Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Jorge Vilches, Isabel II. Imágenes de una reina

Juan-Sisinio Pérez Garzón
p. 265-266
Référence(s) :

Jorge Vilches, Isabel II. Imágenes de una reina, Madrid, Síntesis, 2007, 391 p.

Texte intégral

1El autor de esta monografía es un joven profesor de la Universidad Complutense con un sólido aval de investigaciones sobre el siglo xix a sus espaldas. Realiza una historia política metodológicamente actualizada y siempre anclada en un uso exhaustivo y riguroso de las fuentes documentales. Tales requisitos son garantía de que el libro que ahora presenta es una síntesis equilibrada sobre la personalidad que dio nombre como reina a las décadas de mayores transformaciones en todo el siglo xix español. Bajo la rúbrica de «reinado de Isabel II» se alberga el período durante el cual España arrumbó las bases del Antiguo Régimene inició la andadura de lo que hoy conocemos como modernidad. Modernidad en todos los sentidos, tanto en política como en economía, cultura y organización social. Fue significativo a este respecto que fuese precisamente una mujer la que encabezara la máxima responsabilidad institucional del Estado en ese período. Y que fuese una mujer supuso también una de las paradojas del momento. Es justo el tema que entrevera el análisis de Jorge Vilches, porque hace de las imágenes de la reina el objeto de su estudio para rehacer el imaginario colectivo en el que caló la idea de esa mujer al frente de los destinos de un país. Contextualiza este hecho en el panorama de las mujeres que también han ejercido el poder en épocas de cambio social, porque en todas ellas siempre se le ha dado una importancia decisiva a su comportamiento sexual. En definitiva, en una sociedad evidentemente machista, el acceso a los favores sexuales de esa mujer con tanto poder se convertía no sólo en forma de acceso directo al poder sino también en motivo de escándalo, pues un comportamiento sexual idéntico en varones nunca fue causa de difamación sino más bien, de todo lo contrario.

2Fue el republicano Pérez Galdós quien, ya en la vejez de ambos, definió a Isabel II como la reina «de los tristes destinos», y así se corrobora desde su nacimiento, tal como desglosa Jorge Vilches en su obra. Con sólo tres años, en 1833, a la muerte de su padre, Fernando VII, rey absolutista sin resquicios, se encontró aupada al trono nada menos que con el apoyo de los enemigos de su padre, con el resuelto sostén de los liberales. Fue su madre, la regente María Cristina, la que tuvo que promulgar rápidas amnistías para que esos liberales pudiesen volver del exilio al que los había enviado Fernando VII. ¿Por qué apoyaron los liberales a esta niña como reina? La razón es tan sencilla como que el otro candidato al trono, el infante Carlos, era un declarado militante del absolutismo, y los liberales, aunque minoría socialmente, tuvieron la capacidad de captar la ocasión que se les presentaba. Por eso, bien organizados y con una coyuntura europea favorable, se lanzaron en apoyo de una niña a la que catalogaron como «iris de paz y libertad». La guerra civil provocada por los partidarios del infante Carlos duró siete años, pero los liberales contaron con el apoyo de Gran Bretaña y Francia, y también con un creciente apoyo social dentro de una España en la que el estancamiento de la riqueza en «manos muertas» era un obstáculo para la prosperidad.

3Esa imagen de reina de la libertad quedó, sin embargo, ensombrecida por las actitudes políticas de su madre y el episodio del matrimonio de la joven reina con apenas 16 años ya puso en evidencia las paradojas que políticamente conllevaba la condición de mujer. Por eso, el análisis que hace Jorge Vilches de la ruptura de hecho del matrimonio en 1847, con el adulterio de la reina, es muy esclarecedor para conocer las limitaciones a las que estuvo sometida en el ejercicio del poder y en las conexiones de éste con su vida íntima. A eso se añadieron los problemas provocados por las camarillas que se crearon en torno al rey consorte y a la madre de la reina, una María Cristina casada fielmente con Fernando Muñoz y con una prole creciente a la que obviamente tenía que situar socialmente. Sin duda, este dato, el de las camarillas de la madre y del esposo de la reina, no puede quedarse en mera anécdota sino que, como bien subraya Jorge Vilches, se constituyeron en elementos clave para la creación de las imágenes que se forjaron sobre Isabel II. Para unos fue la mujer indefensa y manipulada, chantajeada incluso por el rey consorte, pero madre de todos los españoles, aunque sin voluntad para imponerse. Para otros fue el pelele de una enorme madeja de corrupción amasada en el mismo corazón del Estado y del que salieron beneficiados todos los que se aproximaban de un modo u otro a la reina, de carácter caprichoso y supersticioso.

4No falta en el libro la imagen que de la reina dieron los viajeros españoles, donde destaca la campaña que el periódico británico The Times dirigió contra la persona de Isabel II. Quizá los dos últimos capítulos del libro son los más novedosos porque abordan justo las dos imágenes que más persisten sobre esta reina, la de reina «de los tristes destinos» y la de reina de una «corte de los milagros». La primera es una visión interesada, fomentada incluso por la misma reina desde su exilio parisino, para justificar su papel como el resultado ciego de una predestinación de la que no fue responsable, ni contra la que no pudo hacer nada por cambiar. Si esta visión quedó plasmada en un episodio nacional de Pérez Galdós, que lo tituló así, como «la de los tristes destinos», sin embargo, la segunda visión quedó para siempre en una de las mejores novelas históricas de nuestra literatura, la de Valle-Inclán, quien con un magistral dominio del castellano desentrañó las relaciones más profundas de las distintas clases de una sociedad en transformación.

5En definitiva, con esta nueva síntesis tenemos un enfoque que enriquece el conocimiento de un período tan complejo y del que faltan todavía investigaciones que recompongan un conocimiento preciso de su entramado social y político. Que jóvenes historiadores se dediquen a esta tarea es muy loable, y seguro que sus frutos nos permitirán adentrarnos con mayor solidez a los momentos en los que se plantaron las raíces de una sociedad liberal, con cuyos postulados estamos endeudados en el presente en todos los sentidos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Juan-Sisinio Pérez Garzón, « Jorge Vilches, Isabel II. Imágenes de una reina », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-1 | 2009, 265-266.

Référence électronique

Juan-Sisinio Pérez Garzón, « Jorge Vilches, Isabel II. Imágenes de una reina », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-1 | 2009, mis en ligne le 21 décembre 2010, consulté le 22 mai 2017. URL : http://mcv.revues.org/373

Haut de page

Auteur

Juan-Sisinio Pérez Garzón

Universidad de Castilla-La Mancha

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org