Navigation – Plan du site
Miscellanées

Tratar con el «infiel»

La Monarquía francesa y las negociaciones para rescatar cautivos en el Mediterráneo y en el Atlántico (1635-1720)
Traiter avec l’« infidèle ». La monarchie française et les négociations pour le rachat des captifs en Méditerranée et dans l’Atlantique (1635-1720)
Dealing with the “Infidel”. The French Monarchy and the Negotiations to Ransom Captives in the Mediterranean and the Atlantic (1635-1720)
José Antonio Martínez Torres
p. 199-218

Résumés

Cet article analyse le caractère des négociations ayant pour but de libérer des prisonniers français que les rois Louis XIII et LouisXIV, par l’entremise des religieux de l’ordre de la Trinité, réalisèrent pendant leurs règnes avec les plus hautes autorités d’Alger, de Tripoli, de Tunis et de Salé.

Haut de page

Texte intégral

¡Dichoso aquél que, como Ulises, ha hecho un largo viaje y regresa a su casa en lo mejor de su edad!
Joachim du Bellay

  • 1 Véanse Braudel, 1976, vol. 2, pp. 284-319sqq y Bennassar, 1998, pp. 213-300. Agradezco las observac (...)
  • 2 Véanse Bono, 1964 y Fontenay y Tenenti, 1975.
  • 3 La noticia en Plantet, 1889, t. i : 1579-1700.

1Hace ya algo más de cincuenta años que Fernand Braudel nos señaló, en su clásica obra sobre El Mediterráneo y el Mundo Mediterráneo en tiempos de Felipe II, que la «gran guerra» que libraron a lo largo de casi todo el siglo xvi las principales potencias de Europa contra el imperio otomano y sus aliados, los estados berberiscos de Argel, Túnez y Trípoli, fue sustituida en las centurias siguientes por la «pequeña guerra», también llamada «guerra corsaria»1. Dicha guerra —proseguía en sus observaciones el ilustre historiador francés— dispuso de unos despliegues económicos y militares menos espectaculares que la primera, pero, sin duda, fue mucho más sangrante y eficaz. Ciudades como Argel, estratégicamente ubicada en la encrucijada de un importante tráfico marítimo comercial entre Oriente y Occidente y con una no desdeñable flota de naves corsarias capitaneadas por renegados procedentes de todos los rincones de Europa, decidieron aprovechar que los diferentes estados europeos luchaban entre sí en la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) para capturar un abundante número de barcos, mercancías y personas2. Sólo un año, en 1643, las autoridades de Argel decidieron romper unilateralmente los acuerdos de paz concertados con el monarca francés en 1640, y expedir varias patentes de corso a algunos de sus más destacados marinos. El botín que consiguieron los argelinos ese año no fue baladí: 80 barcos franceses valorados en 4.752.000 libras tornesas y un total de 500 prisioneros entre tripulantes, pasajeros y soldados3.

  • 4 Histoire chronologique du Royaume de Tripoli, citada por Fontenay, 1991, pp. 7-43, en particular, p (...)
  • 5 Boubaker, 1987, pp. 44-45.
  • 6 Bookin Weiner, 1993.
  • 7 Dan, Histoire de Berbérie, p. 319.

2Al igual que hicieron las autoridades de Argel, los responsables de los gobiernos de Trípoli, Túnez y Salé decidieron pasar por alto los tratados de paz firmados con las potencias europeas, porque, según ellos, el corso no era una forma de guerra, sino un medio de vida. Entre 1668 y 1678, por ejemplo, el pequeño puerto de Trípoli recibía una media de 200 a 250 cautivos anuales, la mayor parte de ellos procedentes de las costas de Italia, Grecia y Chipre4. Unos años antes, concretamente entre 1652 y 1665, los corsarios tunecinos dieron un fantástico golpe de efecto en las principales cancillerías de Europa apoderándose de 18 barcos y de un relevante cargamento de trigo, vino, paños y brocados por valor de 1.080.000 libras tornesas5. La captura de hombres, mujeres y niños procedentes de Europa y América llegó a ser tan importante para el desarrollo y crecimiento de la economía de algunas de estas ciudades corsarias que, como en el caso de Salé, situada en la fachada atlántica del reino de Marruecos y con una importante suma de población morisca expulsada de Extremadura y de la Baja Andalucía entre 1609-1614, los cautivos sumaban el 9% del total de su población en 16366. La mayoría de éstos, señalaba en uno de sus libros, hoy considerado clásico por la historiografía especializada, el padre trinitario Pierre François Dan, servía en las galeras de los corsarios, en los domicilios de sus patrones o, simplemente, eran alquilados a las autoridades locales y del gobierno para trabajar en obras públicas como la muralla de la ciudad o el puerto7.

  • 8 López Nadal, 1986 y Martín Corrales, 1987.
  • 9 Fontenay, 1986 y Bennassar (en prensa).

3Como es obvio, las diferentes sociedades musulmanas que habitaban en las fachadas mediterránea y atlántica de la Berbería de ayer, Magreb actual, no eran las únicas que obtenían importantes beneficios del pillaje de mercancías y de la cautividad de hombres8. A semejanza de muchos berberiscos, los corsarios de la orden de Malta, mayoritariamente segundones pertenecientes a familias católicas nobiliarias de algunos territorios de Europa, decidieron hacer del corso un modus vivendi en el que los intereses políticos, económicos y religiosos se amalgamaban sin un orden aparente. Gracias a tales corsarios, la «Argel cristiana» (así denominaban a Malta los cronistas y escritores de esta época) dispuso de cerca de 10.000 esclavos en el año 1700. La mayor parte de ellos eran turcos y berberiscos, aunque entre sus prisioneros nunca faltaron negros procedentes de Etiopía y del Sudán actual. Todos ellos se capturaron en abordajes y razias efectuadas a pocas millas de las costas musulmanas y, básicamente, fueron empleados como remeros o buonavoglie en las galeras de la orden maltesa, en labores de fortificación de la isla o como trabajadores domésticos en las viviendas de sus propietarios9.

  • 10 AHPM, legs. 11.802, 12.114 y 12.115 así como Montojo Montojo y Ruíz Ibáñez, 1998.
  • 11 Stella, 2000 ; Martín Casares, 2000, pp. 13-63 y 115 y Vincent, 2003 a.
  • 12 Stella y Vincent, 1996.

4De igual forma, en algunas zonas del litoral de la Península Ibérica fronterizas con el Islam, era posible constatar actuaciones similares. Así, sabemos que no pocos miembros de la oligarquía local de la ciudad murciana de Cartagena obtuvieron importantes ganancias durante todo el siglo xvii en lo que algunos autores no han dudado en denominar como «la caza del hombre», en clara alusión a la permisividad que encontraba esta práctica entre los gobiernos de esta época10. Aunque no disponemos de cifras del mercado de esclavos de Murcia y de otros importantes mercados españoles, las propuestas cuantitativas que se han realizado para las ciudades andaluzas a partir de los porcentajes de la población servil arrojan algo de luz sobre este importante comercio. Por ejemplo, en Sevilla, entre finales del siglo xvi y principios del xvii, los esclavos constituyeron entre el 7 y el 8% de la población. Málaga, por la misma época, tendría entre un 10 y un 11% de esclavos, quizá el mismo porcentaje que Lisboa, que era el mayor mercado peninsular en lo que respecta al tráfico de esclavos negros, del que todavía seguimos sin tener datos fiables. Granada, finalmente, rondaría el 14% en 157111. Tales magnitudes, más las que se desprenden de los mercados de esclavos italianos, han llevado a Alessandro Stella y Bernard Vincent a proponer la existencia de dos millones de esclavos, fundamentalmente musulmanes y negros subsaharianos, en las localidades de la Europa meridional entre finales del siglo xv y principios del xix12.

  • 13 Martín Corrales, 2001 ; Martín Corrales, 2005 y Bunes Ibarra, 2005.
  • 14 Kaiser (en prensa c).
  • 15 Brotton, 2003.

