Navigation – Plan du site
Miscellanées

Las veleidades saharianas del gobierno Silvela (1900)

Les velléités sahariennes du gouvernement Silvela (1900)
The Saharan fancies of the Silvela government (1900)
Francisco Manuel Pastor Garrigues
p. 211-231

Résumés

Les aspects les plus significatifs de la politique extérieure espagnole à partir de 1874 ont été son inaction, son extrême dépendance vis-à-vis des grandes puissances européennes et le sentiment qu’elle devait toujours servir les objectifs propres et pérennes du régime de restauration. Mais dans le courant des années 1900, le gouvernement conservateur de Silvela développa une politique ambitieuse touchant au partage colonial du Sultanat du Maroc, qui s’écartait de la stratégie de défense passive du statu quo marocain promue par Cánovas. Ce projet politique consistait dans une tentative pour s’emparer des vastes territoires du sud de l’empire chérifien, Tarfaya et la Sakia al-Hamra, avec l’aide du gouvernement britannique. L’idée centrale de cette stratégie était nourrie de réalisme politique puisqu’il s’agissait de préserver la sécurité nationale. Elle échoua, néanmoins, en raison du manque de pragmatisme et de vision politique de Silvela, qui ne fut pas capable d’offrir quelque chose en retour au gouvernement de Lord Salisbury. Les Britanniques se montrèrent très réticents à appuyer le gouvernement conservateur, dans la mesure où l’initiative espagnole ne contribuait pas à défendre le statut territorial de l’empire chérifien mais à le subvertir.

Haut de page

Texte intégral

Silvela y Marruecos

  • 1 DSC, 10-VII-1896; Silvela de Le Vielleuze, 1922-1923 a, pp. 412-422 y 1922-1923 b, pp. 510-511. A (...)
  • 2De la Torre, 1988, pp. 249-285.
  • 3De la Torre, 2007 a, p. 156.
  • 4   O en una alianza continental que agrupase a Francia, Rusia, Alemania y España. Véanse De la Torre(...)
  • 5De la Torre, 2007 b, p. 77.
  • 6Robles Muñoz, 2006, pp. 69-111.
  • 7   La perspectiva del análisis de las relaciones franco-españolas debe consultarse en VVAA, 1986.
  • 8   Véase L’Encyclopédie de l’Islam, 1978.
  • 9   AGA, Marruecos, caja 122, exp. 6. Telegrama de F. Silvela a Emilio de Ojeda. 4-XI-1899; Ibid. Rea (...)
  • 10   AGA, Asuntos Exteriores, Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181-bis. Embajador de Es (...)

1El año 1899 supuso, según las normas del turno restauracionista, la vuelta al poder de los conservadores. Francisco Silvela ocupó la presidencia del gabinete y en un primer momento también, la responsabilidad del Ministerio de Estado. Dotado de un fino sentido para leer correctamente el devenir impuesto por el fenómeno imperialista1, el líder conservador entendía a la perfección la complejidad de un mundo cambiante y en plena efervescencia, donde el imperialismo era una muestra de la vitalidad existencial de un país, un signo de identidad europea y planteaba a todos los países europeos, si querían ser respetados, la necesidad de demostrar su poderío económico y militar. En este sentido, en un auténtico giro radical en la actuación concerniente a Marruecos, rompió con la política anterior —ensayada por Sagasta— de acercamiento al Reino Unido2, en aras a intensificar las relaciones de España con la Tercera República francesa. En consecuencia, la política exterior de Silvela pasó a lo largo de 1899 por una aproximación a la Dúplice francorusa3, buscando un ingreso de España en esta alianza militar4, que garantizase la integridad territorial española5, amenazada por el ciclo de la redistribución colonial de finales del siglo xix6. Por ello, la diplomacia hispana no buscó poner freno a la expansión republicana en el Imperio jerifiano, llevada a cabo a partir de Argelia. Era un modelo de política que buscaba la concertación con París7 y que huía de protagonizar actuaciones hostiles a los ojos de Francia. La Dúplice, empero, no deseaba compromisos militares con España. Silvela rectificó entonces su política marroquí. Pocas semanas más tarde, cuando el Majzén (esto es, el gobierno central marroquí)8 quiso suturar las brechas que pudieran existir en el septentrión del Imperio, susceptibles de ser utilizadas por los franceses o españoles en sus tareas de infiltración en el Sultanato, planteó a la comunidad internacional la necesidad de limitar drásticamente los intercambios comerciales en aguas del Rif. Silvela se enfrentó entonces a la mayor parte de las potencias europeas que se oponían a la medida del Majzén9. Sin embargo, esta iniciativa autónoma de la diplomacia española en la cuestión marroquí, que buscaba respaldar al gobierno imperial jerifiano, necesitaba contar con apoyos en Europa. Por ello, el gabinete conservador buscó abiertamente el consorcio con el Reino Unido, posibilidad rechazada por Londres10.

  • 11   AGA, Marruecos, caja 84, exp. 1. Oficio del gobernador de Alhucemas dirigido al Comandante Genera (...)
  • 12   AGA, Marruecos, caja 354, exp. 3. Real Orden nº 17 del Ministerio de Estado dirigida a la Legació (...)
  • 13Sayagh, 1986; sobre el Tuat hasta la conquista francesa, Martin, 1923, pp. 17-366.
  • 14   AGA, Asuntos Exteriores, Embajada de España en Londres, caja 7003. Despacho nº 379 del Ministerio (...)

2A finales de 1899 el Majzén continuó su estrategia de reforzar la soberanía imperial en las costas rifeñas. Acosó a los protegidos hispanos, a los confidentes de las guarniciones españolas enclavadas en el territorio y culminó su actuación bloqueando los puestos de Alhucemas y el Peñón de Vélez de la Gomera11. El Majzén, consciente de la debilidad militar hispana, pretendía borrar la presencia colonial en el Rif, echar a los españoles al mar. La ambición imperialista no había constituido, hasta entonces, la preocupación dominante del gobierno conservador. Sin embargo, este incidente fue despertando los deseos de Silvela de llevar a cabo una expansión territorial en Marruecos, no concebida directamente como una revancha por la humillación de 1898, sino más bien como una vía para encontrar un hinterland defensivo en las costas marroquíes para España. Inquieto por la suerte de las guarniciones, el estadista conservador llegó a esbozar la idea de desencadenar una acción armada en el Rif12, aunque la idea finalmente quedó descartada cuando, tras intensas gestiones diplomáticas por parte del Ministerio de Estado, las fuerzas imperiales marroquíes levantaron el bloqueo. La arremetida militar francesa contra el Tuat —Sahara oriental marroquí— en diciembre de 189913 redefinió a corto plazo los objetivos de las potencias imperialistas en el Sultanato, incitando a cada una de ellas a formular sus aspiraciones respectivas en la zona. La diplomacia española permaneció expectante durante unas semanas; finalmente Silvela fue ensayando otra política, más prudente y moderada, supeditando las actuaciones diplomáticas en el Imperio jerifiano a la previa aceptación de las mismas por parte de las naciones europeas representadas diplomáticamente en el Imperio jerifiano. Así, el Ministerio de Estado entabló contacto con diversas cancillerías con el fin de conseguir un consenso a la hora de presentar ante el Majzén una nota de rechazo a la paralización de las obras de un lazareto en Sawira (Mogador), que estaba siendo levantado bajo supervisión española14.

La ofensiva diplomática española de 1900

  • 15   AGA, Marruecos, caja 73. Emilio de Ojeda al Ministro de Estado. 20-VI-1900. Despacho nº 75, exp.  (...)
  • 16   AGA, Marruecos, caja 62, exp. 1. Carta reservada del Presidente del Gobierno y Ministro de Estado (...)
  • 17   AGA, Marruecos, caja 123, exp. 2. Carta particular nº 5 del Ministro de Estado a Emilio de Ojeda, (...)
  • 18   AGA, Marruecos, caja 62, exp. 1. Carta particular del subsecretario de Estado, Pérez Caballero al (...)

