Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Regards croisés

Irene Flunser Pimentel, A história da PIDE

Diego Palacios Cerezales
p. 243-246
Référence(s) :

Irene Flunser Pimentel, A história da PIDE, Lisboa, Circulo de Leitores–Temas e Debates, 2007, 575 p.

Texte intégral

1La naturaleza de un régimen político y la de su policía están vinculadas, y no es casual que las dictaduras del mundo contemporáneo sean repetidamente etiquetadas como «Estados policiales». Cuenta Juan Luis Cebrián que, siendo él director de los servicios informativos de la televisión franquista, se envió un equipo a Lisboa a rodar los acontecimientos de la Revolución de los Claveles de abril de 1974. El ministro de información prohibió la difusión del reportaje, pero se celebró una proyección privada en la que seis ministros y unos 20 policías de sus escoltas pudieron ver el entusiasmo popular por la «liberación», así como la «caza» de algunos funcionarios de la PIDE (Policía política de Salazar) por parte de la Infantería de Marina y la población: «Eran secuencias en las que se veía a los integrantes de la tristemente famosa policía correr como ratas, delante de los soldados, que les bajaban los pantalones en busca de las pistolas que escondían. También había un reportaje sobre el “museo de los horrores” de la PIDE; una explicación por parte de un comandante del ejército de las torturas que en sus dependencias se hacían y en conjunto la exposición de un hecho insoslayable: la policía política salazarista fue desmontada desde la primera hora de la revolución por los dirigentes del nuevo régimen. La búsqueda del PIDE había comenzado, con su mezcla de represalias personales y acusaciones infundadas, y los periódicos de Lisboa y Oporto se llenaron enseguida de anuncios y fotografías de individuos que declaraban por su honor no haber colaborado jamás con los agentes de seguridad de la dictadura. Era una manera de protegerse. […] La contemplación de aquel documento, en fechas en las que todavía eran confusas las informaciones sobre lo que sucedía en Portugal, tuvo que ser aleccionadora en muchos aspectos para semejantes espectadores. Uno de ellos, un policía, se me acercó al final de la proyección y me preguntó: “¿cree usted que a nosotros nos harán lo mismo que a esos de la película?”» (Juan Luis Cebrián, La España que bosteza. Apuntes para una historia crítica de la transición, Madrid, 1980, pp. 79-81).

2Durante la Revolución de los Claveles, a ojos de todo el mundo, la Policía política apareció como el símbolo de la iniquidad de la dictadura, y su destrucción daba credibilidad a la promesa democrática de los capitanes que habían dado el golpe de Estado. Algunos historiadores han considerado que la Policía Internacional de Defensa del Estado (PIDE) era «la espina dorsal» del sistema político y el centro de un «sistema de justicia política autónoma» (Fernando Rosas, O Estado Novo, Lisboa, 1998, y Manuel Braga da Cruz, O Partido e o Estado no salazarismo, Lisboa, 1988). No hay duda de que un estudio cuidadoso de su organización, de sus métodos de trabajo y de los efectos de su funcionamiento son centrales para la comprensión de qué régimen fue la larga dictadura portuguesa en sus diferentes fases: como dictadura militar entre 1926 y 1933 y como Estado Novo entre esa última fecha y 1974, teniendo también en cuenta los efectos de la retirada de Antonio Oliveira Salazar en 1968 y su sustitución por Marcelo Caetano.

3Este nuevo libro de Irene Flunser Pimentel, basado en su tesis doctoral, se convertirá, sin duda, en una referencia principal sobre la policía política de la dictadura de Salazar y Caetano después de la Segunda Guerra Mundial. Está basado en un serio trabajo de archivo y recoge y amplía la información disponible sobre la PIDE desde su organización en 1945 hasta su desmantelamiento en 1974, pasando por su cambio de nombre a Dirección General de Seguridad (DGS) en 1969. Con esta publicación se completa un tríptico de trabajos académicos sobre la policía política del Estado Novo, puesto que complementa, cronológicamente, el libro de Maria da Conceição Ribeiro sobre la policía política entre 1926 y 1945 (la dictadura militar y los primeros años del Estado Novo de Salazar) y, temáticamente, el de Dalila Cabrita Mateus sobre la PIDE en la guerra colonial (1961-1974), asunto que el libro aquí reseñado no aborda (María da Conceição Ribeiro, A Polícia Política no Estado Novo (1926-1945), Lisboa, 1995 y Dalila Cabrita Mateus, A PIDE na guerra colonial (1961-1974), Lisboa, 2004).

