Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Regards croisés

Josep Maria Fradera, Colonias para después de un Imperio

Barcelona, Bellaterra, 2005, 751 páginas
María Dolores Elizalde
p. 287-291
Référence(s) :

Josep Maria Fradera, Colonias para después de un Imperio, Barcelona, Bellaterra, 2005, 751 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 novembre 2009.

1En el verano de 2005 –un fructífero estío para el autor– Josep María Fradera, catedrático de Historia Contemporánea en la Universitat Pompeu Fabra, publicó un libro, Colonias para después de un Imperio, en el cual analizaba las razones por las que, una vez perdido el Imperio de la América continental, se reestructuró un nuevo sistema colonial en torno a Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Desde esa perspectiva, establecía las diversas maneras a través de las cuales, dentro de un contexto común, definido por la transición del Antiguo Régimen al Estado liberal, en cada una de las tres islas, y después de una dura negociación entre colonizadores y colonizados, se articularon unos mecanismos políticos, económicos y sociales que permitieron mantener la relación colonial otros cien años más.

2En el libro se analiza un ciclo colonial que se inició a mediados del xviii y se extendió hasta los años sesenta del siglo xix. Un período en el cual España tuvo que enfrentarse, en primer lugar, al impacto de la Guerra de los Siete Años en las colonias, que implicó la invasión británica de Manila y de La Habana y puso en peligro la seguridad de las posesiones españolas. A este proceso se le sumó, en segundo lugar, la quiebra de la América continental hispana, que puso aún más en cuestión la supervivencia del Imperio español. Además, en esos años emergió el Segundo Imperio británico y se inició la reclamación de la Doctrina Monroe sobre el mundo caribeño por parte de los Estados Unidos. En ese contexto, el libro plantea cómo una potencia imperial en declive superó todos esos retos, y fue capaz de recomponer un nuevo modelo colonial sobre Cuba, Puerto Rico y Filipinas. En ese proceso de reajuste que implicó el paso del Gran Imperio al sistema de las tres colonias insulares no existió un único camino de salida. Las modalidades de la transición, las transformaciones adoptadas en cada uno de los espacios, dependieron de las circunstancias locales. El estudio comparado de las distintas fórmulas empleadas en Cuba, Puerto Rico y Filipinas, con sus similitudes y sus diferencias, entendidas siempre desde un marco explicativo común, es, en definitiva, la esencia del libro.

3La obra subraya cómo, en el proceso de definición de una nueva relación colonial con Cuba, Puerto Rico y Filipinas, un elemento esencial fue la construcción de la desigualdad entre la metrópoli y sus colonias ultramarinas, teoría elaborada, precisa y contradictoriamente, en el marco del Estado liberal que entonces se estrenaba. Si bien las Cortes de Cádiz todavía defendieron la igualdad, la equiparación de derechos y la necesidad de otorgar representación a todos los ciudadanos, peninsulares o ultramarinos, y durante unos breves períodos esa múltiple representación se llevó a la práctica, bien pronto los liberales se dieron cuenta de que, si querían salvaguardar los intereses metropolitanos, ésos eran unos principios imposibles de aplicar en los territorios ultramarinos, por lo que a partir de 1837 decidieron restringirlos. Advirtieron que el cuerpo electoral de las colonias era tan amplio que sus representados podrían amenazar la mayoría peninsular en el Parlamento. Era necesario evitar una representación que podría causar graves perjuicios a los intereses metropolitanos. A fin de atajar males mayores, se restringió la definición de ciudadano, lo cual limitó los derechos de un buen número de habitantes de los territorios ultramarinos. Se defendió que las sociedades de la Península y de las colonias eran tan diferentes, tan hetereogéneas, que no podían aspirar a unas mismas leyes y a unos mismos derechos de representación. La desigualdad entre espacios y ciudadanos tan diversos justificaba que los ultramarinos no tuvieran representación parlamentaria y que a aquellos territorios se les aplicaran unas leyes especiales.

