Navigation – Plan du site
Miscellanées

La imagen de la Monarquía o cómo hacerla presente entre sus súbditos: Amadeo y María Victoria

L’image de la monarchie ou comment la rendre accessible à ses sujets: Amadeo et Maria Victoria
The image of the monarchy or how to win over its subjects: Amadeo and Maria Victoria
Alicia Mira Abad
p. 173-198

Résumés

Amadeo de Saboya et son épouse Maria Victoria arrivèrent en Espagne après le soulèvement révolutionnaire de 1868 pour instaurer une nouvelle dynastie avec un double but : assainir et rénover la monarchie après le règne d’Isabelle II, et, d’autre part, tenter d’en faire le référant symbolique de la nation. Pour y parvenir, ils devaient construire une nouvelle image de l’institution, éloignée des pratiques traditionnelles et plus proche du peuple. Le général Prim fut le promoteur de ces changements, mais son assassinat priva les souverains des appuis politiques nécessaires à la réalisation de leur projet. Dans ce contexte, les monarques déployèrent une intense activité sociale conforme aux mœurs et aux usages de la bourgeoisie. La vie privée des rois prétendait être un miroir public qui refléterait les valeurs morales bourgeoises. Des codes comme la famille, la religiosité et même l’apparence physique furent utilisés à cette fin. Cependant, les monarques furent confrontés au rejet de la noblesse et à l’indifférence des classes populaires. Les classes moyennes, supposées être les destinataires de ces idées, ne constituaient pas, à cette époque, une réalité sociale homogène, pas plus que n’existait un projet politique défini qui aurait pu favoriser l’enracinement de la nouvelle dynastie.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Bouza, 1998, p. 139. El presente ensayo sobre la imagen de la realeza a lo largo del siglo xix se c (...)
  • 2 Aróstegui, 2004, p. 35.

1Como indica el título1, este trabajo aborda la construcción de la imagen regia, sujeta a intereses cambiantes a lo largo del tiempo. La conexión entre construcción de imagen y memoria se fundamenta en averiguar qué elementos de esa construcción perviven, cambian o desaparecen. La memoria biográfica es siempre valorativa2 y tiene una vocación de perdurabilidad. En cambio, la imagen es un recurso, una herramienta para acceder al poder, ejercerlo y conservarlo, y por tanto se utiliza de manera estratégica, oportuna y eficiente por los propios protagonistas de esa imagen que después otros convertirán en memoria. Ambas, sin embargo, están entrelazadas. Se trata de identificar esos recursos para reconstruir la mirada del reinado, es decir, cómo se define y se percibe la majestad en tiempos de Amadeo.

2¿Hasta qué punto la imagen que se forjó de Amadeo I y su esposa responde a una valoración racional, o como reacción ante un contexto político y social adverso? Más allá del texto constitucional que delimitaba las atribuciones de la institución, ¿se percibía la Monarquía como un elemento identitario y simbólico más de la nación o seguía considerándose como fuente de poder? ¿Qué grado de responsabilidad y capacidad de acción tuvieron los monarcas en la gestión de su imagen? ¿Respondía el talante democrático del rey a una visión clara de la sociedad española, a su formación, o era fruto del ostracismo que le tocó vivir?

Nuevos valores para una nueva Monarquía

  • 3 Kocka, 2000, p. 36.
  • 4 Pi y Margall, 1869, pp. 8-12.
  • 5 Rodríguez Solís, 1877-1882, p. 287.
  • 6 Ute, 2000, pp. 332-333.
  • 7 Langland, 1997, pp. 13-14.

3En España, como en otros países europeos, se publicaron gran cantidad de escritos para ensalzar los valores burgueses. La vida cotidiana se ajusta a un nuevo modelo en el que prevalece un «singular ideal familiar»3 con un papel activo para el esposo y una posición subordinada para las mujeres, cuya participación «en la marcha política de los pueblos» depende de la influencia que ejerzan «el marido, su padre, sus hermanos, sus hijos si los tiene»4. Como seres débiles y vulnerables, deben comportarse con resignación y humildad. A ellas no les corresponde hacer leyes, tarea reservada a los hombres, sino consolidar las costumbres. Por tanto, su educación se apoyaba en la honestidad, el trabajo, la economía, la modestia5 y la religiosidad, que transmitían a la familia y les permitía desplegar su actividad pública. Se instala así una desigualdad, social y jurídica, en el seno de un discurso igualitario que promueve la progresiva participación de los individuos en la política6. En esta distribución de roles quedan encuadrados Amadeo y María Victoria, que aspiraban a convertirse en un referente moral e imprimir a la Monarquía un nuevo sesgo en el que la familia ocupaba un lugar fundamental. A diferencia de su predecesora Isabel II, o del modelo instituido por Victoria de Inglaterra, en el que convive la esfera doméstica reservada a las mujeres, con ejercicio del poder7, los saboyanos partían de una situación de equilibrio en esa distribución.

  • 8 Burdiel, 2004, pp. 23-24.
  • 9 Bolaños Mejías, 1999, p. 24.
  • 10 Romanones, 1956, p. 3.

4Pero, además de los cambios en las relaciones de la familia real, también se intentó cambiar la imagen de la Monarquía como institución. Isabel Burdiel señala que en toda Europa los fundamentos de la Monarquía se transformaron para sobrevivir, instituyéndose en «sistemas de engarce formal entre el nuevo orden liberal y las formas de poder procedentes del Antiguo Régimen». En ese proceso, el poder del rey no sólo está ligado a su participación ejecutiva o legislativa sino a su capacidad para instituirse en «poder simbólico» de la nación8. Con Amadeo I se sustituyen definitivamente valores como la sangre y el privilegio por elementos de carácter democrático. En la Constitución de 1869 el monarca renuncia «a su carácter de fuente originaria del poder estatal» ya que su estatus procede de «la propia organización del Estado». El objetivo es «canalizar la voluntad popular sin romper con la legalidad histórica de la monarquía», aunque es precisamente la temporalidad «lo que vertebra el derecho de representación popular como instrumento democrático»9. La Monarquía se consolida en el horizonte septembrino como un elemento defensivo ante la propia Revolución de 1868, pero sin renunciar a su espíritu de cambio. Se proyecta la imagen de una institución moderna frente a la reacción, pero también frente al radicalismo. Sin embargo, esta nueva visión cuestiona su propia existencia en dos puntos clave: por un lado, su esencia era contraria a los principios democráticos; por otro, el proceso de aburguesamiento derivado de estos cambios, implicaba la eliminación o, al menos, la transformación de la majestad inherente a ella. Castelar incidió en este aspecto al señalar que «los reyes pueden salir de un templo, pero no de una asamblea; pueden descender de una nube, de un misterio, pero no de una urna electoral»10.

  • 11 Ibid., p. 7.

5Amadeo constituye así un caso raro de Monarquía electiva, lo cual le acercaba al pueblo, pero distanciándose de quienes todavía creían en el poder del privilegio. El componente democrático de este reinado, pensado para conciliar las simpatías de los sectores más progresistas11 (incluidos los republicanos) marcaría definitivamente su rumbo en busca del apoyo popular. De hecho, a pesar de las críticas, algunos republicanos mostraban cierta simpatía y respeto hacia los monarcas, como evidencian estos versos escritos ante su inminente marcha:

  • 12 El Cohete. Periódico Satírico, 16-ii-1873.

Viniste como te vas
entre nieves y entre escarchas;
y así visto por detrás,
desde que sé que te marchas me gustas tres veces más.
Y respeto a tu señora,
que honró el trono de Castilla
con la virtud que atesora,
su vida digna y sencilla,
su modestia encantadora.
Tu has hecho cuanto has podido
para arreglar el belén;
más de nada te ha servido
dar a este o a aquel partido
el mango de la sartén […].
Pero no sientas enojos
por dejar el precipicio
en el que pusiste los ojos;
repara bien que ese oficio está sembrado de abrojos12.

  • 13 Ibid., 29-xii-1872.

6«Amadeo soñó que iba a hacerse popular»13 y esa fue en realidad su única baza ante el rechazo de la nobleza y de las grandes familias de la época, lo cual, de alguna manera, ejemplifica una estrategia típica de la burguesía a lo largo del siglo xix: el acercamiento hacia el pueblo para consolidar su posición.

  • 14 Pérez Galdós, 1982, p. 51 (Revista de España, t. xxv, n.o 97, 13-v-1872, pp. 127-140).
  • 15 Romanones, 1956, p. 3.
  • 16 Pascual Sastre, 2001, p. 87.
  • 17 Pérez Galdós, 1982, p. 22 (Revista de España, t. xxiv, n.o 93, 13-i-1872, pp. 145-152).

