Navigation – Plan du site
Genres hybrides et livres mixtes au Siècle d’or

Coronas del Parnaso y Platos de las musas de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo

Una miscelánea polisinodalbajo el reinado de Felipe IV
Coronas del Parnaso y Platos de las musas d’Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo : une miscellanée polisynodale sous le règne de Philippe IV
Coronas del Parnaso y Platos de las musas by Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo: a polysynodal miscellany in the reign of Philip IV
Anne Cayuela
p. 69-94

Résumés

Cet article propose une étude des dédicaces qui figurent dans Coronas del Parnaso y Platos de las musas d’Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo (Madrid, 1635) et démontre que le genre mixte, la variété des formes et la nature hybride de cette œuvre singulière correspondent à un choix esthétique original à travers lequel se manifeste la relation entre deux structures : celle de l’œuvre et celle du champ littéraire. Cette œuvre mixte, qui inclut fables, poèmes, roman, intermèdes, comédies et lettres est très éloignée de la simple juxtaposition et obéit à des objectifs promotionnels de la part de l’auteur. L’article explique la place qu’occupe Salas Barbadillo dans la structure de ce champ littéraire, ainsi que les stratégies stylistiques et politiques inscrites dans l’œuvre. Le champ littéraire étant auto-conscient, il se reflète de façon visible dans l’œuvre et révèle le réseau complexe de relations entre tous les individus et agents qui y interviennent, ainsi que la distinction et le « capital symbolique » que l’auteur cherche à obtenir grâce à cet ouvrage.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Cayuela, 2011.

1En nuestro estudio «Libros de entretenimiento en la librería de Ana de Arenas1» declaramos a propósito de la obra póstuma de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo que

  • 2  Salas Barbadillo, Coronas…
  • 3  Nos referimos a la suspensión de licencias para las novelas y las comedias. Cayuela, 2011, p. 375.

la variedad genérica y el carácter híbrido de la obra totalmente volcada e interdependiente de los círculos de poder, en la que diferentes actores de la vida cultural están presentes y representados, hacen de Coronas del Parnaso y Platos de las musas2 una obra particularmente representativa del tipo de publicación propiciado por la disposición de la junta de Reformación3.

  • 4  El excelente libro de Gutiérrez, 2005, presenta de manera sintética y eficaz la noción de campo al (...)
  • 5  Véase Bourdieu, 1992.
  • 6  «El capital simbólico es cualquier propiedad (cualquier tipo de capital, físico, económico, cultur (...)

2En este volumen sobre géneros híbridos y libros mixtos en el Siglo de Oro quisiéramos ahondar en el estudio de esta obra para mostrar que lo misceláneo, la variedad de formas, la naturaleza híbrida de esta curiosa obra, corresponden a una propuesta estética original en la que se plasma y se pone de manifiesto la relación entre dos estructuras: la de la obra y la del campo literario4, según la definición que Pierre Bourdieu ha dado a esta noción5. Para entender la estructura de la obra, cabe interrogar las fuerzas internas que alteran la estructura de poder del campo literario y ponen en cuestión formas y estilos, a fin de revelar la posición que ocupa Salas Barbadillo en la estructura del campo, así como las estrategias y las tomas de posición, tanto estilísticas como políticas, inscritas en la obra. Al ser el campo literario autoconsciente, se refleja visiblemente en la obra, poniendo de manifiesto la compleja red de relaciones entre todos los individuos y agentes que intervienen en él, así como la distinción y el capital simbólico6 que pretende conseguir Salas Barbadillo mediante su producción literaria. Así, pretendemos mostrar que esta obra revela los mecanismos de la literatura en tanto que institución social. Salas Barbadillo convierte las estrategias de su cursus honorum en texto literario, exponiendo sus tomas de posición en los dos campos de la literatura y del poder, desvelando su aspiración al reconocimiento de las instancias legitimadoras. Obra en parte metaliteraria, fruto y reflejo del campo literario, Coronas del Parnaso y Platos de las musas es una obra singular en el panorama de la literatura áurea por la autorrepresentación autorial que ofrece, siendo una obra publicada después de la muerte del autor, lo que concede a su preocupación por cuestiones como autoría, fama e inmortalidad, un alcance singular.

Condiciones de publicación

  • 7  Sobre esta fecha tan significativa se celebró en Santiago de Compostela, en octubre de 2010, el co (...)
  • 8  Sobre la suspensión, véanse Moll, 1974, Cayuela, 1993 e Id., 2011.
  • 9  Véase Cayuela, 1993.
  • 10  García Santo Tomás, 2008, p. 14.

3La última obra de Salas Barbadillo se publica, como reza la portada, en Madrid, en 16357. Tanto la suma del privilegio «despachado en el oficio de Juan Laso de la Vega en veinte y ocho de Octubre de 1630», como la aprobación de Fray Julián Abarca con fecha del «primero de Julio de 1630 años» señalan que la obra fue presentada al Consejo de Castilla cinco años antes de su publicación para pedir la licencia y el privilegio, en pleno periodo de suspensión de licencias para novelas y comedias8. A pesar de la prohibición, la obra incluye una novela Los desposados disciplinantes, así como «cuatro comedias antiguas que el vulgo de España llama entremeses9». La década de los 30 son años de escasa producción editorial para nuestro autor, al contrario de la década anterior. Según Enrique García Santo Tomás «el ritmo de publicación fue determinado por la ayuda de sus mecenas, por su siempre inestable situación económica y por su precaria salud en los últimos años de vida10».

  • 11  Casa del placer honesto (1620), El cortesano descortés (1621), El necio bien afortunado (1621), Fi (...)

