Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Ricardo Martín de la Guardia, Cuestión de tijeras

Alejandro Pizarroso Quintero
p. 273-275
Référence(s) :

Ricardo Martín de la Guardia, Cuestión de tijeras. La censura en la transición a la democracia, Madrid, Síntesis, 2008, 327 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 15 avril 2010.

1Muchas veces afirmo en mis clases que la información no es más que una entelequia intelectual, que no existe, salvo entre dos ordenadores. Que todos los procesos de comunicación son, en mayor o menor medida, persuasivos; que no se limitan a compartir datos, sino que transmiten éstos con la finalidad de obtener una respuesta en el receptor. Dejando a un lado la persuasión como argumentación, lo primero que encontramos en estos procesos persuasivos es el control del flujo de la información, la dosificación de ésta, y no vamos a entrar ahora en la distorsión de la misma ni en la desinformación (difusión de informaciones falsas), sino en la limitación de los datos que se transmiten. En la censura. Es decir, la censura es un elemento fundamental en toda información persuasiva que es como decir en todo elemento de comunicación. Y existe incluso en sistemas políticos donde la libertad de prensa está perfectamente reconocida. Cuánto más en sistemas autoritarios, que no se basan, como puede parecer en una visión superficial de los mismos, en la fuerza, sino, sobre todo, en la persuasión, en la propaganda.

2Los periodistas franceses del siglo xix se referían a la censura como Anastasia, y la representaban con un remedo de la imagen de la Justicia cegada por una banda, y en sus manos, en vez de una balanza, unas tijeras. Toda sociedad la ejerce. Hay temas tabúes de los que no se habla. Hay medios de información que evitan conscientemente hacer llegar determinadas cosas a sus lectores o a su público en general. Existe en el entretenimiento y se puede ejercer a través de los contratos publicitarios que retiran sus anuncios ante determinados contenidos. En las dictaduras y en los sistemas autoritarios, la censura forma parte esencial del sistema informativo, y generan todo un aparato burocrático específico para ejercerla. La dictadura franquista, que se miraba en el espejo del nacionalsocialismo alemán y sobre todo del fascismo italiano, la instituyó no sólo en el momento de la Guerra Civil (la censura en tiempo de guerra es perfectamente comprensible) sino a lo largo de toda la vida del régimen.

3Estudiar la censura durante el franquismo es, pues, algo fundamental para comprender los mecanismos de control social del mismo. La obra que nos ocupa traza un panorama excelente de este aspecto de la Historia del periodismo español. El profesor Martín de la Guardia ha dedicado buena parte de su trabajo de investigación al mundo de la prensa y de la Historia de la comunicación. Recordemos su obra Información y Propaganda en la Prensa del Movimiento: Libertad de Valladolid, 1931-1979 (Valladolid, 1994), de la que ya me ocupé en el número 2 de la revista Historia y Comunicación Social. También sobre estos asuntos ha publicado aportaciones en obras colectivas. Esta obra, que fue su tesis doctoral dirigida por Celso Almuiña, marca ya el rumbo de este investigador en el terreno de la Historia del periodismo y la comunicación. En ella, centrada en el diario Libertad, traza un panorama del modelo y de la organización de la propaganda en el franquismo desde la Guerra Civil hasta la muerte del dictador.

4Cuestión de tijeras. La censura en la transición a la democracia tiene un límite temporal situado en 1978, es decir, cuando con la Constitución y su artículo 20, podemos hablar plenamente de libertad de prensa en España. Sólo se le puede poner un «pero»: el título nos puede hacer pensar que se va a ocupar de los restos de la vieja censura en el momento de la Transición, tras la muerte del general Franco, y a ello el profesor Martín de la Guardia solamente dedica el penúltimo capítulo («Libertad con cierta ira: la censura entre 1975 y 1978», pp. 243-274), mientras que en el último, muy breve, glosa la Constitución y se ocupa de la responsabilidad social del periodista en un sistema informativo sin censura. Todo lo anterior es una excelente historia de la censura bajo el franquismo. Este asunto ya fue estudiado por Justino Sinova en su obra La censura de Prensa durante el franquismo (Madrid, 1989), premio Ensayo de ese mismo año y que abarca el período entre 1936 y 1951. Sobre él no podemos olvidar tampoco el breve ensayo de Miguel Delibes, La censura de prensa en los años 40 (Valladolid, 1985), publicado junto a otros ensayos literarios.

5Martín de la Guardia, en cambio, nos presenta un panorama completo del franquismo. Desde la Guerra Civil hasta la Ley de Prensa de Fraga de 1966, y luego, bajo el título «Una transición previa a la Transición», analiza el impacto de la Ley de Prensa de 1966 hasta la muerte del general Franco. Se detiene después en tres aspectos: la prensa diaria, las publicaciones no diarias, y aborda también las relaciones entre censura y creación de opinión pública. Dentro del capítulo que dedica a las publicaciones no diarias se ocupa muy brevemente de la radio, de la televisión y de «las tijeras en el cine». Sobre este último aspecto tendríamos que mencionar también la obra de Romà Gubert, La censura. Función política y ordenamiento jurídico bajo el franquismo [1936-1975] (Barcelona, 1981) y la de Teodoro González Ballesteros, Aspectos jurídicos de la censura cinematográfica en España. Con especial referencia al periodo 1936-1977 (Madrid, 1981), que, por cierto, no figura en la bibliografía. A pesar de estos breves excursus de radio, televisión y cine, lo cierto es que Martín de la Guardia se ocupa fundamentalmente de la censura en la prensa periódica. Quizá, tal cosa debería haber quedado reflejada en el título, así como el hecho de que se ocupa más del franquismo que de la misma Transición.

6Dicho esto, la obra de Martín de la Guardia constituye la mejor y más actualizada síntesis sobre este aspecto de la historia reciente de España, aunque, a diferencia de Sinova, no ha acudido a los archivos y se basa fundamentalmente en fuentes bibliográficas y hemerográficas. A pesar de ello, maneja una bibliografía apropiada y se basa en el conocimiento profundo de la prensa de la época. El panorama que nos presenta de la prensa diaria y no diaria en los últimos años del franquismo, después de haber estudiado los mecanismos de censura, es una excelente aportación sintética para todo tipo de lectores y no sólo estudiantes de Historia o Periodismo. Martín de la Guardia tiene una pluma ligera y hace fácil la lectura de un libro que muchos podrían rechazar salvo para encontrar anécdotas chuscas que también recoge, pero sólo como ilustración del fenómeno que estudia.

7En suma, una síntesis verdaderamente enriquecedora de la que todos aquellos interesados en el mundo del periodismo y en la Historia de la España reciente no pueden prescindir.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Alejandro Pizarroso Quintero, « Ricardo Martín de la Guardia, Cuestión de tijeras », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-1 | 2009, 273-275.

Référence électronique

Alejandro Pizarroso Quintero, « Ricardo Martín de la Guardia, Cuestión de tijeras », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-1 | 2009, mis en ligne le 15 avril 2010, consulté le 01 octobre 2014. URL : http://mcv.revues.org/386

Haut de page

Auteur

Alejandro Pizarroso Quintero

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org