5Pues bien, todo este tráfico de personas en ambas direcciones y una serie de importantes indicios más, como por ejemplo la llegada de naves turcas y berberiscas a los puertos hispanos, la exportación de plata americana a lo largo y ancho de todo el Mediterráneo o la importación de cereal, han llevado a Eloy Martín Corrales —uno de los historiadores que, actualmente, más está haciendo por rescatar del injusto olvido en el que se encontraban los estudios sobre las relaciones comerciales entre la Península Ibérica y los estados berberiscos del Mediterráneo durante la Edad Moderna— a señalar que la historiografía española persiste en no asumir algo que, desde hace tiempo, debería de ser obvio: la existencia de unos intercambios mercantiles, más o menos reglamentados y regulares, entre los distintos puertos levantinos y meridionales españoles con los estados del Islam mediterráneo. En opinión de este historiador, el recuerdo histórico de los enfrentamientos hispano-musulmanes sigue teniendo un peso importante en el imaginario de la sociedad española en general y en el de los historiadores en particular, impidiendo que los manuales de historia española de la Edad Moderna y que los estudios de historia económica presten su debida atención a este lucrativo comercio13. En una línea argumentativa muy similar a las investigaciones realizadas por Eloy Martín Corrales debe incluirse el último trabajo de Wolfgang Kaiser14. En dicho texto se corroboran las aseveraciones de Martín Corrales y se amplia la geografía de todas estas prácticas mercantiles al conjunto de los territorios de la Europa del norte (Francia, Inglaterra y los Países Bajos sobre todo), tachándolas de «excepción permanente» en clara alusión a la regularidad que mantuvieron durante toda la Edad Moderna pese a que estaban prohibidas por sus respectivas legislaciones. Incluso, no faltan atractivas tesis de historiadores de la cultura, como la de Jerry Brotton, que vienen a reafirmar todo lo mencionado cuando demuestran la existencia de un «renacimiento global» y un importante flujo recíproco y amigable de ideas, obras de arte y bienes suntuarios entre las sociedades orientales y las occidentales. Sin tal tráfico, continua este autor, no podríamos entender, por citar tan sólo unos ejemplos, la pintura de Bellini y Van Eyck, la arquitectura de Alberti o el pensamiento científico de Copérnico, Vesalio y Montaigne, autores que, como menciona Brotton, hundían fuertemente sus raíces en los conocimientos árabes en materia de astronomía, filosofía y medicina15.

  • 16 Martín Corrales, 2002.
  • 17 Desde principios del siglo xv, las monarquías de Portugal y de España estuvieron presentes en los t (...)
  • 18 Davis, 2003, p. 23.

6Sea como fuere, lo cierto es que el abandono de la «gran guerra» por las principales potencias de Europa y el Islam en el Mediterráneo de finales del siglo xvi dio paso a un período de «paz vigilada» que duró algo más de cien años, y en el que abundó la circulación de personas en ambas direcciones, las negociaciones comerciales a todos los niveles, las expediciones corsarias y, por ende, los rescates de prisioneros. En lo referente a estos dos últimos aspectos, hay que indicar que es muy difícil sopesar el daño que supuso el «peligro corsario» en las poblaciones costeras de la Europa mediterránea y atlántica, aunque podemos hacernos una idea de la gravedad del mismo gracias a que han permanecido murallas, fortalezas, torres de vigilancia costera y un sinfín de valiosos testimonios pictóricos y literarios16. Igualmente complejo es ofrecer un balance global de toda la población europea que, fruto de la guerra marítima y terrestre17 que libraron las monarquías de la Europa católica contra las regencias turco-berberiscas a lo largo de toda la Edad Moderna, permaneció retenida en las principales poblaciones del imperio turco y el Norte de África. No obstante, algunos autores que se han acercado a tan espinosa cuestión dan cuenta de la relevancia que tuvo en el pasado el binomio guerra corsaria/cautiverio cuando señalan que, entre principios del siglo xvi y fines del xviii, entre 1.000.000 y 1.250.000 de europeos permanecieron retenidos en contra de su voluntad en las poblaciones berberiscas del norte de África. La mayor parte de ellos eran hombres de mediana edad, con oficios relacionados con la explotación y la defensa del mar (pilotos y armadores de barcos, fundidores, pescadores, militares, marineros, etc.), y nacidos en las localidades costeras de la Europa mediterránea y atlántica18.

  • 19 AMAE, Fonds Divers, Mémoires et Documents, Turquie, leg. 7, 1710-1771, « État des Français résidant (...)
  • 20 Durante esta época eran conocidos también con el apelativo de maturinos.
  • 21 Peter, 1997 y Zysberg, 2004.
  • 22 ANF, G9 22, G9 23.
  • 23 Grimaldi-Hierholtz, 1994, p. 69.
  • 24 BNF, Ld. 43-18, 43-30, 8o O3 g.1, 8o O3 j.57 y AD BdR, 50 H 30, 51 H 99. La lista de cautivos resca (...)

7Como no podía ser de otro modo, las monarquías de la Europa católica más afectadas por las expediciones de castigo de los corsarios berberiscos (España, Portugal y Francia sobre todo) no pasaron por alto las abundantes solicitudes de rescate que cursaron sus súbditos a través de los diferentes órganos que componían el aparato político-gubernamental durante esta época19. En lo que a la Monarquía francesa de los siglos xvii y xviii se refiere, se puede afirmar que las iniciativas de rescate de la orden religiosa de la Trinidad20 —máxima responsable, junto a la orden de la Merced, de la liberación de cautivos cristianos en los territorios del Islam, prácticamente desde que obtuvieron a finales del siglo xii la autorización del Papa Inocencio III (1161-1216) para fundar conventos a lo largo y ancho de todo el territorio francés— estuvieron inscritas en una política prediseñada por los monarcas de la dinastía de los Borbones, Luis XIII (1610-1643) y Luis XIV (1643-1715), acorde a los intereses políticos que ambos soberanos mantuvieron con los gobiernos turcos y berberiscos de esta época21. Los documentos que hemos manejado no dan lugar a dudas. Luis XIII, desde mediados de su reinado, sentó las bases de la futura colaboración que iban a aplicar sus respectivos sucesores en el trono con los religiosos de la Trinidad hasta finales del siglo xviii, momento en que dicha orden fue suprimida por la legislación revolucionaria22. Todo intento de contabilizar el número de personas rescatadas en los siglos xvii y xviii por los trinitarios franceses está condenado al fracaso, pues la documentación es incompleta, se encuentra muy deteriorada y las cifras varían mucho dependiendo del archivo consultado y la fuente de estudio23. No obstante, a modo provisional y orientativo, podemos indicar que los trinitarios de Francia rescataron un total de 493 cautivos (484 hombres y sólo 9 mujeres) en nueve operaciones efectuadas en Túnez, Trípoli, Argel, Marruecos y Salé entre 1635 y 172024.

  • 25 Véanse Fiume (ed.), 2001 y Kaiser (en prensa a).
  • 26 Plantet, 1893 y Grandchamp, 1920-1933.
  • 27 Kaiser, 2004, pp. 501-528. Sobre la dispersión de la plata procedente de América en los territorios (...)

8A pesar de estos limitados resultados, tales cifras reflejan que las operaciones de rescate efectuadas por los religiosos de la Trinidad son sólo una pequeña parte de esa inmensa y compleja maraña de procedimientos y de intermediarios que se dieron en los países más afectados por el corso berberisco durante la Edad Moderna25. Es más, en el caso particular de la Francia de Luis XIII, Luis XIV y principios del reinado de Luis XV, cuando el regente era el duque de Orleans, es posible afirmar que este escaso número de cautivos libertados por la vía religiosa (apenas llegaron a seis personas al año) fue compensado por los varios miles de personas que, durante esos mismos años, obtuvieron su libertad acudiendo a la mediación de rescatadores civiles (mercaderes, compañías de pescadores y marineros, etc.). Todo ello se desprende de la abundante e interesante correspondencia que mantuvieron los cónsules franceses en Túnez y en Argel, presentes en ambos territorios desde finales del siglo xvi hasta el primer tercio del siglo xix, con las máximas autoridades de dichos estados y con el monarca francés26. La actual situación en la que se encuentran los estudios sobre esta importante y desatendida materia nos impide adelantar cifras globales de las personas que recobraron su libertad gracias a estos procedimientos, o datos sobre sus profesiones, precios de compra, tiempo de cautiverio, procedencias geográficas, nombres y/o estatus socio-económico de sus correspondientes propietarios. Y lo mismo podemos decir sobre el desarrollo de estas negociaciones de rescate, de las que apenas sí sabemos que, en muchos casos, solían concretarse en simples adelantos de dinero —preferiblemente en moneda española (reales de a ocho sobre todo)— que los cautivos tenían que devolver en un plazo no superior a un año una vez de vuelta en sus poblaciones de origen27. No ocurre lo mismo con las negociaciones de rescate que protagonizaron los redentores trinitarios entre 1635 y 1720, objeto de este trabajo, y de las que podemos adelantar algunos resultados inéditos gracias a la consulta de una serie de documentos que se conservan en los archivos y bibliotecas de París y Marsella respectivamente.

