Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Serge Gruzinski, Les quatre parties du monde. Histoire d’une mondialisation

Manuel Lucena Giraldo
p. 323-325
Référence(s) :

Serge Gruzinski, Les quatre parties du monde. Histoire d’une mondialisation, Paris, La Martinière, 2004, 479 p.

Texte intégral

1Una de las consecuencias insospechadas de la globalización en lo que atañe a la historiografía ha sido la recuperación de la posibilidad de grandes narrativas, las únicas capaces de ofrecer alternativas a la potente irrupción de un presente interconectado a escala mundial. Ostensible desde los años 60, la fragmentación de los campos de estudio del historiador tradicional occidental y más o menos universalista en sus pretensiones interpretativas, inerme en apariencia ante la invasión de especialistas procedentes de otras disciplinas, como la antropología, la sociología o la literatura comparada, todo ello acompañado por el llamado « giro textual » y el combate desde casi todas las trincheras contra el fatídico y ahora políticamente incorrecto « etnocentrismo europeizante », se produce una situación ciertamente difícil, que obliga a esfuerzos individuales y colectivos más o menos marcados por la imaginación creativa, que acaban por definir, para nuestra fortuna, nuevos intereses y problemas.

2En esta situación, con el muro de Berlín felizmente aniquilado y el Fin de la Historia de Francis Fukuyama también pulverizado por tensiones que nunca dejaron de ser visibles y hasta evidentes, la irrupción en la última década del siglo xx de la globalización tecnológica, financiera y mediática impone una dinámica ambigua, pues por una parte aparece ante vastas capas sociales al modo de un fenómeno ahistórico, tan repentino como desarraigado del pasado, y por otro requiere y justifica la búsqueda de explicaciones e interpretaciones que, como mínimo, la Historia debe y puede ayudar a encontrar. Tanto el renacimiento de la Historia comparada como la aparición de la Historia global angloamericana, los juegos de asociaciones espacio-temporales más o menos afortunados, la resurrección de romanticismos y nacionalismos tribales e historiográficos y la recuperación de la Historia narrativa y hasta de la novela histórica, más allá de obvios fenómenos de mercado, tiene que ver con la necesidad de explicar lo que nuestros contemporáneos perciben como la reciente mutación globalizadora del orbe.

3Más allá de polémicas personalistas más o menos politizadas, como la sostenida por el recientemente fallecido André Gunder-Frank, para quien la globalización tenía 5.000 años y comenzaba con la aparición de la agricultura, el excedente, el sedentarismo y la ciudad, con el autor del concepto de sistema moderno mundial, Immanuel Wallerstein, que le otorga sólo 500 años y la sitúa en origen en eventos tan tradicionales como el paso del cabo de Buena Esperanza por Bartolomé Dias y el descubrimiento de América por el genovés Cristóbal Colón y sus acompañantes en nombre de los reyes católicos, lo cierto es que en el lapso comprendido entre finales del siglo xv y mediados del siglo xvii se barruntó un tiempo nuevo, correspondiente a un tamaño del mundo multiplicado por la acción del Occidente europeo y con un protagonismo hispano-portugués de primera magnitud. En Historia resulta necesario repetir cada generación hasta lo más evidente ; por ello, la publicación de este volumen del gran historiador francés Serge Gruzinski, que tiene en esa multiplicación el centro de sus preocupaciones y argumentos, constituye un motivo de singular celebración. Como no podía ser menos el volumen, bellamente editado y con un total de 16 capítulos en cuatro partes –La mondialisation ibérique, La chaîne des mondes, Les choses de monde y La sphère de cristal, además del epílogo De Matrix à Camôes–, se articula en una tradición braudeliana de tiempos asimétricos, con un mundo conectado pero no sincronizado, tendente a la uniformidad pero pleno de mestizajes. El relato de la articulación de una primera globalización sobre la base de la monarquía hispánica durante el período de la Unión de Coronas, esto es, entre 1580 y 1640, sustenta una tesis difícilmente discutible y de impecable historiografía : el proyecto político y de dominio propio de los Austrias españoles adquirió su verdadera carta de naturaleza merced al aporte luso, cuyas redes planetarias en consonancia con un ethos imperial marítimo de larga trayectoria empujaron hacia esa insólita creación de una primera instancia de carácter verdaderamente global.

4Puestos a manejar tan insólita como sobrevenida realidad, los agentes de esta expansión ibérica desarrollaron herramientas de insólita eficiencia, la cartografía y la descripción geográfica de los nuevos territorios, el conocimiento de lenguas con vistas a promover el catolicismo, la mediación cultural como necesidad pero también como virtud, la transmisión de noticias por todo el mundo, el movimiento continuo de bienes, objetos y seres humanos, la aparición de nuevas identidades de una escala de referencia planetaria, o las transferencias de elementos culturales de imposible arraigo en otras latitudes, impermeables así a la contaminación de lo ajeno y a la fantasía de su traslado automático y su ubicuidad. Sea como fuere, el espectáculo del entrecruzamiento de los distintos centros de gravedad fundamento de esta primera globalización –México, Japón, Sevilla, Bahía, Acapulco, China, Amberes– que se mezclan, combaten y llegado el caso se retraen, define el nuevo estado de cosas y el nuevo tiempo, mostrado por Gruzinski con el empuje, la erudición y el pulso narrativo que hacen de él una figura clave en la historiografía francesa de hoy de alcance verdaderamente universal.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Manuel Lucena Giraldo, « Serge Gruzinski, Les quatre parties du monde. Histoire d’une mondialisation », Mélanges de la Casa de Velázquez, 36-1 | 2006, 323-325.

Référence électronique

Manuel Lucena Giraldo, « Serge Gruzinski, Les quatre parties du monde. Histoire d’une mondialisation », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 36-1 | 2006, mis en ligne le 22 octobre 2010, consulté le 18 novembre 2017. URL : http://mcv.revues.org/2702

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org