Navigation – Plan du site
El conde de Floridablanca y su época
Contrepoint

Pasado y presente de Floridablanca como objeto de la Historia

Passé et présent de Floridablanca comme objet de l'histoire
History and Floridablanca, past and present
Juan Hernández Franco
p. 163-186

Résumés

Le propos principal de ce travail est de savoir comment Floridablanca a été analysé par l'Histoire. La réponse que nous fournit l'historiographie - comme cela se vérifie actuellement - est qu'il existe plusieurs Floridablanca. Si Floridablanca est vu par certains comme un ministre irréprochable qui conduit l'absolutisme au faîte de sa splendeur, d'autres, à l'inverse, insistent sur son caractère et ses attitudes réactionnaires. Le moyen terme, et par conséquent la vision la plus juste, consiste sans doute à le considérer comme un homme politique absorbé par les réformes et qui mit un frein à sa politique lorsqu'il comprit qu'une partie minoritaire mais influente de la société politique associait réformes et libéralisation. Mais Floridablanca mérite de faire l'objet de nouvelles analyses et c'est vers elles que doivent conduire de futurs travaux. Des pistes fructueuses, à cet égard, sont offertes par la nouvelle histoire politique, la circulation des propositions politiques et leur usage de la part des monarchies absolues dans la perspective d'une histoire transnationale, ou encore l'inscription de sa gestion au sein de la période que l'historiographie conceptuelle nomme Sattlzeit.

Haut de page

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 mai 2010.

1Si la Historia y los historiadores aceptamos como premisa inalcanzable conocer el pasado tal y como fue y la imposibilidad de llegar a una verdad única, José Moñino Redondo (1728-1808), conde de Floridablanca, es uno de esos actores del proceso histórico en los que se cumple el citado precepto ; por más que todos coincidamos en que está inserto en un periodo histórico al que unos denominan despotismo ilustrado y otros reformismo borbónico. Floridablanca fue un hombre y un estadista sobre el que los historiadores hemos emitido opiniones diferentes y, a veces, hasta contradictorias ; como si cada profesional de la historia viese un hombre y unas actitudes distintas, posiblemente porque hayamos realizado su análisis sobre etapas o ciclos distintos de su actuación. Solamente eso, no tanto la propia coherencia y gestión de José Moñino, permiten verlo en perspectivas tan diferentes como la de ministro eficaz de la Monarquía española que difunde las luces y acrecienta la prosperidad en todos los ramos, seguidor de las ideas francesas, volteriano, cristiano, enemigo del Papa y de la Iglesia barroca, golilla, regalista —para unos moderado, para otros tan radical como Campomanes—, reformista, ilustrado, el mejor intérprete de la versión moderada del Absolutismo Ilustrado en España, autoritario, contrarrevolucionario y reaccionario o, como la persona que preside y participa en instituciones que comienzan a desmantelar el sistema antiguoregimental y abren las puertas a un importante cambio―revolucionario a medio plazo― en la organización social y política de España.

  • 1  Ricœur, 1995; Koselleck, 1993 y Aróstegui, 2004.

2En definitiva, y no lo consideramos negativo pues las opiniones unánimes no son frecuentes dentro de la disciplina histórica, van a existir tantos Floridablancas como los estudios que los historiadores vayamos poniendo en circulación. Hecho, por lo demás, lógico ; pues si el tiempo presente admite variadas lecturas, cuánto más el tiempo histórico1, irreductible a la unicidad. O lo que es lo mismo, es un tiempo real que permite variados análisis, que asiente a la « posibilidad de historias », en razón de cómo se lleve a cabo la historicidad de la experiencia, de la vivencia del pasado que se escoge como objeto de estudio.

Hasta aquí hemos llegado : la actividad política de Floridablanca a través de la historiografía

3En líneas generales, la historiografía presenta a Floridablanca como uno de los ministros más destacados de Carlos III y, en consecuencia, uno de los principales actores de la política de reformas, renovadoras pero no revolucionarias, adoptadas durante el mandato del cuarto Borbón para devolver vida a una sociedad, a un modelo económico, a unas instituciones educativas y a un sistema político que había envejecido en Europa y en España, y al que si no se le aplicaba un importante número de medidas paliativas pronto fenecería. Pero esta corriente de opinión, mayoritaria entre los historiadores del siglo xix y primera mitad del xx, varía y saca a relucir aspectos menos positivos o decisiones poco lúcidas a partir de 1960 aproximadamente.

4El primero que destaca la contribución de Floridablanca a la actividad política desarrollada durante el reinado de Carlos III marcando, además, su buena estrella a la hora de ser juzgado por los historiadores, es el VII conde de Fernán Núñez, Carlos Gutiérrez de los Ríos. En su conocida obra La vida de Carlos III, considera a Floridablanca el complemento preciso y necesario que necesitaba Carlos III para sacar adelante su plan de reformas. De hecho, cuando lo nombra Secretario de Estado el año 1776, comenta Fernán Núñez que esta elección fue de aquellas que hacen más feliz al elector que al elegido. A continuación glosa de la siguiente manera la gestión de Floridablanca : su máxima fue servir a Carlos, pues haciendo esto servía al rey y su principal preocupación que luciera como tal. Y por si estos elogios fuesen pocos, nos recuerda la sentida escena protagonizada por Floridablanca en los últimos minutos de la vida del monarca : vio éste las lágrimas de quienes le rodeaban, y muy en especial las de

  • 2  Conde de Fernán-Nuñez, 1898, vol. 2, p. 37.

5su fiel ministro el Conde de Floridablanca, cuando le llevó a firmar el testamento […] y mirándolo con una ternura y serenidad majestuosa y religiosa, le dijo : ¿Qué, creías que había yo de ser eterno ? Es preciso que paguemos todos el debido tributo al Criador2.

6Las opiniones de Fernán-Núñez y de Alberto Lista, autor éste del Elogio Histórico escrito pocos meses después del fallecimiento de Floridablanca y en el que se le presenta como el regenerador de la monarquía y el eficaz ministro que la volvió a la clase de potencia de primer orden, son muy orientativas de lo que sostendrán tanto los historiadores liberales como conservadores a lo largo del siglo xix. Las diferencias entre ambas corrientes a la hora de valorar la actuación del ministro las marcará, en el caso de los primeros, su actuación frente a la revolución y su política respecto a los grupos populares y los excluidos y, en el caso de los segundos, su actitud ante la religión católica y sus instituciones.

  • 3  Lafuente, 2002, y López Vela, 2004, pp. 196-209.
  • 4Lafuente, 1850-1967, t. xx, p. 275 (el subrayado es mío).

7La primera opinión a destacar proviene del historiador liberal Modesto Lafuente y Zamalloa, considerado como el padre de la historia nacional decimonónica y uno de los principales impulsores de la erudición histórica española3. En el tomo xx de su Historia General de España (1858), y en el xxvi, aparecido cuatro años después, encontramos interesantísimas reflexiones sobre la actitud política de Floridablanca, divididas por un hecho que marcó su gestión como fue la Revolución Francesa. Por encima de todo, su opinión es que nos encontramos ante « el iniciador de las reformas en España », « el gran ministro de Carlos III » que, junto a otros « hombres de Estado », lleva a cabo la « política sensata y firme, vigorosa y desapasionada » que le dio tanto realce al monarca a los ojos del mundo. A Lafuente también le atrae la actuación del Moñino con anterioridad a su designación como secretario de Estado. Sobresale por su papel como « ilustrado » fiscal, y por su embajada en los Estados del Papa, durante cuya legación domina en Roma y apura y estrecha al papa Clemente XIV con motivo de la extinción de la Compañía de Jesús. En suma, Lafuente lo analiza destacando su acusada personalidad regalista : « estaba en el vigor de su edad, hombre de carácter y tesón, de instrucción y talento, consagrado enteramente al soberano que le había elevado »4. Pero la opinión positiva sobre Floridablanca se quiebra al preguntarse Lafuente cómo y de qué manera habría actuado Carlos III ante los « grandes acontecimientos que en Francia y Europa sobrevinieron a poco de descender […] a la tumba ». Su respuesta es que ni el rey ni los grandes hombres de estado que colaboraron en su gobierno hubieran podido seguir desarrollando las pautas políticas que habían hecho posible una notable recuperación de España. Prueba de ello, es que el « gran ministro »Floridablanca, aquel « esclarecido repúblico que tan eminentes servicios había hecho en otro tiempo a España », deviene ahora en el « viejo, malhumorado y asustadizo » Floridablanca. A la postre, en un « absolutista intransigente », cuya actitud política es muy diferente a la que había mantenido durante su anterior etapa. Reproduzcamos el tajante y divisorio juicio del liberal Lafuente :

  • 5  Ibid., t. xxvi, p. 116.

El iniciador de las reformas en España retrocedió espantado de la exageración de las reformas en Francia. El libertador de las trabas de pensamiento en la península, proclamóse enemigo abierto de la libertad de ideas del vecino reino. El propagador de la moderna civilización en nuestra patria cambióse en perseguidor inexorable de toda doctrina o escrito contrario al Antiguo Régimen5.

  • 6  Floridablanca, Obras originales.

