Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Víctor M. Núñez García, Huelva en las Cortes

Jorge Vilches García
p. 262-265
Référence(s) :

Víctor M. Núñez García, Huelva en las Cortes. Élites y poder político durante la Década Moderada (1843-1854), Huelva, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Huelva, 2007, 304 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 avril 2010.

1El conocimiento de los notables del siglo xix español se debe a valiosas aportaciones, como la de Jesús Cruz para el caso madrileño, Isabel Burdiel para el valenciano y Gregorio de la Fuente Monge respecto a la continuidad del personal político en la revolución de 1868. Del mismo modo, su vínculo con el sistema electoral se ha analizado con profundidad, entre otras muchas, en la imprescindible obra, aunque ceñida a la Restauración, Geografía del caciquismo, dirigida por Varela Ortega. A este respecto, la fusión del análisis prosopográfico con los instrumentos de la historia política, centrada en la vida de una localidad, ha dado algunos buenos resultados siempre que ha servido para contrastar diacrónicamente con un ámbito territorial mayor, español o europeo.

2El estudio de Núñez García, acercándose a esa fusión metodológica, se centra en los notables onubenses durante la Década Moderada, 1843-1854, para responder a tres cuestiones. ¿Cuál era el perfil socioprofesional de los 19 diputados y senadores que representaron a Huelva durante ese período? ¿Defendieron en las Cortes los intereses de su provincia? ¿Fueron libres las seis elecciones generales celebradas en dicho período? Las respuestas que se dan corroboran en gran parte, aunque no esté totalmente presente en la obra, las grandes conclusiones que ya han mostrado análisis generales sobre el mismo período en España y Europa.

3La ciudadanía onubense, como bien muestra Núñez García, no tenía interés en la vida política porque el índice de participación electoral era bajo y no había inquietud social por ampliarlo. Podía deberse, dice, a que las vías para el logro de los intereses locales no eran las parlamentarias. No tuvieron interés por la política cuando la ley electoral de 1837 colocaba el cuerpo electoral en más de 5.000 votantes, ni cuando la ley de 1846 lo dejó reducido a unos 160 electores por distrito. El índice de participación rondaba más del 50%, pero no hubo en la provincia una movilización social ni política, por escrito o callejera, para la ampliación del derecho a voto. Es decir, la conclusión es paradójica: la presión gubernamental antidemocrática fue aplastante y silenciosa, o los onubenses le dieron la espalda mayoritariamente a la vida política, con lo que tampoco era precisa una dedicación exhaustiva de las autoridades para forzar a los votantes. Parece clara la solución cuando el propio Núñez García dice que el electorado onubense «tuvo un comportamiento electoral dócil y favorable a los candidatos propuestos desde los gobiernos moderados» (p. 225).

4En consonancia con la ausencia de la vida política local, la actividad de los parlamentarios onubenses fue inapreciable durante todo el período. En palabras del autor: hubo una «tendencia de desidia generalizada» (p. 256). No destacaron por sus discursos, iniciativas o asistencia. En este caso no es decisivo el que ocho de los 19 biografiados por Núñez García no nacieran en la provincia de Huelva, como tampoco lo es que los más estables y poderosos, Manuel Calonje y Hernández-Pinzón, fueran onubenses. De esta manera, las redes clientelares tampoco precisaron de la política para ser un gran negocio. El estudio de Núñez García muestra con claridad (pp. 205-218) cómo se formaron durante la Década lo que llama «sagas» de políticos, las de Hernández-Pinzón, Garrido, Calonje y Silesio, cuyo poder se prolongó hasta principios del siglo xx. Estas «sagas» permiten comprobar que en Huelva, como en el resto de España y en aquellos países con un régimen constitucional en curso, la familia y su apellido fueron un instrumento de consolidación y ascenso político y social, lo que generaba valores imprescindibles para su funcionamiento, especialmente el de la solidaridad, y obligaciones, como la subordinación (p. 203).

5El estudio de esas familias es la pieza clave de la obra, y permite a Núñez García responder a las preguntas planteadas. El «modelo tipo de parlamentario onubense» es un varón de clase media con estudios universitarios, generalmente dedicado a la abogacía o a la carrera funcionarial. El caso de Huelva durante la Década coincide con el de otras provincias y épocas: la Administración se convirtió en una fuente de personal para la construcción del Estado liberal. O dicho de otro modo, la clase media mejor formada, especialmente en leyes, fue la protagonista del proceso político que cambió la estructura del país, eliminando el Antiguo Régimen y modernizándolo.