3Ante la ruptura de hecho del statu quo de Marruecos y la invasión por parte de los franceses del territorio del Tuat, Silvela no atendió las peticiones de ayuda que efectuó el Majzén a las naciones europeas en dos ocasiones distintas15. Las escaramuzas en el extremo sur-oriental del Imperio jerifiano no causaban ningún entusiasmo en el Ministerio de Estado: desde 1885, la diplomacia española había venido entendiendo que una invasión del Tuat significaba un ataque frontal contra el Sultanato de Marruecos. Pero ahora ninguna nación iba a hacer frente común con España para apoyar las reivindicaciones marroquíes. No tenía sentido, en este contexto, oponerse frontalmente desde Madrid a la estrategia francesa de intervención militar. Las pretensiones galas sobre el Tuat no constituían, por otra parte, una amenaza concreta para los gobiernos hispanos, los cuales nunca habían tenido intereses territoriales en el Sahara Oriental. En ese contexto, Silvela reaccionó, a sugerencia del Ministro Plenipotenciario de España en Tánger, Emilio de Ojeda, diseñando una limitada ofensiva colonial que buscaba instrumentalizar en beneficio de España el desconcierto del gobierno marroquí tras la agresión militar gala. Silvela obró en esta ocasión, de nuevo, diseñando una acción autónoma en el Sultanato —sin contar con respaldo de otras naciones europeas— y trató de obtener del Majzén que éste cediese a la Marina de Guerra hispana la facultad de vigilar las aguas del Sus, es decir, aquéllas que permitían una defensa adelantada del archipiélago canario16. Fracasado este intento, la ofensiva de Silvela entró en una segunda fase. La conclusión de un acuerdo con el gobierno de la Tercera República sobre Río de Oro el 27 de junio de 1900 dejó pendiente el tema de la fijación de la frontera meridional del Imperio jerifiano. El gabinete español desconfiaba de los franceses: Silvela pensaba que podían llevar a cabo una ocupación del territorio comprendido entre el Uad Draa y el cabo Bojador17 y hacerse con el control de la costa enfrentada a Canarias. La posesión del territorio al sur del Draa pasó a ser tras un titubeo inicial el principal objetivo estratégico de la diplomacia española durante el verano de 190018.

El contexto de las relaciones hispano-marroquíes

4Desde los inicios de la década de 1880, la actuación española en Marruecos se había comprometido estrictamente con el mantenimiento de una política de respeto del statu quo, es decir de defensa del estado de independencia del Sultanato, de su integridad nacional y de su soberanía territorial, confiando que llegara el momento oportuno en que el país (España) se encontrara con las suficientes fuerzas como para emprender una acción definitiva en el noroeste de África que condujese a asegurar el control permanente del territorio marroquí, o por lo menos, de una vasta extensión del mismo. La implantación de la política del statu quo era, ante todo, una maniobra defensiva frente al peligro de una «apertura» de la cuestión marroquí que, dada la situación de debilidad militar de España, se resolvería en su perjuicio. Ello no había sido obstáculo para que algunos gobiernos desarrollaran una activa política diplomática para asegurar los intereses hispanos en la zona. Esta política contemplaba tres vías de penetración en el Imperio jerifiano que buscaban un fin preciso: adquirir prestigio en el seno del Sultanato y de cara a Europa y convertir a España en una potencia destacada y privilegiada en el extremo noroccidental de África, con deseos de adquirir, en un futuro, el status de potencia colonizadora del territorio.

  • 19Curato, 1961-1964.

5La primera de estas vías fue la de la mediación en los conflictos del Sultanato con Francia. Uno de los resultados de carácter multilateral más significativo fue el papel que tuvo España desde 1887 en la resolución de los problemas provocados en el desierto oriental marroquí entre el Imperio jerifiano y Francia. Se puede afirmar que por los datos de los que disponemos la importancia de España en este aspecto fue relevante, evitando el agravamiento de las tensiones internacionales en 1887 y en 1891 al suscitarse la amenaza gala respectivamente sobre Figuig y Tuat19. La segunda vía complementaria de la anterior sería la de la presión militar, cristalizada en la diplomacia de las cañoneras; una acción decidida que se observa contundentemente en 1887, 1889 y 1890 y que culminaría con la guerra de Melilla de 1893. Con todo, cabe matizar dos aspectos: primero, esta vía nunca comportó la búsqueda intencionada de mengua territorial alguna del territorio imperial marroquí en beneficio de España y segundo, no hubo una continuidad en esta política, dado que el gasto militar del régimen restauracionista siempre fue reducido. La tercera vía es la de la penetración pacífica española en el Sultanato a través de la intensificación de las relaciones comerciales con Marruecos, estrategia diseñada a largo plazo y en muchos aspectos con fines poco concretos.

Los deseos expansionistas saharianos de Silvela y la búsqueda de un acuerdo con el Reino Unido

  • 20   Sobre la política sahariana de España, véase Martínez Milán, 2003, y en particular sus capítulos (...)

6A mediados de junio de 1900 en el gobierno español cundió el desaliento cuando quedaron claramente evidenciados los deseos franceses, en las conversaciones previas a la firma del tratado de delimitación de las respectivas áreas de influencia en las costas atlánticas africanas, de no aceptar la «marroquinidad» de Tarfaya20. El nuevo Ministro de Estado en el gobierno conservador que recientemente había sustituido en el cargo a Silvela, Marqués de Aguilar de Campoo, se apresuró a escribir un despacho al Embajador hispano en Londres, el Duque de Mandas, exponiéndole la situación. Se le indicaba, en particular, el malestar del gobierno de Silvela ante el hecho de que se hubieran tenido que realizar importantes sacrificios en la negociación con Francia, renunciando a una de las orillas del río Muni (en las conversaciones para delimitar el territorio de Guinea) y abandonando todas las pretensiones sobre el Adrar (Sahara), territorio de gran importancia comercial y política, que había sido recorrido a comienzos de la etapa restauracionista por los exploradores españoles, estableciendo pactos con los nativos que luego el gobierno de Madrid no había hecho públicos y no podía esgrimir frente a los derechos invocados por Francia. Sin embargo, la obsesión del gabinete conservador estribaba en el límite septentrional de las posesiones españolas en el Sahara. El Ministerio de Asuntos Exteriores francés, T. Delcassé había pretendido desde un principio que la frontera oriental de los citados territorios siguiera el meridiano 12º O, pero sólo hasta su intersección con el paralelo 26º 8’ N (sin señalar expresamente que siguiera «hasta su intersección con la frontera marroquí»); esta pretensión fue rechazada categóricamente por el gobierno Silvela. A pesar de las veleidades pro-francesas del estadista español y a pesar de que el año anterior se había visto desde el gabinete conservador, a Francia, como un aliado, el aliado «natural» de España frente a las ascendentes potencias anglosajonas, ahora el temor hacía mella en los ánimos de los ministros conservadores. Aguilar de Campoo reconocía expresamente el temor del gabinete español a que el no reconocimiento de la marroquinidad de Tarfaya por Francia fuese un primer paso para iniciar una operación posterior de gran envergadura. En el contexto de la agresión militar francesa al Imperio jerifiano, la cual se prolongaba por sexto mes consecutivo, cabía la posibilidad de que si todo el territorio costero comprendido entre el cabo Bojador y el río Draa quedara considerado como res nullius, como territorio aún inocupado y no sometido a la soberanía del Sultán, ello supondría el pretexto para que Francia se instalara definitivamente en una zona neurálgica, clave y vital, para la seguridad de Canarias. Ante ello, Silvela reconsideraba profundamente su política exterior en aras a garantizar los intereses de España (cifrados en la defensa del archipiélago canario) y de su seguridad:

  • 21   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7016, leg. 181-bis. Aguilar de Campo (...)

La importancia que el Gobierno de S.M. da a esa costa no depende tanto del valor intrínseco de ella como de los peligros que para la seguridad de Canarias ofrecería su ocupación por una potencia europea; y esa es la razón de que haya puesto gran empeño en obtener del Gobierno francés la declaración de que el límite oriental de nuestras posesiones del Sahara sigue el meridiano 12º hasta su intersección con la frontera marroquí [sic], con lo cual se lograría que, al menos por parte de Francia, quedara reconocido que, si la costa entre Cabo Bojador y Río Draá no pertenece al Sultán de Marruecos, sólo puede ser ocupada por España21.

  • 22   La consulta de los fondos documentales de los gobiernos restauracionistas en Alcalá de Henares no (...)
  • 23   Sobre el problema de las fronteras precoloniales y los límites saharianos del Imperio marroquí vé (...)
  • 24   Sobre la aceptación a finales del siglo xix por parte del gobierno francés de la pertenencia a Ma (...)
  • 25 Parsons, 1976.
  • 26   Sobre el reconocimiento por parte de los gobiernos restauracionistas de la marroquinidad de Tarfa (...)

