Navigation – Plan du site
Dossier. Transitions politiques et culturelles en Europe méridionale (XIXe-XXe siècle)

La domesticación novecentista de la Renaixença

Un problema de cultura política
La domestication de la Renaixença au xxe siècle. Un problème de culture politique
Domestication of the Renaixença in Novecentismo. A Problem of Political Culture
Jordi Casassas Imbert
p. 35-48

Résumés

En Catalogne, le romantisme a contribué à matérialiser, sur le plan culturel, un processus de distinction de l’ensemble hispanique déjà entamé structurellement au cours du xviiie siècle. Au début du xxe siècle, la dimension culturelle est devenue un élément actif du programme du catalanisme politique. L’article analyse les événements marquants de ce tournant historiciste du plan culturel au plan politique, insistant sur la façon dont il s’est manifesté dans les programmes des droites et des gauches catalanistes en tant qu’élément supplémentaire de leur différenciation.

Haut de page

Texte intégral

1Como ocurre con la mayoría de los esquemas generalistas, las páginas que siguen pueden terminar representando un esclarecimiento de los grandes temas y, al mismo tiempo, una vulgarización empobrecedora de una dinámica cultural y política realmente compleja. Se trata, en definitiva, de esclarecer un proceso de codificación, institucionalización y politización que Cataluña comparte con otras áreas europeas mediterráneas (especialmente del espacio occidental), que se concreta en un claro crescendo en el último tercio del Ochocientos y el primero del siglo xx y que se integra en el proceso general de modernización de unas sociedades mediterráneas que han tomado conciencia de su atraso respecto del norte desarrollado.

La Renaixença como problema cultural como cuestión política

2La modernización contemporánea incluye, desde fines del siglo xix, el intento de democratización política y la necesidad de la definitiva nacionalización de las masas como unas de sus piezas capitales. Claro está que estas masas se refieren, primero, a las clases medias urbanas y que no será hasta la coyuntura de la Gran Guerra cuando se planteará definitivamente la «doma de la quimera» de la nacionalización de los sectores populares y obreros, en medio de las tensiones sociales, políticas y doctrinales que acompañaron aquella «rebelión de las masas». En Cataluña, esta voluntad nacionalizadora moderna se añade, potenciándola, a la tendencia anterior reivindicativa de su personalidad diferenciada y terminará por prefigurar el difícil «problema catalán» de la política española del siglo xx.

3En todo este proceso, el replanteamiento, la revisión y la definitiva codificación de los valores sobre los que se fundamentaba la personalidad nacional diferenciada de Cataluña van a convertirse en ejercicios que, rápidamente, bascularán de lo estrictamente cultural a lo abiertamente político. Y, al tratarse de valores fundacionales de la moderna conciencia nacional, es evidente que debía revisarse y buscarse la forma de reutilizar el impacto romántico ochocentista, aquello que en Cataluña había tomado el significativo nombre de Renaixença (renacimiento) y que pronto se entenderá como la superación de un largo proceso de decadencia, de aquella «muerte nacional» que se remontaba al período bajo medieval y en contra de la cual se debía renacer.

4Así pues, se trata de un claro tema de cultura política que recuerda en cierto sentido lo ocurrido en los años centrales del siglo xix con la cultura política alemana prusiana cuando también buscó la síntesis entre tradición y modernidad, lo que en Cataluña se había identificado con el sentido común (el seny) y que, en ocasiones, se había llegado a caracterizar como el «tradicionalismo evolutivo». En este sentido resulta imposible olvidar la capital aportación del filósofo Francisco Javier Llorens y Barba en su Oración Inaugural de la Universidad de Barcelona (1854). Este profesor de la Universidad renovada y elemento integrante de la inicial Renaixença ha sido el encargado de dar forma a esta idea de la necesidad de relacionar la tradición con la modernidad como una forma de actualización del discurso nacional y, con ello, de superación de la vieja cerrazón tradicionalista. Posteriormente, el Noucentisme, por mediación de gente como el poeta y político Jaume Bofill i Mates, recuperará esta idea y la integrará en el nuevo corpus político catalanista.

  • 1 Rubió i Ors, Poesias, pp. i-xii.

5La propia Renaixença había explicitado (al filo del primer tercio del siglo xix) su tendencia a la politización, institucionalización y codificación, así como su voluntad clara de representar una forma de diferenciación respecto del resto de España. El poeta romántico, ultraconservador y católico, Rubió i Ors (cuyo seudónimo literario era Lo Gaité del Llobregat), había explicitado ya en 1841 esta necesidad de codificar las diferencias, de pregonar la independencia cultural respecto de la cultura castellana y de generar en función de ella una política1 (no confundir con una acción electoral propia, con la que casi nadie sueña todavía).

