Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Barbara F. Weissberger (ed.), Queen Isabel I of Castile

Mª Isabel del Val Valdivieso
p. 246-248
Référence(s) :

Barbara F. Weissberger (ed.), Queen Isabel I of Castile. Power, Patronage, Persona, Woodbridge, Tamesis, 2008, 237 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 14 janvier 2011.

1Barbara F. Weissberger vuelve a prestar atención a Isabel I de Castilla, ahora reuniendo los trabajos de once investigadores en un libro que busca acercarse al personaje a través de diversos asuntos que le contextualizan y le explican. Una obra multidisciplinar en la que participan historiadores, musicólogos, historiadores del arte y de la literatura, de Reino Unido, España, y Estados Unidos de América, cuyas aportaciones van precedidas de una introducción.

2La interrelación de distintos campos de actividad intelectual y creadora resulta muy fecunda. Una muestra de ello es este libro, que surge de un Simposio organizado por la Universidad de Minnesota, cuyos participantes intentan responder a sus preguntas sobre la reina. Esto saca a la luz las dificultades que aparecen cuando se pretende aprehender y comprender el pasado, por tanto tiene relación con el problema de la memoria. Un ejercicio que en el caso de Isabel tiene sus propias peculiaridades, debido al empeño de la reina por transmitir a su tiempo, y a la posteridad, una imagen de sí misma favorable a sus intereses. Tras cinco siglos, su recuerdo se ha conservado de diferente modo y en muy diferentes ámbitos. En el académico, el político, y en la mentalidad popular cubana, como pone de manifiesto Luís Felipe Bernaza en su documental Hasta la Reina Isabel baila el danzón (1991), tal y como indica la editora en el estudio introductorio. Ella misma, hilvanando sus reflexiones con las del mencionado cineasta cubano, expone la constatación de que es Isabel la que en cada circunstancia, desde la Castilla de entonces a la Cuba contemporánea, decide cuando, por qué y a qué ritmo baila.

3La obra pretende también ahondar en la contextualización de la reina en tres ámbitos concretos, siendo esto lo que organiza el libro en tres partes diferentes aunque relacionadas entre sí. La primera, centrada en las influencias de Aragón, Portugal y los territorios borgoñones, recoge los trabajos de tres especialistas. El más polémico, sin duda, es el de Theresa Earenfight que se ocupa de la relación entre Isabel y Fernando, el papel de éste y la influencia aragonesa, a partir del precedente de las reinas lugartenientes de Aragón. El título de su contribución (Two Bodies one Spirit) sugiere el contenido, en el que se insiste en la relación de reciprocidad, discursiva y dinámica, existente entre los cónyuges; y también en la influencia que sobre Fernando ejerciera su madre, factor que, a juicio de la autora, le permitirá comprender y aceptar la situación creada tras el acceso al trono de su mujer, y la peculiar realidad política y de gobierno que genera.

4Otro foco de influencia es Portugal, reino del que es originaria la familia materna de la reina, y con el que se establecen nuevos lazos familiares a través del matrimonio de dos de sus hijas, Isabel y María. William D. Phillips Jr., parte de estos hechos para explicar la proyección isabelina hacia el Atlántico. Hace hincapié, en el precio pagado por Isabel para asentarse en el trono, ya que eso le obligó a renunciar a la expansión hacia el Sur por la costa africana; en el interés isabelino por saber qué hacían los portugueses en ese ámbito, para lo que utilizó la presencia en la corte de Álvaro de Portugal; y en el precedente que, respecto a su actitud hacia la población americana, supuso la conquista de Canarias y el respeto a su población autóctona. Sobre la influencia franco-flamenca, Tess Knighton, a partir de los libros de música de Isabel, se pregunta si la nobleza y quienes viven en la corte conocen su contenido. Su conclusión es que la música franco-borgoñona es conocida en la Castilla del siglo xv, como en Aragón y Navarra, extremo que demuestra a partir del estudio de la difusión de alguna canción, en particular «O rosa bella».

5El segundo capítulo está centrado en el mecenazgo, pero también en la utilización de las artes en beneficio de los intereses políticos, en especial como instrumento para dibujar la imagen oficial de la reina. Emilio Ros-Fábregas vuelve sobre la música, en este caso la protección que se ejerce sobre la de carácter religioso; destaca el papel de Ambrosio de Montesinos, sacando a la luz la influencia en su obra de la música tradicional, y el papel de las mujeres a quienes van dedicados muchos de sus poemas. El mecenazgo en la pintura es abordado por Chiyo Ishikawa a través de la influencia de Hernando de Talavera –mediante su relación con la reina– en algunas obras pictóricas en las que se combina la austeridad con la tolerancia, características de la compleja religiosidad del arzobispo, lo que a juicio de la autora puede apuntar a la difícil situación de los conversos. Por su parte, Ronald E. Surtz pone de manifiesto la forma en que los libros dedicados a Isabel contribuyen al retrato de la reina, a la que se pone en relación con la Virgen, en un contexto en el que se desarrolla la devoción a la Inmaculada Concepción; busca también desvelar el interés de los autores, en particular de Nebrija y Palencia. Por último, en ese intento de elaborar la imagen de una reina modélica, interviene la narración de su participación en la guerra de Granada, si bien aquí Elizabeth A. Lehfeldt no puede por menos de constatar que, lejos de un patrón uniforme, cada uno de los tres cronistas considerados, Palencia, Pulgar y Valera, ofrecen una visión diferente del asunto.

6El último capítulo está dedicado al problema de la periodización, intentando discernir si estamos ante el final de la Edad Media o el comienzo de la Modernidad. Rafael Domínguez Casas concluye que, analizada la heráldica, la pintura y la arquitectura en su doble vertiente doméstica y religiosa, se trata de un período de transición. E. Michael Gerli y Kenneth Kreitner, desde la literatura y de la música, respectivamente, parecen inclinarse más por la modernidad, aunque sin negar la tensión existente entre las corrientes tradicionales y las nuevas, que se manifiesta tanto en las obras de Juan de Anchieta como en Cárcel de amor de Diego de San Pedro. Como colofón, insistiendo en la elaboración de la imagen de la reina, en este caso a lo largo de los últimos cinco siglos, se incluye el trabajo de Nancy F. Marino que estudia, a través de las crónicas, la historia y las obras de ficción, cómo se ha ido re-creando y evolucionando el perfil que se ofrece de la Reina Católica.

7En términos generales, se trata de una obra sugerente, que contribuye al debate sobre algunos aspectos del reinado y la historia de Isabel I, a la vez que abre perspectivas, y aporta nuevas contribuciones que vienen a enriquecer el acercamiento a tan complejo periodo y personaje. Por otra parte, pone de manifiesto la necesidad de potenciar el acercamiento y la discusión entre los historiadores de ambos lados del Atlántico, y de favorecer el conocimiento, allí y aquí, de lo que se hace en cada una sus orillas.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Mª Isabel del Val Valdivieso, « Barbara F. Weissberger (ed.), Queen Isabel I of Castile », Mélanges de la Casa de Velázquez, 40-2 | 2010, 246-248.

Référence électronique

Mª Isabel del Val Valdivieso, « Barbara F. Weissberger (ed.), Queen Isabel I of Castile », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 40-2 | 2010, mis en ligne le 14 janvier 2011, consulté le 01 novembre 2014. URL : http://mcv.revues.org/3482

Haut de page

Auteur

Mª Isabel del Val Valdivieso

Universidad de Valladolid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org