4El libro se divide en cinco partes. La primera trata de la institución policial en sí misma, de sus poderes y funciones, de sus transformaciones en el tiempo, del reclutamiento de sus agentes, de su entrenamiento y de las relaciones de la PIDE con las instituciones políticas y con las otras fuerzas de policía. La segunda y la tercera parte se ocupan del trabajo de la PIDE vigilando todos los ámbitos de la vida pública (asociaciones, escuelas, clubes deportivos, empresas) y persiguiendo a los adversarios del régimen: los intelectuales y artistas políticamente comprometidos, las organizaciones semi-legales y clandestinas de la oposición —en especial al Partido Comunista Portugués y la extrema izquierda— y las intentonas de golpe militar. La cuarta parte se concentra en el estudio de los métodos de la policía: el trabajo de los informadores, la investigación, la gestión de los archivos, el uso de la tortura para conseguir información y la violencia punitiva, que llegaba al asesinato. Finalmente, la quinta parte se encarga de estudiar las circunstancias de las detenciones políticas, la vida en las cárceles de la PIDE, los poderes discrecionales de condena de esta policía y el funcionamiento de los tribunales políticos. En el epílogo se analiza el seguimiento que la PIDE (rebautizada como DGS en 1969) hizo de la conspiración de los capitanes que protagonizaron la Revolución de los Claveles, la subestimación del riesgo que pensaron que esa conspiración significaba para el régimen y para la propia policía (que creyó poder sobrevivir al golpe), y también las circunstancias que provocaron su desmantelamiento.

5La principal virtud del trabajo es presentar la información de manera ordenada y documentada. No trae grandes revelaciones, pero compila y amplía lo que ya se sabía. Por una parte, la autora ha consultado sistemáticamente los archivos de la propia policía (descontando que una parte fueron destruidos por la propia PIDE, en especial lo referente a los informadores, y otra fue expurgada por intereses políticos tras la revolución). Por otra, ha usado extensivamente las entrevistas y memorias publicadas durante los últimos 30 años, tanto en libros como en la prensa, tanto de víctimas como de inspectores de esa Policía. Sin embargo, no resultan convincentes las razones que aduce la autora para no haber recurrido a métodos de historia oral, teniendo en cuenta el poco tiempo que queda para la recogida de testimonios de esa época. Su falta de confianza en la «construcción de fuentes» le impide emprender un trabajo empírico que le hubiese permitido también construir sus preguntas liberándose de la lógica propia del archivo policial, así como proponerse una mayor renovación en el ámbito interpretativo.

6La pobreza de la interpretación es el punto más débil de este trabajo, y todo lo que el libro aporta no cambia sustancialmente ninguna de las tesis clásicas presentes en los libros de historia general del Estado Novo o en trabajos de síntesis (Tom Gallagher, «Controlled Repression in Salazar’s Portugal», Journal of Contemporary History, 14, 1979, pp. 385-402). En el libro hay mucha información, pero poco esclarecimiento del significado de los hechos concretos. Por ejemplo, en el asesinato de 1965 en Badajoz del general Humberto Delgado —activo líder de la oposición que llevaba años exiliado— la autora reconstruye quién disparó, dónde y cómo, ratificando la autoría de la PIDE. Aunque muestra lo vigilado que estaba el general y la infiltración de informadores en los medios de la oposición exilada, al pormenorizar las distintas teorías conspirativas sobre la implicación de la CIA o la red Gladio en el asesinato, no se preocupa por sopesar las distintas informaciones ni por reconstruir las razones, los cálculos posibles ni las instancias en las que se tomó la decisión. Informa de que el director de la PIDE y el propio Salazar consideraron que ese asesinato traía más problemas que ventajas al régimen y que había que ocultar las responsabilidades de la policía portuguesa, pero no analiza el marco de referencia que explica esa reacción ni cómo fue digerida la noticia en diferentes ámbitos del régimen. No es documentando el escenario del crimen como el historiador puede decirnos algo sobre la violencia del régimen y su relación con sus pretensiones de legitimidad. También la autora menciona docenas de casos en los que la policía política operó a sueldo de las grandes empresas, vigilando e informando sobre los trabajadores y «resolviendo conflictos»; pero no aventura cualquier significado de esa articulación entre el poder patronal y la Policía de la dictadura. Además, aunque haya apuntes sobre estos problemas, el libro no se aventura a explicar el papel específico de la PIDE en el régimen, a analizar cómo era vista por distintos segmentos de la población, o a indagar si su misión era justificada por una parte sustantiva de ésta como un mal necesario al servicio del orden. Tampoco discute hipótesis alternativas, sino que acumula datos y acontecimientos que tendrán que ser trabajados de nuevo por otros autores con una navaja analítica más incisiva.

