Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Juan-Sisinio Pérez Garzón, Las Cortes de Cádiz

Emilio La Parra López
p. 259-260
Référence(s) :

Juan-Sisinio Pérez Garzón, Las Cortes de Cádiz. El nacimiento de la nación liberal (1808-1814), Madrid, Síntesis, 2007, 429 p.

Texte intégral

1Comienza este libro con la siguiente afirmación: «la España que hoy definimos políticamente como Estado y, con mayor o menor consenso, como una sociedad nacional, tuvo partida de nacimiento. El parto sucedió en 1808 y se facilitó con unos fórceps de guerra y libertad». De esta manera tan clara (y rotunda) expone Pérez Garzón su objetivo principal, consistente en explicar cómo se produjo ese nacimiento, utilizando un lenguaje asequible para los no especialistas. Pero la frase es indicativa, asimismo, del tono de la narración. En ella se conjuga la claridad a la hora de exponer los asuntos principales, con la expresión de la complejidad de ese tiempo histórico, aspecto éste que el autor nunca soslaya, sino al contrario, entra continuamente en él, con lo cual introduce un punto de gran interés también para los especialistas. Porque este libro, que ante todo es una síntesis de lo que se conoce sobre el inicio de la construcción de la nación española, está lleno de sugerencias metodológicas y de ideas muy útiles para el investigador. No es, por tanto, una visión general más del período 1808-1814, sino una interpretación lúcida del nacimiento de la nación liberal española, como reza el subtítulo de la obra.

2Pérez Garzón es un excelente conocedor de la España del siglo xix y como tal se mueve con extraordinaria precisión en el relato de los acontecimientos y, sobre todo, en la explicación de los conceptos fundamentales. Hay en este libro mucha reflexión, circunstancia perfectamente reflejada en su meditada estructura. El volumen comienza con una exposición sobre el proceso de construcción en Europa y en América de la idea de Nación y la defensa de la libertad, con la intención de dejar patente que en 1808 los españoles no partieron de cero. Explica, a continuación, la crisis de la monarquía absoluta española en 1808, sin caer en los habituales juicios peyorativos sobre los protagonistas. Expone luego los rasgos fundamentales del régimen establecido por la Constitución de Bayona (siguiendo estudios recientes, como los de Fernández Sarasola, el autor considera que el texto de 1808 fue la  primera Constitución española), lo cual queda completado con una muy esclarecedora consideración sobre el estado de la América española. Y tras esto, que se puede entender como una larga –y necesaria– introducción al tema fundamental del libro (de acuerdo con las intenciones del autor no cabe, sin embargo, reducir estas páginas a simple introducción, pues forman parte del argumento fundamental) aborda con extraordinaria solvencia el proceso de convocatoria de las Cortes de Cádiz y su obra. Esto último constituye el grueso del volumen, que se cierra con unas consideraciones breves, pero muy sugerentes, sobre el legado político de las Cortes de Cádiz y, asimismo, del régimen josefino, al que atribuye la importancia que merece en el desarrollo del liberalismo moderado en el tiempo posterior al golpe de Estado de 1814. En todo el relato el autor tiene siempre muy en cuenta lo que sucede en América y en este sentido cabe destacar la excelente exposición de los primeros movimientos emancipadores.

3El texto abunda en inteligentes propuestas interpretativas. Una de las más relevantes, a mi juicio, por constituir parte central del argumento general, es la permanente tensión entre centralismo y federación. A ello alude Pérez Garzón no solo a propósito de América, sino también cuando aborda el inicio mismo del proceso revolucionario en la Península, esto es, desde la formación de las Juntas Provinciales en 1808. Para luchar contra Napoleón y para organizar la soberanía nacional –afirma el autor– hubo que plantearse la necesidad de la federación, pues la suma de reinos vertebrada por la Corona española había cuajado en una diversidad de patriotismos que se manifestaron en 1808, todos sintiéndose componentes de una misma nación: España. Tal vez se echa en falta, en este punto, un mayor tratamiento del papel de la corona y en concreto de quien era entonces su titular, Fernando VII, no tanto por lo que él hizo, que de forma directa fue despreciable, cuanto por la imagen que se construyeron los españoles del monarca (el «rey imaginario», del que habla Flórez Estrada), pues resultó determinante para garantizar fidelidades y legitimar actuaciones. Por los demás, las breves páginas dedicadas al fracaso de la propuesta federal para América, al final del volumen, son realmente excelentes.

4Otro elemento muy destacable de este libro es su interpretación del régimen josefino y de la actuación de los «afrancesados», denominación que Pérez Garzón propone, con acierto, eliminar de una vez, pues no se ajusta a lo que realmente fueron los seguidores españoles de José I. Mantiene  que éstos no se movieron tanto por la lealtad a la nueva dinastía, como por el compromiso con la reforma de la Nación; por otra parte, su objetivo no consistió en unirse a Francia, sino en consolidar a un monarca con base popular. Esta forma de ver las cosas, mucho más ajustada a la realidad que aquella otra que considera a José I como rey intruso y su reinado como un paréntesis sin gran significado, incluso despreciable, abre, sin duda, muchas perspectivas, sobre todo si se tiene en cuenta, como hace Pérez Garzón, la obra posterior de los llamados «afrancesados». Ajustado es, asimismo, su análisis de la Constitución de Bayona. Sin embargo, quizá resulte atrevido denominar «dinastía liberal» a la que trató de establecer Napoleón, pues una cosa fueron los principios liberales y otra el bonapartismo, aunque el autor ofrece argumentos convincentes para sostener su postura.

5Basten estos comentarios, muy generales, para dar cuenta del interés, y en muchos aspectos de la novedad, de este libro, construido por un historiador con mucho oficio a partir de un exhaustivo conocimiento de la bibliografía. Nada tiene que ver este volumen con muchas monografías y síntesis aparecidas recientemente al socaire del bicentenario de 1808, cuyo objetivo se centra asimismo en la formación de la Nación española. En el texto de Pérez Garzón hay precisión y no aparecen los prejuicios políticos ni el presentismo de muchos de aquellos. Por tal motivo, es ésta una obra distinta, que contribuye al avance del conocimiento sobre la materia.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Emilio La Parra López, « Juan-Sisinio Pérez Garzón, Las Cortes de Cádiz », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-1 | 2009, 259-260.

Référence électronique

Emilio La Parra López, « Juan-Sisinio Pérez Garzón, Las Cortes de Cádiz », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-1 | 2009, mis en ligne le 21 décembre 2010, consulté le 20 novembre 2017. URL : http://mcv.revues.org/365

Haut de page

Auteur

Emilio La Parra López

Universidad de Alicante

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org