Navigation – Plan du site
La España del Frente Popular

Presentación

Ángel Bahamonde Magro et Eduardo González Calleja
p. 9-16

Texte intégral

1El contenido, programa y balance del Frente Popular (FP) ha dado lugar a encendidas polémicas. Sin embargo, este breve pero singular período de la historia de España apenas ha alcanzado autonomía como objeto individualizado de análisis histórico. Desde su aparición, el mismo nombre dio lugar a varios equívocos. Aunque las primeras propuestas aliancistas, limitadas a las organizaciones obreras, surgieron a inicios de 1933 del seno del comunismo heterodoxo del BOC, y la propuesta de coalición electoral partió en 1935 del entorno republicano burgués, el FP se ha venido contemplado como la manifestación característica de la estrategia antifascista adoptada por la Komintern en su VII Congreso del verano de 1935. La propia denominación, que surgió en el entorno del PCF en octubre de 1934 tras el pacto de unidad de acción suscrito ese verano con la SFIO, fue objeto de interpretaciones encontradas y polémicas. Como slogan y símbolo, quedó vinculado de manera indisoluble al triunfo electoral de febrero de 1936, y fue el signo de identidad del «pueblo trabajador» debidamente encuadrado por los partidos y las organizaciones de izquierda. Pero el término «Frente Popular» (que en España designó una coalición electoral y un programa político, pero no un gobierno que estuvo formado exclusivamente por republicanos) es, como en Francia, una denominación abusiva que no puede caracterizar al completo una etapa tan compleja y conflictiva como la que vivieron ambos países entre 1936 y 1939. En su artículo, François Godicheau nos previene contra el peligro de naturalización del concepto, ya que el carácter indeterminado y mudable del término (que engloba a la vez una línea política del PCE, una coalición y un programa electorales, un movimiento social con voluntad unitarista y una experiencia de gobierno) sirvió como instrumento de poder en contra de los adversarios o como baza de control interno sobre los «camaradas». Aunque, como ha señalado Santos Juliá, el FP nació verdaderamente con el gobierno de mayo de 1937, que fue la expresión suprema de la convergencia política de partidos y sindicatos republicanos y obreros, ampliada al anarcosindicalismo, el uso del término se había convertido en algo trivial desde los primeros meses de la guerra civil, cuando se realizaron insistentes llamamientos a la «unidad», y el PCE llegó a desterrarlo de su vocabulario tras los sucesos de mayo de 1937. El término renacería en la primavera de 1938 como retórica justificativa del control político vinculado al rearme de la autoridad estatal operada por el gobierno negrinista de «Unión Nacional».