6Esto no diferenció a España de otros países europeos que vivieron la misma transformación política, cada uno con un ritmo e intensidad propios. Esto es, no cabría esperar una cosa distinta en la instauración del régimen constitucional y parlamentario en Francia, el Piamonte –germen de Italia– o Portugal. La lógica es evidente: la utilización de la Administración como instrumento de cambio profundo, o revolucionario incluso, da pie a la presencia política de los altos funcionarios en cargos políticos. Es la misma evidencia que el que una época de conflictos bélicos prolongados, sobre todo guerras civiles, favorece que los militares asuman algún tipo de papel político.

7Los parlamentarios onubenses eran, lógicamente, los notables locales, con una edad media de cuarenta años a la hora de acceder por primera vez a las Cortes. Tuvieron una adscripción política moderada, sin que la presencia de progresistas y demócratas, visibles en los movimientos revolucionarios de 1843 y 1854, hiciera mella en su poderío electoral. No obstante, como señala Núñez García, su «militancia» moderada no supone que pertenecieran todos al mismo grupo moderado. La inexistencia de prensa política local y las escasas acciones parlamentarias de los diputados de Huelva hace muy difícil distinguir simpatías ideológicas; es decir, resulta complicado conocer si aquellos diputados eran moderados puritanos, narvaístas, vilumistas o bravomurillistas, lo que no es baladí porque esas fracciones vivieron un duro enfrentamiento durante la Década Moderada. El resultado que apunta Núñez García es que los 19 parlamentarios onubenses fueron, en su mayoría, moldeables a los aires gubernamentales. Quizá como consecuencia, dice el autor, aquellos hombres no se tomaron en serio la representación de la provincia, sino que vieron el cargo como algo meramente «honorífico y testimonial» (p. 266).

8Núñez García afirma que la práctica electoral, sobre todo a partir de 1846 con el distrito uninominal, y a pesar de la ausencia de vida política y la docilidad del electorado, fue corrupta con presiones gubernamentales y coacción. La base para tal aserto es la discusión en Cortes de las actas parlamentarias que se hacían acompañar de una retahíla de irregularidades. Este protocolo se siguió con actas de toda España y durante todo el siglo xix, y Huelva no fue una excepción. Junto a las trampas electorales, Núñez García insiste en la naturaleza censitaria del sistema electoral y en un «incipiente cunerismo», elementos que, por otro lado, fueron corrientes en la construcción de los Estados nacionales y constitucionales del siglo xix europeo. Es más, el fraude, aunque no consuela, también era una práctica habitual en los gobiernos representativos europeos. En Inglaterra, por ejemplo, el sistema electoral tenía los mismos defectos, y no comenzó su reforma gradual hasta 1832. En la monarquía francesa de los Orleáns, modelo constitucional para una parte del liberalismo europeo, se cometían las mismas irregularidades y arbitrariedades, que fueron, entre otras, las causas de la revolución de 1848.

9La obra, de gran interés, debía de haber profundizado más en la comparación española y europea para catar la envergadura del objeto de estudio. Además, le falta un estudio sobre la sociabilidad política en la ciudad de Huelva, en cuanto a lugares de reunión –casinos, cafés, clubes–, suscriptores a periódicos –¿qué periódicos se leían en Huelva?–, o campañas electorales: ¿si no había propaganda partidista, cómo se animaba a votar a un candidato? ¿Cómo se contrarrestaba la presión gubernamental de la que habla Núñez García? En Huelva había progresistas y demócratas durante la Década, pero al no conocer su fuerza, número y actividades no es posible medir con claridad el grado de limpieza (o corrupción) de las elecciones. Sería interesante saber qué vida política tuvo la ciudad: si hubo mítines, manifestaciones, protestas, sátira popular, publicaciones, bibliotecas, librerías, asociaciones, etc. Me refiero a todo aquello que empujaba a tomar una decisión política a la hora del voto, máxime si los partidos carecían, también en Huelva, de una estructura permanente en aquella época. En definitiva, enriquecería el estudio conocer el nervio político de Huelva durante la Década Moderada para valorar a sus parlamentarios.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Jorge Vilches García, « Víctor M. Núñez García, Huelva en las Cortes », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-1 | 2009, 262-265.

Référence électronique

Jorge Vilches García, « Víctor M. Núñez García, Huelva en las Cortes », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-1 | 2009, mis en ligne le 15 avril 2010, consulté le 31 octobre 2014. URL : http://mcv.revues.org/370

Haut de page

Auteur

Jorge Vilches García

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org