Navigation – Plan du site
Miscellanées

La propaganda exterior de la República durante la Guerra Civil

Origen, éxitos y miserias de los servicios de París
La propagande extérieure de la Seconde République pendant la guerre civile : origines, succès et misères des services de Paris
Exterior propaganda of the Republic during the Civil War: origin, successes and travails of the services in Paris
Hugo García
p. 215-240

Résumés

Ce travail tente de comprendre l’impact international de la guerre civile à travers l’analyse de la campagne de propagande républicaine en France pendant le conflit. Sont étudiés la création, l’organisation et le fonctionnement des principaux services créés par le Gouvernement légal à Paris, en particulier en juillet 1937 la délégation du sous-secrétariat à la propagande, centre parallèle de la projection extérieure de l’État républicain. L’article montre comment la campagne gouvernementale en France, ainsi que dans les autres pays, fut empêchée par les conflits de compétence entre les responsables diplomatiques et ceux de la propagande, ainsi que par la tendance des autorités à chercher des voies alternatives (comme l’Internationale communiste) pour défendre sa position. Ces problèmes, ajoutés au manque de fonds dans la dernière phase de la guerre, peuvent expliquer l’absence de cohérence de la campagne républicaine et ses résultats apparemment pauvres.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Weintraub,1969. Este trabajo se integra en el proyecto «Retóricas e intransigencia y violencia polí (...)
  • 2 Beevor,2005, pp. 351-368.
  • 3 La primera tesis, en Esenwein y Shubert,1995, pp. 251-252 y Stradling,2008; la segunda, en Trinidad (...)
  • 4 Bolloten,1961.
  • 5 Southworth,1963 y 2000.
  • 6 Jowett y O’donnell,1989, pp. 99-100.

1Aunque los historiadores de la Guerra Civil coinciden en señalar la extraordinaria repercusión internacional del conflicto, bautizado ya hace tiempo como la «última gran causa»1, no existe el mismo consenso en torno a los motivos que desencadenaron la movilización de amplios sectores de la opinión mundial en defensa de uno u otro de los beligerantes. La influencia que pudo tener en esta reacción la propaganda procedente de las dos zonas de España, sigue siendo materia de debate cuando no de pura especulación: las contradicciones de Beevor, que en su reciente monografía sobre la guerra atribuye la victoria en esta batalla a republicanos y a «nacionales» en un mismo capítulo2, reflejan bien la incapacidad de los especialistas para evaluar el verdadero impacto de ambas campañas. La dificultad metodológica que encierra cualquier estudio histórico de opinión se ve agravada, en este caso, por la tendencia a plantear el tema como un juego de suma cero: victoria republicana o –con menos frecuencia– victoria nacional3. Un planteamiento que recuerda, por su simplicidad, a las conclusiones alcanzadas por los primeros historiadores que se interesaron por el impacto internacional del conflicto español: la tesis del «gran engaño» comunista, lanzada por el norteamericano Burnett Bolloten en 19614, y la del «mito de la cruzada de Franco», formulada por su compatriota Herbert R. Southworth dos años después5. La huella de estas versiones inversamente simétricas, marcadas por la perspectiva militante de la Guerra Fría y por una visión anticuada de la propaganda como «bala mágica»6, puede estar detrás de las dificultades de la historiografía actual para valorar con ecuanimidad la batalla ideológica de 1936-1939.

  • 7 Rey García,1997; Riquer,1997; Moradiellos,2001 a; González Calleja,2006, y García Fernández,2008.
  • 8 Véanse, por ejemplo, Messinger,1992, Albes,1996 y Taylor,1997.
  • 9 Miralles,1993.
  • 10 Luengo Teixidor,1996, pp. 39-49; Moreno Garrido,2007.

2Los escasos estudios monográficos sobre el funcionamiento real de la propaganda de ambos bandos permiten vislumbrar un panorama mucho más complejo que el descrito por los historiadores del «gran engaño», y también más reconocible para los conocedores de un conflicto marcado por las discordias internas y las contradicciones políticas7. Profundizar en esta línea es sin duda el mejor modo de refinar las grandes teorías citadas y avanzar hacia un conocimiento más matizado del episodio, equiparable al que nos han ofrecido los historiadores de la propaganda durante el primer conflicto mundial y el período de entreguerras8. Con este propósito, el presente trabajo trata de dar cuenta de la creación, evolución y rendimiento de los servicios de propaganda de la República en Francia o, más precisamente, en París. La capital francesa es sin duda el case study más significativo que pueda abordarse en este ámbito, dada su doble condición de centro del movimiento internacional de solidaridad con la República a partir de julio de 1936 y sede de la principal representación exterior que tuvo el Gobierno español durante el conflicto9. Frente a los dos estudios realizados sobre el tema, basados casi exclusivamente en fuentes españolas10, el que se presenta aquí trata de aprovechar la abundante documentación disponible en los archivos diplomáticos, policiales y privados españoles, franceses y de otros países para situar la historia de los servicios de París en el marco de la evolución política del bando gubernamental. Los constantes conflictos que jalonaron esta evolución tuvieron, como se verá, una repercusión directa sobre la actividad de los agentes de la República en el país vecino, añadiendo un obstáculo insalvable a la ya difícil tarea de atraer a los franceses a una causa que amenazaba con poner en peligro la paz europea.

La República, la Internacional Comunista y el origen de los servicios de París

  • 11 Más detalles en García Fernández,2008, caps. IIy III.
  • 12 Ibid., pp. 37-39.
  • 13 Aub,1985, p. 82. Sobre Münzenberg, véanse Koch,1995 y McMeekin,2003.
  • 14 Moradiellos,2001 b, pp. 92-106.

3Pese a la inmediata internacionalización del conflicto abierto por la rebelión militar del 17 de julio en Marruecos, la creación de servicios destinados a influir en la opinión extranjera fue un proceso lento en ambas zonas de España11. La profunda revolución social desencadenada por el golpe en el territorio gubernamental, y el derrumbamiento paralelo de la Administración y del servicio exterior, frenaron cualquier proyecto serio en este sentido hasta la llegada al poder del socialista Francisco Largo Caballero a principios de septiembre. El Gobierno precedente de José Giral, desbordado por problemas más urgentes que su imagen exterior, optó por recurrir a los profesionales que habían ayudado a la izquierda española a justificar la insurrección de octubre de 1934 en las distintas capitales europeas12. El alemán Willy Münzenberg, responsable de la propaganda de la Internacional Comunista (Comintern) en Europa occidental desde 1921 y artífice de aquélla campaña, debía hacerse cargo de la batalla del Gobierno contra el pacto de No-Intervención propuesto a raíz de la sublevación por el Gobierno francés del Frente Popular, presidido por Léon Blum, e inmediatamente adoptado por Inglaterra, Estados Unidos y el resto de las potencias democráticas13. La supresión total o parcial de esta política –que, en aras del mantenimiento de la paz en Europa, había privado al Gobierno español de la posibilidad de comprar armas legalmente en el extranjero– fue desde el principio el principal objetivo de los republicanos en el ámbito exterior14.

  • 15 Informe «Aktion für Spanien», 1-iii-1937, ANP, F7/151131.
  • 16 Informe de 2-ix-1936, APPP, BA 1666.
  • 17 Koestler,2000, vol. 2, pp. 355-367.

4La ayuda de Münzenberg a los republicanos, descrita en un informe enviado a Moscú en marzo del año siguiente, contribuyó sin duda a fomentar el impresionante movimiento de solidaridad con los antifascistas españoles suscitado por la sublevación en todo el mundo15. De acuerdo con un informe policial referido a las cifras recaudadas por las organizaciones francesas de ayuda a España hasta principios de septiembre, «ningún esfuerzo de socorro había producido hasta ahora en Francia unos resultados semejantes»16. Desde su oficina del Boulevard Montparnasse, y a través de «organizaciones de frente» (dirigidas por comunistas, pero nominalmente en manos de simpatizantes del Partido, o «compañeros de viaje») como el Comité Mundial contra la Guerra y el Fascismo, Münzenberg y su equipo procuraron estimular y politizar el movimiento con una serie de iniciativas dirigidas a la opinión franco-británica, pero con alcance internacional. El citado informe menciona, entre otras, la realización de un servicio de prensa diario para Inglaterra y Francia en julio-agosto; la convocatoria de las dos primeras conferencias europeas sobre España, y la consiguiente creación de un comité internacional de ayuda con delegaciones en más de veinte países; la fundación de otros comités similares y centros de agitación en Europa y Norteamérica; la celebración de los primeros mítines de masas a favor de la República en Francia; el envío a España de numerosas delegaciones internacionales, con personalidades del mundo cultural y político europeo como André Malraux y Victor Basch; la publicación de pruebas sobre la ayuda de la Alemania nazi y la Italia fascista a los rebeldes; y la producción de libros, folletos, carteles y emisiones radiofónicas, ya conocida en parte gracias a las memorias del húngaro Arthur Koestler, principal colaborador de Münzenberg en esta campaña junto al checo Otto Katz17.

  • 18 Araquistáin a Álvarez del Vayo, 31-x-1936, AHN, PA, 70/31 a; «Protokoll der Besprechung zwischen A[ (...)
  • 19 Araquistáin a Álvarez del Vayo, 6-iv-1937, AHN, PA, 70/11.

5Aunque el alemán, cuya ruptura final con la Comintern empezaba a fraguarse por entonces, tenía buenas razones para exagerar sus logros, no cabe duda de que la imagen del Gobierno español en el extranjero estuvo durante meses en sus manos. Sólo la gradual reconstrucción del Estado a partir del nombramiento de Largo Caballero permitió a los republicanos empezar a supervisar sus actividades. El incipiente aparato creado entre septiembre y noviembre de 1936 en torno a la Oficina de Prensa Extranjera y el Ministerio de Propaganda no empezaría a funcionar a pleno rendimiento hasta el año siguiente, entre otras cosas porque su nacimiento coincidió con el asedio de Madrid por las tropas «nacionales»y el traslado forzoso de la Administración republicana a Valencia. Pero tanto el nuevo ministro de Estado, Julio Álvarez del Vayo, como el nuevo embajador en París, Luis Araquistáin, ambos miembros del ala izquierda del PSOE y periodistas con una amplia experiencia internacional, se implicaron de lleno en la campaña iniciada por Münzenberg. Gracias a este respaldo, el alemán pudo lanzarse a iniciativas más ambiciosas, como la fundación de una agencia de prensa gubernamental en París. De acuerdo con los papeles de Araquistáin, la futura Agence Espagne nació de un proyecto presentado por Münzenberg a finales de octubre y rápidamente aprobado por Álvarez del Vayo, que autorizó la entrega de un anticipo de 500.000 francos a cuenta de los tres millones que debía aportar el gobierno español a la empresa, cofinanciada por la Comintern18. La Agencia se puso en marcha a principios de 1937 bajo la dirección de Katz y ejerció desde entonces como portavoz oficioso de la República en toda Europa. Aunque la empresa tuvo que vencer fuertes resistencias en España, en abril Araquistáin mostró a Álvarez del Vayo su satisfacción por los resultados que había obtenido hasta entonces en la prensa europea19. Pero no todos los observadores compartían esta impresión: un informe recibido por el ministro poco antes señalaba que

  • 20 Informe «De la propagande espagnole en France», s. f., AMAE, RE 140/8, Exp. 6.

si la Agencia España ha obtenido resultados notables en muy poco tiempo […], podría obtenerlos aun mejores si estuviera mejor informada y mejor provista de datos20.

