Navigation – Plan du site
Comptes rendus

Gemma Rubí, Francesc Espinet (eds.), Solidaritat Catalana i Espanya (1905-1909)

Javier Moreno Luzón
p. 310-312
Référence(s) :

Gemma Rubí, Francesc Espinet (eds.), Solidaritat Catalana i Espanya (1905-1909), Barcelona, Editorial Base, 2008, 300 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 16 novembre 2014.

1Hace décadas que el libro colectivo se ha convertido, dentro y fuera de España, en uno de los principales medios de expresión de los historiadores, cada día más acostumbrados a trabajar en equipos de investigación y a participar en jornadas cuyos resultados se vuelcan en este tipo de publicaciones. También resulta frecuente que esos encuentros se celebren con motivo de una u otra conmemoración histórica, en una sociedad que vive pendiente de los aniversarios. Ambos rasgos no tienen por qué ser negativos, sino que, muy al contrario, pueden aprovecharse para dar a conocer aportaciones relevantes al conocimiento de un periodo o de un tema, más aún si la obra no consiste en una mera yuxtaposición de textos heterogéneos sino que posee cierta coherencia interna y trata los aspectos básicos del asunto. Es el caso de este libro, producto de un coloquio organizado para recordar las elecciones que en 1907 dieron la victoria en Cataluña a las candidaturas de Solidaritat Catalana, un hito en la evolución política de la España de entonces.

2La colección de ensayos se abre con una reflexión sobre el uso del término «solidaridad» a comienzos del siglo XX, cuyo origen inmediato se sitúa en Francia, donde adquirió un significado no sólo político sino también humanitario en el obrerismo y entre los republicanos que renovaron el pensamiento liberal. De ahí lo tomaron los hombres de la Lliga Regionalista, que, según Enric Ucelay-Da Cal, tuvieron la genialidad de apropiarse de la palabra para denominar con ella una coalición que concebían como la respuesta unánime de los catalanes contra gobiernos entregados al militarismo. Porque, como explica Borja de Riquer i Permanyer, la Lliga fue la principal protagonista y beneficiaria de la empresa, que se nutrió de la indignación provocada por el centralismo y las cesiones gubernamentales ante el ejército, comenzando por la ley que ponía en manos de los tribunales castrenses algunos delitos de opinión. La confluencia de intelectuales y políticos lligaires se producía cuando Cataluña, sobre todo Barcelona, entraba de lleno en la política de masas y las elecciones se hacían auténticas. En las generales de 1907, revisadas con detenimiento por Gemma Rubí, la amalgama de catalanistas, republicanos de diversas procedencias y carlistas arrasó en los distritos de las cuatro provincias, lo cual cambió el paisaje político y situó la cuestión catalana en el centro de la escena pública española. Fueron unos comicios movilizados, en los que una participación discreta bastó para barrer a los partidos dinásticos.

3El análisis de aquella coyuntura permite añadir otros argumentos interesantes. Así, se subrayan la pluralidad de la Solidaritat y el papel que representaron en ella los grupos republicanos. Pere Gabriel da cuenta del nacimiento en Cataluña de un republicanismo nacionalista, de raíces federales, enfrentado al españolismo de Alejandro Lerroux y destinado a tener un relieve notable después de la Gran Guerra. Sin embargo, lo más innovador del libro se deriva, a mi juicio, de considerar la dinámica solidaria un fenómeno de ámbito estatal, no sólo catalán. Porque, como es sabido, la Lliga pretendía transformar todo el sistema político español para dar cabida en él a sus demandas. Y también porque el impulso de Cataluña y la formación de Solidaridades en otras regiones aspiraban a regenerar, e incluso a democratizar, el entramado político de la Restauración. Eso explica la importancia del liderazgo de Nicolás Salmerón, que, como afirma Fernando Martínez López, siempre vio en el experimento –acorde con su propio concepto organicista de la nación española– un reflejo de la auténtica voluntad ciudadana. De modo que la idea se expandió por Andalucía o Valencia, aunque tuvo sus mayores éxitos en Galicia, que estudia Miguel Cabo Villaverde para mostrar cómo la lucha anticaciquil se imbricó con las reivindicaciones agraristas para agitar las aguas de la política tradicional. Dentro del País Vasco, del que se ocupa Ludger Mees, la Liga Foral Autonomista, que no contaba con el PNV, tuvo una existencia fugaz en Guipúzcoa. Un repaso a la prensa de la Solidaritat, de Francesc Espinet, y un breve capítulo sobre la Semana Trágica, de Ramon Alquézar, cierran el volumen.

4La mayoría de estos autores coincide en subrayar la fragilidad de los movimientos solidarios, consecuencia ante todo de su heterogénea composición. Resultaba muy difícil poner de acuerdo, y más aún mantener juntos, a republicanos y tradicionalistas. Fuera de Cataluña, el regionalismo apenas tenía fuerza, mientras que las divergencias entre las facciones republicanas hacían imposible aunar esfuerzos a largo plazo. A todo lo cual se sumaba el arraigo del anticatalanismo, que desconfiaba de las Solidaridades. Por otra parte, el juego parlamentario terminó dividiendo a los coaligados en izquierdas y derechas, mientras la Lliga consolidaba para muchos años su función como representante casi exclusivo del catalanismo en las Cortes. Es decir, la Solidaritat Catalana fue importante pero efímera.

5Esta obra la retrata bien, aunque no se libra de pequeños defectos que perjudican un tanto el conjunto. Se deslizan imprecisiones, como dar a entender que la ley de jurisdicciones de 1906 puso bajo el fuero militar las ofensas contra España, pues al final lo hizo sólo con las que afectaban al ejército y la armada. Por cierto, no sería ocioso averiguar cómo se aplicó en Cataluña. O excesos innecesarios, como una cronología acerca de la prensa que ocupa más de cuarenta páginas. Y, en algunos textos, el abuso de un enfoque que atribuye las acciones de conservadores y liberales a su cerrazón centralista y represiva, a un españolismo retardatario que contrasta con la civilizada apertura de los afanes nacionalistas catalanes. Con ello, además de inclinarse por un nacionalismo frente al otro, se olvidan diferencias esenciales, ideológicas y de estrategia, entre ambas fuerzas monárquicas. En la historia de la Solidaritat –desde sus triunfos electorales hasta su ruptura– tuvo un peso decisivo la predisposición favorable del partido conservador de Antonio Maura hacia los catalanistas moderados, que aspiraba a integrar en el sistema político y actuaron como aliados suyos en el parlamento. Al mismo tiempo, el liberal, próximo en principio al lerrouxismo –un movimiento de masas, como el catalanismo–, quiso atraerse más tarde a la izquierda solidaria. En todo caso, el libro trata con solvencia y rigor las distintas vertientes de aquel episodio, crucial para la modernización de la política catalana –y, en general, de la española– de comienzos del siglo xx.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Javier Moreno Luzón, « Gemma Rubí, Francesc Espinet (eds.), Solidaritat Catalana i Espanya (1905-1909) », Mélanges de la Casa de Velázquez, 42-1 | 2012, 310-312.

Référence électronique

Javier Moreno Luzón, « Gemma Rubí, Francesc Espinet (eds.), Solidaritat Catalana i Espanya (1905-1909) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 42-1 | 2012, mis en ligne le 16 novembre 2014, consulté le 17 avril 2014. URL : http://mcv.revues.org/4497

Haut de page

Auteur

Javier Moreno Luzón

Universidad Complutense de Madrid.

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org