Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

José María Blázquez Martínez, Claude Domergue et Pierre Sillières (dir.), La Loba (Fuenteobejuna, province de Cordoue, Espagne)

Almudena Orejas
p. 374-377
Référence(s) :

José María Blázquez Martínez, Claude Domergue et Pierre Sillières (dir.), La Loba (Fuenteobejuna, province de Cordoue, Espagne). La mine et le village minier antiques, Bordeaux, Institut Ausonius, 2002, 424 pp.

Texte intégral

1Sin duda la monografía sobre La Loba se convertirá en una referencia indispensable en las investigaciones sobre minería hispana republicana. La publicación de los muy esperados resultados de los trabajos arqueológicos desarrollados hace más de dos décadas en la mina cordobesa del Valle del Guadiato y en el poblado a ella vinculado vienen a completar las dispersas noticias conocidas hasta ahora gracias a los avances presentados en las obras de síntesis de C. Domergue de 1987 y 1990 y algunas breves noticias dadas a conocer en España por J. M. Blázquez.

2Pese a su mítica fama, la minería republicana de la Península Ibérica es, en realidad, bastante mal conocida, pero el panorama empieza ahora a mejorar gracias tanto a yacimientos ya conocidos, como El Centenillo, Diógenes o Cabezo Agudo, como a estudios más recientes sobre la Sierra de Cartagena, explotaciones granadinas, los diversos sectores de Sierra Morena y las minas meridionales de Extremadura. A ello hay que sumar otros trabajos incipientes, como es el caso de Sierra Menera.

3La publicación sobre La Loba presenta un esquema clásico de memoria de excavación que facilita la consulta de aspectos parciales del estudio del yacimiento: las ocupaciones anteriores a la romano-republicana (O. Kayser y C. Domergue), los restos detectados en superficie (C. Domergue), las estructuras descubiertas durante el proceso de excavación arqueológica y sus características constructivas (C. Domergue y P. Sillières) y el estudio de los materiales: monedas (F. Chaves y P. Otero), cerámicas (M. Passelac con la colaboración de V. Merle-Thirion y M. Picon), grafitos sobre cerámicas (P. Moret), ánforas (L. Benquet y F. Olivier), piezas metálicas y otros materiales (C. Domergue). Lógicamente, presenta la particularidad de detenerse en cuestiones más directamente ligadas a las actividades esenciales del poblado: la minería y la metalurgia. Así, los capítulos I (R. Hernando) y III (C. Domergue) permiten conocer las características geológicas y geomorfológicas del yacimiento, los metales extraídos en la Antigüedad y los resultados del reconocimiento parcial de los restos de la explotación. Tanto en la descripción del poblado como en el capítulo dedicado a los objetos metálicos se presta especial atención a los elementos del asentamiento que permiten caracterizar la explotación efectuada. Claude Domergue demuestra una vez más sus profundos conocimientos sobre la minería hispana y su acertada localización de problemas históricos de primer orden relacionados con ella. Para la elaboración de la obra se ha contado con la colaboración de catorce especialistas franceses y españoles.

4Los mismos responsables de la publicación insisten en los problemas esenciales que se detectan en su lectura: las dificultades para concluir la exploración de la mina antigua, la premura del final de los trabajos de campo —que impidió responder a algunos de los interrogantes planteados como la ubicación y las características del área principal de actividad metalúrgica— y las dificultades de la preparación de la memoria tras un largo período. Efectivamente, la publicación se resiente claramente de las dos décadas transcurridas entre la última campaña y la aparición de la obra. Por una parte, es evidente que la disgregación de los equipos que trabajaron sobre el terreno ha dificultado la síntesis sobre el poblado. No obstante, C. Domergue y P. Sillières han realizado un notable y visible esfuerzo por recuperar y coordinar datos de excavación elaborados por arqueólogos que no han participado directamente en la obra y cuya presentación traduce un desigual tratamiento de la información. Hay aspectos e interrogantes que por este motivo permanecen abiertos, en particular un estudio más preciso de la organización funcional del asentamiento (tema sobre el que se apuntan algunos rasgos, como la delimitación de unidades de habitación y trabajos coherentes), la excepcionalidad de la casa C I en el conjunto del poblado descubierto, la concentración de herramientas de hierro en ciertas estancias o la distribución de los hogares. Quedan igualmente planteadas dudas sobre las fases constructivas de La Loba —si bien es cierto que la ocupación republicana parece responder a un intervalo bien definido—, sobre la circulación en el poblado y en el interior de las casas y sobre el proceso de abandono. Por otra parte, la concepción de la excavación y del trabajo con los materiales ha cambiado considerablemente en ciertos aspectos. Se echan de menos, por ejemplo, análisis de distinto tipo: metalográficos, paleoambientales, faunísticos (sólo están someramente clasificados los restos del vertedero 410) o de los muy abundantes vestigios de carbones en distintos contextos del yacimiento (ya correspondan a combustibles, ya a materiales de construcción).

