Navigation – Plan du site
Miscellanées

Las tropas realistas del general Arredondo y la expedición de Mina tras la victoria de la fragata Sabina en mayo de 1817

Les troupes royalistes du général Arredondo et l’expédition de Mina suite à la victoire de la frégate Sabina en mai 1817
General Arredondo’s royalist troops and Mina’s expedition after the victory of the frigate Sabina in May 1817
Juan Ramón de Andrés Martín
p. 199-217

Résumés

Une fois détruite sa flotille à Soto la Marina (Nuevo Santander) par la frégate royaliste Sabina le 18 mai 1817, Javier Mina n’avait plus la possibilité de fuir par les mers d’autant plus que, lentement mais sûrement, le général royaliste Joaquín de Arredondo concentra ses forces pour l’encercler. Mina tenta alors de se maintenir dans une zone indéfinie du Nouveau Santander, à l’intérieur d’un triangle formé par San Fernando, Croix et Soto la Marina. Dans le plus pur style de la guerrilla, il fit déplacer sans cesse ses troupes dans ce périmètre, à la recherche de la meilleure direction à prendre. Ainsi, il attendait de voir quel appui il était susceptible de recevoir soit de la part de la population du Nuevo Santander, soit de celle des troupes insurgées qui demeuraient en Nouvelle Espagne afin de les réunir au nord du Nuevo León et au sud du Texas. Finalement, il réussit à se diriger vers l’intérieur afin de bloquer le passage du général Arredondo.

Haut de page

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 14 janvier 2011.

  • 1 Grafenstein Gareis, 2001.

1La expedición de Francisco Javier Mina se inserta en el cuadro general de todas aquellas expediciones libertadoras que, desde la invasión francesa de España en 1808, intentaron independizar los territorios americanos pertenecientes a la Corona española. Precedente de todas ellas fue sin duda la que en 1806 intentó Francisco Miranda en Venezuela, pero que fracasó. Y ya con mucho más éxito, aprovechando la extrema debilidad de España desde esta invasión, fueron por ejemplo la expedición del propio Miranda con Bolívar en Venezuela en 1810, y las enviadas por la Junta revolucionaria de Buenos Aires en 1810 y 1811 para liberar la Banda Oriental (Uruguay), el Paraguay y los territorios del interior del Virreinato del Río de la Plata. Y, en lo que se refiere a la Nueva España, fueron continuas las expediciones terrestres y marítimas que, desde la Luisiana estadounidense y los territorios vacíos de Texas, intentaron incursionar en la misma para apoyar y reforzar a la insurgencia mexicana1. De hecho, una de ellas llegó a ser de tal calibre en agosto de 1813 que necesitó de todas las energías del general realista Joaquín de Arredondo para poder aplastarla, en una memorable batalla entablada con los insurgentes, que tenían más de tres mil hombres, en los Campos de Medina, en el interior de Texas.

  • 2 Heredia, 1981.

2Sin embargo, tras la expulsión de los franceses de España y el restablecimiento en el trono de Fernando VII en 1814, el dominio realista español pudo volverse a asentar con bastante firmeza en prácticamente la totalidad de sus dominios americanos, como por ejemplo en el propio Virreinato de la Nueva Granada, gracias a las fuerzas peninsulares desembarcadas al mando del general Morillo, o como en el de la Nueva España donde en 1811 el general realista Calleja derrotó contundentemente a las fuerzas insurgentes del sacerdote criollo Miguel Hidalgo. Pero, a pesar de ello, este restablecimiento de la autoridad realista sólo fue un breve paréntesis pues, a los pocos años, la semilla libertadora e insurgente fue creciendo de nuevo rápidamente, multiplicándose progresivamente tanto los focos rebeldes como las expediciones libertadoras. Una de las más famosas entre estas últimas fue la que preparó San Martín en el oeste de Argentina, entre 1814 y 1816, para liberar Chile y Perú. El 18 de enero de 1817 San Martín cruzaba los Andes con este propósito. Y, de nuevo, en lo que se refiere a la Nueva España, a pesar de la victoria del general Arredondo los amagos y conatos de expediciones insurgentes desde la Luisiana y Texas fueron también constantes a partir de 18142.

  • 3 Ferrer Muñoz, 1993.

3De igual manera, entre mayo y julio de 1816 Francisco Javier Mina, heroico guerrillero de la Guerra de Independencia Española, pero peleado a muerte con el absolutismo del rey Fernando VII, realizó su viaje libertador desde Inglaterra hasta los Estados Unidos. Poco después del restablecimiento de Fernando VII en el trono de España, en 1814, y, asimismo, restablecida la antigua política absolutista anterior a la invasión francesa de 1808, Javier Mina, liberal radical doceañista, concibió el proyecto de libertar del dominio de Fernando VII su posesión más preciosa y valiosa de América, y esta era sin duda la Nueva España, México por otro nombre. Si lo lograba, Mina daría un golpe fatal al poder de Fernando VII en la Península Ibérica y al ya tambaleante que tenía en América3.

  • 4 Andrés Martín, 2008.

4Entre julio y septiembre de 1816 Mina permaneció en las costas del noreste de Estados Unidos, principalmente en Baltimore, recabando todo tipo de ayudas económicas, materiales, y humanas para formar su expedición contra la Nueva España. A continuación, después de su viaje a Haití en octubre, Mina se instaló en Galveston, en las costas de Texas, desde fines de noviembre, y aprovechando al máximo sus conocimientos como antiguo guerrillero, se dedicó continuamente, ya desde su llegada a los Estados Unidos, a desorientar y confundir a los realistas en lo relativo a sus movimientos, intenciones, armamento y pertrechos. Y, de hecho, cuando comenzaron a hacer serios preparativos por mar y por tierra para destruir Galveston, se enteraron éstos súbitamente de que Mina ya había salido con rumbo desconocido de allí el 5 de abril de 18174.

  • 5 Inmenso territorio que comprendía las regiones de Coahuila, Nuevo León, Texas y Nuevo Santander.
  • 6 Oficio de Juan Fermín de Juanicotena a Joaquín de Arredondo, Aguayo, 24-IV-1817. Copia de Pedro S (...)

5La alarma entre los realistas del Nuevo Santander, una de las regiones costeras de las Provincias Internas de Oriente5, en el noreste de la Nueva España, cundió rápidamente al ser avistados a mediados de abril de 1817 frente a las costas de la desembocadura del Río Grande, o Río Bravo, los barcos del famoso liberal español-navarro Javier Mina. Finalmente, la alarma estalló de nuevo al comunicar el teniente coronel Juan Fermín de Juanicotena, a la sazón Gobernador interino del Nuevo Santander, a su superior el general Joaquín de Arredondo, Comandante General de estas Provincias Internas, que los mandos realistas encargados de vigilar esta costa informaron que los enemigos no habían verificado «desembarco alguno» por el puerto de Ríogrande «como se temía», pero sí por el puerto de Soto la Marina el día 22 de este mes, punto de la costa situado mucho más al sur, a unos 160 kilómetros6.

  • 7 Andrés Martín, 2009.

6De esta manera, se pudo contemplar durante los meses de abril y mayo todos los hábiles recursos de propaganda que implementó Mina para atraerse a la población del Nuevo Santander, así como sus sagaces y astutos movimientos de guerrillero por este territorio para desconcertar, confundir y dividir a los realistas. Igualmente, se pudo ver la fuerte tensión que se generó entre el Virrey Juan Ruiz de Apodaca y el general Joaquín de Arredondo, Comandante General de estas Provincias, empeñado el primero en destruir fulminantemente la expedición de Mina, y el segundo en avanzar cautelosamente hacia ella por el riesgo de ser sobrepasado por el mismo Mina, el cual tenía como probable intención dirigirse hacia la zona de Monterrey7.

Victoria de la fragata Sabina

  • 8 Zorrilla, 1972.
  • 9 Órdenes del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 9-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, ex (...)