  • 21 Aub,1984, pp. 86 y sqq.
  • 22 Moreno Garrido,2007, pp. 204sqq. Informe de 5-viii-1937, APPP, BA, 2021.
  • 23 Entrevista a Peinado en Aub,1984, p. 354.
  • 24 Carta del Comité Organizador de Exposiciones al ministro de Estado, 20-v-1937, AGA, caja 11.245, le (...)

6En las deficiencias de la Agencia España influía sin duda el hecho de que, tras nueve meses de guerra, la República siguiese sin tener servicios de propaganda propios en la capital francesa, a excepción de la modesta oficina vinculada a la embajada desde finales de octubre de 1936. Tras desembarcar en París, Araquistáin se había rodeado de un equipo de colaboradores formado por artistas e intelectuales jóvenes, en su mayoría salidos de la Residencia de Estudiantes y residentes en Francia durante la Dictadura de Primo de Rivera: los cineastas Luis Buñuel y Eduardo Ugarte, el bibliotecario Juan Vicens, los pintores Hernando Viñes y Joaquín Peinado, el arquitecto Josep Lluis Sert y el músico Adolfo Salazar fueron los más activos del grupo21. Gracias a sus contactos con la vanguardia parisina, estos miembros de la «generación de la República» habían transformado el Office Espagnol de Tourisme, abierto en 1929 en el Boulevard de la Madeleine, en una oficina de propaganda22. Los inicios de la empresa fueron «muy modestos», recuerda Peinado, pese a la colaboración de amigos extranjeros como los escritores Tristan Tzara, Louis Aragon y César Vallejo23. Con el apoyo de algunas organizaciones francesas, a finales de octubre formaron un «comité organizador de exposiciones» compuesto por Peinado y delegados de cada uno de los organismos participantes: la Embajada, el citado Comité Internacional de Coordinación para la Ayuda a la España republicana, el Comité Franco-Espagnol, el Comité pour la Défense de la Culture Espagnole y la Generalitat de Cataluña24. El local de la Oficina de Turismo, dotado de escaparates de más de veinte metros de largo, constituía un soporte ideal para la propaganda gráfica y, gracias a la tolerancia del Frente Popular francés, el equipo de la Embajada comenzó a organizar exposiciones de pinturas, fotografías y documentos destinadas a ilustrar la lucha entre el heroico pueblo español y la barbarie encarnada por los rebeldes y sus aliados extranjeros. A finales de mayo, sin embargo, los miembros del comité organizador escribían a Valencia pidiendo material de propaganda y ayuda financiera, y deplorando «amargamente» su incapacidad para atender las peticiones de información que recibían de Francia y del extranjero.

  • 25 Martín Martín,1982, pp. 32-35.
  • 26 José Gaos a Ángel Ossorio y Gallardo, 8-vi-937, AGA, 11.097/4.491.
  • 27 Martín Martín,1982, pp. 70sqq. La historia del encargo y compra del Guernica por la Embajada se cue (...)

7En contraste con las estrecheces denunciadas por el comité organizador de exposiciones de la Embajada, el Gobierno desplegó un considerable esfuerzo para apoyar la preparación del pabellón español en la Exposición Internacional que iba a celebrarse en julio en la capital francesa. Los trabajos para este célebre edificio fueron realizados en el local de Turismo, como es sabido, por un equipo dirigido por el filósofo José Gaos e integrado por representantes de los gobiernos catalán y vasco (Ventura Gassol y José María Ucelai), una serie de asesores adjuntos a la Embajada como agregados culturales (los arquitectos Luis Lacasa y José Lino Vaamonde y los escritores Max Aub, José Bergamín, Juan Larrea y Corpus Barga) y los autores cuyas obras se iban a exponer en el pabellón25. Gracias a los 1.200.000 francos girados por el Gobierno español entre marzo y junio, y a los 825.000 concedidos por el Gobierno francés, el edificio –una notable construcción racionalista al estilo de Le Corbusier– fue finalmente inaugurado el 12 de julio26. El pabellón –dominado por el Guernica de Picasso, símbolo insuperable de la barbarie fascista, y por las muy notables contribuciones de Julio González, Alberto Sánchez, Joan Miró, Josep Renau y Alexander Calder– sirvió de pretexto para la realización de innumerables actos de propaganda, y en particular para volver a denunciar la ayuda que prestaba Italia a los sublevados. Durante la exposición se distribuyeron cerca de dos toneladas de ejemplares del Libro blanco elaborado por el Ministerio de Estado con los documentos incautados a los legionarios fascistas capturados a principios de marzo en Guadalajara, y destinado a probar que España era víctima de una verdadera «invasión extranjera»27.

  • 28 Álvarez del Vayo a Araquistáin, 24-xii-1936, AHN, PA, 23/108 a.
  • 29 Álvarez del Vayo a Araquistáin, 25-xii-1936, AHN, PA, 23 A /109 a.

8Estas paradojas reflejan la situación de la propaganda republicana bajo el «Gobierno de la Victoria», marcada por la descoordinación entre los servicios creados en España y en las distintas capitales europeas. Para resolver el problema las autoridades volvieron a acudir a Münzenberg, como muestra la correspondencia entre Álvarez del Vayo y Araquistáin. A finales de diciembre, de vuelta de su segunda gira europea, el ministro informaba al embajador de sus conversaciones con sus compañeros de gabinete en torno a dos planes de propaganda presentados por «Willi» (Münzenberg) e Ilya Ehrenburg, escritor soviético y corresponsal de Izvestia en Madrid28. Al día siguiente, insistía en la necesidad de lanzar de inmediato «una ofensiva de propaganda de gran estilo», precisando que «la nueva Oficina de París […] debe atender, además, a las necesidades de propaganda del resto de Europa»29. El plan tardó meses en ponerse en marcha, bien por dificultades financieras, bien porque las esperanzas republicanas en un giro drástico de la política franco-británica se vieron pronto defraudadas. Pero el problema fundamental parece haber sido la falta de personal con la experiencia y la capacidad necesarias para hacerse cargo de la nueva oficina, lamentada por Álvarez del Vayo en una nueva carta a Araquistáin a principios de enero:

  • 30 Álvarez del Vayo a Araquistáin, 2-i-1937, AHN, PA, 23A / 109 a. «El amigo Marín» era el comunista R (...)

Tampoco el amigo Marín, que le he enviado, como tampoco Vicens y probablemente nadie de los que quepa destacar a París ahora, es el hombre para dirigir la propaganda30.

  • 31 Esplá a Araquistáin, 2-iv-1937, AHN, PA, 73/56.
  • 32 Vicens a Ossorio, s. f., AGA, 11.064/6.324.

9Un dilema que el Gobierno sería incapaz de resolver durante el resto de la guerra, por más que el ministro de Propaganda, Carlos Esplá, notificase a Araquistáin a principios de abril el nombramiento de Adolfo Salazar para «la Oficina organizada ahí por Ehrenburg»31. De la gestión del músico no queda rastro en los archivos: su sucesor, Juan Vicens, sólo se referirá a él para subrayar el «desorden» en que había encontrado los servicios de propaganda republicanos en la ciudad del Sena32.

Juan Vicens y su Delegación de Propaganda

  • 33 Los detalles de la crisis, en Juliá,2006, pp. 187-196.
  • 34 Azaña,2000, pp. 982-983.
  • 35 Vicens a Juan Guixé (primer secretario de Embajada), 4-ix-1937, AGA, 11.065/6.324.

10El nombramiento al frente de la nueva oficina de alguien tan poco apreciado por las autoridades como Vicens, a principios de julio de 1937, debe entenderse en el contexto de la reorganización del área exterior emprendida tras la crisis gubernamental de mayo, que obligó a dimitir a Largo Caballero y resolvió la pugna interna entre los revolucionarios y los moderados de la zona leal en favor de los segundos33. La política de restablecimiento del poder central adoptada por el nuevo presidente, el socialista moderado Juan Negrín, con el apoyo del presidente de la República Manuel Azaña, los republicanos de izquierda y los comunistas, se tradujo también en un intento de centralizar la propaganda gubernamental en el Ministerio de Estado. Los servicios creados durante la etapa anterior se fundieron así, por decreto de 27 de mayo, en una Subsecretaría dependiente de la cartera ocupada ahora por el republicano de izquierda José Giral. La medida, unida a la afiliación del nuevo ministro y el equipo de propaganda –formado por el geógrafo Leonardo Martín Echevarría, como subsecretario, y por el poeta Juan José Domenchina, como jefe del Servicio Español de Información–, sugiere que la reorganización respondía a la convicción del presidente Azaña de que era necesario imprimir una dirección única a la acción exterior del Gobierno34. Una creencia que compartía Vicens, de acuerdo con la carta que escribió a un colega de la Embajada tras su viaje a Valencia en agosto: era indispensable que la propaganda gubernamental saliese de la «época de las milicias» en que había vivido desde el 18 de julio y se ajustase a «un plan coherente y previsto en que se sepa exactamente lo que nos proponemos hacer y lograr»35.

  • 36 Salaberría,2000.
  • 37 Salaberría,2002, pp. 315-316.
  • 38 «Informe sobre la organización y actividades de la Delegación de Propaganda en París y de sus princ (...)

11Su sintonía con el nuevo clima dominante en Valencia pudo influir en el nombramiento de este zaragozano de buena familia, amigo de infancia de Buñuel, que durante los años anteriores había trabajado como inspector de bibliotecas para las Misiones Pedagógicas36. Pero su gran baza para el cargo era sin duda su conocimiento de París, donde había residido entre 1925 y 1932 como encargado de la Librería Española propiedad de León Sánchez Cuesta en el barrio latino. Al comenzar la guerra era ya miembro del PCE, aunque su correspondencia refleja más la mentalidad de un «pequeño burgués intelectual» –como se definió a sí mismo en una carta escrita poco antes del 18 de julio– que la de un apparatchik37. El informe de quince páginas que envió a Valencia a la vuelta del verano refleja ideas propias sobre cómo debía reorientarse la campaña de la República en Francia: extendiéndose a nuevos sectores sociales (las «masas» obreras, descuidadas hasta entonces en favor de los «intelectuales» y la «pequeña burguesía», así como los «medios militares franceses»), a nuevos ámbitos (Hispanoamérica, la «zona rebelde», Marruecos y Portugal) y a nuevos temas (la «cuestión religiosa»)38.