5Sin embargo, algunos capítulos se han beneficiado de este retraso, incorporando los resultados de estudios previos relacionados y las posibilidades de realización de algunos análisis. Es el caso de los dedicados al material cerámico de mesa y cocina y a las ánforas. El primero se limita a analizar una muestra del abundante material recuperado —hay por lo tanto un trabajo aún por hacer— y el segundo analiza el conjunto del material anfórico del yacimiento. En ambos casos se aprovechan las ventajas excepcionales de un registro homogéneo, cerrado y localizado cronológicamente con precisión. Indudablemente, uno de los puntos fuertes del yacimiento de La Loba es la presentación de materiales contextualizados, hecho que permite estudios no realizados hasta ahora en otros asentamientos republicanos ligados a la minería. Resulta evidente en el caso del numerario (que habitualmente ha de estudiarse a partir de hallazgos aislados o de colecciones en ocasiones de dudosa composición y origen), y de los objetos de metal, con un rico conjunto de herramientas de hierro y piezas de vajilla itálica de bronce de indudable interés. Se benefician de esta circunstancia los estudios sobre el material cerámico, llevando, por ejemplo, a los autores del capítulo sobre vajillas de mesa y cocina a matizar las diferencias entre la campaniense B y la denominada B-oide, y a los responsables del estudio sobre las ánforas a proponer la revisión de las cronologías de ciertas producciones (Dressel 2⁄4 itálicas y Dressel 7⁄11 hispanas) y de las tradicionales clasificaciones de las ánforas Dressel 1.

6En los últimos años, y en ocasiones casi simultáneamente a la aparición de esta publicación, se han dado a conocer algunos trabajos que contribuyen a un mejor conocimiento de la explotación de los afamados recursos mineros hispanos en los siglos ii y i a.C. Citemos, a modo de muestra, la síntesis de J. García Romero sobre la Minería y metalurgia en la Córdoba romana (Córdoba, 2002), los trabajos en curso sobre la minería en Sierra Morena Central (proyecto Sisapo de la Universidad Autónoma de Madrid), las investigaciones sobre minería ibera y romana en la Sierra Morena oriental (a cargo de investigadores de la Universidad de Jaén), sobre explotaciones republicanas en Sierra Nevada (Universidad de Granada) y en Extremadura (como Hornachuelos o Villasviejas del Tamuja). En el oriente de la Península hay también estudios en curso con resultados parciales en las zonas mineras próximas a Carthago Nova (Universidad de Murcia) y en Sierra Menera (Université de Toulouse-Le Mirail / Casa de Velázquez – SAET, Universidad de Teruel). A ellos hay que unir otras propuestas sobre puntos como la concepción del suelo provincial republicano o los problemas relacionados con el trabajo y la mano de obra. En la monografía sobre La Loba se recurre con frecuencia a datos sobre el poblamiento republicano bien en otras zonas mineras, bien en centros urbanos próximos a ellas, pero para evaluar adecuadamente el papel de los núcleos vinculados con la minería y la metalurgia sería importante tener en cuenta cómo está funcionando en términos generales el poblamiento rural coetáneo y así poder determinar las posibles peculiaridades.

7Sin duda, la publicación sobre la mina y el poblado de La Loba viene a enriquecer este panorama y a facilitar tanto una visión sintética como un mejor conocimiento de aspectos concretos. Por ejemplo, ante la constatación de contactos comerciales con el área campana del yacimiento cordobés, merece la pena revisar la relativa frecuencia de onomástica de origen campano documentada gracias a los lingotes marcados procedentes de las zonas mineras de Cartagena. Una mirada regional y la consideración conjunta de los datos hispanos en un contexto histórico más amplio permitirán, en los próximos años, abordar temas que quedan abiertos. Hay cuestiones parciales todavía presentadas de manera insatisfactoria, como la explicación de la intensa presencia de numerario en asentamientos vinculados a la minería pero que presentan composiciones y características distintas. Para el conjunto de Sierra Morena siguen planteados interrogantes sobre la aparente interrupción de la actividad minera en varios casos a principios del siglo i a.C. o sobre los supuestos movimientos migratorios relacionados con la demanda de mano de obra, apoyados con frecuencia en argumentos no definitivos (la presencia de monedas de diferentes cecas o la práctica de la realización de grafitos sobre cerámica, no documentada hasta ahora en este contexto geográfico). Desde la perspectiva más global de la minería republicana hispana nos seguimos preguntando sobre el régimen de la explotación, sobre las características sociales y jurídicas de la mano de obra, sobre la convivencia de la minería y la metalurgia con otras actividades, sobre estimaciones demográficas o sobre la participación de la población indígena y su grado de integración en estructuras romanas y la presencia de itálicos en las zonas de extracción. Como indican los mismos autores, es importante romper la asociación asumida entre el ritmo de las explotaciones y los episodios bélicos que marcaron la dominación de la Península Ibérica. En este sentido, es necesario tener presente la importancia de la articulación de distintas escalas espaciales y temporales e inscribir los estudios locales o parciales en las coordenadas de la explotación del suelo provincial en el período republicano.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Almudena Orejas, « José María Blázquez Martínez, Claude Domergue et Pierre Sillières (dir.), La Loba (Fuenteobejuna, province de Cordoue, Espagne) », Mélanges de la Casa de Velázquez, 34-1 | 2004, 374-377.

Référence électronique

Almudena Orejas, « José María Blázquez Martínez, Claude Domergue et Pierre Sillières (dir.), La Loba (Fuenteobejuna, province de Cordoue, Espagne) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 34-1 | 2004, mis en ligne le 11 décembre 2009, consulté le 27 juillet 2017. URL : http://mcv.revues.org/307

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org