4El siguiente objetivo fue reorganizar los mecanismos y establecer unas reglas del juego político que beneficiaran a la metrópoli y le aseguraran el control de las instituciones de gobierno. Ésa fue una cuestión esencial en la redefinición de la relación de fuerzas entre el Estado y las élites de las colonias, y el asunto que mayores conflictos causó, especialmente en aquellos espacios donde los grupos políticos estaban más desarrollados. En ese pulso, las autoridades metropolitanas consiguieron imponer un modelo de organización centralizado, en el cual se acabó con las viejas prácticas imperiales de poder delegado. Se incrementaron la autoridad y las capacidades del gobernador general, dotándole de concentración de poderes, mando supremo y jurisdicción por encima de las demás instituciones. También se afirmó la militarización del poder, al unificar el mando político y militar en la persona del Gobernador General y de sus delegados provinciales. Lo que se pretendía con todo ello era frenar la emergencia de los grupos autóctonos que querían participar en los mecanismos de poder político y económico en las islas de Ultramar. Paralelamente, se decidió aplicar una política de represión implacable frente a la insurgencia popular, ya fuera de orden político, social, antifiscal, por razones culturales o religiosas, o por tensiones generadas por la esclavitud y el trabajo forzado.

5La reorganización del poder en las colonias acabó definiendo un modelo de gobierno en los territorios ultramarinos muy alejado del modelo político vigente en la Península. En un tiempo en el que irrumpió la aspiración gaditana de representación igualitaria, y en el que en la Península se sentaron las bases para la construcción del Estado liberal, en Ultramar todos los esfuerzos se concentraron en negar esa igualdad para que no amenazara los intereses metropolitanos. Se produjo, por tanto, una contradicción, una divergencia entre la política liberal seguida en la Península y la política autoritaria impuesta en las islas de Ultramar. Ese proceso de divergencia progresiva entre el ordenamiento político de la Península y el de Ultramar no se detuvo hasta los años del Sexenio Democrático y el final de la primera guerra cubana, cuando se aceptó la inevitabilidad de algún tipo de representación, primero en Puerto Rico y después en Cuba, algo que no se volvió a conseguir en el caso filipino. Además, en esa etapa se reconoció la necesidad de una mayor apertura hacia los grupos dirigentes locales que permitiera ciertas formas de integración en el sistema y, consecuentemente, se emprendieron una serie de reformas administrativas y financieras. Aun así, esas concesiones no consiguieron satisfacer las reclamaciones de las sociedades isleñas.

6En el terreno de la economía, los objetivos del gobierno español fueron complementarios a los políticos. Si se quería reorganizar los mecanismos de poder de la manera deseada, era necesario, primero, imponer modelos económicos que garantizaran la producción de rentas y, segundo, organizar políticas tributarias que aseguraran una fiscalidad positiva. Aunque esos objetivos fueron comunes para las tres islas, en cada una de ellas se eligieron modelos y bases distintas, según sus especificidades.

7No obstante, hubo una serie de mecanismos e instituciones aplicables a todos los espacios. En las tres islas se crearon unas intendencias de Hacienda, encargadas del cobro de los tributos, para evitar con ello los problemas que generaba el sistema anterior, que delegaba estas funciones en autoridades locales, lo cual hacía que buena parte de las recaudaciones no llegaran a manos del Estado. También se optó en todos los ámbitos por recortar las capacidades financieras de las diputaciones provinciales y de los municipios, y por reforzar los mecanismos centralizadores de la economía. De igual forma, en todas las islas se trazó como objetivo incrementar las recaudaciones tributarias, para lo cual se introdujeron nuevas recetas fiscales. La reforma de la base tributaria se resolvió, en cada una de las tres posesiones, a través de una pugna inevitable entre los grupos dirigentes locales y la Administración colonial.