7Uno de los puntos clave donde en el Nuevo Santander se fortificó la tropa de Mina fue precisamente el punto donde había desembarcado, en la playa de Soto de la Marina, donde habían construido un fuerte, el cual estaba custodiado y apoyado eficazmente por los buques que había traído Mina en su expedición y que estaban allí fondeados8. Por esta razón, el Virrey de la Nueva España, Juan Ruiz de Apodaca, encargó al brigadier Francisco Beranger que con la fragata Sabina destruyera dichos barcos y así privar a los enemigos de «todo recurso para su fuga». Sin embargo, no se disponía de demasiado tiempo para ello ya que, ante la escasez de medios navales, esta fragata realista debía aun realizar «servicios importantes», entre los cuales se contaba el poner a salvo su importante carga de azogue (mercurio), vital por entonces para el «laborío» de las minas9.

8Recordemos además que sólo unos cuantos años antes, en 1805, se dio la fatídica batalla de Trafalgar, donde la escuadra naval hispano-francesa fue destruida y diezmada por la inglesa. Desde entonces, se puede decir que las fuerzas navales con las que contaba España para vigilar las costas y rutas marítimas de su inmenso imperio padecían de una escasez y falta de medios realmente patética. Lo cual unido a la proliferación desde 1814 de todo tipo de expediciones insurgentes que arribaban indistintamente a cualquiera de los puntos de la costa donde fuera débil la vigilancia realista, y que eran muchos, convertía la defensa de la totalidad litoral americano en una tarea prácticamente imposible. El propio Beranger, sin ir más lejos, tuvo que acudir al llamamiento del virrey distrayéndose momentáneamente de las misiones principales que tenía encomendadas.

  • 10 Orden del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 26-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. (...)
  • 11 Semprún, Bullón de Mendoza, 1992.

9Igualmente, el virrey comunicaba esta maniobra al general Arredondo, que se dirigía con sus tropas terrestres hacia aquel punto, para que una vez «batida» o puesta en «fuga» esta flotilla naval de Mina, se ocupara en «concluir» con toda la «chusma» que hubiera desembarcado en tierra. El virrey se hallaba, ya desde hace tiempo, muy impaciente con que el general Arredondo acabara de una vez por todas con los «facciosos» del «traidor y despreciable estudiante Mina», puesto que si había más «dilación» se corría el peligro de que se propagara la rebelión por todas las provincias circundantes. Además, esta tardanza  estaba dejando «paralizadas otras muchas operaciones» contra los insurgentes, que ya  estaban causando considerables problemas en otros «puntos importantes» de la Nueva España10, y, obviamente, no se podían dejar mucho tiempo detenidas en un mismo sitio a las escasas tropas realistas con las que se contaba11.

  • 12 Informe del brigadier Francisco Beranger al virrey Apodaca, a bordo de la Fragata Sabina sobre la (...)

10Poco después el brigadier Beranger contaba al virrey cómo había comenzado a desarrollarse la operación que le había encomendado. Tras informarse en Tampico de las «fuerzas y situación del rebelde», la fragata Sabina había partido para bordear las costas del Nuevo Santander el 17 de mayo, escoltada por las goletas realistas Belona y Proserpina. Al día siguiente descubrió fondeados en Soto la Marina los barcos con lo que contaba Mina, que se componían de la fragata Cleopatra, con doce carronadas (cañones cortos), el bergantín Neptuno, con catorce cañones, y otra goleta más, con la precisión de que los rebeldes habían instalado una batería de seis cañones en tierra desde la que se disponían a hacer fuego sobre los realistas. Sin embargo, los realistas reaccionaron inmediatamente disparando a su vez sobre la batería y la Cleopatra, con tan mala suerte para los insurgentes que una de las granadas lanzadas desde tierra por ellos mismos dio en el almacén de pólvora de dicha fragata causando un «incendio horroroso». Lo cual, unido a que los botes y lanchas enviados por Beranger se les aproximaban, «los acabó de aterrar» con el resultado de que abandonaron todos la fragata refugiándose en tierra, siendo capturada ésta por los realistas el día 18 de mayo. A continuación incendiaron la Cleopatra, que fue «pasto de las llamas», no sin antes haber encontrado en la misma una serie de papeles muy «interesantes» que daban «bastante luz» sobre Mina y los aventureros que lo acompañaban. Sin duda, estos papeles revelarían con alguna más exactitud los planes de Mina en la Nueva España, los cuales todavía eran difusos y contradictorios para los realistas. Finalmente, Beranger no dejó de «recomendar» al virrey a la tripulación de la Sabina, que ardían en deseos de destruir a los enemigos capitaneados por Mina, pues «todos detestan a un rebelde que intenta profanar los derechos de su soberano amado»12, en referencia al rey Fernando VII.

  • 13 Robinson, 1987, pp. 135-136. También Ríos, 1939.
  • 14 Informe sobre la victoria de la Fragata Sabina y la situación de Mina, sin autor, ni lugar ni fec (...)

11La versión del aventurero estadounidense Robinson, simpatizante de los insurgentes, en sus Memorias es sustancialmente parecida, aunque precisa dos detalles más: la goleta de la flotilla de Mina se llamaba Elena Tooker, y las tiendas de campaña que habían instalado los insurgentes en la playa junto a la batería fueron las que «llamaron la atención» de los barcos realistas13. En cuanto al bergantín Neptuno fue obligado a embarrancar, yéndose a pique, mientras la dicha goleta se daba a la fuga, sin poderla alcanzar por su «extraordinario andar»14.

  • 15 Informe del brigadier Francisco Beranger al Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, a bordo (...)
  • 16 Robinson, 1987, pp. 135-136.

12La victoria de Beranger fue celebrada con «mucha satisfacción» por el virrey Apodaca, y prueba de la importancia de esta acción para la pacificación de la Nueva España fue que recomendó a dicho brigadier para la Cruz de Comendador de la Real orden americana de Isabel la Católica, a los dos  oficiales más destacados, los tenientes de navío y fragata Vigodet y Pavía, para su ascenso, concediendo además a toda la tripulación un escudo que portarían en el brazo derecho con la siguientes inscripción: Al importante Servicio en Soto de la Marina. Después fue publicado el hecho en la Gaceta Extraordinaria para que fuera de conocimiento y «satisfacción» de todo el pueblo novohispano15, celebrándose en Veracruz un solemne Te Deum para dar gracias16.

  • 17 Real Orden comunicada por el Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al Secretario del Supre (...)

13Además, la noticia de la victoria fue comunicada por el gobierno español al rey, el cual «convencido» de la «importancia del servicio» aprobó las dos recomendaciones del virrey sobre la Cruz de Comendador y los dos ascensos17. Y no era para menos, puesto que la América española por estas fechas estaba siendo continuamente atacada y acosada por todo tipo de insurgentes y aventureros revolucionarios, que de una manera u otra provocaban la constante alerta de los pueblos que allí vivían. Por esta razón, cualquier victoria significativa no podía dejar de ser aprovechada por los realistas para darle la máxima publicidad en pro de la tranquilidad de los mismos.

  • 18 Informe sobre la victoria de la Fragata Sabina y la situación de Mina, sin autor, ni lugar ni fec (...)
  • 19 Oficio de Agustín Figueroa, comandante general del Apostadero de La Habana, al Secretario de Mari (...)