6Con todo, esta potencialidad política fue vista, entre el desdén y la alarma, ya a fines del Ochocientos por aquellos especialistas que se acercaron al estudio del fenómeno literario «renacentista» catalán. El más significado y durante mucho tiempo no superado fue el del positivista y regionalista andaluz Francisco Tubino, Historia del renacimiento literario contemporáneo en Cataluña, Baleares y Valencia (1880). El erudito y académico andaluz entendió a la perfección los distintos componentes que integraban este mundo literario catalán contemporáneo, así como su conexión con el movimiento cultural europeo; y puede que fuera por ello mismo por lo que terminó lanzando una acusación explícita, que acabaría por ser premonitoria de futuras acusaciones igualmente intelectuales (pero de un claro trasfondo político), en el sentido de que no se entendía cómo un conjunto de aportaciones de aquel relieve y conexión europea terminaran por empequeñecerse con una formulación política particularista y un empecinamiento lingüístico reduccionista y limitador.

7Esta tendencia a la politización se apreció desde la institucionalización de los Juegos Florales de Barcelona, en 1859; luego, durante el Sexenio Democrático, con la formación del grupo de clara inspiración romántica, la Jove Catalunya (1869) que, precisamente, entrará en crisis por la confrontación de opciones políticas; y, finalmente, a partir de 1871 con la aparición del quincenario La Renaxensa. Revista catalana de literatura, ciencias y arts (en su grafía pre-normalizada). Esta publicación, convertida en 1881 en diario con el subtítulo Diari de Catalunya, fue el portavoz de la Unió Catalanista y en sus páginas se concretó la moderna definición del nacionalismo político catalán. Consecuentemente, cuando en 1901 se puso en marcha la acción política electoral del catalanismo, esta publicación que había servido de vehículo de codificación del viejo movimiento de la Renaixença entró en crisis hasta su definitiva desaparición en 1905.

La visión doctrinal de la Renaixença

  • 2 Fuster, 1976.

8Desde el mismo siglo xix se tuvo clara conciencia de que la Renaixença romántica era la versión catalana de un movimiento general que Cataluña compartía con buena parte de Europa; además, su inspiración germánica (y, en menor grado, escocesa) la convertía en un elemento más de diferenciación respecto del romanticismo castellano, de menor calado y con una clara inspiración francesa. Joan Fuster, en su importante Literatura catalana contemporània (1976), identificó la Renaixença con el romanticismo, con la voluntad nueva de consolidar y difundir la conciencia autóctona fundamentándola en la lengua propia (el alma del pueblo), y con el propósito de construir una literatura nacional y de afirmar la personalidad propia en el terreno de la cultura. Para Fuster, este esfuerzo respondía a los nuevos horizontes abiertos a la burguesía local por su «revolución industrial»2. Esta visión del romanticismo identifica tres elementos de gran relieve y los explica en su conjunto por el hecho mismo de aparecer íntimamente entrelazados y con una finalidad única: la acción de los intelectuales; las realizaciones de la burguesía; y el intento colectivo de diferenciación respecto del conjunto español.

9En uno de los mejores y todavía no superado análisis de la cultura catalana de fines del siglo xix y de sus precedentes ochocentistas, el de E. Valentí Fiol, El primer modernismo literario catalán y sus fundamentos ideológicos (1973), se explica muy bien la deriva política (de afirmación diferenciada de la Cataluña moderna respecto del conjunto de España) que pronto adquirió lo que, en principio, debía ser «un mero movimiento de reconstrucción arqueológica».

10Y Valentí explicita el problema de fondo:

  • 3 Valentí, 1973, p. 82.

El que un movimiento que parecía románticamente vuelto hacia el pasado, se vio pronto arrastrado a tomar posiciones frente a los problemas del presente. Así, el catalanismo se encontró mezclado en la vida política, no tanto porque tuviera prisa en plantear reivindicaciones de este tipo (cosa que no hizo hasta finales de siglo)… [sino] porque tuvo que admitir la lucha ideológica. Al principio, el catalanismo constituía una ideología en sí mismo. Es la etapa arqueológica y puramente sentimental. La unanimidad entre los adeptos se obtenía por eliminación o silenciamiento de todo lo que pudiera dividirlos: bastaba una vaga solidaridad en la protesta contra el «centralismo», o la hegemonía castellana, o simplemente, el «gobierno». Pero fatalmente había de repercutir en sus filas la división de la opinión en partidos, la contraposición de intereses de clase o de grupo y la disparidad de credos3.

11En esta «disparidad» hallamos, durante los años de la Restauración, el choque entre las interpretaciones de la Renaixença realizadas por el republicano federal Valentí Almirall y por el futuro obispo de Vic, el conservador J. Torras i Bages. De hecho, ambos inauguran sendas interpretaciones del precedente romántico y, con ello, la «lucha ideológica» a la que aludía Valentí Fiol: dos visiones que llevaban fatalmente a la división política y que se convertirían en un ingrediente esencial en el momento finisecular de la culminación política del catalanismo. Lo que ocurrió, en el momento de aparecer sus teorías-programa (en los años 80 del siglo xix), fue que la urgencia política todavía no era determinante. La intelectualidad barcelonesa, en el esplendor positivista de los Yxart o de los Sardà o en el de la crisis simbolista del modernismo literario, criticó la matriz romántica pero, en su marcado intelectualismo, fracasó o ni siquiera intentó la traslación política. Su crítica fue eminentemente cultural y, en todo caso, se orientaba hacia el intento de desbancar la hegemonía cultural eclesiástico-conservadora.

