Navigation – Plan du site
Dossier. Género, sexo y nación: representaciones y prácticas políticas en España (siglos xix-xx)‎

Masculinidad y nación en la España de los años 1920 y 1930

Masculinité et nation dans l’Espagne des années 1920 et 1930
Masculinity and nation in Spain in the 1920s and 1930s
Nerea Aresti
p. 55-72

Résumés

Cet article explore le rapport dialectique entre les concepts de masculinité et de nation espagnole dans l’élaboration de modèles identitaires au cours des années 1920 et 1930. Il s’intéresse aux avatars de l’idéal de « l’homme espagnol » pendant ces décennies, en mettant l’accent sur deux projets : d’une part, le courant le plus conservateur trouva dans la dictature du général Primo de Rivera un contexte particulièrement favorable à la diffusion d’une proposition régénératrice qui, en dépit d’objectifs ambitieux, fit long feu. D’autre part, les républicains forgèrent un projet destiné à renouveler et à moderniser les idéaux de masculinité, avec l’appui des institutions qui légiféraient en matière de politique sociale. Le début de la guerre civile bouscula ces deux courants et ouvrit une nouvelle période où le patriotisme devint la valeur centrale de la masculinité normative.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 El concepto de «masculinidad hegemónica» es deudor de Raewyn Connell, quién lo acuñó y definió como (...)

1La España de los años veinte y treinta del pasado siglo asistió a grandes cambios en las relaciones de género. Las propias categorías de «hombre» y «mujer» evolucionaron al ritmo de los tiempos. En concreto, los ideales de masculinidad fueron reconstruidos en diálogo y conflicto con conceptos tales como el de nación, clase social y se articularon de forma diferenciada en las diversas culturas políticas. En cierta medida, estos ideales de virilidad cooperaron fructíferamente con la idea de España en la construcción de identidades individuales y colectivas, de género y nacionales a un mismo tiempo. Sin embargo, la categoría «hombre español» se mostró particularmente inestable y precaria en un contexto histórico en el que ni la virilidad ni la nación resultaban ser nociones firmes e inequívocas. Al contrario, visiones distintas y enfrentadas establecieron una pugna por definir, y en ocasiones incluso negar, este modelo viril y nacional. En las siguientes páginas me acercaré a los avatares de este ideal en unas décadas especialmente dinámicas, las de los años veinte y treinta. Pretendo analizar los términos de este enfrentamiento discursivo y político, y evaluar hasta qué punto es posible reconocer en esta evolución un estereotipo nacional de masculinidad hegemónica1.

La quiebra de viejas certidumbres

  • 2 Los logros derivados de la Gran Guerra han sido matizados e incluso cuestionados por la historiogra (...)

2Las relaciones de género en la sociedad española de principios del siglo xx estaban sometidas, como sucede en todo momento histórico, a la inestabilidad y a los efectos del cambio. Sin embargo, determinadas ideas y concepciones profundamente arraigadas en el conjunto social, ofrecían aún un grado de certidumbre que se vio truncado años más tarde. El punto de partida de este análisis lo constituyen los cambios que acompañaron a la Primera Guerra Mundial. Como bien sabemos, la Gran Guerra y el conjunto de fenómenos asociados a ella tuvieron un efecto decisivo en las actitudes hacia las cuestiones de género. A pesar de la neutralidad española en la contienda, las consecuencias económicas y sociales de la Gran Guerra fueron importantes, y la experiencia bélica y el clima internacional creado por ella afectaron, aunque de forma desigual y a menudo contradictoria2, a los terrenos económico, social y cultural. En el plano de la construcción de referentes para las identidades de género, la Guerra tuvo un efecto significativo en dos planos. Por un lado, provocó un estado de incertidumbre sin precedentes con respecto a las fronteras que separaban los conceptos de mujer y hombre. Por otro lado, las nuevas inquietudes en torno a la solidez de la diferencia sexual, tal y como había sido entendida hasta entonces, precipitó un aluvión de producción discursiva.

  • 3 El caso francés y la figura de la garçonne son paradigmáticos en este sentido. Véase Hunt, 1991 y R (...)
  • 4 Mangini, 2001. Véase también Llona, 2002.
  • 5 Jordi Luengo plantea que ambas figuras, el dandy y el señorito bien, tenían realmente poco en común (...)

3La general convicción acerca de la inferioridad de las mujeres y la debilidad relativa del feminismo español, que no había logrado perturbar e inquietar las conciencias de forma comparable a lo sucedido en otros países occidentales, hacían posible, en los comienzos de la centuria, este estado de relativo sosiego masculino. Sin embargo, la quiebra de aquella firme certeza sobre la incapacidad femenina y el efecto desestabilizador de nuevas figuras como la de la mujer moderna de los años veinte, alimentaron inquietudes y miedos sobre el futuro del orden de género3. La mujer moderna española, influida por los modelos de la flapper anglosajona y la garçonne francesa, representaba una nueva generación de jóvenes, a menudo de clase acomodada, que había tenido la posibilidad de recibir una educación y compartía aspiraciones profesionales4. Asimismo, surgieron nuevas imágenes de la masculinidad, y la figura del dandy fue asociada al nuevo «señorito bien» español5. Estos modelos, que en ocasiones representaban una realidad más simbólica que social, tuvieron un importante efecto desestabilizador y de desafío a las fronteras que separaban ambos sexos. Las nuevas amenazas hicieron tambalear lo que eran férreas convicciones en torno a la diferencia sexual.

  • 6 González Blanco, 1930.
  • 7 Díez Fernández, 1930, p. 55, y p. 54 la frase posterior.

4A veces, los misóginos más beligerantes fueron particularmente claros a la hora de exponer sus temores. Edmundo González Blanco, quien había sido un ferviente defensor de la inferioridad de las mujeres con respecto a los hombres, supo describir con rotundidad el nuevo contexto abierto por la Primera Guerra Mundial en relación con las denominadas «cuestiones sexuales», un nuevo escenario en el que la idea de la inferioridad tenía que enfrentarse a las demostraciones prácticas, e inapelables, de la capacidad femenina en distintos ámbitos de la vida social y profesional. «Asaltado por todas partes, sentenció, el hombre se defiende como puede, en esta competencia escandalosa, pero, bajo la presión unánime del público, se ve forzado, a su pesar, a tolerar y transigir con los hechos consumados». Pero a pesar de ello, aseguró, nada le importaba «ir contra la sociedad entera, porque esa sociedad, después de la pasada conflagración mundial, se ha vuelto perfectamente loca6». La inquietud surgida en torno a los cambios en marcha puso en cuestión la propia definición de cada sexo y de las diferencias que distinguían a ambos. Tal y como sucedería en las últimas décadas del siglo xx, en el contexto creado por el desarrollo del movimiento feminista de los años setenta, las líneas divisorias entre hombres y mujeres se difuminaron en cierta medida, haciendo proliferar los interrogantes típicos de estos momentos de desconcierto: «¿Qué es ser hombre o mujer? ¿Qué significa el sexo?» se preguntaba en 1930 uno de aquellos expertos en estas materias, Carlos Díez Fernández, a la vez que añadía: «Sólo sienten deseos de definirse los que no saben lo que son. Y el mundo entero lleva unos cuantos años ocupado en ese afán7».