14De esta manera, podemos ver como esta victoria conseguida por los realistas con la Sabina no fue en absoluto baladí o de poca monta, pues mientras las fuerzas realistas de tierra, lideradas por el general Arredondo, intentaban por todos los medios acorralar a Mina para que no pudiera escapar ni hacia Monterrey ni hacia el interior de la Nueva España, la destrucción de la flotilla de Soto la Marina lograba cortarle la retirada a Mina en el caso de que hubiera pensado guarecerse allí para después escapar si la presión realista se hacía insostenible. El ejemplo y la fama de Mina ya se estaban extendiendo por toda América donde muchos «desnaturalizados», «cabecillas ilusos» y «proyectistas», en el lenguaje realista de la época, soñaban con  «temerarios, vanos, y aéreos pensamientos» de una América irredenta del poder español, en la cual hasta al propio Mina se le podría conceder la «primera Dignidad» si conseguía sus propósitos18. Igualmente, esta victoria de la Sabina proporcionaba seguridad y confianza a toda la navegación mercantil que se hacía en aquellas aguas, y en todas las circundantes, hasta el punto de que los realistas de La Habana saludaban también con gran alegría la «fausta noticia» de la destrucción de la flotilla de Mina, acabándose con ello el  «pavoroso temor e inminente riesgo» de surcar las mismas19.

  • 20 Oficio del virrey de la Nueva España al Comandante General de Marina de La Habana, Agustín Figuer (...)
  • 21 Oficio de Agustín Figueroa, comandante general del Apostadero de La Habana, al virrey de la Nueva (...)
  • 22 Informe del Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al Rey, 31-X-1817 (AGMAB, Expediciones a (...)

15De hecho, antes de que se produjera dicha victoria hubo una considerable tensión y desentendimiento entre el Virrey de la Nueva España y el Comandante General del puerto de La Habana, Agustín Figueroa, ya que el primero, a pesar de disponer en Veracruz de la Fragata Sabina, las Goletas Proserpina y Belona, y el Bergantín Saeta, para destruir la flotilla de Mina, se empeñó en que dicho Comandante le socorriera con varios buques20. Sin embargo, el Comandante respondió al virrey que le era «sensible» no poder mandarle ninguno, ya que el puerto sólo contaba con tres bergantines y una goleta para «todas las vastas atenciones» con las que tenía que cumplir21. Por esta razón el virrey se quejó al gobierno español, informando el Secretario de Marina al rey de que el susodicho se hallaba «resentido» con el Comandante por no satisfacer su petición, aunque advertía claramente el Secretario que el asunto estaba ya terminado pues finalmente había habido «buques suficientes para contrarrestar la expedición de Mina, como se verificó en Soto la Marina»22.

  • 23 Informe del Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al Rey, 2-XI-1817 (AGMAB, Expediciones a (...)
  • 24 Informe del Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al Rey, 16-XI-1817 (AGMAB, Expediciones (...)

16Sin embargo, el Secretario también comentó al rey de que las razones alegadas por el Comandante habían sido «muy juiciosas», teniendo en cuenta además de que los buques con los que contaba el virrey, a los que se unirían después la fragata Efigenia y el bergantín Saeta, constituían una «división muy suficiente para imponer respeto a la de Mina»23.  Por esta razón, finalmente el rey, tras escuchar al Secretario y a los órganos consultivos pertinentes, comunicó al virrey que el Comandante del puerto de la Habana «no pudo ni debió proceder de otro modo» con su negativa «sin desatender la protección de las costas y comercio de la Isla de Cuba»24. Y, además de ahora en adelante, tanto el Virrey como el Comandante deberían ponerse se acuerdo en el número de embarcaciones que tendría que haber en Veracruz sin dejar indefenso el puerto de La Habana.

  • 25 Oficio del comandante general del Apostadero de Veracruz, Francisco Murias, al Secretario de Mari (...)

17Finalmente, las dos goletas realistas participantes en la acción relatada, la Belona y la Proserpina, se encargaron de trasladar los ochenta prisioneros insurgentes de la expedición de Mina apresados a la terrible cárcel del castillo de San Juan de Ulúa en Veracruz, para después ser enviados a Cádiz y Ceuta, y ser allí juzgados25.

Las partidas de Mina

  • 26 Nota que se pasó al Ministerio de la Guerra sobre la victoria de la Fragata Sabina y la situación (...)
  • 27  Órdenes del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 29-V-1817. AGN, Historia, vol. 152, e (...)
  • 28 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Hacienda de la Gavia, Jurisdicción de San Carl (...)

18De todas formas, aclarado ya este asunto, aún faltaba acabar con todo el resto de la expedición de Mina que se hallaba en tierra, desembarcados desde el principio o a resultas del ataque de la Sabina. Por eso todas las autoridades realistas, tanto americanas como peninsulares, anhelaban por momentos que se anunciara el definitivo final de dicha expedición26, a pesar de que Mina, como escribía entonces el virrey Apodaca, se hubiera encargado de propalar y airear el «embuste» y la «ficción ridícula» de que llegaban en su socorro tres mil hombres provenientes de Inglaterra27. Sin embargo, estas tretas de Mina las conocía muy bien desde hace tiempo el general Arredondo, que no sólo estaba en trance de atrapar a Mina en el callejón sin salida de Soto la Marina, sino que además había recibido de catorce buques mercantes, que llegaron precisamente escoltados por las goletas Belona y Proserpina, un refuerzo considerable de armamento: 100 fusiles, 60.000 cartuchos embalados y 8.000 piedras de chispa28. Mina ya no podría escapar.

  • 29 Oficio del virrey Apodaca al Brigadier Manuel María de Torres, comandante de la Décima Brigada de (...)

19Mientras el general Arredondo estaba situado en un campamento en los alrededores del pueblo de Borbón, en el límite de las provincias de Nuevo León y Nuevo Santander, con unos 1.400 hombres, y esperando recibir otros 2.500 de varios lugares próximos del virreinato, se sabía, por informaciones recibidas por el propio virrey, que Mina había entrado el 6 de mayo en la villa de Croix con 200 hombres donde «quemó la Picota [símbolo de la autoridad real], mandó picar el cepo» y «puso Alcalde». Y, al parecer, al día siguiente el coronel estadounidense Perry, subordinado de Mina, también había entrado en la misma villa con 100 hombres de caballería29.

  • 30 Aunque en las informaciones que había recibido el virrey se hacía constar que Rubio contaba con 1 (...)
  • 31 Parte de Andrés Rocío y Guerra a Joaquín de Arredondo, Borbón, 18-V-1817. Copia de Pedro Simón de (...)

20El general Arredondo también recibía noticias constantes de las principales autoridades realistas, como las del gobernador de la provincia del Nuevo Santander, Juan de Echeandía, y las del alcalde de Santander, sobre los movimientos continuos de una de las principales partidas insurgentes de Mina, dirigida por el teniente coronel Valentín Rubio y que había salido de Soto la Marina, en torno a la zona central de la provincia. Efectivamente, el mismo día del triunfo de la Sabina, el 18 de mayo, el general Arredondo se enteraba de que Rubio había entrado en Santander con 53 hombres «bien armados»30, recorriendo igualmente los alrededores de San Fernando y Cruillas. También se enteraba, gracias a las informaciones de un espía realista y del párroco de allí huido, de que en Soto la Marina habían desembarcado unos 600 insurgentes, cifra sin duda exagerada, además de una serie de armas pesadas, como cañones, obuses y morteros, y, lo que es más grave, de que «muchos incautos» se estaban «agregando» a las partidas de Mina, sin pensar en el «defecto gravísimo» en el que estaban incurriendo con ello. Finalmente, en Soto la Marina, sólo se habían quedado «cosa» de 100 hombres, mientras todos los demás rebeldes integraban dichas partidas31.

  • 32 Miguel i Vergés, 1985.
  • 33 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Campamento de Don Roque, 20-V-1817 (AGN, Histo (...)
  • 34 Proclama del comandante Joaquín de Arredondo a los habitantes del Nuevo Santander en contra de la (...)

