Navigation – Plan du site
Dossier. Tres momentos de cambio en la creación literaria del Siglo de Oro

Presentación

Mercedes Blanco
p. 9-15

Texte intégral

1La riqueza de la literatura del Siglo de Oro obedece no sólo al genio de algunos autores y al interés de una multitud de obras «menores», sino también a la rapidez y a la profundidad de las transformaciones acaecidas entre los primeros decenios del siglo xvi y los últimos del xvii. Éstas expresan en el mundo de las letras una experiencia histórica que conoce trastornos gigantescos como los que desencadena la expansión europea en América y en Océano Índico. Pero derivan de modo más inmediato y patente de variadas experimentaciones en el mismo terreno de la escritura, a favor de varios fenómenos correlativos que afectan a la noción misma de texto: el humanismo en la esfera intelectual; en el aspecto social, una cultura urbana en expansión con su consumo creciente de escritos y de espectáculos y su demanda de novedades y, por último, como instrumento que responde a estos movimientos de fondo, la imprenta, y como procedimiento de control y canalización de esta explosión de escritos, unos mecanismos institucionales de censura (Vega, Weiss, Esteve, 2010). Nuevos géneros destinados a un brillante porvenir a medio o a largo plazo, aparecen en la poesía, en la prosa y en el teatro, como síntoma de cambios profundos que afectan a las prácticas literarias. Es por cierto durante este período cuando nace la literatura como la entendemos, como escritura de arte dirigida al «público». La literatura, aunque permaneciendo fiel a los cometidos de deleitar y adoctrinar (delectare et docere) que le asignó la tradición clásica en la fórmula de Horacio, tiende a convertirse en el modo de ser de escritos que se dedican a poblar la mente humana de creaciones imaginarias y a desarrollar su aptitud de adueñarse de lo real mediante el lenguaje.

2Estos cambios, que para cobrar su pleno significado deben considerarse a escala europea, se observan con gran relieve en la literatura en lengua española. Como lo muestra el aporte insustituible de ésta a la historia europea de la novela y del teatro. O el que España aparezca en la conciencia literaria como la patria electiva de una escritura conceptuosa y aguda que será más tarde vinculada a lo que llamamos estética barroca. Por ello si la mayoría de las historias de la literatura de tipo comparatista se han hecho, sobre todo en el último siglo, marginando a lo hispánico y de modo general a lo ibérico, nos gustaría contribuir a invertir el proceso y a considerar la evolución moderna de la literatura bajo el ángulo de lo que se escribe en lengua española, sin olvidar la lengua portuguesa, porque las literaturas de Portugal y de España andan estrechamente unidas en este período, aunque los especialistas de una y otra no siempre lo tengan en cuenta.

3A propósito de cada objeto literario, la crítica está llamada a establecer la composición y la duración del conjunto histórico al que pertenece. Ahora bien, las demarcaciones cronológicas de que disponemos suelen carecer de rigor. Una de ellas, de uso corriente en Francia y en los países de lengua inglesa, se limita a aislar un Siglo de oro (Siècle d’or, Golden Age). Lo más corriente hoy en España es distinguir «Renacimiento» y «Barroco», respectivamente coincidentes de modo aproximado con los siglos xvi y xvii, admitiéndose en ciertos círculos como variante una tripartición entre «Renacimiento», «Manierismo», «Barroco». Estos períodos aparecen como divisiones internas de una Edad de Oro, flanqueada por períodos designados como Prerrenacimiento y Neoclasicismo.

4Sería ocioso pretender proscribir estas etiquetas que forman parte del lenguaje admitido, incluso si no lo es igualmente por todos. Nuestro propósito sería más bien someterlas a cuestionamiento, no para buscar bajo estos nombres una enésima definición abstracta de la constelación cultural que intentan definir, sino postulando que los períodos así llamados forman tramos en una evolución rápida con aceleraciones e inflexiones marcadas. Quisiéramos delimitar estos tramos, y sobre todo otros menos vastos e imprecisos, por líneas divisorias, y para ello localizar y analizar acontecimientos que conllevan o señalan innovaciones y rupturas. Suponemos que hay un acontecimiento en literatura cuando se puede aislar un hecho fechable y localizable, típica pero no únicamente la producción o la publicación de un determinado texto, que se proclama o se percibe como crítica de lo existente y fundación o comienzo de lo que no existía todavía. Pero debemos ser capaces de probar que a partir de la producción o publicación de tal texto o grupo de textos las cosas han cambiado, y que lo que sucede después se sitúa, frente al acontecimiento que señala la llegada de lo nuevo, como una adhesión o una resistencia.