7Es evidente que durante el último cuarto del siglo xix, tanto Gran Bretaña como España y Francia, al igual que harán otras potencias coloniales, fueron situando la frontera meridional del reino alauí en aquel punto geográfico que sus intereses les dictaban22, en función de una concepción geopolítica de la frontera de naturaleza europea23. Por otra parte, también es claro que en el seno de un mismo país, Francia, fueron mutando las apreciaciones sobre los límites meridionales del Imperio jerifiano. Si en el siglo xix, los gobiernos franceses habían admitido la pertenencia de Tarfaya al Sultanato24, ahora Delcassé, en virtud de unos intereses geoestratégicos que habían cambiado, insistía en considerar dichas costas como territorio nullius, cuya soberanía estaba, por tanto, a merced del primer ocupante. Es decir, Delcassé no admitía el reconocimiento por Inglaterra, tras la firma del convenio anglo-marroquí de 1895, de que los dominios del Sultán llegaban hasta Cabo Bojador25. La férrea resistencia francesa a reconocer otra cosa no pudo ser superada por el Embajador español en París, León y Castillo. No obstante, al final se llegó a una solución de compromiso, estipulándose en el Tratado franco-español que el extremo norte del límite oriental del hinterland sahariano de España quedaba por el momento indeterminado, merced al empleo de la frase «seguirá por el meridiano 12º hacia el Norte». Las comunicaciones posteriores de León y Castillo a Madrid rebajaron la tensión existente en el seno del gabinete conservador. Aguilar de Campoo reconocería que se llegó al convencimiento de que Francia no pretendía ocupar de forma inmediata la costa comprendida entre cabo Bojador y el río Draa. Sin embargo, persistía la incertidumbre de cara al futuro. Era necesario ampliar el hinterland africano de las islas Canarias. Se trataba de una región de suma importancia estratégica, a pesar de su escasa valía económica, en la que había que prever todas las posibilidades: no sólo injerencias francesas en el territorio, sino también inglesas o de otras potencias... Por ello, el gabinete de Silvela se puso en contacto con Ojeda para que alertara al Sultán Abd al-Aziz sobre hipotéticos planes franceses para apoderarse en el futuro de la costa al sur del Uad Draa. A la vez, se le recomendaba al Sultán que enviara tropas a Tarfaya y redoblara la vigilancia sobre aquellos territorios en peligro, remitiendo a agentes y autoridades que diesen a su soberanía caracteres de efectividad. Al mismo tiempo, era ya evidenciable que se presagiaba el próximo movimiento de la diplomacia española: las pretensiones de ocupación de Tarfaya —no concebidas personalmente por Silvela o Aguilar de Campoo, sino sugeridas al gobierno por Ojeda y plenamente asumidas por el líder de los conservadores— eran una realidad. Aguilar, en sus instrucciones de 13 de junio al Duque de Mandas, formulaba la postura española de reconocimiento de la pertenencia al Imperio marroquí de Tarfaya y la Sakia al-Hamra26, para luego añadir que el Gabinete de Madrid…

  • 27   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7016, leg. 181bis. El Ministro de Es (...)

… estima que si todos ó alguno de estos [los gobiernos europeos] pusieran en tela de juicio la soberanía del Sultán sobre dicha región y admitieran que cualquier Potencia europea podía ocuparla, ninguna tendría para hacerlo más derecho y títulos que España, toda vez que […] está en ello comprometida la seguridad de las vecinas Canarias27.

8Por último, el Ministro de Estado apuntaba más lejos e informaba al Duque de Mandas del propósito del gabinete conservador de encargar a Ojeda la misión, si el Sultán deseara renunciar a conservar una autoridad sobre Tarfaya que ejercía —recalcaba Aguilar— sólo de manera nominal, de negociar la ocupación de la región por las fuerzas españolas, procediendo a la entrega a Marruecos de una serie de compensaciones equitativas y cumpliendo con los requisitos aprobados en la Conferencia de Berlín, avisando de la ocupación efectiva del territorio a las principales potencias europeas. Es por ello que el gabinete Silvela deseaba respetar el Tratado de 1895 celebrado entre el Sultán y la Gran Bretaña, por el cual el monarca marroquí se había comprometido a no enajenar parte o todo el territorio a ningún país o potencia extranjera sin el consentimiento de Londres: el Duque de Mandas quedaba obligado a ponerse en contacto con lord Salisbury, procurando dar a sus conversaciones el carácter más estrictamente reservado, y sondeando la opinión del Primer Ministro británico sobre el tema. Quedaba en el aire la posibilidad de que el Sultán no pudiese ejecutar los actos de soberanía en Tarfaya que le pedía España; en realidad, ello suponía someter la labor del Sultán a un juicio llevado a cabo de manera subjetiva por parte de la diplomacia hispana, la cual bien podía determinar, a la postre, que tales acciones de soberanía imperial aún en el caso de que Abd al-Aziz satisficiese los deseos del gobierno español y se esforzara por cumplirlos, no eran suficientes en importancia, eficacia y número para tranquilizarla; es decir, los diplomáticos españoles podían en todo momento argüir que los movimientos de Abd al-Aziz no contrarrestaban debidamente los deseos de ciertas potencias de apoderarse de esta parte del Sultanato y que, por lo tanto, suponían una amenaza a la seguridad canaria:

  • 28 Ibid.

El Gobierno de la Gran Bretaña debe tener la seguridad de que nuestro propósito es siempre conciliar los intereses de ambas naciones, en la inteligencia que para Inglaterra, animada seguramente de iguales propósitos, no debe suscitar recelo alguno la ocupación por España de los territorios que nos ocupan, mientras ésta tiene interés preferente en ocuparlos por su proximidad a las islas Canarias28.

  • 29 Ponce Marrero, 1996, pp. 473-495.
  • 30 Rosas, 1981, p. 214.

9La tarea de Mandas consistía en convencer a Salisbury para que Inglaterra no dificultase las negociaciones que Ojeda iniciaría en Marruecos. Las gestiones del Embajador español en Londres venían a coincidir con un momento particularmente intenso de actividad en la diplomacia europea. Así, la diplomacia alemana se estaba mostrando especialmente activa, sondeando en julio de 1899 y a lo largo de 1900 al gobierno francés, proponiéndole un acuerdo sobre las cuestiones coloniales africanas. Por otra parte, desde octubre de 1899, ingleses y boers luchaban en el Transvaal. En Pekín, la sublevación nacionalista de los boxers mantenía en jaque a las potencias. El Foreign Office hervía de actividad. El Duque de Mandas señaló en sus despachos secretos al gobierno Silvela cómo la opinión pública y el gobierno británicos habían dirigido toda su atención hacia la guerra pendiente en Sudáfrica y hacia los disturbios en China que comprometían los vitales intereses del Reino Unido en el oriente asiático, pues podían tener graves repercusiones en la «joya del Imperio»: la India. Todas las demás cuestiones de la política exterior habían quedado momentáneamente paralizadas. El Duque de Mandas estimaba necesario un respaldo mayor por parte del gobierno de Madrid para reforzar su actuación ante el Foreign Office. Había sido Embajador de España en París. Conocía las inclinaciones progalas de Silvela, sabía que la política exterior del gabinete conservador, aún sin adoptar una dirección fija, se había aproximado a Francia en 1899 y quería que el gobierno español se desentendiera en el futuro de cualquier pacto secreto con Francia u otra potencia a espaldas del Gabinete británico. España había de aproximarse al Reino Unido con lealtad; los ingleses debían descartar la posibilidad de que en adelante los españoles proyectasen una maniobra en contra suya. El Embajador se lamentaba, además, de los recelos de algunos medios periodísticos nacionales respecto a los hipotéticos propósitos antihispánicos de los ingleses (Mandas entendía que tales rumores no tenían fundamento, pues Inglaterra no aspiraba a arrebatar a España territorio alguno), en el sentido de que cuando Inglaterra consiguiera doblegar a los boers, procuraría consolidar su predominio en el continente africano, estableciéndose en unas islas próximas a la costa que le permitiesen un enclave estratégico para la escala de sus buques en la navegación a lo largo de la costa atlántica. Era clara la alusión al archipiélago canario29. En este sentido, Enrique Rosas ha reseñado la hostilidad de gran número de diarios madrileños —con excepción del republicano El Liberal— hacia Gran Bretaña, lo cual dificultaba cualquier gestión diplomática de acercamiento entre los dos gobiernos30.

