Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Juan Antonio Inarejos Muñoz, Intervenciones coloniales y nacionalismo español. La política exterior de la Unión Liberal y sus vínculos con la Francia de Napoleón III (1856-1868)

Eloy Martín Corrales
p. 252-254
Référence(s) :

Juan Antonio Inarejos Muñoz, Intervenciones coloniales y nacionalismo español. La política exterior de la Unión Liberal y sus vínculos con la Francia de Napoleón III (1856-1868), Madrid, Sílex, 2010, 211 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 17 février 2014.

1Tradicionalmente se venía sosteniendo que los episodios bélicos que promovió el gobierno de la Unión Liberal entre 1857 y 1867, carecían de sentido y de objetivos claramente definidos, por lo que fueron considerados como frutos de una política «quijotesca» y/o «romàntica». J. A. Inarejos discrepa claramente de los presupuestos hasta ahora sostenidos por la historiografía española: «Lejos de aparecer como una serie de intervenciones sin objetivos e inconexas, tópicos derivados en gran medida de la falta de estudios, su anàlisis detenido muestra sin ambages cómo respondieron a unos intereses bien definidos. Mediatizadas por la coyuntura política interna y el peso que jugó en su gestación y desarrollo la opinión pública, esta investigación ha permitido delimitar las metas que persiguieron estas empresas exteriores. Se derrumban sus anejas connotaciones calavéricas, quijotescas y románticas. Al contrario, fueron planificadas con horizontes bien perfilados».

2J. A. Inarejos analiza con solvencia los citados episodios: expediciones a México (1857-1862) y Cochinchina (1857-1863), Guerra de África (1859-1860), política italiana (1859-1865), anexión de Santo Domingo (1861-1865) y guerra con Perú y Chile (1862-1867). Se dejan de lado Guinea y Puerto Rico, y solo se alude de pasada a las Filipinas. Basa su estudio en una selecta y adecuada bibliografía, en los Archives du Ministère des Affaires Étrangères francés, en la prensa madrileña y en los archivos de las Diputaciones Provinciales y Municipales de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo. La incorporación de estos últimos la considero un gran acierto en la medida en que posiblita descentralizar el relato histórico y le permite visualizar la labor nacionalizadora desplegada por los poderes locales y las iniciativas particulares.

3El autor destaca los objetivos perseguidos en los citados conflictos por el gobierno de la Unión Liberal, aunque algunos de ellos fueran heredados del precedente gabinete moderado, lo que evidencia la continuidad en política exterior. Los principales objetivos fueron: conseguir la unidad nacional, consolidación de las colonias, beneficios comerciales y mantener el pulso con las principales potencias.

4Para Inarejos «la búsqueda de la unión nacional ocupó una centralidad axial» en la guerra con Marruecos. Objetivo también presente, aunque en menor medida, en otros conflictos. Lo demuestra el interés que tuvo el gobierno en no enemistarse con la opinión pública (en realidad, la prensa), bien tomando medidas de fuerza (ataques navales contra México, Perú y Chile) o actuando pragmática y prudentemente (retirada de las tropas de México y demora en el reconocimiento de Italia).

5Mas importante fue el propósito de consolidar los dominios coloniales. Garantizar la defensa de Cuba (en realidad la «observancia y blindaje de los intereses esclavistas antillanos») fue fundalmental. Le estuvieron subordinadas, en mayor o menor medida, la participación española en Cochinchina y México, posibles suministradoras de barata mano de obra, dadas las dificultades para mantener el sistema esclavista. El inicio de la colonización misionera en Guinea, aunque cada vez menos relacionada con la trata negrera, también tuvo relación con Cuba. La anexión de Santo Domingo tenía como telón de fondo el asegurar la defensa cubana. La demostración de fuerza («política de las cañoneras») contra México, Perú y Chile (bloqueo de sus puertos y bombardeo de Veracruz, Tampico, Valparaiso y El Callao) hay que interpretarla con la decisión de defender a ultranza las islas antillanas. Si defender las colonias era vital, también se estuvo atento a la posibilidad de ampliarlas. Aspecto, que aunque no ha sido abordado por el autor, se comprueba en el caso de Guinea, territorio en el que desaparece definitivamente la presencia inglesa en Fernando Poo y se comienza a preparar la expansión en Rio Muni. En la guerra contra los «piratas moros» en las Filipinas, con el objetivo de consolidar el dominio hispano en el archipiélago. Y en la Guerra de África de 1859-1860, que consiguió aumentar los límites de  Ceuta y Melilla y obtener el reconocimiento de la soberanía española sobre el ignorado enclave de Santa Cruz de Mar Pequeña de Berbería. Además, se trataba de reservar el norte de Marruecos como privativo para una futura expansión en el momento que la decadencia del Imperio marroquí lo hiciera posible. Un reciente libro de F.J. Martínez Antonio (La otra Guerra de África) estudia la intervención del ejército francés en el oriente marroquí el mismo año de 1859. La rivalidad con Francia explica en buena parte la expedición a Marruecos.