7Pero, ante todo, el rey se transformó en la cabeza de una nación que no era la suya. Su origen extranjero fue utilizado como un valor para convertirle en referencia simbólica: llegaban aires nuevos para erradicar la corrupción anterior, depurar e introducir en la modernidad a la más alta institución del país. Manuel Becerra le consideraba «el primer príncipe de Europa»14, llamado a ser el primer monarca de España con unos «antecedentes liberales, alejado por completo de la influencia de la Iglesia, educado en la escuela de la democracia y de una nacionalidad que no pudiera influir en los destinos nacionales»15. En este sentido, Italia se había convertido en un modelo para España. Los progresistas idealizaron el Risorgimento, atribuyéndolo a la Monarquía y «creyeron que una paralela regeneración española se lograría a base de trasplantar al suelo ibérico un injerto de aquella dinastía»16. Galdós afirma que «no había prevenciones personales contra el nuevo rey»17. Incluso algunos colectivos expresan sus esperanzas regeneradoras, como los industriales de Sabadell en un discurso de bienvenida:

  • 18 RB, MC/790, «Industriales de Sabadell a S. M. el rey D. Amadeo I», s. f.

Hoy que una revolución santa nos ha regenerado: hoy que los Reyes, saltando por encima de rancias costumbres, saben y quieren conocer los medios de engrandecer a los pueblos, la industria de Sabadell acude a Amadeo I, al que nos ofreció ayer y cumplirá mañana llevar al frente de la civilización del mundo a nuestra querida patria18.

  • 19 Bolaños Mejías, 1999, p. 82.

8Sin embargo, la historia y la tradición eran componentes esenciales en la Monarquía. A ello hay que unir el clima de inestabilidad y la falta de apoyos políticos claros tras el asesinato de Prim. A pesar de la Revolución septembrina y de la Constitución de 1869, la sociedad y la política española arrastraban todavía muchos elementos propios del Antiguo Régimen, lo cual nos permite comprender la actitud de la nobleza y su profundo desprecio hacia la nueva dinastía. Según Carmen Bolaños fue el temor a perder privilegios lo que propició que la mayoría de los nobles rechazaran al nuevo monarca y lo vieran como una pieza más del engranaje revolucionario, declarándose abiertamente proborbónicos19. Todo ello influyó en el afianzamiento de la figura de rey burgués, más cercano al pueblo y ajeno a las fastuosidades nobiliarias.

  • 20 Burdiel, 2004, p. 16.
  • 21 Bolaños Mejías, 2003, p. 283.

9Los elementos que integran la imagen del rey también están relacionados con el reinado anterior y la necesidad de ofrecer una contraimagen de la denostada Isabel II (fig. 1). Aunque en ocasiones la reina se comportaba como una señora burguesa del Madrid castizo20, el cortejo que la había rodeado seguía formando parte de la tradición monárquica más rancia y su majestad se había hecho excesivamente perceptible como algo corrupto y contaminado. Así pues, en la «reinvención» de una nueva Monarquía se debía aprovechar esa accesibilidad característica de los soberanos burgueses, pero cada vez más cercana al pueblo y envuelta con los ropajes de respetabilidad y cordura propios de la clase media. Así, la austeridad o un lujo razonable, una mayor sensibilidad en las relaciones familiares y sociales y la primacía de la naturalidad sustituyeron a los artificios aristocráticos. Los escritos sobre este reinado contrastan la sencillez del matrimonio saboyano con la suntuosidad del período isabelino. El papel de María Victoria fue en este sentido determinante. Su objetivo fue tratar de neutralizar las críticas negativas que llovían sobre ellos y sobre la propia institución. Sin embargo, sus súbditos no deseaban ver nuevos comportamientos. La modernidad que preconizaba la Revolución se inclinaba paradójicamente por el mantenimiento de hábitos «más acordes con el modelo monárquico que había caracterizado al Antiguo Régimen»21.

Fig. 1. – SEM (seud. de Gustavo Adolfo y Valeriano Domínguez Bécquer), «Los polichinelas del clero», 1868-1869, acuarela, 19,5 x 33 cms.

Fig. 1. – SEM (seud. de Gustavo Adolfo y Valeriano Domínguez Bécquer), «Los polichinelas del clero», 1868-1869, acuarela, 19,5 x 33 cms.

(© Madrid, Biblioteca Nacional de España; SEM, Los Borbones en pelota).

Un rey a imagen y semejanza del perfecto demócrata

  • 22 Romanones, 1956, p. 13.
  • 23 Sagrera, 1959, p. 184.
  • 24 Romanones, 1956, p. 56.
  • 25 Speroni, 1989, pp. 104-105.
  • 26 Pérez Galdós, 1996, p. 158.
  • 27 AGP, Amadeo I, caja 33/1, del 30 de noviembre de 1871 al 4 de enero de 1872.
  • 28 AGP, Amadeo I, caja 33/1, 25 de diciembre de 1871.

10En el ascenso de Amadeo de Saboya al trono español se intentó mantener el equilibrio entre la idea de un individuo que ejerce la profesión de rey y la de un presidente de la República, sin que su figura llegara a equipararse a la de éste último (fig. 2). Por ello se insistía en su «depurado linaje»22, aunque procedía de una casa real con escasa tradición. Esta realidad se plasma en los usos y costumbres, no sólo del personaje, sino también de su Corte, en la que no encontraremos a personajes de primera fila23. Dos italianos, el marqués de Dragonetti, secretario privado, y el conde de Locatelli, constituían su escaso séquito24. El teniente de Navío Emilio Díaz Moreu le acompañaba en muchas de sus escapadas nocturnas. En su entorno más cercano también se encontraban el marqués de Ulagares, primer gentil hombre de la reina, la duquesa de Tetután y la condesa de Almina, sus damas de honor25. En realidad, «toda concurrencia era puramente palatina y de Cuarto Miliar»26. Los reyes trataron de elevar el nivel de esa concurrencia institucionalizando una cena los viernes a la que eran invitados personajes muy influyentes. Juan Anglada Ruíz, secretario del Senado, el marqués de García Orgaz, director general del Estado Mayor del Ejército, Pedro Reales, decano del Tribunal de la Rota y un largo etc., son algunos de los invitados que excusaron su asistencia arguyendo luto, edad avanzada, suegra enferma o motivos de salud, que en el caso del presidente del Senado, llegó a reiterar hasta en tres ocasiones27. Entre los que aceptaron la invitación real destacan el primer ministro y el primer secretario de la legación de Portugal28.

Fig. 2. – Antonio Gisbert Pérez, «Retrato-boceto de Don Amadeo de Saboya, Rey de España», 1872, óleo sobre lienzo, 57 x 38 cms.

Fig. 2. – Antonio Gisbert Pérez, «Retrato-boceto de Don Amadeo de Saboya, Rey de España», 1872, óleo sobre lienzo, 57 x 38 cms.

(© Madrid, Museo Romántico, Inv. CE 1491).

  • 29 Anguera, 2003, p. 609.
  • 30 Ibid., p. 612.
  • 31 AGP, Amadeo I, Cartas de Amadeo I a su padre, caja 16/12, carta VI de 1872 [s. f.].

11Cuando Prim decidió instaurar una nueva dinastía su objetivo era consolidar la unidad entre democracia y monarquía para alcanzar la estabilidad política tras la Revolución. Sólo podía lograrlo si encontraba una figura que fuese capaz de encarnar ambos elementos sin contradicciones. Amadeo ofrecía en este sentido el perfil idóneo. Aunque sabía que el joven rey no despertaría en principio grandes pasiones, éste le permitiría organizar el país a partir de un referente no contaminado. Con la llegada del rey se restablecería el orden y, tras su juramento, «será inviolable por la misma Constitución, los que se metan con él lo pasarán mal»29. ¿Qué cualidades de Amadeo son las que destaca Prim para comenzar «una nueva era»? El general le describe como «joven, valeroso, liberal y de virtudes cívicas y privadas»30, que el propio Amadeo esgrimirá dos años más tarde para justificar su abdicación: «fedele al giuramento di rispettare la costituzione ed alle mie parole dette in parlamento, que giammai mi sarei imposto»31.

  • 32 Anguera, 2003, pp. 9-10 y 611.
  • 33 Castelar, 1873-1874, t. ii, p. 40.

12Como observa Pere Anguera, Prim era «un aventajado precursor en la capacidad de construirse una imagen pública» y contaba con una «perspicacia natural que le permitía intuir lo que en todo momento se esperaba de él»32. Ese «dominio sobre sí propio»33 fue clave en la elección de Amadeo, que podemos considerar como la culminación de un plan bien trazado a pesar del clima de improvisación que la envuelve. Aunque su muerte fue un duro golpe para la «idea» que defendía el partido progresista existía desde los primeros momentos una estrategia destinada a exaltar la figura del rey. ¿La buena imagen del monarca entre sus partidarios era real o respondía a la necesidad de aferrarse a una tabla de salvación?

  • 34 BMVB, sign. 7100056, carta de 7-i-1871.
  • 35 BMVB, sign. 7100072, borrador de la carta de 9-i-1871.