El intento novecentista de superación de la Renaixença

12Las cosas cambiaron radicalmente con la consolidación de aquel Noucentisme cultural-político que tanto interesaría a la intelectualidad castellana y que se identificó, entre otros, con el proyecto editorial orteguiano de la revista Faro. Situados a comienzos del Novecientos, la necesidad de la confrontación política electoral demandó una interpretación del pasado propio que terminó por convertirse en elemento definitorio de la particular cultura política desde la que se realizaba esta operación retrospectiva.

  • 4 Véase Cacho Viu, 1997, especialmente pp. 19-34.

13Esta necesidad se vio incrementada por el hecho de que el Noucentisme catalán compartió con los movimientos similares que se dan por todo el sur de Europa el sentimiento intelectual de la obligación de intervenir en el espacio público. Por regla general, esta movilización intelectual se acentuó frente a la constatación de la crisis e insuficiencia de los mecanismos que, hasta la fecha, había ofrecido el parlamentarismo liberal clásico. En Cataluña, en contra de lo que sugiere Vicente Cacho en su, por otro lado, pulcro estudio Revisión de Eugenio d’Ors (1997)4, la deriva política general fue rápida y abrumadoramente mayoritaria, sin que hallemos un eco significativo de aquel elitismo antiparlamentario de sus homólogos franceses o italianos.

  • 5 Eugenio D’Ors, « El renovamiento de la tradición intelectual catalana», La Cataluña, y «La santa co (...)

14La generalidad de los intelectuales se comprometió con partidos políticos concretos, y, a través de ellos, con el esfuerzo general modernizador (democratizador, nacionalizador, etc.) que impulsaba el catalanismo. En este sentido, para ellos no existió la posibilidad del rompimiento cultural con el pasado: precisamente, en este pasado hallaban la inicial puesta a punto de los elementos sobre los que se fundamentaba el tronco común catalanista (diferencial) y, en su particular interpretación, la justificación de sus respectivas orientaciones políticas y estratégicas. No sorprende constatar cómo d’Ors, el principal definidor doctrinal del Noucentisme, en su elitismo ajeno a la exigencia política, sí que pudo pregonar el rompimiento definitivo con el siglo xix. En los artículos concatenados «El renovamiento de la tradición intelectual catalana» y «La santa continuidad»5 se autoidentifica por la claridad, la eficacia, el clasicismo, la europeización, etc.; pero, a pesar del título del segundo artículo, no duda en negar la continuidad con el siglo xix.

15Otro caso, evidentemente distinto en el plano intelectual pero similar por su relación con esta tensión política, podría ser el del intelectual, arquitecto modernista y activista catalanista Lluís Domènech i Montaner. Apartado de los puestos de dirección política en la nueva situación que hegemoniza la Lliga Regionalista, Domènech no dudará en criticar el desconsiderado pragmatismo (posibilismo) de los nuevos dirigentes catalanistas. En su discurso presidencial en el Ateneo Barcelonés, que titula significativamente Conservació de la personalitat de Catalunya (1911), prácticamente ni habla de la Renaixença si no es para referirse a este período del Ochocientos en el que se agrava la distancia entre Cataluña y España y se concreta la resistencia común contra el centralismo (aquel elemento unitario y prepolítico que habíamos visto destacar a Valentí Fiol), ajena a los egoísmos de clase y a las utopías doctrinales particulares.

16Frente a esto, uno de los principales nuevos pragmáticos de la política catalanista, Enric Prat de la Riba, va a centrar su propuesta estratégica en la formulación de una conciencia nacional que, en su necesaria faceta de justificación histórica, contemplaba en lugar destacado este tipo de análisis utilitario de la Renaixença. Aunque alguna de las partes de su formulación se remonten a 1897, el libro principal de Prat se publica en mayo de 1906 y, en este sentido, constituye la formulación más exitosa del Noucentisme político. Se trata, evidentemente, de La Nacionalitat Catalana, el libro que acompaña el movimiento de Solidaritat Catalana, un verdadero breviario nacionalista que nos sorprende hasta por su final «à la mode», en clave imperialista.

  • 6 Prat de la Riba, 1993, pp. 8-9.