5Aquella sociedad fue capaz de generar muchas respuestas a estas importantes preguntas. Respuestas diversas, con propuestas distintas, pero que estuvieron dominadas en su mayoría por un deseo, por una preocupación: la recuperación de la certidumbre perdida, no únicamente en el terreno de las relaciones entre hombres y mujeres, sino también como un empeño de recuperación de la capacidad debilitada del género para hacer del mundo algo inteligible y ordenado. Como señalaba al comienzo, esta capacidad significadora se había visto disminuida de la mano de la amenazante imagen de la mujer moderna, de lo que se denominó el tercer sexo, la ambigüedad perturbadora, de las dudas razonables sobre la superioridad natural de los hombres y sobre la incapacidad de las mujeres para desempeñar una serie de tareas consideradas típicamente masculinas. El intento por recuperar la certidumbre en cierto modo perdida se plasmó en proyectos dirigidos a redefinir la diferencia sexual, en términos más renovadores unas veces y menos en otras. Durante los años veinte hubo así una extraordinaria proliferación de los discursos sobre estas cuestiones, muchos de los cuales estuvieron destinados a redefinir la feminidad, si bien no fueron escasos los que respondieron al empeño por definir lo que significaba ser un hombre. Con respecto a estos últimos, entre los distintos proyectos que se desarrollaron en aquellos años, me gustaría destacar dos, cuya visión comparativa nos pueden servir para evaluar formas diferentes de articulación de las categorías de masculinidad y nación en un mismo contexto.

Masculinidad nacional y progreso

6En primer lugar, me referiré al ideal de masculinidad creado por un conjunto de liberales, a menudo progresistas, muchos hombres y algunas mujeres, sobre todo de clase media, médicos y biólogos, abogados y juristas, periodistas, literatos y teóricos sociales. Eran los nuevos moralistas laicos. Todos ellos compartían la convicción de que era necesaria una renovación y secularización de los ideales de género, y que el instrumento idóneo para interpretar lo que consideraban una realidad natural era la ciencia, particularmente la biología. A través de la ciencia, ellos fueron capaces de naturalizar con enorme eficacia la feminidad y la masculinidad, y crear así la ilusión de existencia de una sustancia prediscursiva inalterable que blindaba las categorías «hombre» y «mujer». Aquel proyecto aspiraba a consumar discursivamente el proceso de sexualización de los seres humanos y del mundo que les rodeaba, radicalizando así la idea de la total diferenciación sexual. En realidad, aquel mundo que era dos mundos, cada uno con su propio código y sus propias leyes, mundos complementarios e incomparables, ni superiores ni inferiores entre sí, era una perversa fantasía que escondía y apuntalaba unas relaciones de poder ya inconfesables desde la defensa teórica de los derechos universales. Se trataba, insisto, de la culminación de un proceso iniciado muchas décadas atrás.

7Se fue conformando así un cuerpo discursivo dispuesto a convertirse en un verdadero programa de intervención social en el que, además de otras muchas medidas, la educación en este terreno ocuparía un lugar central. Y ello a pesar de que la naturaleza dictaba, supuestamente de forma infalible, el destino de los seres humanos y determinaba, a partir de una interpretación cultural de sus cuerpos, su papel en la sociedad. El reputado jurista Luis Jiménez de Asúa resumió este programa de acción y defendió así la necesidad de

  • 8 Jiménez de Asúa, 1984, p. 17.

la educación sexual, concebida en su más extensa acepción, que enseñe al hombre el verdadero ideal viril, y a la hembra el auténtico fin femenino, que haga más hombres a los varones y más femeninas a las mujeres…; la lucha contra el donjuanismo y la prostitución reglamentada, y el combate contra el desdoblamiento del amor, que lleva a los hombres a la poligamia8.

8Jiménez de Asúa definió de este modo los ingredientes fundamentales de un modelo de virilidad que, sin hacer peligrar la supremacía masculina en las relaciones de género, presentaba una serie de rasgos decididamente innovadores. En el seno de este movimiento reformista, quizás fue el doctor en medicina Gregorio Marañón quien mayor influjo logró a la hora de definir la «verdadera masculinidad». En esta cuestión concreta, su propuesta se convirtió en una cruzada contra el ideal representado por el Don Juan. Esta figura aparecía retratada como un modelo de masculinidad caduco, obsoleto, no digno de representar un «tipo nacional». El donjuanismo, se decía, estaba realmente muy arraigado en el conjunto social, muy arraigado también en la historia y en la tradición nacionales, por lo que su erradicación exigía determinación y vehemencia. Esta labor adquiría particular trascendencia porque el rechazo del modelo donjuanesco como representante de un ideal patriótico era asimismo un modo de redefinir la propia identidad nacional.

  • 9 Lafora, 1927, p. 39.
  • 10 Sánchez de Rivera, 1924, p. 161.
  • 11 Lafora, 1933, p. 15.
  • 12 Marañón, 1924 b, p. 215.
  • 13 Ibid., p. 273.
  • 14 Un análisis de este impacto en Aresti, 2001. Sobre el impacto de los cambios discursivos en la evol (...)

9El donjuán era a menudo descrito como el típico joven español, hastiado ya del comercio sexual común y rebuscador de nuevas aventuras9. Era definido por su falta de autocontrol, así como por su inclinación a la poligamia y a la irresponsabilidad paterna. El tipo de muchacho español de aspecto esmirriado y adornos superfluos debía ser sustituido por el de una masculinidad vigorosa física y mentalmente10. Para arrebatarle el atractivo como referente identitario entre los jóvenes del país, el que sería calificado de «mal endémico» nacional11 fue feminizado en la nueva retórica, reducido a la condición de mito de baja estofa. De hecho, se argumentó, el donjuán era totalmente ajeno a los auténticos valores asociados a la masculinidad verdadera12. Así, en 1924, a través de las páginas de El Siglo Médico, Gregorio Marañón anunció: «El cetro de la masculinidad cae de las manos del gran farsante13». Las teorías de Marañón, muy elaboradas y avaladas por la que era considerada en aquel momento una sólida fundamentación científica, médica y biológica, tuvieron una gran repercusión social, y fueron miles de veces citadas y recreadas14. El impacto de sus propuestas alcanzó incluso el terreno artístico y el ejemplo de una obra pictórica, representación plástica de aquellas propuestas, es ilustrativo de los fatales efectos que la feminización provoca en un ideal masculino. El artista vasco Elías Salaverría imaginó el tenorio caracterizado por Marañón y lo plasmó en su cuadro titulado Don Juan. La obra de Salaverría levantó una gran expectación. Corría el año 1927 cuando aquella figura pictórica fue descrita del siguiente modo por la prensa:

  • 15 González, Melitón, «El “Don Juan” de Elías Salaverría, en la Casa de Prensa española», ABC, 27 de d (...)

Un degenerado, casi con moño, a punto de colocarse la yema del índice izquierdo en el labio inferior, casi con faldas de bailarina. […]
Todo primer actor que con esto se encuentre conforme, si quiere dar muestra de su conciencia y honradez artísticas, cuando haya de representarse el Tenorio deberá ceder el papel de Don Juan a la primera actriz15.

  • 16 Pérez de Ayala, 1926, pp. 59, 62 y 63.
  • 17 Pérez Gutiérrez, 1997, p. 371.

