Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche

Teresa Ma Ortega López, Francisco Cobo Romero (eds.), La España rural, siglos xix y xx. Aspectos políticos, sociales y culturales

Jacques Maurice
p. 279-283
Référence(s) :

Teresa Ma Ortega López, Francisco Cobo Romero (eds.), La España rural, siglos xix y xx. Aspectos políticos, sociales y culturales, Granada, Comares, 2011, 378 p.

Texte intégral

Texte intégral en libre accès disponible depuis le 30 novembre 2014.

1Este volumen reúne doce trabajos que examinan algunas facetas del mundo rural español en varios períodos de la época contemporánea: unos pocos abordan el siglo xix, los más numerosos tratan de la Restauración y de la Segunda República y, por último, cuatro estudian el franquismo y la Transición democrática. A esta obra colectiva han contribuido dieciséis historiadores, todos españoles, someramente presentados en las últimas páginas.

2Puede resumirse en dos proposiciones el proyecto explícito de la obra: por una parte, hay que tener en cuenta la complejidad del mundo rural y, por otra, es el ámbito local el marco de análisis más adecuado. Con estas premisas se ha problematizado el tema de la politización de los dos estratos sociales más numerosos del mundo rural: «campesinado familiar» y jornaleros. El resultado es un conjunto más bien heterogéneo en el que abundan estados de la cuestión y escasean investigaciones empíricas.

3Entre los trabajos realizados a partir de archivos ora administrativos, ora sindicales, destacan el monográfico sobre el enfrentamiento entre arrendatarios del regadío valenciano y autoridades en torno al uso del agua en tiempos de sequía como fue el año 1851; la incidencia de los Reglamentos de Trabajo del primer franquismo sobre el nivel de vida de los obreros agrícolas ; las calas en la documentación interna de las Comisiones Agrícolas y Campesinas de Andalucía del franquismo tardío, así como el aprovechamiento que se hace de los archivos y de los periódicos de las federaciones agrarias de la UGT para la reconstrucción de la acción democratizadora del socialismo en el campo durante la Transición. Allí sí que se encuentran datos concretos que enriquecen nuestro conocimiento de la realidad histórica.

4No siempre es así en otros trabajos de carácter más sintético en los cuales prevalece un prurito teorizante que remite a una multiplicidad de referencias recurrentes en el mismo texto como de un texto a otro, lo que trae como consecuencia la multiplicidad de notas a pie de página que, a veces, se dilatan tanto que exceden el mismo texto sin añadirle nada sustancial. Así es cómo se desarrolla un discurso pesadamente reiterativo, cuando no autorreferencial como si en ese caso, el autor hiciera suyo el refrán francés según el cual charité bien ordonnée commence par soi-même. Una bibliografía recapitulativa hubiera evitado este defecto y orientado mejor al lector en un corpus constituido mayoritariamente de sociólogos de habla inglesa cuyo predominio es tan contagioso que al célebre medievalista francés Jacques Le Goff, se menciona una obra suya en traducción… inglesa (p. 1, n. 2).

5De ello son responsables los coordinadores de la obra que, de entrada, adoptan una actitud artificialmente beligerante contra un adversario despersonalizado, reducido a entes indefinidos. En la Introducción, el blanco de una censura formulada en términos virulentos es «una gran cantidad de publicaciones especializadas, especialmente (sic) aquéllas que abordan de forma genérica la historia contemporánea de España» (p. IX). Para otros, son «las visiones simplistas heredadas de la historiografía militante de posguerra» (p. 50). Más valiente, el autor que alude a la «historiografía clásica» menciona en nota (p. 206, n. 14) dos nombres: Jover y Tuñón de Lara, y una colección, la de Labor. Por fin, reinciden los coordinadores en sendas contribuciones suyas: mientras la primera arremete contra «los paradigmas interpretativos de la historiografía especializada de los últimos años» (pp. 302-303), el segundo, antes de cargar de nuevo contra «una historiografía todavía dominante sobre la oposición al franquismo», es, por fin, más explícito —más vale tarde que nunca—, al criticar «interpretaciones y visiones demasiado parciales o excesivamente deterministas» (el subrayado es mío) que, por supuesto, no asumen « los historiadores post-sociales» (otro subrayado mío, pp. 319-322).

6¡Aviados estamos! Lo posmoderno ha dejado paso a lo post-social… ¿Por qué no decir lisa y claramente que ya es hora de matar —en términos freudianos, naturalmente— al padre? ¿Qué, hoy en día, sería oportuno desmarcarse de una historia de corte marxista por ser ésta demasiado esquemática al reducir la conflictividad social —o sea la lucha de clases— a su dimensión económica?