8Otro conocido historiador liberal, Antonio Ferrer del Río, será el primer gran estudioso de Floridablanca, a la vez que editor de sus principales escritos6. Ferrer lo encumbra. Nos lo presenta como uno de los principales artífices del « progreso y regeneración » que registra España durante el siglo xviii y lo considera una « gloria nacional ». Discreto, sagaz, jurista eminente, infatigable trabajador, con destacada capacidad para desarrollar cualquier empresa que pudiera engrandecer a la monarquía y, sobre todo, al monarca tanto en política exterior como interior, es quien lleva a cabo la « difusión de las luces y acrecienta la prosperidad de todos los ramos, y velar por los menesterosos ». En fin, como concluye Ferrer en su denso estudio introductorio, un recto y patriótico ministro, ardoroso promotor de las reformas que

  • 7  Ibid., p. xlv.

9por su legitimidad y solidez sobrevivirá a todas las vicisitudes y mudanzas que en el desarrollo de su civilización y por las vías del progreso experimente la nación española7.

10Marcelino Menéndez Pelayo, en su monumental Historia de los heterodoxos españoles (1880-1882), obra en la que estudia la tradición cristiana a través de la historia de España, desde la Edad Media hasta finales del siglo xix, es ciertamente muy crítico —desde su acendrado cristianismo— con el Moñino « insensible a todo y calculando fríamente las resultas », que lleva a cabo la expulsión de los jesuitas de España y la extinción de toda la Compañía en 1773. Nos dice don Marcelino respecto del último episodio que Moñino era « dócil servidor de las ideas francesas, tirano feroz y sanguinario » aunque, al mismo tiempo, « compasivo y temeroso de Dios, el verdugo » del Papa Clemente XIV, al que aterró en sus entrevistas, y que al conseguir la supresión de los jesuitas mediante la bula Dominus ac redemptor noster, permitió que alcanzase « la filosofía del siglo xviii su primer triunfo ».Todo ello no obsta para que don Marcelino vea un segundo Moñino en la época en la que ejerció como Secretario de Estado ; y entonces, aunque no haya olvidado su pasado, reconoce que desplegó un « regalismo moderado », totalmente compatible con « un reformismo incansable ». Por todo ello, su juicio sobre el ministro, aunque conserva todos los términos críticos antedichos, no le impide señalar que :

  • 8  Menéndez Pelayo, 1978, pp. 1.089-1.091 y 1.095-1.096.

Moñino, más conocido, y asimismo más digno de loa por las cosas que hizo con el título de conde de Floridablanca […], sabía menos que Campomanes, pero tenía más talento práctico y cierta templanza y mesura ; hombre de los que llaman graves, nacido y cortado para los negocios ; supliendo con asidua laboriosidad y frío cálculo lo que le faltaba de grandes pensamientos ; conocedor de los hombres, ciencia que suple otras mucha y no se suple con ninguna ; a ratos laxo y a ratos rígido, según convenía a sus fines, a los cuales iba despacio, pero sin dar paso en falso, conforme al proverbio antiguo festina lente8.

  • 9  Rodríguez Cancho, 2003.
  • 10Alcázar Molina, 1923.
  • 11  Hernández Franco, 2008, pp. i-xxix.
  • 12Alcázar Molina, 1929, 1934, 1953 y 1955.

11En el siglo xx, Moñino ha tenido en Cayetano Alcázar Molina a uno de sus principales biógrafos. El enorme trabajo desarrollado sobre el ministro, le lleva a situarlo como uno de los hombres claves del despotismo ilustrado español9, promotor de una « revolución desde arriba », y, en concreto, como « uno de los pocos hombres de Estado que España ha tenido en su Historia contemporánea »10. Cayetano Alcázar además de un excelente conocedor del método historicista, era un regeneracionista y, en su ontología, concedía enorme valor a lo español, a España y a los principios derivados del catolicismo11. Por eso opina que Floridablanca, aun siendo un hombre del siglo xviii, « se parece más al espíritu de catolicidad y lucha de España con el que [se] asocia al siglo xvi » que al espíritu nórdico que se atribuye a la decimoctava centuria y del que son buena muestra las pelucas y casacas, el volterianismo y el jansenismo y su consecuencia : el impulso destructor, que había prendido en « sus clases directoras », comenzando por el rey y continuando por la nobleza e, incluso, afectando a los obispos. Aunque finalmente, en vísperas de la revolución francesa, España da marcha atrás, se aleja del ser nórdico, recupera su esencia de Levante. En una palabra : « retrocede de nuevo ». Y a ese hombre del Levante, « magnífico español » en la ejecución del programa de reformas, Alcázar le atribuye bastantes más méritos que a Carlos III, « [que] dejaba hacer a sus ministros ; [que] reinaba pero no gobernaba ». Por el contrario los ministros, y en particular Floridablanca, se sintieron atraídos por los principios ilustrados y querían alejar a « España de hondas y tradicionales raíces », a la vez que deseaban una « humanidad mejor », haciendo uso de paliativos renovadores. Por todo ello, Alcázar denomina a Floridablanca y a los restantes representantes del despotismo ilustrado —situándose en el tiempo histórico del antiguo régimen— « los revolucionarios de entonces »12.

12La línea de interpretación casi siempre positiva sobre la gestión del ministro se quiebra en 1958, cuando Richard Herr publica su España y la Revolución del siglo xviii. El capítulo VIII, titulado el « Pánico de Floridablanca » —que por cierto, se asemeja en buena manera a la tesis mantenida por Modesto Lafuente, aunque Herr apenas haga referencia a su trabajo—, ha marcado enormemente el juicio historiográfico sobre Floridablanca en la segunda mitad del siglo xx. Aunque debemos decir, que más que el libro de Herr, han sido las deducciones sacadas del mismo por otros historiadores y con frecuencia descontextualizadas de los períodos ilustración y revolución que maneja el historiador americano, los que dan una imagen sobre Floridablanca, ciertamente verdadera para los tres últimos años de su mandato político, pero que difícilmente se puede propagar a toda su gestión. Herr —que se había propuesto básicamente estudiar « los principios del liberalismo español »— documenta sobradamente cómo a partir de la llegada de los primeros ecos de la Revolución, Floridablanca se pone en guardia y actúa con ansiedad, desorientado, tomando medidas no sólo contra los escasos indicios de penetración de las ideas revolucionarias en España, sino también contra los compañeros que han encarnado junto a él, el espíritu del despotismo ilustrado. Así pues, lo que hace Herr, al detectar el pánico de Floridablanca es dividir su mandato político en dos etapas muy diferentes. Una primera en la que el ministro cree « en el progreso ilustrado » y ejecuta moderadamente las reformas que le confía Carlos III. Y otra segunda y diferente, en la que Floridablanca exhibe un espíritu muy distinto.

  • 13  Herr, 1964, pp. 197-221.

A partir del advenimiento de Carlos IV, un horror creciente a la Revolución ha deformado su política, conduciéndole a enemistarse con los extranjeros —hasta hacía poco tan bien recibidos—, a resucitar la Inquisición y a desahogar sus iras sobre los ministros y las instituciones que tanto había apreciado el difunto rey. La ironía de este cambio súbito de opinión en la política nacional, es que existe escasa evidencia de que la germinación de un espíritu revolucionario en España lo justificase13.

  • 14Rumeu de Armas, 1962, pp. 13-20.

13Al volver a poner los historiadores por delante que estamos al final del Antiguo Régimen y que, desde esa óptica se puede comprende mejor la obra de Floridablanca que si lo hacemos desde los inicios del liberalismo, nos encontramos con la valoración que sobre la actuación del ministro realiza Antonio Rumeu de Armas. Con motivo de la edición en 1962 del desconocido Testamento Político de Floridablanca, o estado de los asuntos bajo su encargo hasta el momento en que es cesado en febrero de 1792 como secretario de Estado, escrito con la finalidad de informar de ellos a su sucesor el Conde de Aranda ; Rumeu indica que Floridablanca constituye el último eslabón de un serie —» la constructiva continuidad »— de excelentes ministros ilustrados. Y en esos capacitados administradores los reyes confían plenamente, sobre todo en la segunda mitad del siglo xviii, para que lleven a cabo « profundas transformaciones en todos los órdenes del vivir »14.

  • 15  Fernández Díaz, 1998 y 2002.
  • 16  Domínguez Ortiz, 1976.
  • 17  Domínguez Ortiz, 1988, pp. 97-101.