7Cuando el trabajo emprende cierta discusión interpretativa, lo hace de manera poco pertinente: la perspectiva del tiempo hace injustificable que, para comprender el papel de la policía en el funcionamiento de conjunto del régimen político, sólo se recurra a la comparación con las policías políticas de la Italia fascista y de la Alemania nacionalsocialista. En primer lugar, si cronológicamente tenía sentido esa comparación en el trabajo de María de Conceição Ribeiro, que abarcaba el período de entreguerras, lo pierde una investigación que comienza en 1945 (Ribeiro, A Polícia, 1995). Decir que la dictadura portuguesa no era igual que la alemana sirve para desautorizar los excesos dialécticos de aquellos que, en su combate contra Salazar, usaban las relaciones entre la policía política y la Gestapo como demostración de la absoluta falta de legitimidad de la dictadura; pero las debilidades de la «coartada de la Gestapo» ya estaban bien analizadas en trabajos anteriores (Douglas L. Wheeler, «In the Service of Order: The Portuguese Political Police and the British, German and Spanish Intelligence, 1932-1945», Journal of Contemporary History, 18 (1), 1983, pp. 1-25). Desfundamentar esa comparación no nos dice nada nuevo sobre el papel propio de la PIDE en el Estado Novo, y para ello sería necesario recurrir a la comparación sistemática con otros referentes. La comparación con la Brigada Político-Social española durante el franquismo, o con las policías de las democracias populares de centroeuropa —donde la Policía política también usaba una amplia red de informadores, controlaba su propio sistema de justicia y, como en Portugal, combinaba en una misma policía la vigilancia política y el control de pasaportes y fronteras—, sí que podrían ser vías más productivas para dar cuenta de la especificidad de la PIDE y del régimen al que sirvió. Asimismo, el DIGOS (Divisione Investigazione Generali e Operazioni Speciali) italiano o los RG (Renseignements Généraux) franceses manejaban ficheros con extensa información sobre actividades políticas de los ciudadanos; la comparación con el funcionamiento de los servicios de información de países democráticos en el contexto de la guerra fría con los que la PIDE colaboraba podría arrojar luz sobre la especificidad de la PIDE en el entorno europeo.

8Las vías de potencial renovación interpretativa son numerosas. En la historiografía sobre las democracias populares, la crisis del paradigma totalitario ha permitido analizar los límites de la capacidad de control social por parte del Estado y revelar los mecanismos legitimadores de la acción de las propias policías, que siempre se disfraza como parte de la búsqueda de un bien colectivo compartido por gobernantes y gobernados (Mark Pittaway, «Control and Consent in Eastern Europe’s Workers States», en C. Emsley, E. Johnson y P. Spierenburg, Social Control in Europe 1800-2000 (2 vols.), vol. 2, Columbus, 2004, pp. 343-367). Desde la antropología, el estudio del control social de los grupos marginados muestra los procesos de estigmatización de grupos y de creación de espacios de impunidad para la violación de sus derechos individuales, trabajo del que es un buen ejemplo el libro de Susana Pereira Bastos sobre la tutela policial de los mendigos en la dictadura portuguesa, que hace aparecer la similitud entre la tutela de «desviados sociales» y «desviados políticos» (Susana Pereira Bastos, O Estado novo e os seus vadios, Lisboa, 1997). Finalmente, en los estudios sobre la represión política en regímenes democráticos se documenta desde hace años la tendencia de las policías a construir espacios de acción ajenos al derecho, legitimados por la razón de Estado, de los que los desarrollos contemporáneos de la «guerra contra el terror» son más una continuación que un desvío. Un acercamiento a estas problemáticas, entre otras muchas posibles, muestra que la comprensión del lugar de la policía política en el Estado Novo no puede conformarse con la recopilación de casos y datos, ni con identificar la violencia policial con el carácter dictatorial del régimen. A pesar de la bienvenida que hay que dar a esta investigación sobre la PIDE, con él el campo de estudio no queda clausurado, sino que aguarda la formulación de nuevas preguntas, la elección de nuevos referentes comparativos y la confrontación de hipótesis alternativas.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Diego Palacios Cerezales, « Irene Flunser Pimentel, A história da PIDE », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-1 | 2009, 243-246.

Référence électronique

Diego Palacios Cerezales, « Irene Flunser Pimentel, A história da PIDE », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-1 | 2009, mis en ligne le 21 décembre 2010, consulté le 25 juillet 2017. URL : http://mcv.revues.org/389

Haut de page

Auteur

Diego Palacios Cerezales

Universidad Complutense Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org