5Algunos acontecimientos de este género han sido puestos de relieve desde que existe una historia de la literatura española: por ejemplo la publicación, en 1543, de Las obras de Boscán y algunas de Garcilaso de la Vega, o la difusión en Madrid, en 1613, de dos poemas mayores de Góngora, Polifemo y Soledad primera. Sin embargo, no existe que sepamos ningún cuadro de conjunto en que puedan integrarse. Tampoco un cuestionamiento sistemático de su naturaleza: ¿En qué medida han sido programados, preparados o instrumentalizados? ¿En qué serie de acontecimientos similares hay que insertarlos? ¿Son importantes como cristalización de algo que se está ya fraguando de modo menos vistoso o más gradual en otros textos? ¿O son al contrario verdaderos agentes del cambio y cómo podemos asegurarnos de ello?

6El propósito de los trabajos reunidos en este dossier es dar algunos pasos en la dirección indicada. Quisiéramos contribuir a construir ciertos «acontecimientos» que no necesariamente se limitan a un hecho aislado sino que consisten en la coincidencia en un breve lapso de tiempo de hechos varios, cuya agrupación constituye un acontecimiento en el sentido que le da al concepto Paul Ricoeur hablando de quasi-événement (Ricœur, 1983). En ciertos períodos fechables con relativa precisión, se observa en literatura una coyuntura favorable a un género, a una problemática de índole literaria, que se traduce por la propuesta de nuevas soluciones a un problema que se venía planteando de manera más o menos consciente y más o menos aguda. Según hipótesis digna de examen, este problema se plantea y exige soluciones porque en él se cruzan cadenas causales de distinta naturaleza, la línea evolutiva de la tradición literaria —cosa fácil de establecer— y por otro lado la demanda procedente de la coyuntura social, política, epistemológica y cultural, lo que es generalmente más difícil de demostrar. Aparecen entonces en fechas y lugares cercanos, a veces por obra de un solo autor que, bien mirado, no está tan solo como parece, obras poéticas y doctrinales formando una constelación capaz de instaurar por algún tiempo un nuevo modelo. El sistema de la literatura se recompone entonces para incluir ese nuevo dato.

7El presente dossier quiere ser un test metodológico a favor de esta concepción de la historia literaria. Consideraremos, a título de ejemplo, tres momentos de cambio (hay por supuesto bastantes más que podrían considerarse como tales) suponiendo que se inscriben en el complejo proceso que hace pasar de una literatura dominada por el humanismo (a principios del xvi) —y muy dependiente en ciertos ámbitos de la literatura italiana— a una literatura moderna española. De hecho, la depresión económica y la pérdida de influencia de España en Europa en la segunda mitad del xvii van a interferir en esta trayectoria y quebrar su desarrollo. Por eso creemos que es importante considerar estos procesos no de modo teleológico, considerando el punto al que condujeron en la realidad histórica, sino la dirección que tomaban y el norte al que apuntaban. Pensar las cosas en función de la «decadencia» es como determinar la trayectoria de un barco en función del punto en que zozobró. «Momentos» no quiere decir aquí breves porciones de tiempo, incluso si es muy importante su aspecto temporal. Querríamos que se percibiera en la palabra «momento» el sentido que le da la Real Academia de «oportunidad, ocasión propicia», y el sentido dinámico de «cantidad de movimiento».

La coyuntura épica en las primeras décadas del reinado de Felipe II (1549-1586)

8El propósito de los dos primeros artículos del dossier es considerar el poema épico de nueva planta, típicamente renacentista y ajeno al pasado de los olvidados cantares de gesta hispánicos, no en su desarrollo diacrónico global a lo largo de más de dos siglos, sino a partir de la hipótesis de una coyuntura favorable a su eclosión en el segundo tercio del siglo xvi. Estos artículos se enfrentan a la tarea de definir una coyuntura política y cultural en virtud de la cual la creación de un poema épico en lengua vernácula se convierte en el gran desafío al que debe responder el mundo de las letras ibéricas. Se busca afanosamente un poema que logre la adaptación moderna del modelo homérico y sobre todo virgiliano, que sepa sacar lecciones del gran éxito internacional del Orlando furioso de Ariosto, y que al mismo tiempo confiera sentido al hecho histórico todavía reciente de la expansión mundial de las potencias hispánica y portuguesa. En este momento inaugural la Poética de Aristóteles ocasiona fervientes inquietudes y ásperas discusiones en Italia pero tiene todavía incidencia limitada en España y Portugal, como puede confirmarse en un reciente volumen de ensayos sobre «la teoría de la épica en el siglo xvi (España, Francia, Italia y Portugal)» coordinado por María José Vega y Lara Vilá (Vega, Vilá, 2010).

