Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

José Luis Gutiérrez Molina, El Estado frente a la Anarquía. Los grandes procesos contra el anarquismo español (1883-1982)

Madrid, Síntesis, 2008, 400 páginas
Susanna Tavera
p. 291-293
Référence(s) :

José Luis Gutiérrez Molina, El Estado frente a la Anarquía. Los grandes procesos contra el anarquismo español (1883-1982), Madrid, Síntesis, 2008, 400 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 mai 2010.

1La confluencia entre conmemoraciones históricas e iniciativas editoriales que viene caracterizando nuestro mercado cultural hacía presagiar la aparición de buen número de títulos que, coincidiendo con el centenario de la Semana Trágica de 1909, se centraran en el estudio de esta revuelta popular. A la hora de la verdad no han sido más que dos los libros publicados ex-novo (los de Dolors Marín y Francisco Bergasa), otras dos las rediciones (de los textos clásicos ya de Josep Benet y Joan Connelly Ullmann, este último con prólogo de Antonio Elorza). Y aunque  el de Gutiérrez Molina no se limite sólo al estudio de la Semana Trágica ni haya aparecido en el  marco cronológico de la conmemoración, es evidente que, con los de Antoni Dalmau sobre el caso Rull o a la biografía de Francisco Ferrer de Juan Avilés, también se inscribe en esta secuencia.

2El Estado frente a la Anarquía se centra en los años 1883-1978, supera por tanto los estrictos límites cronológicos de la revuelta de 1909 y esgrime clásicas argumentaciones de la historiografía militante comprometida con el movimiento libertario o con la realidad sindical de la CNT en la que Gutiérrez Molina militó hasta 1982 y de la que una sucinta sinopsis histórica abre el libro. El trabajo, de este prolífico historiador gaditano dedicado al estudio de las colectivizaciones y del movimiento anarquista andaluz, realiza aquí un dilatado recorrido por «sonados» juicios seguidos contra militantes ácratas durante casi un siglo, un tema que él considera «desconocido» hoy a pesar de la abundante bibliografía historiográfica e, incluso, periodística de que disponemos y que tan sólo deja aparte el «Caso Scala» barcelonés de 1978, un tema hasta ahora predilecto para el llamado periodismo de investigación y que sólo ha merecido el reciente estudio de Xavier Cañadas Gascón.

3Movido por tal intención, arranca Gutiérrez Molina de los hechos de la Mano Negra (1883), de Jerez (1892) y , por fin, del «castillo maldito » de Montjuïc (1896-1897), tres indiscutibles símbolos del terror represivo del Estado español decimonónico. Salta después a la ya mencionada Semana Trágica de julio de 1909 y se detiene en el procesamiento y posterior «asesinato legal» de Francisco Ferrer y Guardia. Se adentra en las extradiciones de los «solidarios» Durruti, Ascaso y Jover durante la dictadura de Primo de Rivera e irrumpe en los hechos de Casas Viejas, la aldea gaditana en que el levantamiento anarquista y antirrepublicano de enero de 1933 se saldó con más de 20 campesinos muertos por las fuerzas del orden. En plena Guerra Civil, recrea las persecuciones de que fueron objeto Joaquín Ascaso, presidente del Consejo de Aragón hasta agosto de 1937, y el abogado republicano federal Eduardo Barriobero, responsable de la Oficina Jurídica de Cataluña entre agosto y noviembre de 1936. Por último, dedica Gutiérrez Molina sendos capítulos a las ejecuciones sumarísimas de Joaquín Delgado y Francisco Granado, acusados de haber colocado las bombas que explotaron en Madrid durante el mes de julio de 1963 cuando ya parecían haber acabado los «años de plomo» de la inmediata post-guerra franquista o, tras la muerte de Franco y en plena transición democrática, al polémico y ya mencionado barcelonés «Caso Scala» de 1978.