13Amadeo era un excelente representante de la nueva Monarquía. Así lo constata Víctor Balaguer, uno de sus hombres de confianza, escritor, diputado, ministro de Fomento y Ultramar en esa época e integrante de la comisión encargada de traerle a España. Entre las misivas que recibió en enero de 1871 destacan las de algunos de sus amigos y correligionarios políticos que, tras conocer el asesinato de Prim y el clima de confusión reinante, proponían formar un frente común. Entre ellos, Miguel Elías, incide en la necesidad de dirigir a un pueblo «estúpido y acostumbrado al despotismo» como el español que, tras la Revolución, «se iría con el primero que cabalgase». Para ello proponía inculcar buenos principios de libertad, moralidad y costumbres patrias y llevar a cabo una labor «propagandista a la inglesa», es decir, estableciendo en cada provincia la redacción de un periódico, banderas y otros elementos de atracción siguiendo la premisa: «barato y gratis». Además, era necesaria la instrucción, pero impuesta «con rigor extraordinario a fin de que pueda conseguirse un buen ejército civil liberal»34. El rey se convierte en el pilar fundamental de esta planificación y recibe una valoración muy positiva entre las filas del progresismo. José Ferrer Vidal afirma que Amadeo «empieza perfectamente a adquirir cada día más simpatías de la gente sensata» y desea que «siga el camino emprendido con tanto acierto dando siempre ejemplo de moralidad, de laboriosidad, de economía» para arraigar la dinastía y salvar la patria. En la nota que Víctor Balaguer prevé escribir a Ferrer Vidal afirma que, efectivamente, «el rey vale mucho» pero es necesario apoyarle35.

  • 36 AGP, Amadeo I, Cartas de Amadeo I a su padre, caja 16/12, carta de 17-iii-1872.

14Pese a las buenas intenciones, la realidad fue muy distinta. Desde el principio, Amadeo fue consciente de su propia soledad ya que el único que «avese lealmente travagliato e voluto la nostra dinastia» había sido Prim. Las continuas disputas políticas existentes le impidieron apoyarse en algún político relevante. Ni siquiera en Ruiz Zorrilla, que parecía «molto leale ed a me affezionato» pero que sólo supo crearle dificultades. El rey desconfiaba de todo y de todos, y esa desconfianza llegaba al punto de recurrir a la embajada italiana para escribir a su padre, ante el que se presenta siempre como el perfecto monarca. En este sentido hay que considerar la importancia que él mismo concedía a la imagen, no sólo ante el pueblo que gobernaba, sino ante su progenitor a quien no quería decepcionar: «avrà visto che io ho fatto e sto facendo tutto il possibile per migliorare le condizione di questo paese e venire ad una soluzione che renderà possibile il governare»36.

  • 37 Bolaños Mejías, 1999, p. 97.
  • 38 Defensas leídas ante el Consejo de Guerra celebrado el día 1 de abril de 1871 en la ciudad de Palma (...)
  • 39 AGP, Amadeo I, Cartas de Amadeo I a su padre, caja 16/12, carta II (s. f.).
  • 40 Pérez Galdós, 1996, pp. 164-165.

15La Constitución no le dejaba prácticamente ninguna posibilidad de maniobra. Su poder era básicamente moderador: «conservaba la titularidad del ejecutivo, pero no lo ejercía por sí, si no a través de sus ministros» y, además, debía «prestar su asentimiento a lo que aprobaran las Cortes»37. Precisamente, «todas estas limitaciones impuestas por el mismo Código fundamental a la autoridad directa y personal del Rey» fueron utilizadas por algunos militares para defenderse ante el Consejo de Guerra que les fue incoado por su negativa a jurarle fidelidad38. Sin embargo, paradójicamente, su figura como rey se proyecta como último responsable de todos los acontecimientos políticos y sociales de un país «tanto suscettibile como questo» donde la impopularidad es algo terrible39. Las expectativas sobre su persona eran muy grandes (fig. 3). Galdós, las pone de relieve en boca de su amante, Adela Larra, que apela al «Rey de España por los 191» a que no continúe con la «política de los malditos moderados, de los unionistas rutinarios y pasteleros», y le exhorta a que remueva «el fondo de la superficie política, las costumbres políticas, como un rey nuevo, un rey de fuera que nos diese lo que no teníamos y acabara con el tejemaneje moderado y unionista»40.

Fig. 3. – Caricatura de Amadeo de Saboya, «¡Ahí queda eso!», La Carcajada 18-x-1872.

Fig. 3. – Caricatura de Amadeo de Saboya, «¡Ahí queda eso!», La Carcajada 18-x-1872.
  • 41 RB, Historia 29-6 (16), «A. S. M. El rey Don Amadeo I».

16En alguno de los poemas que se escribieron para ensalzarle se apela al monarca que «a nuestros reveses pone fin y sienta ley»41, y en otros se presenta como el:

  • 42 BMVB, sign. 71000142, Poema de Pascual Jiménez de Córdoba, José M.ª Valera y Bernardo Carbonell (Al (...)

Rey elegido,
¡que el pueblo cada día su defensor en ti siempre vea,
y su dolor mitigue y pena acalle!
Que en ti admirado halle
no al monarca, al cumplido
protector ofrecido, al PADRE que acaricia en su deseo;
porque en tu historia liberal, idea leer, como en tu nombre,
la grandeza del hombre,
y en tu reinado espera liberales remedios a sus males.
¡Salud! Rey democrático, hijo del pueblo, venturoso rey,
tu serás sacerdote que no engaña
en los altares de la Nueva Ley42.

  • 43 BMVB, sign. 7100088, Carta de Francisco López Fabra (Barcelona, 10-i-1871).
  • 44 El Eco de Alicante, 10-iii-1871.
  • 45 Pi y Margall, 1970, p. 57.

17Por tanto, la figura del rey no se percibía como una simple representación de la nación, sino que era «símbolo de orden, de la imparcialidad y de un gobierno justo y protector»43. Su presencia debía ser efectiva en el día a día político y también en los grandes temas ético-morales de la época, como «el gran litigio social de la libertad y la esclavitud [que] está siendo juzgado por la civilización y por la historia». Si Amadeo lograba resolver este problema «con enérgica iniciativa», evitaría una «mancha en la historia de la dinastía» y propiciaría «las simpatías del mundo civilizado y la buena voluntad de Inglaterra y de los Estados Unidos» que, a partir de esos momentos, se convertirían en un «firme apoyo de esa dinastía que ha venido a ser el complemento de nuestra revolución política»44. Sin embargo, los ansiados cambios no llegaban. El propio Pi y Margall alude a un clima de decepción general, porque «se esperaba de Amadeo actos que revelasen prendas de gobierno», como la reforma de la corrompida administración o la de la hacienda45. Entre las grandes esperanzas teóricas y las limitaciones prácticas, los reyes optaron por la única faceta que podía realmente hacerles presentes entre sus súbditos: desarrollar una actividad pública muy dinámica y especialmente visible entre las clases populares.

  • 46 Don Amadeo de Saboya. Un Rey electivo, p. 57.

18De hecho, en algunas biografías y crónicas se alude a su «esplendidez extraordinaria» o a los «más de tres millones de reales» que salieron de su peculio particular para costear el primer viaje por provincias, la mayor parte de los cuales fue destinada a obras de caridad46.

  • 47 AGP, Amadeo I, Cartas de Amadeo I a su padre, caja 16/12, carta IV (25-x-1872).

19Y no sólo fue en esta ocasión. En otras tantas el rey tuvo que recurrir a su propio patrimonio para cubrir gastos, e incluso pedir a su padre 50.000 francos para atender «tutto quello che devo fare»47.

  • 48 Meriggi, 1993, p. 426.
  • 49 Romanones, 1956, pp. 13-14.

20La gran ambigüedad a la hora de definir el perfil de la Monarquía como institución disminuye si nos acercamos al trazo de su imagen personal (fig. 4), quizás porque en este aspecto se percibe una intervención más directa de Amadeo y de María Victoria. El rey es el prototipo del joven burgués, aunque recibió una educación ajena al trabajo o a la característica preocupación por los temas más variados de la especulación política, científica o cultural, propios de la alta burguesía emprendedora48. Su formación militar es, en este sentido, el único rasgo más sobresaliente49.

Fig. 4. – Josep Lluis Pellicer, «Caricaturas de Amadeo de Saboya»

Fig. 4. – Josep Lluis Pellicer, «Caricaturas de Amadeo de Saboya»

(El Cohete, 5-i-1873).

  • 50 Burke, 2001, p. 88.
  • 51 Ibid., p. 13.

21Empezando por su aspecto físico, Amadeo I es un individuo joven y bien parecido; tiene tan sólo 24 años cuando accede al trono. Los retratos le muestran vestido con uniforme militar, en una posición que sugiere gallardía y valentía50, y que coincide con los testimonios de cronistas como Romanones quien le describe como «proporcionado de líneas, esbelto, de facciones correctas, bien podía pasar por un gallardo mozo»51. Ildefonso Bermejo valora el físico del rey como elemento clave en sus primeras puestas en escena, destinado a causar efecto sobre la percepción popular:

  • 52 Bermejo, 1871-1872, t. i, p. 6.

Os vi pasar caballero en un brioso alazán por la Puerta del Sol, y complacíme al ver vuestro talante. Conocí que al entrar, lo mismo habíais estudiado en los adornos de la persona que en los del ánimo, que en los Príncipes no se debe despreciar el arreo y la gentileza, que aquél arrebata los ojos y ésta el ánimo y los ojos. El vulgo juzga por la presencia las acciones, y piensa que es mejor Príncipe el más hermoso […]. A un corazón augusto casi siempre acompaña una augusta presencia52.

  • 53 Berruezo, s. f., p. 22.
  • 54 RB, MC/790, «Industriales de Sabadell a S. M. el rey D. Amadeo I», s. f.
  • 55 Romanones, 1956, p. 14.