  • 39 Pita Rodríguez a Ossorio, 26-x-1937, AGA, 11.064/6.324.
  • 40 Martín Echevarría a Ossorio, 26-xi-1937, AGA, 11.064/6.324.
  • 41 Vicente Álvarez-Buylla a Giral, 26-i-1938, AMAE, R-643, 6.

12Este análisis de Vicens venía a justificar el nuevo organigrama de los servicios de París reorganizados durante los meses estivales. La estructura de la Delegación, instalada en el local del Boulevard de la Madeleine, reflejaba su status ambiguo, a medio camino entre una sucursal de la Subsecretaría de Propaganda y un centro independiente de producción y distribución de material. Vicens justificaba esta ambigüedad en su informe con el argumento de que él y sus compañeros de la Oficina de Turismo habían recibido «muy poco» material de propaganda de España. El objetivo no era suplantar a los organismos españoles, sino crear una maquinaria paralela que aprovechase la situación estratégica de París y su condición de centro del movimiento antifascista. Este deseo de Vicens se cumplió en algunos casos durante los meses siguientes, pues la Delegación contribuyó a paliar la situación de total desabastecimiento en que se encontraban muchas legaciones republicanas desde el comienzo de la guerra. Particular importancia tuvo su sección hispanoamericana que, dirigida por el poeta cubano Félix Pita Rodríguez, editó el boletín Nuestra España para más de cien publicaciones periódicas de todo el sub-continente39. El servicio se demostró tan eficaz que, a finales de noviembre de 1937, la Delegación se hizo cargo de todos los envíos de propaganda para Latinoamérica40. Pero este trasvase de funciones a Francia generó también duplicidad y despilfarro, como muestran las quejas del cónsul general de la República en Gran Bretaña, a principios de 1938, sobre la frecuente «competencia» entre los libros y los folletos editados por la Subsecretaría de Valencia, la Delegación de París y la Oficina de Prensa de la Embajada de Londres41.

  • 42 «Rapport d’activité et plan d’élargissement du Comité Franco-Espagnol», 19-x-1937, AGA, 11.064/6.32 (...)
  • 43 Álvarez del Vayo, 1936; Martin-Chauffier, 1936; Le livre blanc; Semprún Gurrea, 1936; Durango ville (...)
  • 44 Ponencia de Tzara en Valencia, 4-vii-1937, citada en Aznar Soler y Schneider,1978-1979, pp. 35-37.
  • 45 Sobre los viajes organizados durante la guerra, véase García Fernández,2006.
  • 46 Azaña,2000, p. 1036.

13Para distribuir el material producido en Francia los republicanos se valieron de la red de comités de ayuda a España con los que la Embajada mantenía relaciones desde la llegada de Araquistáin, y que desde la llegada de Vicens se empezaron a reunir todos los meses en el local de la Delegación. El más productivo fue sin duda el citado Comité Franco-Espagnol, una «organización de frente» fundada en agosto de 1936 por iniciativa de Münzenberg y del Gobierno español: en su patronato figuraban algunos «compañeros de viaje» habituales del alemán (el físico Paul Langevin, los escritores Jean-Richard Bloch y André Chamson y el historiador Élie Faure), mientras que el trabajo recaía sobre el secretario Hernando Viñes42. Hasta mediados de 1937, el comité había ejercido como brazo editorial de los republicanos en Francia, publicando folletos, obras polémicas y boletines confeccionados con el material suministrado por la Embajada y la Agencia España43;en la nueva etapa, se propuso también promover las relaciones culturales entre España y Francia. En el terreno de la propaganda cultural, el organismo parece haber heredado las funciones del también mencionado Comité pour la défense de la culture espagnole, creado a principios de 1937 por la sección francesa de la Asociación Internacional de Escritores en Defensa de la Cultura, la principal organización de intelectuales prosoviéticos de la época. Este segundo comité, dirigido por Tristan Tzara, se había dedicado a difundir la causa republicana en los medios intelectuales franceses, como explicaría el padre del dadaísmo durante el sonado II Congreso Internacional de Escritores en Defensa de la Cultura, organizado por la Asociación con fondos españoles y celebrado en Valencia, Madrid, Barcelona y París a principios de julio44. Este espectacular ejercicio de turismo político, que reunió a delegados de veintiocho países durante dos semanas en cuatro ciudades diferentes, estuvo a la altura de los congresos organizados por la Comintern en ciudades como Moscú, Ámsterdam y París desde principios de la década, aunque no convenció a todo el mundo45. Según el presidente Azaña, el escaso renombre de los asistentes (entre los que figuraban Malraux, Ehrenburg, Julien Benda, Stephen Spender y Malcolm Cowley, pero no André Gide, Ernest Hemingway o Thomas Mann) no compensaba el «dineral» que había costado el congreso al Estado46.

  • 47 Lista de «Organizaciones con las que la Delegación mantiene relaciones», AGA, 11.043/6.324. Desde j (...)

14Junto a estos dos comités, la Delegación de París intentó coordinar –y apoyar económicamente, en algunos casos– la actividad de veinticinco organismos más, entre los que destacan los citados Comité Mundial contra la Guerra y el Fascismo y, el Comité Internacional de Coordinación, sindicatos como la CGT y entidades antifascistas como la Ligue des Droits de l’Homme, el Socorro Rojo Internacional o el Comité d’Action Socialiste pour l’Espagne, dirigido por el líder de la izquierda socialista Jean Zyromsky47.El hecho de que la mayoría de estos comités tuviesen ramas locales por toda Francia, y a veces por todo el mundo, proporcionaba a la campaña republicana «un radio de difusión […] incalculable», como señalaba Vicens en su informe. En opinión del delegado, el Gobierno debía compensar su falta de medios aprovechando la energía, los recursos y la implantación social de estas organizaciones, tanto por razones económicas como por eficacia:

  • 48 Vicens a Ossorio, s. f., AGA, 11.064/6.324.

«Políticamente… es mucho mejor que quien saque la cara sean las organizaciones, comités y personalidades de relieve francesas o de otros países»48.

  • 49 Messinger,1992, pp. 39-62.

La República española adoptaba así la estrategia de influencia indirecta que tan buenos resultados había dado a los propagandistas británicos en los Estados Unidos durante la Gran Guerra49.

  • 50 Sobre la reacción de los católicos franceses ante la guerra, véase Tusell y Queipo de Llano,1993, p (...)
  • 51 «Proyecto para la propaganda católica», s. f., y AGA, 11.064/6324.
  • 52 Gallegos sólo menciona su trabajo de pasada en sus memorias (Gallegos Rocafull,2007, pp. 141-142).
  • 53 Ibid., pp. 88sqq.
  • 54 Onaindía,1973, pp. 99-306.
  • 55 El encargado de propaganda de la Delegación vasca, Antonio de Irala, recibiría una subvención de 50 (...)

15A la hora de orientar su campaña Vicens no prestó tanta atención a las «masas obreras» citadas en su informe como a los sectores conservadores, y en particular católicos, de Francia y el continente europeo50. La prioridad que concedió la Delegación a la opinión católica se explica, en parte, por la coincidencia entre su creación y la difusión de la Carta colectiva de los obispos españoles a los católicos del mundo entero por parte de los servicios de propaganda de la Españanacional. La adhesión mayoritaria del mundo católico a esta pastoral forzó a los republicanos a redoblar sus esfuerzos para desmentir la naturaleza anticlerical del régimen y la presentación del «movimiento» como una cruzada. La cuestión religiosa fue, así, una de las primeras preocupaciones de Vicens, que el 9 de octubre informó a sus superiores de la apertura de una oficina consagrada a este fin en el Boulevard Haussmann51. Su responsable, el canónigo granadino José Manuel Gallegos Rocafull, era un profesor de la Universidad de Madrid que llevaba trabajando para el Gobierno en tareas de propaganda desde finales del año anterior52. Además de publicar obras polémicas sobre cuestiones religiosas, su labor consistía en establecer contactos con personalidades y entidades católicas de Francia, América Latina y el resto de Europa: en octubre, su archivo contenía ya más de 6.000 direcciones. Entre ellas figuraban, sin duda, las de Jacques Maritain, François Mauriac y Emmanuel Mounier, tres influyentes intelectuales católicos que habían cuestionado las tesis de la Carta colectiva –sin dar un apoyo explícito a la causa republicana– a raíz de los bombardeos aéreos de los «nacionales» sobre Madrid, Guernica y Barcelona, y que Gallegos había frecuentado desde marzo53. Para tratar de atraerse a estos heterodoxos el canónigo contó con la ayuda del Gobierno de Euzkadi, dirigido por el confesional Partido Nacionalista Vasco, y de su representante Alberto de Onaindía, otro sacerdote que había ejercido como portavoz del lehendakari Aguirre ante el Vaticano y los católicos europeos desde el otoño de 193654. En esta tarea, los gobiernos central y vasco caminaron de la mano: desde que el segundo tuvo que instalarse en Barcelona tras la caída de Bilbao, la Delegación vasca en París se incorporó al aparato de propaganda como una sección más55.

  • 56 Ossorio a Ugarte, 20-vii-1937, AGA, 11.256/6.067.
  • 57 «Informe sobre la organización y actividades de la Delegación de Propaganda en París y de sus princ (...)
  • 58 Ossorio al Ministerio de Asuntos Exteriores francés, 5-ii-1938, AGA, 11.083/6324.
  • 59 «Resumen de actividades de la Agencia España», marzo de 1938, AGA, 11.064/6324. Un mes antes había (...)

16Vicens debía controlar, por último, a la Agencia España, que a mediados de agosto se trasladó de la rue de l’Ancienne Comédie a la rue du Quatre-Septembre. El delegado advirtió en su citado informe de que ésta planteaba «no pocos y graves problemas», yes un hecho que su funcionamiento seguía suscitando críticas de las legaciones republicanas: a mediados de julio, el nuevo embajador de la República en París reprendió a Eduardo Ugarte por «el servicio, cada vez peor, de la Agencia España»56. Las autoridades se tomaron su tiempo para reaccionar: durante la segunda mitad de 1937 los servicios de la Agencia se extendieron a Berna, Praga, Bruselas, Estocolmo y Ámsterdam, mientras en París, Ginebra y otros lugares se fundaron varias sucursales de la agencia Fabra, filial española de la francesa Havas hasta el 18 de julio57. En diciembre, Otto Katz fue sustituido por Luis Rubio Hidalgo, hasta entonces jefe de prensa extranjera del Ministerio de Estado, en lo que era un paso previo para la integración definitiva de la Agencia en la Delegación, a principios de 193858. Gracias a esta medida, las autoridades españolas pudieron conocer los verdaderos resultados de la Agencia, no tan malos como cabía esperar: de acuerdo con un informe elaborado en febrero, la central de París había publicado ya 1.261 noticias en la prensa francesa, mientras sus sucursales en Berna, Praga, Estocolmo, Londres y Bruselas superaban las 500 cada una59.

