Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Francisco Acosta Ramírez, Salvador Cruz Artacho, Manuel González de Molina Navarro, Socialismo y democracia en el campo (1880-1930). Los orígenes de la FNTT

Francisco Cobo Romero
p. 257-260
Référence(s) :

Francisco Acosta Ramírez, Salvador Cruz Artacho, Manuel González de Molina Navarro, Socialismo y democracia en el campo (1880-1930). Los orígenes de la FNTT, Madrid, Ministerio de Medio Ambiente, 2009, 496 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 17 février 2014.

1La historiografía tradicional sobre la conflictividad agraria y las expresiones de la protesta campesina del periodo de tránsito entre el paternalismo rural clientelar y el sindicalismo de masas se había mostrado esquiva con los análisis sobre las formas en que se produjo la progresiva inserción del campesinado en las disputas políticas nacionales, en especial en torno a aquéllas que giraron alrededor de la definición de las medidas arancelarias, el establecimiento de pactos comerciales con el exterior, la regulación de los mercados laborales o la distribución de la renta. En términos generales, dicha historiografía tan sólo había atendido a las expresiones tumultuarias o a las manifestaciones violentas protagonizadas por el campesinado y los jornaleros de inspiración preferentemente anarquista, resaltando el carácter espasmódico de sus periódicas manifestaciones de jacquerie o de revuelta espontánea, colectiva y generalmente violenta contra las formas de explotación de la mano de obra, o frente a las manipulaciones del poder ejercido por la burguesía agraria y los grandes propietarios latifundistas.

2Se hacía necesario, pues, abordar los fenómenos de incardinación de las protestas campesinas en el marco mucho más globalizado de las luchas y los conflictos sociales por la erradicación de las fórmulas de dominación clientelares o caciquiles más enraizadas en la vida política local, o en pos de la superación del régimen oligárquico liberal. De la misma forma que resultaba perentoria la impostergable edificación de un renovado cuadro interpretativo instalado sobre un sugerente paradigma historiográfico, que situase en su justo lugar al decisivo papel desempeñado por el mundo rural en los procesos de democratización que acabaron dando al traste con el sistema mismo de la Restauración.

3Frente a las más obsoletas interpretaciones acerca de la deriva casi inevitablemente revolucionaria atribuida a las luchas sociales protagonizadas por los jornaleros de las regiones latifundistas, mayoritariamente vinculados al sindicalismo de inspiración socialista o anarquista, la obra de los profesores Acosta Ramírez, Cruz Artacho y González de Molina se inscribe dentro de una fértil honda de innovadores estudios preocupados por destacar el protagonismo desempeñado por el campesinado en la formulación de reivindicaciones de naturaleza democrática, al tiempo que firmemente involucrados en el desentrañamiento de los complejos procesos de negociación sostenidos por aquél con las culturas políticas y sindicales de honda inspiración social más claramente comprometidas con la asunción de sus específicas demandas. Para los autores de la obra que aquí reseñamos, la progresiva y exitosa implantación de un modelo sindical de inspiración marxista o socialista entre numerosos segmentos del campesinado y los jornaleros fue el resultado de un accidentado proceso histórico de negociación y adaptación. En el transcurso del mencionado proceso el campesinado habría jugado un papel de primer orden, que incluso acabaría impregnando de objetivos y propuestas democratizadoras a las estrategias de movilización política y sindical empleadas por los socialistas entre la población rural. En el accidentado transcurso de la decisiva fase de tránsito desde los repertorios tradicionales de la protesta campesina y los motines de subsistencia hasta el definitivo asentamiento de la acción colectiva y la protesta organizada superadora del estrecho marco local, tuvieron lugar decisivas transformaciones en la agricultura española y en el proceso de politización de la sociedad rural que marcaron la impronta de las particulares formas que adoptó la estrategia seguida por los socialistas de cara a la movilización del campesinado.

4Según los autores, este nuevo panorama de complejas y diversificadas manifestaciones del conflicto agrario incitó a los socialistas a mostrarse dispuestos a conseguir el apoyo del campesinado y los jornaleros, sin duda animados por su particular estrategia de movilización electoral de amplios espectros de la población para alcanzar una suficiente representación parlamentaria con la que impulsar sus políticas de paulatina transformación del capitalismo. No obstante, en la definición de su peculiar programa para atraerse hacia sus filas al campesinado, los socialistas españoles se comportaron de manera muy parecida a como lo hicieron muchos de sus correligionarios europeos integrados en la Segunda Internacional, e hicieron uso de aquellas construcciones interpretativas y discursivas sobre el papel de la agricultura en la edificación del socialismo más hondamente impregnadas de las teorizaciones de la rígida ortodoxia marxista. Pero, a diferencia de sus particulares socios europeos, los socialistas de nuestro país combinaron las sentencias del marxismo agrario con las recetas a la solución de la «cuestión meridional» proporcionadas por la tradición del pensamiento regeneracionista. Para explicar el supuesto atraso de la agricultura española y la pobreza extrema de los jornaleros del sur, los socialistas aludían a la inveterada dualidad latifundio–minifundio. Culpabilizaban a la gran propiedad rústica, a la explotación indirecta de la tierra  y al hipotético absentismo de una burguesía usurera o rentista, de los pobres rendimientos alcanzados por la mayor parte de las tierras cultivadas. Algunos de ellos confiaron en la oportunidad de un programa reformista sobre la agricultura que atendiese las peticiones del pequeño campesinado familiar, fomentando el cultivo directo o implementando medidas de reforma fiscal que lo incitasen a la introducción de mejoras en sus modestas explotaciones. Pero por encima de estas posturas abiertamente minoritarias, los socialistas españoles se propusieron la movilización de los jornaleros para lograr la erradicación del capitalismo agrario y sus peores lacras: la gran propiedad extensivamente cultivada y la burguesía parasitaria a ella vinculada, concebidas como las principales responsables del imparable incremento del desempleo agrícola.

