Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Santos Juliá, Vida y tiempo de Manuel Azaña (1880-1940)

Madrid, Taurus, 2008, 552 páginas
Nigel Townson
p. 298-300
Référence(s) :

Santos Juliá, Vida y tiempo de Manuel Azaña (1880-1940), Madrid, Taurus, 2008, 552 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 mai 2010.

1Ningún historiador ha hecho más durante los últimos veinte años para restablecer la figura de Manuel Azaña que Santos Juliá. Su biografía de 1990, Manuel Azaña, una biografía política. Del Ateneo al Palacio Nacional, ofreció el relato más completo y más convincente hasta la fecha sobre la trayectoria del político alcalaíno, desde el advenimiento de la Segunda República en abril de 1931 hasta su elevación a la jefatura del Estado, en mayo de 1936. Más aún, en 2007 Juliá editó las Obras completas de Azaña, en una magnífica edición de siete tomos del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. De ese modo, actualizó los cuatro tomos que había preparado Juan Marichal a finales de los años de 1960, en los cuales no sólo faltaban documentos que han salido a la luz desde entonces –sobre todo los papeles de Azaña incautados en Pyla-sur-Mer– sino también material disponible en su día, tales como los discursos electorales. Por ello se puede ver Vida y tiempo de Manuel Azaña (1880-1940) como el complemento natural de las Obras completas, en parte porque aprovecha toda la documentación de estas últimas, y en parte porque proporciona una síntesis completa de la vida del alcalaíno. Desde esta perspectiva, la biografía de 2008 es muy distinta de la de 1990: abarca la vida de Azaña desde el principio hasta el fin y cubre la misma en todas sus facetas, sean políticas, culturales, sociales o personales.

2La divergencia entre las dos biografías es evidente desde las primeras páginas: si Manuel Azaña, una biografía política despachó los primeros cincuenta años de vida del protagonista con el mismo número de páginas, Vida y tiempo de Manuel Azaña (1880-1940) dedica casi trescientas al mismo período. La nueva biografía versa sobre todos los aspectos de la vida de Azaña, desde su infancia, las relaciones con sus padres y parientes, las leyendas familiares, su juventud alcalaína, sus amistades y aficiones y su ambiente social hasta el internado en El Escorial, los estudios en París, la experiencia de su visita al frente durante la Primera Guerra Mundial, la dirección de las revistas culturales La Pluma y España, y su militancia en el Partido Reformista de Melquiades Álvarez. El retrato que emerge de estas páginas es mucho más personal y completo que el del libro de 1990, e incluso muy distinto en la faceta política. Como reconoce Santos Juliá en la presentación del libro, la primera biografíareproduce la imagen que el propio Azaña había proyectado de si mismo durante los años treinta cuando afirmaba que no tenía un pasado político. Vida y tiempo de Manuel Azaña (1880-1940) no sólo demuestra todo lo contrario sino que también nos ofrece el retrato más redondeado y rico del biografiado antes de la Segunda República.

3Si la nueva biografía ofrece un relato del protagonista antes de 1931 mucho más extenso y variado que la vieja, es inevitable que pase todo lo contrario en el caso de la Segunda República: las cuatrocientas cincuenta páginas que cubren el período entre 1930 y mayo de 1936, en Manuel Azaña, una biografía política se ven reducidas ahora a unas cien hojas. Aunque esta parte del estudio manifiesta la lucidez y el buen estilo habituales en el profesor Juliá, la narración es incluso demasiado comprimida para el material tratado. A veces hay una falta de contextualización, sobre todo con respecto al segundo bienio de 1933 a 1935. Asimismo, la política nacional se relaciona poco con la local, pero hay aspectos de aquélla que no se entienden bien sin ésta, tal como la ruptura entre los republicanos de izquierda y los socialistas en el verano de 1933. Además, el autor elude algunos temas relevantes por completo. No menciona, por ejemplo, la política destabilizadora de los republicanos de izquierda en 1934 o la actitud de Azaña ante el escándalo del Straperlo, en 1935.

4La sección sobre la Guerra Civil es muy conmovedora. Por una parte, la narración refleja muy bien el horror y la repugnancia absolutos que sentía Azaña ante las matanzas de ambos bandos, y el gran abatimiento que sufrió en consecuencia. Por otra, Juliá hace hincapié en que, a pesar de este abatimiento y de las múltiples ocasiones en las cuales meditó sobre su dimisión como presidente de la República, Azaña siguió en su puesto. Además, el presidente persiguió de una forma discreta una serie de iniciativas diplomáticas con la esperanza de encontrar alguna fórmula para poder poner fin a la carnicería fratricida. Por último, el relato minucioso sobre el destierro del biografiado en Francia revela hasta que punto fue un auténtico calvario, sobre todo a partir de la invasión alemana. La persecución de un Azaña cada vez más enfermo por la Gestapo y por las autoridades españolas, con el implacable Ramón Serrano Súñer y el despiadado Félix de Lequerica a la cabeza, es estremecedora.

5Al lado de la brillantez de su palabra, de su indudable capacidad política y de su perspicacia intelectual, lo que llama la atención al mismo tiempo en Manual Azaña son sus retraimientos: en el parlamento durante 1934 habla dos veces, cuando debería haberse convertido en el gran líder de la oposición; su pasividad a partir de mayo de 1936, en un momento de gran crisis nacional; y su falta de presencia durante la mayor crisis de todas, la Guerra Civil. Por añadidura, a mi juicio, es criticable por su actitud patrimonial hacia el Estado, su falta de mano izquierda con los militares y los republicanos moderados, y por su menosprecio hacia la derecha. Aunque perfectamente consciente de estas carencias, el autor se abstiene a veces de valorarlas, un reflejo quizá de su profunda simpatía con el biografiado. Por otra parte, esta simpatía explica la dedicación y el exquisito estilo con los cuales Santos Juliá ha construido esta apasionada biografía. Hay que añadir que la edición de la Editorial Taurus, fotos incluidas, es excelente. Sin embargo, Vida y tiempo de Manuel Azaña (1880-1940) no es la biografía definitiva sobre el político alcalaíno, sino más bien el complemento imprescindible de la previa biografía del mismo autor.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Nigel Townson, « Santos Juliá, Vida y tiempo de Manuel Azaña (1880-1940) », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-2 | 2009, 298-300.

Référence électronique

Nigel Townson, « Santos Juliá, Vida y tiempo de Manuel Azaña (1880-1940) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-2 | 2009, mis en ligne le 15 mai 2010, consulté le 22 septembre 2014. URL : http://mcv.revues.org/3090

Haut de page

Auteur

Nigel Townson

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org