Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche

Jean-Philippe Luis, L’ivresse de la fortune. A. M. Aguado, un génie des affaires

Martín Rodrigo y Alharilla
p. 274-276
Référence(s) :

Jean-Philippe Luis, L’ivresse de la fortune. A. M. Aguado, un génie des affaires, Paris, Payot & Rivages, 2009, 511 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 30 novembre 2014.

1La biografía publicada recientemente por Jean-Philippe Luis en torno al controvertido Alejandro M. Aguado bien merece ser considerada como una obra modelo en su género pues puede servir de guía para aquellos jóvenes historiadores que quieran encaminar sus primeros pasos como investigadores hacia el género biográfico. Dicha monografía pone de relieve hasta qué punto el análisis biográfico ha dejado de ser un género menor en la historiografía actual. Y pone asimismo de relieve cuán lejos queda aquella absurda identificación entre análisis biográfico y visión conservadora de la historia. El libro revela, al contrario, las potencialidades explicativas de dicho subgénero historiográfico. Y es que su autor ha sabido resolver, con maestría, una de las trampas más peligrosas del mismo: la difícil relación entre excepcionalidad y representatividad. Su autor utiliza, de hecho, la trayectoria vital del primer marqués de las Marismas del Guadalquivir para analizar aspectos relevantes de la historia de España (y de París) en aquellos años.

2Luis presenta no sólo problemas relacionados estrictamente con el «yo» del sujeto analizado sino que convierte a dicho «yo» en el vehículo que le permite tejer un discurso narrativo preocupado por reconstruir todo un complejo mundo de relaciones, a medio camino entre la economía, la política y la cultura, y a caballo entre España y Francia. Así, su obra representa un caso ejemplar de lo que puede dar de sí el análisis de la relación entre el individuo y la sociedad que le rodea. El autor se centra, por ejemplo, en la forma de actuar de la camarilla más cercana a Aguado. En una narración que también recoge las diversas implicaciones que la preeminencia de esos «intereses compartidos» entre diferentes individuos como Javier de Burgos, Sebastián de Miñano o Manuel Valdés (muy cercanos a su vez a los influyentes Antonio Ugarte y Luis López Ballesteros) tuvo tanto para la política española como para las finanzas públicas del país, en la ominosa década. Unos intereses cruzados y compartidos que sirvieron, por cierto, para el rápido enriquecimiento de unos pocos, como el propio Alejandro M. Aguado, a menudo a costa de operaciones claramente lesivas para el interés público.

3Aguado no era, antes de la publicación del libro de Luis, un personaje desconocido. Más bien todo lo contrario. Su figura había merecido ya el interés de numerosos autores que fueron publicando diferentes aproximaciones sobre su persona, algunos en francés (como Jules Bertaud, André Boudier o Jacques Gauchet) y otros en castellano (como Felipe Cortines, Luis Kardúner o Angel B. Sanz). Incluso hace relativamente poco, Armando Rubén Puente publicó en Madrid el primer tomo de una monografía centrada exclusivamente en la trayectoria del marqués de las Marismas del Guadalquivir. ¿Tenía sentido, entonces, publicar un nuevo libro en torno a la figura de Alejandro M. Aguado? A la vista del resultado cabe concluir que sí. Me atrevo a afirmar incluso que el libro que nos ocupa puede tenerse por definitivo. Solamente el hallazgo de los papeles de la banca Aguado (hasta el momento, desaparecidos) o, quizás, de la documentación testamentaria del personaje (arrancada extrañamente del legajo notarial donde debería estar) me harían variar de opinión.

4El libro está organizado en tres partes, cada una de las cuales está dividida, a su vez, en tres capítulos a los que cabe añadir un epígrafe final dedicado a las conclusiones. Cuenta además con un útil índice onomástico así como con un breve anexo dedicado, sobre todo, a recoger interesante (aunque escasa) información gráfica y un útil árbol genealógico. Destaca, asimismo, el aparato crítico del volumen, tanto las sucintas notas del mismo (colocadas con acierto al final, para hacer más ágil aún la lectura del texto) como una relación de archivos y de libros utilizados.