  • 31 Dunn, 1977.
  • 32   AGA, Asuntos Exteriores, Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181 bis. El Duque de Man (...)

10El Duque de Mandas, con el propósito de descartar cualquier animosidad anti-británica en la mente de Silvela, llegaba hasta el extremo de especular que existiese un propósito recóndito de agresión a España en el ánimo de Lord Salisbury. En ese caso, no tenía ningún valor —al contrario, era un error, una indiscreción— revelar al gabinete británico las precauciones que estaba tomando España con respecto a la defensa de Canarias o presentar la adquisición de Tarfaya como garante de la seguridad del archipiélago. Entendía que era mejor esgrimir, tal y como había hecho Ojeda ante el Sultán, la añagaza del peligro o la eventualidad de una ocupación de la región por las fuerzas galas31, con el riesgo de quedar España rodeada al norte y al sur por territorios franceses32. Cuando se entrevistó con lord Salisbury, el Embajador pudo apreciar cómo las agudas preocupaciones por los sucesos de Sudáfrica y Pekín no menguaban la atención del premier británico por los asuntos del Sultanato. Tras reafirmar la posición de España favorable al respeto de la soberanía del Sultán, sibilinamente Mandas pasó a intentar convencer a Salisbury de la oportunidad de lo que en realidad podemos calificar como el más grave quebranto de la misma que podía diseñar el gobierno español. La fórmula, como hemos indicado, fue esgrimir la posibilidad de que Francia se apoderara del territorio de Tarfaya y la Sakia al-Hamra arguyendo su característica de territorio nullius, a partir de un rápido avance realizado desde el interior del continente. Mandas daba por supuesta la apatía marroquí a la hora de defender la provincia en el caso de producirse la agresión, y argüía el deseo del gobierno de Silvela de que nadie se aprovechara de la indolencia del Majzén para perjudicar los intereses nacionales españoles. España deseaba salir al encuentro de cualquier eventualidad perjudicial, llegando a un compromiso escrito con el Sultán, haciendo más eficaz su influencia y su acción en esta parte del continente africano, y estableciéndose en ella. En definitiva, ocupando Tarfaya antes de que lo hiciera el ejército francés. La primera respuesta de Salisbury fue poner reparos en un claro intento de posponer la cuestión. La ocupación de Tarfaya por España era difícilmente compatible con las pretensiones inglesas de ajustarse al mantenimiento del statu quo en la cuestión marroquí. Salisbury no era un experto en cuestiones atinentes al Sultanato. Sabemos que en el Foreign Office lo eran sir Arthur Nicolson y Sir Martin Le M. N. Goselin, sus consejeros principales en los asuntos relativos al Imperio jerifiano. Cuando Mandas lo abordó, el premier británico no sabía ubicar en un mapa de Marruecos la costa de Tarfaya, ni recordaba bien algunos antecedentes referentes al tema de las fronteras meridionales del Sultanato y reconoció la necesidad de acudir a sus consejeros. La conversación dejó insatisfecho a Mandas, quien se había empleado a fondo para convencer al primer ministro inglés. Los propósitos españoles no habían causado la irritación pero sí el recelo de Salisbury, quien se encastillaba en su postura de respeto al statu quo. Una ocupación de la región de Tarfaya por España le contrariaba. Era evidente que el gobierno británico deseaba dejar las cosas en el territorio tal como estaban, no descartando Mandas que el Reino Unido intentase en el futuro ocuparlo, restando a España el control del hinterland africano de Canarias. El diplomático se hizo cargo, asimismo, del temor de Lord Salisbury a que el gobierno imperial alemán pudiese tener también apetencias sobre Tarfaya. Salisbury parecía, al respecto, temer más al II Reich y mantener una cierta tranquilidad en cuanto a los proyectos y designios de Francia en África. Mientras los movimientos militares galos se realizasen en el interior del Sultanato, era muy probable que Gran Bretaña dejase actuar al gobierno republicano, con la esperanza de que Francia se desgastase en un conflicto muy dilatado, venciendo la férrea y tenaz resistencia de una tribu tras otra. Gran Bretaña —entendía Mandas, tras entrevistarse posteriormente con el Barón de Renzis, Embajador de Italia en Londres, quien le había tranquilizado con respecto a los propósitos de Inglaterra— juzgaba a Francia incapaz de acometer una empresa de tan gran envergadura como la conquista de todo el Sultanato. Inglaterra solamente trataría de contener a Francia si ésta intentaba hacerse con el control de las costas.

11A finales del mes de junio, las conversaciones hispano-británicas sobre Marruecos se trasladaron temporalmente a la capital española. El Embajador británico en Madrid acudió a visitar al marqués de Aguilar de Campoo, deseoso de conocer los detalles del convenio con Francia, el cual aún no había sido firmado. Aguilar tranquilizó al diplomático arguyendo que no tenía intencionalidad alguna contra el Reino Unido, y se limitaba a la delimitación de los territorios españoles en Río de Oro y golfo de Guinea. Pero a continuación, Aguilar hizo partícipe a su visitante de la firme determinación del gobierno conservador de conseguir del Sultán marroquí un trueque: España deseaba renunciar a los derechos que desde 1860 tenía sobre el enclave de Ifni a cambio de la cesión de los territorios comprendidos entre los cabos Bojador y Nun, para lo cual iba a proceder de acuerdo con Inglaterra.

  • 33   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181 bis. Telegrama del M (...)

12La determinación española en comenzar su ofensiva imperialista era patente. Si fallaba el propósito de arrebatar Tarfaya a Marruecos por sus propios medios, si España no podía sorprender a la comunidad internacional mostrando a los ojos del mundo su vitalidad expansionista, si Silvela no podía cumplir sus designios geoestratégicos de reforzar el prestigio internacional de España devolviéndole la categoría de potencia colonialista, actuando en materia imperialista con una cierta autonomía, con sus propias fuerzas, era necesario dar un giro de ciento ochenta grados a la política internacional del país. Si en el pasado se había desconfiado del Reino Unido, ahora había que poner toda la atención en conjuntar la acción exterior española con la británica en lo atinente a Marruecos, buscando de esta manera el apoyo del Reino Unido. A pesar de que en el primer sondeo, Salisbury se había mostrado reticente, valía la pena realizar nuevos intentos. Aguilar le transmitió al Embajador británico un mensaje para el Primer Ministro, asegurándole que en ningún caso el gabinete Silvela iba a iniciar acción alguna contraria a Inglaterra; en todo lo tocante a los asuntos marroquíes, se iba a buscar el acuerdo y la conjunción con el gobierno británico. Por último, se encargó al Embajador que solicitara del Primer Ministro la opinión de si Inglaterra consideraba la permuta de territorios de Ifni por Tarfaya como una alteración grave del statu quo de Marruecos33.

  • 34 Ibid. Telegrama cifrado del Duque de Mandas al Ministro de Estado, 26-VI-1900.
  • 35 Ibid. Despacho reservado nº 107 del Duque de Mandas al Ministro de Estado, 27-VI-1900.
  • 36 Ibid. Real Orden nº 99 de 28-VI-1900 del Ministerio de Estado dirigida al Embajador en Londres.