2El FP aparece en la historiografía en un incómodo papel transicional, como secuela de la trayectoria republicana centrada en los dos bienios anteriores (y caracterizada por la reacción frente al segundo y la radicalización de las premisas reformistas del primero), o como preludio necesario de la guerra civil. Su plena caracterización histórica ha sido enturbiada por la derecha, que desde la primavera del 36 marcó al FP con los tintes del radicalismo, el revanchismo, el internacionalismo y la violencia que prefiguran las actitudes de la «anti-España» en la guerra civil. En esa línea, se ha tendido a calificar los acontecimientos de esos meses con las etiquetas negativas de «radicalización», «polarización», «incremento de la violencia», «caos social»/«caos político», «crisis de la convivencia» o «guerra civil encubierta» o «larvada». Aunque en la actualidad estos prejuicios estén siendo sometidos a profundo análisis y revisión, rechazando la relación causal entre República y guerra (Ballarín y Ledesma, 2010, pp. 9-11), el FP ha permanecido sepultado durante décadas bajo el «síndrome del fracaso» que ha llevado a los historiadores a estudiar preferentemente las líneas de fractura políticas, económicas, sociales y culturales de aquellos meses, y a percibirlas como una coyuntura sin retorno de la crisis española de los años treinta. El hecho de que gran parte de la publicística extranjera de los años 60 y 70 (Broué y Témime, 1962; Bolloten, 1979; Jackson, 1979; Payne, 1976; Southworth, 1963; Thomas, 1976) haya mantenido la ligazón de causa-efecto entre el FP y la guerra condicionó los análisis de sucesivas generaciones de historiadores de muy diversas tendencias políticas, que construyeron un relato canónico de la primavera de 1936 fundamentalmente negativo, donde el bloqueo de las reformas y la crisis del régimen llevaron a la consumación del fracaso de la República y al inicio irremisible de la guerra fratricida (Alba, 1976; Rivas Gómez, 1976). Este discurso de tintes catastrofistas, que fundamenta la inevitabilidad de la guerra en la naturaleza revolucionaria del FP, tiene su origen en las justificaciones que los rebeldes realizaron del levantamiento de julio como reacción saludable frente a la ilegitimidad de origen de una mayoría parlamentaria surgida de unas elecciones fraudulentas que ya prefiguraban una guerra civil trasladada de inmediato a la brega parlamentaria (Cierva, 1967y 1997). El alzamiento militar también se planteó como respuesta a la ilegitimidad de ejercicio de un Gobierno que fue incapaz de controlar la «marea revolucionaria» que se le venía encima, lo que se tradujo en una crisis del orden público cuya máxima expresión fue el incremento de la violencia política. Desde la misma guerra, el conflicto y la violencia fueron contemplados por los observadores revolucionarios y contrarrevolucionarios como el prólogo necesario y la justificación del conflicto civil y sus secuelas, en una explicación ex post facto que, desde la perspectiva de los sublevados, justificaba la movilización antirrepublicana de amplios sectores sociales y la necesidad del golpe de Estado. No cabe duda de que las muertes por razones políticas y sociales fueron el indicio más visible, y a la vez el más debatido, de la crisis de la primavera de 1936. El trabajo de Eduardo González Calleja trata de analizar esos datos y describir una dinámica que arroja un balance más matizado que estudios anteriores. Rebatiendo parcialmente la explicación de la violencia en el proceso de polarización política simplificado en la antinomia fascismo/antifascismo, asevera que la violencia con resultado de muerte presenta un carácter muy heterogéneo en cuanto a los ámbitos, tipología y protagonistas de los enfrentamientos. La violencia tuvo grandes dosis de espontaneidad y desarticulación en los pequeños pueblos, y atisbos de premeditación y organización en las capitales. Tampoco incidió en las regiones y provincias con una larga tradición de conflicto social, sino que pareció vinculada a la expansión de ideologías extremistas, sobre todo de ese «fascismo rural» que comenzó a arraigar en Castilla-León, la Rioja y en las agrociudades del sur peninsular. El análisis cuestiona los mitos tanto de la existencia de una violencia prerrevolucionaria organizada por la extrema izquierda para conquistar el poder, como del predominio de los usos paramilitares en la actuación contrarrevolucionaria de la extrema derecha. En el primer caso hubo más anarquía que revolución, y en el segundo hubo más pistolerismo y actos de provocación y vindicta que expediciones punitivas al estilo de la conquista del potere fascista. Los grandes actores de la violencia fueron los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, cuya gestión de la protesta se caracterizó por la inflexibilidad y el uso desproporcionado de la fuerza. La violencia se manifestó a lo largo de todo el período republicano desde muy diversas líneas de fractura, y actuó como un enérgico corrosivo de todo tipo de consensos internos entre grupos sociales, comunidades, formaciones políticas y sindicales, corporaciones o instituciones estatales y paraestatales. La historiografía más reciente, sin desconocer las tensiones sociales y políticas que dominaron el período del FP, ha cuestionado el mito de la polarización política, y ha destacado las graves disensiones que existían dentro de cada formación política y sindical, del mismo modo que ha tratado de profundizar en los pormenores de la crisis del poder político, señalando que antes que una renuncia o desaparición hubo una fragmentación del mismo, o incluso un empleo abusivo y en ocasiones desleal de la fuerza gubernativa (Cruz, 2006; González Calleja, 2005).