  • 60 «Actividad del departamento de propaganda cinematográfica a partir de la fecha de su reorganización (...)
  • 61 Sierra de Teruel, pp. 270sqq.
  • 62 Vicens a Ossorio, 24-x-1937, AGA, 11.065/6.324. Véase Buñuel,1983, p. 172.
  • 63 Vicens a Ossorio, 15-ix-1937, AGA, 11.065/6324.
  • 64 Álvarez del Vayo,1940, p. 146.

17La escasa información que ofrecen los archivos de la Delegación me impide describir aquí la actividad del resto de sus secciones, muy dispersa y de alcance limitado. La obra de la oficina cinematográfica dirigida por Buñuel parece haberse reducido a distribuir el escaso material enviado desde España a organizaciones antifascistas francesas como Ciné-Liberté, a producir los documentales Espagne 1936 y Espagne 1937 (éste con guión de Vicens) y a doblar al francés Las Hurdes. Tierra sin pan, obra del propio Buñuel rodada en 193260. Su proyecto más ambicioso, la versión cinematográfica de L’Espoir, novela clásica de Malraux sobre la epopeya republicana,no pudo completarse por problemas económicos y la derrota republicana, y no se estrenaría hasta 194561. Otra de las ocupaciones de Buñuel durante el conflicto fue la guerra psicológica dirigida a la zona franquista, o sea, la infiltración de folletos y octavillas destinados a subrayar la contradicción entre la posición de la Iglesia española y la del Vaticano: de acuerdo con las memorias del cineasta, tanto las técnicas empleadas como los resultados conseguidos fueron pobres62.En el ámbito radiofónico, según Vicens «completamente abandonado» hasta la creación de la Delegación, no hay constancia de que los intentos del delegado de suministrar informaciones a emisoras parisinas diesen fruto63. Teniendo en cuenta que las emisoras españolas no podían escucharse bien en Francia, todo indica que los republicanos sacaron poco provecho de las ondas64. Pero tanto en este ámbito como en lo tocante a la guerra psicológica en el norte de África, a la propaganda «negra» (con fuente oculta) en Portugal, a la dirigida a medios militares franceses o a las actividades de la sección parisina de la Alianza de Juventudes Españolas, las referencias son demasiado fragmentarias como para extraer conclusiones sólidas, más allá de constatar los objetivos que se había marcado Vicens en su campaña:

  • 65 «Informe sobre la organización y actividades de la Delegación de Propaganda en París y de sus princ (...)

El fin que me propongo es el de ayudar a nuestros amigos a que trabajen por nosotros, influir sobre los neutros para atraerlos, tratar de atraer a los enemigos vacilantes y desmoralizar a los enemigos declarados65.

Los conflictos entre la Delegación y la Embajada: Ossorio y Gallardo

  • 66 Ossorio y Gallardo,1941, pp. 156sqq.
  • 67 Azaña,2000, pp. 1019-1020.
  • 68 Avilés Farré,1994, pp. 97-98.
  • 69 Xamar,1991, p. 420.
  • 70 Vicens a Ossorio, 8-ix-1937, AGA, 11.064/6.324.

18Este ambicioso programa, no obstante, iba a verse entorpecido por la ambigüedad administrativa que rodeó desde el principio a la Delegación. En teoría, ésta dependía de la Subsecretaría de Propaganda, y por tanto del Ministerio de Estado de la República. En la práctica, continuaba subordinada a la Embajada en los ámbitos político, estratégico y financiero. La coordinación entre ambos organismos fue difícil desde el comienzo, entre otras razones a causa de la fuerte personalidad del abogado Ángel Ossorio y Gallardo, nuevo embajador de la República en París desde mayo de 1937. Católico practicante, Ossorio se había formado en las filas del Partido Conservador; gracias a su republicanismo de última hora había ocupado, en septiembre de 1936, la Embajada de Bruselas, donde se había distinguido como un activo propagandista en un ambiente hostil66. Pero su traslado a París sorprendió al presidente Azaña, que habría preferido a alguien más conocido en los círculos del Frente Popular francés67. El mismo Negrín acabó arrepintiéndose del nombramiento68, y la documentación sobre la embajada de Ossorio refleja, en efecto, un criterio independiente y un carácter atrabiliario. Era partidario de encargarse personalmente de los asuntos y, nada más llegar a la capital francesa, despidió a casi todo el equipo contratado por Araquistáin69. Como el Gobierno le había encargado de supervisar estrechamente el trabajo de propaganda, se empeñó en recibir informes diarios sobre la marcha de la Delegación y en atenderlos hasta el último detalle. Vicens, que se resintió pronto del escrutinio y las críticas del embajador, le pidió a principios de septiembre que le enviase a alguien para que comprobase su frenético ritmo de trabajo –«nos estamos destrozando el sistema nervioso corriendo todo el día como desesperados»– o arbitrase algún otro sistema de control que no le hiciese perder tanto tiempo70. Pero Ossorio zanjó la cuestión en términos tajantes:

  • 71 Ossorio a Vicens, 21-ix-1937, ibid.

La divergencia esencial entre nuestros dos puntos de vista radica en que Vd. discurre como buen administrador en tiempos normales y yo tengo la obligación de discurrir como un hombre político que ocupa un puesto en un frente de guerra71.

  • 72 Ossorio y Gallardo,1941, p. 171.
  • 73 Vicens a Ossorio, 30-x-1937, AGA, 11.064/6.324.
  • 74 Xammar,1991, pp. 424sqq.
  • 75 Ruiz Vilaplana,1937 y 1938.
  • 76 José Tomás Piera a Ossorio, 5-ii-1938, AGA, 11.064/6.324.

19Movido por este agudo sentido de la responsabilidad, el embajador empezó pronto a invadir el terreno del delegado. Como aquél recordaría en sus memorias: «mi gran actividad en la Embajada de París fue la de editor», y desde su llegada la mayor parte del presupuesto de propaganda se dedicó a financiar publicaciones y traducciones de libros y folletos: sólo en octubre de 1937 se encargaron impresiones por valor de 240.000 francos72. De nada valió que Vicens le advirtiese de que, para mantener semejante ritmo de publicaciones, haría falta paralizar el resto de las actividades de la Delegación73. La vocación editorial de Ossorio se intensificó, si cabe, con el buen resultado de uno de sus proyectos, la obra que el agregado de prensa de Araquistáin en París, Eugeni Xammar, recuerda en sus memorias como «uno de los pocos éxitos editoriales de propaganda» de la República durante la guerra74. El testimonio de Antonio Ruiz Vilaplana, un antiguo secretario del juzgado de primera instancia de Vitoria que se había instalado en Francia a mediados de 1937, sobre las ejecuciones sumarias ordenadas por los «nacionales» en el País Vasco, fue un éxito inesperado, traduciéndose de inmediato al francés y al inglés75. A principios del año siguiente, el cónsul de la República en Montreal informó a París de que la versión francesa de Doy fe era «la más eficaz propaganda» de las realizadas hasta entonces en Canadá76. Ruiz Vilaplana fue recompensado con un puesto de redactor y lector en la Delegación.

  • 77 García Fernández,2007.
  • 78 Koestler,2000, vol. 2, pp. 366-367. En una carta a Araquistáin de 30-x-1936, Münzenberg subrayaba l (...)
  • 79 Memorándum de Charles Duff a Carlos Esplá, 2-ii-1937, AMAE, Archivo de Pablo de Azcárate, 104/7.
  • 80 Vicens a Ossorio, 21-vii-1937, AGA, 11.064/6.324.
  • 81 Ossorio a Vicens, 25-vii-1937, ibid.

20Este acierto proporcionó a Ossorio un buen pretexto para reabrir la campaña sobre las «atrocidades fascistas», que había sido otro de sus motivos de fricción con Vicens. Los relatos de atrocidades, género tan antiguo como la misma guerra, y empleado con profusión en los conflictos inmediatamente anteriores al de 1936-1939, habían sido uno de los temas más cultivados por la República durante la etapa anterior, dominada por la influencia de Münzenberg77. De acuerdo con Koestler, su antiguo jefe «creía en la eficacia de la propaganda de atrocidades», y le había presionado para que incluyese en su libro L’Espagne ensanglantée (publicado a principios de 1937 como réplica al Informe Oficial de los sublevados sobre las atrocidades «rojas») fotografías truculentas y datos provenientes de «fuentes dudosas y no identificadas»78. Pero las autoridades de Valencia, influidas por los consejos recibidos de algunos simpatizantes extranjeros bien informados, habían empezado ya a cuestionarse la eficacia de este tipo de propaganda79. En esta línea, Vicens defendió ante Ossorio a finales de julio la conveniencia de abandonar o reducir al mínimo los mensajes sobre «los horrores de la represión, los bombardeos, las ruinas, etc.», pues los parisinos estaban ya «saturados» de «horrores» e iban a acabar pensando que todos los españoles eran «unos salvajes»80. Para el embajador, no obstante, los «espíritus selectos» capaces de llegar a esta conclusión eran una «minoría», y habría sido una «gran inocentada» renunciar a explicar los métodos de los «fascistas» mientras éstos seguían describiendo a los republicanos como «rojos y asesinos»81.

  • 82 Documentación dispersa en AGA, 11.065/6.324.
  • 83 Vicens de la Llave,1938; en esta misma línea véase también Bibliothèques du front.
  • 84 Recorte de prensa y nota de 18-ii-1938, AGA, 11.065/6.324.
  • 85 Palabras de Felipe García Ascot (secretario de Embajada), recogidas en «Informe de la Policía de Pa (...)

21Las atrocidades fueron, así, uno de los géneros dominantes en las ediciones de la Delegación, donde además de Doy fe figuran obras como La Galice sous la botte de Franco, Attentats et terreur y Bombardements et aggressions en Espagne82. Frente a textos combativos de este tipo, L’Espagne vivante, un libro de Vicens sobre la política de extensión cultural de la República, fue uno de los pocos ejemplos de propaganda «sonriente» y «correcta»83. La línea sensacionalista defendida por Ossorio se advierte también en algunas de las exposiciones realizadas en el local de Turismo durante su embajada, que suscitaron las primeras complicaciones entre los representantes de la República en París y las fuerzas del orden. Poco después de los primeros bombardeos de los «nacionales» sobre Barcelona a finales de enero de 1938, los escaparates de la Delegación aparecieron llenos de fotos de víctimas de un tamaño escandaloso: el conservador Le Petit Bleu denunció la «abominable exposición de fotografías macabras de cadáveres de niños de tamaño real» realizada por la República «en pleno París», un «chantaje innoble» que contrastaba con el silencio de «la España nacionalista» sobre «las atrocidades rojas». De acuerdo con una nota interna de la embajada escrita al día siguiente, las imágenes atraían a un público numeroso, y cada día se producían altercados entre los espectadores84. Interrogados por la policía, los subordinados de Ossorio se defendieron alegando que las imágenes constituían «una propaganda preciosa, a la vez para la causa de la España republicana y para la Francia democrática»85.