17Prat sitúa el inicio de la decadencia económica catalana en relación con el dominio turco de Constantinopla y el descubrimiento del Nuevo Mundo, en una constatación eminentemente histórica y moderna con la que coincidirían, unas décadas más tarde, Braudel, Vilar o Vicens Vives. El espíritu catalán se ve desconectado de las élites, debiendo refugiarse en el mundo rural y en las clases bajas, mientras la aristocracia —dice— «se fundía en el suelo de la monarquía»6. Para Prat sería la nueva entrada de la gente del campo en la vida pública lo que daría origen a la Renaixença, aún en pleno siglo xviii y sobre este fundamento territorial nacional se irían sucediendo las distintas fases del renacer nacional:

  • 7 Ibid., p. 9.

Primero, el período industrial, la actividad económica, la riqueza; luego, la renovación histórica, la literaria, la artística; más allá, el despertar de la conciencia reflexiva del ser nacional; recientemente, la fase política, la creación del organismo político de la nacionalidad que es la labor de ahora, la flor de voluntad de nuestro renacimiento integral7.

18A pesar de todo, Prat de la Riba se adscribe a la visión católica y conservadora del proceso de la Renaixença. De esta forma puede afirmar que:

  • 8 Ibid., pp. 53-54.

El pueblo es, pues, un principio espiritual, una unidad fundamental de los espíritus, una especie de ambiente moral, que se apodera de los hombres y les penetra y les amolda y trabaja desde que nacen hasta que mueren. Poned bajo la acción del espíritu nacional gente extraña, gente de otras naciones y razas y veréis como suavemente, poco a poco, va revistiéndolo de ligeras pero continuas capas de barniz nacional, va modificando sus maneras, sus instintos, sus aficiones, infunde ideas nuevas en su entendimiento y llega incluso a torcer poco o mucho sus sentimientos. Y si, en lugar de hombres hechos y derechos, le llevan chicos acabados de nacer, la asimilación será radical y perfecta8.

19A la postre, para Prat de la Riba lo fundamental será saber explicar y practicar una verdadera política nacional y nacionalista; en este sentido, en su propuesta nacionalista de 1906 justifica una acción nacionalista que debe estar por encima de los colores políticos particulares:

  • 9 Ibid., p. 68. La traducción de estos tres fragmentos es nuestra.

Así, el nacionalismo catalán, que nunca ha sido separatista, que siempre ha sentido con intensidad la unión fraternal de las nacionalidades ibéricas dentro de la organización federativa, es la alta aspiración de un pueblo que, con conciencia de sus derechos y de su fuerza, marcha, con paso firme, por la senda de los grandes ideales progresivos de la humanidad9.

20Visto retrospectivamente, podemos decir que Prat de la Riba quedó preso de las exigencias que se derivaban de su dirección del proyecto político del catalanismo: un proyecto complejo que quería aunar en una misma acción la vieja voluntad cultural nacionalizadora, el intervencionismo institucional moderno, la exigencia electoral y la tradicional, heterogénea y, en el fondo, intuitiva resistencia frente al centralismo asimilador hispánico. La exigencia de este pragmatismo acabó por obligar a Prat de la Riba a realizar un ejercicio intelectual consistente en considerar a su catalanismo político como la síntesis y, al mismo tiempo, como la superación de la vieja Renaixença ochocentista y romántica. Se trataba de un ejercicio voluntarista, de un marcado idealismo político que, de hecho, podía considerarse en contradicción con el análisis profundamente historicista que había realizado del moderno movimiento catalanista. En definitiva, nos hallamos ante la misma exigencia política que va a propiciar la concreción de una alternativa de izquierdas.

El Noucentisme crítico de la izquierda catalanista

21Aun contando con la hegemonía de las propuestas socialmente conservadoras en el Noucentisme y en el catalanismo político, por las fechas en que Prat publica su obra, la división entre derechas e izquierdas nacionalistas es un hecho irreversible. La izquierda, con intelectuales de peso, cuando debe justificar su particular cultura política pone el acento en la Renaixença, pero con una lectura que condena Taine y su epígono catalán Torras i Bages, y carga las tintas, siguiendo los pasos de Renan, en los factores considerados progresistas como la industria, la ciudad, el conflicto social moderno y la lucha por la democratización de la sociedad. Frente al fundamento doctrinal, jurídico, artístico e histórico (nacional), conformado modernamente por el romanticismo, esta segunda visión hará derivar la Renaixença de la aportación de la Revolución francesa, mito fundacional de las experiencias liberales y progresistas posteriores.

  • 10 Duarte, 1989.