3Las conmociones vinculadas al deterioro del orden público siempre estuvieron en el origen de la justificación de la intervención militar de julio. A lo largo de la primavera de 1936, el sector golpista del Ejército consiguió hacer hegemónico su discurso y ampliar su masa crítica en el seno de las Fuerzas Armadas, atrayendo a sus filas a militares indecisos e incluso moderadamente republicanos. El trabajo de Ángel Bahamonde, que se basa en los partes de novedades enviados por las distintas divisiones orgánicas al Estado Mayor Central y al Ministerio de la Guerra, muestra cómo se fue configurando y plasmando un discurso dicotómico sobre la situación social y política, donde la «revolución» que se prepara desde el triunfo del FP es combatida por un Ejército que, como garante del orden social, se erige en único antídoto frente a la misma. Si en un principio los responsables de las Fuerzas Armadas acopiaron y difundieron viejas expresiones sobre su papel como mediador neutral, luego acabaron por definirse como el instrumento clave de la contrarrevolución. En su análisis de este discurso reactivo, el autor se abona a la concepción laxa de fascistización como un habitus totalitario que se integró en la mentalidad de una parte de los oficiales españoles —difícilmente su puede hablar en este caso de cultura política— porque reforzaba contenidos tradicionales y señas de identidad seculares, y favorecía la integración corporativa de la «familia militar».

4Frente a los pretendidos afanes de desborde de la República burguesa supuestamente elaborados por la izquierda obrera, los últimos estudios demuestran que, al contrario de lo que ocurre con los que efectivamente se rebelaron contra ese régimen, no existe evidencia alguna de tales conspiraciones, aunque sí se produjo una amplia oleada reivindicativa sociolaboral de contornos no necesariamente violentos ni revolucionarios (Juliá, 1981; Sánchez Pérez, 1991 y 2008). La conflictividad fue más bien el resultado de la gran oportunidad que la victoria del FP abrió a los sindicatos para impulsar todo tipo de acciones colectivas en la calle, orientadas en su mayoría a demandar del nuevo gobierno derechos y reformas puestos en entredicho en los meses anteriores. En todo caso, la conflictividad sociopolítica fue un elemento clave del deterioro de la imagen de los gobiernos frentepopulistas. En el análisis que Francisco Sánchez Pérez realiza de la conflictividad sociolaboral y los repertorios de protesta en ese ámbito, se observa que la oleada huelguística de la primavera de 1936 se magnificó en el contexto del triunfo electoral de las izquierdas, del impulso al unitarismo obrero y de la estrategia de unidad antifascista. Pero este autor también opina que hay que relativizar el componente subversivo de esta situación, cuando Francia vivía en esas mismas semanas una oleada da huelguística más extensa y grave que la española. Este impulso conflictivo tuvo su arranque, no sólo en el contexto de oportunidades que brindó el acceso al poder del gobierno frentepopulista, sino en el del revanchismo y el espíritu de «reconquista social» que se había establecido tras el triunfo electoral de las izquierdas. En la primavera de 1936, las huelgas actuaron como punto de confluencia e interacción entre la acción directa propia del sindicalismo revolucionario y la acción política más sofisticada bajo liderazgo sindical propia del socialismo. De hecho, en muchas ocasiones la CNT no hizo ascos a la mediación de las autoridades políticas o los Jurados Mixtos, y en la práctica su estrategia de movilización tendía a generalizar las huelgas, lo que para muchos significaba la superación del ámbito laboral y el ingreso en consideraciones de orden «político». Pero la UGT también se inclinó hacia la acción directa y el conflicto exclusivamente laboral cuando le pareció conveniente. La ausencia de Jurados Mixtos, neutralizados durante el bienio radical-cedista, facilitó la unidad de acción entre la CNT y la UGT. Ejemplo señero de esta colaboración fue la huelga de la construcción que comenzó el 1 de junio en Madrid, y que subrayó el simbolismo de la capital como nueva metrópoli de la protesta, en la que la violencia política y la lucha de clases se visualizaban mejor, dejando un rastro de memoria negativa (el tránsito «de corte a cheka» en la visión ultraconservadora de Agustín de Foxá) en las décadas siguientes. Pero contra los clichés del supuesto radicalismo de la política de gobierno y su claudicación ante las presiones de las masas, los historiadores subrayan en la actualidad que el Ejecutivo no se encaminó por vía revolucionaria alguna, y que no hizo sino tratar de relanzar, con poco éxito, el proyecto democratizador y reformista del primer bienio.