10Aquellos discursos e imágenes arrebataban al ideal donjuanesco su patente de virilidad. Un afeminado con anatomía de eunuco, en expresión de Ramón Pérez de Ayala16, no podía ser digno representante de la hombría nacional. En oposición a Don Juan, el modelo propuesto por los nuevos moralistas laicos era el hombre autocontrolado, monógamo, trabajador y ejemplo de austeridad. Un tipo de hombre no muy distante de aquel descrito por Unamuno, quien sentenció que la causa de la libertad no prosperaría en España hasta que gobernaran el país «un buen número de liberales que se acuesten a las diez, no beban más que agua, no jueguen juegos de azar, y no tengan querida17».

  • 18 Marañón, 1966, p. 83.

11De entre los valores que debían conformar este ideal destacaba el trabajo, convertido en seña de identidad del hombre verdadero. Gregorio Marañón destacó la laboriosidad como elemento crucial del nuevo hombre frente al Tenorio: «El hombre más viril es el que trabaja más, el que vence mejor a los demás hombres, y no el don Juan que burla a pobres mujeres»18. Este énfasis resultaría ser particularmente fructífero en los medios obreros, en concreto socialistas, en la labor de dignificación de la masculinidad obrera, si bien generó asimismo otro tipo de conflictos, relacionados sobre todo con la incapacidad de los hombres de clase trabajadora de garantizar en solitario la supervivencia de la unidad familiar. No sorprende el hecho de que, en esta retórica, el cura y el señorito fueran las imágenes más denostadas. Este modelo adoptó así unas importantes connotaciones de clase dependiendo del medio social y político en el que fue resignificado. Por otro lado, en los discursos de este grupo de nuevos moralistas laicos, una profesión y un estereotipo representaban el epítome y más pura expresión de la masculinidad deseable: en relación a la profesión, entre los científicos, los médicos gozaron del liderazgo; por otro lado, el modelo de virilidad anglosajón, un referente de civilización y progreso, fue presentado con frecuencia como un ejemplo a seguir.

  • 19 Unamuno, 1967, p. 1024.

12En definitiva, el modelo de masculinidad creado por el conjunto de discursos a que estamos haciendo referencia, apareció conectado con una serie de valores que se entendían asociados a unas ideas de progreso y de civilización modernas, cuyos máximos exponentes eran encontrados más allá de nuestras fronteras. Esto no significa que aquellos teóricos de las «cuestiones sexuales» renunciaran a la tarea de construir un modelo nacional de virilidad. De hecho, muchos de ellos sí aspiraban a crear tal arquetipo, en un proyecto de renovación y ruptura con elementos claves de figuras y referentes de larga tradición. Para estos teóricos sociales, el hombre moderno era el ciudadano consciente de sus derechos y responsable de sus obligaciones, un sujeto político alejado del legendario caballero español, cuyo profundo sentido del honor, de la jerarquía, del trabajo y de la respetabilidad le relacionaban con una visión del mundo bien distinta. Ya en 1916, Miguel de Unamuno, en su novela de expresivo título Nada menos que todo un hombre, opuso los conceptos de hombre y caballero, decantándose firmemente por el primero. A través del personaje protagonista masculino de la novela, Alejandro, exclamaba: «¿Caballero yo? ¿Yo caballero? […] ¿Yo? ¿Alejandro Gómez? ¡Nunca! ¡Yo no soy más que un hombre, pero todo un hombre, nada menos que todo un hombre!19». Esta ruptura con un modelo legendario de caballero español y la búsqueda de referentes en Europa, hicieron que la relación entre masculinidad y nación española, como portadora esta última de valores y esencias, fuera menos directa, menos fluida de lo que resultó ser en las formulaciones realizadas desde posiciones ideológicas más conservadoras.

La regeneración del «hombre español» en el proyecto de Primo de Rivera

  • 20 Diario de Barcelona, 13 de septiembre de 1923. Difundido en toda la prensa nacional.

13Durante los años veinte, no sólo los liberales de vocación secularizante estuvieron empeñados en ofrecer una respuesta a la pregunta de Carlos Díez Martínez «¿Qué es ser un hombre?» o, más aún, en qué consistía el ser un «hombre español». Desde los sectores más afines al régimen primorriverista se construyó también una alternativa en torno a estas cuestiones, una propuesta en la que masculinidad y una concepción historicista de la nación española se imbricaron de forma especialmente armónica a la hora de redefinir al «hombre español». Desde este punto de vista, las raíces del modelo de virilidad nacional debían ser buscadas en la época dorada de la historia patria, cuando el «caballero español» alcanzó su máximo esplendor y prestigio internacional. Por lo tanto, la aspiración del nuevo régimen adquiría un carácter de regeneración nacional. Ya el mismo 13 de septiembre de 1923, día en el que el general Miguel Primo de Rivera anunció al país el golpe de estado, el dictador afirmó que aquél era un movimiento «de hombres»: «El que no sienta la masculinidad completamente caracterizada —advirtió—, que espere en un rincón, sin perturbar, los días buenos que para la Patria preparamos20».

  • 21 Ibeas, 1925, pp. 8-11.

14La obra regeneradora del dictador en esta cuestión fue muy limitada, en su desarrollo y en sus resultados. Primo de Rivera careció de un programa para la construcción de un ideal nacional de masculinidad con un nivel de elaboración comparable al que se estaba creando fuera de las estructuras del Estado y en oposición a él. Su alternativa consistía, básicamente, en el restablecimiento de un modelo que, por efecto de los cambios sociales, corría el riesgo de traicionar su verdadero significado y degenerar hasta el declive total. En esta tarea de regeneración se apoyó firmemente, en este terreno concreto, en los fundamentos ideológicos del catolicismo y en la identificación entre masculinidad y un determinado concepto de nación española. También los representantes de la iglesia subrayaron la identificación entre españolidad y virilidad. En 1925, por ejemplo, el agustino Bruno Ibeas, en su libro titulado precisamente La virilidad, conferencia ante las juventudes católicas, recordaba que España era salvaguarda de los valores que hacían al hombre, hombre, a la vez que alertaba sobre el peligro que suponía para la masculinidad española el usufructo de ideas extrañas, concepciones que llevaban a la conformación de una «virilidad deficiente». Frente a estas tendencias extranjerizantes, decía, hacía falta patriotas que tuvieran «la hidalguía por lema, la virtud por divisa y el heroísmo por medida de sus esfuerzos21».

  • 22 La Nación, 19 de julio de 1929.
  • 23 Ibid.

15Primo de Rivera desarrolló así un proyecto de regeneración moral y de redefinición de las categorías de género en clave nacionalista. Su proyecto regeneracionista partía de la idea de que un clima de relajación moral, de creciente sensualidad y bajos instintos, estaba inundando la sociedad española. Este ambiente de depravación estaba relacionado con los cambios característicos del contexto internacional de la Primera Guerra Mundial, a los que aludíamos páginas atrás. Desde la prensa adepta al régimen se alertó insistentemente sobre aquella situación alarmante, un ambiente en la que la juventud de ambos sexos ofrecía un espectáculo lamentable en la calle, «en los tranvías, en los sitios públicos, cogidos de la mano o por la cintura, acariciándose y poniéndose empalagosos a la vista de las gentes». Todo ello era «un signo de decadencia repugnante… Los hombres que lo son de verdad no siguen esa conducta, ni las mujeres que se precian en algo, tampoco22». Como efecto de esta ola desmoralizadora, se había desvirtuado el verdadero significado de la masculinidad española. Tal y como se aseguraba desde las páginas de La Nación: «Los que conocimos épocas más varoniles y galantes… hemos de sentir el enojoso sonrojo de tanta [a]vilantez y degeneración actual23».