13De repente, una noticia sorprendente llegó a conocimiento de Aguilar de Campoo y Silvela: el 26 de Junio, Mandas telegrafió a Madrid notificando que había tenido una segunda conversación con Lord Salisbury. Éste le había indicado que no veía inconveniente alguno en que España procurase obtener de Marruecos la permuta de Ifni por Tarfaya. Incluso, la noticia contenía datos más esperanzadores para los designios españoles: Salisbury recomendaba a Silvela que era mejor para España que el acuerdo de cesión se firmase cuanto antes34. Al día siguiente, Mandas remitiría un despacho cifrado y secreto a Madrid, dando cuenta de los detalles de la entrevista celebrada con el Primer Ministro. El documento nos señala cómo la entrevista de Aguilar de Campoo con el Embajador británico no pudo llegar más oportunamente para desbloquear la negociación sobre Tarfaya. La oferta española de conjunción de su política marroquí con la de Gran Bretaña, así como el empleo del término «permuta» de Ifni por Tarfaya había obrado el milagro. Pero Salisbury deseaba mayores aclaraciones. Mandas iba preparado. Minuciosamente, explicó al premier sobre un mapa de África en qué había consistido la delimitación de los territorios franco-españoles en Río de Oro y en el Muni; se explayó asimismo sobre los deseos de trueque de Ifni, que pertenecía a España en virtud del tratado que puso fin a la guerra con Marruecos en 1860, por el territorio de Tarfaya, objeto del convenio británico-marroquí de 1895. Mandas reiteró sus argumentos de que el trueque no alteraba el principio fundamental de mantenimiento del statu quo; que España estaba dispuesta a colaborar con el Reino Unido para asegurar su supervivencia y, en este sentido, fue decisiva una parte de su intervención en la que recalcó los peligros de que mientras Gran Bretaña permaneciera con su interés centrado exclusivamente en China y Sudáfrica y España se mantuviera inmersa en las tareas de reconstitución después de la derrota en la guerra de 1898, otro país —no considerando a Tarfaya más que como territorio nullius— se apresurase en ocuparla. Estos razonamientos habían convencido finalmente a Salisbury y le habían llevado a otorgar finalmente el permiso británico a los propósitos españoles35. La comunicación fue recibida con una gran satisfacción por Silvela y Aguilar. A esas alturas ya se habían notificado instrucciones explícitas a Ojeda. Éste había conseguido ya el compromiso del Majzén de la entrega de un territorio situado en Ifni y la promesa de un pronto nombramiento de una comisión mixta hispano-marroquí que debía trasladarse a la zona sin pérdida de tiempo, para decidir sobre el terreno, los límites, los detalles y la fecha de la cesión y entrega inmediata de la zona destinada a establecimiento de una pesquería. Sin embargo, Silvela varió las órdenes y se encargó a Ojeda que plantease al Majzén la renuncia de España a Ifni y el deseo de permutar ese territorio por Cabo Juby para, luego, gestionar ante el Sultán la cesión de la costa entre el río Draa y Cabo Bojador, ofreciendo una serie de compensaciones. Parecía, por otro lado, que la urgencia que Salisbury recomendaba no se iba a poder cumplir ante las técnicas dilatorias empleadas por los funcionarios marroquíes. Mientras tanto, Aguilar se reunía de nuevo con el Embajador británico en Madrid, expresándole la gratitud del gobierno español y su propósito de proseguir en la política marroquí buscando el acuerdo de Gran Bretaña36. La pretensión de Silvela de galvanizar su política marroquista buscando la conjunción con el Reino Unido apuntaba ya como algo más que una posibilidad. En este sentido, era un punto y aparte en la moderna política internacional española.

  • 37Ayache, 1975, pp. 175-184.
  • 38   Las negociaciones debían ser planteadas por Ojeda primero como un simple trueque del derecho adqu (...)
  • 39   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181-bis. El Ministro de (...)
  • 40 Ibid. El Ministro de Estado al Duque de Mandas. Despacho nº 171, 8-X-1900.

14La ofensiva imperialista de Silvela de 1900, para apoderarse de los vastos territorios de Tarfaya y la Sakia al-Hamra —y utilizar esta región a modo de plataforma para un posterior avance sobre el corazón del territorio marroquí— constituye un viraje en la política mantenida por España hasta entonces en relación al Imperio jerifiano, pues implica una línea estratégica bien definida, con unos objetivos claros, expansivos y dinámicos, que ya no buscaban apuntalar el statu quo de Marruecos sino dinamitarlo, sacando partido del estado de alarma y desconcierto causado en el Sultanato por la invasión francesa del extremo suroriental del país. No se trataba sino de la vertiente en política exterior de lo que constituía el «regeneracionismo» aplicado por el jefe de los conservadores en la política interior: una actuación conducente a adaptarse a las prácticas imperialistas vigentes, desarrollando una acción expansiva ambiciosa y de grandes pretensiones, que devolviese además a España la categoría de potencia. Esta ofensiva «sahariana» tenía, sin embargo, evidentes fallos de planteamiento que provocaron su fracaso, pues era débil en su elaboración táctica, carecía de una política clara de alianzas (se quiso obtener el apoyo británico prácticamente a cambio de nada, sin contraprestaciones al Reino Unido) y de unos métodos de acción estructurados. Y al mismo tiempo se subestimaba la capacidad de reacción del gobierno marroquí. Los sucesivos intentos realizados para obtener la concesión de la costa sahariana por parte del Sultán Abd al-Aziz fracasaron37 y obligaron a Silvela a buscar el apoyo del Reino Unido, con el fin de que Londres intercediese en favor del gobierno restauracionista para que el Sultán accediese a entregar finalmente Tarfaya y la Sakia al-Hamra. Una Real Orden de 29 de agosto remitida a Tánger precisaba a Ojeda la posición del gobierno conservador, reticente a aceptar la entrega de una pesquería en Ifni en condiciones desfavorables a España, pues se suponía que el establecimiento iba a topar con la hostilidad de las cabilas y, además, las exigencias señaladas por Marruecos para otorgar su consentimiento eran inadmisibles. Dadas estas circunstancias, Silvela barajaba la necesidad, no la posibilidad, del trueque por la costa de Tarfaya38 con su hinterland correspondiente en el interior y, ante la resistencia marroquí, empezaba a pensar que no tenía otra opción que reforzar aún más los lazos con el Reino Unido y conseguir de éste, que gozaba de un gran ascendiente sobre el Majzén, el ejercicio de una fuerte presión sobre el gobierno marroquí, con el fin de que Abd al-Aziz accediera a tales propósitos. ¿Cómo convencer a lord Salisbury de que apoyara desinteresadamente a España? El gabinete español no tenía nada que ofrecer al británico. No se pensó en llevar a cabo ninguna concesión territorial a Gran Bretaña, ni en otorgar a firmas británicas privilegios económicos. Aguilar se limitó a aconsejar al Embajador, Duque de Mandas, en un despacho enviado a Londres el 25 de septiembre que reanudara las conferencias con el premier inglés y en ellas volviera a esgrimir la baza de la amenaza francesa sobre la costa comprendida entre cabo Bojador y el Uad Draa. De consolidarse el predominio galo en las zonas meridionales del Imperio, su hegemonía iba a ser total en la zona noroccidental de África, hegemonía que conseguiría en menoscabo de los intereses geoestratégicos y de los propósitos de Inglaterra. El máximo interés del gabinete Silvela en esta región explicaba, según Aguilar, la insistencia del gobierno español en dejar sin delimitar claramente en el tratado del 27 de Junio de París la parte norte de sus posesiones en el Sahara, «señalando como término [de las mismas] la frontera de Marruecos, pero sin especificar cuál era esta»39. Silvela no iba a tolerar la interposición de ninguna potencia europea entre las posesiones españolas de Río de Oro y el Imperio marroquí. Las cuestiones de la defensa y la seguridad nacional, léase la seguridad del archipiélago canario, exigían la persistencia en esta ofensiva imperialista española, la cual iba a pasar a una nueva fase. De manera explícita, Aguilar anunciaba a Mandas que el Gabinete de Silvela iba a ampliar sus gestiones no restringiéndolas exclusivamente al Reino Unido. Era necesario tratar el tema de la cesión de Tarfaya por parte de Marruecos a España con otras potencias, incluida Francia, a las que se trataría también de convencer para que ejercieran presión sobre el Majzén40.

Rechazo del gobierno británico a los deseos expansionistas españoles

  • 41 Ibid. Duque de Mandas al Ministro de Estado. Despacho nº 167, 12-X-1900.