21Pero el general Arredondo, al escribir por entonces al virrey Apodaca sobre estos acontecimientos, restaba importancia a estas incorporaciones insurgentes que recibía Mina, pues a pesar de todos los «bandos, proclamas y papeles…seductivos» que había lanzado con este fin32, su fuerza sólo había aumentado «algún tanto» mientras la «masa general» de las provincias permanecía «buena y fiel a su Soberano»33. También le comunicaba Arredondo que había emitido una Proclama, dirigida a todos los habitantes del Nuevo Santander, para cortar en seco cualquier progreso o afianzamiento de Mina en dicho territorio. Les advertía muy claramente en ella que, como «fieles Españoles» que eran, no se dejaran engañar por el «rebelde y codicioso» Mina, ni por su compañero fray Servando Teresa de Mier, procesado por la Inquisición y por sus «malas inclinaciones», pues «aparentando que os vienen a dar libertad y haceros felices, al mismo tiempo… os llenarán de esclavitud y miseria, os harán olvidar la Santa Religión de vuestros Padres y se burlarán de vosotros». Además, para todos aquellos «desertores» que, olvidando sus «obligaciones de cristianos y de vasallos», se habían unido a esta «gavilla» de «desnaturalizados», les ofrecía el «perdón» como «representante de nuestro amado Rey y Señor el piadoso y amadísimo Fernando», debiéndose presentar en regla para ello en su campamento. También ofrecía este perdón a todos aquellos «españoles y extranjeros» que hubieran venido «engañados» en compañía de Mina34.

  • 35 Flores Caballero, 1969.

22Esta proclama de Arredondo está llena de juicios muy certeros y bienintencionados en el sentido histórico y político, puesto que si la mixtificación revolucionaria insurgente que representaba el credo político liberal de Mina era muy patente en ese momento, en contraste con la base ideológica y religiosa de los realistas, más adelante ya no lo será tanto. Es decir, que cuando estalle la revolución liberal de 1820 en España y se someta, de grado o por fuerza, Fernando VII, el desengaño será tan fuerte en el pueblo y autoridades realistas americanas que, prácticamente, el proceso consumador de las independencias será ya casi camino trillado y hecho. Los caudillos libertadores tendrán ya vía libre fácil para llevarlas a cabo y culminarlas35.

  • 36 Parte de Luciano García al teniente coronel y gobernador Juan de Echeandía, Campo de la Mesa Gran (...)
  • 37 Oficio del virrey Apodaca al brigadier Manuel María de Torres, comandante de la Décima Brigada de (...)

23Sin embargo, para los realistas seguía siendo considerablemente difícil el desentrañar con claridad las distintas «disposiciones de Mina», pues el capitán realista Luciano García informaba que, además de la partida principal del teniente coronel Rubio, había una serie de «partidas ambulantes», dirigidas por los cabecillas Máximo García, José Llanos y Miguel Paredes, que rondaban y confluían por las «inmediaciones» de la villa de Santander, al parecer con la intención de «avanzar hasta Monterrey… por esta vía»36. De hecho, en las informaciones que había proporcionado el alcalde realista de Aguayo, el propio Mina había afirmado en Croix que tras dar unos cuantos ataques se haría con «gente suficiente», lo cual completó uno de sus subordinados, apellidado Zárate, propalando a su vez que «gente les sobraría», pues podían sacar de los Estados Unidos de 12 a 15 mil hombres «muy adictos» para la «empresa»… ¿La empresa de tomar Monterrey? Quizás, pues la partida de Rubio, junto a las demás, estaban esperando el momento de hacer una «reunión»37.

  • 38 Parte de Luciano García al teniente coronel y gobernador Juan de Echeandía, Campo de la Mesa Gran (...)
  • 39 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Campamento de Don Roque, 20-V-1817 (AGN, Histo (...)
  • 40 Guerra, 2006; Ullate Fabo, 2007.

24Igualmente, se sabía que Mina se estaba «fortificando» en Soto la Marina38 con la construcción de dos fuertes, uno en la población del mismo nombre, y otro en la playa, a unos 60 kilómetros del mismo. Por todo ello, el general Arredondo confesaba al virrey que no podía «acabar de comprender el plan o ideas de Mina», ni tampoco si contaba o no con «auxilios por otra parte». De todas formas, se proponía continuar sin «descanso» con su «marcha» a través del Nuevo Santander, y de hecho ya estaba llegando a los pueblos que había «corrido el enemigo», hasta poder llegar a batirse con esa «reunión de facciosos» acaudillada por Mina. Sin embargo, como también confesaba al virrey, debía proceder con «mucha precaución y arreglo», tanto por los extraños movimientos y acciones con las que procedían éstos, como por su «diferente instrucción y disciplina para la guerra»39, al haber sido reclutados por Mina en su mayoría en el extranjero, sobre todo en Estados Unidos. De hecho, la participación de tantos extranjeros en la expedición de Mina, pues la mitad nada menos que eran angloamericanos, nos hace comprobar que esta expedición se nutría ampliamente de todo aquel magma difuso revolucionario y liberal —y, porqué no decirlo, también masónico40— que andaba disperso tanto por Europa como por América, y que andaba ansioso esperando enrolarse en cualquier aventura-empresa emancipadora y revolucionaria que se terciara. Y la de Mina fue, obviamente, una de ellas y no la menos prometedora.

Los desencuentros entre el general y el virrey

  • 41 Extenso territorio del noroeste de la Nueva España que comprendía los siguientes territorios: Alt (...)
  • 42 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Campamento de Don Roque, 20-V-1817  (AGN, Hist (...)
  • 43 Anónimo, Padilla, 30-V-1817, en Hernández y Dávalos, 1985, t. VI, p. 645.

25El general Arredondo tampoco dejaba de encarecer al virrey, que no acababa de comprender bien los retrasos y las prudencias del general, las enormes dificultades que había tenido y estaba teniendo para realizar su marcha desde Monterrey hasta donde supuestamente se encontraba Mina, debido a las «críticas circunstancias» por las que pasaban todas las provincias de su mando, «reducidas a la mayor miseria». Además, la «seca rigurosa» de una estación calurosísima «devoraba» a los animales de toda especie —y, por tanto, a los imprescindibles caballos—, con una falta total de pastos, lo que unido a las precipitaciones torrenciales de agua había dejado los caminos «fangosos», dificultando como nunca esta misma marcha. Y, para colmo de males, los refuerzos de caballería que había mandado el Comandante general de las provincias internas de Occidente41, el brigadier Bernardo Bonavía, así como los de infantería del batallón de Fernando VII que venían de San Luis Potosí, estaban sufriendo considerables retrasos y penalidades. Sin embargo, Arredondo no dejó de hacer notar con «admiración» al virrey el «patriotismo» y «extraordinario esfuerzo» de los habitantes de los territorios por donde pasaba, ya que sin la «más mínima violencia» ofrecieron en todo momento su colaboración y bienes para facilitar y agilizar el paso de sus tropas hacia el objetivo que tenían determinado42. Igualmente, Hernández y Dávalos, en su monumental obra sobre la independencia de México, recogió un valioso documento donde se habla, ante la entrada de los «facciosos» de Mina, de la «fidelidad de los Pueblos que, entre aclamaciones y lágrimas de júbilo», recibían a las tropas realistas «con los brazos abiertos como a sus libertadores»43. Todo lo cual es una prueba nada desdeñable de que, contrariamente a lo que cierta bibliografía oficialista puede dejar entender, las resistencias del pueblo hispanoamericano, de todos los estratos sociales, a dejarse llevar por los vientos emancipadores fueron más que notables, si no muy grandes…

  • 44 Órdenes del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 29-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, ex (...)
  • 45 Marchena Fernández, 1992.