  • 24 Pemán, 1929, p. 218.

16Aquel estado de degeneración planteaba un importante reto al régimen primorriverista. En palabras de José María Pemán, semejante estado de cosas minaba, por su cimiento familiar, todo el orden social. De este modo, decía: «La defensa de la moralidad pública, agredida en estos tiempos de continuos asaltos en la calle, en el espectáculo, en el libro, obliga al Estado a una intensa y activa política»24. Sobre un sustento religioso y patriótico, se puso en marcha una agenda intervencionista de reforma fundamentalmente de los comportamientos sociales por medios autoritarios. A través de leyes represivas y de un cuerpo específico para el control de la vida cotidiana, el Somatén, el régimen de Primo de Rivera fabricó los mecanismos para cumplir este papel de guardián de la moralidad pública. La retórica que acompañó a este proyecto aseguraba venir a defender y servir a las mujeres frente a los efectos disolventes del clima social. Sin embargo, la política de moralización, tanto desde el punto de vista de las preocupaciones que la inspiraban como de los efectos buscados, era un intento de reforzar el orden de género en una sociedad en cambio.

  • 25 La Nación, 19 de julio de 1929.
  • 26 Ibid., 23 de julio de 1929.

17La labor que denominaban de «saneamiento» moral era así fundamentalmente regeneradora y no debía afectar, se insistía, a las esencias nacionales, «a ninguna característica de nuestra raza25». De hecho, frente a los modernizadores de la masculinidad que criticaban el modelo caballeresco como ideal obsoleto, se reivindicaba la necesidad de mantener y recuperar el verdadero significado de aquél. Así, la limpieza de costumbres que exigían no debía estar «reñida con el temperamento exaltado de la raza ni con las tradiciones caballerescas del pueblo español26». Al contrario, la obra de regeneración partió de un ensalzamiento de la noble masculinidad patria, de la tradición hidalga y los valores asociados a un pasado glorioso.

18El programa de Primo de Rivera no alcanzó los ambiciosos objetivos propuestos, ni desde el punto de vista de su eficacia interpeladora ni, menos aún, de su capacidad práctica para regenerar al hombre español. A finales de los años veinte, los apoyos a sus iniciativas moralizadoras era muy escasos. Incluso entre los más cercanos, la iglesia se había mostrado recelosa por el entrometimiento del Estado en un terreno que las autoridades eclesiásticas reclamaban para sí mismas. Los hombres de iglesia pretendían ser los únicos educadores de las almas, los guardianes de la moralidad y de las buenas costumbres, y, si bien los valores defendidos por Primo de Rivera no colisionaban gravemente con los principios católicos, ésta fue una fuente de conflictos de jurisdicción entre las autoridades civiles y religiosas. Más allá de este sector, fueron muchos más los que miraron con desconfianza o escepticismo la capacidad regeneradora del dictador. Y lógicamente, los reformadores liberales, moralistas laicos a los que antes hacíamos referencia, aparecieron enfrentados al proyecto primorriverista. Por un lado, porque sus referentes e ideales diferían de los del general; segundo, porque los métodos autoritarios chocaban con un programa de reforma basado fundamentalmente en la educación, aun cuando ésta tuviera que recurrir a una acción legislativa; y por si todo esto fuera poco, el régimen proyectó una imagen de incoherencia y de doble moral, ejemplarizada en la propia figura del dictador, que fue sometido a críticas constantes.

Masculinidad y ciudadanía republicana

  • 27 La editorial Biblioteca Nueva llegó a vender más de cien mil ejemplares de los Tres ensayos sobre l (...)
  • 28 Marañón, 1929, p. 183, en nota.
  • 29 Véase Nash, 1995; Ramos, 2000; Aguado, 2003;Bock y Thane, 1991.

19El contexto de la Segunda República favoreció la difusión y popularización del cuerpo discursivo elaborado básicamente a lo largo de la década anterior por liberales progresistas, republicanos, socialistas27… Muchas de estas ideas inspiraron también su obra legislativa y acciones políticas relacionadas con el matrimonio, la familia y la sexualidad. Aquella influencia fue intencionada; el propio Gregorio Marañón advirtió en 1929: «Yo no escribo nada por el gusto de escribir tan sólo, sino por el deseo de influir en la conducta de los demás y en la mía»28.La situación abierta por el régimen republicano posibilitó que el objetivo perseguido por el doctor fuera alcanzado, y estos discursos fueron puestos a trabajar de forma eficiente en la construcción de la ciudadanía republicana. La Segunda República reconoció derechos políticos fundamentales para ambos sexos, pero creó un escenario en el que se evidenciaron los límites reformadores del liberalismo29. El debate en torno al derecho al voto de las mujeres, que enfrentó distintos modos de entender la diferencia sexual, puso de relieve la difícil convivencia de la defensa de los principios democráticos y la salvaguarda de los privilegios masculinos.

  • 30 Aresti, 2002.
  • 31 Aguado, 2005.

20Con todo, la legislación republicana contribuyó a superar las concepciones tradicionales que condenaban la maternidad fuera del matrimonio y veían en la piedad una salida tanto o más respetable que la de ser madre. Las nuevas leyes, a su vez, persiguieron también construir un modelo de ciudadano masculino responsable, cabeza de familia y un ideal de matrimonio «colaborador», con reparto estricto de papeles pero alejado del viejo modelo radicalmente jerárquico basado en la obediencia femenina y en la doble moral30. A pesar del impacto de medidas como el divorcio y la concesión del voto31, los niveles legislativo y social no fueron siempre parejos, y la política republicana por sí misma no fue capaz de revolucionar la realidad cotidiana de las relaciones de género. Pese a las limitaciones, el cambio en la actitud del Estado y las instituciones en esta cuestión con respecto al pasado primorriverista tuvo importantes consecuencias prácticas.

  • 32 Holguin, 2003, pp. 3-4 y 6-8.
  • 33 Véase Pozo Andrés, 2008.
  • 34 Radcliff, 1997, p. 306.

21Al igual que sucedió durante los años veinte, el concepto de nación, aun siempre presente, no fue el eje discursivo que los nuevos teóricos, fundamentalmente liberales, utilizaron en la redefinición de los ideales de género durante el período republicano. Podría afirmarse que también la Segunda República creó un ideal nacionalista, un proyecto, en opinión de Sandie Holguin, fundamentalmente cultural, destinado a construir una nación de ciudadanos republicanos32. En este proceso, la educación habría jugado un papel determinante en la construcción de una comunidad imaginada de ciudadanos demócratas33. Sin embargo, sobre todo cuando es contemplado en relación con los discursos más conservadores, pienso que es posible afirmar, junto con Pamela Radcliff, que el régimen republicano no fue capaz de «articular una identidad nacional poderosa y coherente»34. Aunque presente, y no desdeñable, el componente nacional no fue el eje fundamental en la construcción de una masculinidad republicana.