15A comienzos de octubre, Mandas se apresuró a cumplir el encargo. Lord Salisbury le recibió en el Foreign Office y le notificó que había comunicado al Ministro Plenipotenciario británico en Tánger el consentimiento de su gobierno al marroquí sobre la cesión de Tarfaya a España, cumpliendo lo estipulado en el tratado de 1895. Sin embargo, Mandas no se dio por satisfecho. En virtud de las instrucciones recibidas, ya no se trataba solamente de que el Reino Unido diera su plácet; era necesario, dada la impotencia de los medios diplomáticos españoles de arrancar la concesión a Abd al-Aziz, que el gobierno británico tomara parte activa en la negociación. Lord Salisbury no rehusó la discusión de este apartado del tema, pero estimó necesario reconducir las conversaciones con España a un nivel de análisis más profundo, examinando con mayor cuidado la posibilidad del apoyo británico al gabinete español. Comenzaría entonces una ronda de contactos de Mandas con el subsecretario permanente del Foreign Office, Sir Thomas Sanderson, y con el Ministro Plenipotenciario inglés en Tánger, sir Arthur Nicolson, quien se encontraba en la capital británica. Sanderson frustró pronto las expectativas españolas, señalando que Marruecos no era favorable a la permuta de territorios. Sir Arthur Nicolson, en particular, arguyó haber realizado varios sondeos en el Sultanato antes de partir hacia Londres. Sus contactos con los funcionarios del Majzén le reafirmaban en la convicción de que el Sultán era totalmente contrario a la entrega de Tarfaya, por oponerse a toda cesión territorial que supusiese desmembración o amputación del Imperio, y por los profundos temores de Abd al-Aziz a que si se doblegaba a las peticiones españolas, ello supondría un precedente que aprovecharía Francia para imponerle condiciones aún más duras. Arthur Nicolson desmontó en el Foreign Office los argumentos españoles que se basaban en hacer temer a Salisbury una ocupación de la costa meridional del Imperio por Francia, señalando la pobreza de Tarfaya, y la presencia en el hinterland continental de importantes tribus hostiles a la presencia extranjera. Mandas trató de rebatir las afirmaciones de Nicolson y apuntó el hecho de que en el caso de sufrir Francia una derrota en la invasión del Tuat, podría buscar una revancha dando un golpe de mano en la costa. Sin embargo, no pudo convencer a sus interlocutores ni sacar a Salisbury de la situación de reserva a la que le había llevado la consulta con los expertos en temas marroquíes del Foreign Office41.

16A finales de año Silvela fue sustituido en la presidencia del gabinete por el general Azcárraga, quien encabezó un gobierno del partido conservador hasta dar paso, en la primavera de 1901, a los liberales de Sagasta. Aguilar de Campoo, Ministro de Estado también con Azcárraga, tras tomar nota del rechazo británico a las pretensiones saharianas de la diplomacia española, acudió a buscar la ayuda francesa para obtener Tarfaya y la Sakia. Cuando en el Quai d’Orsay el Embajador español en París, León y Castillo, inició las conversaciones con el Ministro de Exteriores galo, Delcassé, éste propuso al gabinete de Azcárraga que el diálogo franco-español no se centrase en una región del Sultanato, sino que se extendiese al futuro de todo el Imperio marroquí.

Conclusiones. Ulteriores movimientos de la diplomacia española

  • 42 Niño, 2000, p. 57.
  • 43   AGA, África, Marruecos, caja 62, exp. 1. Carta particular del subsecretario de Estado, Pérez Caba (...)
  • 44 Campoamor, 1951.
  • 45 Ayache, 1975, pp. 175-184.
  • 46   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181 bis. Telegrama de Ag (...)
  • 47 Ibid. Duque de Mandas al Marqués de Aguilar de Campoo. Despacho nº 167, 1-X-1900.

17La política exterior del jefe del gobierno conservador de Francisco Silvela durante el bienio 1899-1900 en lo tocante a la cuestión marroquí puede ser interpretada a simple vista como muy errática. Tras la derrota frente a Estados Unidos, que había puesto de relieve la precariedad de la política internacional del régimen restauracionista, en 1899 buscó primero una alianza con Francia, para en el verano de 1900, echarse en brazos de Inglaterra, confiando en el respaldo del gobierno británico para constituir un nuevo imperio colonial en el continente africano de recambio al perdido en el Caribe y Filipinas, que tuviese como bases el control de los extensos territorios de Tarfaya y la Sakia al-Hamra. Sin embargo estos bandazos en las orientaciones exteriores esconden que, en definitiva, Silvela pivotaba siempre en virtud de la búsqueda de una garantía internacional para la integridad territorial de España, o de un apoyo exterior que permitiese la constitución de un hinterland defensivo de la península y del archipiélago canario, sito en el noroeste del continente africano. En este sentido, el líder conservador concentró todos sus esfuerzos en luchar contra el aislamiento exterior de España, bien «moviéndose» con el objetivo de encontrar apoyos internacionales, alianzas, de buscar solidaridades, o inclinándose hacia el reforzamiento de las estructuras militares nacionales, intentando la construcción de un pequeño imperio no tanto buscando su explotación económica, sino más bien una mejor estructuración de la defensa del país. Si quiso que España ingresase en la Dúplice franco-rusa fue con ese propósito; si intentó posteriormente apoderarse de Tarfaya y la Sakia al-Hamra ello respondió al mismo objetivo: conseguir un estratégico glacis o zona de seguridad en la costa occidental de Marruecos que permitiese una mejor defensa militar del archipiélago canario. Por lo tanto sus actuaciones —como ha señalado Antonio Niño42— difieren mucho de la consideración de diplomacia insegura, vacilante y timorata con la que ha sido acusado. Sabedor de la dinámica histórica imperante, el agresivo imperialismo, Silvela, a sugerencia del Ministro plenipotenciario español en Tánger, Emilio de Ojeda procuró huir de la satelización de España con respecto a los intereses galos, e intentó a finales de la primavera de 1900 sorprender a la comunidad internacional con una maniobra diplomática repentina e inesperada que devolviese al país su condición de colonizador y una posición de prestigio respetada por toda Europa. Esta maniobra no la llevó a cabo de manera completamente abierta, apoyándose en una influyente opinión pública nacional que respaldase su actuación: su intento se inscribió más bien en la política hermética, de diplomacia secreta, propia del continente europeo en el período anterior a la Primera Guerra Mundial, intentando repetir la fórmula francesa —modelo a imitar— de jugar con hechos consumados en la cuestión marroquí. La información y el debate quedaron excluidos, pues, del Parlamento. Para ello el gabinete español negoció directamente con el Majzén en un primer momento sin dar cuenta de sus gestiones a ningún país43. De hecho, tal maniobra se frustró por la oposición del Sultán a la cesión de Tarfaya, y en una segunda etapa, Silvela, dio a conocer sus propósitos a las principales cancillerías europeas44. Sin embargo, a lo largo del verano, todas las negociaciones intentadas por el gabinete conservador en Marruecos en aras a la ocupación de la costa sahariana al norte de Río de Oro no tuvieron éxito. La documentación diplomática española nos evidencia cómo el gobierno deseaba obtener la ocupación de Tarfaya y la Sakia por miedo a que la región pasara a estar controlada por el Reino Unido o Francia; sobre todo por parte de los franceses. El miedo al «peligro francés» fue usado constantemente como un instrumento por los españoles ante el Sultán con el fin de forzar la concesión. Las tácticas dilatorias del Majzén frustraron la acción diplomática española45 y obligaron a los conservadores a decantarse por la búsqueda de apoyos exteriores que permitiesen la consecución de esas pretenciosas e importantes ambiciones territoriales. Un año después del conflicto diplomático suscitado por el asunto de Gibraltar y en un claro bandazo de sus inclinaciones exteriores, Silvela buscó en el Reino Unido el apoyo necesario para construir un imperio colonial en el noroeste de África. El Gobierno conservador, utilizando el manido recurso de esgrimir la posibilidad de la ocupación de Tarfaya-Sakia por parte de Francia, intentó que lord Salisbury se convirtiese en el medio apropiado para intentar romper la cerrazón del Sultán46. Este apoyo fue prometido por parte británica en un primer momento, y posteriormente negado tras un estudio exhaustivo de lo que significaba por parte del Foreign Office, coincidiendo con la llegada a este departamento ministerial del nuevo responsable, lord Lansdowne, por considerarlo claramente atentatorio al mantenimiento de la independencia de Marruecos y a la pervivencia del statu quo47. En todo caso, los movimientos del líder conservador respondieron a una lógica clara: la presencia colonial española en el Sahara Occidental en 1884 había sido apoyada por el Reino Unido como instrumento de su política de contención de la expansión francesa en el continente africano. Así como habían potenciado la presencia de Portugal en Angola y la de Italia en Eritrea, los ingleses se habían mostrado partidarios de promover una limitada expansión española en el Sahara Occidental que constituyese un freno para impedir ulteriores penetraciones galas en esta parte de la costa atlántica africana. Ahora se había pretendido, de la misma forma, volver a obtener el apoyo británico. Sin embargo, en 1900 esta fórmula de aproximación al Reino Unido para que validase la ocupación de la meseta de Tarfaya y de la Sakia no obtuvo resultado.

  • 48   AGA, Marruecos, caja 73, exp. 2. León y Castillo al Marqués de Aguilar de Campoo. Despacho reserv (...)