  • 86 Otras publicaciones de esta temática fueron El catolicismo en la España leal y en la zona facciosa; (...)
  • 87 Dossier «Sofía Blasco», AGA, 11.063/6.349.
  • 88 Blasco,1938.
  • 89 Ossorio a Martín Echeverría, 27-xii-1937, AGA, 11.063/6.349.

22El otro gran tema de la campaña republicana en Francia fue la propaganda católica, uno de los escasos puntos de acuerdo entre Ossorio y Vicens. Las publicaciones de la Delegación incluyen así varios folletos de temática religiosa, encabezados por À propos de la lettre collective des évêques espagnols: de este opúsculo, respuesta de Gallegos Rocafull a la pastoral colectiva, se tiraron más de 35.000 ejemplares en octubre de 193786. A esta producción bibliográfica hay que sumar la actividad de una de las figuras más pintorescas del bando republicano durante los años bélicos: Sofía Blasco, más conocida por su pseudónimo de «Madrecita»87. Esta periodista católica, autora de un diario de guerra traducido al francés88, recorrió Francia y Suiza como conferenciante desde finales de 1936 hasta que se incorporó a la plantilla de la Delegación a mediados de 1938. En sus interminables giras, donde solía aparecer como invitada de la sección local del Comité Mundial de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo, demostró una notable capacidad de convocatoria: a su paso por Suiza y la región del Isère, entre abril y junio de 1938 llegó a congregar a 4.000 personas y a recaudar cerca de 80.000 francos franceses. Sus conferencias atraían a un público formado por profesores y burgueses católicos, muy distinto del que solía movilizarse por la causa republicana. De ahí que, a finales de 1937, Ossorio la elogiase con entusiasmo ante el subsecretario de Propaganda, subrayando su «magnífica labor» como conferenciante y calificándola como «uno de los elementos más eficaces de nuestra propaganda en este país»89.

Marcelino Pascua, la crisis interna y la caída de Vicens

  • 90 «Informe sobre la organización y actividades de la Delegación de Propaganda en París y de sus princ (...)
  • 91 Domenchina a Pascua, 23-iv-1938, AGA, 11.063/6.348. Sánchez Arcas a Pascua, 23-vii-1938, AGA, 11.06 (...)

23La sustitución de Ossorio por el socialista Marcelino Pascua, a principios de abril de 1938, no sólo no acabó con los roces entre la Embajada y la Delegación sino que los agravó, al mezclarse con los crecientes problemas financieros y discordias internas que empezaba a arrastrar la República. Pese a la competencia ocasional entre ambos organismos durante la etapa de Ossorio, la financiación de la campaña no había planteado grandes problemas: desde su reorganización por el gobierno Negrín, el Ministerio de Estado asignaba al capítulo de «prensa y propaganda en París» 750.000 francos mensuales, ingresándolos en una cuenta de la soviética Banque Commerciale pour l’Europe du Nord. Ossorio administraba directamente parte de esta cantidad para sufragar sus ediciones; el resto, unos 600.000 francos, se repartía entre la Delegación, la Agencia España, la suscripción a la prensa española y francesa y las subvenciones a distintos comités de ayuda a España90. La crisis de abril de 1938 acabó con este frágil equilibrio. Los nuevos responsables del área, encabezados por Álvarez del Vayo –cuya fidelidad a la política de resistencia le permitió recuperar la cartera de Estado– y Manuel Sánchez Arcas –un prestigioso arquitecto del PCE nombrado subsecretario de Propaganda–, emprendieron una reorganización en profundidad con el objetivo de aumentar el control político y financiero sobre sus delegaciones. Tras suprimir el Servicio Español de Información y hacerse cargo personalmente de la correspondencia con las delegaciones, Sánchez Arcas ordenó a Pascua, a finales de julio, que solicitase «a todas las representaciones» un informe detallado sobre la financiación, organización y distribución de la propaganda, justificando la medida por «las deficiencias de control que se vienen observando»91.

  • 92 Vicens a José Carner, 25-v-1938, AGA, 11.065/6.324.
  • 93 Vicens a Pascua, 1-vii-1938, ibid.
  • 94 Álvarez del Vayo a Rubio Hidalgo, 28-viii-1938, AMAE, R-1069, 35.
  • 95 Sánchez Arcas a Vicens, 31-v-938, AGA, 11.065/6.324.
  • 96 Vicens a Pascua, 7-vi-1938, ibid.
  • 97 Vicens a Fernando González Arnao, 15-xii-1938, ibid.
  • 98 Sánchez Arcas a Pascua, 26-vii-1938, AHN, AMP, 10/10.

24Desde el punto de vista técnico, la reorganización parece haber tenido por objeto solucionar los problemas planteados por la doble administración de los fondos, que dependían teóricamente de la Subsecretaría pero se incluían a menudo en el presupuesto global de las legaciones. Por esta razón, Vicens llevaba tiempo quejándose de que su partida llegaba sistemáticamente tarde: a finales de mayo, se lamentó ante el ministro consejero de la Embajada de que «estamos aquí de nuevo pasando angustias; no hay un céntimo y no podemos hacer nada»92. La situación continuaba el 1 de julio, cuando el delegado informó al embajador de que «estamos cruzados de brazos salvo cuando podemos trabajar entrampándonos»93. La raíz del problema estaba, al parecer, en la escasez de divisas reinante en España: según comentó Álvarez del Vayo a Rubio Hidalgo a finales de agosto, esta cuestión le obligaba con frecuencia a «librar una verdadera batalla en defensa del presupuesto de la Agencia España»94. La respuesta de la Subsecretaría consistió en designar al funcionario comunista Miguel González Fernández «para dirigir cuanto se refiere a propaganda en el extranjero y controlar todos los organismos dependientes de la Subsecretaría de Propaganda»95. La llegada de este delegado se tradujo en  un importante ajuste de plantilla en los servicios de París. A principios de junio, cinco empleados de la Delegación –Ruiz Vilaplana entre ellos– quedaron cesantes «por movilización de sus quintas»96. A juicio de Vicens, el contenido de la «reorganización» se resumía en «disminuir los gastos en la medida de lo posible», aunque ésta acabó por fin con la dependencia financiera de la Delegación respecto de la Embajada: desde agosto de 1938, la primera recibió el conjunto de los fondos enviados desde Barcelona para prensa y propaganda. Pero las quejas del delegado sobre la situación de la sección de cine, a mediados de diciembre, reflejan bien la gravedad del ajuste97. La penuria de la República durante la etapa final de la guerra era tan grande que sólo rentabilizando las proyecciones en Francia se podían hacer nuevas películas en España98.

  • 99 Bahamonde y Cervera,1999, pp. 37ssq.
  • 100 Miralles,1998-1999, p. 136.
  • 101 Pascua: «Mi Embajada en París», AHN, AMP, 5.8 b.
  • 102 Pascua a Negrín, 7-vi-1938, AHN, AMP, 2/19.
  • 103 Pascua a Álvarez del Vayo, 24-ix-1938, AHN, AMP, 1/21; Pascua a Negrín, 27-ix-1938, ibid., 2/19.
  • 104 Pascua a Álvarez del Vayo, 11-xi-1938, AHN, AMP, 1/22. Los periodistas citados eran [Edgar] Mowrer, (...)

25El fin de los problemas de competencias con la Embajada, por otra parte, no acabó con los conflictos políticos. Las divisiones que habían saltado a la luz a raíz de la crisis, y en particular la existente entre Negrín y el Partido Comunista, partidarios de la resistencia a ultranza, y Azaña y socialistas como Indalecio Prieto, defensores de una paz negociada, no tardaron en trasladarse al país vecino99. La gestión del doctor Pascua, muy criticada en la época por rivales políticos como Araquistáin, Ossorio y Azaña, ha sido calificada por los historiadores como «muy notable» por su comprensión de la situación política francesa y su capacidad para lograr vías alternativas para el tránsito de material de guerra entre Francia y España tras el cierre definitivo de la frontera por el Gobierno radical de Edouard Daladier en junio de 1938100. Pero su archivo refleja una personalidad más difícil aun que la de Ossorio, empezando por las primeras notas que tomó al llegar a París101. Al mes y medio de su llegada, transmitía a su correligionario y viejo amigo Negrín su impresión sobre el personal de la Embajada y los organismos que dependían de ella: en ambos casos, detectaba un «flojo y bajo espíritu» respecto a la guerra y una preocupante afinidad con las opiniones del «ex ministro Sr. Prieto»102. Las críticas más acerbas de Pascua, no obstante, se dirigieron contra Vicens y su Delegación de Propaganda, que figuraba entre los organismos susceptibles de ser suprimidos en la citada carta. La reorganización emprendida por Sánchez Arcas no le hizo cambiar de parecer: a finales de septiembre, reiteró a Negrín y a Álvarez del Vayo su insatisfacción con el trabajo del delegado, «de muy reducidas dotes para cargo de tal fuste y que pudiera tener tantas perspectivas»103. Pasado un mes volvió a insistir en el tema, señalando que dos periodistas anglosajones le habían mostrado su extrañeza por «lo mal que conducimos la propaganda»104. Otros testimonios confirman que ésta era una opinión extendida entre la prensa internacional desde hacía tiempo, aunque las culpas no estuvieran tan claras como opinaba Pascua. El ex presidente del Gobierno Manuel Portela Valladares había escuchado un año antes del encargado de asuntos españoles de la United Press que los embajadores de la República en París y Londres no sabían «nada» de propaganda:

  • 105 Portela Valladares,1988, p. 120.

Mientras los de Franco acosan a diario con sus notas a la United Press, jamás recibimos una línea de información, ni de juicio de los republicanos105.

  • 106 Preteceille es el autor más probable de un proyecto consistente en sobornar a varios periodistas fr (...)
  • 107 Serrano,1987, pp. 89sqq.

26La escasa documentación existente sobre el funcionamiento de la Delegación durante la última fase de la guerra impide precisar los motivos de estas deficiencias, pero todo indica que éstos iban más allá de la competencia de Vicens. Aunque la crisis financiera de la República estuvo sin duda entre ellas, los diarios de Portela sugieren que los problemas comenzaron antes de que la situación alcanzase un punto crítico. Más importante fue, quizá, la incapacidad de los republicanos para resolver el defecto original de sus servicios de propaganda, señalado por Vicens en su tan citado informe: la multiplicación de iniciativas descoordinadas. La política de centralización adoptada por Negrín desde su llegada al Gobierno, e intensificada en abril de 1938, no cortó la tendencia del sistema a la anarquía. El aumento de la oposición interna pudo incluso agravar el problema al inducir al presidente del consejo –influido sin duda por los alarmantes informes de su representante en París– a sortear los cauces oficiales para buscar otros más fiables. Sólo desde esta perspectiva se entiende la decisión de Negrín de encomendar a un agente extranjero, el periodista norteamericano Louis Fischer, la colocación de artículos en defensa de su política en el diario radical L’Ordre hacia agosto-septiembre de 1938. La práctica de «subvencionar» a la prensa parisina –considerada en la época como una de las más venales del mundo– era sumamente común en los años 30, y hay indicios de que los republicanos la habían empleado ya durante la etapa de Araquistáin al sobornar a periodistas como Emilé Buré, director de L’Ordre, y Geneviève Tabouis, influyente redactora de asuntos internacionales en el diario radical-socialista L’Œuvre, a través de un agente de la Embajada llamado Ogier Preteceille106. Durante este mismo período, el Gobierno había apoyado la creación del diario vespertino Ce Soir, lanzado el 1 de marzo de 1937 con fondos de la República y de la Comintern, aunque disfrazado como un órgano frentepopulista. Este periódico, dirigido por Louis Aragon y Jean-Richard Bloch, y con una tirada que osciló entre los 500.000 ejemplares iniciales y los 250.000 de 1938-1939, fue sin duda el principal portavoz de la República en Francia hasta el final de la guerra107.