22Este punto de vista, que acostumbra a reclamar la paternidad de Valentí Almirall, tuvo sus puntales en intelectuales de la talla de Alomar, Coromines o Rovira i Virgili. Puede que el más significativo de ellos sea el economista, literato y político republicano Pere Coromines. Suyas son dos novelas publicadas en 1934, Prometeu y Pina, la italiana del Dancing, donde realiza una dura revisión del siglo xix catalán para destacar la presencia de la reacción y de una sociedad burguesa represiva a ultranza con el movimiento obrero. Ya en el plano del ensayo y la confrontación política, Coromines va a sobresalir en sus ataques a la visión conservadora del siglo xix, llegando a dudar de la catalanidad del líder regionalista: cuando en una conferencia de abril de 1910 puso en duda la catalanidad del propio Prat de la Riba motivó la protesta sincera de Joan Maragall, quien ni entendía ni compartía los excesos de esta descalificación partidista. Tras un breve y pasajero coqueteo con el Noucentisme10, la revisión principal de la Renaixença que realiza Coromines aparecía en 1930 con el significativo título de Renovació de valors del segle xix. Se trata de sus dos discursos presidenciales pronunciados en el Ateneo Barcelonés (1928-1930), donde busca en el Ochocientos la justificación de una política catalana de izquierdas, en un momento de refundación política de este sector tras la dictadura de Primo de Rivera y cuando puede argumentarse una cierta traición del catalanismo conservador en relación con la democracia y la república.

23Siempre en esta vía más politizada y de izquierdas, propia del primer tercio del siglo xx, pero en una postura algo distinta, no tan sesgada y militante, hallamos al periodista, político republicano nacionalista e historiador Antoni Rovira i Virgili. Su iniciación política se había realizado en la coyuntura muy polarizada de lucha contra el regionalismo conservador, que dirigía Prat de la Riba, y que transcurrió entre situaciones de gran tensión y carga política, como las secuelas de la Semana Trágica, la cuestión colonial española, la polémica frente al proyecto maurista de Ley de Administración Local, o la discusión de los presupuestos de cultura del Ayuntamiento barcelonés, etc. Rovira utilizó estos hechos como elementos de una radical descalificación de las derechas del movimiento catalanista.

24No puede olvidarse, sin embargo, que Rovira acabaría colaborando en el más puro estilo intelectual novecentista con la Mancomunitat de Catalunya que dirige Prat a partir de 1914. Por otra parte, tanto en su labor política como profesional de historiador antepondría, en todo momento, la realización del ideal nacionalizador de las masas a los intereses partidistas: de ahí su toma de posición por la corriente revisionista y, en el fondo, pratiana Acció Catalana (1922) y su muy particular acercamiento a Esquerra Republicana de Catalunya en 1931.

25La labor de historiador de Rovira i Virgili sobresale en su intento de realizar (y divulgar) la «historia nacional» de Cataluña, de estudiar los movimientos mundiales de reivindicación nacional con centro en este decisivo final de la Gran Guerra y de historiar el movimiento catalanista. Debe señalarse, además, que a Rovira debemos situarlo dentro de la cadena de representantes de una historiografía nacional no universitaria, pero no por ello carente de calidad, que en Cataluña ha sido muy importante hasta nuestros días (recordemos los nombres posteriores de Francesc Carreras Candi, Casimir Martí, Josep Benet, Josep Maria Ainaud de Lasarte, Enric Jardí, Rafael Olivar Bertrand, etc.). Su labor historiográfica estuvo, en todo momento, al servicio de su aspiración nacionalizadora cultural-política y fue debido a ello que se interesó vivamente por la valoración de la Renaixença.

26La especial perspectiva del historiador, además, llevó a Rovira i Virgili a analizar este momento liminar romántico de la moderna conciencia nacional catalana en función de su presente, que no podemos olvidar que es el que terminará por estallar en mil pedazos en la crisis republicana y la inmediata Guerra Civil. Ello explica que su sistemática profesional se confundiera progresivamente con la reflexión intelectual (amargada) sobre el derrotero que iba tomando el movimiento catalanista, que veía iniciarse en la primera mitad del siglo xix y que, en su conjunto, denomina como «renaixença nacional de Catalunya» y «obra reconqueridora de la nostra ànima i de les nostres llibertats» (una obra de reconquista, de acción).

27Así pues, a Rovira, al contrario que a Prat de la Riba, le preocupa esencialmente el movimiento político nacionalista. Sin embargo, como Prat sitúa el origen de la Renaixença en el siglo xviii y, al igual que él, sitúa en la acción de la intelectualidad consciente una reacción que tendrá la virtud de despertar el sentimiento «pairal», de «casa pairal», esto es, la casa solariega que da origen a las sagas familiares. Rovira i Virgili también adivina el valor de este substrato rural, de tierra, de lo fundamental y constitutivo del «ser catalán». Pero, a la postre, le interesa más la formación intelectual de las élites encargadas de animar inicialmente el movimiento (que ve en la combinación del empuje liberal de la Revolución Francesa con la matriz romántica) y los esfuerzos, iniciativas y realizaciones que le acercan a su definitiva politización.

