Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche

Richard Hocquellet, La revolución, la política moderna y el individuo. Miradas sobre el proceso revolucionario en España (1808-1835)

Antonio Moliner Prada
p. 276-279
Référence(s) :

Richard Hocquellet, La revolución, la política moderna y el individuo. Miradas sobre el proceso revolucionario en España (1808-1835), Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza, 2011, 291 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 30 novembre 2014.

1Esta obra reúne una serie de artículos originales, escritos en francés,  dispersos en libros y revistas y conferencias o ponencias todavía no publicadas, del malogrado investigador Richard Hocquellet, que merecen una consideración particular por su calidad e innovación metodológica. El autor realiza una atenta mirada al período tan convulso del primer tercio del siglo xix de la historia de España, época marcada por la trágica experiencia de la guerra napoleónica, por la revolución liberal que abrió un proceso de modernización política sin igual y por los movimientos de resistencia y contrarrevolución. La selección de los artículos y su articulación dentro del libro la ha realizado Jean-Philippe Luis, que sigue en gran manera en sus investigaciones la estela abierta por Hocquellet.

2Como queda señalado en la introducción del libro, escrita por Véronique Hébrard y Geneviève Verdo, la impronta que dejó el profesor François-Xavier Guerra en los seminarios celebrados en la Universidad de París I al comienzo de los años noventa del pasado siglo, posibilitó una lectura renovada de las revoluciones hispánicas y mostró la similitud de los procesos así como la complejidad del proceso revolucionario español.

3El tema estrella de los investigadores de este proyecto es el estudio de las dinámicas de politización en el mundo ibérico durante los siglos xix y xx. De entrada hay que señalar que la modernidad política solo se entiende desde la perspectiva de la larga duración y en un marco territorial amplio, como es el espacio europeo y americano. En el caso de Europa se han desarrollado dos modelos interpretativos. El de Jürgen Habermas que parte de la formación de una «esfera pública política», iniciada en Inglaterra a finales del siglo xvii, desarrollada en el siglo xviii con la Ilustración y en la primera mitad del xix con la extensión de los regímenes liberales, y el modelo propuesto por Maurice Agulhon a través del concepto de «sociabilidad política», como superación de las concepciones comunitarias tradicionales por otras liberales e individualistas. Para el caso hispanoamericano, Francois-Xavier Guerra, Annick Lempérière y otros autores han señalado que el desarrollo del espacio público moderno (opinión pública, sociabilidad y desarrollo de la prensa) no precedió a la Revolución sino que nació con ella.

4Los trabajos de Hocquellet se sitúan en esta línea de investigación a partir del estudio de numerosas fuentes documentales de diferentes archivos y territorios, analizadas con una mirada y enfoque nuevos. Con la crisis de comienzos del siglo xix se inicia un proceso de modernización política en España y al otro lado del Atlántico. Hay que entender los motivos de la movilización masiva surgida en medio de la crisis de la monarquía en 1808, pero también comprender las mutaciones políticas, su recepción y reformulación por parte de los actores principales. Se trata de «redistribuir los papeles (personajes y enunciados) para que aparezca el acontecimiento a distancia, con la mayor fiabilidad posible» (p. 201).

5La primera parte del libro, titulada «Arqueología de una revolución (1808-1812)», plantea tres aspectos principales a través de los siete capítulos que incluye. La primera cuestión versa sobre «La crisis de 1808»: «Deconstrucción de los vínculos de poder durante la crisis del antiguo Régimen español», «La noción de bien público para los miembros de los ayuntamientos españoles a finales del Antiguo Régimen» y «España 1808: unos reinos huérfanos. Un análisis de las Juntas patrióticas». La segunda cuestión trata sobre «El camino hacia la modernidad política»: «Los dirigentes patriotas y su representación del poder durante la guerra de la Independencia. Del consensus populi a la voluntad general» y «La convocatoria de las Cortes extraordinarias de Cádiz (1808-1810), una etapa esencial de la revolución española». La tercera cuestión es una reflexión sobre el papel de «La prensa y el nacimiento de la opinión pública»: «Fragmentos de un discurso político. La difusión del discurso patriótico en la América española al principio de la Guerra de la Independencia (1808-1810)» y «La invención de la modernidad en la prensa. La Constitución de la opinión pública en España al principio de la guerra de la Independencia».

6La imagen de la orfandad de los reinos de España, sobrevenida por las abdicaciones de Bayona, sirve de punto de partida en su reflexión sobre el alcance de la revolución de 1808-1812. En gran manera revela las estructuras profundas de la monarquía española como órgano complejo de gobierno y el papel desarrollado por el rey en las distintas comunidades y pueblos. La crisis de 1808 generó un vacío de poder y provocó la creación de juntas patrióticas, justificadas desde la teoría pactista de corte escolástico. La cohesión de la comunidad, conforme con el espíritu del bien público, justifica el compromiso político de los patriotas en torno a estos nuevos organismos creados, depositarios de la soberanía nacional. Entre el levantamiento patriótico de 1808 y la apertura de las Cortes extraordinarias de Cádiz en septiembre de 1810, la élite política española y sus dirigentes, más allá de su posición social privilegiada, se convierten en los representantes de una nación soberana.