4En 1620 publica cuatro libros a su costa (El sagaz Estacio, marido examinado; El sutil cordobés Pedro de Urdemalas; La escuela de Celestina; El caballero perfecto), y en los años siguientes mantiene una relación editorial con Andrés de Carrasquilla que costea seis obras suyas11.

5La fe de erratas de las Coronas es firmada por el licenciado Murcia de la Llana el 3 de julio de 1635, y la suma de la tasa, seis días más tarde, el 9 de julio de 1635, la víspera del fallecimiento del autor. Funesto verano para las letras áureas ya que el «Apolo de las Musas», Lope de Vega, fallece poco después, el 27 de agosto.

  • 12  Coronas…, «Dedicatoria del Plato séptimo»,fº 166.
  • 13  Salas Barbadillo, Victoria…, «Dedicatoria a la ilustre y noble congregación de los mercaderes de l (...)
  • 14  Ibid., fº 168vº.
  • 15  «Resulta delicado dedicar a cualquiera una obra concebida para la familia Real, de ahí esa diserta (...)
  • 16  Como la fe de erratas lleva la fecha del 27 de Marzo de 1635 podemos deducir que se publicó unos p (...)
  • 17  Tirso de Molina, Segunda parte de las comedias, Preliminares, s/n.
  • 18  Encontramos una idea muy parecida en López Pinciano, Philosophía antigua poética (ed. 1596, fº 83) (...)
  • 19  Véase Coronas…, Preliminares, s/n: «Honróle su Majestad con título de criado de su casa, merecedor (...)

6La obra es costeada por la Hermandad de libreros12 y todo incita a pensar que fuera el propio autor quien acudiera a esta «ilustre noble congregación de mercaderes de libros residente en esta corte, defendida y amparada del patrocinio del padre de los doctores de la iglesia el gran Jerónimo13». En efecto, Salas dedica a la Hermandad el«Plato séptimo», la comedia Victoria de España y Francia, que según reza la dedicatoria «estando ya estudiada por personas todas principales, y nobles criados de la Reina nuestra señora, y compañeros míos, se suspendió por haber llegado la nueva de la pérdida del Brasil14». Según Émile Arnaud, la elección de este dedicatario gremial se debe al hecho de que no se podía dedicar a cualquiera una obra concebida para la familia Real, de ahí esa disertación dirigida a los libreros15. Cabe señalar que en este mismo año 163516 se publica la Segunda parte de las comedias del maestro Tirso de Molina dedicada «A la venerable y piadosa congregación de los mercaderes de libros desta corte en la tutela del glorioso Doctor San Jerónimo», publicada en la Imprenta del Reino, también «a costa de la Hermandad de mercaderes de libros desta corte». En la dedicatoria, Tirso de Molina se muestra muy agradecido por «el buen pasaje que han hecho a mis papeles y a la liberalidad con que han redimido de la penuria de mis trabajos, pues si no costearan sus estampas, murieran balbucientes entre las mantillas de sus cartapacios17». Carecemos de datos documentales que nos permitan comprobar el trato comercial entre Salas y la Hermandad, pero es obvio que el autor de la obra ya había ultimado los trámites administrativos y la elección de los dedicatarios de la obra, y la publicación póstuma no alteró las decisiones editoriales que había tomado antes de su muerte. Celebrará la potente Hermandad de libreros, y declarar que «tres cosas constituyen nobleza […] estas son: las armas, las letras y la mercancía en grueso18» revela cierta provocación por parte del artista, harto de esperar premios de la nobleza y de la realeza19.

  • 20Ibid., fº 7r°.

7Aparte del dístico impreso en la portada «Varón deseado, requiescat in pace» —que puede pasar desapercibido y confundirse con el lema de una marca de impresor— y del prólogo en forma de oración fúnebre, la edición de las Coronas del Parnaso corresponde al original presentado al Consejo de Castilla para la obtención del privilegio. El anónimo prologuista «Amartelado del genio del autor» presenta la obra como si de una antología se tratase al calificar el libro de Salas Barbadillo de «obras póstumas […] que salen a luz cuando él pisando las sombras de la muerte pasó, piadosamente lo presume, a mejor vida…», e invita al lector a erigir «piras a sus memorias, haciéndolas honras a sus desvelos»20. Omite decir que la disposición y reunión de esas «obras» fue pensada por su autor, y que lo misceláneo constituye la razón de ser del volumen y no una mera yuxtaposición de elementos independientes.

Definición de la miscelánea

  • 21  Demattè, 2003.
  • 22  La aprobación de José de Valdivielso tiene fecha del 22 de junio de 1634, la suma del privilegio t (...)
  • 23  Oltra, 1985, p. 136.
  • 24  Ibid., p. 149.

8El mismo año en que se publican las Coronas, sale una nueva edición del Para Todos de Juan Pérez de Montalbán que según Claudia Demattè se inscribe perfectamente en el género misceláneo, caracterizándose por la total independencia de cada unidad narrativa21. También ese mismo año, apenas un mes después de la publicación del libro de Salas, Tirso de Molina publica su «miscelánea provechosa» Deleitar aprovechando que también había tardado tres años en publicarse22. Para José Miguel Oltra «la mezcla de narrativa, poesía y teatro configuran una obra heterogénea, con el engarce de tan dispares elementos en un marco denominado boccacciano23» «[…]convirtiendo el arte de la mezcla en forma de supervivencia literaria24».

  • 25  Para Laplana Gil, 1993, p. 126: «En dicho marco se yuxtaponen poemas, comedias, novelas cortas y o (...)

