Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Xavier Dectot, Les tombeaux des familles royales de la péninsule Ibérique au Moyen Âge

Ángela Franco Mata
p. 266-268
Référence(s) :

Xavier Dectot, Les tombeaux des familles royales de la péninsule Ibérique au Moyen Âge, Turnhout, Brepols (Histoires de famille. La parenté au Moyen Âge), 2009, 311 p. + 60 fig.

Texte intégral

1La reciente publicación de Xavier Dectot, Les tombeaux des familles royales de la péninsule Ibérique au Moyen Âge es el resultado de una larga y fructífera investigación precedida por varios estudios anteriores, relativos a la política funeraria y tumbas de los condes de Champagne, y tumbas y poder real en el León del año Mil, entre otros. Esta obra está llamada a convertirse en obra de referencia imprescindible para trabajos posteriores en el marco histórico de los sepulcros y conjuntos sepulcrales de las familias regias en la Edad Media hispánica. Se trata de una publicación que era necesaria, y que colma un gran vacío en la historiografía, a través de la cual es posible conocer el complicado entramado político que rodeaba la vida y muerte de los monarcas, familiares y allegados en los distintos reinos. La cronología en que se enmarca este estudio, siglos xi al xiii, no significa una acotación precisa de dicho período histórico; por el contrario, el autor explica circunstancias político-religiosas de época anterior que utiliza sabiamente en su análisis, que determinan el acontecer político de dichos siglos. La monarquía visigoda y su significación como referente de los reinos asturiano primero y leonés y castellano posteriormente, es un argumento determinante para la legitimación de la monarquía. Dichas fuentes de legitimidad del poder reposan sobre la fe del monarca y su elección por Dios y en la herencia romana y visigoda. Aunque no existe la realidad el imperium totius Hispaniae visigótico, existe como legitimación de la monarquía. La elección de la catedral de la que fuera capital del reino visigodo, Toledo por parte de Sancho IV el Bravo (que inicialmente proyectó su sepultura en el convento de frailes menores de Toledo, idea de la que fue disuadido por el arzobispo y el deán), se sustenta ideológicamente sobre este pensamiento.

2El libro está dividido en cuatro partes, dedicadas respectivamente al proceso de la muerte del rey, el estatuto de la tumba y los distintos tipos de construcción en los templos elegidos para el reposo definitivo, la puesta en escena de los cuerpos, y el monumento sepulcral y sus variantes. Cada una de ellas se subdivide en capítulos que desarrollan conceptos vertidos con apoyo documental de primera mano, llegando a conclusiones rigurosas y fidedignas. Tiene así cabida el análisis de los distintos tipos de muerte, la súbita y la agónica, con las consiguientes consecuencias políticas, el espectáculo de la muerte, la importancia del culto de las reliquias, las fundaciones funerarias específicas y los espacios reaprovechados, la elección de catedrales como lugares de enterramiento, así como los distintos tipos de los mismos.

3El doctor Dectot ha establecido paralelismos y comparaciones entre los diversos países, sobre todo con Francia, en cuyo suelo, antes de la configuración unitaria de St. Denis, existían diversos lugares de enterramiento diseminados por toda la geografía, y los reinos hispánicos cristianos. La elección del período en análisis resulta muy ilustrativa considerando la coincidencia con una parte del avance de la reconquista iniciada desde el diminuto reino asturiano hasta finalizar con los Reyes Católicos en 1492. Se ha venido poniendo especial énfasis en la significación política de la elección como lugar de enterramiento de los reyes en los sucesivos avances, llegando a entenderse el suelo hispánico como un gran cementerio, lo cual, como demuestra el autor, es verdad a medias, aunque la reconquista fue una realidad de ochocientos años para expulsar al musulmán. Pero solamente cuando se impuso la supremacía del dominio cristiano sobre el musulmán, en el siglo xiii, cuando fueron sepultados en la catedral de Sevilla Fernando III el Santo y su hijo Alfonso X el Sabio (quien encargó el sepulcro de su padre hacia 1279), se materializa dicho concepto. Desmiente, incluso, el citado aserto la primitiva intención de los Reyes Católicos, con la elección de Toledo para su reposo definitivo en el convento franciscano de San Juan de los Reyes, construido a tal efecto, aunque finalmente se decantaron por el último reducto islámico, Granada, como conclusión de la conquista.