6El deseo de conseguir beneficios comerciales es perceptible en varios de los episodios reseñados. La participación española en Conchichina se concretó en la firma de un tratado comercial. La colonización de Guinea, una vez abandonado el proyecto de reactivar la trata negrera, comenzó a poner de relieve el buen negocio que llegaría a ser para la metrópolis. En Marruecos, España consiguió las mismas ventajas comerciales que Inglaterra, algo que lógicamente no significaba mucho si se trataba de competir con las exportaciones inglesas. Pero favoreció el crecimiento de la colonia española en Marruecos, la mas numerosa en el siglo xix, y de un comercio que, por muy discreto que fuera, tuvo su importancia. El conflicto con Perú se debió al deseo de conseguir guano, tan necesario para la agricultura peninsular. Sin olvidar lo avanzado líneas atrás, el tratar de procurarse mano de obra barata oriental y mexicana.

7Finalmente, cabe señalar el mantenimiento del pulso con las potencias con las que España mantenía diferencias. La obra se centra en el estudio de las relaciones hispano-galas, dejando absolutamente claro que no hubo un seguidismo absoluto con respecto a los franceses. La participación en la expedición a Cochinchina, generó una gran tensión con Francia acerca del reparto del botín. La intervención española en Marruecos no se puede explicar sin la victoria francesa frente a los marroquíes en Isly (1844) y la expedición a sus fronteras orientales en 1859. Presiones francesas en Santo Domingo (recelos ante la anexión española), México (reproches a la retirada de las tropas españolas), Perú-Chile (preocupación por los perjuicios causados a sus intereses económicos) e Italia (presiones al gabinete español para que reconociera a Italia). También se alude a los mutuos recelos y diferencias entre España y Estados Unidos, en las que la isla de Cuba fue el telón de fondo. Con Inglaterra, siempre celosa de la salvaguarda de sus intereses económicos, también existió tensiones en el ámbito americano y en el caso marroquí, en el que se opuso a conquistas territoriales por parte de España.

8En definitiva, el autor demuestra que, aunque hubo impulsos «quijotescos» y «románticos», la política exterior de la Unión Liberal no careció de coherencia y pragmatismo. Otra cuestión sería la de si tantos esfuerzos, así como los resultados obtenidos, compensaron el resquebrajamiento del edicio colonial : primera guerra independentista en Cuba (1868-1878) y motín de Cavite (1872). También cabe suponer que el haber optado lo mas prontamente posible por el reconocimiento de México, Perú, Chile y otros países, hubiera dado mas fruto que la «política de las cañoneras».

9Se trata, sin duda alguna, de un libro de enorme interés que, a partir de ahora, se ha convertido en una referencia obligatoria para todo estudio que se proponga el estudio de la política exterior hispana en el Ochocientos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Eloy Martín Corrales, « Juan Antonio Inarejos Muñoz, Intervenciones coloniales y nacionalismo español. La política exterior de la Unión Liberal y sus vínculos con la Francia de Napoleón III (1856-1868) », Mélanges de la Casa de Velázquez, 41-2 | 2011, 252-254.

Référence électronique

Eloy Martín Corrales, « Juan Antonio Inarejos Muñoz, Intervenciones coloniales y nacionalismo español. La política exterior de la Unión Liberal y sus vínculos con la Francia de Napoleón III (1856-1868) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 41-2 | 2011, mis en ligne le 17 février 2014, consulté le 02 septembre 2014. URL : http://mcv.revues.org/4166

Haut de page

Auteur

Eloy Martín Corrales

Universitat Pompeu Fabra.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org