Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Adeline Rucquoi, Aimer dans l’Espagne médiévale. Plaisirs licites et illicites

Paris, Les Belles-Lettres, 2008, 284 pages
Cristina Segura-Graíño
p. 284-286
Référence(s) :

Adeline Rucquoi, Aimer dans l’Espagne médiévale. Plaisirs licites et illicites, Paris, Les Belles-Lettres, 2008, 284 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 mai 2010.

1Adeline Rucquoi ha dedicado parte importante y valiosa de su producción a la Historia de Castilla en la Edad Media. La presente publicación versa sobre un tema tan importante como son las relaciones entre las personas, relaciones de amor y desamor. El tema es de actualidad y oportuno. Posiblemente, el título no es demasiado preciso, pues unir los términos España y medieval no es correcto. Además, en el contenido del libro se incluye el Reino de Portugal y Al-Andalus. En la Edad Media, la unidad geográfica dio lugar a una mayor relación entre los diversos reinos peninsulares, por ello, me parece muy adecuado introducirlos en el estudio, pero utilizar el término España es un anacronismo.

2El amor o el amar es cuestión difícil, pues en la documentación no hay demasiadas referencias. Es necesario señalar tres niveles con respecto a este tema. Son el matrimonio, el sexo y el amor, que en la Edad Media no suelen coincidir; por el contrario, están bien diferenciados. El matrimonio es una institución jurídica y económica, un contrato entre dos personas que tienen poder y/o bienes económicos. En este nivel la relación entre hombres y mujeres es semejante, pues la riqueza y el poder no dependen del individuo, sino del grupo familiar y, por ello, hombres y mujeres tienen una consideración semejante.

3Con respecto al sexo, el tratamiento que reciben hombres y mujeres es muy diferente. El sistema patriarcal precisa el control del cuerpo de la mujer para tener certeza que el patrimonio paterno es heredado por su hijo, no por un individuo fruto de una relación extraconyugal de su mujer. Por ello, las mujeres debían ser recluidas en los espacios domésticos y sus relaciones sexuales debían estar reducidas a las maritales. En cambio, los hombres gozaban de una gran libertad sexual que la sociedad laica y religiosa justificaba por las necesidades fisiológicas masculinas. En este nivel, la discriminación para las mujeres es total. En la Edad Media, el amor no media en el matrimonio, tampoco en el sexo. El tercer nivel es el del amor, que en la Edad Media por supuesto existió pero no relacionado con los otros dos. Sin duda, en múltiples ocasiones podían coincidir los tres, aunque bien es cierto que esto no fue lo habitual.

4El matrimonio era propio de las clases elevadas, que tenían bienes económicos y firmaban contratos matrimoniales referidos a la transmisión de la herencia. Esto no afectaba a las clases sociales inferiores que se emparejaban de forma espontánea atendiendo al amor y/o al sexo. Estas uniones no siempre eran estables, como se constata en la documentación. En el primer nivel, el matrimonio, la iniciativa partía de las familias o del hombre, nunca de las mujeres. El segundo nivel, el sexo, era sólo privativo de los hombres y su práctica se justificaba por motivos de salud para ellos. En el tercer nivel, el amor, también se constata la discriminación que sufrían las mujeres, ellas sólo podían ser amadas, nunca tomar la iniciativa. El amor cortés que se puso de moda a partir del siglo xii era una forma de manifestar la minoridad femenina. También era un juego de caballeros que debían proteger y adorar a su dama, que no tenía que coincidir con la esposa. La dama era un ser débil e indefenso al que había que adorar y proteger.

5Lo indicado hasta ahora es la realidad histórica del amor o del amar en la Edad Media, sobre lo que se ha escrito suficientemente y que es la base teórica de los estudios sobre estos temas, cuando se realizan desde la historia de las mujeres y no desde la historia convencional y tradicional. En la obra de A. Rucquoi, el tratamiento que se hace del amor o del amar no se hace atendiendo a las mujeres que no reciben la consideración de sujetos sociales. El amor se presenta como algo que corresponde a los hombres y sólo les afecta a ellos; son activos, mientras que las mujeres aparecen como seres pasivos, como bello objeto sexual al que hay que adorar. Una pregunta importante es si está consideración de las mujeres, que es la que aparece en este libro, fue la realidad histórica o más bien es la mentalidad dominante que transmite el patriarcado. Posiblemente el punto de partida, no considerar a las mujeres como sujetos históricos, se deba al tipo de fuentes utilizadas en la obra y a la bibliografía citada en ella.

6Las fuentes documentales citadas son numerosas y de diversos tipos: fuentes jurídicas, normativa religiosa, obras clásicas filosóficas, fuentes literarias y crónicas de la época. Pero todos estos documentos están producidos por el poder y elaborados por hombres. Desde hace tiempo, los escritos de las mujeres, las fuentes directas, son consideradas imprescindibles para construir la historia de las mujeres, su pensamiento y su percepción de la realidad social. Las fuentes emanadas del patriarcado deben ser sometidas a crítica y consideradas sólo como exponentes del pensamiento dominante, que no siempre se corresponde con la realidad social. Posiblemente la falta de fuentes directas y la bibliografía utilizada, que tampoco las contempla, ofrezca una visión de la realidad sólo parcial.

7La producción bibliográfica hispana sobre las mujeres y el amor o el amar en la Edad Media es abundante, pero no aparece en la obra de A. Rucquoi. La mayoría de las obras incluidas en la bibliografía son textos clásicos y realizados desde unas posiciones en las que no se considera a las mujeres como sujeto social. Son obras en las que no se analiza demasiado, sino que, sobre todo, se expone lo que las fuentes elaboradas por el poder contienen. Son obras valiosas desde el punto de vista de la historia contributiva, pero en las que las mujeres son objetos. En la actualidad, el amar o el amor se analiza y estudia no sólo desde los hombres, sino también desde las mujeres; es posible que esto último no sea objeto de la obra y lo que se ha querido aportar es solamente el pensamiento dominante sobre el amor y sobre las mujeres.

8El libro está bien organizado y los temas claramente expuestos y de forma coherente y exhaustiva. Primero se describe «el amor fuera de la ley» seguido por los «placeres ilícitos», y se termina con el tratamiento que las leyes dan a las diversas relaciones amorosas entre las personas, es decir el amor entre hombres y mujeres, el amor homosexual, la amistad, las perversiones del amor o del sexo, el amor a la familia o la amistad. Todo ello se expone de forma correcta y con acumulación de datos e informaciones. También se tienen en cuenta temas de actualidad como la violencia sobre las mujeres. Estos aspectos dotan al libro de interés, la autora ha llevado a cabo una labor importante de búsqueda de datos que ofrece en el libro, que pueden ser útiles para personas que quieran profundizar en cualquiera de los temas propuestos en la obra.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Cristina Segura-Graíño, « Adeline Rucquoi, Aimer dans l’Espagne médiévale. Plaisirs licites et illicites », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-2 | 2009, 284-286.

Référence électronique

Cristina Segura-Graíño, « Adeline Rucquoi, Aimer dans l’Espagne médiévale. Plaisirs licites et illicites », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-2 | 2009, mis en ligne le 15 mai 2010, consulté le 31 octobre 2014. URL : http://mcv.revues.org/3071

Haut de page

Auteur

Cristina Segura-Graíño

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org