5Pertrechados con este bagaje teórico e interpretativo, desde los comienzos del siglo xx los socialistas españoles comenzaron a volcarse tímidamente a la realización de campañas propagandísticas en las zonas predominantemente agrarias donde aún existía una fuerte presencia de jornaleros, a fin de organizar políticamente al campesinado e integrarlo como un aliado fiel en sus disputas por la democratización del sistema oligárquico parlamentario heredado de la Restauración. En la materialización de tal empeño pudieron haberse inclinado hacia la incorporación a su programa de las demandas de muy diverso tipo provenientes del amplio segmento de pequeños propietarios, arrendatarios o aparceros, un decisivo sector de la población rural que venía padeciendo los rigores de una injusta política impositiva y de unas inflexibles reglas de mercado, que lo condenaban a ceder una importante porción de la renta y la riqueza agraria a beneficio de la burguesía rural y los grandes propietarios latifundistas. Sin embargo, los determinantes episodios de intensa conflictividad huelguística de las primeras décadas del siglo xx, protagonizados mayoritariamente por los asalariados agrícolas de aquellas comarcas rurales donde se había impuesto un férreo sistema de organización capitalista de la agricultura, inclinaron definitivamente a los socialistas a la elaboración de un programa agrario predominantemente pro-jornalero, encaminado hacia la defensa de la negociación salarial y el recurso a la huelga frente a una patronal intransigente y mayoritariamente instalada sobre el control caciquil de los resortes del poder local.

6Los autores no olvidan los condicionantes de tal decisión derivados de las rigideces teóricas de una predominante interpretación ortodoxa de los principios del marxismo agrario, siendo buenos conocedores, como lo son, de las agrias polémicas suscitadas a comienzos del siglo xx en el seno de la socialdemocracia europea en torno a la adopción de específicas estrategias políticas orientadas a ganarse el apoyo del campesinado familiar. Pese a la asunción de tales premisas, los autores se inclinan por pensar que, desde aquel año, y quizás influidos por las estentóreas manifestaciones huelguísticas protagonizadas entonces por los jornaleros del sur, los socialistas emplazaron su estrategia de movilización del campesinado sobre un eje central que giró en torno a una interpretación del problema agrario ortodoxamente marxista y obrerista.

7Además de un impecable análisis efectuado para dilucidar los múltiples vericuetos por los que discurrió la exitosa adaptación de la estrategia socialista a las reivindicaciones y los anhelos democratizadores expresados por una importante porción del campesinado español, se sostiene en el libro que el triunfo del sector más intransigente y mejor instalado en la dirección, identificado con las posturas marxistas de la «fracción pablista», fue el principal responsable de la deriva jornalerista descrita por la estrategia de los socialistas en torno a la movilización del mundo rural hasta el desencadenamiento de la guerra civil. Quizás quepa objetar a esto último que dicha «intransigencia» hunde sus raíces más profundas en el predominio casi indiscutido, hasta bien entrado el siglo xx, de las interpretaciones kautskistas en torno al papel crecientemente marginal cumplido por la pequeña propiedad en el proceso de avance imparable del capitalismo agrario, así como en la fe ciega depositada en la organización colectiva de la agricultura como firme garante para la edificación de la futura sociedad socialista. Tales interpretaciones, pese a los matices tacticistas que diferenciaron las estrategias seguidas por los principales partidos socialistas europeos en la movilización de los distintos segmentos del campesinado, modelaron la indeleble confianza depositada por casi todos ellos –incluso en el caso de la SFIO francesa, quizás la más proclive a incorporación circunstancial de las demandas del campesinado familiar– en la ulterior desaparición de la pequeña explotación campesina, y en la progresiva inserción de esta última en el marco de una utópica agricultura socialista y colectivizada.

8Objeciones al margen, nos encontramos frente a un excelente análisis de las múltiples e imprevisibles fórmulas que adoptó el proceso de inserción del campesinado en las disputas políticas nacionales a lo largo del extenso periodo de mercantilización y penetración del capitalismo en la agricultura española. Pero, por encima de todo, nos hallamos ante un brillante estudio sobre el papel determinante cumplido por los socialistas y el campesinado en la dificultosa tarea de sedimentación de valores e identidades de naturaleza democrática entre la sociedad rural de la España contemporánea.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Francisco Cobo Romero, « Francisco Acosta Ramírez, Salvador Cruz Artacho, Manuel González de Molina Navarro, Socialismo y democracia en el campo (1880-1930). Los orígenes de la FNTT », Mélanges de la Casa de Velázquez, 41-2 | 2011, 257-260.

Référence électronique

Francisco Cobo Romero, « Francisco Acosta Ramírez, Salvador Cruz Artacho, Manuel González de Molina Navarro, Socialismo y democracia en el campo (1880-1930). Los orígenes de la FNTT », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 41-2 | 2011, mis en ligne le 17 février 2014, consulté le 22 août 2014. URL : http://mcv.revues.org/4169

Haut de page

Auteur

Francisco Cobo Romero

Universidad de Granada.

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org