18El rechazo inglés llevará a los gobiernos conservadores a sondear a Francia, en otro giro de los que marcan la aparentemente errática política exterior española: en octubre de 1900, manifiesto ya el desinterés británico, el gobierno de Madrid se dirige al Ministro francés de Asuntos Exteriores, T. Delcassé, buscando el apoyo de la República para sus pretensiones sobre el sur del Imperio jerifiano48. Estas charlas van a ser el prefacio inmediato de las negociaciones franco-españolas sobre el reparto de todo el Sultanato que se iniciarán en la primavera de 1901. Era el fin de una trayectoria iniciada a comienzos de año. Con ella Silvela no había conseguido potenciar la trayectoria colonialista del país, ni afirmar las pretensiones españolas en Marruecos, ni siquiera ganarse la voluntad francesa o británica en aras a garantizar la seguridad nacional sin olvidar que se iba constatando la creciente potencialidad bélica de Francia, instalada ya en ciertas partes del Sultanato, no enormemente peligrosas para la sensibilidad española o europea en general, pero apuntando a ulteriores movimientos expansionistas. Atendiendo al marco teórico descrito por Roberto Mesa cuando distingue entre las grandes potencias cuya política es de irradiación mundial, de aquellas medianas que ejercen un importante función protagonista, aunque nunca hegemónica, en un radio de acción limitado, concretamente regional, Silvela había buscado en 1900 que España se moviera u obrara dentro de los parámetros de esta última categoría, la definida por un país con una política internacional propia, es decir, adecuada a sus proposiciones y eficaz en cuanto a sus objetivos. La gestación de la nueva planificación que, en lo relativo a Marruecos, realizó el gobierno liberal de Sagasta —en el ejercicio del poder desde la primavera de 1901— sobre la base del fracaso en el intento de los gobiernos conservadores de encontrar un apoyo determinante en Londres para tomar posesión de Tarfaya y la Sakia al-Hamra, iba a llevar además a abandonar todo deseo de desarrollar un ejercicio de política autónoma y a renunciar a ejercer iniciativa alguna relevante en el Imperio jerifiano. Sagasta y su Ministro de Estado, el Duque de Almodóvar entendieron que era necesario un replanteamiento de la política internacional hispana que implicase una interrupción drástica de los últimos movimientos efectuados por Silvela. En consecuencia, consideraron que la respuesta española a las pretensiones galas sobre el conjunto de Marruecos podía ser triple:

1. — Abandonar toda ulterior pretensión sobre el Imperio marroquí.

2. — Emprender una política de fuerza dirigida a labrar el embrión de un protectorado español en ciertas partes del Sultanato, medida estudiada y descartada posteriormente en agosto-septiembre de 1901.

3. — Aceptar la nueva realidad de hegemonía francesa en Marruecos y actuar en consonancia, intentando sacar partido de ella.

  • 49Delaunay, 2008.

19El gobierno liberal optó por la última salida, iniciando la política de aproximación a los intereses galos y de supeditación en gran medida a los mismos. La voluntad comprobada del gobierno sagastino en el ejercicio dialogante con Francia presuponía un camino superador de la simple y pura confrontación abierta de etapas anteriores contra las maniobras galas en Marruecos y en particular en el sur del Sultanato, plasmada por ejemplo en la vinculación española con la Triple Alianza y en la guerra de espías que los agentes de ambos países entablaron en torno a la década de los ochenta del siglo xix en el territorio del Sus. Significaba, en primera instancia, un freno a la opción de enfrentamiento, y finalmente, un vehículo de dirimir el viejo contencioso entre los dos vecinos —Francia y España— en torno al control de Marruecos, por vías políticas y diplomáticas. Dado que de los tres países con aspiraciones sobre el Sultanato, España era la potencia más débil, no podía obtener el derecho de instalarse en la conflictiva y estratégica zona norte del Imperio sin el asentimiento previo de París, puesto que Francia empezaba a perfilarse como la potencia más decidida a quedarse irremediablemente con el control del Sultanato49.

Haut de page

Bibliographie

Abreviaturas

AGA: Archivo General de la Administración (Alcalá de Henares)
DDF: Documents Diplomatiques relatifs aux origines de la guerre de 1914
DSC: Diario de Sesiones del Congreso de Diputados

Álvarez Gutiérrez, Luis (1996), «El contexto internacional del noventa y ocho», en Consuelo Naranjo, Miguel Ángel Puig Samper, Luis Miguel García Mora (eds.), La nación soñada: Cuba, Puerto Rico y Filipinas ante el 98, Madrid, pp. 713-728.

Ayache, Germain (1975), «Les visées sahariennes de l’Espagne en 1900. La question de la Saquia El Hamra», Hesperis-Tamuda, vol. XVI, pp. 175-184.

Cagne, Jacques (1986), «Essai sur le sentiment national dans les provinces sahariennes marocaines au debut du xxe siecle», Revue d’histoire maghrébine, 41-42, pp. 15-29.

Campoamor, José M. (1951), La actitud de España ante la cuestión de Marruecos (1900-1904), Madrid.

Curato, Federico (1961-1964), La questione marocchina e gli accordi mediterranei italo-spagnoli del 1887 e del 1891.Vol. I: Sino alla caduta del ministro Moret. Vol. II: Dal giugno 1888 all’agosto 1896, Milan.

De La Torre, Rosario (1986), «La crisis de 1898 y el problema de la garantía exterior», Hispania, XLVI, 162, pp. 115-165

De La Torre, Rosario (1988), Inglaterra y España en 1898, Madrid.

De La Torre, Rosario (2007a), «De Ultramar a la frontera meridional. Iniciativas en busca de una garantía para España, 1898-1907», en Guadalupe Gómez-Ferrer, Raquel Sánchez (eds.), Modernizar España. Proyectos de reforma y apertura internacional (1898-1914), Madrid.

De La Torre, Rosario (2007b), «Bajo el signo de la redistribución colonial. La política exterior española entre 1895 y 1907», Historia Contemporánea, 34, pp. 65-91.

Delaunay, Jean-Marc (2008), «¿Competidores y cómplices? España y Francia en el Noroeste de África. Alrededor de la conferencia de Algeciras», en VVAA, Actas del Congreso Internacional «La Conferencia Internacional de Algeciras de 1906. Cien años después», Algeciras, pp. 63-75.

Dunn, Ross E. (1977), Resistance in the desert. Moroccan responses to French imperialism, 1881-1912, Madison-Londres.

Fernández Rodríguez, Manuel (1985), España y Marruecos en los primeros años de la Restauración (1875-1894), Madrid.

Flory, Maurice (1957), «La notion de territoire arabe et son application au problème du Sahara», en Islam et droit international. Annuaire Français du Droit International, pp. 75-91.

Martin, Alfred G. P. (1923), Quatre siècles d’histoire marocaine. Au Sahara de 1504 à 1902. Au Maroc de 1894 à 1912, París.

Martínez Milán, Jesús (1996), «Un discurso relativo a la frontera sur del Reino de Marruecos entre el reinado de Mulay Hasan I y el establecimiento del protectorado hispano-francés (1874-1912) », Awrâq. Estudios sobre el mundo árabe e islámico contemporáneo, vol. XVII, pp. 243-255.

Martínez Milán, Jesús (2003), España en el Sáhara Occidental y en la zona sur del Protectorado en Marruecos, 1885-1945, Madrid.

Norman, Daniel, (1982), «Problématique historique: des frontières de l’Europe aux frontières du Maghreb (19e siècle)», en Catherine Coquery-Vidrovitch (ed.), Problèmes de frontières dans le tiers-monde, París, pp. 17-29.

Niño Rodríguez, Antonio (2000), «Política de alianzas y compromisos coloniales para la «regeneración» internacional de España, 1898-1914», en Javier Tusell, Juan Avilés, Rosa María Pardo (eds.), La política exterior de España en el siglo xx, Madrid, pp. 31-94.

Parsons, Frédérik V. (1976), The origins of the Morocco question, 1880-1900, Londres.

Ponce Marrero, Francisco Javier (1996), «Canarias en la política exterior española tras el 98: la senda hacia Cartagena», en La Historia de las Relaciones internacionales: una visión desde España, Madrid, pp. 473-495.

Robles Muñoz, Cristóbal (2006), La política exterior de España. Vol. 1: Una política mediterránea, occidental y de paz (1899-1905, Madrid.

Rosas Ledezma, Enrique (1981): «Las “Declaraciones de Cartagena” (1907): Significación en la política exterior de España y repercusiones internacionales», Cuadernos de Historia Moderna y Contemporánea, nº 2, pp. 213-229.