14Uno de los mejores historiadores de la segunda mitad del siglo xx, Antonio Domínguez Ortiz15, también nos ha dejado excelentes reflexiones sobre la actuación de Floridablanca. Al abordar en 1976 un completo estudio sobre la sociedad y el estado dieciochesco, lamentaba profundamente « la ausencia de una buena y completa biografía de Floridablanca » destacando la participación del ministro en el reformismo social carolino, su regalismo, su preocupación por el territorio, hombres y recursos económicos que la Monarquía tenía en la otra orilla del Atlántico, su detallado conocimiento de los temas agrarios, su preocupación por las obras públicas, o el debilitamiento de sus principios ilustrados al producirse la Revolución Francesa16. Domínguez Ortiz, en su interesantísimo libro sobre Carlos III, al señalar las fases del reinado, destaca dos por lo ocurrido a continuación. Una tiene que ver con los sucesos de 1766 y las decisivas medidas adoptadas para sacar adelante las reformas. La otra arranca en 1776 y coincide con la llegada a la Secretaría de Estado de Floridablanca, aunque reconoce que mientras para una parte de la Historiografía supone la intensificación de la política de reformas, para otra coincide con una etapa en la que amainan las reformas interiores y tiene un mayor interés la política exterior. El resultado final sería exitoso, aunque su gestión le reportara enemistades que reverdecieron el viejo enfrentamiento entre golillas y aragoneses, a las que no fueron ajenas igualmente diferencias ideológicas y rivalidades personales ; aunque en esos momentos poco perjudiciales para la Monarquía, pues decidía, y sólo contaba, la voluntad del monarca17. Posiblemente, el juicio más claro y nítido sobre Floridablanca lo emite Domínguez Ortiz en una de sus últimas obras, en la que nos recuerda su importante contribución a la conservación y defensa de las posesiones en América, así como su participación en la Junta Suprema Central que hace frente al vacío de poder ocasionado por las abdicaciones de Carlos IV y Fernando VII en 1808, debido a su prestigio anterior más que a su conexión con las ideas que desarrolla la institución ; pero sobre todo, hace una apretada reflexión de lo que supone Moñino dentro de la política de reformas carlotercerista :

  • 18  Domínguez Ortiz, 2000, p. 106. El subrayado es mío.

Don José Moñino, conde de Floridablanca […] en los últimos años del reinado [de Carlos III] desplegó una gran actividad tanto en el plano internacional como en las reformas interiores : obras públicas, reorganización de la Hacienda, etc. Quizá fue quien mejor interpretó la versión moderada del Absolutismo Ilustrado que se puso en ejecución en España18.

  • 19  Floridablanca, Escritos políticos, pp. 9-91.

15A comienzos de la década de los ochenta del pasado siglo Joaquín Ruiz Alemán, con motivo de la reedición de La Instrucción y El memorial, escribió una brillante introducción en la que a través de los dos citados textos analizaba la actividad del « ultimo gran ministro de la España del Antiguo Régimen »19, tanto en política exterior —en la que junto a la independencia respecto a Francia, destacaba que Floridablanca se presentaba como heredero de la neutralidad mantenida durante el reinado de Fernando VI—, como interior, en la que utilizaba instrumentos propios del Despotismo Ilustrado con el fin de renovar a través del aparato del Estado (sin las connotaciones que tendrá el que establecen los legisladores gaditanos), diversas materias en las que la Monarquía había puesto su interés.

  • 20  Iggers, 1998, pp. 24-33.
  • 21  Hernández Franco, 1984 a; 1984 b; 1985; 1986; 1989 a; 1989 b; 1990 a; 1990 b y 1990-1991.

16Dos años después de la edición que Ruiz Alemán llevó a cabo de los principales escritos de Floridablanca, nosotros mismos publicábamos nuestra tesis doctoral. Surgida como consecuencia de la llamada que hacía Domínguez Ortiz en su seminal obra Sociedad y Estado en el siglo xviii de realizar un estudio en profundidad referente al ministro carlotercerista y, sobre todo, por el ánimo y apoyo que nos dio nuestro director de tesis, José Cepeda, discípulo de Cayetano Alcázar y convencido de que era preciso terminar la obra comenzada por este último. No somos los más adecuados para enjuiciar nuestro trabajo ; pero sí podemos decir que desbordaba claramente los planteamiento de una historia política metodológicamente afín al historicismo, pues lo que nos interesaba no era un tiempo circunscrito a los hechos de un personaje que encarna la esencia de la « creatividad humana »20, sino el tiempo del siglo ; es decir, un periodo extenso de reformas, dentro del qué calibrar su gestión. Y en segundo lugar, al conectar con la corriente metodológica en alza y difusión entre una buena parte de los jóvenes historiadores de esos momentos, como era la escuela de los Annales, ir mucho más allá del acontecimiento político, enmarcándolo por el contrario en estructuras de naturaleza económica, social y cultural. La crítica historiográfica acogió de forma favorable nuestro trabajo La gestión política y el pensamiento reformista del Conde de Floridablanca21. En ese sentido, Teófanes Egido escribió en el Índice Histórico Español, que se trataba de una obra que se enfrentaba con la « práctica totalidad de la segunda mitad del siglo xviii […], cubre con mucha dignidad un vacío clamoroso y que habrá de ser tenida en cuenta por los dieciochistas ».

  • 22  Egido y Pinedo, 1994; Villalba Pérez, 2003 y Giménez López (coord.), 2002.
  • 23  Giménez López, 1997 y Samper Cortés, 2001 y 2002, pp. 383-406.
  • 24  Albiñana, 1988.
  • 25  Delgado Ribas, 1987 y 1989 y Stein y Stein, 2003.
  • 26  Sellés, Peset y Lafuente (comp.), 1988; López Piñero, 1988; Gago, 1988; Quintanilla, 1999; Moya, 2 (...)

17En los últimos años, más que la gestión global de Floridablanca, lo que ha preocupado a la historiografía han sido cuestiones relacionadas con determinados ramos bajo su competencia y el análisis sobre cómo los gestionó. Aparte de la atención dedicada a la expulsión de los jesuitas22 y a la extinción de la Compañía23, se han vuelto a examinar parcelas de la política del gobierno de Carlos III en las que las decisiones de Moñino son de relevancia. Esto ocurre, por ejemplo, con la reforma universitaria, comenzada en su época como fiscal y concluida con la aprobación de los estatutos de la de Valencia24 ; con la política económica, en particular en lo referente a liberalización del comercio y en su apuesta por el agrarismo, cuestiones que se han considerado relacionadas con motivaciones fiscales25 ; o bien, con materias relacionadas con su patronazgo y apuesta por el desarrollo de una « moderna » idea de ciencia, con sus correspondientes instituciones aunque, como ha subrayado Eugenio Moya, el desarraigo social de las ciencias era tan fuerte que hizo insuficiente el esfuerzo del ministro, que de haber conseguido cimentar sus proyectos hubiera facilitado la modernización de la Monarquía española26.

  • 27  Rivera García, 2002.
  • 28  Molina Cortón, 2005.
  • 29  Pradells Nadal, 1992, 1995 y 1998, y Ozanam, 1998.
  • 30  Villa García, 2005.
  • 31  Cummins, 1992 y 2006; Merritt, 1991 y Dawson, 1998, pp. 63-89.

18En el campo de las relaciones internacionales, se han analizado los principios fundamentales del orden internacional en el que Floridablanca inserta la política exterior española, análoga o similar a la europea : soberanía e interés estatal, equilibrio europeo, neutralidad y libertad de los mares27. En buena medida esta « diplomacia posible » es similar a la seguida treinta años antes por Carvajal28. Se ha resaltado el esfuerzo que lleva a cabo Floridablanca para implementar el servicio consular, cuestión estrechamente vinculada con su preocupación por el comercio29. Dentro de las relaciones con naciones europeas, ha vuelto a interesar la ascendente conexión que se mantiene con la Rusia de Catalina II30. También ha seguido mostrando interés la historiografía americana por analizar las maniobras diplomáticas desplegadas por el gobierno de Carlos III y, en particular, por su secretario de Estado, y la ayuda material que se prestó a las colonias americanas, considerándose que fue clave para el triunfo de la Revolución Americana y la derrota de Inglaterra. Interés ampliado asimismo a la cuestión de límites en torno al río Mississippi y a la fallida política española para recuperar el control sobre la América central (costa de los Mosquitos)31.

19En 2008, con motivo del bicentenario del fallecimiento de Floridablanca y dentro del libro-catálogo : Floridablanca, 1728-1808. La utopía reformadora, se ha recordado su figura y, de nuevo, ha renacido el interés por el ministro destacándose las etapas más relevantes de su ciclo vital y de su actuación política, en las que siguen brillando los rasgos de regalista y de reformista moderado.

Presente y previsiones de futuro sobre el objeto histórico Floridablanca

  • 32  Rémond (ed.), 1988 y 2004; Vandermeer, 1979 y Gil Pujol, 1995.
  • 33  Sirinelli, 1993 y 1998, y Formisano, 2001.
  • 34  Guerra, 1990 y Veiga Alonso, 2000 y 2004.

20Aunque la gestión de Floridablanca es fundamentalmente política, la profundidad de la misma hace que también entre de lleno en otros de naturaleza cultural, económica, social o científica. Por ello, y sin desligarse de una idea de historia relacional, tengamos que comenzar a privilegiar los enfoques sobre el gobernante a la luz de la nuevas metodologías que está poniendo en uso la historia política desde la profunda renovación que le imprimió hace ya dos décadas René Rémond32 y la propuesta de « relegitimación del objeto político ». Bien a través de la cultura política que, sin renunciar a los aspectos más tradicionales de la historia política, aboga por las imágenes sociales y la memoria, por las sensibilidades políticas y por los « horizontes ideológicos33. Bien dando más protagonismo a la historia social, mediante el análisis de los actores sociales, lo que conduce a la exploración de la acción política, de las relaciones sociales de poder y de las configuraciones sociales que las sustentan34. O bien mediante una historia política transnacional, que puede mostrar como circulan las propuestas políticas en la Europa del siglo xviii y son empleadas con cierto grado de similitud por dos Monarquías gobernadas por déspotas absolutos con tendencias ilustradas como son Rusia y España, aunque entre una y otra mediase una notable diferencia en la situación social de los gobernados. De todos modos, antes de ese gran salto metodológico que en el futuro habrán de dar los estudiosos del reinado de Carlos III y de sus ministros, a cada generación historiográfica no sólo le corresponde abrir caminos que las venideras sigan, sino también ampliar y consolidar los conocimientos adquiridos. Precisamente, los autores que han participado en este número monográfico de Mélanges de la Casa de Velázquez aportan, en unos casos, estudios detallados sobre momentos determinantes de la vida política de Floridablanca conduciéndonos, en otros, a parcelas desconocidas en las que la actuación de político murciano resulta destacada así como a situaciones que suceden a la vez que él ejerce funciones en la administración o en el gobierno.

