Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Octavio Ruiz-Manjón, Fernando de los Ríos

Eduardo González Calleja
p. 271-273
Référence(s) :

Octavio Ruiz-Manjón, Fernando de los Ríos. Un intelectual en el PSOE, Madrid, Síntesis, 2007, 511 págs.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 avril 2010.

1El mayor reto que puede plantear el estudio biográfico de una figura tan señera de la cultura y política españolas como Fernando de los Ríos Urruti (1879-1949) reside, quizá, en discernir la prioridad que concedió a una u otra actividad en cada una de las etapas de su vida, o, en la mayor parte de su trayectoria, calibrar la íntima pero inestable relación que mantuvieron ambas tareas como aspiración indivisible e insobornable de servicio público. Esta constatación nos permite evocar una imagen más cabal del personaje. Porque en Fernando de los Ríos, la vocación profesoral y la ambición política fueron dos facetas indisociables de una misma preocupación por la reforma de la sociedad española, que abordó partiendo de la senda ética marcada por la Institución Libre de Enseñanza, para recalar en el socialismo como la estrategia de regeneración nacional más adecuada para el estímulo cívico de un humanismo de cuño popular.

2La obra de Ruiz-Manjón, llena de empatía, realizada «con afecto inevitable y con distancia indispensable», es más la biografía de un intelectual militante en un entorno privado de raigambre liberal (aunque estuvo emparentado con el moderado Antonio de los Ríos Rosas) y heterodoxamente religioso que la de un socialista intelectual, lo cual indica las prioridades tanto del biógrafo como del biografiado. El libro se centra en su peripecia personal y familiar, que otorga a su pensamiento y su mundo interior una prioridad que, en ocasiones, obliga a dejar la vida pública en un segundo plano. Con todo, su actividad intelectual aparece con la suficiente pujanza como para convencernos de que la presente biografía es más bien una semblanza parcial de lo que el autor llama en un momento determinado «generación de treinteañeros» del año 14, que ha sido estudiada recientemente de forma sistemática por Manuel Menéndez Alzamora (Madrid, Siglo XXI, 2006). Una generación que irrumpió en la vida pública en el cambio de siglo con la vocación de regenerar el país mediante la difusión de valores cosmopolitas, la inculcación de una pedagogía política democrática y la revalorización del papel del intelectual ante la opinión pública.

3Como hombre puente entre el institucionismo y el populismo socialista, Fernando de los Ríos participó activamente en las grandes empresas intelectuales de su época, especialmente en las convocatorias públicas de la cohorte de intelectuales liderada por Ortega: en el conato de «Joven España» presentado en el salón de El Liberal en el verano de 1910, en el flirt con el reformismo en 1913-1915 y en la Liga de Educación Política Española de 1913-1914, momento cumbre de influencia de una generación que alcanzó su madurez –y quizá inició su declive como élite directora– en la Gran Guerra. En esa doble vida intelectual y política, a mitad de camino entre los intentos de movilización elitista liberal de Ortega y el socialismo de cátedra, resulta curioso que a la altura de 1913 especulase con un utópico «tránsito del régimen capitalista al régimen de cooperación». Con todo, de los Ríos vivió la crisis de la Restauración como un proceso personal de radicalización, desencadenado muy probablemente al contacto con la realidad sociopolítica granadina, esa «Barcelonilla del sur» que contempló a partir de 1918 la movilización contra el cacique La Chica: campaña regeneradora en la que el ilustre catedrático participó activamente antes de optar por una militancia abierta, pero nada absorbente, a partir de 1919. Su socialismo no llevaba implícito un fermento revolucionario, sino que, al estilo de Ortega, lo valoraba como un elemento dinamizador de la apatía característica de la sociedad española de la época.

4Fue en 1918 cuando de los Ríos dio el salto hacia la política nacional desde la lucha anticaciquil en Granada, y con una identidad política socialista forjada en la década anterior de la mano del profesor neokantiano de Marburgo Hermann Cohen, tan decisivo como Francisco Giner en la fundamentación ética de un socialismo no marxista de impronta fabiana, que defendió durante el resto de su vida como el puente idóneo entre el liberalismo y el socialismo. En su apuesta por ese «socialismo de rostro humano», coincidía con el Ortega del período 1908-1912, que también se sintió inclinado por el liberalismo socialista de tradición lasalliana, el mejor vehículo a su juicio para fomentar el desarrollo intelectual de la sociedad española a través del fomento de la educación y la cultura, según los postulados de la Fabian Society creada en 1907 con participación de Fernando de los Ríos, y la experiencia pedagógica de la Escuela Nueva de Manuel Núñez de Arenas. Pero en abierta contradicción a esta praxis política que daba prioridad a la educación y a la cultura, en 1910, de los Ríos no tuvo reparos en justificar el tiranicidio contra Maura preconizado por Pablo Iglesias en el Parlamento.