Las negociaciones de rescate

El papel del monarca y el de sus instituciones de gobierno

  • 28 Durante esta época los trinitarios celebraron Capítulos generales en Cerfroid (1645, 1651, 1665, 16 (...)
  • 29 Junto a la comunidad trinitaria de la Provenza, cuya sede principal se encontraba en Marsella, la d (...)
  • 30 De las nueve operaciones de rescate en las que se basa este trabajo, tres fueron en Argel, dos en S (...)
  • 31 En el Mediterráneo era « seguro » navegar durante el período que iba del 20 de mayo al 24 de septie (...)
  • 32 BNF, Ld. 43-30.

9Con la aprobación y el beneplácito del Capítulo general28 de todos los trinitarios de Francia, el padre provincial de la región parisina29 era quien se encargaba de solicitar las negociaciones de rescate mediante una serie de cartas dirigidas a la principal autoridad que gobernaba el territorio norteafricano elegido para efectuar una redención30. Este acercamiento de los religiosos estaba supeditado a las buenas relaciones diplomáticas que hubiera entre ambos estados, estando cerrada la correspondencia en caso de conflicto expreso. En todas estas misivas sin excepción se constata la solicitud de una fecha para efectuar las negociaciones de rescate —casi siempre coincidente con los períodos de tiempo que eran más aptos para la navegación31— y la petición de un salvoconducto que les garantizara a los religiosos viajar desde Francia hasta las localidades norteafricanas sin las molestias de los corsarios y de los bandidos. Estas precauciones tomadas por los religiosos franceses no se basaban en miedos infundados, pues en las proximidades de las ciudades berberiscas existían grupos de malhechores que despojaban de ropa y dinero incluso a los europeos menos descuidados. La osadía de los corsarios berberiscos fue de tal calibre que es posible encontrar algún que otro caso de navío de la redención que tuvo que desviarse de su ruta de regreso a Francia debido a que los corsarios querían volver a capturar los cautivos que habían vendido con anterioridad. La «milagrosa redención» que se produjo en la ciudad de Salé en 1654 da buena cuenta de ello. Pues en el pequeño librito que se publicó en París con ocasión de su «triunfal» llegada a la Corte francesa un año después, se mencionaba que los redentores salieron del puerto marroquí el 20 de julio y llegaron al de La Rochelle el 13 de agosto (¡24 días!); tan «lamentable retraso», explicaba el autor de este valioso testimonio, fue consecuencia de un desvío hasta la isla de Madeira (muy lejana de la acostumbrada ruta Salé-La Rochelle) para despistar a una flota de doce barcos de corsarios que había zarpado desde distintos puntos del litoral de Marruecos para apresar a la expedición redentora32.

  • 33 Para conocer el entramado político-institucional de la Francia moderna, son fundamentales los traba (...)
  • 34 Casi siempre eran dos o tres, designados por el padre provincial de la orden por su probada experie (...)

10La declaración de buenas intenciones de la máxima autoridad de los trinitarios franceses siempre dejaba abierta la posibilidad de una respuesta afirmativa o negativa por parte de los responsables de los gobiernos norteafricanos. El tiempo de espera, que no solía exceder los seis meses desde que se habían enviado las primeras cartas de tanteo diplomático, siempre era aprovechado por los trinitarios para desplazarse hasta las localidades más sensibles a la amenaza corsaria para dar sermones sobre los «horrores de Berbería» y, así, adquirir las necesarias limosnas para financiar la futura operación de rescate. En este punto en particular conviene señalar que el hecho de que los religiosos tuvieran un permiso de rescate expedido por las autoridades berberiscas no garantizaba el inmediato flete de una expedición redentora. Solamente el monarca de Francia, con el apoyo personal, espiritual y técnico que le brindaban la reina, su confesor, el primer ministro y los miembros que integraban el Conseil d’État y el Parlement de París33, estaba legitimado para convertir lo que, hasta ese momento, era considerado todavía un «proyecto de rescate» en una realidad. Si el monarca daba su autorización para la redención, los officiers y comisarios del Conseil d’État se encargaban de estudiar la viabilidad de la expedición y promulgaban los arrêts o decretosque precisaban los redentores elegidos34 para efectuar los tratos tanto dentro como fuera de Francia. En caso de que la respuesta del monarca fuera negativa, los fondos que hasta esa fecha habían sido recaudados por los trinitarios se acumulaban para la próxima redención.

  • 35 ANF, B750.
  • 36 En cuatro redenciones que se realizaron entre 1654 y 1692, los trinitarios sólo libertaron a 234 pe (...)
  • 37 Los documentos de estas operaciones de rescate, aunque incompletos, se pueden consultar en la BNF ( (...)
  • 38 De la documentación inquisitorial que se conserva en los archivos españoles se desprende que las ca (...)
  • 39 AD BdR, 51 H 99.

11Hasta las décadas finales del reinado de Luis XIV, los soberanos de Francia no solicitaron a los religiosos de la Trinidad la liberación de oficiales, soldados y marineros capturados en el Mediterráneo35. Los escasos resultados obtenidos por los trinitarios hasta ese momento36 y la fuerte presión social de los familiares de los cautivos llevaron al tercero de los Borbones a ordenar la realización de redenciones conjuntas con otra orden religiosa dedicada también al rescate, la de la Merced. Es en esta particular coyuntura, y no en otra, en la que hay que entender la colaboración que mantuvieron ambas instituciones en los años 1704, 1737, 1754, 1756, 1757 y 175837. Resulta harto difícil sopesar la efectividad de la empresa de los religiosos franceses en este aspecto concreto, pues las listas de cautivos rescatados por los trinitarios apenas hacen alusión al sexo del cautivo o a su diócesis eclesiástica de procedencia. Sólo disponemos de datos sociológicos parciales de los 493 cautivos libertados en los casi cien años que transcurren de 1635 a 1720, pero éstos nos indican que el 98,17% de ellos era población masculina de las diócesis de donde los religiosos de la Trinidad recaudaban mayoritariamente el dinero para financiar sus operaciones (Sables d’Olonne, Nantes, Saint-Malo, Luçon, Coutances Bayona, Arles, Marsella…). El 1,82% restante estaba compuesto por mujeres de la misma procedencia geográfica, lo que significa que fueron apresadas en una cifra menor que la de los hombres, ya que por esta época embarcaban menos que ellos y no desempeñaban oficios con riesgo de captura tales como los de soldado, marino o pescador, pero, sobre todo, significa que los propietarios musulmanes no las vendían ni siquiera por elevadas sumas de dinero, pues ocuparon importantes puestos en esta sociedad que las retenía contra su voluntad38. Disponemos de muy pocos ejemplos de mujeres cuyos precios de venta fueron altos, pero son muy significativos los que fueron pagados para Heleine Taparry, Marie Fernández, Anne Fernández y Jeanne Le Tailler, cuatro mujeres entre dos y treinta años de edad, nacidas la primera en Venecia y las otras tres en Bruselas, rescatadas por los trinitarios por unas sumas que oscilaban entre las 700 y 800 libras cada una: casi dos veces más que lo que se pagaba en esta época por un varón de mediana edad, con buenas condiciones físicas y un oficio poco cualificado39.

  • 40 Deslandres,1903 ; Grimaldi-Hierholtz, 1994 y Cipollone, 1981.
  • 41 BNF, F-5.001 (92) y F-23.611 (549).
  • 42 Kaiser (en prensa b).