21La larga e ininterrumpida confianza que Carlos III depositó en José Moñino, desde 1766 a 1788, encuentra un momento clave en el período 1772-1776, años en los que desempeñó la embajada de España ante Roma, la segunda en importancia, tras la de Francia. Esta embajada que, dentro del cursus honorum de Floridablanca, podemos considerarla como la etapa en que se consolida y le sirve para ser reconocido como un eficaz administrador estrechamente vinculado a las directrices regalistas y reformistas de sus « amos » : Carlos III y Grimaldi, ha sido revisada con una profundidad propia del análisis micro por parte de Enrique Giménez. Los cien primeros días de Moñino en Roma, inseparable de las ideas y actuaciones que previamente, como Fiscal había promovido para la expulsión de los jesuitas de España,revelan la velocidad que imprimió a un asunto en el que se habían empantanado los representantes diplomáticos de las Cortes de Versalles, Madrid, Nápoles y Lisboa. En el estudio del doctor Giménez, sobresale su análisis sobre uno de los elementos que hoy privilegia la nueva historia política : los actores(« el conocimiento de este teatro y el de sus actores es la basa fundamental para la dirección en los asuntos pendientes », escribe, por cierto Moñino). Sacar el breve de extinción no descansa exclusivamente en los medios, sino en el hallazgo de actores, con conexiones entre sí en unos casos, coincidencia en su antipatía hacia los jesuitas en otras o, sencillamente, vulnerabilidad ante el soborno, que comienza en la persona más próxima a Clemente XIV, su confesor, y continua a través de otros miembros del colegio cardenalicio y de seglares bien relacionados con su santidad. A la postre, la firme acción diplomática de Moñino y las relaciones políticas que establece con el núcleo más próximo a la Corte papal, permite la extinción de la Compañía de Jesús, o « dar la paz a la Iglesia y a los Estados ».

  • 35  Castellano Castellano, 2006.
  • 36  Palop Ramos, 2004.

22La extinción de la institución a la que la corona consideraba como el mayor obstáculo para llevar a cabo las reformas, y sobre todo el modo en cómo desarrolla la labor que se le encarga desde Madrid, fue muy tenida en cuenta por Carlos III a la hora de nombrarlo como secretario de Estado en 1776 y casi permitirle ser el primer ministro a partir de 1787, aunque el órgano que preside a partir de este último año, la Junta de Estado dista de ser un Consejo de ministros por motivos formales y de funcionamiento, como ha indicado Juan Luis Castellano35. El órgano pretende, básicamente, acuerdos en materias que competen a dos o más secretarías junto con el conocimiento de los asuntos de gobierno por parte de todos los que componen la junta. Precisamente uno de los temas que más preocupó a Floridablanca, y en general a los secretarios de Hacienda como Miguel de Múzquiz, fue el contrabando. Cuando el secretario de Estado redacta la Instrucción Reservada, es consciente de quela Real instrucción de 29 de junio de 1784, expedida para la persecución de malhechores y contrabandistas en todo el reyno36, no ha dado los resultados esperados y que se trata de un fenómeno delictivo con respaldo social. Como bien indica Miguel Ángel Melón el contrabando se convierte en una cuestión de Estado que, además de ser muy difícil de erradicar, tenía un más que complejo tratamiento por cuanto eran dos las secretarias que entendían del tema y si no se coordinaban sus medidas y sus comisarios, se haría casi imposible —como ocurrió finalmente— su persecución y disminución. Reducir aquella especie de Hidra, que se movía por todas partes, provocando una disminución de las rentas de la Monarquía, a la vez que originando un grave problema de seguridad pública, posiblemente constituya en el futuro uno de los temas a estudiar a la hora de valorar la gestión de Floridablanca y de la Junta de Estado. Las líneas maestras las marca el estudio del profesor Miguel Ángel Melón.

23Otra cuestión que preocupó notablemente a la Junta de Estado fue la agricultura y los obstáculos naturales que impedían su desarrollo. Floridablanca, como convencido agrarista que era, desarrolló una política agrícola orientada « a adelantar la agricultura ». El bien intencionado, e incluso bien planteado reformismo agrario, pues se contaba para sacarlo adelante con la colaboración de las Económicas y de los labradores, como demuestra la novedosa línea de investigación que viene desarrollando Armando Alberola sobre clima, desastres naturales y política agraria, pone de relieve cómo la última no pudo ordenar el territorio ni, por supuesto, llegar a prever las condiciones climatológicas del mismo. A partir de 1785, al igual que ocurre en el resto del continente, se registra una notoria oscilación climática consistente en el incremento de la frecuencia y simultaneidad de episodios de sequía e inundación generada por precipitaciones de alta intensidad horaria. Dichas oscilaciones no pasan inadvertidas para el gobernante, que trata de paliarlas mediante ampliación de la superficie cultivable, obras hidráulicas, o bien mediante un conocimiento estadístico mucho más detallado de los fenómenos climatológicos, que hubiera sido posible de haber tenido tiempo suficiente para poner en marcha el plan de observación meteorológico propuesto por Alejandro Malaspina para la extensa Monarquía Hispánica el año 1790. Pero la realidad fue por otro camino, y en la porfía entre el reformismo y los obstáculos de la naturaleza, la última se impuso. Pero no solamente sequía, inundación, crisis, con su corolario de enfermedades y carestías de los precios de los alimentos, deben tenerse presentes como manifestación evidente de la adversidad que puede llegar a constituir para la política, sino también como causas efectivas del desgaste político de Floridablanca « desde abajo ».

24La Junta de Estado, sin ser como venimos diciendo un órgano de gobierno del estado liberal, sí que significa un cambio importante en la gobernación de la Monarquía, pues representaba la reducción a su mínima expresión del sistema de consejos, limitados exclusivamente a las cuestiones de justicia. Moñino era consciente de que la innovación que representaba la junta de gabinete « es y será el más combatido de los enemigos domésticos y extraños ». No se equivocaba, al menos por lo que respecta a los que denomina « sus enemigos domésticos, los de arriba », a la par en posibilidades latentes para poder ejercer el poder. Cuando se produzca la caída en desgracia política de Floridablanca a comienzos de 1792 y sus adversarios políticos logran inhabilitarlo políticamente, uno de los argumentos en los que se apoyan es en las excesivas funciones que se autoasigna la Junta y la forma en cómo había desarrollado uno de sus principales encargos : la propuesta de oficios en los que intervenía más de una secretaria, con el fin de que recayese en la persona más « apta y proporcionada ». Cuando Floridablanca pierde la gracia real sólo conocíamos hasta el momento un « juicio político » al secretario de Estado a causa de la malversación de fondos en la construcción del Canal Imperial de Aragón. El trabajo de Francisco Andújar, no obstante, permite conocer un « segundo juicio político », seguido a partir de una pieza acusatoria que tiene como motivo central el abuso de autoridad presuntamente cometido por haber instituido la Junta de Estado como un órgano que mermaba competencias a los tradicionales Consejos de la monarquía así como por la forma en que se realiza la provisión de los principales oficios públicos de la Monarquía. Floridablanca se defendió bien de la acusación relativa a que la Junta era el edificio institucional que hacía posible el autoritarismo ministerial en detrimento de la potestad real y de su capacidad para disponer libremente. Pero no le fue tan fácil poder demostrar que una parte de los oficios públicos entregados a hombres preparados los había puesto en manos de clientes. Ciertamente, ni pensó ni pretendió limitar las libertades del rey, pero no concedió las mismas opciones a sus opositores políticos ; y ese era un juego arriesgado dentro de un marco en el que, desde hacía más de dos decenios, había claramente definidas dos formas de gobierno para servir lo mejor posible al rey. Floridablanca en el Memorial hace una prolija relación de las personas que componen los múltiples filamentos de la tela de araña que le permitió llevar a cabo sus planes de gobierno. Ya fuese por razones de patronazgo, de parentesco, de amistad, de paisanaje, de coincidencia con el pensamiento y la gestión de Floridablanca, es necesario no quedarnos exclusivamente con la parte notada del grupo que apoya al ministro ; antes bien, hay que extender el conocimiento a todos los que se asocian a las ideas de quien pudo ser su patrono o simplemente un político que convencía por sus propuestas. Por tanto para comprender su gestión no podemos olvidar, y será preciso calibrar en futuros trabajos, la aportación de obispos y de una parte importante del clero regular, nobles y caballeros, militares, diplomáticos, magistrados, intendentes, gobernadores, corregidores, arquitectos, científicos, regidores, financieros, comerciantes, o particulares. Cuestión, que en nada pretende ocultar prácticas de nepotismo y favor que estuvieron presentes en la acción política de Moñino.