26Pero el virrey, cada vez más impaciente, contestaba seguidamente a Arredondo que, aunque se hacía «cargo» de las «dificultades» que estaba teniendo para marchar con las tropas de su mando, debía atacar a Mina «sin perder momento» para pasarlos «a cuchillo como traidores al Rey y enemigos públicos». Además, según el virrey, la gente que acompañaba a Mina no era más que «gente colecticia —novata— compuesta de vagamundos del Norte de América y que por descontado carecen de disciplina», y, por tanto, «incapaces de imponer a hombres de sana razón y que conozcan los principios del arte de la guerra», como eran las tropas de Arredondo. Y, estas prisas del virrey tenían su fundamento y explicación, pues el «objeto» de Mina allí no era otro sino el de «seducir y alborotar los pueblos para hacerse de partidarios, de caballada y otros recursos para levantar las Provincias»44. ¿Qué es lo que estaba sucediendo entonces? Muy sencillo: el virrey desde la distancia quizás no podía apreciar en el terreno las complicaciones tácticas, estratégicas y logísticas a las que se enfrentaba su general Arredondo, el cual todavía no veía claro ni dónde estaban las fuerzas de Mina, ni lo que se proponían, ni cómo poder aplastarlas45.

  • 46 Carta de Javier Mina a Joaquín de Arredondo, Soto la Marina, 22-V-1817. Copia de la original en e (...)

27Entonces Mina, con suma perspicacia y astucia, dirigió desde Soto la Marina —está fechada allí supuestamente— el 22 de mayo una carta al general Arredondo donde resaltaba que él y sus hombres no eran simples «corsarios ni forajidos» sino que, muy al contrario, contaba entre sus filas a «tiradores certeros de los Estados Unidos», además de una «oficialidad numerosa» proveniente de la «flor de sus familias», tanto de España como de otros países. También le recordaba a Arredondo sus grandes éxitos en Navarra, durante la guerra de la independencia contra los franceses donde, frente a un «enemigo muy superior en todo género», él solo con doce hombres logró mantenerse en el terreno mientras el ejército español más cercano se hallaba a unos 350 kilómetros. Y, de la misma manera, en la situación presente en México el «éxito» no sería «dudoso». Pero en la carta, tras exponer todo lo antecedente, aún faltaba lo más sorprendente: proponía a Arredondo nada menos que se pasara a su «partido», pues para un «militar de rango» como él era mucho más «decoroso y útil» pronunciarse a favor de una «emancipación» que era ya «irremediable», además de ser una «guerra justa» contra el «tirano» de Fernando VII. Mina, además, utilizaba sibilinamente las informaciones que poseía sobre la «crítica situación» en la que se encontraba Arredondo por una serie de desencuentros con el anterior virrey, Félix Calleja. Finalmente, hasta le ofrecía a Arredondo, en caso de que se decidiera, un cómodo retiro en los Estados Unidos asignándole el «capital que pueda apetecer para vivir con su familia en descanso y prosperidad»46.

28Sin duda Mina, con esta carta, logró desatar la furia del general Arredondo, pues éste inmediatamente escribió al virrey Apodaca, con el que tampoco se llevaba nada bien según hemos hecho constar, lo siguiente:

  • 47 Informe de Joaquín de Arredondo al Virrey Apodaca, Hacienda de la Gavia, Jurisdicción de San Carl (...)

Por las copias números 3 y 4 se informará Vuestra Excelencia de las perversas ideas del rebelde Mina, y de la inicua astucia con que quiere seducirme. Este atentado con un hombre como yo, que fundo mi mayor gloria en ser fiel Vasallo de Fernando y uno de los defensores de sus Soberanos derechos, cumpliendo con esto lo que Dios me manda, me ha irritado en términos que hasta la salud se ha resentido con la sensación, no pudiendo por ahora descargar mi cólera sobre tan débil y despreciable persona, por lo cual se redoblan los sentimientos que padezco al verme obligado a hacer marchas tan forzadas47.

  • 48 Ibid.

29Y es que, en confesión del propio Arredondo, Mina había dado en el clavo, en la llaga, pues tras la victoria que había obtenido el general contra los insurgentes en los Campos de Medina, Texas, en 1813, la «envidia, raíz de muchos males», había desatado contra él en el campo realista, por parte de una serie de «personas muy desafectas», una campaña de «calumnias» y de «representaciones sumamente acriminadas contra mi honor»48. Lo cual no hace sino darnos otra panorámica de los problemas, a los que se enfrentaban los realistas de toda América, para contener las epidemias insurgentes que surgían en todo lo largo y ancho de su extenso territorio. Nos referimos a los problemas de celotipias personales e indisciplina que surgían a cada rato en el campo realista, lo cual no extraña nada dadas las circunstancias dificilísimas en las que se hallaban los realistas en América con unos medios escasos, tropa insuficiente y una inmensa área que asegurar.

La huída de Mina

  • 49 Robinson, 1987, pp. 71-73.

30De todas formas, lo más curioso de todo es que dos días después de escribir Mina esta carta a Arredondo, el 24 de mayo, emprendía la marcha hacia el suroeste, con 308 hombres, es decir, hacia el interior de la Nueva España, no sin antes haber saqueado las haciendas realistas, próximas a Altamira y Tampico, de Palo Alto y El Cojo49. ¿Por qué tomaba ahora de repente esta dirección? Probablemente la carta no había sido más que una cortina de humo para fijar en el terreno a Arredondo, quizás ya convencido de que Mina tomaría el camino de Monterrey, y escapar de su progresiva concentración de tropas realistas para internarse en un territorio que, por el momento, no le esperaba. Mina además tampoco podía quedarse atrincherado en Soto la Marina pues La Sabina, recordemos, había acabado con todos sus buques.

  • 50 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Hacienda de la Gavia, Jurisdicción de San Carl (...)
  • 51 Sobre la expedición de Mina: Orta Rubio, 1979; Ortuño Martínez, 2006; Solà, 1989; Zorrilla, 1985.

31Y Mina, sin duda alguna, había logrado su propósito de desconcertar y desorientar completamente al general Arredondo «sobre cualquiera de los rumbos» por los que pudiera «internarse», en palabras del propio general al virrey el 25 de mayo. Ignorando asimismo que Mina ya se dirigía hacia San Luis Potosí, Arredondo confesaba al virrey que todavía no había podido «lograr los fundamentos necesarios para formar un cálculo seguro de la fuerza de hombres, ni de las ideas o rumbos que intenta seguir el malvado Mina», pues éste se dedicaba continuamente a despachar destacamentos de 100 a 250 hombres en las más variadas direcciones, tanto por el centro del Nuevo Santander, como hacia el noreste, hacia San Fernando, y el sureste, hacia Horcasitas y Altamira. Obviamente, Mina estaba empleando con suma habilidad su consumada experiencia de guerrillero, que tanta fama le había dado en Navarra durante la dominación francesa, temiendo Arredondo que lo que quería realmente Mina al emplear estas «estratagemas y ardides», dividiendo «por todos rumbos su fuerza» y reconcentrándola «después precipitadamente», era que él asimismo dividiera la suya50. En suma, con todos estos movimientos el general Arredondo no podía mover demasiado rápido sus tropas hacia un punto determinado, pues en cualquier momento Mina podía concentrarlas donde fuera y escapar tanto hacia Monterrey como hacia San Luis Potosí. Y, finalmente, como sabemos, Mina había escogido esta última opción sin que los mandos realistas pudieran enterarse hasta pasados varios días51.

  • 52 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Hacienda de la Gavia, Jurisdicción de San Carl (...)
  • 53 Órdenes del Virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 9-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, ex (...)

32Y, mientras, Arredondo refería al virrey que su «marcha» era «aún más lenta», no sólo por todos estos pormenores tácticos, sino porque además las «aguas» eran «incesantes de noche y día… comiendo solo carne con algún bizcocho que se ha enmohecido por la humedad», añadiendo finalmente que «todos los auxilios» que esperaban también se habían «estancado»52. En respuesta a esta misiva el virrey, que ya se estaba temiendo lo peor, recriminó ásperamente al general Arredondo por no haber «vuelto a tener noticias ni aviso alguno de sus marchas y operaciones», ordenando de paso al coronel Benito de Armiñán, Comandante General de la Huasteca —norte de Veracruz—, que se estableciera con las «fuerzas necesarias» en el sur, en Tampico y Altamira, para «cubrir aquel punto». También ordenaba a Arredondo que «sin perder instante» atacara la fortificación de los rebeldes en Soto la Marina «pasándolos todos a cuchillo»53.