22De éste monarca «joven, guapo y meridional»53 se exalta precisamente su juventud, que en el ideal burgués es sinónimo de iniciativa y depuración. Los ya citados industriales de Sabadell aluden al monarca como un joven «entusiasta», «la representación genuina de una nueva era»54. Sin embargo, no hay que olvidar que este rasgo, como otros de los que ayudan a construir su imagen, podía ser interpretado de forma opuesta: el rey es joven, inexperto y maleable, y para algunos, como el propio Zorrilla, «un niño con barbas»55.

23De Amadeo también se destaca la sobriedad que muestra en público y en su vida privada, de la cual algunos usos pasan a ser notorios al convertirse en uno de los instrumentos de propaganda que maneja el rey y su entorno. De ahí que periódicos tan contrarios a su figura como el ultracatólico Pensamiento Español, critiquen, no tanto los actos del rey como la estrategia seguida por los «diarios ministeriales» y la «fabricación del entusiasmo» popular:

No son los diarios ministeriales los que han de hacer grande y simpático a D. Amadeo, sino él con sus actos de rey, puesto que a ser rey lo han traído los revolucionarios. Lo que haga como rey de España han de saberlo sin que lo pregonen los periódicos.

24Además, el Pensamiento hace referencia al «monarca actor», que es elogiado por esta prensa que destaca desde:

  • 56 El Pensamiento Español. Diario Católico Apostólico Romano, 7-i-1871.

La gallardía con que el hijo de Víctor Manuel baja del caballo y la gracia con la que saluda, propia del país de los artistas, hasta la sobriedad de sus costumbres56.

  • 57 Speroni, 1989, pp. 81 y 90.

25Es este un elemento clave en la imagen de un rey que actuaba «como un ciudadano cualquiera y que no posee gran riqueza». Sin embargo, esa falta de majestad no gustaba a sus detractores, y tampoco al principal destinatario del nuevo mensaje real: el pueblo. Amadeo «no se comportaba como un verdadero soberano». Los monárquicos lo veían «imprudente y demasiado demócrata», y «muchas personas, incluso del pueblo, preferían un rey más real»57.

  • 58 Bolaños Mejías, 1999, pp. 166-167. Véase también Speroni, 1989, p. 90 y Romanones, 1956, p. 13.
  • 59 BMVB, sign. 7100061, carta de sargento 1º de veteranos de la libertad, 8-i-1871.
  • 60 Pérez Galdós, 1982, p. 28 (Revista de España, t. xxiv, n.o 93, 13-i-1872, pp. 145-152).
  • 61 Romanones, 1956, p. 30.
  • 62 Sagrera, 1959, pp. 257-259.

26Esa imprudencia también podía ser interpretada como signo de valentía. El recuerdo de lo que ocurrió con Maximiliano en México y el propio asesinato de Prim se unían a la decisión del rey de pasear por las calles de Madrid sin escolta para reforzar su imagen de militar aguerrido. El rey resalta este aspecto para congraciarse con sus súbditos y lo escenifica desde los primeros momentos de su reinado al encontrarse con el regente en Atocha58, y en casi todos sus actos públicos a pesar de las advertencias para que «no sea tan atrevido porque también podría sucederle lo mismo» que a Prim59. En enero de 1872 Galdós aludía en uno de sus artículos a «la noble entereza y el arrojo del joven monarca, que desafiando la fúnebre elocuencia de ciertos hechos que parecían avisos del destino, venía a reinar sobre el pueblo más agitado de Europa». Así pues, el rey es valiente pero no imprudente, porque en las cuestiones políticas demuestra una «determinación prudentísima»60. El atentado que sufrieron los monarcas el 10 de julio fue la última oportunidad de mostrar esa gallardía antes de su abdicación. El gobierno y el propio rey estaban advertidos, lo cual propició las críticas en Italia por no haber sabido evitarlo. Los escritos que narran el acontecimiento coinciden en resaltar la serenidad de la pareja real, aunque varían las interpretaciones. Romanones afirma que está reacción responde a las directrices que marca el protocolo y por tanto a un comportamiento habitual en la realeza61. Ana de Sagrera, en cambio, atribuye esa entereza a los reyes. Amadeo volvió al lugar del atentado a la mañana siguiente, y María Victoria dio una recepción que, junto a la manifestación impulsada por el gobierno, ofreció a los monarcas la oportunidad de gozar «por unos minutos de la popularidad soñada, [creyendo] que con motivo del atentado las raíces del Trono Saboyano se adentrarían en tierra hispánica»62.

  • 63 Speroni, 1989, pp. 55 y 93.
  • 64 Romanones, 1956, p. 13.
  • 65 Speroni, 1989, pp. 50-51.
  • 66 Burdiel, 2004, pp. 295-334.
  • 67 Speroni, 1989, p. 58.

27Junto a la valentía, otro rasgo que perfila la figura real desde el primer momento es su carácter mujeriego. Aunque fue objeto de críticas, no es éste uno de los elementos que más afectaron a la buena imagen del rey ya que se consideró como algo inherente a su origen noble e italiano63 que encajaba bien con la figura del Don Juan español. Por otro lado, esa «inclinación apasionada por las hijas de Eva» se consideraba casi como un rasgo genético de la dinastía64. A pesar de las infidelidades, el matrimonio se presenta como una pareja modélica en la que existe el amor y el respeto mutuo65, imagen que contrarresta a la de Isabel II y Francisco de Asis66. Speroni afirma que las apariencias no podían ocultar momentos de mucha tensión entre los consortes, porque ella no aceptaba de buen grado la sumisión que se le exigía en este aspecto67. Amadeo asume esa faceta de esposo infiel en un supuesto diálogo con María Victoria que constituye un claro ejemplo sobre el ideal de familia burguesa:

  • 68 Sánchez Sánchez, 1983, p. 7.

Mi padre solía decir: los Príncipes de la Casa de Saboya hemos sido siempre muy calaveras, pero nuestras mujeres han sido siempre virtuosísimas […]. Tú nunca has sido la excepción, siempre estaré en deuda contigo y con tu elevado concepto de la dignidad como esposa y como reina68.

  • 69 Pérez Galdós, 1996, p. 187.
  • 70 Ibid., pp. 180-186. Véase, Don Amadeo de Saboya. Un Rey electivo, p. 58

28Galdós considera que las historias que circulaban sobre este tema eran fruto de «cierta opinión insana que se proponía desprestigiar al rey Amadeo, poniendo en circulación estas liviandades indecorosas y a veces ridículas»69. De todas formas, hasta las amantes del rey encajan con su imagen de liberal. Entre ellas, la famosa «dama de las patillas», hija de Mariano José de Larra, que aconsejaba al rey sobre los problemas del país, y la «dama inglesa», esposa del corresponsal del Times70.

  • 71 Berruezo, s. f., p. 19.
  • 72 Cárcel Ortí, 1979, pp. 443-458.

29Su relación con la Iglesia fue también compleja y un elemento de primer orden en su imagen pública. Más allá de sus actos, el clero español sólo le consideraba como el hijo de un monarca excomulgado. Sin embargo, este elemento le concedía cierta simpatía entre los sectores más progresistas del país, aunque, como señala José Berruelo: «no deja de tener gracia y ni poca ni mucha se la hizo a cuantos buscaban en don Amadeo un rey tragacuras» que el acta de aceptación de la Corona aludiera directamente a la «Santísima e Indivisible Trinidad»71. El rey necesitaba normalizar las relaciones con el Vaticano y buscar el reconocimiento de Pío IX. Con ello alcanzaría una mayor legitimidad en un país en el que el peso de la Iglesia era evidente. En este asunto la Santa Sede optó por la dilación en las negociaciones, ya que se conocía su precaria situación. A requerimiento del nuncio Franchi, tres de los obispos más relevantes del momento, el de Santiago, Zaragoza y Cuenca, emitían su opinión y cerraban cualquier oportunidad de entendimiento con Amadeo, al que consideraban un episodio más de la fatídica Revolución que había trastocado el orden en el país. Pese a que el rey se comportaba como un perfecto católico, justificaban su actitud en la afrenta paterna al Papa y en la falta de sinceridad en sus manifestaciones religiosas, que consideraban hipócritas72.

  • 73 Martí Gilabert, 1999, pp. 12 y 107.

30La práctica del catolicismo por parte de Amadeo nada tenía que ver con el proceso secularizador iniciado con la Revolución. Martí Gilabert señala en este sentido que el «gobierno saboyano» continuó con las «medidas antieclesiales» y que «apenas aflojó la persecución religiosa»73. Quizás el proyecto de secularizar los cementerios, el reconocimiento de los hijos naturales, directamente relacionada con el establecimiento del matrimonio civil un año antes, o la supresión de la palabra Dios en los documentos oficiales, fueron las medidas más llamativas de un reinado que en este aspecto quiso mantener una imagen más moderada.