  • 37  Thane (ed.), 2005; Gourdon, 2000; Ottoway, 2004; Troyansky, 1989; García González (ed.), 2005 y Du (...)

25Si el conflicto entre facciones es una de las causas de la destitución de Floridablanca, su reconocimiento como hombre con capacidad para efectuar dictámenes de naturaleza política no se le va a negar después de salir del gobierno. En la Murcia de comienzos del siglo xix, que es dónde discurre una etapa de su vida sobe la que los historiadores no tenemos mucho conocimiento, tuvo lugar en 1804 una algarada estudiantil o « sublevación de los manteístas » del Colegio-Universidad de San Fulgencio. Esta « muchachada estudiantina » como la define el propio Floridablanca, es magníficamente analizada por Cayetano Más y su aportación nos sugiere una cuestión de sumo interés como es la influencia de los ciclos vitales del hombre en su intervención en asuntos políticos ; o lo que es lo mismo, cómo actúa el político en las diversas etapas de la vida. Durante la época moderna, la edad —una construcción social y cultural pero con indudable influencia sobre la vida y la actividad humana— adquiere una dimensión importante tendiéndose a asociar la vejez con una imagen de debilidad física, mental y social que conduce irremisiblemente hacia posiciones conservadoras ; en ocasiones, bien alejadas de lo practicada en etapas de juventud y plenitud37. El anciano Moñino, con setenta y siete años cuando el Consejo de Castilla le pide que redacte un informe sobre la revuelta estudiantil, aprovecha la circunstancia para dejar constancia de que las mismas reformas por las que él había abogado cuarenta años atrás cuando era fiscal y estaba en marcha la renovación de los planes de estudios de las universidades de Alcalá y de Granada, las encuentra demasiado avanzadas en la coyuntura de 1805. En consecuencia, propone la modificación de unas propuestas que ya no comparte y que él mismo recorta alejándose de principios reformistas e ilustrados con los que había estado plenamente de acuerdo tiempo atrás. Para Floridablanca, San Fulgencio debía ser menos jansenista, la libertad de cátedra de sus profesores habría de ser recortada, el plan de enseñanza debía de ajustarse a las propuestas de la escolástica, convirtiéndose en seminario clerical el hasta entonces Colegio-Universidad.

  • 38  Herrera Guillén, 2007.

26Edad y pensamiento también son inseparables de la última actuación estelar en política de Floridablanca. Recluido en una celda del convento de los franciscanos de Murcia preparaba el viejo ex ministro el ánimo y el cuerpo para encontrarse con Dios cuando le sorprendió, entre marzo y mayo de 1808, la abdicación de Carlos IV en su hijo Fernando VII, la devolución inmediata de la Corona por parte de éste a su padre que había pactado la cesión del trono a favor de Napoleón, quien finalmente designa como nuevo rey de España a su hermano José. Moñino, rehabilitado por una real resolución de 28 de marzo de 1808, decide volver a la política y es nombrado dos meses más tarde vocal de la Junta Suprema de Murcia, desde la que propone la reunión de las Juntas Provinciales en una sola Junta Suprema Central que represente la autoridad que legítimamente corresponde a Fernando VII. El dilema entre « retirarse a su casa y celda para cuidar de su alma, y qué es lo que más le urge, estando en los ochenta años de su edad » o volver a ser un político influyente y próximo al rey, como se desea por parte del círculo más próximo al Príncipe de Asturias, se resolverá en pleno verano de 1808. Así, el 14 de agosto, cuando la Junta Suprema de Murcia lo propone como uno de sus vocales para formar parte de la Junta Suprema Central, comienza su última y breve etapa como hombre político que le conducirá, el 25 de septiembre y por decisión de los representantes de la Suprema reunidos en Aranjuez, a presidir este órgano que asume la representación del rey ausente. El cuerpo del político se ha impuesto, pues, al cuerpo del anciano. Lo que hace el presidente de la Junta Suprema Central en sus postreros cien días, lo analiza Gérard Dufour. Convenimos con él en que la actuación de Floridablanca se orienta hacia dos fines : poner dique a la anarquía en la que está envuelta la España que se ha levantado contra el invasor francés y proponer medidas de corte conservador, especialmente favorables a los intereses de la Iglesia. Medidas que chocarán de pleno con la orientación mucho más renovadora, que toman los representantes liberales que forman parte de la Junta. Si en ella Floridablanca tiene encaje, se debe a su condición de ilustre, de referente cívico y moral, pues no es considerado como el político que por su ideología sea capaz de transformar las instituciones antiguoregimentales en los nuevos órganos políticos que quieren establecer los indecisos liberales38.

  • 39  Álvarez de Miranda, 1992.

27Dentro de la ecuación que forman los principios culturales y políticos Reformismo-Ilustración-Liberalismo, la última condición es obvio que no se le puede atribuir a Floridablanca, aunque viva e incluso aparezca como un extraño actor en los inicios de la difícil implantación del liberalismo en España. Ahora bien, los otros dos fustes esenciales, difícilmente se podrá rebatir que son ajenos a Floridablanca, y casi siempre se encuentran presentes en cualquier análisis que se efectúe de su actuación política. Se puede concluir, y la mayor parte de los estudiosos del objeto histórico Floridablanca coinciden, en que es mucho más reformista que ilustrado, pero parece muy arriesgado desvincularlo plenamente del gran movimiento cultural de su siglo y específicamente de la Ilustración española, pues la misma acoge tanto a los que desde el reformismo avanzarán hacia el liberalismo, como a los que retrocederán en sus posiciones renovadoras del viejo cuerpo antiguo regimental. Conceptos e ideas, expresadas a través del léxico39, cuya frecuencia e intensidad de uso habremos de medir en estudios futuros. Ilustración, razón, felicidad, educación, utilidad, ciencia, experimento, conocimiento, dudas sobre la costumbre, (algo de) tolerancia, perfectibilidad… aparecen en los escritos de Floridablanca y orientan su gestión, aunque con más vigor al principio de su participación en la vida pública. No es un gran productor de ideas, pero si es un gran consumidor de propuestas de las luces española, que adapta al marco político en función de las necesidades o fines de la Monarquía. Y, precisamente, este es el gran éxito de las ideas que salen de los escritos y llegan al mundo real, aunque sean aminoradas respecto a cuando eran pensamiento. En suma, las ideas no fueron fenómenos latentes, sino manifiestos, activos, recipientes de los que extraer argumentos y medios para adelantar obstáculos y atrasos que ralentizaban la reforma del viejo cuerpo antiguoregimental, y llegar adonde pretendía Floridablanca : « restituir esta gran monarquía y elevarla a aquel grado de fuerza y esplendor que tuvo en sus tiempos más felices ».

28Antonio Mestre, uno de los más destacados conocedores de la Ilustración española, al referirse a los juicios que sobre la Ilustración que hace Immanuel Kant en la revista Berlinische Monatschrift, destaca que son los gobiernos quienes dirigen, y aun controlan, el caudal de ideas que proporcionan las Luces, poniéndolas al servicio de fines estatales. Por ello se puede afirmar que el siglo xviii no es una « época ilustrada », sino una época de ilustración encontrándonos, en suma, ante una « Ilustración tutelada ». Lo que queda por dirimir y discutir ampliamente es si la tutela fue positiva o negativa. Aceptar las ideas ilustradas como recipiente del que extraer recursos para solucionar problemas resulta, como venimos diciendo, más positivo que negativo ; máxime cuando todavía hoy, pasados más de dos siglos, como indica Tzventan Todorov, las ideas de la Ilustración « pueden ayudarnos a vivir mejor ». Si hoy continúan siendo validas, cuánto no más sirvieron para mejorar los aspectos de un viejo cuerpo político que, precisamente, lo último era lo único que no estaba dispuesto a cambiar, y que permitía, convivía y se sentía atraído por la Ilustración, siempre que la misma no pusiera en tela de juicio el carácter absoluto del gobierno. Sólo cuando éste es puesto en entredicho, surge —como prueba suficientemente Antonio Mestre— durante el mandato de Floridablanca el control o la tutela sobre el pensamiento. De ahí que lo que propugna Floridablanca sea un absolutismo ilustrado y no una ilustración liberal. De tal modo, que al final muchos nos entendemos en torno al objeto histórico Floridablanca. Éste es un político, un reformista, que utiliza con carácter continuista y práctico el gran caudal de pensamiento que aporta la Ilustración —fundamentalmente la cristiana— para hacer del siglo, un siglo mejor para toda la sociedad, aunque sin cambiar, en lo esencial, su modelo organizativo.

  • 40  López Cordón, 2003 y Fernández Díaz, 2002 y 2007.