33Finalmente, el 2 de junio, más de una semana después de la huída de Mina, el general Arredondo se enteraba de la misma pues escribía al general Manuel María de Torres, al mando de la décima brigada de San Luis Potosí, que allí en su zona se preparara para «impedirle el paso y destruirlo». Sin embargo, Arredondo también justificaba y razonaba con serios fundamentos porqué había sucedido esto:

  • 54 Oficio de Joaquín de Arredondo al brigadier Manuel María de Torres, Campamento de Padilla, 2-VI-1 (...)

El rebelde Mina, viendo que en cerca de treinta días que ha desembarcado en Soto la Marina, y doce que estuvo en la desembocadura de Ríogrande del Norte, no pudo con su astucia que se dividieran mis fuerzas ni hacerme variar el rumbo, medio con que le cortaba las ideas de apoderarse de la Provincia del Nuevo Reino de León, y la Capital de Monterrey, de donde es oriundo el apóstata y Sacrílego Padre D. Servando Mier… y que le iba estrechando los recursos para atacarlo dentro de las fortificaciones que ha hecho en la Marina, ha tomado el desesperado partido de salirse con una parte considerable de su fuerza por el rumbo de Altamira54

  • 55 Parte de Manuel María de Torres al virrey Apodaca, San Luís Potosí, 7-VI-1817 (AGN, Historia, vol (...)
  • 56 Órdenes del virrey Apodaca al Brigadier Manuel María de Torres, México, 11-VI-1817 (AGN, Historia (...)

34A vuelta de correo, el brigadier Torres informaba asimismo de la situación al virrey, añadiendo además que había ordenado a las fuerzas que tenía apostadas en el Valle del Maíz, en el camino a San Luis Potosí, que intentaran cortar el paso como pudieran a Mina, aunque sería muy difícil pues no disponían de «fuerzas militares para este enemigo»55. Enterado de todo ello el virrey el 11 de junio, ordenaba asimismo al brigadier Torres que acudiera «sin dilación al paraje» por donde los «malvados» de Mina pasaran, para atacarlos «decididamente hasta acabar con ellos». Además, ordenaba al Coronel José Ruiz, apostado en Querétaro, a unos 200 kilómetros al sur de San Luis Potosí, que acudiera en su ayuda para reforzarlo56.

  • 57 Órdenes del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 11-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, e (...)

35Igualmente, ese mismo 11 de junio el virrey, en el colmo de la indignación, no dejaba de repetir al general Arredondo lo «sorprendido y llenado de admiración» que estaba por «haber dejado escapar» a Mina, si éste tan solo contaba con una «miserable fuerza» de 470 hombres y su «destrucción era inevitable». Nosotros también podemos preguntarnos porqué el virrey no alcanzaba a comprender las «causas» por las cuales Arredondo no había seguido las «marchas del enemigo», y si lo había hecho porqué no se lo había «comunicado» antes para haber ordenado con mucha mayor antelación la movilización de las fuerzas del coronel Ruiz57. Ante tal desentendimiento y falta de información entre ambos mandos realistas, no podemos más que sacar la conclusión de que el virrey realmente no había sido informado por Arredondo de que la deducción más obvia que se podía hacer, sobre los extraños movimientos y contramarchas de las partidas de Mina por el Nuevo Santander, era la de que éste podía en cualquier momento unir sus fuerzas en cualquier punto para dirigirse a Monterrey, dejando a retaguardia a todas las fuerzas realistas de Arredondo. Y esta deducción quizás no se la comunicó Arredondo, pues sí lo había hecho con el brigadier Torres, por temor a que dicha información cayera en poder de las gavillas —insurgentes— del interior —en palabras del propio virrey—, y decidieran unirse a Mina visto el desconcierto de las fuerzas realistas en aquella zona.

  • 58 Orden del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 12-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp (...)
  • 59 Órdenes del virrey Apodaca al brigadier José de Gayangos, Intendente de Zacatecas, México, 12-VI- (...)

36Y este malentendido entre ambos mandos, por la desinformación sin duda, explotó además al día siguiente, el 12 de junio, cuando el virrey, preso ya de la «mayor inquietud», relevó del mando al general Arredondo sustituyéndolo por el brigadier José Gayangos, gobernador intendente de Zacatecas58. Ese mismo día además el virrey escribía a este brigadier, con el Muy Reservado en la cabecera de la misiva, comunicándole su nuevo mando, y ordenándole «sin perder momento» que destinara la «fuerza necesaria» a la fortificación de Soto la Marina para «impedir que se internen ni hagan correrías por el país». Asimismo, debía combinar las fuerzas que había heredado de Arredondo, con 1.100 hombres, con las que disponía el coronel Armiñán, con 1.200 hombres, para seguir a Mina allí «donde lo encuentre» y pasar «a cuchillo a cuantos caigan en sus manos». De esta manera, el brigadier Gayangos evitaría que pudieran «internarse» y reunirse con las «gavillas del interior», que era, según el virrey, el «desesperado plan» que tenía «ese miserable Colegial de Zaragoza» —Mina—, cuando vio «perdidos sus buques» por culpa de La Sabina y, por tanto, «sin esperanza de fugarse por mar». Los temores del virrey sobre este internamiento le habían hecho incluso disponer un batallón de tropas realistas en Huejutla, unos 200 Km. al sureste de San Luis Potosí59.

  • 60 Orden del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 14-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp (...)
  • 61 Orden del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 20-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp (...)

37Y, tras tomar Mina este «desesperado partido de internarse» en la Nueva España —como cuenta el propio virrey—, sufrió un considerable «descalabro» poco después en el Valle del Maíz por el ataque de la caballería realista, obligándole a dispersarse «por otros rumbos»60. Igualmente, el 16 de junio Mina fue «batido» por las fuerzas del coronel Armiñán cerca de San Luis Potosí, donde murieron 95 de los insurgentes, con la desconcertante noticia de que con los «restos» que le quedaban giraba hacia el norte dirigiéndose de nuevo hacia Saltillo y Monterrey61.

Conclusión

  • 62 Robinson, 1987, pp. 70-71.

38Mina ya fue advertido una vez —como cuenta Robinson— por el coronel estadounidense Perry, su fiel compañero de expedición hasta que le abandonó, de que «en su opinión la división era demasiado débil para poder ser útil a los patriotas, y que según todas las probabilidades sería completamente deshecha»62. No andaba nada descaminado Perry, y al final acertó. Y no sólo por las características y carencias concretas de las que adolecía la expedición, sino porque también el momento escogido para llevarlo a cabo fue muy prematuro. El poder realista en España y, en general en toda América, era todavía considerablemente fuerte, y habrá que esperar a las convulsiones revolucionarias de 1820 en la península para que los distintos movimientos libertadores y emancipadores americanos consiguieran realmente el éxito.

39Efectivamente, tras ser destruida su flotilla de buques en Soto la Marina el 18 de mayo por la fragata realista La Sabina, a Mina se le cerraba la posibilidad de huir por mar desde este punto si era cercado por las fuerzas realistas que, lenta pero progresivamente, estaba concentrando el general Arredondo. Y es muy posible que desde este momento Mina planteara mantenerse en una zona indefinida del Nuevo Santander, en un triángulo geográfico delimitado por San Fernando, Croix y Soto la Marina, moviendo continuamente sus partidas dentro del mismo, al más puro estilo guerrillero, en espera de ver cual sería la mejor dirección a tomar. Es muy posible que Mina estuviera esperando ver qué apoyos podía recibir tanto de la población local del Nuevo Santander, como de las partidas insurgentes que quedaban en el interior de la Nueva España, y como de aquellas que podrían reunirse en el norte de Nuevo León y sur de Texas.