8Por otra parte, en cada isla se potenciaron los recursos propios que pudieran ser canalizados por las haciendas locales para satisfacer las nuevas necesidades. Todos ellos se basaron en productos de agricultura tropical, pero cada espacio se especializó en un ramo diferente : fundamentalmente, azúcar en Cuba, café en Puerto Rico y tabaco en Filipinas. En este proceso fueron esenciales una serie de factores. Primero, sin duda, la demanda mundial, justo en el momento preciso, de una serie de productos tropicales que se daban en estas islas. Segundo, la capacidad, en cada espacio, de contar con formas de trabajo inducido coercitivamente, aunque de distinta naturaleza : en Cuba y Puerto Rico a través del trabajo esclavo, en Filipinas mediante la movilización del trabajo del campesinado local. Finalmente, en las tres islas hubo un creciente desarrollo del comercio exterior, gracias al cual se incrementó la obtención de rentas de aduana.

9Sin embargo, otras cuestiones esenciales, como fueron los sistemas de trabajo, el tipo de mano de obra, la aplicación o el rechazo de monopolios sobre determinados productos, la participación de las burguesías locales en el desarrollo económico y en la obtención de beneficios, las coincidencias o discrepancias de esas élites con las autoridades coloniales, la implicación extranjera en las economías isleñas, la fijación de mercados preferenciales para la importación y la exportación, etc., dependieron de las circunstancias de cada isla, y dieron lugar a modelos económicos diferentes, bien explicados por el autor.

10En la construcción de una nueva relación con Cuba, Puerto Rico y Filipinas, fue fundamental la existencia de un pacto colonial entre los representantes de la Metrópoli y las élites locales, fraguado en los propios espacios ultramarinos. Un pacto de muy diferente caracterización, según los espacios y los momentos. Desde el punto de vista económico, las bases para ese pacto, en teoría, eran sencillas : si se quería exigir un mayor esfuerzo y una mayor contribución a las economías isleñas, a fin de que las colonias dejaran de ser financiadas y fueran capaces de automantenerse, e incluso de producir rentas que contribuyeran a la defensa y al desarrollo imperial, era necesario crear incentivos capaces de dinamizar la economía de las islas, y conseguir que los beneficios de ese desarrollo revertieran en todos los participantes del pacto colonial.

11En Cuba, el pacto colonial se estableció entre las autoridades metropolitanas y la poderosa clase de los hacendados del azúcar y de los propietarios de plantaciones a gran escala. La esencia del pacto residió, por un lado, en la reorientación de la economía cubana hacia el azúcar, en la concesión de una mayor libertad económica en detrimento de las restricciones mercantilistas anteriores, en la aprobación de la liberalización del comercio exterior que exigía una economía exportadora de enorme magnitud, y en el desarrollo del modelo de plantación esclavista que requería la importación de mano de obra cautiva. Por otro lado, en contrapartida, el Estado obtenía una participación en los beneficios del comercio exterior cubano, rentas de nuevas obligaciones fiscales que se fijaron tras una ardua batalla, y, a partir de 1825, una aportación anual de las arcas cubanas a la Hacienda peninsular.

12En Filipinas el proceso fue diferente. Allí, el Estado se convirtió en el primer agente económico del archipiélago y en el instrumento de formación de renta más relevante. El estanco tabaquero estructuró una peculiar vía al capitalismo, basada en los monopolios fiscales –sobre todo el del tabaco–, en el tributo de los naturales y, posteriormente, en una mayor apertura al comercio internacional. Un hecho que no impidió, sino todo lo contrario, que en sus márgenes emergiera todo un conjunto de pequeños pero dinámicos sectores económicos filipinos –azúcar en Pampanga y Negros, ábaca en Camarines y Albay, café en Batangas–, ni que las autoridades coloniales establecieran compromisos con esos grupos sociales emergentes, al compás de un capitalismo agrario exportador que se aliaba con el comercio internacional.