5El movimiento anarquista merece una atención especial en este dossier, por su particular situación interna y su actitud reticente y en ocasiones crítica a las iniciativas culminadas en el FP. Como señala Rocío Navarro Comas, la adhesión de los anarquistas y anarcosindicalistas al aliancismo de 1933-34 fue un proceso difícil y complicado: la consigna de «frente único por la base» no había sido del agrado de socialistas y anarcosindicalistas, que lo habían acusado de escisionista. Los preparativos revolucionarios de 1934 sentaron las bases de un nuevo discurso teórico lanzado desde las publicaciones dominadas por Diego Abad de Santillán y desde el diario madrileño La Tierra, donde Valeriano Orobón Fernández apoyó el aliancismo que fue puesto en práctica por la Regional Asturiana. Tras octubre, esta voluntad de colaboración comenzó a cobrar fuerza en la CNT y en la FAI, que reinterpretaron los sucesos de Asturias en clave de revolución proletaria sin distinción de tendencias, y favorecieron la ambigüedad de posturas con respecto a la convocatoria electoral de 1936, entre el abstencionismo faísta y libertad de conciencia y de voto propugnada por la CNT.

6Una de las grandes paradojas de la historia del movimiento libertario de los años treinta es el marcado contraste entre la política maximalista del periodo anterior a la guerra y la moderación que exhibieron los líderes anarquistas después del golpe de julio de 1936 y durante sus secuelas revolucionarias, en las que apostaron por la posibilidad de una alianza antifascista de contornos muy contradictorios. Como observa Chris Ealham, la experiencia de la política de colaboración con el frentepopulismo se contempla en las memorias de las figuras del movimiento libertario de forma sumamente negativa, ya que atribuyen la derrota en la guerra a las fisuras abiertas en el pacto por los comunistas españoles y catalanes. Sin embargo, resulta innegable el compromiso con la táctica frentepopulista de los comités superiores, compuestos por los líderes de la CNT, la FAI y la FIJL, que dejaron de fomentar la espontaneidad de las bases y desarmaron políticamente al anarquismo organizado; una participación en el poder burocratizado del Estado que para muchos anarquistas extranjeros constituyo «la más grande traición revolucionaria desde la revolución rusa». La confianza creciente de ciertos sectores sociales y políticos para enfrentarse a las posiciones revolucionarias llegó a dificultar, y luego a romper, la inestable unidad antifascista en Cataluña, proceso que culminó en los enfrentamientos armados de mayo de 1937 en Barcelona, zanjados en buena parte a favor del Estado por la fidelidad a toda prueba que los comités superiores mostraron al frentepopulismo.

7Aunque se ha estudiado el frentepopulismo en su contexto internacional (Alexander y Graham [eds.] 1989), pocos trabajos se han centrado en las relaciones que se establecieron entre las dos coaliciones que llegaron al poder de Europa Occidental. En el contrapunto a este dossier, Roberto Ceamanos observa que el período de la Segunda República en paz ha quedado relegado en la atención comparativa de los historiadores franceses especialistas en el período de entreguerras, pero su estudio de la percepción del FP español por el PCF demuestra que la prensa gala de la época mostró un gran interés por la experiencia española. El discurso comunista francés sobre la República instrumentalizó las noticias procedentes de España en defensa de los intereses del comunismo autóctono e internacional. Hasta la constitución de los FP, dicho discurso se basó en las tesis de la révolution manquée liberal de 1931 y del carácter ineluctable de la futura revolución proletaria. El espectacular giro estratégico dado por la Komintern a fines de 1935 llevó al PCF a reorientar completamente su imagen del republicanismo y el socialismo españoles: el objetivo inicial de derribar a la República fue sustituido por la defensa del gobierno legítimo salido de las urnas, ante el convencimiento de que el fracaso de la República en España pondría en peligro el porvenir del régimen republicano francés, y por ende el de la Unión Soviética. El triunfo electoral de febrero de 1936 fue interpretado como una nueva oportunidad para España y un modelo a imitar para Francia, donde la izquierda se interesó especialmente por la recuperación del programa de reformas y la derrota del fascismo, que era entrevisto como el primer responsable de la violencia política y de la conflictividad social que atenazaba a ambos países a fines de la primavera de 1936.