  • 108 Azaña a Ossorio, 28-vi-1939, en Azaña,2000, p. 1268; Prieto a Negrín, 3-vii-1939, en Epistolario Pr (...)
  • 109 Informe del Secret Intelligence Service, 27-xi-1939, Public Record Office, Kew, KV 2/774, 272 a.
  • 110 Fischer a Stalin, 16-xi-1938, Universidad de Princeton, Fischer Papers, serie 1, caja 12, carpeta 9
  • 111 Fischer,1941, p. 452 y Negrín,1938.

27Al entrar en el juego de los sobornos Negrín no hacía, pues, nada nuevo: lo que no tenía precedentes es que los artículos pagados contuviesen críticas contra otros representantes del régimen, como denunció Azaña en una larga carta a Ossorio a finales de junio de 1939 y reiteró poco después Prieto al mismo Negrín108. La acusación tiene todos los visos de ser cierta. Los informes de los servicios de inteligencia británicos precisan que Fischer, residente en la URSS desde principios de los años 20, trabajó para el gobierno español en colaboración con Otto Katz y en contacto con la dirección de la Comintern, así como con el citado Emil Buré, y que manejó grandes cantidades de dinero109. En una carta dirigida a Stalin en noviembre de 1938 y conservada entre sus papeles personales, el norteamericano precisa que su trabajo al servicio de los republicanos se había desarrollado bajo la «supervisión personal» de Negrín110. Estos papeles confirman que Fischer asesoró al presidente en cuestiones de imagen exterior, como reveló él mismo en sus memorias al atribuirse la paternidad de los Trece Puntos, los fines de guerra promulgados por el Gobierno español tras la crisis de abril a imitación de los célebres Catorce Puntos publicados por el presidente norteamericano Woodrow Wilson en 1917111. A medida que el clima político interno se enrarecía, Negrín vio sin duda en Fischer un instrumento útil para defender su política en el extranjero sin tener que pasar por organismos oficiales y de dudosa eficacia como la Delegación de París. Pero no deja de resultar sorprendente que ni siquiera Pascua estuviese informado de sus actividades, como demuestra la carta que el embajador envió a principios de diciembre a Álvarez del Vayo para pedirle que aprobase una subvención secreta de 25.000 francos al mes al diario católico y conservador L’Époque:

  • 112 Pascua a Álvarez del Vayo, 6-xii-1938, AHN, AMP, 1/22.

Como no está Fischer que, según lo que yo he podido intuir, pues nadie me lo ha dicho nunca, es la persona que debía manejar fondos aquí a efectos parecidos, convendría que por quien ahí crea Vd. conveniente, quizás el propio presidente, nos dé instrucciones y su aprobación a esta gestión112.

  • 113 Véase AGA, 11.065/6.324. Sobre Ugarte, Ríos Carratalá,1995, pp. 91-95.
  • 114 Informe de 22-i-1939, APPP, BA 2021.
  • 115 Informe de 28-ii-1939, APPP, BA 2154.
  • 116 Informe de 15-ii-1939, APPP, BA 1664/100900.

28A estas alturas, en suma, tanto la Delegación como la misma Embajada habían dejado ya de desempeñar un papel central en la propaganda republicana en Francia. Al igual que en la etapa inicial de la guerra, los máximos responsables del régimen preferían tratar con profesionales extranjeros, más expertos y también más discretos, antes que confiar en sus propios funcionarios. Mientras la República quemaba sus últimos cartuchos bélicos y Fischer distribuía los fondos reservados de Negrín, el organismo concebido para funcionar como segundo centro coordinador de la campaña de la República en el extranjero languideció progresivamente. El 12 de enero de 1939, Vicens fue sustituido por su compañero Eduardo Ugarte como delegado de Propaganda de la República en París113. La Delegación continuó funcionando con aparente normalidad, como se refleja en la descripción de los escaparates del local realizada por la policía francesa a finales de enero de 1939: las declaraciones de Negrín y Álvarez del Vayo en defensa de la política de resistencia a ultranza se combinaban con textos y fotografías relativas a la política religiosa del Gobierno, las atrocidades «rebeldes», la amenaza mortal que la intervención fascista en España suponía para Francia y la tragedia de los refugiados, en un collage que resumía bien lo que habían sido las líneas maestras de la propaganda exterior de la República durante el conflicto114. De acuerdo con la misma fuente no fue desalojada hasta el 28 de febrero, cuando Jules Henry, embajador francés en España, comunicó oficialmente a Pascua el reconocimiento de Franco por parte de Francia y Gran Bretaña115. Pero una semana antes la Policía parisina se hacía eco de que el Gobierno de Barcelona estaba considerando seriamente la posibilidad de suprimirla, dado que ni ella ni el resto de sus servicios de propaganda en la capital francesa habían obtenido «resultados en proporción con los gastos elevados que han producido»116.

Breve balance y cuestiones por resolver

  • 117 Riquer,1997, pp. 99-147.

29A falta de un estudio más detallado sobre el funcionamiento de estos servicios y su impacto real sobre la opinión francesa, todo indica que la autocrítica de los republicanos podía estar, hasta cierto punto, justificada. Bien por la inexperiencia de sus responsables –un batallón de talentos más apropiado para renovar la cultura española que para ganar guerras–, bien por la discordia crónica entre las distintas facciones del bando gubernamental, la campaña de la República en Francia se redujo a una sucesión de iniciativas descoordinadas, sin una línea conductora clara que la guiase y carente del principio básico de la propaganda: la organización. Un defecto que, por otra parte, compartía con los servicios de los «nacionales» en París, creados por el catalanista Joan Estelrich en enero de 1937 con fondos suministrados por su correligionario Francesc Cambó (aunque su presupuesto de 140.000 francos mensuales era bastante más modesto que el de la Delegación de París), y cuyo ámbito de actuación se extendió también a otros países europeos y latinoamericanos117. Las relaciones entre los lligaires exiliados, el embajador oficioso José Quiñones de León y las autoridades franquistas nunca fueron fáciles, especialmente desde que la Falange se hizo con el control del área de Prensa y Propaganda a principios de 1938. Una situación muy similar, como se ha visto, a la que se dio en la zona republicana a partir de abril del mismo año, cuando negrinistas y comunistas alcanzaron la hegemonía en la Subsecretaría de Propaganda y en la Oficina de Prensa Extranjera y trataron de suprimir cualquier indicio de desviación en el servicio exterior.

  • 118 Laborie,1990. Sobre este tema, véanse también Gordon,1974 y Pike,1975.
  • 119 Lacaze,1991.

30La enorme dificultad de montar un aparato propagandístico unificado, sólido y eficiente en circunstancias extremas como las de la Guerra Civil explica, tal vez, las analogías mencionadas entre los dos bandos. Para zanjar las cuestiones que se han planteado sería preciso, en todo caso, examinar el impacto de ambas campañas en la opinión francesa, algo que por razones de espacio es imposible abordar aquí. Los estudios existentes sobre la reacción de los franceses ante el conflicto sugieren que el miedo a perder la alianza británica y el pánico que despertaba la posibilidad de que la tragedia española se repitiese al otro lado de los Pirineos fueron antídotos suficientes contra cualquier gran engaño118. La aparente evolución de la sociedad francesa a favor del apaciguamiento de las potencias fascistas y de la No-Intervención en España a lo largo de estos casi tres años de lucha podría interpretarse como un fracaso de la campaña republicana, o simplemente como una prueba más de la fuerza de los sentimientos pacifistas en la Francia de entreguerras119. Pero hasta que dispongamos de un estudio en profundidad sobre el impacto del conflicto español en el país vecino no tendremos más remedio que seguir especulando.

31Xammar, Eugeni (1991), Seixanta anys d’anar pel món, Barcelona.

Haut de page

Bibliographie

Abreviaturas
ANP: Archives nationales, París.
APPP: Archives de la Préfecture de Police de Paris.
AHN: Archivo Histórico Nacional, Madrid.

  • PA: Papeles Araquistáin.

  • AMP: Archivo Marcelino Pascua.

AMAE: Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores, Madrid.
AGA: Archivo General de la Administración, sección Asuntos Exteriores, Alcalá de Henares.


*

À propos de la lettre collective des évêques espagnols, París, 1937.

Albes, Jens (1996), Worte wie Waffen. Die deutsche Propaganda in Spanien während des Ersten Weltkrieges, Essen.

Albert, Pierre (1972), «La presse française de 1871 à 1940», en Claude Bellanger, Jacques Godechot, Pierre Guiral y Fernand Terrou (dirs.), Histoire générale de la presse française (5 vols.), París, vol. 3, pp. 135-622.

Álvarez del Vayo, Julio (1940), Freedom’s Battle, Londres.

Álvarez del Vayo, Julio (1936), L’Espagne accuse, París.

Attentats et terreur: instruments de conquête politique, París, 1937.

Aub, Max (1985), Conversaciones con Luis Buñuel, Madrid.

Avilés Farré, Juan (1994), Pasión y farsa. Franceses y británicos ante la Guerra Civil española, Madrid.

Azaña, Manuel (2000), Diarios completos, Barcelona.

Aznar Soler, Manuel y Schneider, Luis Mario (eds.) (1978-1979), Segundo Congreso Internacional de Escritores en Defensa de la Cultura [Valencia-Madrid-Barcelona-París, julio de 1937] (3 vols.), vol. 3: Ponencias, documentos, testimonios, Barcelona.

Bahamonde, Ángel y Cervera, Javier (1999), Así terminó la Guerra de España, Barcelona.

Beevor, Antony (2005), La Guerra Civil española, Barcelona.

Bibliothèques du front et de l’arrière en Espagne Républicaine, Barcelona, 1937-1938.

Blasco, Sofía (1938), Peuple d’Espagne: journal de guerre de la «Madrecita», París.

Bolloten, Burnett (1961), The Grand Camouflage. The Communist Conspiracy in the Spanish Civil War, Londres.

Bombardements et agressions en Espagne (juillet 1936-juillet 1938), París, 1938.