La aportación de Rovira i Virgili al estudio de la Renaixença

28Rovira i Virgili ha reflexionado sobre la historia del moderno renacimiento catalán durante toda su carrera política y de historiador. Podemos afirmar que sus análisis han ido a la par que el mismo movimiento que centra su atención y, consecuentemente, no podía romper esta funcional asimilación en el momento en que se producía el gran desastre de 1939. Los dos últimos años de su nueva vida en el exilio, en Perpiñán (1947-1948) —donde morirá en 1949—, los va a dedicar a iniciar el estudio monumental y sistemático de la Renaixença entendida una vez más como una fase en la historia del catalanismo. Pero el desastre de la Guerra Civil le obliga a realizar un replanteamiento global, una forma de balance que no podía dejar de contener elementos de profundo desánimo que, por fuerza, debían de terminar por ser muy críticos; Rovira se suma con ello a los que buscan, en un perío-do histórico más dilatado, las causas que han contribuido a precipitar el desenlace de la Guerra que, incluso, podría significar la desaparición del mismo movimiento catalanista.

29El único trabajo que tendrá tiempo de culminar será el titulado Els corrents ideològics de la Renaixença catalana. En él, Rovira i Virgili sistematiza una idea relativamente nueva en el sentido de analizar la Renaixença como un todo ininterrumpido, que transcurre desde los orígenes hasta su propio presente. Se trata de una forma de aggiornamento que le permite establecer unas grandes fases: la de los precedentes setecentistas, la del esplendor romántico que permite la inicial politización del sentimiento diferencial, la del primer Novecientos o del esplendor político, y la actual de crisis.

30Lo interesante de la reflexión de Rovira, aquello que deja traslucir el profundo dolor desde el que escribe, es comprobar dónde sitúa la causa de la crisis final. Consecuente con su análisis de conjunto del movimiento, en el que siempre ha destacado el papel de las élites conscientes, y superando en el momento decisivo las disputas entre derecha e izquierda del catalanismo, Rovira i Virgili sitúa el momento crítico en los años 20, en una frontera que establece de hecho la dictadura de Primo de Rivera. De esta forma pudo considerar el movimiento novecentista como el período clásico de la Renaixença, su momento de madurez en el que el catalanismo se ha convertido en el eje vertebrador del país gracias al hecho de disponer de un proyecto político y cultural nacional coherente. Rovira i Virgili asegura que este proyecto, del que responsabiliza a dos de sus iniciales enemigos políticos, Enric Prat de la Riba y Eugeni d’Ors, había existido efectivamente en Cataluña hasta la década de los años 20. De ahí la cadena de los grandes desengaños posteriores.

  • 11 Rovira i Virgili, 1914, vol. 3, p. 198.
  • 12 Ibid.,p. 199.

31Puede que a la postre, Rovira i Virgili, un claro exponente de la izquierda republicana del catalanismo, terminara criticando a su particular cultura política de un exceso de doctrinarismo. De hecho, en el inicio del proceso, critica la falta de comprensión de los federales respecto del problema catalán y evalúa la obra de Valentí Almirall, Lo Catalanisme (1886) como «encara avui el més complet tractat dels principis polítics catalanistas» (aún hoy el más completo tratado de los principios catalanistas)11. Sin embargo, añade, su carácter excesivamente doctrinal y filosófico, así como la escasa afección almiralliana por la tradición del catalanismo (esto es, su nulo engarce con la Renaixença) van a convertir este libro importante en algo aislado y sin ninguna repercusión práctica en el terreno de la actuación cultural política12.

32Poco antes de Rovira i Virgili, durante el período de la Segunda República y cuando todavía nadie podía pensar en el inminente estallido de la guerra, una personalidad de la tradición conservadora del catalanismo había coincidido con él en el planteamiento de fondo. Nos referimos al intelectual de origen mallorquín y agitador cultural dependiente de Francesc Cambó, Juan Estelrich. Se trata de una personalidad rica, aún no suficientemente estudiada, y con un pensamiento bastante original. Aprovechando el centenario de lo que se conviene en señalar como el inicio de la Renaixença, la publicación de la oda «La Patria» de B. C. Aribau, Estelrich publicará un libro interesante que titula Fenix o L’esperit de la Renaixença (1934).

33Ni que decir tiene que Estelrich reflexiona en un momento complicado y complejo, especialmente para los que, como él, se alinean en el «bando» de Cambó (declarado popularmente traidor a Cataluña y a la República el 14 de abril del 1931), en la esfera cultural de «La Veu de Catalunya», en la posición intelectual de recordar todavía la contribución del Noucentisme de antes de la Gran Guerra en la construcción de la Cataluña moderna, etc. La obra de Estelrich constituye una estupenda reflexión sobre estas cuestiones, que ahora ceden ante la irrupción política de las vanguardias. Pero lo realmente interesante es comprobar cómo el balance de Estelrich es crítico con el Noucentisme, al que acusa —centrándose en la aportación de Prat de la Riba— de prepotencia al considerarse la superación definitiva de la Renaixença y no comprender que tan sólo constituía una fase de la misma. Estelrich, y en esto coincide con Rovira i Virgili, es de los que creen que la Cataluña nacional y moderna soñada aún está por terminar de construir.