31Pero, ante cualquier duda sobre la actitud religiosa del nuevo monarca, ahí estaba su esposa para contrarrestar las críticas. Martí Gilabert constata la piedad de la reina, pero considera que se trataba de una especie de lavado de imagen, porque aunque sus sentimientos religiosos eran sinceros, ella puso «particular empeño en que fueran conocidos», lo cual no concuerda con la sencillez, modestia y abnegación que reflejan las descripciones sobre su comportamiento. Por otro lado, ella vivió como un estigma familiar la entrada de las tropas de Víctor Manuel en Roma, por encima de la voluntad del Papa. En el diálogo antes mencionado Amadeo alude directamente a este tema:

  • 74 Sánchez Sánchez, 1983, p. 9.

Y mi mujercita, católica ferviente, siente tanto recelo hacia mi padre que, pretextando su avanzado estado de gestación no acude a la ceremonia de proclamación de la capitalidad y, la encuentro arrodillada en un reclinatorio de la capilla de palacio, deshecha en lágrimas74.

María Victoria del Pozzo: la reina del hogar

  • 75 Aronofsky Weltman, 1997, pp. 105-108.

32Sobre la nueva reina descansa gran parte del prestigio de la Monarquía pero además, como mujer, ella tuvo que convertirse en inspiración de actitudes acordes con la feminidad burguesa (fig. 5, p. 188). Al igual que Victoria de Inglaterra75, y posteriormente María Cristina de Habsburgo en España, ella asumió esos valores para perfilar a la mujer/reina (fig. 6, p. 188). Aunque su papel de madre y esposa fiel y abnegada le permitió mantenerse detrás de la primera fila política porque ella no representaba la cabeza del Estado sino que se limitaba a ser el contrapeso del rey y a encarnar la contraimagen del reinado anterior. La percepción popular de Isabel II le atribuía excesos que habían deteriorado a la Monarquía y que la habían alejado de ese modelo burgués. María Victoria, en cambio, personifica la mesura, una cualidad fundamental que Benito Pérez Galdós exalta en 1872 para defenderla de la «procacidad de algunos periódicos»:

  • 76 Pérez Galdós, 1982, p. 134 (Revista de España, t. xxvi, n.o 103, 13-vi-1872, pp. 456-466).

Todo el mundo conoce la ejemplar modestia de la reina María Victoria, cuyas virtudes y sentido doméstico han devuelto al hogar más alto de la nación el prestigio que tuvo hace muchos años, en tiempo de ilustres e inolvidables reinas. [Ella] se consagra completamente al cuidado de su familia, de tal modo y tan contrario de los hábitos señoriales, que no parecería reina, si por actos de sublime magnanimidad no supiera mostrar oportunamente que lo es, y que sabría serlo aún en las más difíciles circunstancias […]. Uniendo a tales cualidades una intachable discreción y una sencillez y delicadeza de trato que no han sido patrimonio de todas las testas coronadas76.

33Ella es la fiel esposa que no se inmiscuye en los asuntos públicos (fig. 7, p. 190), aunque el propio Galdós matizaría esta imagen años después en sus Episodios Nacionales:

  • 77 Pérez Galdós, 1996, p. 159.

Por lo que después oí de labios de doña María Victoria, comprendí que esta señora se cuidaba de los asuntos públicos y en ellos ponía toda su atención. En su grande ánimo prevalecían la idea y el propósito de consolidar en España la dinastía saboyana. Manteniendo su propia persona en cierta oscuridad modesta, enderezaba su voluntad firmísima hacia el provenir de sus hijos en tierra hispana77.

34El manto de modestia y prudencia que envuelve a María Victoria esconde por tanto una firme voluntad de consolidar su reinado y una gran influencia en los asuntos públicos. ¿Cuáles fueron los elementos sobre los que se apoyan esta mujer y su entorno para proyectar la nueva majestad que se desea instaurar?

Fig. 5. – «La reina María Victoria, esposa de Amadeo de Saboya» (detalle), verano de 1872, fotografía a la albúmina, 10,7 x 6 cms.

Fig. 5. – «La reina María Victoria, esposa de Amadeo de Saboya» (detalle), verano de 1872, fotografía a la albúmina, 10,7 x 6 cms.

(© Madrid, Museo Romántico, Colección López Domínguez, Inv. FD 47).

Fig. 6. – Luis Álvarez Catalá, «La Reina Doña María Cristina de Habsburgo» (detalle), ca. 1888, óleo sobre lienzo, 240 x 150 cms

Fig. 6. – Luis Álvarez Catalá, «La Reina Doña María Cristina de Habsburgo» (detalle), ca. 1888, óleo sobre lienzo, 240 x 150 cms

(© Madrid, Ministerio de Economía y Hacienda, Inv. HA 00001-204).

Fig. 7. – «Los reyes Amadeo de Saboya y María Victoria», 1871

Fig. 7. – «Los reyes Amadeo de Saboya y María Victoria», 1871

(Fotografía Palomeque).

  • 78 Ibid., p. 172.
  • 79 Speroni, 1989, p. 50.

35María Victoria es una mujer discreta que cumple con sus deberes como reina consorte. Ella no vino a España a «ejercer su cargo», sino a «desempeñar un papel» y convirtió la realeza «que le dieron entonada y rígida, en cosa blanda y doméstica»78. La discreción la define incluso físicamente como evidencian sus retratos donde casi siempre aparece como una dama de la alta burguesía, a quien las crónicas y biografías atribuyen una belleza poco llamativa, en la que destaca «ese pudor recatado que la convierte en una flor digna de ser cogida»79.

  • 80 Pérez Galdós, 1996, p. 108.
  • 81 El Eco de Alicante, 21-vi-1871.
  • 82 Sagrera, 1959, p. 188.
  • 83 Carrasco de Campos, 1871, p. 14.
  • 84 Pastor de la Roca, 1871, pp. 30 y 55.
  • 85 Loma Corradi, 1871, pp. 27, 48 y 81.

36Sus sentimientos religiosos se presentan igualmente mesurados y sinceros, alejados del fanatismo y de la superstición que caracterizaron la anterior «Corte de los milagros». Sin embargo, su fervor religioso no bastaría para congraciarse con las grandes familias del momento. No pudo «desarmar a las damas católicas que le han declarado la guerra», y de nada le sirvió ponerse «todos los moños del catolicismo y del papismo»80. Incluso el intento de acercarse a Roma le acarreó problemas. En junio de 1871 se celebraba el vigésimo quinto aniversario del pontificado de Pio IX y la exaltación del evento evidenciaba el clima de inestabilidad política del país. En Madrid hubo disturbios «protagonizados por grupos incontrolados que atentaron contra la iluminación conmemorativa bajo el grito de ¡Mueran los carlistas!»81. Por ello, un concierto organizado por la reina fue interpretado como un acto de adhesión a estas celebraciones82. A pesar de todo, la religiosidad fue uno de los elementos claves en la configuración de su imagen y se exalta en varias facetas. El «raudal de fe inextinguible»83 de la reina fue alabado por poetas y cronistas, que describieron su forma de rezar con «el rostro cubierto con ambas manos, absorta y contemplativa», con una actitud «sobremanera edificante» y «artísticamente sublime». Además, encarnaba el ejemplo moral de mujer, «la cual sin religión no puede ser buena hija, buena madre, buena esposa, ni buena reina»84. La figura del rey y la de la reina se complementan en este aspecto, porque ella es «modelo de madres, de hijas, de esposas, una reina religiosa, sin preocupación», mientras que él es «valiente, rey generoso, moral e inteligente»85.

  • 86 Mira Abad, 2006, p. 242.
  • 87 Véase Pastor de la Roca, 1871. AMA, Fiestas, 1871-1877, caja 7/3.

37La caridad constituye uno de los referentes morales del momento. La obra benéfica poco a poco deja de ser un elemento de redención y gana terreno una visión más filantrópica86 que comparte protagonismo con su indudable valor como imagen. En la realeza era una práctica exigida. Así, por ejemplo, la presencia de Amadeo y su esposa en Alicante motivó que junto a los actos religiosos programados se acordara el reparto a «mil pobres de una ración de pan y una peseta a cada uno, dar una comida extraordinaria a los acogidos en los establecimientos de beneficencia y a los presos de la cárcel, la visita a algunos de estos establecimientos y la entrega a las nodrizas de expósitos de toda la provincia de un donativo equivalente a una mensualidad»87.

  • 88 Arenal, 1861, p. 229.
  • 89 AGP, Isabel II, caja 8674/1.
  • 90 Con motivo del santo del Príncipe, hay varias cartas de familias con buena posición social que enví (...)
  • 91 AGP, Amadeo I, caja 8598/4.
  • 92 Sagrera, 1959, p. 186.
  • 93 Véase Paula Fernández, 2006 y Madrid Santos, 1991.
  • 94 «Es insostenible la idea de que continúen unidos de por vida, no sólo los que no se llevan bien, si (...)
  • 95 Sawa, 1910, p. 152.
  • 96 Ibid., p. 156.
  • 97 AGP, Amadeo I, caja 8598/4. La carta está fechada el 6-v-1872 y Nieva fue recibido el 11 de ese mis (...)