Buñuel, Luis (1983), Mi último suspiro, Barcelona.

El catolicismo en la España leal y en la zona facciosa, Madrid-Valencia, 1937.

La destruction de Guernica, París, s.f.

Durango ville martyre, París, 1937.

Epistolario Prieto-Negrín, Barcelona, 1989.

Esenwein, George y Shubert, Adrian (1995), Spain at War. The Spanish Civil War in Context, 1931-1939, Londres y Nueva York.

Fischer, Louis (1941), Men and Politics, Nueva York.

[La] Galice sous la botte de Franco, París, 1938 (ed. castellana: Galicia bajo la bota de Franco, Santiago, 2005).

Gallegos Rocafull, José Manuel (2007), La pequeña grey. Testimonio religioso sobre la Guerra Civil española, Barcelona.

García Fernández, Hugo (2006), «El turismo político durante la Guerra Civil: viajeros británicos y técnicas de hospitalidad en la España republicana, 1936-1939», Ayer, 64, pp. 287-308.

García Fernández, Hugo (2007), «Seis y media docena: la propaganda de atrocidades de la Guerra Civil y su impacto en Gran Bretaña», Hispania, 226 (mayo-agosto), pp. 671-692.

García Fernández, Hugo (2008), Mentiras necesarias. La batalla por la opinión británica durante la Guerra Civil, Madrid.

Gobin, Alain (1997), Hernando Viñes: sa vie, son œuvre, París.

González Calleja, Eduardo (2006), «La otra batalla de la cultura: la propaganda de los dos bandos en América Latina», Revista de Occidente, 302-303, pp. 35-59.

Gordon, Richard Alan (1974), France and the Spanish Civil War, Michigan.

Gross, Babette (1991), Willi Münzenberg. Eine politische Biografie, Leipzig.

Jézéquel, Jules (1937), Impressions d’Espagne, París.

Jiménez de Aberasturi, Juan Carlos (1999), De la derrota a la esperanza: políticas vascas durante la Segunda Guerra Mundial, Bilbao.

Jowett, Garth S. y O’Donnell, Victoria (1989), Propaganda and persuasion, Newbury Park (California) - Londres.

Juliá, Santos (2006), «El Frente Popular y la política de la República en guerra», en Santos Juliá (coord.), República y guerra en España, Madrid, pp.129-222.

Koch, Stephen (1995), Double lives. Stalin, Willi Münzenberg and the Seduction of the Intellectuals, Londres.

Koestler, Arthur (2000), La escritura invisible (2 vols.) Barcelona.

Laborie, Pierre (1990), «Espagnes imaginaires et dérives pré-vichystes de l’opinion française», en Jean Sagnes y Sylvie Caucanas (eds.), Les Français et la Guerre d’Espagne, Perpignan, pp. 89-99.

Lacaze, Yvon (1991), L’opinion publique française et la crise de Munich, Berna.

Lettre ouverte à Son Éminence le Cardinal Verdier, s. l., s. f.

Le livre blanc de l’intervention italienne en Espagne, París, 1937.

Luengo Teixidor, Félix (1996), Espías en la embajada. Los servicios secretos republicanos en Francia durante la Guerra Civil, Bilbao.

Martín Martín, Fernando (1982), El Pabellón español en la Exposición Internacional de París en 1937, Sevilla.

Martin-Chauffier, Louis (1936), Catholicisme et Rébellion, París.

McMeekin, Sean (2003), The Red Millionaire: A Political Biography of Willy Münzenberg, Moscow’s Secret Propaganda Tsar in the West, 1917-1940, New Haven.

Messinger, Gary S. (1992), British Propaganda and the State in the First World War, Manchester-Nueva York.

Miralles, Ricardo (1993), «La política exterior de la República española hacia Francia durante la Guerra Civil», Historia Contemporánea, 10, pp.29-50.

Miralles, Ricardo (1998-1999), «La embajada de Marcelino Pascua en París durante la Guerra Civil española», Bulletin d’Histoire contemporaine de l’Espagne, 28-29, pp. 133-160.

Moradiellos, Enrique (2001 a), «Una guerra civil de tinta: la propaganda republicana y nacionalista en Gran Bretaña durante el conflicto español», Sistema, 164, pp. 69-97.

Moradiellos, Enrique (2001 b), El reñidero de Europa. Las dimensiones internacionales de la Guerra Civil española, Barcelona.

Moreno Garrido, Ana (2007), «L’Office de Tourisme Espagnol de París (1929-1939)», Cuadernos de Historia Contemporánea, 29, pp. 199-218.

Negrín, Juan (1938), Les 13 points pour lesquels combat l’Espagne, Barcelona.

Ossorio y Gallardo, Ángel (1941), La España de mi vida, Buenos Aires.

Onaindía, Alberto de (1973), Hombre de paz en la guerra, Buenos Aires.

Paz Rebollo, Maria Antonia (1988), El colonialismo informativo de la agencia Havas en España [1870-1940] (2 vols.), Madrid.

Pike, David Wingeate (1975), Les Français et la guerre d’Espagne, París.

Portela Valladares, Manuel (1988), Dietario de dos guerras (1936-1950), La Coruña.

Rey García, Marta (1997), Stars for Spain: la Guerra Civil española en los Estados Unidos, A Coruña.

Ríos Carratalá, Juan Antonio (1995), A la sombra de Lorca y Buñuel: Eduardo Ugarte, Alicante.

Riquer, Borja de (1997), El último Cambó 1936-1947. La tentación autoritaria, Barcelona.

Ruiz Vilaplana, Antonio (1937), Sous la foi du serment, París.

Ruiz Vilaplana, Antonio (1938), Burgos’ Justice, Londres.

Salaberría, Ramón (2000), «La larga marcha de Juan Vicens: bibliotecario republicano», Educación y biblioteca, 108 (enero), pp. 5-16.

Salaberría, Ramón (2002), «Las bibliotecas populares en la correspondencia de Juan Vicens a Lulu Jourdain y Hernando Viñes (1933-1936)», Anales de documentación, 5, pp. 309-332.

Sánchez Alarcón, Inmaculada (2005), La Guerra Civil española y el cine francés, Barcelona.

Semprún Gurrea, José María (1936), La question d’Espagne inconnue, París.

Serrano, Carlos (1987), L’enjeu espagnol: PCF et guerre d’Espagne, París.

Sierra de Teruel, cincuenta años de esperanza, Valencia, 1989.

Southworth, Herbert Routledge (1963), Le Mythe de la croisade de Franco, París (ed. castellana: El Mito de la cruzada de Franco, Barcelona, 1986).

Southworth, Herbert Routledge (2000), El lavado de cerebro de Francisco Franco, Barcelona.

Stradling, Robert (2008), Your Children Will Be Next:Bombing and Propaganda in the Spanish Civil War, Cardiff.

Taylor, Philip M. (1997), «Propaganda in international politics, 1919-1939», en Patrick Finney (ed.), The Origins of the Second World War, Londres, pp. 351-371.

Trinidad Lafuente, Isabel (2001), «Le gouvernement de Burgos et la Suisse: diplomatie et propagande», en Mauro Cerutti, Sébastien Guex y Meter Huber (eds.), La Suisse et l’Espagne, de la République à Franco (1936-1946): relations officielles, solidarités de gauche, rapports économiques, Lausanne, pp. 55-72.

Tusell, Javier (1999), Arte, Historia y política en España (1890-1939), Madrid.

Tusell, Javier y García Queipo de Llano, Genoveva (1993), El catolicismo mundial y la guerra de España, Madrid.

Vicens de la Llave, Juan (1938), L’Espagne vivante, le peuple à la conquête de la culture, París (ed. castellana: España viva, Madrid, 2002).

Weintraub, Stanley (1969), The Last Great Cause. The Intellectuals and the Spanish Civil War, Londres.

Haut de page

Notes

1 Weintraub,1969. Este trabajo se integra en el proyecto «Retóricas e intransigencia y violencia política en la España de entreguerras, 1923-1945», financiado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (SEJ 2005-04223), y se ha beneficiado de un contrato de investigación del programa Juan de la Cierva, cofinanciado por el Fondo Social Europeo.

2 Beevor,2005, pp. 351-368.

3 La primera tesis, en Esenwein y Shubert,1995, pp. 251-252 y Stradling,2008; la segunda, en Trinidad Lafuente,2001.

4 Bolloten,1961.

5 Southworth,1963 y 2000.

6 Jowett y O’donnell,1989, pp. 99-100.

7 Rey García,1997; Riquer,1997; Moradiellos,2001 a; González Calleja,2006, y García Fernández,2008.

8 Véanse, por ejemplo, Messinger,1992, Albes,1996 y Taylor,1997.

9 Miralles,1993.

10 Luengo Teixidor,1996, pp. 39-49; Moreno Garrido,2007.

11 Más detalles en García Fernández,2008, caps. IIy III.

12 Ibid., pp. 37-39.

13 Aub,1985, p. 82. Sobre Münzenberg, véanse Koch,1995 y McMeekin,2003.

14 Moradiellos,2001 b, pp. 92-106.

15 Informe «Aktion für Spanien», 1-iii-1937, ANP, F7/151131.

16 Informe de 2-ix-1936, APPP, BA 1666.

17 Koestler,2000, vol. 2, pp. 355-367.

18 Araquistáin a Álvarez del Vayo, 31-x-1936, AHN, PA, 70/31 a; «Protokoll der Besprechung zwischen A[raquistáin] und W[illi] und O[tto] über Schaffnung einer Nachrichtagentur», s. f., AHN, PA, 73/95.

19 Araquistáin a Álvarez del Vayo, 6-iv-1937, AHN, PA, 70/11.

20 Informe «De la propagande espagnole en France», s. f., AMAE, RE 140/8, Exp. 6.

21 Aub,1984, pp. 86 y sqq.

22 Moreno Garrido,2007, pp. 204sqq. Informe de 5-viii-1937, APPP, BA, 2021.

23 Entrevista a Peinado en Aub,1984, p. 354.

24 Carta del Comité Organizador de Exposiciones al ministro de Estado, 20-v-1937, AGA, caja 11.245, leg. 6.127 (en adelante 11.245/6.127).

25 Martín Martín,1982, pp. 32-35.

26 José Gaos a Ángel Ossorio y Gallardo, 8-vi-937, AGA, 11.097/4.491.

27 Martín Martín,1982, pp. 70sqq. La historia del encargo y compra del Guernica por la Embajada se cuenta en Tusell,1999, pp. 247-252. Véase también Le livre blanc.

28 Álvarez del Vayo a Araquistáin, 24-xii-1936, AHN, PA, 23/108 a.

29 Álvarez del Vayo a Araquistáin, 25-xii-1936, AHN, PA, 23 A /109 a.

30 Álvarez del Vayo a Araquistáin, 2-i-1937, AHN, PA, 23A / 109 a. «El amigo Marín» era el comunista Ricardo Marín, empleado en la Embajada soviética en Madrid a principios de la guerra.