9Si comparamos ambas misceláneas con la de Salas vemos que en la que nos ocupa la inclusión de fábulas, poemas, novela, entremeses, comedias, epístolas dista mucho de ser mera yuxtaposición25, ya que el marco unificador descansa en una doble armazón: la primera es constituida por una reunión de literatos en el Parnaso (las «Coronas») que antecede los nueve «Platos» de las Musas del banquete de Apolo. Este ordena a las Musas que preparen un banquete de platos literarios. Los nueve «Platos» del volumen corresponden a la primera entrega:

  • 26  Coronas…, f° 36v°.

… llamó a parte a don Rodrigo Alfonso, a quien entregó los diez y ocho platos con una instrucción, y carta para mi, ordenándole que en llegando a esta Corte, sin dilación alguna me los diese luego […] y leyendo la instrucción, vi que lo primero que me mandaba en ella Apolo era, que no embiase los diez y ocho platos juntos, sino que los dividiese en dos partes, dando a cada una nueve, cumpliendo con el orden prudente de esta instrucción advertida, salen en esta primera parte los nueve primeros, su orden y distribución se verán en sus propios lugares26.

  • 27  Considera Émile Arnaud que Coronas del Parnaso es un «largo prólogo, a modo de introducción para l (...)
  • 28  Salas Barbadillo, La estafeta del Dios Momo: «Elogio en honor de Alonso de Salas Barbadillo», Prel (...)

10La opinión de Émile Arnaud según la cual Coronas del Parnaso es «sólo un pretexto para publicar juntas varias obritas que no tienen ninguna relación27» nos parece discutible. En un «Elogio en honor de Alonso de Salas Barbadillo», en los preliminares de La estafeta del dios Momo (1627), Gabriel Bocángel alaba precisamente la variedad y la capacidad del autor de «unir las materias distintas y separadas a un orgánico todo; así como los miembros, aunque diversos, están ligados en consonancia uniformísima al cuerpo28». Pensamos que este parecer se aplica igualmente a Las Coronas del Parnaso y Platos de las musas, donde también están unidas las materias distintas y separadas a un orgánico todo. La razón de ser de esta diversidad y variedad tiene que ver con el «campo literario» en el que se inserta y, por lo tanto, no con una estructura interna, literaria.

11El segundo elemento unificador son las dedicatorias que anteceden las diez unidades (Las Coronas del Parnaso que forman una unidad y los nueve«Platos»). Estos diez textos paratextuales, ya señalados desde la portada, dibujan otro marco unificador que anula la mera yuxtaposición de los elementos dispares que componen la obra.

  • 29  Lope de Vega, Parte XX de las Comedias de Lope de Vega Carpio.
  • 30  Vélez Sáinz, 2006, p. 119.
  • 31  Coronas…, fº 31rº.

12En efecto, la portada indica de entrada el carácter mixto de la obra, compuesta por dos partes claramente señaladas: las Coronas del Parnaso por una parte, y los Platos de las musas por otra. Salas Barbadillo mezcla también dos procedimientos: el de dedicar la obra a un dedicatario único, el conde-duque de Olivares, con el de las dedicatorias múltiples: los Platos de las musas van dedicados «a los venerables ingenios, ornamento, y felicidad de la Patria», siguiendo el ejemplo de Juan Pérez de Montalbán en Sucesos y prodigios de amor (1624) y en su Para Todos (1632); de Alonso de Castillo Solórzano en Noches de placer (1631); o de Lope de Vega en la Parte XX de las Comedias29, que incluyen una dedicatoria para cada novela o cada comedia del volumen. Como apunta Julio Vélez Sáinz, «El poeta abiertamente busca una aceptación doble, individual y colectiva, lo que apuntala la función laudatoria de la obra30». Esta cuestión del patrocinio de las obras viene expuesta en Coronas del Parnaso cuando se alude a la elección del dedicatario de la obra de Pacheco de Narváez, Filosofía de las armas: «Hubo competencia entre Marte, y Apolo, que dio ocasión a un pleito muy largo, pretendiendo cada uno tocarle el derecho del patronazgo de una obra tan insigne31».

  • 32  Ibid., fº 1rº.
  • 33  Ibid, fº 1vº.
  • 34  Victoria…, fº 169vº.

13El Rey Felipe IV permanece fuera del espacio de la dedicatoria, al estar entronizado en el espacio textual mítico del Parnaso y del Dios Apolo que tiene «vigilantes ojos, [para] medir a un mismo tiempo el ancho imperio, que se prostra a los pies de Filipo el Cuarto, invicto Rey de los Leones de España; tan religioso, tan pío, que ya Marte Católico, con espada de fuego, amenaza eterna sombra, a las sombras de tantos ciegos errores32». Felipe IV aparece como un «Marte católico» y «fecundo padre de las Musas, Abril eterno de las flores poéticas, y Príncipe erudito del inmortal imperio de las Ciencias, y Artes; tan constante, que ni caduca con los años, ni se desvanece con los siglos». Este rey aparece entonces como un ser divinizado «que todo el orbe pasea, y fertiliza, con Majestad liberal, siempre dadivosa, y jamás necesitada33». También es alabado en la loa de Victoria de España y Francia: «Sacro Filipo de tantos/ Godos imagen perfeta,/ Monarca en dos elementos,/ Rey de los mares y tierras34».

14En la economía general de la obra, los dedicatarios no pueden ser sino seres reales, categoría a la que, acabamos de verlo, escapa el Monarca, objeto de una exaltación panegírica.