La guerra civil y «el Hombre de la España de la Victoria»

  • 35 Bunk, 2007; Mosse, 1985, pp. 114 y 130.
  • 36 Morgan, 1994, p. 166.

22El inicio de la guerra civil inauguró un periodo de nuevas relaciones entre la categoría de masculinidad y de la nación, tanto de la nación española como con respecto a las nacionalidades periféricas. Como cabía esperar, el contexto de la guerra resultó particularmente propicio para el despliegue de discursos, nuevas simbologías y poderosas dinámicas de identificación35. En el marco de la contienda, la individualidad del soldado quedó subsumida en una lógica superior capaz de definir una supuesta esencia de la masculinidad36. En este sentido, la figura del soldado, el propio uniforme, los valores de fuerza, coraje, sacrificio, la defensa de la patria, la jerarquía y la disciplina se confirmarían como esencias adheridas a la virilidad. La guerra civil creó, por lo tanto, un marco que estimuló la reafirmación de los ideales masculinos asociados a las diferentes visiones del mundo que contendieron en ella. En todas estas visiones, la defensa de la nación fue una idea presente y operativa en la construcción de identidades masculinas. Nos situamos así ante un panorama complejo, con multitud de sujetos que intervienen y crean una red interpeladora destinada a construir discursivamente al enemigo y a ofrecer elementos de cohesión y mecanismos de movilización.

  • 37 Ángela Cenarro ha destacado que la presentación al público femenino subrayaba precisamente la habil (...)
  • 38 Y, noviembre de 1938, p. 24.
  • 39 Y, septiembre de 1938, pp. 6 y 7; y julio-agosto del mismo año, p. 48.
  • 40 Moure-Mariño, 1938, p. 50.

23Ni los republicanos ni los nacionales contaron con un discurso totalmente compacto capaz de nombrar unívocamente la masculinidad nacional. La pluralidad de visiones presentes en el frente leal a la República es bien conocida. Pero también diferentes concepciones de la diferencia sexual y de los valores masculinos convivieron en los discursos de las derechas durante la guerra: en ocasiones tuvieron una inspiración más tradicionalista, más católica, en otras dominaron las resonancias fascistas o incluso las influencias de la retórica liberal de género de los años veinte. A veces, los discursos del bando sublevado transmitieron una percepción más esencialista de la diferencia sexual, que situaba al género por encima de cualquier otra variable identitaria y era, por lo tanto, intolerante con la excepción femenina. Esta visión convivió con otras enmarcadas en la misoginia tradicional, que concedían menor poder a la diferencia sexual para definir a los seres humanos, y era más proclive a reconocer las virtudes de mujeres excepcionales. Desde esta perspectiva, una mujer guerrera, una reina o una santa eran ejemplos de excelencia de mujeres cuya condición de género no saturaba el significado de sus actos o de sus cuerpos. Las retóricas desplegadas en el bando rebelde reflejaron esta tensión entre visiones distintas de la diferencia sexual, que convivieron y pugnaron por prevalecer. Algo semejante sucedió con respecto a la masculinidad y en concreto a la paternidad. La imagen del líder franquista no fue siempre la del caballero cristiano o monje guerrero. Aunque los ingredientes místicos y castrenses tuvieron un papel a menudo protagonista, no fue rara tampoco su descripción como padres de familia, varones modélicos también en el ámbito privado y especialmente en el trato con su esposa e hijos37. Así, la revista falangista Y recogió en sus páginas escenas que representaban, por ejemplo, a un José Antonio Primo de Rivera entrañable, cariñoso con los hijos de sus amigos38, al tiempo que se retrataba a un «Mussolini íntimo» capaz de comprender como nadie el alma de los niños, o a un Führer rodeado de pequeños que, se decía, hacían vibrar sus sentimientos39. Tampoco fueron escasos los retratos biográficos que hicieron de Franco «un hombre que ama la vida familiar40». Estas imágenes conectaban bien con un ideal de masculinidad más íntimo y doméstico, menos jerárquico y divino, más humano, un modelo en definitiva más cercano al diseñado por los liberales reformistas. Esto no significa que estas figuras paternales estuvieran exentas de connotaciones religiosas y nacionalistas. Al contrario, muchas veces estos valores fueron recreados en términos de sagrado misticismo o misión patriótica. En definitiva, la paternidad, como la masculinidad, adquirió significados distintos que colaboraron y rivalizaron.

24Pese a la coexistencia de ideas y valores de origen diverso en el frente franquista no significó la ausencia de unos ejes estructuradores que dieron carácter y unidad a toda aquella retórica. Por supuesto, la reafirmación de la autoridad patriarcal, en la familia y en el conjunto social, fue una firme referencia a la hora de discriminar qué valores tenían cabida en el ideal de masculinidad adoptado. Junto a la preservación del orden de género, otros dos aspectos resultaron, a la postre, innegociables: el carácter profundamente católico ligado a una visión determinada de la naturaleza humana y de la sexualidad, por un lado, y el patriotismo español, por otro.

  • 41 Véase Aresti, 2002.

25En términos generales, y a pesar de la pluralidad de ideas presentes, los valores y atributos masculinos defendidos desde el frente republicano estuvieron a menudo inspirados en el modelo elaborado por los modernos moralistas laicos durante los años que precedieron a la guerra, aquellos que pretendían poner fin a la doble moral y a los vestigios de lo que consideraban un arquetipo viril decadente. Sin embargo, el ideal basado en el dominio de las pasiones, la austeridad y la lucha contra los vicios típicamente masculinos no era patrimonio exclusivo de las izquierdas. Bien al contrario, la derecha más conservadora y los católicos militantes fueron siempre proclives a imponer una rígida moral, no únicamente entre la población femenina, sino también entre los hombres, en un empeño ambicioso que no obtendría como sabemos el éxito perseguido. Sin duda, los hombres de iglesia gestionaron la práctica generalizada de una doble moral sexual que fue implacable con las mujeres y muy permisiva con los hombres. Pero en el terreno doctrinal, el mandato de la iglesia y de la tradición exigía el respeto a un único código de virtud cristiana que fuera eficaz en la lucha liberadora del espíritu contra las tentaciones de la carne41.

  • 42 Núñez Seixas, 2006, pp. 189, 190 y 195.
  • 43 Payne, 1961, p. 127.
  • 44 Sánchez Mazas, Rafael, «Certero discurso», ABC de Madrid, 11 de abril de 1939, p. 13.

26La exigencia de rectitud moral por la ortodoxia católica, que insisto no tuvo su correspondencia en la práctica, ejerció una influencia irregular en los discursos creados en el bando sublevado. Los planteamientos de los falangistas y de los católicos tradicionalistas al respecto no siempre fueron coincidentes. Ciertamente, el fascismo español estuvo caracterizado, frente a otros fascismos, por su carácter profundamente católico, si bien los falangistas se mostraron partidarios de que iglesia y Estado mantuvieran campos de actuación separados y delimitados42. En todo caso, el falangismo rechazó los acentos paganos de otros fascismos europeos de la época, y esta religiosidad se acentuó en el transcurso de la guerra43. Este rasgo, que se mostró útil para lograr la comunión entre falangismo y tradicionalismo, permitió también una más fluida negociación entre unos y otros en la tarea de reconstruir un modelo de masculinidad nacional común. Es más, esta conjunción permitió ofrecer, a un mismo tiempo, un discurso profundamente arraigado en la tradición y revestido de aires de renovación, unos aires representados particularmente por los jóvenes falangistas. Rafael Sánchez Mazas, miembro fundador de la Falange, aseguraba que si «el Hombre de la España de la Victoria» no era mejor que «el hombre de los años tristes, la Revolución ha perdido el tiempo y el hombre44». Al «Viva España», más contemplativo y ligado al pasado, se decía, se sumaría el «Arriba España», «el grito de guerra, el grito de sangre, el grito de la juventud». Tal y como declaró el propio Francisco Franco:

  • 45 Franco, 1940, pp. 38 y 18, respectivamente. En la Guía Jurídica del Miliciano Falangista redactada (...)

