Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

José Antonio González Alcantud y Eloy Martín Corrales (eds.), La Conferencia de Algeciras en 1906

Cristóbal Robles Muñoz
p. 269-271
Référence(s) :

José Antonio González Alcantud y Eloy Martín Corrales (eds.), La Conferencia de Algeciras en 1906: un banquete colonial, Barcelona, Bellaterra, 2007, 346 p.

Texte intégral

1¿Puede definirse la Conferencia de Algeciras como «un banquete colonial»? Así se hizo en un congreso celebrado en la ciudad con motivo del Centenario. Se ignoraba hasta la iconografía que ha quedado de ella. Los delegados marroquíes estaban en el centro de la fotografía oficial. Algeciras fue elegida como sede para que éstos estuvieran cerca de Tánger. No se celebró en esta ciudad, porque las condiciones internas de Marruecos lo desaconsejaban. Los acuerdos de la Conferencia se sometieron a la ratificación de los órganos competentes de cada Estado. En Marruecos, lo era el Sultán.

2¿Son admisibles las ideas de que la Conferencia aprobara el reparto de Marruecos y que fuera un acto colonialista? Más bien se propuso rectificar los acuerdos de abril y octubre de 1904. No aceptó Alemania que éstos modificaran lo que las potencias europeas decidieron en junio de 1880 en Madrid. No quedó tan aislada, porque su interés en la Conferencia era éste, que aseguraba igualdad de trato y puertas abiertas a su comercio (pp. 11-19). Se fijó entonces un «espíritu de concertación previa» (p. 52) que permitió a los otros signatarios «vigilar» a Francia los años siguientes.

3Desde la Conferencia de Madrid la política de España en Marruecos quedó así formulada: «con Francia, si lo consentía el Reino Unido; con las otras potencias, si Francia atacaba los derechos de España». En marzo de 1887 España firmó con el Reino Unido e Italia una declaración contra la pretensión francesa de no respetar la integridad territorial, la independencia y la soberanía de Marruecos.

4En ese marco el Gobierno Maura aprueba en octubre de 1904 los acuerdos con Francia. Lo acepta la opinión interesada en la cuestión marroquí (pp. 189-190), que recibió con alegría los resultados de la Conferencia de 1906 (p. 195).

5La documentación que existe en los archivos de las cancillerías de los países presentes en Algeciras prueba que Marruecos actuó como un Estado independiente y soberano. La prensa lo recordó en 1905, como puede verse en las colaboraciones de este libro, que analizan esta reunión. Lo proclama a plena voz la celebración misma de la Conferencia y sus objetivos, resumidos por Villanova (p. 193). Lo asegura estos últimos años la historiografía marroquí seria, no la ultra-nacionalista.

6Los datos y los argumentos que desmienten la tesis del «banquete colonial» pueden alargarse. Por inercia se sigue hablando de «un reparto» entre España y Francia (p. 343). La Conferencia quiso evitar que eso se produjera y logró atenuar los efectos de la crisis marroquí. No hubo ocupación colonial, sino «protectorado», figura jurídica que no puede identificarse con ella. Permitió prolongar la soberanía plena del Sultán (p. 69) hasta el Tratado de Fez (marzo de 1912). En los acuerdos de 1904 las zonas de influencia se diseñaban «para el día en que el Sultán deje de ejercer su autoridad» en ellas  (3ode los artículos secretos). No era fácil que Alemania tolerara un reparto. El deseo de un Marruecos libre, soberano, sin mermas territoriales y en paz con las naciones de Europa, explica el alivio con que se recibió en Tánger la declaración de Guillermo II, aclamado también por los españoles (p. 256). Ese paso provocó la dimisión de Delcassé poco después.