4El libro dibuja, pues, una secuencia política secular que se cerró con un fatídico saldo de detenciones y condenas que, amén de medidas legislativas aprobadas mediante procedimientos de urgencia, dejaron tras de sí una estela represiva que, aunque el autor se empecina en analizar con criterios específicos y no equiparables  –cada capítulo se inicia con una sinopsis sobre la política del Estado en cada una de las situaciones consideradas–, no incorpora en paralelo la posibilidad de un activismo anarquista desarrollado mediante la propaganda por el hecho, el terrorismo individualista o el pistolerismo obrero. El libro ignora por tanto la posible interacción entre los numerosas formas de terrorismo  históricamente adoptadas a la lucha de la «Anarquía frente al Estado» y las respuestas del «Estado frente a la Anarquía», o viceversa, aprovechando aquí unos juegos conceptuales abiertos por el título de Gutiérrez Molina. Además ypor más que autor se blinde mediante las sinopsis históricas mencionadas en este mismo párrafo, resulta insuficiente la atención prestada por el libro a las cruciales diferencias políticas existentes entre el Estado de la Restauración monárquica y el de la República democrática de 1931, o entre el del franquismo y la monarquía juan-carlista.

5A falta de las imprescindibles conclusiones, uno de los resultados de este amplísimo recorrido por la represión estatal es la organización de un «martirologio» anarquista que complementa las funciones de identificación y definición ideológica habitualmente solventadas por la llamada «patrística», aquella tradición de pensamiento recogida por citas y textos de autores convertidos en profetas libertarios. De hecho, con las figuras señeras de los «mártires» y algo de «patrística» elaborada según el propio gusto el militante más bisoño ya tenía para identificarse. Luego, podía ampliar las referencias a mayor ornato y seguridad de una ortodoxia de pensamiento que podía valerle reconocimiento y posibilidades de promoción interna. Ello no era óbice para que se puedan realizar las mezclas más inauditas: un poco de federalismo «pimargalliano», algo de anarcocomunismo «kropotkiano» y sin que falte el oportuno colectivismo «bakuninista» o la chispa del pesimismo «nietzschiano» o del darwinismo social de Spencer. Referencias ideológicas tan heterogéneas como éstas tuvieron y a lo que se ve en este libro todavía pueden tener importantes consecuencias en la formación del martirologio represivo de los anarquistas: de la apropiación de la rebeldía colectiva podía saltarse a la de los individuos que han sufrido «martirio» por su significación contestataria y que, sin ser estricta o exclusivamente ácratas, pueden convertirse en referencia y ejemplo dentro y fuera de esas filas. La mitificación del activista republicano y revolucionario, librepensador y pedagogo laico y libertario Francisco Ferrer y Guardia es la de un hombre que anudaba en su persona los hilos de variadas rebeldías propias de su época y  ha supuesto, según se interprete su activismo político, un claro proceso de apropiación por parte del movimiento libertario. Así existe un «Ferrer anarquista» de la misma manera que para algunos la Semana Trágica fue una «revolución anarquista» que precedió a la del verano de 1936.

6Es evidente que la perspectiva global de este libro puede resultarle presumible al lector desde sus primeras páginas. En efecto, todo lo expuesto hasta aquí explica que el martirologio planteado presente curiosas y patentes peculiaridades, ellas mismas posibles e interesantes objetos de estudio. La mitificación de anarquistas perseguidos, detenidos y condenados a distintas penas alcanzó de lleno a todos aquéllos sobre cuya militancia política y significación ideológica no existía duda alguna. Pero también a otros –y éste es el caso de Ferrer y Guardia– que estaban a caballo de variados sectores sociopolíticos, todos identificados contra lo que el Estado, en este caso de la Restauración, significaba. Dentro de esta variada casuística, los «mártires» han sido mitificados en unos casos por sus propios correligionarios y en otros por sectores más o menos afines al anarquismo mediante campañas de evidentes rendimientos políticos. Algunos sólo fueron reconocidos dentro de las filas estrictamente anarquistas y otros fuera de ellas transformándose en indiscutibles referencias internacionales. Por último, la imagen de unos ha sucumbido ante el paso del tiempo y, en cambio, la de otros ha soportado su irresistible avance siendo todavía hoy figuras discutidas con apasionamiento, como demuestra este libro.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Susanna Tavera, « José Luis Gutiérrez Molina, El Estado frente a la Anarquía. Los grandes procesos contra el anarquismo español (1883-1982) », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-2 | 2009, 291-293.

Référence électronique

Susanna Tavera, « José Luis Gutiérrez Molina, El Estado frente a la Anarquía. Los grandes procesos contra el anarquismo español (1883-1982) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-2 | 2009, mis en ligne le 15 mai 2010, consulté le 01 août 2014. URL : http://mcv.revues.org/3082

Haut de page

Auteur

Susanna Tavera

Universitat de Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org