38En la escenificación de las obras benéficas la mujer ocupa un lugar destacado, y en el caso de María Victoria es de primera fila. En general, las grandes damas desempeñaban una importante labor social con «la asistencia generalizada a los establecimientos de beneficencia»88. Para la reina estos actos adquirían gran relevancia. Al igual que en el reinado anterior, María Victoria concedió numerosos socorros. Sin embargo, a diferencia de Isabel II, observamos que este apartado estaba menos sistematizado. En el caso Borbón encontramos muchas solicitudes de ayuda que le hacían llegar desde diversas parroquias de la capital. No hay informes previos sobre las peticiones de auxilio, como ocurre con María Victoria, quien parece prestar una atención más individualizada. Además, llama la atención que a las demandas dirigidas a su antecesora se les estampa el «sello de pobres», dando la sensación de que las obras de caridad estaban sujetas a un proceso mucho más normativo y maquinal89. Aunque la de Saboya también recibió escritos de personas que pedían favores90 atendió especialmente las peticiones de los más necesitados91. En este sentido, Ana de Sagrera señala que en sus audiencias la reina «atendía piadosamente las largas historias de miserias y dolores»92. Para algunos de los que acudían, su fama de mujer caritativa y sensible pudo primar sobre su condición real, teniendo en cuenta que la cercanía popular es un elemento clave para los reyes. Este parece ser el caso del revolucionario, republicano y, posteriormente, anarco-comunista Teobaldo Nieva93, que en 1886 escribió su famosa Química de la cuestión social,obra en la que exponía sus avanzadas ideas a favor del matrimonio civil y del divorcio94. El bohemio y escritor Alejandro Sawa afirma que este revolucionario del 68 era «hijo espiritual de Proudon» y «el tipo de sublevado». Durante su juventud atacó «con rabia las fábricas ciclópeas de la Propiedad, de la Autoridad y de la familia» en el periódico Las Escobas95. Sus firmes convicciones y valores se encontraban por tanto en la antípoda del poder establecido, al frente del cual se encuentra la Monarquía. La pobreza extrema en la que vivía Nieva, quien «escribía muchas veces sobre las rodillas por carecer de mesa»96, le llevó a pedir audiencia a María Victoria. Su repulsa a la institución que ella representaba no queda patente en la carta que le remitió. En ella expresa su deseo de que el «cielo conserve dilatados años vuestra preciosa vida y el solio de esta nación que para bien de los españoles compartís con vuestro real y amado esposo»97. Su precaria situación, pero quizás también la simpatía hacia los nuevos monarcas fue lo que impulsó a Nieva a utilizar estas palabras siendo republicano y teniendo en cuenta que ésta no era una fórmula necesaria en este tipo de peticiones.

  • 98 AGP, Amadeo I, caja 34/8. Aquí constan algunas de las donaciones realizadas en 1871: Hospital Jesús (...)
  • 99 AGP, Amadeo I, caja 37/1. La carta y las gestiones correspondientes se realizan en julio de 1872.

39La reina también prestó especial interés hacia los establecimientos benéficos (fig. 8), conventos, iglesias, así como a personas concretas que se beneficiaron de donaciones de ropa, alimento o dinero98. Evidentemente, la atención personalizada ayudaba a difundir una imagen de cercanía sin distinción de procedencia o condición social. Por ejemplo, Manuela López de Madrid pedía dinero a la reina para reunirse con su marido que había ingresado en el Instituto Manicómico de San Baudilio del Llobregat en Barcelona porque «tuvo la desgracia de ponerse demente»99.

Fig. 8. – Tomás Carlos Capuz Alonso, «Visita de S. M. la Reina al Hospital de los Incurables»

Fig. 8. – Tomás Carlos Capuz Alonso, «Visita de S. M. la Reina al Hospital de los Incurables»

(La Ilustración Española y Americana, suplemento al nox,5-iv-1871, p. 181).

  • 100 AGP, Amadeo I, caja 32/2. La inauguración del asilo tuvo lugar el 13 de enero de 1872.
  • 101 Sagrera, 1959, p. 184.

40Con la fundación del asilo para los hijos de las lavanderas la reina muestra nuevamente su preocupación por los más desfavorecidos. En este caso se presenta, además de como reina, como mujer y como madre100. Se inauguró con el nombre de «Casa del Príncipe», bajo el patronazgo del príncipe de Asturias. Esta fue una de sus obras benéficas más conocidas, aunque ha quedado en la memoria colectiva como obra de María Cristina, ya que tras la abdicación de Amadeo «no era de buen tono recordar aquel reinado»101.

  • 102 Bolufer Peruga, 1998, pp. 241-242.

41La maternidad constituía el eje fundamental del modelo de feminidad vigente en el siglo xix. Elementos como la lactancia materna adquirían su máxima expresión, convirtiéndose en metáfora de virtud femenina. Desde la óptica burguesa se censuraba a «las familias que entregaban a sus hijos a nodrizas», anteponiendo «las apariencias, las exigencias de una sociabilidad mundana y la perentoria satisfacción del deseo sexual» al bienestar de los niños, dando así muestras de insensibilidad y falta de autocontrol102.

  • 103 Sagrera, 1959, pp. 224-226.

42La reina, en cambio, intervenía directamente en la crianza de sus hijos. De forma que a su sencillez se unía un instinto maternal muy acusado, puesto de relieve en muchas ocasiones. Cuando visitaba el asilo que fundó «recorría las salas distribuyendo caricias, bombones y bizcochos a los asilados, que la conocían y la llamaban «Mamá». Con sus propios hijos se comportaba de forma natural y por ello vestía cómodamente para poder cogerlos en brazos103. Y el propio Galdós alude a la reina en los mismo términos:

  • 104 Pérez Galdós, 1996, p. 194.

Esa doña María Victoria es tan buena y simpática que no parece Reina, sino una señora cualquiera. Yo me quito el sombrero al verla pasar, y le perdono el ser italiana. Ya sabes que cría a sus hijos. Me consta que este verano, paseando por las inmediaciones del El Escorial, encontró un niño abandonado que chillaba pidiendo teta. Pues lo recogió y le dio de mamar, no con biberón, Tito, sino de sus propios pechos104.

  • 105 Speroni, 1989, p. 67.
  • 106 Burdiel, 2004, p. 171.
  • 107 Speroni, 1989, p. 105.
  • 108 Ibid., pp. 30 y 55.
  • 109 Pérez Galdós, 1996, p. 190.

43Junto a su faceta maternal la imagen de María Victoria era la de una mujer inteligente y con sentido de Estado. Hablaba varias lenguas, entre ellas el español, lo cual, aunque no encaja demasiado con el universo femenino burgués, ayudaba a mejorar la imagen de la nueva Monarquía ya que Amadeo no conocía este idioma. Además, su preparación cultural incluía el arte y las tradiciones españolas. En este sentido la reina complementaba la figura del rey como pone de manifiesto Juan Valera: «¡Tendremos como rey a un muchacho con toda la barba, pero como reina tenemos a una mujer con gran cerebro!»105. Pero, además, conseguía superar la imagen de Isabel II cuya preparación cultural fue muy deficiente106. Amadeo, apreciaba sus dotes y le consultaba a menudo antes de tomar una decisión, lo cual contradice un poco ese segundo plano que ella misma deseaba proyectar ante la opinión pública. Los ministros también solían dirigirse a ella en busca de consejo, y la estimaban mucho. Tanto es así que el gobierno instituyó la «Orden Civil de María Victoria»107. Por otro lado, su instrucción era garantía de equilibrio frente al fanatismo dominante y sobre todo frente a la situación anterior. La reina posee «un corazón tan piadoso, cuyo ascetismo culto, sólido sin ser fanático, merced a esa vasta instrucción que proverbialmente se le reconoce» y que «constituye el mayor ornamento moral de la mujer»108. Las palabras de Galdós en este sentido también resultan concluyentes: «Dios salve al rey. A la reina no hay que salvarla, que bien alta está en el concepto público. Si ella gobernara, tendríamos Saboyas para rato. Pero no caerá esa breva»109.

44Amadeo y María Victoria pretendieron enraizar una nueva dinastía cuya imagen se construyó sobre nuevos valores utilizados también por otras monarquías europeas occidentales. El contexto político posrevolucionario en el que se desenvuelven recortaba notablemente el poder regio que, sin embargo, era todavía percibido con amplias prerrogativas, y por tanto, como máximo responsable de la vida política y social española. En un país con enormes desequilibrios sociales e inestabilidad, la distancia entre deseo y realidad no permitió que los reyes pudieran consolidarse como el símbolo de una nación moderna, a pesar de que ellos trataron de modernizar la Monarquía.

45Todas las cuestiones con las que iniciábamos este trabajo abren nuevos interrogantes sobre la gestión de la imagen real y los elementos concretos que ayudaron a configurarla. En la presentación de esos rasgos que la definen no podemos dejar de lado un aspecto determinante para comprender el escaso eco y la relativa indiferencia que suscitó este reinado, a pesar de que los diversos balances sobre el mismo no son del todo negativos: el análisis en torno a la recepción de esa imagen. Muchos de los diagnósticos analizados coinciden en presentar al pueblo como su principal receptor, y quizá los propios reyes así lo creyeron. Pero el llamado «pueblo» en 1871 no era un conjunto de ciudadanos que pudiera configurar una opinión pública favorable a los monarcas, sino un ente desestructurado al que sólo se apelaba en los grandes discursos como depositario de las tradiciones o abanderado de la modernidad. La imagen que proyectaba la monarquía amadeísta fue elaborada por y para una clase media que, sin embargo, no tenía una cohesión ideológica ni intereses comunes que hubieran podido convertirla en el principal apoyo de la Monarquía. La falta de unidad entre los políticos que hubieran tenido que conseguirlo no es más que el reflejo de esa realidad. De hecho, sus sucesores, Alfonso XII y su segunda esposa María Cristina, utilizaron los mismos ingredientes para reinstaurar y construir una nueva imagen de la Monarquía tras el breve intervalo republicano. Contaban con el handicap del desprestigio de los Borbones, tras el reinado de Isabel II, y con el hecho de que María Cristina también era extranjera y, además, desconocía el idioma y las tradiciones del país. Tras su viudez, cuando se convirtió en Regente, su posición e imagen pública no eran fuertes, pero a diferencia de sus predecesores, ella sí contó con el respaldo generalizado de la clase política, envolviéndola en un aura de orden y respetabilidad que ha perdurado en la memoria.