12Según apuntan una serie de trabajos sobre los trinitarios franceses de desigual factura, fue Luis XIII quien tomó la acertada determinación de reglamentar la desordenada recogida de limosnas para el rescate de cautivos que venían realizando los religiosos a lo largo y ancho de todo el territorio francés desde el período medieval40. Esta importante maniobra del monarca fue posible gracias a la colaboración del Parlementde París y del largo centenar de diócesis repartidas por todo el suelo francés en esta época41. Desde este momento, toda la limosna recaudada en Francia por los trinitarios para los rescates de cautivos debía centralizarse en el convento que dicha orden tenía en el centro de París desde principios del siglo xiii. No sabemos prácticamente nada de este dinero, si exceptuamos el hecho anecdótico de que era custodiado por un religioso de probada confianza en un «arca de tres llaves» a la que sólo tenían acceso otros dos religiosos más: el padre prior del convento y el padre provincial de la orden, quien, además, tenía la competencia de recibir los informes de todo el dinero acumulado. Tampoco sabemos más sobre su transporte hasta Marsella, Toulon o La Rochelle, los puertos más frecuentados por los religiosos franceses para embarcarse a Trípoli, Túnez, Argel y Salé. Sin embargo, es muy probable que los redentores hicieran uso de un sistema de letras de cambio. El hecho no es descabellado si pensamos que los trinitarios de la Provenza, los capuchinos del norte de Italia y otras órdenes religiosas (dominicos, lazaristas y jesuitas sobre todo), dedicadas a rescatar súbditos prisioneros en los territorios del Islam, solían recurrir al crédito para conseguir el dinero que necesitaban para sus tratos42.

  • 43 Martínez Torres,2004, p. 110.

13Cuando los redentores disponían de todo lo necesario para desplazarse hasta el lugar del norte de África que había sido elegido para efectuar el rescate, el padre prior y sus compañeros les agasajaban en el convento con una «solemne misa», cuyo objeto era bendecir al conjunto de la expedición redentora. En el mismo día, o al siguiente, en el más estricto anonimato por miedo a ser robados en los caminos y en las posadas de más frecuente paso, los redentores dejaban su convento de París y cogían los trayectos más cortos que conectaban la Corte francesa con los puertos de Marsella, Toulon y La Rochelle. El viaje era largo y pesado, pues solía durar de dos a tres semanas y alternaba el transporte en carruaje, a lomos de burro o mula e, incluso, algunas etapas a pie. El paso por algunas poblaciones relevantes (Avignon y Lyon, en el caso de la ruta París-Marsella, y Angers y Nantes, en lo referente a la ruta París-La Rochelle) era aprovechado para seguir dando sermones sobre «los horrores de Berbería» y recaudar más recursos para la redención que iba a tener lugar. Sobre las distancias que recorrieron los religiosos y estas importantes rutas que surcaron el hexágono francés durante esta época no sabemos nada. Los documentos manejados, al igual que otros importantes aspectos, silencian estos hechos y prefieren dejar constancia de otros probablemente menos relevantes. Así, por ejemplo, entre la documentación consultada hemos encontrado órdenes precisas del padre provincial de los trinitarios en las que insta a los redentores a contratar, «sin demora ninguna», los servicios de un barco que regularmente viajara hasta los puertos del Norte de África y a informarse sobre el «estado de la mar». Además de estas funciones, los redentores también tenían que alquilar los servicios de una pequeña escolta que les defendiera de las naves corsarias. La documentación que hemos manejado tampoco hace mención del dinero gastado por los religiosos en los diferentes transportes, en el servicio de seguridad o en la manutención diaria, pero nada nos impide señalar que, al igual que pasara con los trinitarios españoles, tales partidas representaron una parte importante del gasto global de la redención, probablemente cercano al 40%43.

  • 44 BNF, Ld. 44-4.

14Al principio de estas páginas mencionamos que durante esta época la travesía por el Mediterráneo y el Atlántico no estaba exenta de inseguridades y contratiempos. Tanto por los riesgos imputables a los corsarios como por los concernientes a toda una serie de factores imponderables, como las tormentas, el excesivo oleaje o la espesa niebla, e, incluso, por algún que otro naufragio motivado por alguno de estos elementos o todos a la vez, lo cierto es que no faltan casos en los que las naves de los redentores llegaron a los puertos de destino con un retraso considerable, del orden de varios meses. Entre los documentos consultados hay muchos ejemplos para enriquecer este cuadro, pero quizá sea representativo el que nos ofrece la redención que se hizo en Argel en 1645. Esta redención se embarcó para Argel en Marsella el 3 de febrero de 1644 y no llegó al puerto berberisco hasta el 15 de marzo debido a una rotura del trinquete a la altura de Toulon, lo que motivó que se desviaran más de 50 millas de la ruta habitual. Tras dos semanas de navegación entre las costas de España e Italia, el 18 de aquel mes de febrero llegaron a Bugía a pesar de los fuertes vientos que soplaron durante todo el trayecto. En esta ciudad fueron retenidos nuevamente por las tempestades y el tremendo oleaje. Los redentores —podemos leer en la crónica de este accidentado viaje— se encontraban «asolados ante el espectáculo dantesco» que ofrecían los abundantes pecios que flotaban a la entrada del puerto de Bugía, consecuencia del fuerte temporal sufrido en los días anteriores. Tras esperar un tiempo más apacible, el 15 de marzo de 1655, después de más de un mes de navegación, llegaron por fin a Argel44.

El procedimiento desarrollado en suelo musulmán

  • 45 Gómez de Losada, Escuela de trabajos, pp. 52-82.
  • 46 Véanse Grillon, 1964 y Poumarède, 2003.
  • 47 Desde principios del siglo xvii las autoridades berberiscas permitieron a los cautivos tener botica (...)

15El avistamiento de la «nave de la redención» (sólo al llegar se desplegaba el estandarte de la Trinidad, que consistía en una cruz azul sobre fondo blanco) por los vigías de los puertos norteafricanos era anunciado con una salva de cañonazos. Tanto si se atracaba de día como si se hacía de noche, el capitán del navío en el que viajaban los trinitarios estaba obligado a retener a toda la tripulación durante al menos veinticuatro horas45. Hasta el día siguiente no se acercaba a la nave de los redentores una pequeña barca en la que iba un emisario que transmitía el permiso para entablar las negociaciones de rescate, lo que se hacía en la sede del diván o consejo de gobierno, y siempre después de que los religiosos fueran visitados por una comitiva de recibimiento formada por un letrado musulmán (que anotaba todos los pormenores de los tratos), el cónsul francés46, el «guardián del puerto» (que se encargaba de inmovilizar el barco para que ningún cautivo, musulmán o judío pudiera embarcarse durante el tiempo que duraban las negociaciones de rescate), el vicario de los hospitales de cautivos47 y un «truchimán» o intérprete (normalmente era un comerciante judío o un renegado de alta posición social con amplios conocimientos en francés, español, italiano, inglés y/o portugués). Después de cotejar el pasaporte que autorizaba la entrada en el Norte de África, los redentores eran acompañados hasta la «casa de la limosna», que era una especie de residencia donde se depositaban los cajones de plomo en los que solía venir el dinero de los rescates bajo la vigilancia de cuatro o seis escoltas musulmanes llamados «moros baldís». La lectura de un bando público en las principales calles y plazas de la localidad elegida para efectuar el rescate abría el período de negociación. Durante este tiempo, los «moros baldís» acompañaban a los religiosos en todos sus desplazamientos. Sus órdenes eran claras y rotundas: debían castigar a todas las personas que molestaran a los trinitarios en sus tratos.

  • 48 AD BdR, 50 H 30.
  • 49 La alusión a Niklas Luhmann y su Systemvertrauen (confianza en el funcionamiento del sistema y no n (...)
  • 50 BNE, Ms. 3.572, ff.os 335-357.