  • 63 Narrett, 2002.   

40Esta última posibilidad no es en absoluto descabellada pues hay que recordar que el propio general Arredondo derrotó en agosto de 1813 en los Campos de Medina, cerca de San Antonio Béjar, Texas, a una imponente fuerza de insurgentes de 3.200 hombres, la mitad de ellos angloamericanos, acaudillados por el criollo mexicano Bernardo Gutiérrez de Lara. Y recordemos también que desde entonces el propio Gutiérrez de Lara, que sobrevivió al desastre, continuaba sin cesar desde la Luisiana organizando expediciones insurgentes tanto por mar como por tierra63,… y esto Mina sin duda lo sabía. Por esta razón, cuando vio Mina que no obtenía ningún apoyo local en el Nuevo Santander, que el general Arredondo no dividía sus tropas y no abría un hueco para que pudieran pasar sus fuerzas hacia Monterrey —quizás con la secreta esperanza de mantenerse en esta zona norteña y poder recibir allí los refuerzos de Gutiérrez de Lara—, y que las fuerzas del coronel Armiñán se le acercaban peligrosamente desde el sur, entonces es cuando Mina decidió aventurarse hacia el interior de la Nueva España en el rumbo de San Luis Potosí. Y se internaba en esta dirección también con otra secreta esperanza: la de poder revitalizar a las escasas partidas insurgentes que por allí quedaban. Pero todas estas esperanzas duraron poco tiempo, como sabemos.

  • 64 Bando del Virrey Juan Ruiz de Apodaca, México, 12 de julio de 1817. Insertado por Juan Echeandía, (...)
  • 65 Gabriel y Ruiz de Apodaca, 1846, pp. 23-24.

41Y el final de Mina fue el que había pronosticado el coronel Perry. El 12 de julio de 1817 el Virrey Apodaca emitió un Bando para toda la Nueva España poniendo precio a la cabeza de Mina y gratificando con 500 pesos a aquel que lo hiciera prisionero. Asimismo, gratificaría con 100 pesos a aquel que hiciera preso a cualquiera de los compañeros de Mina64. Finalmente, en octubre de 1817 el Virrey Apodaca recibió el parte de la «feliz ocurrencia» de la «prisión del traidor Mina» en la hacienda del Venadito (Guanajuato). Fue capturado por el dragón —soldado de caballería— José Miguel Cervantes, a quien recompensó el Virrey con el empleo de cabo y una gratificación de 500 pesos, concediéndole además en nombre del Rey un escudo con el lema: Prendió al traidor Mina. Mina fue fusilado a continuación en el Crestón del Bellaco el 11 de Noviembre de 1817. Fernando VII recompensó a Apodaca (a quien ya en 1816 había remunerado su mérito y constancia militar con las grandes cruces de San Fernando y San Hermenegildo) por estos méritos especiales contraídos en la Nueva España, haciéndole merced del título de Conde del Venadito, Vizconde de Apodaca, para sí, sus hijos y sucesores, por un Real Decreto de mayo de 181865.

42Sin embargo, las victorias realistas en América después de 1817 estaban tocando a su fin, pues tras la sublevación de Rafael de Riego en la península en 1820, y precisamente con aquellas tropas destinadas a sofocar los levantamientos insurgentes en América, España entra de nuevo en el turbulento periodo revolucionario del Trienio Constitucional. Y aprovechando al máximo este periodo, preso de nuevo Fernando VII por la senda constitucional, los distintos territorios que componían el inmenso imperio español de América proceden a dar el golpe de gracia proclamándose sucesivamente sus independencias. En la práctica totalidad de los mismos la proclamación se dio tras derrotar en encarnizadas batallas a los ejércitos realistas, mientras que en el caso de la Nueva España se realizó en 1821 tras un pacto —el de Iguala— entre los peninsulares, representados por el último virrey, Juan O’Donojú, y los insurgentes, representados por el criollo Agustín de Iturbide.

Haut de page

Bibliographie

Abreviaturas

AGN: Archivo General de la Nación (Ciudad de México).

AGMAB: Archivo General de la Marina Álvaro de Bazán (Viso del Marqués, Ciudad Real, España).

AHUAT: Archivo Histórico de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (Ciudad Victoria, México).
   

Andrés Martín, Juan Ramón de (2008), «La reacción realista ante los preparativos insurgentes de Javier Mina en los Estados Unidos y Haití (1816-1817)», Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad, 114, XXIX, primavera, pp. 205-234.

Andrés Martín, Juan Ramón de (2009), «Las maniobras realistas españolas ante el desembarco de Mina en el Nuevo Santander en abril y mayo de 1817», Aportes. Revista de Historia Contemporánea, enero-abril, pp. 4-20.

Ferrer Muñoz, Manuel (1993), La Constitución de Cádiz y su aplicación en la Nueva España (Pugna entre antiguo y nuevo régimen en el virreinato, 1810-1821), México.

Flores Caballero, Romeo (1969), La contrarrevolución en la independencia. Los españoles en la vida política, social y económica de México (1804-1838), México.

Gabriel y Ruiz de Apodaca, Fernando de (1846), Apuntes biográficos del  Excmo. Sr. D. Juan Ruiz de Apodaca y Eliza, conde del Venadito, Madrid.

Grafenstein Gareis, Johanna von (2001), «Insurgencia y contrainsurgencia en el golfo de México, 1812-1820», en Virginia Guedea (coord.), La independencia de México y el proceso autonomista novohispano, 1808-1824, México, pp. 185-227.

Guerra, Manuel (2006), La trama masónica, Barcelona.

Heredia, Edmundo A. (1981), Relaciones internacionales de las autoridades españolas en América durante la guerra de la independencia, Rosario.

Hernández y Dávalos, Juan Evaristo [comp.] (1985), Colección de documentos para la historia de la Guerra de Independencia de México de 1808 a 1821, México (facsímil de la edición original de 1878), t. VI, pp. 638-950.

Marchena Fernández, Juan (1992), Ejército y milicias en el mundo colonial americano, Madrid.

Miguel i Vergés, José María (1985), La independencia mexicana y la prensa insurgente, México.

Narrett, David E. (2002), «José Bernardo Gutiérrez de Lara, Caudillo of the Mexican Republic in Texas», Southwestern Historical Quarterly, 106, pp. 194-228.   

Orta Rubio, Esteban (1979), «Javier Mina “el Mozo”», Príncipe de Viana, año 40, 156-157, pp. 507-540.

Ortuño Martínez, Manuel (2006), Expedición a Nueva España de Xavier Mina. Materiales y ensayos, Pamplona.

Ríos, Eduardo Enrique (1939), El historiador Davis Robinson y su aventura en la Nueva España, México.

Robinson, William Davis (1987), Memorias de la revolución de Méjico y de la expedición del General D. Francisco Javier Mina, México (facsímil de la edición de Londres de 1824).

Semprún, José, Bullón de Mendoza, Alfonso (1992), El ejército realista en la independencia americana, Madrid.

Solà, Àngels (1989), «La expedición de Mina (1817) en la historiografía mexicana», Revista Mexicana de Sociología, abril-junio, pp. 361-376.

Ullate Fabo, José Antonio (2007), El secreto masónico desvelado, Madrid.

Zorrilla, Juan Fidel (1972), Tamaulipas en la guerra de Independencia, México.

Zorrilla, Juan Fidel (1985), Mina y Fray Servando en Nuevo Santander, hoy Tamaulipas, México.

Haut de page

Notes

1 Grafenstein Gareis, 2001.

2 Heredia, 1981.

3 Ferrer Muñoz, 1993.

4 Andrés Martín, 2008.

5 Inmenso territorio que comprendía las regiones de Coahuila, Nuevo León, Texas y Nuevo Santander.

6 Oficio de Juan Fermín de Juanicotena a Joaquín de Arredondo, Aguayo, 24-IV-1817. Copia de Pedro Simón del Campo (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 63-64).