4El autor parte del siglo xi para su estudio ya que es entonces cuando se inicia el cuidado por una política funeraria en San Isidoro de León y San Juan de la Peña. Fernando I, que inicialmente eligió Oña como enterramiento familiar, varió de opinión al convertirse en rey de León por matrimonio con doña Sancha y la muerte del hermano de ésta, Bermudo II, en la batalla de Tamarón. Crea, así, un panteón real en San Isidoro, aprovechando un espacio que acogería los cuerpos de reyes y a partir del siglo xiii, de otros personajes reales pero de rango inferior. Allí trasladó los restos de su padre Sancho III el Mayor de Navarra. La imagen grabada en su lápida lo muestra con la espada en alto, como gran conquistador y cuya autoridad abarcaba todos los reinos del norte de la península. Con su enterramiento en León se justificaba el origen divino del poder y la herencia genealógica. A Bermudo le es conferida la legitimidad después de muerto, por Fernando II, sepultado en la catedral de Santiago de Compostela, junto a Alfonso IX, Raimundo de Borgoña y Juana de Castro; en las tumbas regias está presente el simbolismo de la lucha por el imperium. Alfonso VI, hijo de Fernando I y conquistador de Toledo, eligió como lugar de reposo de sus restos el monasterio benedictino de Sahagún, inspirándose en el de su padre, aunque más reducido y en el marco de la nueva liturgia romana, propiciada por la orden cluniacense. En su elección se refleja su estrecha relación con la nobleza y en la que además del aval documental, existe otro de tipo material, el análisis de los huesos de los personajes allí sepultados. Relación de la realeza con los nobles existe en Pamplona y san Juan de la Peña. Aquí, los dos cementerios están emplazados en paralelo, uno dando sobre el espacio de acceso a la iglesia mientras al regio accede solamente desde el interior. Por indicación de Sancho III, el Deseado, Santa María de Nájera fue el lugar de reposo de su esposa la princesa (o reina, ya que los historiadores no se muestran de acuerdo) doña Blanca de Navarra, muerta en 1156.

5El panteón de las Huelgas de Burgos destaca como conjunto ideado ex profeso para lugar de enterramiento, fundado por Alfonso VIII y su esposa Leonor de Inglaterra. Brillante es el análisis que el autor realiza del proceso constructivo del monumento, con oportunas y justificadas referencias a la liturgia, y la concepción cementerial del mismo con el espacio tripartito destinado a las tumbas. Los cuerpos de los fundadores y miembros de la familia real permanecieron durante un medio siglo en un lugar provisional mientras se finalizaban las obras. Durante ese tiempo, se pregunta el autor en qué condiciones se conservaban. Se ha propuesto retrasar al siglo xiv la labra del actual sepulcro emplazado en el centro de la iglesia, siendo destinado a acoger los restos de la regia pareja un sepulcro emplazado en el pórtico, hipótesis, en mi opinión, discutible. La estructura de los arcos sobre los que apea el sarcófago con el Apostolado, evocando un baldaquino, ha sido enarbolada como un precedente en Castilla de los baldaquinos en los sepulcros del rey Pedro III y Jaime II, en la iglesia del monasterio de Santes Creus. En el sepulcro de Pedro III está presente una clara intencionalidad política de justificar la sacralidad del monarca y su legalidad que estaba en entredicho, a través del material (pórfido), adoptado de los sepulcros de la catedral de Palermo y de otros lugares de Italia. La insistencia de la representación de los escudos de Castilla sobre el sepulcro doble de las Huelgas y uno solo sobre el sepulcro de la reina demuestra la clara intencionalidad de marcar la emancipación de Castilla del reino de León.

6Dedica el capítulo final a los monumentos sepulcrales desde una original y novedosa perspectiva, que complementa los diversos aspectos tratados a lo largo del libro. Las escenas de la celebración de exequias, tan frecuentes en León y Castilla en los siglos xiii y xiv, cuentan con precedentes en el arte románico (sepulcro de doña Blanca, ca. 1156, Nájera; doña Sancha, ca. 1100, convento de Santa Cruz de Jaca; Ramón Berenguer III, Santa María de Ripoll). Felicito muy sinceramente al autor, que ha cubierto con su sabiduría un gran vacío en un periodo convulso de la historia medieval hispánica y en la historia del arte, y ha desentrañado y resuelto muchos problemas candentes.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ángela Franco Mata, « Xavier Dectot, Les tombeaux des familles royales de la péninsule Ibérique au Moyen Âge », Mélanges de la Casa de Velázquez, 41-1 | 2011, 266-268.

Référence électronique

Ángela Franco Mata, « Xavier Dectot, Les tombeaux des familles royales de la péninsule Ibérique au Moyen Âge », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 41-1 | 2011, mis en ligne le 27 mai 2011, consulté le 27 mars 2017. URL : http://mcv.revues.org/3746

Haut de page

Auteur

Ángela Franco Mata

Museo Arqueológico Nacional, Madrid.

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org