No queremos una España vieja y maleada. Queremos un estado donde la pura tradición y substancia de aquel pasado ideal español, se encuadra en las formas nuevas, vigorosas y heroicas que las juventudes de hoy y de mañana aportan en este amanecer imperial de nuestro pueblo45.

  • 46 Franco, 1938, p. 171.
  • 47 García Mercadal, 1937, pp. 11 y 41.

27La construcción de una retórica basada en la identificación de la masculinidad española con la religiosidad y el valor de la disciplina no estuvo exenta de obstáculos. El proceso de «feminización de la religión» que había alejado a los hombres de la práctica de la fe, no contribuía favorablemente, y se hizo necesario combatir esta asociación entre las mujeres y la iglesia. El propio Francisco Franco enfatizó la idea de que la religión también era cosa de hombres, y que las enseñanzas del catolicismo tenían que dejar de ser vistas como «cuentos de hadas, cosas de angelitos, propias de imaginaciones infantiles»46. Por otro lado, también representaron un obstáculo a esta labor de disciplinamiento moral algunos caracteres adheridos tradicionalmente al típico hombre español. Según ciertos ideólogos franquistas, era inútil empeñarse en pretender que el pueblo español no era indisciplinado. Esta «tendencia a la dispersión» y a la indisciplina obligaba a una adiestramiento férreo47.

  • 48 Getino, 1937, pp. 29 y 45.
  • 49 Díez, 1937, p. 215.
  • 50 González Menéndez-Reigada, 1937, p. 9.
  • 51 Díez, 1937, p. 41.

28En todo caso, y a pesar de las dificultades derivadas del carácter nacional y de la historia, los dirigentes del bando rebelde proyectaron una imagen propagandística del frente nacional como un paraíso de moralidad en el que no se consentía la blasfemia, los soldados rezaban el rosario de rodillas, se prohibía la presencia de mujeres y se respetaba el sexto mandamiento como ningún otro ejército hacía. «Nuestro frente de batalla es un templo», afirmaba el hombre de iglesia Luis Getino48. Se quería contrastar esta imagen con la del enemigo impío, con «los de la acera de enfrente, donde campea por sus respetos procacidad y grosería»49. Las teorías del amor libre, desarrolladas en años anteriores por sectores de las izquierdas, en particular en los círculos anarquistas, ofrecieron el blanco más fácil a las difamaciones. En esta retórica propagandística, las mujeres republicanas no sabían ni quiénes eran los padres de sus hijos y para los «rojos» la violación había perdido enteramente su significado para convertirse en una práctica corriente. Aquella «guerra santa» era presentada así como una cruzada contra la inmoralidad y una defensa de todo lo que atentaba contra la familia cristiana50. Así lo hizo Francisco Franco en alocución por radio la madrugada del 28 de julio de 1936, afirmando que no era sólo la patria la que les obligaba a la lucha, sino el bienestar, la familia, la religión, el hogar, porque aquello que intentaba destruirse y ante lo que nadie podía permanecer indiferente51.

  • 52 Núñez Seixas, 2006, pp. 22, 23 y 166-9.
  • 53 Serrano Suñer, Fernández Cuesta y Franco, 1938, p. 56.
  • 54 Álvarez Junco, 2003, p. 461. A este respecto, véase también Id., 1997, p. 62.

29Tal y como ha señalado Xosé M. Núñez Seixas, la dimensión patriótica estuvo presente en ambos bandos y constituyó también en ambos casos un mecanismo homogeneizador y de movilización. Siendo esto cierto, no lo es menos que el bando republicano sostuvo una mayor tensión entre diferentes interpretaciones de lo que la guerra significaba, en un debate entre los que veían en ella una expresión sangrienta de la lucha de clases y los que interpretaban la contienda en términos nacionales. Aquellas tensiones y contradicciones contrastaron con la unanimidad nacionalista en el bando contrario52. Los sublevados supieron aprovechar estas fisuras y este, en términos relativos, menor arraigo de la idea nacional entre los republicanos, y no dudaron en describir el patriotismo de sus enemigos como un ejercicio de oportunismo y de impotencia. En julio de 1938, Francisco Franco preguntaba a su auditorio en la ciudad de Burgos: «¿No os causa alarma el aparente patriotismo de las nuevas propagandas rojas? ¿No veis en ello el criminal esfuerzo por arrastrar a la muerte a sus juventudes vencidas y un nuevo artificio para engañar al mundo?».En palabras de Franco, aquellas vivas a España, aquellas invocaciones a la independencia de la Patria, no eran en el campo «rojo» más que el eco de las victorias de los nacionales53. En realidad, tal y como ha destacado José Álvarez Junco, la guerra civil fue también un conflicto entre las dos versiones de la nación que venían del siglo xix, la liberal, laica y progresista, y la católica conservadora, si bien, obviamente, fue el bando nacional el que acabó ganando esta batalla54. También fue el bando franquista el que articuló de forma más fluida las categorías de masculinidad y nación, creando un rotundo concepto de «hombre español» que fue perfilándose a lo largo de los tres años de contienda.

  • 55 Calvo Sotelo José,discurso pronunciado el 20 de mayo de 1934, Acción Española, 1 de junio de 1934, (...)

30Ya en 1934, José Calvo Sotelo había expresado con claridad esta identificación entre nación española y virilidad en los discursos de las derechas. Con motivo de su regreso a España tras permanecer fuera del país desde 1931, Calvo Sotelo pronunció unas encendidas palabras en el banquete homenaje ofrecido por la revista Acción Española. En su discurso, Calvo Sotelo aseguró que contra la «horda antipatriótica […] no hay más que un recurso y un remedio, que es inculcar en las generaciones, en las generaciones jóvenes, un sentimiento de masculinidad, de virilidad y de intransigencia por la unidad española55». La labor de crear nación y la regeneración de un modelo de masculinidad nacional volvían a ser, como sucedió durante la dictadura de Primo de Rivera, una misma cosa, si bien en el contexto de la guerra diferentes formas de entender esta empresa convivieron en un mismo frente y evolucionaron en un intento de consensuar cuáles serían los rasgos que definirían este ideal común.

  • 56 Franco, 1940, p. 47.
  • 57 Montes, Eugenio, «Sangre y profecía», ABC, 28 de abril de 1939, p. 3.
  • 58 Franco, 1940, p. 47.