5En todo caso, su socialismo siempre fue más allá de la simple militancia para la que nunca estuvo especialmente dotado, como lo demuestran sus difíciles relaciones personales con otros dirigentes del PSOE. Su tarea entraba de lleno en el campo de la pedagogía social, en donde defendió un humanismo que apareció diáfano (a pesar de que la biografía pase de puntillas sobre asuntos clave como la crisis de 1917 y el debate político sobre el ingreso del PSOE en la Tercera Internacional) en las impresiones vertidas en Mi viaje a la Rusia sovietista (1921) y en su ensayo teórico El sentido humanista del socialismo (1926). Esta última obra es una auténtica pragmática política en la que de los Ríos rechaza la tesis simplificadora de la lucha de clases como hecho social y como teoría, defendida entonces por Julián Besteiro, y opta por resaltar el vínculo entre libertad y justicia a través de la exigencia humanitaria del interés general, concepto rabiosamente moderno, como también lo es su análisis de la función del Estado renacentista español como religión política, intuición que se ha empleado con fruto en el análisis actual de los totalitarismos.

6La tesis, entonces heterodoxa, del humanismo socialista, criticada por Julián Zugazagoitia como «el primer libro revisionista español sobre la doctrina marxista», ahondó las discrepancias políticas de Fernando de los Ríos con el accidentalismo de que hacía gala Besteiro y la prioridad dada a la acción sindical por Largo Caballero. A mitad de los años veinte, postulaba una salida política a la crisis española, cifrada en la alianza del socialismo con los sectores liberales democráticos del país, que le enajenó el apoyo de los órganos directivos del PSOE y le alejó de los actos partidarios durante la dictadura primorriverista, al igual que haría durante el exilio como consecuencia de la imposición de un nuevo, pero mucho más sanguinario, régimen militar. En ambas circunstancias pensó que el nudo de la cuestión nacional no era el dilema entre capitalismo o socialismo, sino la alternativa entre democracia o dictadura. Con todo, resulta dudoso verle inmerso, como pretende Ruiz-Manjón (p. 302), en las conspiraciones republicanas de inicios de 1930, cuando el Partido Socialista apenas estaba iniciando el debate para aproximarse al futuro frente de San Sebastián. Las vagas referencias a la actitud política de Fernando de los Ríos durante la segunda mitad de ese año no impiden percibir la enorme influencia intelectual de un personaje que fue, sin duda alguna, una de las cabezas destacadas de una revolución llena de juridicidad como la de 1931, en la que le tocó abordar desde el Gobierno la ingente tarea de adaptación legislativa y judicial al nuevo régimen democrático. Como buen institucionista, lo fió todo al Derecho, pero la salida del Gobierno y la derrota electoral de noviembre de 1933, que acarrearon la radicalización del PSOE y la ruptura de su coalición con los republicanos de izquierda, le generaron una crisis espiritual casi religiosa, que confió a Azaña en 1937, y que estuvo a punto de hacerle abandonar la vida política. A buen seguro, su ausencia de España en el verano de 1936 le evitó enzarzarse en mayores zozobras morales, aunque llegó a denunciar públicamente en junio de 1937 los «evidentes desmanes y actos de terror que se cometieron en la zona leal».

7A pesar de algunos errores en la ubicación del famoso banquete de confraternización castrense de don Alfonso en Las Planas en junio de 1922 (p. 190) o la transformación de Hitler en creador del DAP (p. 192), esta bien orquestada biografía, quizá demasiado introspectiva, resulta eficaz para evocar la vida y la obra de un pensador de cuño inexcusablemente romántico, con un fuerte elitismo y sentido del decoro, pero capaz de galvanizar a su auditorio, de entusiasmar al pueblo y de crear una atmósfera de misión y cruzada por la cultura. Juan Uña le llamó «San Jorge del positivismo, materialismo y ateísmo», y García Lorca «erasmista, barbas de santo». Pero la santidad laica y las buenas intenciones políticas no lograron evitar el fracaso de ese «matrimonio de amor entre el pueblo y el Estado» que quiso ser la Segunda República Española.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Eduardo González Calleja, « Octavio Ruiz-Manjón, Fernando de los Ríos », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-1 | 2009, 271-273.

Référence électronique

Eduardo González Calleja, « Octavio Ruiz-Manjón, Fernando de los Ríos », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-1 | 2009, mis en ligne le 15 avril 2010, consulté le 02 octobre 2014. URL : http://mcv.revues.org/384

Haut de page

Auteur

Eduardo González Calleja

Universidad Carlos III de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org