7En cuanto a la tipología de las juntas, objeto de investigación de su tesis (2001), establece tres tipos: las de continuidad, las más numerosas, en las que predominan autoridades antiguas; las de tipo militar, con una fuerte proporción de militares; y  las de ruptura, en las que se observa una relativa renovación de los responsables del gobierno. Lo original del movimiento juntero es el impulso popular que tuvo, que no fue espontáneo sino fomentado por los dirigentes de siempre, el patriciado y la aristocracia que en parte recuperó el espacio perdido por las reformas introducidas por los Borbones y los Decretos de Nueva Planta. No se trata de un proceso democratizador sino realizado  en nombre de la comunidad de donde nace una nueva legitimidad frente al poder de la monarquía absoluta.

8Con ello se inicia el camino hacia la modernidad política, siendo los «dirigentes patriotas» los mediadores y actores políticos de nuevo cuño que justifican su representación del poder no en el bien público sino en nombre de la voluntad general y de la soberanía nacional. Entre otros ejemplos sitúa a los miembros de la Junta Central, que utilizaron una liturgia y un discurso precisos como muestra de la ruptura que se produjo en la representación del poder.

9Por otro lado la explosión de la prensa con la libertad de imprenta ejerció un papel preponderante en el proceso revolucionario, justificándolo desde la tradición histórica y en los rasgos culturales propios del país. El decreto de la convocatoria de Cortes de septiembre de 1810 del Consejo de Regencia consumó la revolución política. Este discurso patriótico, que se había difundido en los reinos y provincias de América en torno a la unanimidad del levantamiento y la fidelidad a los valores de la monarquía, a partir de 1810 dio un giro particular y abrió el camino de estos territorios hacia la búsqueda de una política autónoma primero y después de independencia.

10La segunda parte del libro, titulada «El acontecimiento político y el individuo», recoge cinco artículos agrupados en torno a dos puntos de reflexión. El primero gravita sobre «El individuo y la construcción de una memoria de la experiencia», y plantea dos objetivos principales, el estudio sobre el personal político español a principios del siglo xix y la construcción de los orígenes de la nueva comunidad política surgida e inventada entre 1808 y 1814 con la primera experiencia liberal. La Guerra de la Independencia abre una nueva era en la que la nación española se revela a sí misma. Liberarse de los franceses y liberarse de las tutelas del Antiguo Régimen se asocia a la libertad de la patria y a las libertades públicas. Es el mito impuesto por la historiografía liberal, que se consolida en 1840.

11El segundo punto «La experiencia política en la larga crisis del Antiguo Régimen» se articula a través de tres capítulos: las rupturas y continuidades en torno a las carreras políticas durante el período 1814-1835, las luchas políticas y enfrentamientos entre 1808 y 1823 y las relaciones de poder en la España de principios del siglo xix, que aparecen altamente complejas y decisivas.

12Del estudio de las relaciones de méritos en los cambios de régimen en las dos restauraciones fernandinas y del sistema de depuraciones impuesto, el autor concluye que los gobiernos se apoyaron en agentes dóciles y fieles a su causa en las magistraturas locales. Se observa un proceso de politización en la Administración por la toma de partido de los individuos anteriormente. De ahí que los actores tradicionales en el ejercicio del poder asumen una forma de legitimidad que ya no procede de la unanimidad sino de la conflictividad (p. 260).

13Se trata de un estudio renovado y dinámico de las redes de actuación ejercidas por los actores políticos que tienen unos mismos intereses. Más allá del estudio prosopográfico y detallado del personal político, «los agentes del poder», el autor analiza los aspectos socioculurales y las prácticas políticas que desarrollaron en el primer tercio del siglo xix, desde 1808 hasta 1835.

14Cierra el volumen una completa bibliografía sobre la obra de Richard Hocquellet así como la bibliografía citada en los distintos capítulos.

15El lector tiene condensado en este libro el fruto de un denso trabajo de investigación, muy sólido, que ha abierto caminos nuevos y representa un hito en la historiografía hispana e hispanoamérica. Es un referente obligado para todos los que trabajamos sobre el siglo xix (Guerra de la Independencia, revolución liberal e Independencias Americanas). El autor aúna sensibilidad, entusiasmo y rigor en sus estudios, lo que posibilita una comprensión más ajustada del proceso de la revolución liberal española, más allá de los mitos generados por la historiografía liberal y por los debates clásicos de los años noventa.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Antonio Moliner Prada, « Richard Hocquellet, La revolución, la política moderna y el individuo. Miradas sobre el proceso revolucionario en España (1808-1835) », Mélanges de la Casa de Velázquez, 42-2 | 2012, 276-279.

Référence électronique

Antonio Moliner Prada, « Richard Hocquellet, La revolución, la política moderna y el individuo. Miradas sobre el proceso revolucionario en España (1808-1835) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 42-2 | 2012, mis en ligne le 30 novembre 2014, consulté le 21 août 2014. URL : http://mcv.revues.org/4737

Haut de page

Auteur

Antonio Moliner Prada

Universitat Autònoma de Barcelona.

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org