Sayagh, Saîd (1986), La France et les frontiéres Maroco-Algériennes, 1873-1902, París.

Silvela de Le Vielleuze, Francisco (1922-1923a), «La expansión colonial en los pueblos modernos. Conferencia pronunciada en la Asociación de la Prensa el 28 de octubre de 1897», en Francisco Silvela, Artículos, discursos, conferencias y cartas, notas de Félix de Llanos y Torriglia, Madrid, vol. II, pp. 412-422.

Silvela de Le Vielleuze, Francisco (1922-1923b), «En la presidencia del Círculo Conservador: El programa (Discurso pronunciado el 7 de Enero de 1899)», en Francisco Silvela, Artículos, discursos, conferencias y cartas, notas de Félix de Llanos y Torriglia, Madrid, vol. II, pp. 510-511.

Trout, Frank E. (1969), Morocco’s Saharian Frontiers, Ginebra.

VVAA (1978), L’Encyclopédie de l’Islam, Leiden.

VVAA (1986), Españoles y Franceses en la primera mitad del siglo xx, Madrid.

Haut de page

Notes

1 DSC, 10-VII-1896; Silvela de Le Vielleuze, 1922-1923 a, pp. 412-422 y 1922-1923 b, pp. 510-511. Agradezco encarecidamente las observaciones, comentarios y referencias bibliográficas proporcionadas por el profesor Juan Bautista Vilar y los anónimos evaluadores de esta revista.

2De la Torre, 1988, pp. 249-285.

3De la Torre, 2007 a, p. 156.

4   O en una alianza continental que agrupase a Francia, Rusia, Alemania y España. Véanse De la Torre, 1986, pp. 115-165; Álvarez Gutiérrez, 1996, pp. 713-728.

5De la Torre, 2007 b, p. 77.

6Robles Muñoz, 2006, pp. 69-111.

7   La perspectiva del análisis de las relaciones franco-españolas debe consultarse en VVAA, 1986.

8   Véase L’Encyclopédie de l’Islam, 1978.

9   AGA, Marruecos, caja 122, exp. 6. Telegrama de F. Silvela a Emilio de Ojeda. 4-XI-1899; Ibid. Real Orden del Ministerio de Estado nº 147 dirigida a la Legación española en Tánger, 3-XI-1899.

10   AGA, Asuntos Exteriores, Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181-bis. Embajador de España en Londres al jefe de Gobierno, despacho nº 3, 11-I-1900.

11   AGA, Marruecos, caja 84, exp. 1. Oficio del gobernador de Alhucemas dirigido al Comandante General de Melilla, 3-X-1899.

12   AGA, Marruecos, caja 354, exp. 3. Real Orden nº 17 del Ministerio de Estado dirigida a la Legación de España en Tánger, 6-II-1900.

13Sayagh, 1986; sobre el Tuat hasta la conquista francesa, Martin, 1923, pp. 17-366.

14   AGA, Asuntos Exteriores, Embajada de España en Londres, caja 7003. Despacho nº 379 del Ministerio de Estado dirigido al Embajador, 12-IX-1899.

15   AGA, Marruecos, caja 73. Emilio de Ojeda al Ministro de Estado. 20-VI-1900. Despacho nº 75, exp. 2; Ibid. Ojeda a Aguilar de Campoo, 30-VIII-1900, despacho nº 99.

16   AGA, Marruecos, caja 62, exp. 1. Carta reservada del Presidente del Gobierno y Ministro de Estado, F. Silvela a Emilio de Ojeda, 2-IV-1900.

17   AGA, Marruecos, caja 123, exp. 2. Carta particular nº 5 del Ministro de Estado a Emilio de Ojeda, 23-VI-1900.

18   AGA, Marruecos, caja 62, exp. 1. Carta particular del subsecretario de Estado, Pérez Caballero al Ministro de Estado, 15-VIII-1900.

19Curato, 1961-1964.

20   Sobre la política sahariana de España, véase Martínez Milán, 2003, y en particular sus capítulos 2°, 3°, 4° y 5°.

21   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7016, leg. 181-bis. Aguilar de Campoo al Duque de Mandas. Real Orden del Ministerio de Estado, 13-VI-1900.

22   La consulta de los fondos documentales de los gobiernos restauracionistas en Alcalá de Henares nos permite evidenciar la posición española relativa a la pertenencia de Tarfaya y la Sakia al-Hamra al Imperio jerifiano. La confrontación con la documentación diplomática francesa, transcrita en los DDF, permite vislumbrar cómo el gobierno de la III República muta de parecer con respecto a este tema en el período 1890-1900.

23   Sobre el problema de las fronteras precoloniales y los límites saharianos del Imperio marroquí véanse Trout, 1969; Norman, 1982, pp. 17-29; Flory, 1957, pp. 76 ss.; Martínez Milán, 1996, pp. 245-248; Cagne, 1986, pp. 15-29.

24   Sobre la aceptación a finales del siglo xix por parte del gobierno francés de la pertenencia a Marruecos de las regiones de Tarfaya, Cabo Juby y Sakia al-Hamra, véase DDF, 1ª Serie, vol. VIII, nº 502 (Cambon a Ribot, Madrid, 15-VIII-1891); Fernández Rodríguez, 1985, p. 269.

25 Parsons, 1976.

26   Sobre el reconocimiento por parte de los gobiernos restauracionistas de la marroquinidad de Tarfaya y la Sakia al-Hamra, véase Martínez Milán, 1996, pp. 246-247.

27   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7016, leg. 181bis. El Ministro de Estado al Duque de Mandas. Real Orden del Ministerio de Estado, 13-VI-1900.

28 Ibid.

29 Ponce Marrero, 1996, pp. 473-495.

30 Rosas, 1981, p. 214.

31 Dunn, 1977.

32   AGA, Asuntos Exteriores, Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181 bis. El Duque de Mandas al Ministro de Estado. Despacho reservado nº 103, 20-VI-1900.

33   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181 bis. Telegrama del Ministro de Estado al Embajador en Londres, 25-VI-1900.

34 Ibid. Telegrama cifrado del Duque de Mandas al Ministro de Estado, 26-VI-1900.

35 Ibid. Despacho reservado nº 107 del Duque de Mandas al Ministro de Estado, 27-VI-1900.

36 Ibid. Real Orden nº 99 de 28-VI-1900 del Ministerio de Estado dirigida al Embajador en Londres.

37Ayache, 1975, pp. 175-184.

38   Las negociaciones debían ser planteadas por Ojeda primero como un simple trueque del derecho adquirido sobre Ifni, por un punto de la costa de Tarfaya, para luego solicitar al Majzén la cesión de la totalidad de esta última región a cambio de unas compensaciones a fijar de común acuerdo entre los gobiernos español y marroquí.

39   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181-bis. El Ministro de Estado al Duque de Mandas. Despacho nº 167, 25-IX-1900.

40 Ibid. El Ministro de Estado al Duque de Mandas. Despacho nº 171, 8-X-1900.

41 Ibid. Duque de Mandas al Ministro de Estado. Despacho nº 167, 12-X-1900.

42 Niño, 2000, p. 57.

43   AGA, África, Marruecos, caja 62, exp. 1. Carta particular del subsecretario de Estado, Pérez Caballero al Marqués de Aguilar de Campoo, 15-VIII-1900.

44 Campoamor, 1951.

45 Ayache, 1975, pp. 175-184.

46   AGA, Asuntos Exteriores. Embajada de España en Londres, caja 7.016, leg. 181 bis. Telegrama de Aguilar de Campoo dirigido al Duque de Mandas, 25-VI-1900.

47 Ibid. Duque de Mandas al Marqués de Aguilar de Campoo. Despacho nº 167, 1-X-1900.

48   AGA, Marruecos, caja 73, exp. 2. León y Castillo al Marqués de Aguilar de Campoo. Despacho reservado nº 334, 25-X-1900.

49Delaunay, 2008.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Francisco Manuel Pastor Garrigues, « Las veleidades saharianas del gobierno Silvela (1900) », Mélanges de la Casa de Velázquez, 41-1 | 2011, 211-231.

Référence électronique

Francisco Manuel Pastor Garrigues, « Las veleidades saharianas del gobierno Silvela (1900) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 41-1 | 2011, mis en ligne le 15 avril 2013, consulté le 29 avril 2017. URL : http://mcv.revues.org/3925

Haut de page

Auteur

Francisco Manuel Pastor Garrigues

IES Manuel Sanchís Guarner (Silla, Valencia)

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org