7 Andrés Martín, 2009.

8 Zorrilla, 1972.

9 Órdenes del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 9-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 102).

10 Orden del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 26-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos84-85).

11 Semprún, Bullón de Mendoza, 1992.

12 Informe del brigadier Francisco Beranger al virrey Apodaca, a bordo de la Fragata Sabina sobre la barra de Tampico, 26-V-1817. Gaceta extraordinaria del Gobierno de México, 4-VI-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 72).

13 Robinson, 1987, pp. 135-136. También Ríos, 1939.

14 Informe sobre la victoria de la Fragata Sabina y la situación de Mina, sin autor, ni lugar ni fecha (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 72).

15 Informe del brigadier Francisco Beranger al Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, a bordo de la Fragata Sabina en la Bahía de Cádiz, 16-X-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 72).

16 Robinson, 1987, pp. 135-136.

17 Real Orden comunicada por el Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al Secretario del Supremo Consejo de Almirantazgo, Palacio, 26-XI-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 72).

18 Informe sobre la victoria de la Fragata Sabina y la situación de Mina, sin autor, ni lugar ni fecha (AGMAB, Expediciones a Indias, leg.  58, nº 72).

19 Oficio de Agustín Figueroa, comandante general del Apostadero de La Habana, al Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, La Habana, 25-VI-1817(AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 72);  Oficio del Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al comandante general del Apostadero de La Habana, Madrid, 9-VIII-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 72).

20 Oficio del virrey de la Nueva España al Comandante General de Marina de La Habana, Agustín Figueroa, México, 17-VIII-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 64).

21 Oficio de Agustín Figueroa, comandante general del Apostadero de La Habana, al virrey de la Nueva España, La Habana, 23-VI-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 64).

22 Informe del Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al Rey, 31-X-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 64).

23 Informe del Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al Rey, 2-XI-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 64).

24 Informe del Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al Rey, 16-XI-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 64); oficio del Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al virrey de México, Madrid, 26-XI-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 64).

25 Oficio del comandante general del Apostadero de Veracruz, Francisco Murias, al Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, Veracruz, 4-X-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 59, nº 60);  oficio del Secretario de Marina, José Vázquez Figueroa, al Rey, 13-II-1818. AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 59, nº 9.

26 Nota que se pasó al Ministerio de la Guerra sobre la victoria de la Fragata Sabina y la situación de Mina, sin autor, ni lugar ni fecha (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 72);  informe del Secretario de Marina al Rey, 8-VIII-1817 (AGMAB, Expediciones a Indias, leg. 58, nº 72).

27  Órdenes del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 29-V-1817. AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 99-100.

28 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Hacienda de la Gavia, Jurisdicción de San Carlos, 25-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, ff. 100-102).

29 Oficio del virrey Apodaca al Brigadier Manuel María de Torres, comandante de la Décima Brigada de San Luís Potosí, México, 26-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 83-84).

30 Aunque en las informaciones que había recibido el virrey se hacía constar que Rubio contaba con 100 hombres.

31 Parte de Andrés Rocío y Guerra a Joaquín de Arredondo, Borbón, 18-V-1817. Copia de Pedro Simón del Campo (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 95-96); oficio de Fr. Ildefonso Moreno al gobernador Juan de Echeandía, Villa de Croix, 18-V-1817. Copia de Pedro Simón del Campo (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 96).

32 Miguel i Vergés, 1985.

33 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Campamento de Don Roque, 20-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 85-87).

34 Proclama del comandante Joaquín de Arredondo a los habitantes del Nuevo Santander en contra de la expedición de Mina, Campamento del Cerro de Santiago, 18-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 87-88).

35 Flores Caballero, 1969.

36 Parte de Luciano García al teniente coronel y gobernador Juan de Echeandía, Campo de la Mesa Grande, 19-V-1817. Copia de Pedro Simón del Campo (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 97).

37 Oficio del virrey Apodaca al brigadier Manuel María de Torres, comandante de la Décima Brigada de San Luís Potosí, México, 26-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 83-84).

38 Parte de Luciano García al teniente coronel y gobernador Juan de Echeandía, Campo de la Mesa Grande, 19-V-1817. Copia de Pedro Simón del Campo (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 97).

39 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Campamento de Don Roque, 20-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 85-87).

40 Guerra, 2006; Ullate Fabo, 2007.

41 Extenso territorio del noroeste de la Nueva España que comprendía los siguientes territorios: Alta y Baja California, Sonora, Nuevo México, y Nueva Vizcaya.

42 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Campamento de Don Roque, 20-V-1817  (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 85-87); oficios de Manuel María de Torres a Joaquín de Arredondo, San Luis Potosí, 5 y 18 de mayo de 1817. Copia de Pedro Simón del Campo (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 88-89).

43 Anónimo, Padilla, 30-V-1817, en Hernández y Dávalos, 1985, t. VI, p. 645.

44 Órdenes del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 29-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 99-100).

45 Marchena Fernández, 1992.

46 Carta de Javier Mina a Joaquín de Arredondo, Soto la Marina, 22-V-1817. Copia de la original en el archivo a cargo de Pedro Simón del Campo, Hacienda de la Gavia, 25-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 89-93).

47 Informe de Joaquín de Arredondo al Virrey Apodaca, Hacienda de la Gavia, Jurisdicción de San Carlos, 25-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 100-102).

48 Ibid.

49 Robinson, 1987, pp. 71-73.

50 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Hacienda de la Gavia, Jurisdicción de San Carlos, 25-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 100-102).

51 Sobre la expedición de Mina: Orta Rubio, 1979; Ortuño Martínez, 2006; Solà, 1989; Zorrilla, 1985.

52 Informe de Joaquín de Arredondo al virrey Apodaca, Hacienda de la Gavia, Jurisdicción de San Carlos, 25-V-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 100-102).

53 Órdenes del Virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 9-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 102).

54 Oficio de Joaquín de Arredondo al brigadier Manuel María de Torres, Campamento de Padilla, 2-VI-1817. En el documento aparece la errónea fecha de 2 de mayo (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 103).

55 Parte de Manuel María de Torres al virrey Apodaca, San Luís Potosí, 7-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 103).

56 Órdenes del virrey Apodaca al Brigadier Manuel María de Torres, México, 11-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 103).

57 Órdenes del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 11-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 103-104).

58 Orden del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 12-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 104).

59 Órdenes del virrey Apodaca al brigadier José de Gayangos, Intendente de Zacatecas, México, 12-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 104-106).

60 Orden del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 14-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fº 106).

61 Orden del virrey Apodaca a Joaquín de Arredondo, México, 20-VI-1817 (AGN, Historia, vol. 152, exp. 1, fos 106-107).

62 Robinson, 1987, pp. 70-71.

63 Narrett, 2002.   

64 Bando del Virrey Juan Ruiz de Apodaca, México, 12 de julio de 1817. Insertado por Juan Echeandía, San Carlos, 15 de septiembre de 1817. AHUAT, F. General, caja 2, carp. 1816-1817, doc. 74.

65 Gabriel y Ruiz de Apodaca, 1846, pp. 23-24.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/3685/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 145k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Juan Ramón de Andrés Martín, « Las tropas realistas del general Arredondo y la expedición de Mina tras la victoria de la fragata Sabina en mayo de 1817 », Mélanges de la Casa de Velázquez, 40-2 | 2010, 199-217.

Référence électronique

Juan Ramón de Andrés Martín, « Las tropas realistas del general Arredondo y la expedición de Mina tras la victoria de la fragata Sabina en mayo de 1817 », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 40-2 | 2010, mis en ligne le 14 janvier 2011, consulté le 18 septembre 2014. URL : http://mcv.revues.org/3685

Haut de page

Auteur

Juan Ramón de Andrés Martín

Depto. de Ciencias de la Educación, Lenguaje, Cultura y Artes, Universidad Rey Juan Carlos

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org