Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Alfonso Lazo, Una familia mal avenida. Falange, Iglesia y Ejército

Madrid, Síntesis, 2008, 457 páginas
José Luis Rodríguez Jiménez
p. 300-301
Référence(s) :

Alfonso Lazo, Una familia mal avenida. Falange, Iglesia y Ejército, Madrid, Síntesis, 2008, 457 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 mai 2010.

1¿Una familia mal avenida? Esto sería lo primero que uno se plantea antes de leer el libro de Alfonso Lazo, profesor titular de Historia Contemporánea en la Universidad de Sevilla. Se trata de un estudio que acierta en su planteamiento del franquismo como sistema político no monolítico para componer un relato de los conflictos internos que «se desarrollaron desde el mismo comienzo de la Guerra Civil hasta finales de 1957», aunque parece cuestionable la afirmación de que ese régimen fuera una «coalición de fuerzas y mentalidades muy distintas». Distintas sí, pero con muchos puntos en común, bastantes más de los que diferenciaban a la derecha alfonsina antiliberal, la derecha radical, los carlistas y los fascistas.

2Es la unidad de acción, junto a una ayuda internacional superior a la recibida por el bando republicano, lo que da el triunfo al bando sublevado/franquista en la Guerra Civil. Y la unidad de acción se consigue por la relevancia de los objetivos compartidos. Los cuales, a su vez, resultan determinantes para comprender la duración del régimen de Franco, que no sólo se explica por la creación de un Estado militarizado construido sobre una dictadura personal. Por otro lado, algunas afirmaciones son cuestionables, como cuando, en la introducción, se dice que en la segunda mitad de la década de los sesenta «la Iglesia española rompió con el franquismo», e incluso que (p. 451) «había pasado a convertirse en el más peligroso de los adversarios del Gobierno de Franco» (como si la Iglesia-organización no hubiera seguido siendo parte del régimen y beneficiándose del Estado confesional), o que desde la primavera de 1937 «los falangistas vieron cómo poco a poco el poder político y social escapaba de sus manos», como si alguna vez el fascismo español hubiera ejercido el poder y no hubiera sido entre 1940 y 1942 cuando el proyecto de conquista del Estado se hubiera acercado, si alguna vez lo hubiera hecho, a ser una realidad, en virtud de la coyuntura internacional. Tampoco cabe considerar que la influencia falangista se extinguió a partir de 1957, fecha escogida por el autor para cerrar el ámbito cronológico objeto de estudio. Pues, pese al fracaso de los proyectos de reforma del régimen elaborados por Arrese, los llamados a partir de entonces falangistas, «azules» o «movimientistas» conservan cierta influencia en distintos departamentos ministeriales, en el aparato del Movimiento-organización y de la Organización Sindical y serán parte importante del «búnker» franquista que se organiza en la etapa final de la dictadura.

3Lo más interesante del libro es la distinción que hace de dos niveles al tratar la evolución del falangismo, el de los jerarcas y el de los grupos de base, que ya se había hecho presente en trabajos de otros historiadores, como es el de Sevillano Calero sobre la opinión de los españoles bajo el franquismo. Es evidente que entre ambos niveles se produce una ruptura, parcial, a partir del momento en que una parte de la militancia, procedente de familias de clase media baja y clases trabajadoras, obligadas a vestir a sus hijos con la camisa azul, se desengaña de la retórica revolucionaria del fascismo español, e incluso da el paso de intentar realizar sus afanes revolucionarios en las filas de la izquierda clandestina. También nos ofrece el autor una buena exposición de los conflictos habidos entre Falange, Ejército e Iglesia, aunque tiende a exagerar su importancia, dado que apenas afectaron a la estabilidad del régimen con posterioridad a 1942, y menos aún a la jefatura de Franco, que pudo así realzar su papel de Caudillo capaz de proporcionar unidad de acción al Estado Nuevo surgido de la victoria en la Guerra Civil, referente permanente en la propaganda del régimen. A este respecto, a la espera de que una nueva ley de secretos oficiales permita a los historiadores una consulta a fondo de los archivos militares, es posible que el famoso «expediente Hedilla» (juicio militar contra el segundo jefe nacional de FE de las JONS y otros miembros del partido en la primavera de 1937) ofrezca un mejor conocimiento de lo que de verdad hubo en la lucha por el poder entre el general Franco y un sector de Falange, que es algo distinto al choque de competencias entre Ejército y Partido, pues no olvidemos que los conflictos habidos y disidencias responden en muchas ocasiones a factores personales y no ideológicos. Claro está que su consulta sólo será posible (ya lo buscó Ellwood y el autor de estas líneas) si no ha sido destruido o hecho desaparecer, tal y como ha sucedido con tanta documentación molesta para los altos cargos de aquel régimen; baste citar lo sucedido en el Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores.

4En nuestra opinión, un título más exacto nos habría hablado de familias del régimen, de las familias institucionalizadas que tan relevante papel desempeñaron en la primera fase de la dictadura franquista (Partido, Ejército, Iglesia). Entendemos además que el texto abusa de la forma narrativa y que falta un análisis más a fondo, en forma de conclusiones, respecto a lo expuesto. Asimismo, como se ha dicho, el lector debería haber recibido una información más clarividente sobre la colaboración entre esas tres partes de la familia franquista, dado que actuaron de forma coordinada desde los inicios de la Guerra Civil (Falange Española, jerarquía católica y los jefes y oficiales sublevados) hasta la extinción del régimen de Franco. El régimen no era monolítico, y lo expuesto en el libro constituye una interesante aportación para ampliar nuestro conocimiento sobre esa circunstancia, pero cabe considerar que, con la excepción de una minoría falangista, afecta al pensamiento de Ramiro Ledesma, la coalición franquista tiene en el nacional catolicismo su referente ideológico. Además, las pequeñas disidencias aparecidas en la historia de FET y de las JONS a lo largo del período contemplado, protagonizadas por grupos reducidos del Frente de Juventudes y la Guardia de Franco, en modo alguno deben ser percibidas como una actitud generalizada y menos aún como oposición al régimen o a las otras familias institucionalizadas. Partido, Ejército e Iglesia colaboraron mucho más que disintieron entre sí. Otro elemento a considerar es que, como sucede en el resto de estudios publicados en esta colección por Editorial Síntesis, el libro carece de notas, lo que impide en ocasiones valorar la autoridad de las fuentes utilizadas. Y en la muy escasa bibliografía que cierra el libro faltan no pocos títulos importantes sobre la historia de Falange; por citar algunos, las monografías de Javier Jiménez Campo y Sheelagh Ellwood, o los más recientes trabajos editados por Ferrán Gallego y Francisco Morente bajo el título de Fascismo en España, de interés para el tema que nos ocupa.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

José Luis Rodríguez Jiménez, « Alfonso Lazo, Una familia mal avenida. Falange, Iglesia y Ejército », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-2 | 2009, 300-301.

Référence électronique

José Luis Rodríguez Jiménez, « Alfonso Lazo, Una familia mal avenida. Falange, Iglesia y Ejército », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-2 | 2009, mis en ligne le 15 mai 2010, consulté le 23 juillet 2014. URL : http://mcv.revues.org/3092

Haut de page

Auteur

José Luis Rodríguez Jiménez

Universidad Rey Juan Carlos

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org