  • 35  Para la diferencia entre texto ficcional y texto factual, véase Genette, 1993.
  • 36  Coronas…, fº 34rº.
  • 37  Ibid., fº 246rº.
  • 38  Ibid., fº 247vº.

15Por otra parte, las dedicatorias múltiples borran la frontera entre texto ficcional de los«Platos» y factual35 de las dedicatorias, ya que en las epístolas que componen el«Plato octavo» aparecen cartas dirigidas a seres reales del mundo de las Letras como Jerónimo de Villaizán cuyo nombre ya aparece citado en Coronas del Parnaso, al evocar los ingenios que se han lucido en el género de la comedia: «Así explicó su sentimiento y prosiguió celebrando a los insignes ingenios Doctor Mira de Amescua, Doctor Juan Pérez de Montalbán, Don Pedro Calderón, Don Jerónimo de Villaizán36…». En la epístola que le dirige, Salas Barbadillo evoca sus estudios de Derecho y aprovecha para criticar a la «pesada servidumbre que traen consigo los insaciables deseos de enriquecer, de aquellos hombres hablo, que ponen tienda de las letras, como los mercaderes de las bayetas, y gorgoranes37…» y zaherir a los hombres que «corren tras la ganancia mecánica y […] se suspenden, y sustentan, como ingenios Camaleones del airecillo del vulgar aplauso38».

16Por una parte, el mundo referencial de las Letras, con sus heurs et malheurs y por otro el Parnaso de la ficción literaria, un mundo ideal e idealizado, que no deja de tomar como punto de referencia la experiencia personal del autor. Así la forma miscelánea aparece como la más apta para diseminar retazos de vida literaria en las dedicatorias, en el texto, ya que permite juegos de eco, correspondencias, reflejos distorsionados.

El Parnaso de Salas Barbadillo

  • 39  Carlos Gutiérrez explica que «la designación de un Parnaso equivale a establecer una “distinción”, (...)

17Si bien el Parnaso de las Coronas es imaginario y utópico, se puede asimilar claramente al mundo referencial39 y corresponde a la

  • 40  Carreño, 2004, p. 123. «Creemos, declara Víctor Infantes, que [la imagen del Monte Parnaso] se uti (...)

simbólica topografía que refleja las relaciones entre un centro (Apolo, Rey) y entre quienes pululan en su entorno: cortesanos, poetas en busca de mecenazgo y de prestigio, ansiosos de fama y nombre40.

18Salas Barbadillo se vale del escenario del Monte Parnaso para activar los mecanismos de distinción, dibujar un canon y promover el reconocimiento de determinados autores, en su mayoría contemporáneos.

  • 41  Véase Williams, 1946, pp. 47-49.
  • 42  García Santo Tomás, p. 115.
  • 43  Salas Barbadillo, El caballero puntual.
  • 44  Id., Don Diego de Noche.
  • 45  «La Academia sólo tiene sentido en una determinada estructura social, con un mecenazgo muy aprecia (...)
  • 46  Véase Pérez de Guzmán, 1894, pp. 91-92.
  • 47  En 1612 se inaugura una famosa Academia, que se llama El Parnaso, en la sala de don Francisco de S (...)
  • 48  Por ejemplo Jacinto Aguilar y Prado la designa como «oficina de Apolo y regalado albergue de las M (...)

19Como reescritura a la española del modelo del «sacro collegio dei letterati», sigue el modelo de Boccalini Il Ragguagli di Parnaso41 y presenta el espacio poético «como peregrinaje y examen, pero también como mesa y como banquete42». Salas ya había utilizado el Parnaso como marco geográfico en una de las interpolaciones de la Segunda parte del caballero puntual43 y en Don Diego de Noche44. El Parnaso como reunión de poetas es un reflejo de las reuniones académicas45 que tan bien conocía Salas (Salicio) como miembro de la Academia del Conde de Saldaña, en la que había coincidido con el conde-duque de Olivares y Antonio Hurtado de Mendoza46, o de la Academia de Madrid, que también habían frecuentado Gabriel Bocángel y Lorenzo Ramírez de Prado. La asimilación es frecuente entre el Parnaso y la Academia47, y se convierte en metáfora trillada para designar la Academia de Madrid48.

Poetizar el mundillo literario

  • 49  Arnaud, 1979, p. 793.
  • 50  «Le interesa poetizar con un alto nivel de auto-referencialidad el mundillo madrileño de las letra (...)

20Con gran acierto declara Émile Arnaud a propósito de las obras de nuestro autor que «Alonso de Salas es ininteligible para quien no parte primero de las Academias, de la situación real del creador al principio del siglo xvii, de las relaciones económicas, éticas y estéticas49». Coronas del Parnaso, en su forma, estructura y planteamiento es precisamente una puesta en escena de la situación del autor y de las relaciones del creador con su entorno50. Tanto en Coronas del Parnaso como en algunas dedicatorias, Salas expone sus «achaques, mala fortuna, continua falta de salud». Así, desde la primera dedicatoria, la que dirige al conde-duque de Olivares, expone la precariedad física y económica en la que se encuentra:

  • 51  Coronas…, Preliminares, s/n.

Referirle a V. Excel. los grandes trabajos en que nuestro Señor me ha puesto, quitándome a un mismo tiempo la salud y la hacienda, que son las dos mayores felicidades de esta vida, aunque creo de la caridad cristiana de V. Excel. que ninguna cosa leyera con más piadosa atención, no me parece que es de este lugar. Muchos le podrán dar a V. Excel. suficiente noticia de ellos, porque tengo por sin duda, que en la ocasión presente ningunos son mas públicos, como tan bien ningunos menos remediados51.