La historiografía universitaria recupera el tema en la posguerra

34Aludíamos más arriba a la coexistencia en Cataluña de dos historiografías: una universitaria y profesional y la otra patriótica (pero no por ello falta de rigor) y extra universitaria. Estas dos vías entraron en conflicto precisamente en 1935 con el intento de descalificación de Rovira i Virgili (autor de la prestigiosa y monumental Història nacional de Catalunya) por parte del joven historiador universitario Jaume Vicens Vives. Sin embargo, casi veinte años más tarde, cuando Vicens había avanzado ya su gran renovación metodológica y pensaba en introducir en los estudios universitarios el análisis de la contemporaneidad (siempre conflictiva en la dictadura franquista), lo cierto es que retomó los viejos temas cultural-políticos de sus predecesores culturales y, de manera muy central, esta recurrente valoración de la Renaixença.

35En su sugerente y pionera obra Notícia de Catalunya (1954), Vicens realiza un repaso casi podríamos decir que «braudeliano» del espacio-tiempo catalán, intentando fijar científicamente el papel desempeñado por Cataluña en el interior del espacio hispánico y poniendo énfasis en la sucesión entre la larga «decadencia» y la Renaixença. Así:

  • 13 Vicens Vives, 1954, p. 161.

La invertebración de España de la que se lamentaba Ortega y Gasset provenía del marcado desequilibrio entre las estructuras económicas, sociales e ideológicas legadas por el siglo xix13.

  • 14 Ibid., p. 161. La traducción es nuestra.

36En este sentido habla de los distintos ritmos de la industrialización (que si acaso y siempre precediéndole, Cataluña comparte con el País Vasco) y de que «la evolución cultural había acentuado los valores propios de cada uno de los pueblos hispánicos, orientándolos hacia los focos de cultura alemán o francés, hacia el romanticismo conservador o hacia el liberal, hacia el jacobinismo social o el historicismo político»14, de lo que se derivaría esta vertebración traumática de la realidad española.

37Vicens, como sus predecesores, sitúa el inicio de esta Renaixença, que es al mismo tiempo factor determinante de la diferenciación entre Cataluña y España, en pleno siglo xviii, pero localiza en la precipitación de la crisis del Antiguo Régimen (en la coyuntura de las guerras napoleónicas) la necesidad de los catalanes de hacerse con un Estado propio (se refiere al Estado como el Minotauro), un Estado regional sustitutorio que, según él, responde a los intereses prioritarios de la burguesía. El análisis de Vicens se sitúa preferentemente en el terreno (de la escuela francesa de los Annales) de las tendencias estructurales y de los intereses de clase, con un motor central que se desplaza de lo rural a lo urbano, del campesinado a la burguesía. Sin embargo, ello no le impedirá aludir a los factores psicológicos, al alma y a la vida nacionales. El historiador de las estructuras no duda en hablar del seny, del sentido común que identifica con el pactismo político y con el momento liminar en el Setecientos, cuando se constata la dificultad de la aventura moderna del acceso a la riqueza. También habla del arrauxament (el pronto, el arrebato), la antítesis de aquella prudencia, base psicológica de las acciones subversivas, mecanismo pasajero del comportamiento colectivo que arrastra a los individuos y al mismo colectivo hacia posturas realmente explosivas de lo que se denomina «el tot o rés» (todo o nada).

  • 15 Vicens Vives y Llorens Serrano, 1958, Parte II, pp. 261-308.

38Poco después, en Industrials i Polítics. Els catalans al segle xix (1958), el propio Vicens Vives sistematizará el estudio de esta Renaixença, uniendo bajo el epíteto de «fluctuaciones internas» el estudio de las dinámicas demográficas, económicas y sociales, con el estudio de «los cambios generacionales y los movimientos intelectuales»15.

39No olvidemos que fue el mismo Vicens Vives quien batalló hasta conseguir la publicación de unos escritos de Josep Pla anteriores a la Guerra Civil. Estos textos, relativos a la dinámica burguesa y obrera en la historia catalana contemporánea, a la confrontación entre proteccionistas y librecambistas y a otros elementos menores de la dinámica cultural e institucional locales, son los que se agruparían bajo el significativo título de «Prosperitat i rauxa de Catalunya» (incluidos en su Obra Completa).

40La capital obra de Pierre Vilar, Catalunya dins l’Espanya moderna: recerques sobre els fonaments econòmics de les estructures nacionals (1964), quiere representar la visión científica (materialista histórica) de toda esta herencia cultural política catalana, de todas estas interpretaciones cultural-políticas de la historia contemporánea de Cataluña. Su primera inmersión en la realidad catalana se remontaba a los años 1925-1927 y lo relacionaba con ambientes catalanistas de la alta cultura barcelonesa. La visión de la Renaixença que nos ofrece Vilar tendrá una amplia difusión en los ambientes barceloneses de los años 60 y 70; fundamentará el análisis en las dinámicas de larga duración, en los conflictos entre las estructuras progresivamente diferenciadas de Cataluña y España, y en las fases históricas que señalan el progresivo replegament catalán. Para Vilar, este proceso se inicia a fines del siglo xviiy se consolida en el siglo xviii para adquirir plena conciencia durante el Ochocientos.