9Un puñado de poemas en portugués inventan soluciones a la demanda épica del lado lusitano, proceso que ha analizado Hélió Alves en un estudio fundamental (Alves, 2001). Entre ellos sólo Os Lusíadas de Camoens cuya princeps es de 1572, goza de una fama que ha eclipsado a los demás, no tanto por sus indudables méritos como por haber sido elegido por la memoria portuguesa como monumento nacional. Del lado castellano, la Araucana de Ercilla, desde su primera parte (1569) propone una solución que pese a su inestabilidad, servirá de modelo a gran parte de la producción posterior. En los años finales del decenio de 1570 se da una confluencia de los dos modelos, a raíz de la crisis portuguesa abierta por el desastre de don Sebastián en África y por la anexión de Portugal a los dominios del monarca hispano. Se observa esa confluencia en la segunda parte de la Araucana (1578), en el poema en castellano del portugués Corte-Real, Felicíssima victoria 1576-1578), y en las dos traducciones al español de Os Lusíadas, patrocinadas por las universidades de Salamanca y de Alcalá (1580). En años sucesivos, el modelo así constituido será canonizado en poemas que se inspiran de estas obras fundacionales. Será también puesto en entredicho por la atracción de un nuevo modelo ajeno al ámbito ibérico, la Jerusalén liberada (1575) de Torquato Tasso, cuya fuerza procede de la conjunción de un admirable logro poético y de un fuerte apoyo doctrinal.

10Dentro de este período destacan unas cuantas fechas, que sirven de límite en los dos artículos presentados, los de Aude Plagnard y Hélio Alves. Aude Plagnard examina el lustro que va de 1549 a 1556, durante el cual aparecen en una brusca floración las traducciones poéticas de la épica clásica e italiana, a su manera verdaderas creaciones, desde la primera edición del Orlando furioso de Jerónimo de Urrea a La Ulyxea de Gonzalo Pérez. Por su parte, Hélio Alves perfila una coyuntura épica hispano-portuguesa basada en la creación de «maravillas» que se presentan a un tiempo como parte de la historia. El período acotado en su artículo discurre entre el Carlo famoso de Luis Zapata (1566), que según Maxime Chevalier, resulta el intento menos fallido de componer un poema sobre la vida de Carlos V, y el poema de Gabriel Lasso de la Vega, Cortés valeroso y Mexicana (1588), cuya concepción y ejecución están aun dentro de la tónica marcada por Ercilla. Muy cerca de esta segunda fecha, habría que considerar Las lágrimas de Angélica (1586), la más brillante hispanización de la materia carolingia inspirada en Ariosto y uno de los pocos ejemplos del género cuidadosamente analizados en el día de hoy, gracias a la labor de José Lara Garrido (Lara Garrido, 1999); como también el poema de Juan Rufo, la Austriada (1584), en que se percibe ya el influjo de la solución brillante pero provisional de la cuestión épica propuesta por la Jerusalén de Tasso. Basta observar un cuadro cronológico como el que propone la reciente tesis de Lara Vilá, Épica e imperio (Vilà y Tomás, 2001), en el que figuran en paralelo las impresiones, reimpresiones, traducciones y discursos teóricos vinculados a la epopeya culta en lengua vernácula, para convencerse de la frecuencia de hechos notables asociados en esos años a la emergencia de una épica española enteramente renovada.

La revolución gongorina (1613-1630)

11Los dos artículos que siguen, de Mercedes Blanco y Jesús Ponce Cárdenas, se dedican a la recepción de la obra de Góngora, tratada como modelo y como revulsivo. En contribuciones recientes, Antonio Carreira (Carreira, 2010) y José Lara Garrido (Lara Garrido, 2008) acuñan la expresión de «revolución gongorina» para dar cuenta de la influencia avasalladora de estos poemas y de toda la obra de Góngora sobre las literaturas de España y de Portugal en el siglo xvii, apenas frenada por resistencias que se expresan en la polémica suscitada por el Polifemo y Soledades. La cronología apuntada va de la primera difusión de la Fábula de Polifemo y Galatea y de la Soledad primera en Madrid a la proclamación del triunfo póstumo de Góngora en las Lecciones solemnes de Pellicer, primer comentario impreso del conjunto de los «grandes» poemas, Polifemo, Soledades y Panegírico del duque de Lerma. Para el estudio y la interpretación de estos textos, el conocimiento de la polémica que suscitaron, o el examen de su prolongada influencia, disponemos de los resultados de un siglo de investigaciones, no pocas veces de gran calidad. Pero el debate estético e ideológico acerca de Góngora y el gongorismo, que ha resurgido varias veces a lo largo de los siglos, o, dicho de otro modo, las reacciones pasionales y los juicios de valor tajantes que provoca esta poesía, tal vez todavía hoy, han tendido a ocultar la cuestión estrictamente histórica que plantea. Querríamos enfrentarnos con dicha cuestión reconstruyendo, como en el caso de la épica, la coyuntura que hizo posibles estos poemas y el conjunto de expectativas y de problemas a los que respondían. Esperamos con ello entender mejor las razones profundas del asombro que causan y el por qué de una influencia tan amplia, que se extiende mucho más allá de los géneros a los que pertenecen —por otra parte problemáticos— y sobre todo tan intensa y duradera.