  • 52Ibid., fº 19.
  • 53  Ibid., fº 232.

21En Coronas de Apolo, el poeta Rodrigo Alfonso en quien muchos críticos han reconocido al propio autor, alude a los «continuos trabajos y molestas miserias» que le acarreó el «hacerse de Apolo», pero confiesa que «nunca pude arrepentirme de tan gloriosa elección»52. En la dedicatoria a Gabriel Bocángel insiste de nuevo en el carácter notorio y público de sus achaques, «así los de mi mala fortuna, como los de mi continua falta de salud me traen en perpetua batalla y esto ni para V.M, ni aun para todos, pienso que es nuevo53».

  • 54  Lope de Vega, Laurel de Apolo, Silva 7, fº 67.
  • 55  Arnaud, 1979, p. 279.

22La mala fortuna de Salas Barbadillo es, en efecto, un punto repetitivo señalado por Lope en su Laurel de Apolo: «¡Oh fortuna de ingenios! ¡Breve llama!/ Pues no le dais Mecenas, dadle fama54». Por lo tanto, la condición del poeta, sus aspiraciones, la red de influencias a la que pertenece, los favores y honores recibidos constituyen el «marco» del volumen, siendo reflejo de esta «coronación» simbólica representada en las Coronas del Parnaso. Como muy acertadamente dice Émile Arnaud «es en la ficción más claramente irreal (El Parnaso) donde cabe más verdad personal55».

  • 56  El personaje de Fernando en La Dorotea ha sufrido idéntico proceso de identificación con Lope de V (...)
  • 57Coronas…, fº 18.
  • 58Arnaud, 1979, p. 11.
  • 59  Coronas…, fº 138vº.

23Muchos críticos han explotado las declaraciones del personaje del poeta que aparece en las Coronas, don Rodrigo Alfonso, para nutrir la biografía de Salas56, en particular en lo que atañe a sus orígenes. Cuenta el poeta «noble en sangre, ardiente en ingenio» que «bajaron mis mayores, como los demás nobles, a redimir a España de la tiranía de los Moros»57. Émile Arnaud lo presenta como «primogénito de una familia acomodada pero sin pasado digno de mención»58, hijo de un solicitador de los negocios de Nueva España, es decir de un jurista al servicio de la administración real. Sería un error confundir al personaje con Salas Barbadillo, pero conviene destacar el hecho de que manifiesta éste ansias nobiliarias acudiendo a un pasado ficticio, rasgo común en algunos escritores de la época: Mateo Alemán y Lope de Vega también se inventaron un linaje. La proximidad con el epicentro cortesano no podía sino fomentar esas aspiraciones. Aspiración que ficcionaliza Barbadillo al declarar mediante la voz del poeta: «Tengo yo mi solar en el Parnaso,/ y soy de la familia de los cultos,/ no estoy en el legajo de los legos,/ que de legalidad no necesitan/ los Poetas políticos y urbanos,/ que esa la han menester los escribanos59».

  • 60  Como lo indica Javier Huerta Calvo: «Son bastantes los autores que, ocupando empleos subalternos, (...)

24Cuando pide el privilegio, lleva cinco años ejerciendo las funciones de ujier de saleta de la Reina60. Desde esta posición subalterna, poco gratificante económicamente, ocupa un puesto privilegiado para observar las idas y venidas de los pretendientes. Cristóbal de Mesa en sus Églogas y Geórgicas de Virgilio propone una visión muy crítica de la imbricación entre la vida literaria y las pretensiones a Palacio:

  • 61  Poeta de Tebas, hijo de Apolo y de Terpsícore.
  • 62  Mesa, Cristóbal de, Églogas y Geórgicas de Virgilio, 1618 (citado por Sánchez, 1961, p. 18).

En Madrid, que debiera ser Atenas,/ no veréis un Ovidio, ni un Horacio,/ ni un Séneca, ni un Tulio, ni un Estacio/ en los estudios de las letras buenas./ No hallaréis Marones ni Mecenas,/ mas catarriberas que de espacio/ van a sus pretensiones a palacio,/ y quien sin renta gasta las ajenas./ Jefe, Ujier, Controlador, Cava, Bureo,/ dormir los días, y velar las noches,/ no una lira, una cítara, una trompa/ de un Anfión, de un Lino61, de un Orfeo,/ mas carrozas, literas, sillas, coches, gran corte, vano estruendo, y vana pompa62.

  • 63  Una acotación final indica que «Esta fiesta ha de ser de noche en la Casa de Campo; y según se ha (...)

25Salas Barbadillo forma parte de esos escritores cuyos habitus y prácticas les situaron cerca del epicentro cortesano y fueron comisionados para producir obras de entretenimiento cortesano, como la comedia Victoria de España y Francia63. Sin embargo, nunca vino a formar parte del «primer círculo» como Valdivielso, Antonio Hurtado de Mendoza, o Bocángel, a los que homenajea en las dedicatorias del volumen, ni recibió beneficios simbólicos o materiales sustanciales.

  • 64  Infantes, 2007, p. 471.
  • 65  Coronas…, fº 8rº.
  • 66  Ibid., fº 32rº.