16Según los testimonios que nos han dejado los redentores de la Trinidad sobre la naturaleza de las negociaciones de rescate, el alboroto, la desorganización y las coacciones eran la tónica fundamental de tales transacciones. Era habitual que los religiosos superaran el tiempo estimado de permanencia en el lugar porque las diferentes autoridades musulmanas solían presionarles para que rescataran únicamente a aquellos cautivos que eran de su propiedad, y no a todos aquellos que los trinitarios tenían pensado libertar en un principio. La redención efectuada en Túnez en 1720 es un buen ejemplo de ello, pues los 45 cautivos rescatados fueron comprados exclusivamente al bey, quien, no contento con hacer gala de su autoridad, decidió además subir varias veces los precios de todos ellos argumentando cierto «interés real» en dicha compra48. Las coacciones señaladas demuestran, en términos «luhmannianos», que los redentores no dudaron de la fiabilidad del sistema negociador sino de la naturaleza de algunos de sus actores, por lo que, muchas veces, utilizaron para sus tratos el concurso de mediadores judíos, que venían dedicándose a este lucrativo oficio prácticamente desde que fueron expulsados de Europa a finales de la Edad Media49. Los trinitarios no eran muy proclives a este tipo de mediadores por los elevados intereses que reclamaban en sus negociaciones (entre el 15 y el 30%), pero no les quedaba más remedio que acudir a sus servicios ante las frecuentes escaramuzas que se producían entre los pequeños y medianos propietarios de cautivos por el hecho de acaparar los mejores tratos con la redención. Tanto los religiosos como los mediadores judíos tenían que estar muy atentos para no ser engañados por los dueños de esclavos. Algunas de las trampas más generalizadas en esta época eran: incitar a rescatar cautivos que previamente habían acordado con su patrón renegar nada más ser comprados, hacer pasar por cautivos sanos a personas con enfermedades infecciosas o mentales, e, incluso, obligar a comprar esclavos que habían contraído unilateralmente «pactos de libertad» con sus patrones. Dichos cautivos eran conocidos en todas las poblaciones del Norte de África con el nombre de «cortados» y su rescate fue prohibido por las máximas autoridades religiosas debido a las elevadas cantidades de dinero que se desembolsaban en vano por su compra50.

  • 51 Mathiex, 1954. Para las cifras de la población cautiva en Argel, véase Bono, 1964, pp. 220-221.

17Las sumas que pagaron los redentores trinitarios por los cautivos franceses dependían del sexo, la edad, el oficio, etc. Las mujeres, los niños, los prisioneros en edad adolescente y todos aquellos que anteriormente a su captura habían sido pilotos de barcos, oficiales del ejército, maestros fundidores, constructores de barcos, carpinteros de ribera, calafateadores, sacerdotes, etc., tenían precios más elevados que el resto de los cautivos, del orden de dos, tres y hasta diez veces más que el precio que se pagaba por un esclavo sin especial cualificación. Antonio Pellegrim, un capitán de navío marsellés preso seis años y rescatado por los trinitarios en la ciudad de Argel en 1714, es un buen ejemplo de todo ello, pues su precio de compra, 1.400 piastras, superaba casi diez veces lo que pagaron los redentores por algunos de sus compañeros de cautiverio, en su mayoría soldados de baja extracción social y marineros. Cuando se prescindía de las características físicas, de las cualidades y de la condición social, el precio del cautivo variaba según hubiera un mayor o menor número de retenidos en el interior de los baños. La ciudad de Argel entre 1690 y 1729 puede servirnos de ejemplo, ya que el precio medio del cautivo pasó de 400 a 1.500 libras debido al paulatino descenso que sufrieron las capturas (los 8.000 cautivos que había a mediados del siglo xvii se vieron reducidos a 500 en la segunda mitad del xviii)51. Este precio, que hemos denominado «natural», todavía podía verse incrementado con fuertes aranceles y tasas. Desconocemos los que se aplicaron en los puertos de Trípoli, Túnez y Salé, pero sabemos por otras fuentes los de Argel, donde la redención pagaba a la entrada una cantidad que era el resultado de gravar el cargo o activo que llevara con un porcentaje fluctuante entre el 3 y el 11,5% según las épocas. A la salida del puerto también había que pagar una suma aleatoria en concepto de «derechos de puertas», que era añadida al precio final de cada cautivo rescatado. Todo ello, como es lógico, generó grandes protestas de los religiosos y, lo que es más grave aún, motivó que no pocas operaciones de rescate quedaran abortadas o endeudadas con las autoridades norteafricanas.

  • 52 Los embajadores de las principales potencias europeas no eran los únicos que tenían que presentarse (...)

18El «sermón de la esperanza» que daban los redentores a todos los cautivos que no habían podido ser libertados marcaba el fin de las negociaciones de rescate y el inicio de las gestiones de embarque. Todos los rescatados, por expresa orden de la máxima autoridad berberisca, antes de subir a la nave de los redentores debían colocarse en fila para ser contados por un destacado miembro del duán y portar el ciscara o documento que avalaba la venta individual a los religiosos. Había que tener mucho temple para que la inquietud no se notara, pues ni siquiera en un momento como éste las redenciones estaban libres de sufrir alguna que otra demora más de las que ya habían tenido lugar al antojo del «guardián del puerto» e incluso de cualquiera de los musulmanes que había negociado los rescates con los religiosos. Y es que dichos propietarios, como hemos podido corroborar en no pocos casos, se personaban en el puerto exigiendo por sus cautivos más dinero del que ya se les había pagado, aludiendo gastos de ropa y manutención diaria desde el mismo momento de su captura. Al mismo tiempo que se efectuaba el preceptivo recuento, el capitán y los marineros de la nave de la redención eran conminados a recoger las jarcias y el timón que les habían sido requisados a su llegada con el objeto de que nadie pudiera huir a tierra cristiana mientras duraran las negociaciones de rescate. Todavía, antes de partir, faltaba una cuestión más: el intercambio recíproco de mercancías y regalos. Los propietarios les daban a sus cautivos albornoces, bonetes y cómodo calzado para el viaje; y los redentores obsequiaban a los propietarios y a otras dignidades de peso con tabaco, té, perlas, chocolate, paños y perfumes. Tales prácticas de ofrendas y regalos, que han permanecido en las relaciones diplomáticas de los siglos xix y xx, eran una prueba de amistad entre las partes, pero, sobre todo, brindaban cierta impunidad ante los siempre presentes corsarios berberiscos52.

  • 53 Hildesheimer, 1980.
  • 54 BNF, Ld. 43-18 y Veronne, 1970.

19Dejadas muy atrás las costas berberiscas, ya en los puertos franceses una Junta sanitaria, formada por un médico, un cirujano, varios dignatarios locales y un representante real, se encargaba de vigilar que ninguno de los cautivos rescatados fuera portador de enfermedades infecciosas. El miedo al contagio de la peste bubónica y el tifus procedentes del Magreb y de Oriente en general fue tan frecuente entre las poblaciones del Atlántico y del Mediterráneo francés que no faltan casos de navíos de la redención que tuvieron que pasar una cuarentena en el mismo puerto o en lazaretos e islas alejados de las poblaciones de desembarco y habilitados para tal fin en el último tercio del reinado de Luis XIV53. Por el contrario, si los cautivos venían sanos podían optar por seguir su trayecto con los redentores hasta París (donde se hacían importantes procesiones congratulatorias en las que participaban amplios sectores de la sociedad) o por regresar a sus casas con el ansiado «certificado de libertad» rubricado por el monarca y los redentores. Hay infinidad de testimonios sobre el extraordinario ambiente festivo que se vivía en la Corte francesa cuando llegaba del norte de África una redención de cautivos. La ceremonia congratulatoria que se hizo en París en 1642, por ejemplo, da buena cuenta de ello. Después de realizar toda una serie de procesiones por algunas de las principales poblaciones de paso (Aix, Lambesc, Arles, Tarascón, Avignon, Nevers, Fontainebleau…), los redentores y los cautivos fueron agasajados con flores y grandes cantidades de pan y vino en la parisina abadía de San Víctor, y desfilaron con lentitud por las principales calles, plazas y puentes de París (rue de la Harpe y de Saint Jacques, place de Maubert y pont Neuf) en compañía de un nutrido cortejo de notables dignidades de la vida política nacional y local en el que no faltaron las luminarias, las guirnaldas y la música de clarines, tambores y chirimías. Saint Michel d’Auxerre y Notre Dame de París, dos de los templos católicos más importantes de ayer y de hoy, eran los elegidos por los cautivos para que, a modo de ex-voto, ofrecieran las cadenas llevadas durante su cautiverio en compañía de unos niños-ángeles bañados en polvo de oro y vestidos con unas relucientes túnicas blancas54.