Haut de page

Bibliographie

Anguera, Pere (2003), El general Prim: biografía de un conspirador, Barcelona.

Arenal, Concepción (1861), La beneficencia, la filantropía y la caridad, Madrid.

Aronofsky Weltman, Sharon (1997), «Be No More Housewives, But Queens: Queen Victoria and Ruskin’s Domestic Mythology», en Margaret Homans y Adrienne Munich (eds.), Remaking Queen Victoria, Cambridge, pp. 105-122.

Aróstegui, Julio (2004), «Memoria, memoria histórica e historiografía. Precisión conceptual y uso por el historiador», en Pasado y Memoria: Revista de historia contemporánea, 3, pp. 15-36.

Bermejo, Ildefonso Antonio (1871-1872), La Estafeta de Palacio: (historia del último reinado); cartas trascendentales dedicadas a S. M. el Rey de España Amadeo I (3 vols.), Madrid.

Berruezo, José (1943), La España del rey Amadeo. Conferencia pronunciada en el Instituto Italiano de Cultura de San Sebastián, Bilbao.

Bolaños Mejías, Carmen (1999), El reinado de Amadeo de Saboya y la monarquía constitucional, Madrid.

Bolaños Mejías, Carmen (2003), «La Casa Real de Amadeo I de Saboya. Rasgos organizativos», en María Dolores del Mar Sánchez González (coord.), Corte y monarquía en España, Madrid, pp. 260-299.

Bolufer Peruga, Mónica (1998), Mujeres e Ilustración: la construcción de la feminidad en la Ilustración española, Valencia.

Bouza Álvarez, Fernando Jesús (1998), Imagen y propaganda: capítulos de historia cultural del reinado de Felipe II, Tres Cantos [Madrid].

Burdiel, Isabel (2004), Isabel II. No se puede reinar inocentemente, Madrid.

Burke, Peter (2001), Visto y no visto: el uso de la imagen como documento histórico, Barcelona.

Cárcel Ortí, Vicente (1979), Iglesia y revolución en España: (1868-1874). Estudio histórico-jurídico desde la documentación Vaticana inédita, Pamplona.

Carrasco de Campos, Bonifacio (1871), Oda a la reina Doña María Victoria, Madrid.

Castelar, Emilio (1873-1874), Historia del movimiento republicano en Europa (2 tomos), Madrid.

Don Amadeo de Saboya. Un Rey electivo, 1967, Madrid.

Fernández, Francisco de Paula (2006), De Fanelli a Angiolillo. El anarquismo en el Estado español del siglo xix, Barcelona.

Kocka, Jürgen (2000), «Burguesía y sociedad burguesa en el siglo xix. Modelos europeos y peculiaridades alemanas», en Josep María Fradera y Jesús Millán (eds.), Las burguesías europeas del siglo xix: sociedad civil, política y cultural, Madrid, pp. 21-84.

Langland, Elizabeth (1997), «Nation and Nationality: Queen Victoria in the Developing Narrative of Englishness», en Margaret Homans y Adrienne Munich (eds.), Remaking Queen Victoria, Cambridge, pp. 13-32.

Loma Corradi, Blas de (1871), Entrada en España de la Reina Maria Victoria, Alicante.

Madrid Santos, Francisco (1991), La prensa anarquista y anarcosindicalista en España desde la I Internacional hasta final de la Guerra Civil, Barcelona.

Martí Gilabert, Francisco (1999), Amadeo de Saboya y la política religiosa, Pamplona.

Meriggi, Mario (1993), «The Italian Borghesia», en Jürgen Kocka y Allan Mitchell (eds.), Bourgeois Society in Nineteenth-Century Europe, Oxford, pp. 423-439.

Mira Abad, Alicia (2006), Secularización y mentalidades: el Sexenio Democrático en Alicante (1868-1875), Alicante.

Nieva, Teobaldo (1886), Química de la cuestión social ó sea organismo científico de la revolución. Pruebas deducidas de la ley natural de las ideas anárquico-colectivistas, Madrid.

Pascual Sastre, Isabel María (2001), La Italia del Risorgimento y la España del Sexenio Democrático (1868-1874), Madrid.

Pastor de la Roca, José (1871), Crónica delViaje a Alicante de SS. MM. Amadeo I y María Victoria en Marzo de 1871, Alicante.

Pérez Galdós, Benito (1982), «Revista Política Interior», en Brian J. Dendle y Joseph Schraibman (eds.), Los artículos políticos en la «Revista de España», 1871-1872, Lexington (Kentucky), pp. 1-157.

Pérez Galdós, Benito (1996), Amadeo I, vol. 43 de Episodios Nacionales (46 vols.), Madrid.

Pi y Margall, Francisco (1869), La misión de la mujer en la sociedad (Decimocuarta conferencia dominical sobre la educación de la Mujer), Madrid.

Pi y Margall, Francisco (1970), El reinado de Amadeo de Saboya y la República de 1873, Antoni Jutglar (éd.), Madrid.

Rodríguez Solís, Enrique (1877-1882), La mujer defendida por la historia, la ciencia y la moral: estudio crítico. Las extraviadas: (cuadros del natural): segunda parte del estudio crítico La mujer (2 vols.), Madrid.

Romanones, Álvaro de Figueroa y Torres [Conde de] (1956), Amadeo de Saboya, «el Rey efímero», Madrid.

Sagrera, Ana de (1959), Amadeo y María Victoria, reyes de España. 1870-1873, Palma de Mallorca.

Sánchez Sánchez, Natividad (1983), La Rosa de Turín (1847-1876). Diálogo entre María Victoria del Pozzo y Amadeo I de Saboya, rey de España, su esposo, Madrid.

Sawa, Alejandro (1910), Iluminaciones en la sombra, Madrid.

Speroni, Gigi (1989), Amadeo de Saboya, rey de España, Barcelona.

Ute, Gerhard (2000), «La situación jurídica de la mujer en la sociedad burguesa del siglo xix. Un análisis comparativo de Francia y Alemania», en Josep María Fradera y Jesús Millán (eds.), Las burguesías europeas del siglo xix: sociedad civil, política y cultural, Madrid, pp. 332-333.

Haut de page

Annexe

Abreviaturas

AGP Archivo General de Palacio, Madrid

AMA Archivo Municipal de Alicante

BNE Biblioteca Nacional de España, Madrid

BMVB Biblioteca-Museo Víctor Balaguer, Vilanova i la Geltrú (Barcelona)

RB Real Biblioteca, Palacio Real de Madrid

Haut de page

Notes

1 Bouza, 1998, p. 139. El presente ensayo sobre la imagen de la realeza a lo largo del siglo xix se centra en el reinado de Amadeo I y se ha realizado en el marco del proyecto de investigación del Ministerio de Educación y Ciencia titulado «Imágenes y memorias del poder. Reyes y regentes de la España del siglo xix» (UHM 2004-05488) cofinanciado con fondos FEDER.

2 Aróstegui, 2004, p. 35.

3 Kocka, 2000, p. 36.

4 Pi y Margall, 1869, pp. 8-12.

5 Rodríguez Solís, 1877-1882, p. 287.

6 Ute, 2000, pp. 332-333.

7 Langland, 1997, pp. 13-14.

8 Burdiel, 2004, pp. 23-24.

9 Bolaños Mejías, 1999, p. 24.

10 Romanones, 1956, p. 3.

11 Ibid., p. 7.

12 El Cohete. Periódico Satírico, 16-ii-1873.

13 Ibid., 29-xii-1872.

14 Pérez Galdós, 1982, p. 51 (Revista de España, t. xxv, n.o 97, 13-v-1872, pp. 127-140).

15 Romanones, 1956, p. 3.

16 Pascual Sastre, 2001, p. 87.

17 Pérez Galdós, 1982, p. 22 (Revista de España, t. xxiv, n.o 93, 13-i-1872, pp. 145-152).

18 RB, MC/790, «Industriales de Sabadell a S. M. el rey D. Amadeo I», s. f.

19 Bolaños Mejías, 1999, p. 82.

20 Burdiel, 2004, p. 16.

21 Bolaños Mejías, 2003, p. 283.

22 Romanones, 1956, p. 13.

23 Sagrera, 1959, p. 184.

24 Romanones, 1956, p. 56.

25 Speroni, 1989, pp. 104-105.

26 Pérez Galdós, 1996, p. 158.

27 AGP, Amadeo I, caja 33/1, del 30 de noviembre de 1871 al 4 de enero de 1872.

28 AGP, Amadeo I, caja 33/1, 25 de diciembre de 1871.

29 Anguera, 2003, p. 609.

30 Ibid., p. 612.

31 AGP, Amadeo I, Cartas de Amadeo I a su padre, caja 16/12, carta VI de 1872 [s. f.].

32 Anguera, 2003, pp. 9-10 y 611.

33 Castelar, 1873-1874, t. ii, p. 40.

34 BMVB, sign. 7100056, carta de 7-i-1871.

35 BMVB, sign. 7100072, borrador de la carta de 9-i-1871.

36 AGP, Amadeo I, Cartas de Amadeo I a su padre, caja 16/12, carta de 17-iii-1872.

37 Bolaños Mejías, 1999, p. 97.

38 Defensas leídas ante el Consejo de Guerra celebrado el día 1 de abril de 1871 en la ciudad de Palma de las Islas Baleares, por negativa de varios Generales y Brigadieres a prestar juramento de fidelidad y obediencia a D. Amadeo de Saboya, Madrid, 1871, p. 13.