41En aparente armonía con las interpretaciones que en el plano metodológico aún eran tributarias de la matriz romántica, y con constantes referencias a la construcción doctrinal, institucional y política realizada por el Noucentisme, la incorporación del movimiento de la Renaixença realizado por Pierre Vilar ha permitido que la influencia de su obra rebasara las fronteras del mundo académico y que siga todavía utilizándose hoy en las diversas culturas del catalanismo actual. Es por ello que, aun partiendo de unos presupuestos muy concretos, la aportación vilariana ha sido reivindicada como fuente de inspiración por gente en principio tan alejada de él como puede ser Jordi Pujol.

Haut de page

Bibliographie

Almirall, Valentí, Lo catalanisme: motius que’l llegitiman fonaments cientifichs y solucions practicas, Barcelona, 1886.

Cacho Viu, Vicente (1997), Revisión de Eugenio d’Ors (1902-1930), Barcelona.

Coromines, Pere (1921), Elogi de la civilització catalana, Barcelona.

Coromines, Pere (1930, Renovació de valors del segle xix, Barcelona.

Coromines, Pere (1933), Pina, la italiana del Dancing, Badalona.

Coromines, Pere (1934), Prometeu, Barcelona.

Domènech i Montaner, Lluís (1911), Conservació de la personalitat de Catalunya. Discurs presidencial,Barcelona.

Duarte, Àngel (1989), «Estudio introductorio», en Pere Coromines, Apologia de Barcelona i altres escrits, Àngel Duarte (ed.), Barcelona, pp. xi-xxxvi.

Estelrich, Joan (1934), Fenix o L’esperit de la renaixença, Barcelona.

Fuster, Joan (1976), Literatura catalana contemporània, Barcelona.

Llorens y Barba, Francisco Javier, Oración inaugural que en la solemne apertura de estudios del año 1854 a 1855 dijo en la Universidad de Barcelona, Barcelona, 1854.

Prat de la Riba, Enric (1993), La nacionalitat catalana, Barcelona.

Rovira i Virgili, Antoni (1914), Els moviments nacionalistes (3 vols.), Barcelona.

Rovira i Virgili, Antoni (1922), Història nacional de Catalunya (6 vols.), Barcelona.

Rovira i Virgili, Antoni(1966), Els corrents ideològics de la Renaixença catalana, Barcelona.

Rubió i Ors, Joaquim, Poesias (Pròlech), Barcelona, 1841 [existe una ed. facs. en AA. VV. La Renaixença. Fonts per al seu estudi, Barcelona, 1984, pp. 75-84].

Tubino, Francisco María, Historia del renacimiento literario contemporáneo en Cataluña, Baleares y Valencia, Madrid, 1880.

Valentí Fiol, Eduardo (1973), El primer modernismo literario catalán y sus fundamentos ideológicos, Esplugas de Llobregat (Barcelona).

Vicens Vives, Jaume (1954), Notícia de Catalunya, Barcelona.

Vicens Vives, Jaume y Llorens Serrano, Montserrat (1958), Industrials i polítics del segle xix, Barcelona.

Vilar, Pierre (1964), Catalunya dins l’Espanya moderna: recerques sobre els fonaments econòmics de les estructures nacionals (4 vols.), Barcelona.

Haut de page

Notes

1 Rubió i Ors, Poesias, pp. i-xii.

2 Fuster, 1976.

3 Valentí, 1973, p. 82.

4 Véase Cacho Viu, 1997, especialmente pp. 19-34.

5 Eugenio D’Ors, « El renovamiento de la tradición intelectual catalana», La Cataluña, y «La santa continuidad», La Cataluña, 170-171 (7-iv-1911).

6 Prat de la Riba, 1993, pp. 8-9.

7 Ibid., p. 9.

8 Ibid., pp. 53-54.

9 Ibid., p. 68. La traducción de estos tres fragmentos es nuestra.

10 Duarte, 1989.

11 Rovira i Virgili, 1914, vol. 3, p. 198.

12 Ibid.,p. 199.

13 Vicens Vives, 1954, p. 161.

14 Ibid., p. 161. La traducción es nuestra.

15 Vicens Vives y Llorens Serrano, 1958, Parte II, pp. 261-308.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Jordi Casassas Imbert, « La domesticación novecentista de la Renaixença », Mélanges de la Casa de Velázquez, 36-1 | 2006, 35-48.

Référence électronique

Jordi Casassas Imbert, « La domesticación novecentista de la Renaixença », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 36-1 | 2006, mis en ligne le 18 janvier 2011, consulté le 24 juillet 2017. URL : http://mcv.revues.org/2280

Haut de page

Auteur

Jordi Casassas Imbert

Universidad de Barcelona

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org