7Llegado a este punto de la recensión es preciso recordar algunas evidencias. La primera es que lo viejo —como decían los «jóvenes» del 98— no es forzosamente anticuado y caduco. Si nos fijamos, por ejemplo, en la evolución del caciquismo «bajo el signo del sufragio universal» (pp. 41 sq.), se nos ocurre que Javier Tusell dedicó bastantes trabajos al respecto (Oligarquía y caciquismo en Andalucía [1890-1923], Barcelona, 1976 y La crisis del caciquismo andaluz [1923-1930], Madrid, 1977), que se pueden completar con una obra colectiva (Antonio Robles Egea [comp.], Política en penumbra, Madrid, 1996) cuyo subtítulo («Patronazgo y clientelismo en la España contemporánea») corresponde a los planteamientos de la obra que se va comentando. Aunque Tusell trabajó sobre Andalucía y el curso de verano dedicado al caciquismo se celebró en una ciudad, Baeza, de ese terreno de predilección que es la Andalucía oriental para varios autores de La España rural, tales trabajos quedan silenciados por ellos. Acaso no sean santos de su devoción…

8En el mismo sentido, se ha de recordar que el tema de la articulación lograda por los socialistas entre lucha social y lucha política en el campo en la segunda década del siglo xx (pp. 178 sq.) se abordó en fechas tempranas en una obra pionera, ya echada al olvido, de Manuel Tuñón de Lara, quien en su obra El movimiento obrero en la historia de España hizo hincapié en la conquista de posiciones municipales por el PSOE. Al mismo Tuñón, por lo demás, se le menciona como autor de un libro sobre la España franquista (p. 304, n. 26), pero se le «mata» dos veces como organizador de uno de los primeros coloquios sobre El primer franquismo (p. 293, n. 6; p. 312, n. 46), lo que, naturalmente, no quita méritos al editor de las actas, José Luis García Delgado…

9Otra evidencia: las «perspectivas innovadoras» propiciadas por el llamado «giro cultural» (p. XXIII), o la historia cultural a secas (p. 321), hace tiempo que fueron utilizadas por estudiosos de la España contemporánea que, por cierto, no eran españoles, ni ingleses, ni siquiera norteamericanos, sino modestos hispanistas franceses que suelen publicar en castellano y en editoriales españolas y cuya bibliografía ahora digitalizada por su asociación, la Société des hispanistes français, es de fácil consulta (http://biblio.hispanistes.org). Es notorio que dichos hispanistas han contribuido a aclimatar al dominio hispánico el concepto clave de sociabilidad que abarca las diversas formas de asociacionismo (pp. 52-56) y sus expresiones culturales: basta con mencionar los trabajos de Gérard Brey y Jean-Louis Guereña, algunos de los cuales son capítulos de obras colectivas (Juan Francisco Fuentes y Lluís Roura [eds.], Sociabilidad y liberalismo en la España del siglo xix. Homenaje a Alberto Gil Novales, Lleida, 2001; Alberto Valín [dir.], La sociabilidad en la historia contemporánea, Orense, 2001). En cuanto al tema de la prensa, «apenas estudiado en España» (pp. 56-57), ya es hora de que los novísimos se enteren de que la prensa anarquista, que era «popular» entre los campesinos, fue objeto durante años de una perseverante labor de un grupo de investigación de París-Vincennes que dio lugar a varias publicaciones entre las cuales es recomendable Anarquismo y poesía en Cádiz bajo la Restauración (Córdoba, 1986) por el análisis de discurso que ofrece de las poesías recogidas en periódicos ácratas. El esfuerzo por construir una historia sociocultural se ha prolongado hasta nuestros días, concretándose en una tupida obra colectiva sobre Casas Viejas realizada gracias al tesón de Gérard Brey y José Luis Gutiérrez Molina (Los sucesos de Casas Viejas en la historia, la literatura y la prensa [1933-2008], Cádiz 2010). Tampoco se olvidará aquí de señalar que PILAR (Presse, Imprimés, Lecture dans l’Aire Romane, grupo interuniversitario y francoespañol) lleva unos treinta años reflexionando sobre la prensa y los medios de comunicación, organizando seminarios y realizando publicaciones anuales.

10Última observación de carácter metodológico. La «novedad» de muchas referencias, por ser éstas de publicación reciente, no debe ocultar el hecho de que bastantes interpretaciones se han construido sobre fuentes de segunda mano a menudo unívocas. No basta con acumular papeletas ni parafrasear el «plan» de la CNT en 1931 (pp. 142-143) para desentrañar el significado de « los discursos anarquistas sobre la revolución agraria », cuya génesis fue minuciosamente analizada en una obra que, por cierto, se menciona en nota (p. 126, n. 6) pero cuya cita es tan errónea que resulta del todo incomprensible, exigiendo por lo tanto que se la restituya aquí en su letra exacta: «El anarquismo penetra únicamente cuando pasa de una concepción defensiva a una concepción ofensiva de la acción directa».