26Si la obra parece en muchos aspectos «una apología del mecenazgo64», se manifiesta una voz contradictoria que rechaza con vehemencia la dependencia hacia el poder: «voz constante y neutral será la mía,/de la adulación libre, y de la injuria65». Cuando se trata de elegir a quien «consiguiere el grado y título de corona del Parnaso, grado que dice suprema dignidad, porque lo mismo es llamarse corona de el Parnaso, que doctor universal en todas las ciencias66», se exige

  • 67  Ibid., fº 32vº.

que no frecuente mucho las casas de los poderosos, ni ocupe sus coches, y mesas, porque siendo esto muy ordinario, se hace la sabiduría despreciada y ridícula, sino es que se halle obligado de la tiranía de la necesidad, porque ella sola es quien puede anular las más inviolables y justas leyes67.

  • 68  Ibid., fº 32rº.

27Hasta la buena disposición de los poderosos viene a ser objeto de preocupación: «que es gran fortuna de los que pretenden llegar a negociar con los superiores en el tiempo que se hallan gustosos, porque de estarlo, o no, suele a veces pender el bien, o el mal de su despacho68».

  • 69  Salas Barbadillo, La estafeta del Dios Momo, pp. 44-45.

28Así, la relación con el poder aparece como fuente de conflicto: si bien Salas se halla en una relación de dependencia servil, no deja de manifestar cierto recelo, no exento de amargura hacia los poderosos. En la Epístola XIII de La estafeta del Dios Momo dirigida a Faunio «hidalgote intruso a caballero», comenta que «en las grandes cortes todo se confunde, y muchas veces se hacen respetar más los hombres por los puestos que ocupan que por la sangre de donde se originan69».

29Veamos entonces qué puestos ocupan los dedicatarios de nuestra obra, qué relación los une a Salas Barbadillo y qué red de influencia y de correspondencias teje este corpus de textos paratextuales con los textos que anteceden.

Las dedicatorias

  • 70  «Valdivielso, Bocángel y Butrón son íntimos amigos de Salas, a quienes dirige, sobre todo a Valdiv (...)
  • 71  Arnaud, 1979, p. 780 (nuestra traducción).

30Conviene primero aclarar quiénes son esos diez dedicatarios a los que Salas Barbadillo homenajea en esta obra, y cuya red constituye a nuestro parecer la columna vertebral del cuerpo. ¿Relaciones de amistad70 o de dependencia le unen al conde-duque de Olivares, y a los «venerables ingenios, ornamento y felicidad de la Patria» que son Diego de Arce y Reinoso, Lorenzo Ramírez de Prado, Luis Ortiz de Matienzo, Gabriel López de Peñalosa, Don Antonio Hurtado de Mendoza, el Maestro José de Valdivielso, Gabriel Bocángel y el licenciado Juan Butrón? Émile Arnaud no vacila en calificar al autor de las Coronas de «zalamero a menudo quejumbrón que se pasa la vida halagando a los grandes y quejándose de sus problemillas personales, que pide dinero en todo momento y a quien le parece normal que le mantegan con tal de que pueda mostrarse ingenioso71». A la luz de estas diez dedicatorias, que según nuestra hipótesis, constituyen la armazón del volumen misceláneo, quisiéramos apreciar la relación de Salas Barbadillo con los agentes del campo literario y sus instancias legitimadoras.

  • 72  «El gran Canciller de Indias podía intervenir por derecho sobre las decisiones del Consejo de Indi (...)
  • 73  Sobre las dedicatorias al conde-duque es de interés el artículo de Lawrence, 2011, pp. 157-181.
  • 74Coronas…, «Al Excelentísimo señor Conde Duque, gran Canciller», Preliminares, s/n.
  • 75  El anónimo «amartelado del genio del autor» señala en el prólogo que «honróle su Majestad con el t (...)
  • 76  Elliott, 2011, p. 18.

31Las Coronas del Parnaso van dedicadas al «Excelentísimo señor Conde Duque, gran canciller». El título completo, concedido por el Rey el 27 de Julio de 1623 era el de Canciller Mayor y Registrador de las Indias72. En estos años73, Antonio Chacón Ponce de León le dedica a Olivares el famoso manuscrito de las Obras de D. Luis de Góngora (1628) y también es dedicatario de algunos libros publicados en Madrid: Quevedo le dedica las Obras propias y traducciones latinas de Fray Luis de León (1631), José Pellicer su Anfiteatro de Felipe el grande (1631), José González de Salas Nueva idea de la Tragedia Antigua (1633), Antonio Sancho Bravo de Laguna Almoneda de vidas. Diálogo de Luciano traducido en vulgar (1634), Tarquino el Soberbio traducido por Antonio González de Rosende (1634) y Elogios al Palacio real del Buen Retiro escritos por algunos ingenios de España (1635). Cabe destacar que Salas Barbadillo no vacila en alzar a Olivares a la dignidad de Monarca, y de los «mayores del orbe», al ofrecerle las «Coronas del Imperial Laurel», jugando sobre el doble sentido de «corona» que designa a la vez el libro y el símbolo real para concluir en un hiperbólico elogio, rayano en ofensa de lesa majestad al declarar que «no hay más alta, más heroica, ni mas soberana corona, que la que se teje, y labra de las admirables virtudes que en V. Excel. resplandecen»74. ¿Qué mercedes y honores espera Salas? Resulta difícil saberlo75. «No sabemos a ciencia cierta cuántos autores recibieron las mercedes que buscaban, declara John Elliott, pero no faltan razones para creer que el conde-duque consideraba el patrocinio conveniente de las Letras no solo una obligación innata de su estado, sino también —como insinuaba Fernández Navarrete— una tarea importante para el “bien universal y fama de su patria”76». Tras esta hiperbólica dedicatoria, las primeras páginas de las Coronas del Parnaso contienen una alabanza a Felipe IV, a la que sigue una exaltación en verso de la figura del conde-duque en boca de don Rodrigo Alfonso. Subrayan los versos el papel activo y fundamental del valido en el desarrollo de la erudición hispana:

  • 77  Coronas…, fº 3.