7Viendo las actas, los comentarios de algunos periodistas, los discursos oficiales y la documentación sobre lo sucedido aquellas semanas, la Conferencia se parece más a una asamblea de representantes, a un parlamento o a una sesión de una institución internacional, que a la firma de una capitulación impuesta a un vencido. Hubo que negociar y ceder (p. 283). Todos ejercitaron esa sagacidad que González Alcantud atribuye a Estados Unidos. Nadie quiso exponerse a los ataques de los adversarios políticos y de la opinión de su país (pp. 122-133 y 140).

8La Conferencia dejó a cada delegación en su lugar y a su gusto (p. 147). Los participantes fueron leales a sus compromisos, alianzas y amistades (pp. 66 y 108-113). Despejó el temor de una guerra (pp. 275-276 y 334). Alemania también obtuvo lo que quería (pp. 313-314), y lo aseguró con sus acuerdos bilaterales con Francia en África (pp. 93-95). Así debía ser, según el primer ministro ruso (p. 147).

9¿Por qué una conferencia internacional sobre Marruecos? Además de los evidentes motivos geoestratégicos, estaban los comerciales. Hacía tiempo que Marruecos contaba en épocas de crisis agrarias en Europa, como la de 1898. Queda constancia de ello en la intervención rusa en la Conferencia sobre el arancel a los cereales. El carácter religioso de las crisis políticas internas en un país islámico y su repercusión en otras áreas bajo control de las potencias europeas en África y Asia explican el interés por legitimar el poder del Sultán, poniéndolo al abrigo de las intrigas internas, de los apoyos que pudieran recibir otros «pretendientes»… El lector debe tener en cuenta estos aspectos, hasta ahora escasamente considerados, para valorar la Conferencia y completar las aportaciones de este libro.

10No fueron decisivos los «derechos históricos», sino las razones de conveniencia fundadas en la frontera compartida, en el conocimiento del país, en la competencia para realizar las tareas delegadas, y en el monto de los intereses recíprocos entre Marruecos y los firmantes del Acta de Algeciras. Ese es el sentido de la frase de Maura sobre la integridad de Marruecos, citada fuera de contexto por Betegón y reproducida aquí para hablar de un «imperialismo español» (p. 227). Nadie quería entonces conquistarlo «mientras Marruecos pudo sobrevivir a sus crisis internas como Estado».

11Dicho esto, ¿alguien podría negar esa interacción cultural que entonces se llamó «penetración pacífica» (pp. 193, 198 y 254)? Creo que apunta en esta dirección González Alcantud cuándo habla de «seducción de lo extrañamente similar» (p. 268). La Conferencia satisfizo la demanda de «puerta abierta». Era la hora de que entraran en Marruecos productos y capitales españoles (p. 209). Los acuerdos de Algeciras no limitaban la independencia, la soberanía y la integridad de Marruecos sino que eran medidas para asegurarlas. Acuerdos y medidas estaban controlados por compromisos internacionales limitados en el tiempo.

12Importa y mucho en este libro los estudios sobre la prensa. Como sucedió en 1898, a veces los gobiernos han de sacrificar la razón a la opinión. Esta vez, la prensa española supo expresar y fortalecer el consenso. Primero, sobre la necesidad de modernizar Marruecos para incrementar su riqueza y la de las naciones que comerciaban con él. Segundo, sobre el statu quo la mejor solución para España (pp. 225-227 y 341), pues se evitaba así el riesgo de una encarnizada guerra en Marruecos (p. 192).

13La Conferencia sirvió además para superar los estereotipos, la imagen deformada del otro.

14Este es un libro de indudable interés. Autores y asuntos, aproximaciones y metodología se complementan. Éste es su mayor valor.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Cristóbal Robles Muñoz, « José Antonio González Alcantud y Eloy Martín Corrales (eds.), La Conferencia de Algeciras en 1906 », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-1 | 2009, 269-271.

Référence électronique

Cristóbal Robles Muñoz, « José Antonio González Alcantud y Eloy Martín Corrales (eds.), La Conferencia de Algeciras en 1906 », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-1 | 2009, mis en ligne le 21 décembre 2010, consulté le 24 août 2017. URL : http://mcv.revues.org/380

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org