relaciones económicas. Entraba con ello dentro del campo genérico de la historia social de la política» (ibid., p. 126).

19 El Norte de Castilla, 14-viii-1932.

20 Véanse, respectivamente, Guimerá Ravina, 1992 y Martín de Marco, 1992.

21 Una Real Orden del regente Baldomero Fernández Espartero, de 14 de febrero de 1841, bien que referida a las sociedades o tertulias patrióticas, ordenaba clausurarlas cuando se leyesen periódicos o se debatieran cuestiones políticas en público. Dicha orden fue de aplicación también a los casinos y, a este respecto, el artículo 45 del primer reglamento del Círculo vallisoletano recogía expresamente dichas prohibiciones. Según M. Agulhon, si la política penetraba en la vida de asociaciones que estatutariamente la proscribían, fijando como objetivo el cultivo del ocio y de la amistad, es porque no tenía posibilidad de expresarse en otros sitios, y porque los regímenes liberales del siglo xix, aunque adeptos a la libertad de expresión, rehusaban reconocer la libertad de traducirla en una acción colectiva (véase Agulhon, 1977, p. 67).

22 Canal, 1998; Batalla i Galimany, 1999 y Rújula López (coord.), 1997.

23 Villena Espinosa y López Villaverde, 2003, pp. 460-461, aportan diversos testimonios sobre la presencia activa de la discusión política en los círculos, más allá de lo que dijeran los reglamentos.

24 Por desgracia, sólo contamos con un catálogo de la biblioteca de principios del siglo xx.

25 Palomares Ibáñez, 1996.

26 El caso del Círculo vallisoletano no debía ser excepcional: en Ávila, donde el casino fue también una institución muy elitista, hubo margen para la presencia de socios republicanos. Es altamente significativo que entre los presidentes que tuvo en los años 30, uno de ellos, Ramón Lafarga Crespo, resultara fusilado por los falangistas en agosto de 1936, y otro, Tomás Rodríguez González-Cabrera, encarcelado (véase Fernández Fernández, 1997, pp. 75-76).

27 Círculo de Recreo, 1930, p. 3. Este artículo queda recogido de forma literal en los sucesivos reglamentos por los que la entidad se rigió desde 1844.

28 Véase, especialmente, Gómez Cabornero, 2000.

29 El presidente de la entidad en 1944, Santos Rodríguez Pardo, evocaría en su discurso, con motivo del Centenario del Círculo, los días anteriores a la sublevación militar, diciendo: «Aquí se traían noticias y se vivía la tensión del momento con una emoción sin límites» (Alonso Cortés et al., 1945, p. 17).

30 Otro conspirador, el capitán Enrique Soler Reynaud, tenía un hermano, Luis, también militar, que había sido socio del Círculo. La junta estaba presidida por el coronel de artillería Ricardo Serrador Santes. Véase la composición de la junta en Palomares Ibáñez, 2001, p. 16.

31 En esos ocho años ingresaron 528 socios mensuales, de los que 484 consta su profesión. Los oficiales del ejército, titulados universitarios, profesionales liberales y los propietarios habían constituido la base social del Círculo, en el que, todavía a principios del siglo xx estaban excluidos los comerciantes o quienes no tuvieran grado de oficial o título universitario (véase Cossío, 1959, p. 132). En el Casino de otra ciudad castellana, Ávila, funcionaba la norma no escrita de que en la Junta directiva hubiese siempre un representante de la Academia de Intendencia, institución en la que la mayor parte de los cadetes pertenecían al Casino (véase Cabezas Ávila, 2000, p. 177).

32 En el Círculo de la Amistad, de Soria, se registró un gran movimiento de altas y bajas de socios a lo largo de 1936, especialmente durante los meses de verano (véase Martín de Marco, 1992, p. 301).

33 Fraser, 1979, vol. 1, p. 226.

34 Se trataba del artículo 16: «Los gefes y oficiales de la Guarnición se consideran como forasteros y podrán igualmente inscribirse socios por tres meses».

35 Durante la Guerra, dicha Delegación estuvo dirigida por la tradicionalista María Rosa Urraca Pastor. Véase Rodríguez Jiménez, 2000, p. 388.

36 En Ávila, el Casino registró una evolución parecida (véase Fernández Fernández, 1997, pp. 157 y ss.).

37 La Falange estaba encargada de elaborar informes sobre el ambiente político en la provincia o las actitudes de los vallisoletanos ante la evolución de la Guerra Mundial (véase Palomares Ibáñez, 2002, pp. 21-28).

38 Los socios asistentes fueron Pedro Cuesta Cocho, Modesto Sagarra, Santiago López Mendigutía, Eladio Zanón, Luis Calvo, Pedro Durruti, José María Tejerina y Mariano Mateo Martín.

39 Seguramente se refería a Santiago Alba.

40 Debe recordarse que, muy poco antes de la conversación que dio lugar a la sanción gubernativa en el mes de junio, veintisiete procuradores de las recientemente repuestas Cortes suscribieron una petición a Franco para que restableciera la Monarquía antes de que la guerra concluyera con una victoria aliada (véase Preston, 1998, p. 613).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Rafael Serrano García, « El Círculo de Recreo de Valladolid (1931-1950) », Mélanges de la Casa de Velázquez, 35-1 | 2005, 255-273.

Référence électronique

Rafael Serrano García, « El Círculo de Recreo de Valladolid (1931-1950) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 35-1 | 2005, mis en ligne le 04 juin 2010, consulté le 29 mars 2017. URL : http://mcv.revues.org/1456

Haut de page

Auteur

Rafael Serrano García

Instituto Universitario de Historia, Simancas

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org