Conclusiones

  • 55 Maziane, 2002, p. 315.

20No es descabellado concluir este trabajo subrayando que las preventivas operaciones de castigo que, entre el primer tercio del siglo xvii y principios del xviii, efectuó en el Mediterráneo musulmán la marina de guerra francesa contra los estados de Trípoli, Túnez, Argel, Marruecos y Salé tuvieron un alcance limitado, pues no pudieron impedir que los corsarios de tales territorios capturaran, además de un importante número de barcos y mercancías, un no menos desdeñable contingente de súbditos franceses nacidos en las poblaciones costeras del Mediterráneo y del Atlántico. Basta con que echemos un vistazo rápido a la abundante correspondencia que mantuvieron los cónsules franceses destacados en el norte de África con Luis XIII y Luis XIV para percatarnos de este desgraciado hecho, conocido por la historiografía especializada pero del que apenas se hace alguna que otra mención en las enciclopedias, libros y manuales de historia de Francia durante la Edad Moderna. Aunque la proporción de cautivos franceses que hubo en el norte de África siempre estuvo muy por debajo de la de los españoles, portugueses e italianos, lo cierto es que en algunos territorios como en Marruecos durante el primer tercio del siglo xviii los esclavos franceses llegaron a sobrepasar el 20% del total de la población esclava. Dicha proporción les ponía por delante de los prisioneros ingleses y holandeses, e, incluso, casi al mismo nivel que los portugueses y españoles, que eran la mayoría más visible en este territorio desde finales del siglo xvi55.

21Al igual que ocurrió en España, en Portugal y en algunos de los territorios de Italia más castigados por los asaltos y razias berberiscas (Venecia, Florencia, Nápoles, Sicilia y Palermo sobre todo), las fuertes demandas de la población civil francesa por un lado, y de la Iglesia católica por otro, llevaron a los monarcas de Francia a tomar la determinación de recuperar el mayor número posible de hombres y mujeres mediante la reorganización de algunas instituciones de rescate que se remontaba a los tiempos medievales. En lo que a las redenciones religiosas de la orden de la Trinidad se refiere, en las páginas precedentes hemos podido ver que la intervención de los soberanos franceses en tales negociaciones de rescate básicamente quedo circunscrita a un simple y llano apoyo jurídico-institucional. Probablemente ello fue así porque la Monarquía de Francia dispuso, desde las últimas décadas del siglo xvi hasta el primer tercio del siglo xix, de un eficaz y notable despliegue diplomático en las principales poblaciones berberiscas, capaz de obtener la rápida liberación de todos aquellos capitanes de barcos, marinos, mercaderes y soldados capturados por los berberiscos, cuyo número se había incrementado a resultas de la reactivación de la política comercial francesa en el Mediterráneo de fines del siglo xvii y principios del xviii.

22Las negociaciones de rescate que durante los siglos xvii y xviii mantuvieron los religiosos de la Trinidad con los propietarios de esclavos berberiscos no pudieron evitar causar cierta decepción en el conjunto de la población francesa por tres razones fundamentales: el escaso número de libertados (apenas seis cautivos al año); su eminente localismo (la mayoría de los rescatados eran franceses de las diócesis eclesiásticas de donde los trinitarios conseguían dinero para sus gastos; y porque no siempre se rescataban aquellas personas que tenían más riesgo de convertirse al Islam, tal era el caso de las mujeres, los niños, los varones jóvenes y las personas consideradas con una alta especialización laboral. Todo ello hizo que durante esta época no faltaran abiertas protestas contra los trinitarios encabezadas por agitadores procedentes de los sectores más desfavorecidos de la población y manifiestas en las mismísimas puertas de sus iglesias y conventos en forma de alborotos en los que no faltaban la distribución de pasquines y hojas volanderas. En estos escritos los trinitarios eran acusados de rescatar ancianos, lisiados y personas poco aptas para generar riqueza en Francia. Es muy difícil pronunciarse sobre tales aspectos, pues la deteriorada y fragmentada documentación que hemos manejado no nos permite insistir en este punto, pero no cabe duda de que las escasas, por no decir prácticamente inexistentes, alusiones en las listas de cautivos rescatados a fundidores, constructores de barcos, capitanes del ejército o de la armada, mujeres, niños y jóvenes, son bastante elocuentes sobre cuáles fueron las principales preferencias de los captores y del límite que ello imponía a los rescates.

Haut de page

Bibliographie

  

Abreviaturas

AD BdR, Archives départamentales des Bouches-du-Rhône, Marseille

AGS, Archivo General de Simancas, Valladolid

AHPM, Archivo Histórico de Protocolos de Madrid, Madrid

AMAE, Archives du ministère des Affaires étrangères, París

ANF, Archives nationales de France, París

BNE, Biblioteca Nacional de España, Madrid

BNF, Bibliothèque nationale de France, París

Bibliografía

Alonso Acero, Beatriz (2000), Orán-Mazalquivir, 1589-1639: una sociedad española en la frontera de Berbería, Madrid.

Bennassar, Bartolomé (1989), Los cristianos de Alá: la fascinante aventura de los renegados, Madrid.

Bennassar, Bartolomé (1998), «La Méditerranée aux xvie, xviie et xviiie siècles», en Jean Carpentier y François Lebrun (dirs.), Histoire de la Méditerranée, París, pp. 213-300.

Bennassar, Bartolomé (en prensa), «La Inquisición de Malta y los renegados», en José Antonio Martínez Torres (ed.), Europeos en el Islam, musulmanes en Europa. Circulación de personas y negociaciones comerciales en el Mediterráneo (siglos xvi, xvii y xviii), Madrid.

Bono, Salvatore (1964), I corsari barbareschi, Turín.

Bono, Salvatore (2000), «Istituzioni per il riscatto di schiavi nel mondo mediterraneo. Annotazioni storiografiche», Nuovi Studi Livornesi, 8, pp. 29-43.

Bookin Weiner, Jerome B. (1993), «Corsaring in the Economy and Politics of North Africa», en George Joffe (ed.), North Africa: Nation, State and Region, Londres, pp. 3-33.

Boubaker, Sadok (1987), La régence de Tunis au xviie siècle: ses relations commerciales avec les ports de l’Europe méditerranéenne, Marseille et Livourne, Zaghouan (Túnez).

Braudel, Fernand (1928), «Les espagnols et l’Afrique du Nord de 1492 à 1577», Revue africaine, 69, pp. 184-233 y 351-428.

Braudel, Fernand (1976), El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II (2 vols.), México.

Brotton, Jerry (2003), El bazar del Renacimiento: sobre la influencia de Oriente en la cultura occidental, Barcelona.

Bunes Ibarra, Miguel Ángel de (2005), «Relaciones económicas entre la Monarquía Hispánica y el Islam en la época de Cervantes», Revista de Historia Económica, número extraordinario «La economía en tiempos de Don Quijote», pp. 161-177.

Castries, Henry de (ed.) (1905-1923), Sources inédites de l’histoire du Maroc, Première Série: Dynastie Sa‘adienne, Archives et bibliothèques des Pays-Bas (6 vols.), de France (3 vols.), d’Espagne (3 vols.), de Portugal (5 vols.), París.

Cipollone, Giulio (1981), La casa della Santa Trinità di Marsiglia (1202-1547): prima fondazione sul mar dell’Ordine trinitario, Roma.

Colley, Linda (2002), Captives: Britain, Empire and the World (1600-1850), Londres.

Dan, Pierre, Histoire de Barbarie et de ses corsaires, des royaumes et des villes d’Alger, de Tunis, de Salé et de Tripoli, París, 1649.

Davis, Robert C. (2003), Christian Slaves, Muslim Masters: White Slavery in the Mediterranean, the Barbary Coast and Italy (1500-1800), Nueva York.

Descimon, Robert y Guéry, Alain (1989), «Un État des temps modernes?», en André Burguière y Jacques Revel (dirs.), Histoire de la France (5 vols.), París, vol. 2: L’État et les pouvoirs, Jacques Le Goff (dir.), pp. 183-355.

Deslandres, Paul (1903), L’Ordre des Trinitaires pour le rachat des captifs (2 vols.), París.

Fiume, Giovanna (ed.) (2001), La schiavitù nel Mediterraneo, número 107 (2)de Quaderni Storici.