31Los líderes rebeldes fueron conscientes de que la tarea de crear España estaba inconclusa, y que ésta pasaba por suscitar —y en la medida en que los sentimientos se pueden imponer, imponer también— un sentimiento de pertenencia y orgullo de ser español. «Hemos de despertar en todos los españoles el sentimiento de la Patria, el orgullo de sentirse españoles», repitió en sus discursos el general Franco56. Aunque el concepto de España en el bando rebelde fue radicalmente excluyente, se aspiró a crear una ilusión de unidad, afirmando que en la denominada nueva España no cabrían derechas ni izquierdas, una división que era presentada como el resultado de meras «riñas lugareñas57». La misma aspiración autoritaria que impuso un concepto de nación sobre el conjunto social estuvo detrás de la construcción de un modelo de masculinidad patriótica, único y excluyente, que sería también instaurado por la fuerza. Esto no significa que los materiales discursivos con que fue construido este modelo fueran homogéneos y respondieran a una unívoca filiación ideológica o tradición cultural. De hecho, este ideal de género era una clara expresión de la complicada red de sujetos e ideas que conformaban el bando nacional. El resultado no fue, pese a esta complejidad, un arquetipo irremediablemente fisurado. Al contrario, la pugna y la tensión entre diferentes visiones de género —y del mundo— desembocó en la creación de un arquetipo, férreamente blindado por un concepto radicalmente excluyente de españolidad. Como el propio Francisco Franco sentenció, tras la victoria, sólo se consideraría español aquél que sirviera a su patria «en la disciplina política del Estado58». El «hombre español» quedó así confinado en los estrechos límites de patriotismo franquista.

Haut de page

Bibliographie

Aguado, Ana (2003), «Género y ciudadanía en la formación de la sociedad burguesa», Arenal. Revista de Historia de las Mujeres, 10 (1), pp. 61-79.

Aguado, Ana (2005), «Entre lo público y lo privado: sufragio y divorcio en la Segunda República», Ayer, 60, pp. 105-234.

Álvarez Junco, José (1997), «El nacionalismo español como mito movilizador: cuatro guerras», en Rafael Cruz y Manuel Pérez Ledesma (eds.), Cultura y movilización en la España Contemporánea, Madrid, pp. 35-67.

Álvarez Junco, José (2003), «La Nación postcolonial. España y su laberinto identitario», Historia Mexicana, 53 (2), pp. 447-468.

Álvarez Martínez, Carlos (1938), Guía Jurídica del Miliciano Falangista, Lugo.

Aresti, Nerea (2001), Médicos, donjuanes y mujeres modernas. Los ideales de feminidad y masculinidad en el primer tercio del siglo xx, Bilbao.

Aresti, Nerea (2002), «La nueva mujer sexual y el varón domesticado.
El movimiento liberal para la reforma de la sexualidad (1920-1936)», Arenal. Revista de Historia de las Mujeres, 9 (1), pp. 125-150.

Aresti, Nerea (2010), Masculinidades en tela de juicio. Hombres y género
en el primer tercio del siglo
xx, Madrid.

Bunk, Brian D. (2007), Ghosts of Passion. Martyrdom, Gender and the Origins of the Spanish Civil War, Durham y Londres.

Cenarro, Ángela (2006), «Movilización femenina para la guerra total (1936-1939). Un ejercicio comparativo», Historia y Política, 16, pp. 159-182.

Connell, R. W. (1987), Gender and Power, Stanford.

Connell, R. W. (2000), The Men and the Boys, Sydney.

Díez Fernández, Carlos (1930), Castidad, impulso, deseo, Madrid.

Díez, José Emilio (1937), General Franco. Sus escritos y palabras, Sevilla.

Franco, Francisco (1938), Palabras del Caudillo. 19 de abril de 1937 - 19 de abril de 1938, s. l.

Franco, Francisco (1940), Habla el Caudillo, Burgos.

García Mercadal, José (1937), Ideario del Generalísimo, Zaragoza.

Getino, Luis Getino, O. P. (1937), Tres charlas ante el micrófono, Salamanca.

González Blanco, Edmundo (1930), La mujer. Según los diferentes aspectos de su espiritualidad, Madrid.

González Menéndez-Reigada, Ignacio (1937), La Guerra Nacional Española ante la Moral y el Derecho, Bilbao.

Holguin, Sandie (2003), República de ciudadanos. Cultura e identidad nacional en la España republicana, Barcelona.

Hunt, Lynn (1991), Eroticism and the Body Politic, Baltimore.

Ibeas, Bruno (1925), La virilidad. Conferencia pronunciada a las juventudes católicas madrileñas, Madrid.

Jiménez de Asúa, Luis (1984), Libertad de amar y derecho a morir, Buenos Aires, (1ª ed. Madrid, 1928).

Lafora, Gonzalo R. (1927), Don Juan, los milagros y otros ensayos, Madrid.

Lafora, Gonzalo R. (1933), La educación sexual y la reforma de la moral sexual, Madrid.

Llona, Miren (2002), Entre señorita y garçonne. Historia oral de las mujeres bilbaínas de clase media (1919-1939), Málaga.

Luengo, Jordi (2008), «Ídolos populares de latina masculinidad. Valentino, Gardel y, otros “violeteros modernistas”», Culturas Populares. Revista Electrónica, http://www.culturaspopulares.org/textos7/articulos/luengo.htm

Mangini, Shirley (2001), Las modernas de Madrid. Las grandes intelectuales españolas de la vanguardia, Barcelona.

Marañón, Gregorio (1924 a), «Notas para la biología de Don Juan», Revista de Occidente, 7, pp. 15-53.

Marañón, Gregorio (1924 b), «Psicopatología del donjuanismo», El Siglo Médico, 73 (1 de marzo).

Marañón, Gregorio (1929), Amor, conveniencia y eugenesia. El deber de las edades: juventud, modernidad, eternidad, Madrid.

Marañón, Gregorio (1966), «Notas para la biología de Don Juan», en Obras Completas, Madrid (originalmente publicado en Madrid, Revista de Occidente, 7, enero de 1924, pp. 15-53).

Moose, George L. (1985), Nationalism and Sexuality. Middle-Class Morality and Sexual Norms in Modern Europe, Madison.

Morgan, David H. J. (1994), «Theater of War. Combat, the Military and Masculinites», en Harry Brod y Michael Kaufman (eds.), Theorizing Masculinities, Thousand Oaks, California.

Nash, Mary (1995), «Género y ciudadanía», Ayer, 20, pp. 241-258.

Nielfa Cristóbal, Gloria (1999), «¿El siglo de las mujeres?», Cuadernos de Historia Contemporánea, 21, pp. 63-81.

Núñez Seixas, Xosé Manuel (2006), ¡Fuera el invasor! Nacionalismos y movilización bélica durante la guerra civil española (1936-1939), Madrid.

Payne, Stanley G. (1961), Falange: A history of Spanish fascism, Stanford, California.

Pemán, José María (1929), El hecho y la idea de Unión Patriótica (prólogo del General Primo de Rivera), Madrid.

Pérez de Ayala, Ramón (1926), Tigre Juan, Madrid.

Pérez Gutiérrez, Francisco (1997), La juventud de Marañón, Madrid.

Pozo Andrés, María del Mar del (2008), «Educación para la ciudadanía democrática en la Segunda República: Un intento de construcción de la identidad nacional desde la escuela», Historia de la Educación, 27, pp. 105-35.

Radcliff, Pamela (1997), «La representación de la nación. El conflicto en torno a la identidad nacional y las prácticas simbólicas en la Segunda República», en Rafael Cruz y Manuel Pérez Ledesma (eds.), Cultura y movilización en la España Contemporánea, Madrid, pp. 305-325.