Una nueva idea de la tragedia (1623-1633)

12A finales del decenio de 1620 y en el decenio de 1630, cuando el sistema teatral fundado sobre la preeminencia de la comedia, al que se asociaba el magisterio de Lope de Vega, había alcanzado un alto grado de madurez y de estabilidad, aparecen experimentaciones nuevas destinadas a acrecentar el prestigio estrictamente literario de un teatro que ha llegado a formar parte de las instituciones culturales más asentadas de la España de entonces. Los tres últimos trabajos del dossier, de Mercedes Blanco, Florence d’Artois y Fausta Antonucci, consideran entre dichas experimentaciones aquélla que intenta producir tragedias que tengan en cuenta la idea de este género legada por la Antigüedad a través del humanismo, y que, por otra parte, no desorienten demasiado al público que ha contribuido a moldear la comedia y que sigue siendo responsable de su éxito. Incluimos en esta coyuntura «trágica» algunas obras del joven Calderón y de Rojas Zorrilla, ciertas obras de Lope de Vega entre las cuales destaca el Castigo sin venganza (1631), y la publicación de un tratado como la Nueva idea de la tragedia antigua de González de Salas (1633), para el que disponemos de una excelente edición y estudio de Luis Sánchez Laílla (González de Salas, Nueva idea de la tragedia antigua, 2003). Se trataría de entender lo que hizo posible que un lenguaje teatral como el de la comedia, flexible y pragmático al extremo, que se construyó contra la tragedia o ignorándola, lograra no obstante emplearse en obras que se presentan expresamente como tragedias y que toman incluso prestados ciertos perfiles argumentales, ciertos temas y ciertos dilemas antropológicos a la tradición trágica de la Antigüedad y del Renacimiento. Ensayaremos también hipótesis sobre las condiciones y motivos de esta experimentación y sobre el vínculo que mantiene con la estética barroca.

Haut de page

Bibliographie

Alves, Hélio J. S. (2001), Camões, Corte-Real e o Sistema da Epopeia Quinhentista, Coimbra.

Carreira, Antonio (2010), «Góngora y el canon poético», en Begoña López Bueno (ed.), El canon poético en el siglo XVII, Sevilla, pp. 395-420.

Chevalier, Maxime (1966), L’Arioste en Espagne (1530-1650). Recherches sur la réception du « Roland furieux », Burdeos.

Lara Garrido, José (1999), Los mejores plectros. Teoría y práctica de la épica culta en el siglo de Oro, Málaga.

Lara Garrido, José (2007), «La estela de la revolución gongorina. Relieves para una cartografía incompleta del gongorismo», en Andrés Soria Olmedo (ed.), Una densa polimorfía de belleza. Góngora y el grupo del 27, Sevilla, pp. 121-168.

Ricœur, Paul(1983), Temps et récit, t. 1, « L’intrigue et le récit historique », París.

González de Salas, Jusepe Antonio, Nueva idea de la tragedia antigua (Madrid, Francisco Martinez, 1633), Luis Sánchez Laílla (ed.), Kassel, 2003, 2 vols.

Vega, María José, Vilà, Lara (2010), La teoría de la épica en el siglo xvi (España, Francia, Italia y Portugal), Vigo.

Vega, María José, Weiss, Julián, Esteve, Cesc (2010), Reading and Censorship in Early Modern Europe, Bellaterra.

Vilà y Tomás, Lara (2001), Épica e imperio. Imitación virgiliana y propaganda política en la épica española del siglo xvi, tesis doctoral inédita, Universitat Autònoma de Barcelona.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Mercedes Blanco, « Presentación », Mélanges de la Casa de Velázquez, 42-1 | 2012, 9-15.

Référence électronique

Mercedes Blanco, « Presentación », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 42-1 | 2012, mis en ligne le 09 novembre 2012, consulté le 06 mai 2016. URL : http://mcv.revues.org/4204

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org