31 Esplá a Araquistáin, 2-iv-1937, AHN, PA, 73/56.

32 Vicens a Ossorio, s. f., AGA, 11.064/6.324.

33 Los detalles de la crisis, en Juliá,2006, pp. 187-196.

34 Azaña,2000, pp. 982-983.

35 Vicens a Juan Guixé (primer secretario de Embajada), 4-ix-1937, AGA, 11.065/6.324.

36 Salaberría,2000.

37 Salaberría,2002, pp. 315-316.

38 «Informe sobre la organización y actividades de la Delegación de Propaganda en París y de sus principales secciones de trabajo», s. f., AGA, 11.064/6.324.

39 Pita Rodríguez a Ossorio, 26-x-1937, AGA, 11.064/6.324.

40 Martín Echevarría a Ossorio, 26-xi-1937, AGA, 11.064/6.324.

41 Vicente Álvarez-Buylla a Giral, 26-i-1938, AMAE, R-643, 6.

42 «Rapport d’activité et plan d’élargissement du Comité Franco-Espagnol», 19-x-1937, AGA, 11.064/6.324. Sobre Viñes, véase Gobin,1997, pp. 10-105.

43 Álvarez del Vayo, 1936; Martin-Chauffier, 1936; Le livre blanc; Semprún Gurrea, 1936; Durango ville martyre y La destruction de Guernica.

44 Ponencia de Tzara en Valencia, 4-vii-1937, citada en Aznar Soler y Schneider,1978-1979, pp. 35-37.

45 Sobre los viajes organizados durante la guerra, véase García Fernández,2006.

46 Azaña,2000, p. 1036.

47 Lista de «Organizaciones con las que la Delegación mantiene relaciones», AGA, 11.043/6.324. Desde julio de 1937 la Embajada subvencionó al Comité Internacional con 10.000 francos mensuales y al Comité de Zyromsky con 25.000, según la correspondencia conservada en AGA, 11.043/6.687 y 6.324.

48 Vicens a Ossorio, s. f., AGA, 11.064/6.324.

49 Messinger,1992, pp. 39-62.

50 Sobre la reacción de los católicos franceses ante la guerra, véase Tusell y Queipo de Llano,1993, pp. 63-182.

51 «Proyecto para la propaganda católica», s. f., y AGA, 11.064/6324.

52 Gallegos sólo menciona su trabajo de pasada en sus memorias (Gallegos Rocafull,2007, pp. 141-142).

53 Ibid., pp. 88sqq.

54 Onaindía,1973, pp. 99-306.

55 El encargado de propaganda de la Delegación vasca, Antonio de Irala, recibiría una subvención de 50.000 francos mensuales desde septiembre según Vicens a Ossorio, 29-vii-1937, AGA, 11.065/6.324. Véase Jiménez de Aberasturi,1999,pp. 74-83. Las relaciones de Vicens con el personal del Centro de Propaganda de la Generalitat de Cataluña, fundado a finales de 1936 en París por el arquitecto y escritor Nicolau Maria Rubió i Tuduri, parecen haber sido mucho más distantes, a juzgar por sus comentarios a Ossorio, 23-vii-1937, AGA, 11.065/6324.

56 Ossorio a Ugarte, 20-vii-1937, AGA, 11.256/6.067.

57 «Informe sobre la organización y actividades de la Delegación de Propaganda en París y de sus principales secciones de trabajo», s. f., AGA, 11.064/6.324. Sobre Fabra, véase Paz Rebollo,1988, vol. 2, pp. 1.052sqq.

58 Ossorio al Ministerio de Asuntos Exteriores francés, 5-ii-1938, AGA, 11.083/6324.

59 «Resumen de actividades de la Agencia España», marzo de 1938, AGA, 11.064/6324. Un mes antes había salido a la calle el primer número de L’Espagne et le monde, revista de prensa de la que se publicarían veinte números hasta agosto de 1939.

60 «Actividad del departamento de propaganda cinematográfica a partir de la fecha de su reorganización», s. f., AGA, 11.064/6.324. Véase Sánchez Alarcón,2005, pp. 322-331.

61 Sierra de Teruel, pp. 270sqq.

62 Vicens a Ossorio, 24-x-1937, AGA, 11.065/6.324. Véase Buñuel,1983, p. 172.

63 Vicens a Ossorio, 15-ix-1937, AGA, 11.065/6324.

64 Álvarez del Vayo,1940, p. 146.

65 «Informe sobre la organización y actividades de la Delegación de Propaganda en París y de sus principales secciones de trabajo», s. f., AGA, 11.064/6.324.

66 Ossorio y Gallardo,1941, pp. 156sqq.

67 Azaña,2000, pp. 1019-1020.

68 Avilés Farré,1994, pp. 97-98.

69 Xamar,1991, p. 420.

70 Vicens a Ossorio, 8-ix-1937, AGA, 11.064/6.324.

71 Ossorio a Vicens, 21-ix-1937, ibid.

72 Ossorio y Gallardo,1941, p. 171.

73 Vicens a Ossorio, 30-x-1937, AGA, 11.064/6.324.

74 Xammar,1991, pp. 424sqq.

75 Ruiz Vilaplana,1937 y 1938.

76 José Tomás Piera a Ossorio, 5-ii-1938, AGA, 11.064/6.324.

77 García Fernández,2007.

78 Koestler,2000, vol. 2, pp. 366-367. En una carta a Araquistáin de 30-x-1936, Münzenberg subrayaba la necesidad de hacer coincidir la publicación del libro con las noticias de los primeros bombardeos de Madrid por la aviación franquista y el anuncio de una obra acerca de las «atrocidades rojas» en el Times de Londres (AHN, PA, 34/M448).

79 Memorándum de Charles Duff a Carlos Esplá, 2-ii-1937, AMAE, Archivo de Pablo de Azcárate, 104/7.

80 Vicens a Ossorio, 21-vii-1937, AGA, 11.064/6.324.

81 Ossorio a Vicens, 25-vii-1937, ibid.

82 Documentación dispersa en AGA, 11.065/6.324.

83 Vicens de la Llave,1938; en esta misma línea véase también Bibliothèques du front.

84 Recorte de prensa y nota de 18-ii-1938, AGA, 11.065/6.324.

85 Palabras de Felipe García Ascot (secretario de Embajada), recogidas en «Informe de la Policía de París», s. f., APPP, BA 2154.

86 Otras publicaciones de esta temática fueron El catolicismo en la España leal y en la zona facciosa; Lettre ouverte à Son Éminence le Cardinal Verdier; Jézéquel,1937; la transcripción de un discurso de Goebbels revelador del anticristianismo nazi; y la reciente encíclica de Pío XI sobre la situación de la Iglesia católica en la Alemania nazi, Mit Brennender Sorge.

87 Dossier «Sofía Blasco», AGA, 11.063/6.349.

88 Blasco,1938.

89 Ossorio a Martín Echeverría, 27-xii-1937, AGA, 11.063/6.349.

90 «Informe sobre la organización y actividades de la Delegación de Propaganda en París y de sus principales secciones de trabajo», s. f., AGA, 11.064/6.324 e «Informe sobre gastos fijos mensuales de la asignación de propaganda», s. f., AHN, AMP, 11/11.

91 Domenchina a Pascua, 23-iv-1938, AGA, 11.063/6.348. Sánchez Arcas a Pascua, 23-vii-1938, AGA, 11.065/6.324.

92 Vicens a José Carner, 25-v-1938, AGA, 11.065/6.324.

93 Vicens a Pascua, 1-vii-1938, ibid.

94 Álvarez del Vayo a Rubio Hidalgo, 28-viii-1938, AMAE, R-1069, 35.

95 Sánchez Arcas a Vicens, 31-v-938, AGA, 11.065/6.324.

96 Vicens a Pascua, 7-vi-1938, ibid.

97 Vicens a Fernando González Arnao, 15-xii-1938, ibid.

98 Sánchez Arcas a Pascua, 26-vii-1938, AHN, AMP, 10/10.

99 Bahamonde y Cervera,1999, pp. 37ssq.

100 Miralles,1998-1999, p. 136.

101 Pascua: «Mi Embajada en París», AHN, AMP, 5.8 b.

102 Pascua a Negrín, 7-vi-1938, AHN, AMP, 2/19.

103 Pascua a Álvarez del Vayo, 24-ix-1938, AHN, AMP, 1/21; Pascua a Negrín, 27-ix-1938, ibid., 2/19.

104 Pascua a Álvarez del Vayo, 11-xi-1938, AHN, AMP, 1/22. Los periodistas citados eran [Edgar] Mowrer, del Chicago Daily News, y [Geoffrey] Cox, del británico Daily Express.

105 Portela Valladares,1988, p. 120.

106 Preteceille es el autor más probable de un proyecto consistente en sobornar a varios periodistas franceses («Mr. B», «E. B.» y «G.») con 520.000 francos para realizar una campaña en contra de la política de No-Intervención, fechado a 25-xi-1936 y conservado en AHN, PA, 73/86. La cercanía de Buré y Tabouis a los republicanos la confirma la esposa de Münzenberg (Gross,1991, p. 472). Sobre la venalidad de la prensa francesa, véase Albert,1972, pp. 498-509.

107 Serrano,1987, pp. 89sqq.

108 Azaña a Ossorio, 28-vi-1939, en Azaña,2000, p. 1268; Prieto a Negrín, 3-vii-1939, en Epistolario Prieto-Negrín, pp. 53-54.

109 Informe del Secret Intelligence Service, 27-xi-1939, Public Record Office, Kew, KV 2/774, 272 a.

110 Fischer a Stalin, 16-xi-1938, Universidad de Princeton, Fischer Papers, serie 1, caja 12, carpeta 9.

111 Fischer,1941, p. 452 y Negrín,1938.

112 Pascua a Álvarez del Vayo, 6-xii-1938, AHN, AMP, 1/22.

113 Véase AGA, 11.065/6.324. Sobre Ugarte, Ríos Carratalá,1995, pp. 91-95.

114 Informe de 22-i-1939, APPP, BA 2021.

115 Informe de 28-ii-1939, APPP, BA 2154.

116 Informe de 15-ii-1939, APPP, BA 1664/100900.

117 Riquer,1997, pp. 99-147.

118 Laborie,1990. Sobre este tema, véanse también Gordon,1974 y Pike,1975.

119 Lacaze,1991.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Hugo García, « La propaganda exterior de la República durante la Guerra Civil », Mélanges de la Casa de Velázquez, 39-1 | 2009, 215-240.

Référence électronique

Hugo García, « La propaganda exterior de la República durante la Guerra Civil », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 39-1 | 2009, mis en ligne le 15 avril 2011, consulté le 22 mai 2017. URL : http://mcv.revues.org/461

Haut de page

Auteur

Hugo García

Departamento de Historia del Pensamiento y de los Movimientos Sociales y Políticos, Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, Universidad Complutense de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org