Fontenay, Michel (1986), «La place de la course dans l’économie portuaire: l’exemple de Malte et des ports barbaresques», Annales. Économies, Sociétés, Civilisations, 6, pp. 1321-1348.

Fontenay, Michel (1991), «Le Maghreb barbaresque et l’esclavage méditerranéen aux xvie-xviie siècles», Cahiers de Tunisie, 44(157-158), pp. 7-43.

Fontenay, Michel y Tenenti, Alberto (1975), «Course et piraterie en Méditerranée de la fin du Moyen Âge au xviie siècle», en Course et piraterie. Actes des études présentées à la Commission international d’histoire marítime à l’occasion de son XVe Colloque international pendant le XIVe Congrès international des Sciences historiques [San Francisco, août 1975] (2 vols.), París, vol. 1, pp. 78-136.

Friedman, Ellen G. (1980), «Trinitarians Hospitals in Algiers: An Early Example of Health Care for Prisoners of War», The Catholic Historical Review, 66, pp. 551-564.

Godinho, Vitorino Magalhães (1965-1967), «Les présides portugais au Maroc et la factorerie d’Andalousie», en Jordi Maluquer de Motes (ed.), Homenaje a Jaime Vicens Vives (2 vols.), Barcelona, vol. 2, pp. 183-198.

Gómez de Losada, Gabriel, Escuela de trabajos en cuatro libros dividida: el cautiverio más cruel y tirano, noticias y gobierno de Argel, necesidad y conveniencia de la redención, el mejor cautivo rescatado, Madrid, 1670.

Grandchamp, Pierre (1920-1933), La France en Tunisie au xviie siècle: inventaire des archives du consulat de France à Tunis de 1582 à 1705 (10 vols.), Túnez.

Grillon, Pierre (1964), «Origines et fondation du Consulat de France à Alger (1564-1582)», Revue d’histoire diplomatique, 78, pp. 97-117.

Grimaldi-Hierholtz, Roseline (1994), L’ordre des Trinitaires: histoire et spiritualité, París.

Hildesheimer, Françoise (1980), Le bureau de la Santé de Marseille sous l’Ancien régime: le renfermement de la contagion, Marsella.

Kaiser, Wolfgang (2004), «Négocier la liberté. Missions françaises pour l’échange et le rachat de captifs au Maghreb (xviie siècle)», en Claudia Moatti (dir.), La mobilité des personnes en Méditerranée de l’Antiquité à l’époque moderne: procédures de contrôle et documents d’identification, Roma, pp. 501-528.

Kaiser, Wolfgang (ed.) (en prensa a), Négotiations et transferts. Les intermédiaires dans l’échange et le rachat des captifs en Méditerranée (xvie-xviie siècles). Actes des Journées d’études (Rome, 25-26 janvier 2002), Roma.

Kaiser, Wolfgang (en prensa b), «Les “hommes de crédit” dans les rachats de captifs provençaux xvie-xviie siècles», en Wolfgang Kaiser (ed.), Négotiations et transferts. Les intermédiaires dans l’échange et le rachat des captifs en Méditerranée (xvie-xviie siècles). Actes des Journées d’études (Rome, 25-26 janvier 2002), Roma.

Kaiser, Wolfgang (en prensa c), «L’exception permanente. Les échanges commerciaux entre les pays européens et le Maghreb à l’époque moderne», en José Antonio Martínez Torres (ed.), Europeos en el Islam, musulmanes en Europa. Circulación de personas y negociaciones comerciales en el Mediterráneo (siglos xvi, xvii y xviii), Madrid.

Krieken, Gerard Van(2002), Corsaires et marchands: les relations entre Alger et les Pays-Bas (1604-1830), París.

López Nadal, Gonçal (1986), El corsarisme mallorquí a la Mediterrània occidental (1652-1698): un comerç forçat, Palma de Mallorca.

Luhmann, Niklas (2000), Vertrauen: ein Mechanismus der Reduktion sozialer Komplexität, Stuttgart.

Martín Casares, Aurelia (2000), La esclavitud en la Granada del siglo xvi: género, raza y religión, Granada.

Martín Corrales, Eloy (1987), «Aproximación al estudio del corsarismo español en el litoral norteafricano en el siglo xviii», Aldaba, 9, pp. 25-39.

Martín Corrales, Eloy (2000), «La “saca” de plata americana desde España hacia el Mediterráneo musulmán, 1492-1830», en Antonio Miguel Bernal (ed.), Dinero, moneda y crédito en la monarquía hispánica. Actas del Simposio international «Dinero, Moneda y Crédito: de la Monarquía Hispánica a la Integración Monetaria Europea» (Madrid, 1999), Madrid, 2000, pp. 471-494.

Martín Corrales, Eloy (2001), Comercio de Cataluña con el Mediterráneo musulmán (siglos xvi-xviii). El comercio con los «enemigos de la fe», Barcelona.

Martín Corrales, Eloy (2002), La imagen del magrebí en España: una perspectiva histórica (siglos xvi-xx), Barcelona.

Martín Corrales, Eloy (2005), «De cómo el comercio se impuso a la razzia en las relaciones hispano-musulmanas en tiempos del Quijote: hacia la normalización del comercio con el norte de África y el Levante otomano a caballo de los siglos xvi y xvii», Revista de Historia Económica, número extraordinario «La economía en tiempos de Don Quijote», pp. 139-160.

Martínez Torres, José Antonio (2004), Prisioneros de los infieles. Vida y rescate de los cautivos cristianos en el Mediterráneo musulmán (siglos xvi-xvii), Barcelona.

Martínez Torres, José Antonio (en prensa), «Plata para el “infiel”. La saca de moneda americana desde España hacia el Mediterráneo y el Atlántico musulmán (siglos xvi-xviii)», en José Antonio Martínez Torres(ed.), Europeos en el Islam, musulmanes en Europa. Circulación de personas y negociaciones comerciales en el Mediterráneo (siglos xvi, xvii y xviii), Madrid.

Mathiex, Jean (1954), «Trafic et prix de l’homme en Méditerranée aux xviie et xviiie siècles», Annales. Économies, Sociétés, Civilisations, 2, pp. 157-164.

Maziane, Leïla (2002), «Les captifs européens en terre marocaine aux xviie et xviiie siècles», Cahiers de la Méditerranée, 65, pp. 311-327.

Montojo Montojo, Vicente y Ruíz Ibáñez, José Javier (1998), Entre el lucro y la defensa: las relaciones entre la monarquía y la sociedad mercantil cartagenera (comerciantes y corsarios en el siglo xvii), Murcia.

Pantera, Pantero, L’armata navale divisa in doi libri, ne i quali si ragiona del modo, che si si ha à tenere per formare, ordinare, & conservare un armata maritima, Roma, 1614.

Peter, Jean (1997), Les barbaresques sous Louis XIV: le duel entre Alger et la Marine du roi (1681-1698), París.

Plantet, Eugène (1889), Correspondance des deys d’Alger avec la cour de France [1579-1833] (2 vols.), París.

Plantet, Eugène (1893), Correspondance des beys de Tunis et des consuls de France avec la Cour [1577-1830] (3 vols.), París.

Poumarède, Géraud (2003), «Naissance d’une institution royale: les consuls de la nation française en Levant et en Barbarie aux xvie et xviie siècles», Annuarie-bulletin de la Société de l’histoire de France, pp. 65-128.

Ricard, Robert (1955), Études sur l’histoire des Portugais au Maroc, Coimbra.

Richet, Denis (1973), La France moderne, l’esprit des institutions, París.

Stella, Alessandro (2000), Histoires d’esclaves dans la péninsule Ibérique, París.

Stella, Alessandro y Vincent, Bernard (1996), «L’Europe, marché aux esclaves», L’Histoire, 202, pp. 64-70.

Veronne, Chantal de la (1970), «Quelques processions de captifs en France a leur retour du Maroc, d’Algérie ou de Tunis (xviie-xviiie siècle)», Revue de l’Occident musulman et de la Méditerranée, 8, pp. 131-142.