29Al hacer balance sobre el pasado y presente de Floridablanca como objeto de la Historia, nuestra opinión sobre el hombre político, en virtud de lo expresado por buena parte de los trabajos historiográficos desarrollados sobre su actividad, viene a coincidir con lo expuesto recientemente por María Victoria López Cordón y Roberto Fernández40 acerca de la historiografía del siglo xviii y los reformadores de la centuria ilustrada. Floridablanca participa en el proceso de regeneración y racionalización « intencionada » de la sociedad con el fin de que ese progreso « moderado y gradualista », aunque haga posible que la corroída sociedad de órdenes (Fernández la llama tardofeudal) se mantenga en pie, lo haga con menos incidencia en el privilegio de la sangre o cuna y un mayor grado en la felicidad pública. Por tanto, José Moñino es un reformista, convencido de la validez de la reformas para mejorar el mundo en el que ha nacido y vive ; pero no dispuesto a traspasar el conjunto de seleccionados principios políticos e ideas ilustradas que estima necesarias para restaurar el prestigio de la Monarquía en cuanto Estado y de la sociedad en cuanto conjunto de súbditos del rey que tienen derecho a que mejore la situación económica, a disponer de nuevas instituciones culturales y científicas, a que el privilegio no impere como único principio que otorga posibilidades para desempeñar funciones de relieve dentro del orden social o restrinja la posibilidad de ejercer oficios útiles dentro del mismo.

  • 41  Koselleck, 1993 y 2004.

30Ahora bien, el crecimiento de trabajos relativos al siglo xviii observado en los últimos veinticinco años, no se corresponde con el de los estudios sobre Floridablanca. Campomanes, Jovellanos y otros hombres de gobierno han sido claramente preferidos al murciano. Y en ello parece haber pesado más el interés del historiador que la relevancia del político. No se comprende muy bien que quien dedicó de forma ininterrumpida veintiséis años a la gobernación de la Monarquía Hispánica (de los cuales dieciséis situado por Carlos III al timón del gobierno) no haya recibido, cuanto menos y por exclusivo interés historiográfico, atención similar a la dispensada a Carvajal, Ensenada, Aranda, Gálvez o Godoy. Un gobernante de este calibre no parece que pueda ni deba quedar al albur de modas historiográficas o preferencias de la Historia hacia políticos por el brillo de sus escritos e ideas « más que por la práctica de la tarea de gobierno ». A la postre, razón capital del ser político y verdadero termómetro para conocer lo que se hizo, cómo se hizo, lo que se pudo hacer y no se ejecutó, o qué razones frenaron al político para que no se hiciese, y todo ello cómo lo recibió una sociedad o comunidad que, a la postre, sufría o se beneficiaba de la toma de decisiones. No creemos que futuras investigaciones sean capaces de arrojar sombras sobre su pertenencia a una generación de reformistas, que quiso cambiar el estado de la Monarquía desde arriba, a través de controladas y concisas medidas que no perseguían mudanzas ni en el sistema social ni en el político. Pero no por ello, se puede renunciar a que los gobernantes reformistas, comenzando por Floridablanca, sean analizados nuevamente —enorme ventaja la de la Historia que puede aportar nuevos juicios o conclusiones— mediante estudios en los que los situemos en una nueva periodización histórica : la correspondiente con la noción de Sattlzeit41, o bien mediante el empleo de la « nueva historia política ». La parte más densa y de empaque de la gestión de José Moñino discurre durante el período de hondas mutaciones que tuvo lugar entre 1750 y 1850 —Sattlzeit—, momento en el que, supuestamente, se establecen las grandes coordenadas políticas, sociales e intelectuales de la modernidad y aunque insistimos en que Floridablanca no es un hombre de esa modernidad, lo cierto es que convive y coexiste con rasgos de ella, a la que unas veces combate y en otras se aproxima con cautela. Con todas las limitaciones que ello conlleva no debemos dejar de valorar este período de modernización de la sociedad europea, y por ende de la española, que no era el fin principal de Floridablanca, pero cuyos cambios y los aportados por otros reformistas, abrieron un camino hacia« expectativas de futuro » —fase que precede a la realidad como ha indicado R. Koselleck—, desde luego muy diferentes a las de comienzos del siglo xviii.

31Por otra parte, y tras volver la historia política a ser aceptada como una de las temáticas fundamentales que compete a la Historia, sería conveniente revisar la actuación de Floridablanca mediante las propuestas de la, en su momento, denominada « nueva historia política ». Lleva entre nosotros ya casi una veintena de años, y todavía la generación de historiadores que seguimos la propuesta de los Annales, o bien los que aplicaron el método del materialismo, por lo general, la vemos con reticencia. Si consideramos asépticamente su proyecto de análisis y los objetivos que pretende, veremos que es tan interesante como la historia social o la cultural. René Rémond ha sostenido, y no le falta razón, que la política es una práctica y una « realidad social », una historia que irradia sobre el resto de las actividades humanas e incide sobre el destino de los pueblos y de los individuos. Además es un campo de la historia, que, como ocurre con otros, no ha dudado en conectar con la sociología, la antropología política, la lingüística, la jurisprudencia, las relaciones internacionales… con el fin de perfilar mejor los conocimientos sobre lo político. Esta « nueva » historia política guarda en su seno interesantes líneas de investigación, como por ejemplo quiénes forman las élites políticas y las formas mediante las que se accede a ellas, el modo de estructurar el gobierno, el mecenazgo, las relaciones entre familia y poder, el pensamiento de los políticos, la fabricación de los discursos, los programas políticos y las ideologías que los sustentan, la actitud de los gobernados y los estados de opinión ante las decisiones de los gobernantes, conductas y motivaciones de los de seguidores y detractores de los políticos, los símbolos que sirven a los políticos para ser identificados por los gobernados, la creación de identidades nacionales… Si las tenemos en cuenta y las aplicamos a lo que ya sabemos sobre Floridablanca en cuanto político, podremos conocer mucho mejor, entre otros, aspectos de su trayectoria pública hasta ahora un tanto difusos como, fundamentalmente, la élite que le apoya en su entrada en política primero y en su promoción después ; la dimensión de la red de patronazgo en la que inicialmente se integra (en concreto el cada vez más nítido apoyo que recibe por parte de Grimaldi, su verdadero protector desde 1766) y luego dirige, y en las que va a conceder un destacado y preferencial papel a la familia y a los intermediarios políticos que la monarquía ha ido situando en provincias ; o las sucesivas etapas por las que pasa su popularidad en razón del mayor o menor aprecio que le demuestra la opinión pública, tan variable que igual que le detesta el año 1792 tras dieciséis años como principal gobernante, en 1808, octogenario y teniendo Floridablanca como principal cometido preparase para la buena muerte, lo recupera y vuelve a colocar al frente de los destinos de la España de liberales españoles que se oponen a la España constitucional de José Bonaparte. Y no precisamente por su pensamiento, sino porque era la autoridad que desesperadamente necesitaba un país sin reyes y sin referentes que le mereciesen su confianza. En fin, hechos que irradian de Floridablanca y de las personas con él relacionadas hasta llegar a la práctica política ; y a la inversa, desde la realidad política influyen o motivan a Floridablanca y a quienes le acompañan en la función de gobernar, y que han de servir para comprender desde lo político la realidad global de España entre 1760 y 1808.

Haut de page

Bibliographie

Des DOI (Digital Object Identifier) sont automatiquement ajoutés aux références par Bilbo, l'outil d'annotation bibliographique d'OpenEdition.
Les utilisateurs des institutions abonnées à l'un des programmes freemium d'OpenEdition peuvent télécharger les références bibliographiques pour lesquelles Bilbo a trouvé un DOI.
Format
APA
MLA
Chicago
Le service d'export bibliographique est disponible pour les institutions qui ont souscrit à un des programmes freemium d'OpenEdition.
Si vous souhaitez que votre institution souscrive à l'un des programmes freemium d'OpenEdition et bénéficie de ses services, écrivez à : access@openedition.org.

Albiñana, Salvador (1988), Universidad e Ilustración. Valencia en la época de Carlos III, Valencia.

Alcázar Molina, Cayetano (1923), La responsabilidad en la Historia de España, Madrid.

Alcázar Molina, Cayetano (1929), El conde de Floridablanca (Notas para su Estudio), Madrid.

Alcázar Molina, Cayetano (1934), Los hombres del Despotismo Ilustrado en España. El Conde de Floridablanca. Su vida y su obra, Madrid.

Alcázar Molina, Cayetano (1953), « España en 1792. Floridablanca. Su derrumbamiento del gobierno y sus procesos de responsabilidad política », Revista de Estudios Políticos, 71, pp. 93-138.

Alcázar Molina, Cayetano (1955), « Ideas políticas de Floridablanca. Del despotismo ilustrado a la Revolución francesa y Napoleón (1766-1808) », Revista de Estudios Políticos, 79, pp. 35-66.

Álvarez De Miranda, Pedro (1992), Palabras e ideas, el léxico de la Ilustración temprana en España (1680-1760), Madrid.

Aróstegui, Julio (2004), La historia vivida. Sobre la historia del presente, Madrid.

Castellano, Juan Luis (2006), Gobierno y poder en la España del siglo xviii, Granada.

Conde de Fernán-Núñez (1898), Vida de Carlos III (2 vols.) Alfred Morel-Fatio y Antonio Paz y Meliá (eds.), Madrid.

Cummins, Light Townsend (1992), Spanish observers and the American Revolution, 1775-1783, Baton Rouge (LA).

Cummins, Light Townsend (2006), « The Galvez family in Spanish participation in the independence of the United States of America », Revista Complutense de Historia de América, 32, pp. 179-196.