13Sin embargo, más allá de pactos parciales, y por más esfuerzos que hiciesen los gobiernos españoles y las autoridades destacadas en cada una de las islas para evitarlo, los grupos dirigentes de Cuba, Puerto Rico y Filipinas estaban decididos a participar con voz propia, programas y propuestas en el proceso de cambio que se había abierto, y a intervenir más activamente en el gobierno de sus propios territorios. La lucha por la igualdad, por una más amplia representación en Cortes, por una mayor participación en los órganos de gobierno, por la consolidación de los poderes locales y regionales se convirtieron en requisitos irrenunciables. Esas resistencias, que se manifestaron a través de revueltas, levantamientos e insurrecciones de muy distinto tipo, evidenciaban la existencia de procesos internos, de diferente fuerza y caracterización según el escenario, que comenzaban a defender sus derechos y aspiraciones frente a imposiciones coloniales. Esos procesos acabarían estallando décadas más tarde, cuando se iniciaron las luchas por la independencia en los antiguos territorios ultramarinos.

14Queda, simplemente, para concluir, resaltar las que, a mi juicio, son las principales aportaciones del libro :

15• Una reflexión sobre las razones por las que, después de la pérdida de la América continental hispana, el Gobierno español decidió articular otra estructura colonial basada en el sistema de las tres colonias, Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Eran un conjunto de posesiones ultramarinas que cualquier nación hubiera considerado de gran valor en el contexto de la expansión imperialista del siglo xix, pero que en el caso español, como venían después del « Gran Imperio », dentro del cual habían desempeñado un papel periférico, parecían colonias de segunda categoría. A través de este estudio, Josep M. Fradera reestablece la valía de estos territorios y señala la importancia intrínseca que tuvieron en el mundo del siglo xix.

16• Un valioso análisis comparado de las tres principales colonias decimonónicas, del cual carecíamos en la historiografía española, realizado desde una visión de conjunto y en el largo plazo.

17• Un estudio sobre los mecanismos que permitieron que continuara la relación con Cuba, Puerto Rico y Filipinas, después de la independencia de las repúblicas americanas, en el cual me han parecido especialmente interesantes el ensayo sobre los resortes de poder que reforzaron el gobierno español de las tres islas, el examen de los modelos económicos que posibilitaron el mantenimiento de la organización colonial, y la reflexión sobre el pacto colonial que permitió la aceptación de esos mecanismos por parte de la población de las islas.

18• Una propuesta sobre la construcción de la desigualdad como método para justificar las políticas desarrolladas en cada una de las islas, la aplicación de una legislación diferente en la Península y en Ultramar, así como la elección de formas distintas de gobierno y de representación parlamentaria para los habitantes de una y otra realidad.

19• Una definición de una política colonial española, no solamente reactiva en respuesta de los acontecimientos, sino basada en una voluntad política, unos objetivos definidos, unas instituciones, unos medios e instrumentos para llevarla a cabo.

20• Un enfoque internista, a la hora de analizar la realidad colonial, que focaliza el interés sobre la situación local en cada una de las colonias ; que se detiene en el estudio de las sociedades isleñas y de sus reacciones frente a la acción colonizadora ; y que permite entender las razones del pacto colonial en cada uno de los espacios.

21En este libro, Josep M. Fradera no sólo ha planteado un estudio de la política colonial y los mecanismos institucionales, desarrollados por los españoles, sino que ha reflejado con acierto las dinámicas políticas, económicas y sociales que entonces se consolidaron en cada una de las islas, y que serían las que provocarían el proceso que, junto a otros factores externos –no olvidemos la violenta e intencionada intervención norteamericana–, llevarían al fin de la relación entre España y el sistema de las tres colonias, aquellas Colonias para después de un Imperio.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

María Dolores Elizalde, « Josep Maria Fradera, Colonias para después de un Imperio », Mélanges de la Casa de Velázquez, 36-2 | 2006, 287-291.

Référence électronique

María Dolores Elizalde, « Josep Maria Fradera, Colonias para después de un Imperio », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 36-2 | 2006, mis en ligne le 15 novembre 2009, consulté le 21 octobre 2014. URL : http://mcv.revues.org/2510

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org