Vincent, Bernard (2003 a), «L’esclavage moderne en péninsule Ibérique», en Roberto J. López y Domingo L. González Lopo (eds.), Balance de la historiografía modernista (1973-2001). Actas del VI Coloquio de metodología histórica aplicada. Homenaje al profesor Dr. D. Antonio Eiras Roel (Santiago de Compostela, 25-27 de octubre de 2001), Santiago de Compostela, pp. 445-452.

Vincent, Bernard (2003 b), «Juifs et esclavage à Oran», en Mercedes García-Arenal (dir.), Entre el Islam y Occidente. Los judíos magrebíes en la Edad Moderna, Madrid, pp. 245-252.

Zysberg, André (2004), «Louis XIV, Louis XV et Louis XVI: parallèle des trois rois Bourbon et la mer», en Emmanuel Le Roy Ladurie (ed.), Personnages et caractères: xve-xxe siècles, París.

Haut de page

Notes

1 Véanse Braudel, 1976, vol. 2, pp. 284-319sqq y Bennassar, 1998, pp. 213-300. Agradezco las observaciones, comentarios y referencias bibliográficas proporcionadas por Carlos Martínez Shaw, Bernard Vincent, Wolfgang Kaiser, Xavier Huetz de Lemps y los anónimos evaluadores de esta revista. Finalmente, quiero dedicar estas páginas a Carlos Martínez Shaw, amigo y maestro, siempre atento al desarrollo de mis investigaciones.

2 Véanse Bono, 1964 y Fontenay y Tenenti, 1975.

3 La noticia en Plantet, 1889, t. i : 1579-1700.

4 Histoire chronologique du Royaume de Tripoli, citada por Fontenay, 1991, pp. 7-43, en particular, p. 22, nota 40.

5 Boubaker, 1987, pp. 44-45.

6 Bookin Weiner, 1993.

7 Dan, Histoire de Berbérie, p. 319.

8 López Nadal, 1986 y Martín Corrales, 1987.

9 Fontenay, 1986 y Bennassar (en prensa).

10 AHPM, legs. 11.802, 12.114 y 12.115 así como Montojo Montojo y Ruíz Ibáñez, 1998.

11 Stella, 2000 ; Martín Casares, 2000, pp. 13-63 y 115 y Vincent, 2003 a.

12 Stella y Vincent, 1996.

13 Martín Corrales, 2001 ; Martín Corrales, 2005 y Bunes Ibarra, 2005.

14 Kaiser (en prensa c).

15 Brotton, 2003.

16 Martín Corrales, 2002.

17 Desde principios del siglo xv, las monarquías de Portugal y de España estuvieron presentes en los territorios del norte de África gracias a un sistema de presidios. Véanse Braudel, 1928 ; Ricard, 1955 ; Godinho, 1965-1967 y Alonso Acero, 2000.

18 Davis, 2003, p. 23.

19 AMAE, Fonds Divers, Mémoires et Documents, Turquie, leg. 7, 1710-1771, « État des Français résidant aux échelles de Levant et de Barbarie (1764) ». Otros testimonios de importancia fueron recogidos en la selección documental de Castries (ed.),1905-1923. Los territorios italianos, Inglaterra y las Provincias Unidas también efectuaron expediciones de rescate al norte de África, véanse Bono, 2000 ; Colley, 2002 y Krieken, 2002.

20 Durante esta época eran conocidos también con el apelativo de maturinos.

21 Peter, 1997 y Zysberg, 2004.

22 ANF, G9 22, G9 23.

23 Grimaldi-Hierholtz, 1994, p. 69.

24 BNF, Ld. 43-18, 43-30, 8o O3 g.1, 8o O3 j.57 y AD BdR, 50 H 30, 51 H 99. La lista de cautivos rescatados el año 1635 se reproduce con todo tipo de detalle en Dan, Histoire de Berbérie, pp. 40-68.

25 Véanse Fiume (ed.), 2001 y Kaiser (en prensa a).

26 Plantet, 1893 y Grandchamp, 1920-1933.

27 Kaiser, 2004, pp. 501-528. Sobre la dispersión de la plata procedente de América en los territorios del norte de África, véanse Martín Corrales, 2000, pp. 471-494 y Martínez Torres (en prensa).

28 Durante esta época los trinitarios celebraron Capítulos generales en Cerfroid (1645, 1651, 1665, 1684), Aix-en-Provence (1670, 1676) y Marsella (1729).

29 Junto a la comunidad trinitaria de la Provenza, cuya sede principal se encontraba en Marsella, la de París fue la más puntera durante los siglos xvii y xviii.

30 De las nueve operaciones de rescate en las que se basa este trabajo, tres fueron en Argel, dos en Salé, otras dos en Túnez, una en el norte de Marruecos y, finalmente, una redención realizó negociaciones de rescate en tres lugares diferentes : Trípoli, Túnez y Argel.

31 En el Mediterráneo era « seguro » navegar durante el período que iba del 20 de mayo al 24 de septiembre, « incierto » del 25 de septiembre al 23 de noviembre y « muy peligroso » entre el 24 de noviembre y el 20 de mayo (véase Pantera, L’armata navale).

32 BNF, Ld. 43-30.

33 Para conocer el entramado político-institucional de la Francia moderna, son fundamentales los trabajos de Richet, 1973 y Descimon y Guéry, 1989.

34 Casi siempre eran dos o tres, designados por el padre provincial de la orden por su probada experiencia en anteriores expediciones y por su ofrecimiento voluntario.

35 ANF, B750.

36 En cuatro redenciones que se realizaron entre 1654 y 1692, los trinitarios sólo libertaron a 234 personas.

37 Los documentos de estas operaciones de rescate, aunque incompletos, se pueden consultar en la BNF (Ld. 44-15 y 43-3 [7]) y en los AD BdR (51 H 99).

38 De la documentación inquisitorial que se conserva en los archivos españoles se desprende que las cautivas tuvieron un notable papel en la sociedad musulmana como esposas, intérpretes y trabajadoras domésticas (véase Bennassar, 1989).

39 AD BdR, 51 H 99.

40 Deslandres,1903 ; Grimaldi-Hierholtz, 1994 y Cipollone, 1981.

41 BNF, F-5.001 (92) y F-23.611 (549).

42 Kaiser (en prensa b).

43 Martínez Torres,2004, p. 110.

44 BNF, Ld. 44-4.

45 Gómez de Losada, Escuela de trabajos, pp. 52-82.

46 Véanse Grillon, 1964 y Poumarède, 2003.

47 Desde principios del siglo xvii las autoridades berberiscas permitieron a los cautivos tener boticas y capillas en el interior de los recintos de reclusión (véase Friedman, 1980).

48 AD BdR, 50 H 30.

49 La alusión a Niklas Luhmann y su Systemvertrauen (confianza en el funcionamiento del sistema y no necesariamente en la fiabilidad de los actores) procede de Luhmann, 2000 (agradezco a Wolfgang Kaiser que me proporcionara esta referencia). Sobre los negociadores judíos, véanse AGS, Guerra Antigua, leg. 786 y Vincent, 2003 b.

50 BNE, Ms. 3.572, ff.os 335-357.

51 Mathiex, 1954. Para las cifras de la población cautiva en Argel, véase Bono, 1964, pp. 220-221.

52 Los embajadores de las principales potencias europeas no eran los únicos que tenían que presentarse con regalos para las autoridades berberiscas. En 1582, por ejemplo, el « embajador de los negros » acudió a Fez para darle al Xerife un presente formado por « cuatro gatos de algalia, mucha cantidad de ámbar y almizcle, veinticuatro negros capados y muchas negras, cien camellas, dos caballos buenos que sólo beben leche de camella, oro, marfil… » (véase AGS, Guerra Antigua, leg. 127, ff.os 206-208).

53 Hildesheimer, 1980.

54 BNF, Ld. 43-18 y Veronne, 1970.

55 Maziane, 2002, p. 315.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

José Antonio Martínez Torres, « Tratar con el «infiel»  », Mélanges de la Casa de Velázquez, 37-1 | 2007, 199-218.

Référence électronique

José Antonio Martínez Torres, « Tratar con el «infiel»  », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 37-1 | 2007, mis en ligne le 18 janvier 2011, consulté le 22 octobre 2017. URL : http://mcv.revues.org/3104

Haut de page

Auteur

José Antonio Martínez Torres

Universidad Nacional de Educación a Distancia

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org