El Conde Duque, aquel Alcides sabio/ de la esfera Polítaca (sic), y Christiana,/ en quien Filipo, Atalante (cuyo labio/ y mejillas perfilan oro, y grana,/ reclina el peso) desterró el agravio,/ que padeció la erudición Hispana/ y vengó con mercedes en un día/ cuantas injurias padecido había77.

  • 78  Ibid., fos 19vº-25.
  • 79  Ibid., fº 20vº.
  • 80  Ibid., Jornada tercera, fº 291.

32En la «Festividad del español Mecenas78», evocación de una fiesta palaciega con espectáculo náutico y certamen poético, Salas Barbadillo rinde otra vez homenaje a Olivares a través de la evocación de un carro triunfal «donde venía la estatua del generoso Guzmán del Español Mecenas79». También en el El tramposo con las damas, último«Plato» de las Musas, introduce una postrera alusión a Olivares llena de ramplona adulación: «Los poetas son desgraciados/ —Ya no, gracias al Mecenas,/ cuyas fértiles olivas/ ofrecen luces tan vivas/ a nuestras Musas amenas80». También alude al conde-duque con las mismas metáforas cuando Fernando celebra Sevilla, lo que revela el carácter tópico de las imágenes que utiliza:

  • 81  Ibid., «Plato nono», fº 269.

Ciudad, cuyo Alcaçar noble/ confiesa mayor defensa/ a la sombra de un Guzmán,/ que a las torres que le cercan./ Guzmán,/ generoso Alcides,/ que el hombro aplica, y sustenta/ con el invencible Atlante/Español, tantas esferas./ A quien por su patrocinio/ deben igual reverencia/ en su Palestra las armas,/ y en su Academia las letras81.

  • 82  Gutiérrez, 2005, p. 132.
  • 83  Teresa Ferrer señala que «en 1619 [Antonio Mira de Amescua] fue nombrado capellán del cardenal inf (...)

33Entre los ocho dedicatarios elegidos por Salas Barbadillo tres de ellos son escritores que ocupan cargos palaciegos82: Antonio Hurtado de Mendoza, José de Valdivielso y Gabriel Bocángel. El primero es secretario de Felipe IV, el segundo capellán del Cardenal Infante83 y el tercero su bibliotecario. Los dos cargos palaciegos de cronista y bibliotecario real

  • 84  Gutiérrez, 2005, p. 131.

eran ambicionados por muchos escritores que los percibían a la vez como reconocimiento de su capital cultural simbólico y como profesionalización burocrática de éste. Dichos cargos eran la constatación de que el capital simbólico podía tornarse simplemente en capital ya que venían acompañados de pensiones o asignaciones económicas84.

  • 85  Véase Davies, 1971.
  • 86  El académico Juan Pérez de Guzmán y Gallo refiere la existencia de un manuscrito de Hurtado de Men (...)
  • 87  Pérez de Montalbán, Primer tomo de las comedias.

34Antonio Hurtado de Mendoza85, «caballero del hábito de Calatrava, de la cámara de su majestad y su secretario en ella», fue en efecto nombrado secretario real en 1623 y recibió los hábitos de Santiago y Calatrava86. En 1608 se publican versos suyos en el Elogio del juramento del Serenísimo Príncipe D. Felipe Domingo, IV deste nombre, junto a los de Quevedo, Gaspar de Barrionuevo, Miguel de Silveira, Pedro Soto de Rojas y Salas Barbadillo, que asistían todos a la academia del conde de Saldaña. En 1618, Salas Barbadillo celebra a los Hurtado de Mendoza en les preliminares de Rimas castellanas. Juan Pérez de Montalbán al dedicarle su comedia La Toquera Vizcaína87 insiste en la polivalencia del secretario:

  • 88  Ibid., f° 131rº.

… y no me causa tanta admiración que escriba con general acierto, como que sea accesorio en v.m. eso que escribe, pues toda su asistencia han menester los negocios gravísimos que tiene a su cargo, y es tanta su capacidad, que las horas que había de dar divertido al descanso, consagra a las sagradas Musas estudioso, para festejar a su soberano dueño con la dulcísima armonía de su pluma, y dar a entender que es tan vigilante Ministro, que aun en el ocio de v.m. cabe algún servicio de su Majestad88.

  • 89 Favores de las Musas hechos a Don Sebastián Francisco de Medrano (1631). Véase <http://www.cervantesvirtual.com/obra/favores-de-las-musas-hechos-a-don-sebastian-francisco-de-medrano--0/>.
  • 90  Enríquez Gómez, Sansón Nazareno. Poema heroico, Prólogo.
  • 91  El buen soldado católico y sus obligaciones de Alonso de Andrade (Madrid, Francisco Maroto, 1642) (...)
  • 92  Gutiérrez, 2005, p. 161.
  • 93  Ibid.
  • 94  Coronas…, «Plato quinto», fos 127v°-128. Es probable que Salas aluda aquí a Quevedo.