Roberts, Mary-Louise (1994), Civilization Without Sexes. Reconstructing Gender in Postwar France, 1917-1927, Chicago.

Sánchez de Rivera, Daniel (1924), Lo sexual (peligros y consecuencias de las enfermedades y vicios sexuales), Madrid.

Serrano Suñer, Ramón, Fernández Cuesta, Raimundo, Franco, Francisco (1938), Dieciocho de Julio. Tres discursos, s. l.

Thébaud, Françoise (1993), «La Primera Guerra Mundial: ¿La era de la mujer o el triunfo de la diferencia sexual?», en Georges Duby y Michelle Perrot (dirs.), Historia de las mujeres, t. V: El siglo xx, Madrid, pp. 31-90.

Tosh, John (2004), «Hegemonic masculinity and the history of gender», en Stepan Dudink, Karen Hagemann y John Tosh (eds.), Masculinities in Politics and War: Gendering Modern History, Manchester, pp. 41-58.

Unamuno, Miguel de (1967), Nada menos que todo un hombre, en Obras Completas, Madrid (1ª ed. Madrid, 1916).

Haut de page

Notes

1 El concepto de «masculinidad hegemónica» es deudor de Raewyn Connell, quién lo acuñó y definió como concepción dominante en cada sociedad y momento histórico, como un ideal normativo que inspira o sirve de referente a la mayoría y estigmatiza otras formas de masculinidad. Véase Connell, 1987. La propia autora del concepto advierte del problema de algunos usos mecanicistas del término que tienden a reificarlo, a la vez que plantea la necesidad de comprender la dimensión histórica y el carácter dinámico del término en Connell, 2000. Véase también Tosh, 2004.

2 Los logros derivados de la Gran Guerra han sido matizados e incluso cuestionados por la historiografía de género. Gloria Nielfa Cristóbal ha subrayado el efecto desigual según las clases sociales (Nielfa, 1999). Para un cuestionamiento general de este papel transformador de la guerra, destacando el fortalecimiento de la diferencia social en este contexto, véase Thébaud, 1993.

3 El caso francés y la figura de la garçonne son paradigmáticos en este sentido. Véase Hunt, 1991 y Roberts, 1994.

4 Mangini, 2001. Véase también Llona, 2002.

5 Jordi Luengo plantea que ambas figuras, el dandy y el señorito bien, tenían realmente poco en común, pero que fueron asociadas porque una y otra representaban una violación de rígidos códigos de género, particularmente en el nivel estético. Luengo, 2008.

6 González Blanco, 1930.

7 Díez Fernández, 1930, p. 55, y p. 54 la frase posterior.

8 Jiménez de Asúa, 1984, p. 17.

9 Lafora, 1927, p. 39.

10 Sánchez de Rivera, 1924, p. 161.

11 Lafora, 1933, p. 15.

12 Marañón, 1924 b, p. 215.

13 Ibid., p. 273.

14 Un análisis de este impacto en Aresti, 2001. Sobre el impacto de los cambios discursivos en la evolución del ideal de masculinidad, véase también el más reciente Aresti, 2010.

15 González, Melitón, «El “Don Juan” de Elías Salaverría, en la Casa de Prensa española», ABC, 27 de diciembre de 1927, pp. 3-4.

16 Pérez de Ayala, 1926, pp. 59, 62 y 63.

17 Pérez Gutiérrez, 1997, p. 371.

18 Marañón, 1966, p. 83.

19 Unamuno, 1967, p. 1024.

20 Diario de Barcelona, 13 de septiembre de 1923. Difundido en toda la prensa nacional.

21 Ibeas, 1925, pp. 8-11.

22 La Nación, 19 de julio de 1929.

23 Ibid.

24 Pemán, 1929, p. 218.

25 La Nación, 19 de julio de 1929.

26 Ibid., 23 de julio de 1929.

27 La editorial Biblioteca Nueva llegó a vender más de cien mil ejemplares de los Tres ensayos sobre la vida sexual de Marañón, según se señala en edición de 1951. Fue publicado por primera vez en 1926.

28 Marañón, 1929, p. 183, en nota.

29 Véase Nash, 1995; Ramos, 2000; Aguado, 2003;Bock y Thane, 1991.

30 Aresti, 2002.

31 Aguado, 2005.

32 Holguin, 2003, pp. 3-4 y 6-8.

33 Véase Pozo Andrés, 2008.

34 Radcliff, 1997, p. 306.

35 Bunk, 2007; Mosse, 1985, pp. 114 y 130.

36 Morgan, 1994, p. 166.

37 Ángela Cenarro ha destacado que la presentación al público femenino subrayaba precisamente la habilidad de estos líderes para combinar las facetas política y afectiva. Véase Cenarro, 2006, p. 180.

38 Y, noviembre de 1938, p. 24.

39 Y, septiembre de 1938, pp. 6 y 7; y julio-agosto del mismo año, p. 48.

40 Moure-Mariño, 1938, p. 50.

41 Véase Aresti, 2002.

42 Núñez Seixas, 2006, pp. 189, 190 y 195.

43 Payne, 1961, p. 127.

44 Sánchez Mazas, Rafael, «Certero discurso», ABC de Madrid, 11 de abril de 1939, p. 13.

45 Franco, 1940, pp. 38 y 18, respectivamente. En la Guía Jurídica del Miliciano Falangista redactada en 1938 por el juez Carlos Álvarez Martínez se describían así estas dos vertientes del frente sublevado: «FALANGE ESPAÑOLA aportó, por su programa, masas juveniles, propagandas con un estilo nuevo, una forma política y heroica del tiempo presente y una promesa del plenitud española; los REQUETÉS, junto a su ímpetu guerrero, el sagrado depósito de la tradición española, tenazmente conservado a través del tiempo, con su espiritualidad católica». Véase Álvarez Martínez, 1938, p. 5.

46 Franco, 1938, p. 171.

47 García Mercadal, 1937, pp. 11 y 41.

48 Getino, 1937, pp. 29 y 45.

49 Díez, 1937, p. 215.

50 González Menéndez-Reigada, 1937, p. 9.

51 Díez, 1937, p. 41.

52 Núñez Seixas, 2006, pp. 22, 23 y 166-9.

53 Serrano Suñer, Fernández Cuesta y Franco, 1938, p. 56.

54 Álvarez Junco, 2003, p. 461. A este respecto, véase también Id., 1997, p. 62.

55 Calvo Sotelo José,discurso pronunciado el 20 de mayo de 1934, Acción Española, 1 de junio de 1934, p. 608.

56 Franco, 1940, p. 47.

57 Montes, Eugenio, «Sangre y profecía», ABC, 28 de abril de 1939, p. 3.

58 Franco, 1940, p. 47.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Nerea Aresti, « Masculinidad y nación en la España de los años 1920 y 1930 », Mélanges de la Casa de Velázquez, 42-2 | 2012, 55-72.

Référence électronique

Nerea Aresti, « Masculinidad y nación en la España de los años 1920 y 1930 », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 42-2 | 2012, mis en ligne le 15 novembre 2014, consulté le 25 juillet 2016. URL : http://mcv.revues.org/4548

Haut de page

Auteur

Nerea Aresti

Universidad del País Vasco

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org