39 AGP, Amadeo I, Cartas de Amadeo I a su padre, caja 16/12, carta II (s. f.).

40 Pérez Galdós, 1996, pp. 164-165.

41 RB, Historia 29-6 (16), «A. S. M. El rey Don Amadeo I».

42 BMVB, sign. 71000142, Poema de Pascual Jiménez de Córdoba, José M.ª Valera y Bernardo Carbonell (Albacete, 13-i-1871).

43 BMVB, sign. 7100088, Carta de Francisco López Fabra (Barcelona, 10-i-1871).

44 El Eco de Alicante, 10-iii-1871.

45 Pi y Margall, 1970, p. 57.

46 Don Amadeo de Saboya. Un Rey electivo, p. 57.

47 AGP, Amadeo I, Cartas de Amadeo I a su padre, caja 16/12, carta IV (25-x-1872).

48 Meriggi, 1993, p. 426.

49 Romanones, 1956, pp. 13-14.

50 Burke, 2001, p. 88.

51 Ibid., p. 13.

52 Bermejo, 1871-1872, t. i, p. 6.

53 Berruezo, s. f., p. 22.

54 RB, MC/790, «Industriales de Sabadell a S. M. el rey D. Amadeo I», s. f.

55 Romanones, 1956, p. 14.

56 El Pensamiento Español. Diario Católico Apostólico Romano, 7-i-1871.

57 Speroni, 1989, pp. 81 y 90.

58 Bolaños Mejías, 1999, pp. 166-167. Véase también Speroni, 1989, p. 90 y Romanones, 1956, p. 13.

59 BMVB, sign. 7100061, carta de sargento 1º de veteranos de la libertad, 8-i-1871.

60 Pérez Galdós, 1982, p. 28 (Revista de España, t. xxiv, n.o 93, 13-i-1872, pp. 145-152).

61 Romanones, 1956, p. 30.

62 Sagrera, 1959, pp. 257-259.

63 Speroni, 1989, pp. 55 y 93.

64 Romanones, 1956, p. 13.

65 Speroni, 1989, pp. 50-51.

66 Burdiel, 2004, pp. 295-334.

67 Speroni, 1989, p. 58.

68 Sánchez Sánchez, 1983, p. 7.

69 Pérez Galdós, 1996, p. 187.

70 Ibid., pp. 180-186. Véase, Don Amadeo de Saboya. Un Rey electivo, p. 58

71 Berruezo, s. f., p. 19.

72 Cárcel Ortí, 1979, pp. 443-458.

73 Martí Gilabert, 1999, pp. 12 y 107.

74 Sánchez Sánchez, 1983, p. 9.

75 Aronofsky Weltman, 1997, pp. 105-108.

76 Pérez Galdós, 1982, p. 134 (Revista de España, t. xxvi, n.o 103, 13-vi-1872, pp. 456-466).

77 Pérez Galdós, 1996, p. 159.

78 Ibid., p. 172.

79 Speroni, 1989, p. 50.

80 Pérez Galdós, 1996, p. 108.

81 El Eco de Alicante, 21-vi-1871.

82 Sagrera, 1959, p. 188.

83 Carrasco de Campos, 1871, p. 14.

84 Pastor de la Roca, 1871, pp. 30 y 55.

85 Loma Corradi, 1871, pp. 27, 48 y 81.

86 Mira Abad, 2006, p. 242.

87 Véase Pastor de la Roca, 1871. AMA, Fiestas, 1871-1877, caja 7/3.

88 Arenal, 1861, p. 229.

89 AGP, Isabel II, caja 8674/1.

90 Con motivo del santo del Príncipe, hay varias cartas de familias con buena posición social que envían regalos a Isabel II a cambio de algún favor, como en el caso de Calixto Santa Cruz que entrega varias jacas con sus monturas correspondientes a cambio de que redima a su hijo del servicio militar (AGP, Isabel II, caja/8673/2).

91 AGP, Amadeo I, caja 8598/4.

92 Sagrera, 1959, p. 186.

93 Véase Paula Fernández, 2006 y Madrid Santos, 1991.

94 «Es insostenible la idea de que continúen unidos de por vida, no sólo los que no se llevan bien, sino hasta que por lo mismo puedan llegar a odiarse. Sólo el fanatismo religioso ha podido sostenerlo» (Nieva, 1886, p. 233).

95 Sawa, 1910, p. 152.

96 Ibid., p. 156.

97 AGP, Amadeo I, caja 8598/4. La carta está fechada el 6-v-1872 y Nieva fue recibido el 11 de ese mismo mes.

98 AGP, Amadeo I, caja 34/8. Aquí constan algunas de las donaciones realizadas en 1871: Hospital Jesús Nazareno, Hospital de pobres impedidas e incurables, Hospital de Nuestra Señora del Carmen, Casa de Misericordia de Santa Isabel.

99 AGP, Amadeo I, caja 37/1. La carta y las gestiones correspondientes se realizan en julio de 1872.

100 AGP, Amadeo I, caja 32/2. La inauguración del asilo tuvo lugar el 13 de enero de 1872.

101 Sagrera, 1959, p. 184.

102 Bolufer Peruga, 1998, pp. 241-242.

103 Sagrera, 1959, pp. 224-226.

104 Pérez Galdós, 1996, p. 194.

105 Speroni, 1989, p. 67.

106 Burdiel, 2004, p. 171.

107 Speroni, 1989, p. 105.

108 Ibid., pp. 30 y 55.

109 Pérez Galdós, 1996, p. 190.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. – SEM (seud. de Gustavo Adolfo y Valeriano Domínguez Bécquer), «Los polichinelas del clero», 1868-1869, acuarela, 19,5 x 33 cms.
Crédits (© Madrid, Biblioteca Nacional de España; SEM, Los Borbones en pelota).
URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/1743/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre Fig. 2. – Antonio Gisbert Pérez, «Retrato-boceto de Don Amadeo de Saboya, Rey de España», 1872, óleo sobre lienzo, 57 x 38 cms.
Crédits (© Madrid, Museo Romántico, Inv. CE 1491).
URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/1743/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 416k
Titre Fig. 3. – Caricatura de Amadeo de Saboya, «¡Ahí queda eso!», La Carcajada 18-x-1872.
URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/1743/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 504k
Titre Fig. 4. – Josep Lluis Pellicer, «Caricaturas de Amadeo de Saboya»
Légende (El Cohete, 5-i-1873).
URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/1743/img-4.png
Fichier image/png, 114k
Titre Fig. 5. – «La reina María Victoria, esposa de Amadeo de Saboya» (detalle), verano de 1872, fotografía a la albúmina, 10,7 x 6 cms.
Légende (© Madrid, Museo Romántico, Colección López Domínguez, Inv. FD 47).
URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/1743/img-5.png
Fichier image/png, 84k
Titre Fig. 6. – Luis Álvarez Catalá, «La Reina Doña María Cristina de Habsburgo» (detalle), ca. 1888, óleo sobre lienzo, 240 x 150 cms
Crédits (© Madrid, Ministerio de Economía y Hacienda, Inv. HA 00001-204).
URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/1743/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Titre Fig. 7. – «Los reyes Amadeo de Saboya y María Victoria», 1871
Crédits (Fotografía Palomeque).
URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/1743/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
Titre Fig. 8. – Tomás Carlos Capuz Alonso, «Visita de S. M. la Reina al Hospital de los Incurables»
Crédits (La Ilustración Española y Americana, suplemento al no x,5-iv-1871, p. 181).
URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/1743/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 870k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Alicia Mira Abad, « La imagen de la Monarquía o cómo hacerla presente entre sus súbditos: Amadeo y María Victoria », Mélanges de la Casa de Velázquez, 37-2 | 2007, 173-198.

Référence électronique

Alicia Mira Abad, « La imagen de la Monarquía o cómo hacerla presente entre sus súbditos: Amadeo y María Victoria », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 37-2 | 2007, mis en ligne le 11 octobre 2010, consulté le 23 juillet 2017. URL : http://mcv.revues.org/1743

Haut de page

Auteur

Alicia Mira Abad

Universidad de Alicante

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org