8El presente dossier constituye, en parte, el primer balance de resultados del Proyecto de Investigación HAR2008-00066/HIST, financiado por Ministerio de Ciencia e Innovación, y centrado en los problemas de orden público, conflictividad sociolaboral y políticas unitarias planteados en la crisis de la primavera de 1936. El propósito de la recopilación de trabajos que aquí se presenta no es, naturalmente, decir la última palabra sobre un proceso histórico tan complejo como el que aquí se aborda, sino suscitar un debate académico sin prejuicios en el momento en que se conmemora el 75º aniversario de esta singular experiencia política.

Haut de page

Bibliographie

Abreviaturas

BOC : Bloc Obrer i Camperol
CNT : Confederación Nacional del Trabajo
FAI : Federación Anarquista Ibérica
FIJL : Federación Ibérica de Juventudes Libertarias
FP : Frente Popular
PCE : Partido Comunista de España
PCF : Parti Communiste Français
SFIO : Section Française de l’Internationale Ouvrière
UGT : Unión General de Trabajadores

Alba, Víctor (seud. de Joan Pagès Elías) (1976): El Frente Popular, Barcelona.

Alexander, Martin S., Graham, Helen (eds.) (1989), The French and Spanish Popular Fronts: Comparative Perspectives, Cambridge.

Ballarín, Manuel, Ledesma, José Luis (2010): «Introducción» a Manuel Ballarín, José Luis Ledesma (eds.), La República y el Frente Popular. Reformas, conflictos y conspiraciones, Zaragoza, pp. 9-19.

Bolloten, Burnett (1979), The Spanish Revolution The Left and the Struggle for Power during the Civil War, Chapel Hill (NC).

Broué, Pierre, Témime, Émile (1962), La Revolución y la Guerra de España, México, 2 vols. (1ª ed., en 1961).

Cruz, Rafael (2006), En el nombre del pueblo. República, rebelión y guerra en la España de 1936, Madrid.

Cierva, Ricardo de la (1967), Los documentos de la primavera trágica. Análisis documental de los an-tecedentes inmediatos del 18 de julio de 1936, Madrid.

Cierva, Ricardo de la (1997), El Frente Popular: origen y mito, Madrid.

González Calleja, Eduardo (2005), «La dialéctica de las pistolas. La violencia y la fragmentación del poder político durante la Segunda República», en Javier Muñoz, José Luis Ledesma, Javier Rodrigo (coords.), Culturas y políticas de la violencia. España siglo xx, Madrid, pp. 101-146.

Jackson, Gabriel (1979), La República española y la guerra civil, Barcelona (1ª ed. en 1965).

Juliá, Santos (1981), «Luchas obreras y políticas del Frente Popular en Madrid, 1931-1936», Estudios de Historia Social, 16-17, enero-junio, pp. 131-141.

Payne, Stanley G. (1976), La revolución y la guerra civil, Madrid (1ª ed., en 1970).

Rivas Gómez, Fernando (1976), El Frente Popular (antecedentes de un alzamiento), Madrid.

Sánchez Pérez, Francisco (1991), «Clase obrera y conflictividad social en el Madrid del Frente Popular (febrero-julio de 1936)»Cuadernos de Historia Contemporánea, 13, pp. 47-71.

Sánchez Pérez, Francisco (2008), «Un laboratorio de huelgas: El Madrid del Frente Popular (mayo-julio de 1936)», en Marie-Claude Chaput (ed.), Fronts Populaires: Espagne, France, Chili, París, pp. 155-172.

Southworth, Herbert Rutledge (1963), El mito de la cruzada de Franco, París.

Thomas, Hugh (1976), La Guerra Civil Española, Barcelona, 2 vols. (1ª ed. en 1961).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ángel Bahamonde Magro et Eduardo González Calleja, « Presentación », Mélanges de la Casa de Velázquez, 41-1 | 2011, 9-16.

Référence électronique

Ángel Bahamonde Magro et Eduardo González Calleja, « Presentación », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 41-1 | 2011, mis en ligne le 24 juin 2011, consulté le 01 mai 2017. URL : http://mcv.revues.org/3813

Haut de page

Auteurs

Ángel Bahamonde Magro

Articles du même auteur

Eduardo González Calleja

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org