11En el mismo sentido, se reproduce dos veces, a diez páginas de distancia (p. 191, n. 6 y p. 201, n. 7), una declaración de Julián Besteiro de signo antiagrarista sacada de una obra, por cierto estimable, de Ricardo Robledo, sin indicar que la fuente primaria era el periódico El Sol, el cual en los días que siguieron al 14 de abril de 1931 recogió opiniones de varias personalidades sobre la cuestión agraria. Este dato se había proporcionado en un librito en el que se discutían las interpretaciones de Malefakis sobre el fracaso de la reforma agraria de la II República (Jacques Maurice, La reforma agraria en España en el siglo xx, Madrid, 1975). Parece que el historiador norteamericano sigue siendo la máxima autoridad para quien achaca la responsabilidad de la hostilidad de los pequeños arrendatarios al reformismo agrario del primer bienio republicano a los socialistas que, por una legislación laboral favorable a los obreros agrícolas, hubieran arruinado a aquéllos. Si esta «afirmación […] todavía hoy continúa siendo recibida con elevadas dosis de escepticismo» (p. 232), no es por casualidad: siguen válidas las razones que expuso hace poco el recensionista: «Se echan de menos datos concretos sin los cuales parece arriesgado generalizar situaciones particulares como las de la Alta Andalucía, atestiguadas a veces por fuentes hemerográficas unilaterales, y resulta imposible averiguar el fundamento de temores difundidos de manera interesada por los adversarios de la reforma en medios rurales» (Jacques Maurice, «Reforma agraria y revolución social», en Ángeles Egido [ed.], Memoria de la Segunda República. Mito y Realidad, Madrid, 2006, p. 235).

12Por fin es inexcusable una llamada de atención al uso que se sigue haciendo del mitificado libro de Díaz del Moral sobre «las agitaciones campesinas andaluzas», del cual se hace a menudo una lectura sesgada, especialmente cuando se trata de abonar la tesis de un recurso frecuente de los jornaleros agrícolas a la violencia (p. 216). Mucho se ha escrito, incluso en fechas recientísimas (Jacques Maurice, «Juan Díaz del Moral [1870-1948]: historia social y reforma agraria», Historia Agraria, 50, abril 2010, pp. 43-63), sobre esta personalidad que, al ser a la vez notario, propietario e historiador, encarnaba perfectamente este «burgués de pueblo» prácticamente ausente de la obra comentada. Ya es hora de admitir su complejidad y la ambigüedad de su actuación.

13En definitiva, la propensión a polemizar de los coordinadores y algunos autores de esta España rural les ha llevado a perder de vista lo esencial, que viene claramente enunciado en el trabajo sobre «los franquistas del campo»: «lo rural no es sólo lo agrícola o lo ganadero» (p. 264). Reflexión sesuda que parece ser el eco de la interrogación de Maurice Agulhon hace treinta años : «dans ce qui est rural, dans ce qui est villageois, qu’est-ce qui est exactement et proprement paysan ?».

14En esta obra basada en la oposición entre «España campesina» y «España jornalera» (p. 165), aparecen excepcionalmente esas «élites rurales» cuya «contribución política […] en la edificación del nuevo Estado liberal» fue «crucial», en palabras de los coordinadores (p. X). Sin hacerles caso ¿cómo analizar e interpretar correctamente las actitudes y comportamientos de las clases subalternas y de sus organizaciones? Una historia de la España rural distinta de las historias agrarias realizadas por estudiosos de la economía ya era lo que se echaba de menos en una conferencia pronunciada en la Casa de Velázquez cuando se daban a conocer algunos autores de esta obra colectiva. Es, por lo tanto, una profunda decepción constatar que, por las razones aducidas, se ha frustrado este proyecto. Para que cuaje algún día sería conveniente no dejarse llevar por la endogamia académica propia del Estado de las autonomías; dar con un maestro de obras indiscutible que consiguiera aunar en torno suyo investigadores representativos de cuantas ciencias sociales y económicas —historia, sociología, geografía, agronomía— sean útiles para una comprensión cabal de lo rural; adoptar en una palabra un enfoque interdisciplinario que no cediera a los sortilegios del comparatismo.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Jacques Maurice, « Teresa Ma Ortega López, Francisco Cobo Romero (eds.), La España rural, siglos xix y xx. Aspectos políticos, sociales y culturales », Mélanges de la Casa de Velázquez, 42-2 | 2012, 279-283.

Référence électronique

Jacques Maurice, « Teresa Ma Ortega López, Francisco Cobo Romero (eds.), La España rural, siglos xix y xx. Aspectos políticos, sociales y culturales », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 42-2 | 2012, mis en ligne le 30 novembre 2014, consulté le 23 novembre 2014. URL : http://mcv.revues.org/4740

Haut de page

Auteur

Jacques Maurice

université Paris Ouest-Nanterre-La Défense.

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org