Format
APA
MLA
Chicago
Le service d'export bibliographique est disponible pour les institutions qui ont souscrit à un des programmes freemium d'OpenEdition.
Si vous souhaitez que votre institution souscrive à l'un des programmes freemium d'OpenEdition et bénéficie de ses services, écrivez à : access@openedition.org.

Dawson, Frank Griffith (1998), « The Evacuation of the Mosquito Shore and the English Who Stayed Behind, 1786-1800 », The Americas, 55, pp. 63-89.
DOI : 10.2307/1008294

Delgado Ribas, Josep Maria (1987), « América en la teoría y praxis política de José Moñino y Redondo, conde de Floridablanca », Hacienda Pública Española, 108-109, pp. 133-146.

Delgado Ribas, Josep Maria (1989), « Floridablanca y el planteamiento de la política agraria de Carlos III », en Estructuras agrarias y reformismo ilustrado en la España del siglo xviii, Madrid, pp. 639-661.

Domínguez Ortiz, Antonio (1976), Sociedad y Estado en el siglo xviii español, Barcelona.

Domínguez Ortiz, Antonio (1988), Carlos III y la España de la Ilustración, Madrid, 1988.

Domínguez Ortiz, Antonio (2000), España. Tres milenios de Historia, Madrid.

Dubert García, Isidro, Andrade Cernadas, José Miguel y Hernández Borge, Julio (coords.) (2006), « Vejez y Envejecimiento en Europa Occidental », número monográficode Semata. Ciencias Sociais e Humanidades, 18.

Egido, Teófanes y Pinedo, Isidoro (1994), Las causas « gravísimas » y secretas de la expulsión de los jesuitas por Carlos III, Madrid.

Fernández Díaz, Roberto (1998), « Antonio Domínguez Ortiz : la Historia como pasión », Revista de Historia Jerónimo Zurita, 73, pp. 133-182.

Fernández Díaz, Roberto (2002), « Historiografía y sociedad », en Àngels Santa (ed.), Jaume Magre en el record, Lleida, pp. 226-264.

Fernández Díaz, Roberto (2007), « Balance historiográfico sobre el siglo xviii en España (1985-2005) », en José Antonio Munita Loinaz y José Ramón Díaz de Durana Ortiz de Urbina (eds.), XXV años de Historiografía Hispana (1980-2004), Bilbao, pp. 157-214.

Floridablanca, conde de, Obras originales del conde de Floridablanca y escritos referentes a su persona, Antonio Ferrer del Río (ed.), Madrid, 1867.

Floridablanca, conde de, Escritos políticos. La Instrucción y el Memorial, Joaquín Ruiz Alemán (ed.), Murcia, 1982.

Format
APA
MLA
Chicago
Le service d'export bibliographique est disponible pour les institutions qui ont souscrit à un des programmes freemium d'OpenEdition.
Si vous souhaitez que votre institution souscrive à l'un des programmes freemium d'OpenEdition et bénéficie de ses services, écrivez à : access@openedition.org.

Formisano, Ronald P. (2001), « The Concept of Political Culture », Journal of Interdisciplinary History, 31 (3), pp. 393-426.
DOI : 10.1162/002219500551596

Format
APA
MLA
Chicago
Le service d'export bibliographique est disponible pour les institutions qui ont souscrit à un des programmes freemium d'OpenEdition.
Si vous souhaitez que votre institution souscrive à l'un des programmes freemium d'OpenEdition et bénéficie de ses services, écrivez à : access@openedition.org.

Gago, Ramón (1988), « The New Chemistry in Spain », Osiris (2.ª serie), 4, pp. 169-192.
DOI : 10.1086/368677

García González, Francisco (ed.) (2005), Vejez, envejecimiento y sociedad en España, siglos xvi-xxi, Cuenca.

Gil Pujol, Francisco Xavier (1995), « La historia política de la Edad Moderna europea, hoy : progresos y minimalismo », en Carlos Barros (coord.), A historia a debate. Actas del Congreso Internacional [Santiago de Compostela, 7-11 de julio de 1993] (4 vols.), Santiago de Compostela, vol. 3, pp. 195-208.

Giménez López, Enrique (1997), « “La extirpación de la mala doctrina” : los primeros pasos para la extinción de la Compañía de Jesús », en Enrique Martínez Ruiz y Magdalena de Pazzis Pi Corrales (coords.), Dogmatismo e intolerancia, Madrid, pp. 257-274.

Giménez López, Enrique (coord.) (2002), Y en el tercero perecerán. Gloria, caída y exilio de los jesuitas españoles en el siglo xviii : estudios en homenaje al P. Miquel Batllori i Munné, Alicante.

Giménez López, Enrique (2008), Misión en Roma. Floridablanca y la extinción de los jesuitas, Murcia.

Gourdon, Vincent (2000), Histoire de grands-parents, París.

Guerra, François-Xavier (1990), « Pour une nouvelle histoire politique : acteurs sociaux et acteurs politiques », en Structures et cultures des sociétés ibéro-américaines. Au-delà du modèle socio-économique, Burdeos, pp. 245-260.

Hernández Franco, Juan (1984 a), « Currículum del conde de Floridablanca para conseguir el puesto de fiscal en el Consejo de Castilla », Anales de la Universidad de Murcia, 44, pp. 251-269.

Hernández Franco, Juan (1984 b), « Gestión político económica de Floridablanca respecto a Cataluña », en Primer Congrés d’História Moderna de Catalunya, Barcelona, pp. 251-269.

Hernández Franco, Juan (1985), « Relaciones entre Cabarrús y Floridablanca durante la etapa de aquél como director del Banco Nacional de San Carlos (1782-1790) », Cuadernos de Historia Moderna y Contemporánea, 6, pp. 81-92.

Hernández Franco, Juan (1986), « Diplomacia y diplomáticos a través de la correspondencia reservada de sus embajadores con Floridablanca », Contrastes, 2, pp. 121-139.

Hernández Franco, Juan (1989 a), « Una alternativa al organigrama de las relaciones exteriores de España durante el siglo xviii : El acercamiento a Rusia », en Manuel Ardit Lucas yVincent Olmos i Tamorit (coord.), Homenatge al Doctor Sebastià García Martínez (3 vols.) Valencia, vol. 3, pp. 51-60.

Hernández Franco, Juan (1989 b), « Del Tercer Pacto de Familia al Tratado de Aranjuez. Afirmación de la separación exterior respecto a Francia », en Estado y Fiscalidad en el Antiguo Régimen, Murcia, pp. 193-210.

Hernández Franco, Juan (1990 a), « Historiografía de historia diplomática y de las relaciones internacionales durante el reinado de Carlos III », Hispania, 50, pp. 1.173-1.189.

Hernández Franco, Juan (1990 b), « Concepción y análisis de las relaciones internacionales de España durante el reinado de Carlos III. La interpretación de Floridablanca », en Actas del Coloquio Internacional Carlos III y su Siglo (2 vols.), Madrid, vol. 2, pp. 225-241.

Hernández Franco, Juan (1990-1991), « El gobierno español ante la independencia de los Estados Unidos. Gestión de Floridablanca (1777-1783) », Anales de Historia Contemporánea, 8, pp. 162-185.

Hernández Franco, Juan (2008), « Cayetano Alcázar Molina : profesor de la Universidad de Murcia e historiador de Floridablanca », en Cayetano Alcázar Molina, Los hombres del despotismo ilustrado en España. El conde de Floridablanca. Su vida y su obra, Murcia (ed. facsímil de 1934), pp. 1-39.

Herr, Richard (1964), España y la revolución del siglo xviii, Madrid.

Herrera Guillén, Rafael (2007), Las indecisiones del primer liberalismo español. Juan Sempere y Guarinos, Madrid.

Iggers, Georg G. (1998), La ciencia histórica en el siglo xx, Barcelona.

Koselleck, Reinhart (1993), Futuro pasado. Contribución a la semántica de los tiempos históricos, Barcelona.

Koselleck, Reinhart (2004), « Historia de los conceptos y conceptos de historia », Ayer, 53 (1), pp. 27-45.

Lafuente, Modesto (1850-1967), Historia General de España (30 vols.), Madrid.

Lafuente, Modesto (2002), Historia general de España desde los tiempos más remotos hasta nuestros días. Discurso preliminar, Juan-Sisinio Pérez Garzón (ed.), Pamplona.

López Cordón, María Victoria (2003), « Las reformas de Carlos III : tendencias y balance », en Enrique Martínez Ruiz, Magdalena de Pazzis Pi Corrales, Enrique Villalba y David García Hernán (coords.), Dos monarquías en la Europa de la Ilustración : Carlos III de España y Gustavo III de Suecia, Madrid, pp. 399-416.

López Piñero, José María (1988), « Juan Bautista Bru (1740-1799) and the Description of the Genus Megatherium », Journal of the History of Biology, 21, pp. 147-163.

López Vela, Roberto (2004), « De Numancia a Zaragoza : la construcción del pasado nacional en las historias de España del ochocientos », en Ricardo García Cárcel (coord.), La construcción de las historias de España, Madrid, pp. 195-298.

Menéndez Pelayo, Marcelino (1978), Historia de los heterodoxos españoles, Madrid (1.a ed. 1880-1882).