5En la primera de las tres partes del libro, el autor se ocupa de la fase germinal de Alejandro M. Aguado, con un primer capítulo dedicado a la historia de sus antepasados, en las dos generaciones anteriores de su familia cuya lectura resulta especialmente interesante para entender el horizonte vital de los padres, tíos y abuelos del biografiado. Un horizonte vinculado no tanto a la España peninsular como a su imperio americano; a Cuba, sobre todo, pero también a Venezuela y, cómo no, al puerto de Cádiz, cordón umbilical en el xviii entre la España peninsular y la América hispana. Y un horizonte sin el cual resultaría difícil entender la personalidad del propio Alejandro M. Aguado. Le sigue un segundo capítulo dedicado a la infancia y formación del personaje y uno tercero a su participación en la mal llamada guerra de Independencia, una de cuyas consecuencias fue su obligado exilio hacia tierras francesas, a partir de 1813. Combinando una cierta ordenación cronológica con una preocupación (o presentación) temática, la segunda y tercera parte se ocupan de narrar la trayectoria vital de Aguado durante su etapa parisina. Quiero destacar, de entrada, que el autor acierta también al recoger, en su texto, la pluriactividad y la dimensión poliédrica de un personaje tan polifacético como controvertido.

6Un texto que, como no podía ser de otra forma en el caso de un banquero, se ocupa ciertamente de su faceta financiera. De hecho, uno de los fragmentos mejor hilvanados por el autor, en el quinto capítulo, es la descripción y el análisis de la forma concreta como Aguado empezó a obtener sustanciales ganancias (sin contar de entrada con un gran capital), rayando la ilegalidad, en un comportamiento más propio de un agiotista que de un banquero. Así, tras el éxito obtenido merced a su participación en el famoso empréstito Guebhard, Aguado se convertiría no sólo en el banquero parisino de Fernando VII sino, más aún, en un empresario capaz de invertir parte de sus capitales en nuevas iniciativas, tanto en España como en Francia. Y en una de las diez principales fortunas de este último país.

7De la misma manera que su actividad financiera no agota la complejidad de un personaje como Aguado, tampoco el texto de Luis se limita a analizarlo exclusivamente como banquero. El libro, ciertamente, parte de esa riqueza acumulada en un número muy reducido de años (a partir sobre todo de operaciones con la hacienda fernandina) para tratar tanto las otras aristas del personaje como sus múltiples relaciones de todo tipo. Aparecen, así, los entresijos de la política española en los últimos años del reinado de Fernando VII pero también el papel de Aguado en el mundo de la haute banque parisina; aparecen las extrañas alianzas entre absolutistas y antiguos afrancesados pero también la actividad paternalista de un singular hombre-hecho-a-sí-mismo. Y aparecen, por encima de todo, los dos mundos en los que transcurrió no sólo la vida de Aguado sino especialmente su enriquecimiento, España y Francia (o, más propiamente, la corte de Madrid y la plaza de París).

8Jean-Philippe Luis se sirve de Aguado para reflexionar sobre el poder que había alcanzado la prensa, en el París de la Restauración y de la Monarquía de Julio (fuese como enemiga o como aliada, de algo o de alguien) así como para reflexionar sobre la faceta simbólica (y no sólo crematística) del poder del biografiado. Así, en los capítulos vii y viii analiza tanto su dimensión benefactora como, sobre todo, coleccionista además de las implicaciones que tuvo para Aguado el poder controlar, primero, el Teatro Italiano y, después, la Ópera de París. Especialmente sugerentes resultan las noticias sobre su colección de 395 cuadros. Y digo sugerentes porque revelan hasta qué punto la pinacoteca particular de un riquísimo banquero no necesariamente era el resultado de sumar dinero, buen gusto, tradición y cultura sino que podía ser, simplemente, el fruto del engaño de unos convincentes marchantes de arte con pocos escrúpulos.

9El libro culmina con un nuevo juego de espejos entre la imagen que Aguado quería dar de sí mismo y la que «los otros» tenían de él (que resultó ser, en general, poco favorable). Una obra, en definitiva, rigurosa y recomendable.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Martín Rodrigo y Alharilla, « Jean-Philippe Luis, L’ivresse de la fortune. A. M. Aguado, un génie des affaires », Mélanges de la Casa de Velázquez, 42-2 | 2012, 274-276.

Référence électronique

Martín Rodrigo y Alharilla, « Jean-Philippe Luis, L’ivresse de la fortune. A. M. Aguado, un génie des affaires », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 42-2 | 2012, mis en ligne le 30 novembre 2014, consulté le 24 octobre 2014. URL : http://mcv.revues.org/4734

Haut de page

Auteur

Martín Rodrigo y Alharilla

Universitat Pompeu Fabra.

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org