Format
APA
MLA
Chicago
Le service d'export bibliographique est disponible pour les institutions qui ont souscrit à un des programmes freemium d'OpenEdition.
Si vous souhaitez que votre institution souscrive à l'un des programmes freemium d'OpenEdition et bénéficie de ses services, écrivez à : access@openedition.org.

Merritt, Eli (1991), « Sectional Conflict and Secret Compromise: The Mississippi River Question and the United States Constitution », The American Journal of Legal History, 35, (2), pp. 117-171.
DOI : 10.2307/845714

Molina Cortón, Juan (2005), « Carvajal y Floridablanca. Paz, equilibrio y reformismo entre las “diplomacias posibles” del siglo xviii español », en Agustín Guimerá Ravina y Víctor Peralta Ruiz (coords.), El equilibrio de los imperios : de Utrecht a Trafalgar, Madrid, pp. 208-224.

Moya, Eugenio (2006), « El conocimiento como institución social : la ciencia en la España de Floridablanca », Revista de Hispanismo Filosófico, 11, pp. 71-90.

Ottoway, Susannah R. (2004), The Decline of Life. Old age in Eighteenth Century England, Cambridge.

Ozanam, Didier (1998), Les diplomates espagnols du xviiie siècle. Introduction et répertoire biographique (1700-1808), Madrid-Burdeos.

Palop Ramos, José Miguel (2004), « La militarización del orden público a finales del reinado de Carlos III : la Instrucción de 1784 », Revista de Historia Moderna, 22, pp. 453-486.

Pradells Nadal, Jesús (1992), Diplomacia y comercio : la expansión consular española en el siglo xviii, Alicante.

Pradells Nadal, Jesús (1995), « Familia, élites y administración : los cónsules españoles del siglo xviii », en Juan Hernández Franco (ed.), Familia y poder : sistemas de reproducción social en España : (siglos xvi-xviii), Murcia, pp. 165-184.

Pradells Nadal, Jesús (1998), « Información y comercio : los cónsules españoles del siglo xviii » en Economía marítima. Actas de los XIII Encuentros de Historia y Arqueología, San Fernando, pp. 83-102.

Quintanilla, Joaquín F. (1999), Naturalistas para una corte ilustrada, Aranjuez.

Rémond, René (dir.) (1988), Pour une histoire politique, París.

Rémond, René (2004), « La tendencia de la Historia Contemporánea en Francia », en Benoît Pellistrandi, René Rémond, Susana Sueiro y Javier Tusell (ed.), Hacer la historia del siglo xx, Madrid, pp. 19-24.

Ricœur, Paul (1995), Tiempo y narración (2 vols.), México.

Rivera García, Antonio (2002), « Floridablanca y los conceptos fundamentales del “Ius Gentium Europaeum” », Cuadernos Dieciochistas, 3, pp. 57-94.

Rodríguez Cancho, Miguel (2003), « El Despotismo Ilustrado en España », en Enrique Martínez Ruiz, Magdalena de Pazzis Pi Corrales, Enrique Villalba y David García Hernán (coords.), Dos monarquías en la Europa de la Ilustración : Carlos III de España y Gustavo III de Suecia, Madrid, pp. 91-111.

Rumeu de Armas, Antonio (1962), El testamento político de conde de Floridablanca, Madrid.

Samper Cortés, Ana (2001), « Un acercamiento al proceso de extinción de la Compañía de Jesús a través de la correspondencia diplomática del conde de Mahony, embajador español en Viena », Revista de Historia Moderna, 19, pp. 431-450.

Samper Cortés, Ana (2002), « Un acercamiento al proceso de extinción de la Compañía de Jesús a través de la correspondencia diplomática del conde de Mahony », en Enrique Giménez López (ed.), Y en el tercero perecerán. Gloria, caída y exilio de los jesuitas españoles en el siglo xviii. Estudios en homenaje al P. Miquel Batllori i Munné, Alicante, pp. 383-406.

Sellés, Manuel, Peset, José Luis y Lafuente Antonio (comps.) (1988), Carlos III y la ciencia de la Ilustración, Madrid.

Sirinelli, Jean-François (1993), « El retorno de lo político », Historia Contemporánea, 9, pp. 25-36.

Sirinelli, Jean-François (1998), « De la demeure à l’agora. Pour une histoire culturelle du politique », en Serge Berstein y Pierre Milza (dirs.), Axes et méthodes de l’histoire politique, París, pp. 385-386.

Stein, Steve y Stein, Barbara H. (2003), Apogee of Empire. Spain and New Spin in the Age of Charles III,1759-1789, Baltimore (MD).

Thane, Pat (ed.) (2005), A history of Old Age, Los Angeles.

Troyansky, David G. (1989), Old Age in the Old Regime, Image and Experience in Eighteenth-Century France, Ithaca-Nueva York.

Valera Candel, Manuel (2008), Proyección internacional de la ciencia ilustrada española, Murcia.

Vandermeer, Philip R. (1979), « The new political history: progress and progress and proprects », en Georg G. Iggers y Harold T. Parker (eds.), International Handbook of Historial Studies. Contemporany Research and Theory, Westport (CT), pp. 87-108.

Veiga Alonso, Xosé Ramón (2000), « Clientelismo e historia política : algunas puntualizaciones sobre viejos temas », Spagna contemporanea, 18, pp. 91-108.

Veiga Alonso, Xosé Ramón (2004), « Clientelismo y estrategias de reproducción social en la crisis del Antiguo Régimen », Trienio : Ilustración y liberalismo, 43, pp. 65-95.

Villa García, Roberto (2005), « El conde de Floridablanca y las relaciones hispanorrusas a finales del siglo xviii », en Agustín Guimerá Ravina y Víctor Peralta Ruiz (coords.), El equilibrio de los imperios : de Utrecht a Trafalgar, Madrid, pp. 225-234.

Villalba Pérez, Enrique (2003), Consecuencias educativas de la expulsión de los jesuitas de Madrid, Madrid.

Haut de page

Notes

1  Ricœur, 1995; Koselleck, 1993 y Aróstegui, 2004.

2  Conde de Fernán-Nuñez, 1898, vol. 2, p. 37.

3  Lafuente, 2002, y López Vela, 2004, pp. 196-209.

4Lafuente, 1850-1967, t. xx, p. 275 (el subrayado es mío).

5  Ibid., t. xxvi, p. 116.

6  Floridablanca, Obras originales.

7  Ibid., p. xlv.

8  Menéndez Pelayo, 1978, pp. 1.089-1.091 y 1.095-1.096.

9  Rodríguez Cancho, 2003.

10Alcázar Molina, 1923.

11  Hernández Franco, 2008, pp. i-xxix.

12Alcázar Molina, 1929, 1934, 1953 y 1955.

13  Herr, 1964, pp. 197-221.

14Rumeu de Armas, 1962, pp. 13-20.

15  Fernández Díaz, 1998 y 2002.

16  Domínguez Ortiz, 1976.

17  Domínguez Ortiz, 1988, pp. 97-101.

18  Domínguez Ortiz, 2000, p. 106. El subrayado es mío.

19  Floridablanca, Escritos políticos, pp. 9-91.

20  Iggers, 1998, pp. 24-33.

21  Hernández Franco, 1984 a; 1984 b; 1985; 1986; 1989 a; 1989 b; 1990 a; 1990 b y 1990-1991.

22  Egido y Pinedo, 1994; Villalba Pérez, 2003 y Giménez López (coord.), 2002.

23  Giménez López, 1997 y Samper Cortés, 2001 y 2002, pp. 383-406.

24  Albiñana, 1988.

25  Delgado Ribas, 1987 y 1989 y Stein y Stein, 2003.

26  Sellés, Peset y Lafuente (comp.), 1988; López Piñero, 1988; Gago, 1988; Quintanilla, 1999; Moya, 2006 y Valera Candel, 2008.

27  Rivera García, 2002.

28  Molina Cortón, 2005.

29  Pradells Nadal, 1992, 1995 y 1998, y Ozanam, 1998.

30  Villa García, 2005.

31  Cummins, 1992 y 2006; Merritt, 1991 y Dawson, 1998, pp. 63-89.

32  Rémond (ed.), 1988 y 2004; Vandermeer, 1979 y Gil Pujol, 1995.

33  Sirinelli, 1993 y 1998, y Formisano, 2001.

34  Guerra, 1990 y Veiga Alonso, 2000 y 2004.

35  Castellano Castellano, 2006.

36  Palop Ramos, 2004.

37  Thane (ed.), 2005; Gourdon, 2000; Ottoway, 2004; Troyansky, 1989; García González (ed.), 2005 y Dubert García, Andrade Cernadas y Hernández Borge (coords.), 2006.

38  Herrera Guillén, 2007.

39  Álvarez de Miranda, 1992.

40  López Cordón, 2003 y Fernández Díaz, 2002 y 2007.

41  Koselleck, 1993 y 2004.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Juan Hernández Franco, « Pasado y presente de Floridablanca como objeto de la Historia », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-2 | 2009, 163-186.

Référence électronique

Juan Hernández Franco, « Pasado y presente de Floridablanca como objeto de la Historia », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-2 | 2009, mis en ligne le 15 mai 2010, consulté le 15 septembre 2014. URL : http://mcv.revues.org/2900

Haut de page

Auteur

Juan Hernández Franco

Departamento de Historia Moderna, Facultad de Letras, Univesidad de Murcia

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org