35Los escritores suelen destacar el lugar de Hurtado de Mendoza en el Par­naso: es calificado por don Francisco de Medrano de «lustre y pompa de cuantos han entendido el decoro, que se debe a los Palacios de los reyes, así en prosa como en versos89» y por Antonio Enríquez Gómez de «Secretario de Apolo90». Fuera de unas meras afinidades literarias, la inclusión de una dedicatoria a Antonio Hurtado de Mendoza podía obedecer a un interés administrativo, ya que en su calidad de secretario del rey Felipe IV podía despachar privilegios de libros91. Antonio Hurtado de Mendoza debía de ser el modelo del poeta de corte con éxito, que lo había conseguido todo: reconocimiento, cargos y recompensas, cercanía con el poder, tanto para Salas Barbadillo, como para cuantos procuraban medrar en la Corte. Para Carlos Gutiérrez, Antonio Hurtado de Mendoza es «uno de los ejemplos más claros de simbiosis entre el campo literario y el de poder, ya que su relación con el conde-duque de Olivares y la influencia que ejerció en su entorno fue creciendo y éste acabó por convertirse en el principal enlace entre el campo literario y la cadena de poder92». Señala también que «no es casual el que menudearan las dedicatorias y alabanzas a él dirigidas […], en conscientes intentos por parte de otros escritores, de encontrar su lugar en el reparto de las prebendas cortesanas93». En la dedicatoria que le dirige Salas Barbadillo, éste declara ser «grande servidor suyo» y subraya su proximidad con la realeza al señalar que por la «nobleza y generosidad de su ánima jamás supo ni sabrá decir ni decir mal de nadie porque a mí me consta que en presencia de persona bien soberana habló v.m. muy bien de un ingenio de quien sabía que le hacía muy malas ausencias». Salas le dedica las Cuatro comedias antiguas que el vulgo llama entremeses «por ser quien ha escrito algunas con grande sal, y agudeza, y no menos decoro, y honestidad, parte que la consiguen pocos de los que se ejercitan en escribir chistes, y donaires94».

  • 95  Véase Aguirre, 1965, p. 26.
  • 96  Coronas…, «Plato sexto», fº 152.

36Salas Barbadillo dedica las Epístolas en prosa que componen el«Plato sexto»al maestro José de Valdivielso «capellán de honor de su alteza del serenísimo señor Infante Cardenal», uno de los pilares de la vida intelectual madrileña hasta su muerte en 163895. En la dedicatoria que le dirige Salas Barbadillo, éste hace hincapié en la relación personal que le unía al capellán al declarar que «son tan grandes, y tan continuos los honores que tengo recebidos de V.M. y siempre públicos96».

  • 97  Véase Dadson, 1983.

37El«Platooctavo», constituido por dieciocho epístolas en prosa va dedicado a don Gabriel Bocángel97, bibliotecario del cardinal Infante. Ya mencionamos anteriormente el «Elogio en honor de Alonso de Salas Barbadillo» inserto en los preliminares de La estafeta del dios Momo que Bocángel le escribiera en 1627. Esta dedicatoria a modo de échange de bons procédés adopta un tono muy personal para centrarse en los achaques que acosan al autor, y proponer una reflexión filosófica sobre la adversidad.

  • 98  García Santo Tomás, 2008, p. 92.

38Estas tres dedicatorias a miembros influyentes de la República de las Letras no son sino una de las numerosas piezas que ponen en funcionamiento los mecanismos de distinción de los autores y los cánones del gusto de entonces98.

39El Parnaso «ideal» del texto literario se refleja en un Parnaso «real» constituido por los seres de carne y hueso representados en las dedicatorias y alabados en el texto de las Coronas, en la parte titulada «Banquete de las musas». Salas Barbadillo celebra a varios escritores: Luis Vélez de Guevara (fº 33rº), Juan de Jáuregui (fº 33v°), Lope (fº 34v°), Guillén de Castro (fº 34v°) y Gabriel Bocángel: «[Apolo h]izo compañero de sus alabanzas a don Gabriel Bocángel por ser tan atento imitador suyo, así en el pincel, como en la pluma» (fº 33v°). Don Antonio de Mendoza (fº 34r°) se merece un lugar privilegiado en este Parnaso por su excelencia dramática en el género de las comedias, en un género que paradójicamente es calificado de «manjar sólo para los brutos» (fº 33v°) Apolo aclara esta contradicción, lo que da pie a una larga alabanza de los comediógrafos apreciados por nuestro autor:

  • 99  Coronas…, fº 34.

… antes bien le agradaban algunas [comedias] en quien concurrían majestad de versos, y disposición de algún caso grande, que trujese consigo admiración, porque estas tales, dijo, enriquecidas con el ornamento peregrino de no vulgares galas, y joyas suelen ser pompa, y ostentación de los palacios de los grandes príncipes. En este género ha lucido el cuidado con grande exceso del ilustre don Antonio de Mendoza, y sintiera mucho el ver, que ha desamparado nuestras Musas, sino considerar, que se ocupa en ser ministro de más benigno y más luciente Apolo. Así explicó su sentimiento y prosiguió celebrando a los insignes ingenios Doctor Mira de Amescua, Doctor Juan Pérez de Montalbán, Don Pedro Calderón, Don Jerónimo Villaizán, y otros que tendrán en otra parte su lugar, por no hacer mas larga esta digresión99.

40Joseph de Valdivielso también descuella en este acto de canonización que le eleva a la categoría de modelo insuperable:

  • 100  Ibid., fº 35.

No faltó en la mesa un plato dulcísimo y sabroso que nosotros llamamos Autos sacramentales. Fue de todos muy bien recibido, y conformes con Apolo dieron la primacía en esta parte al Maestro Ioseph de Valdivielso, y afirmaron que él había descubierto para este camino las más ingeniosas, y seguras sendas, que otros muchos habían procurado seguir, aunque no con igual felicidad100.

  • 101  Véase Roncero, 2008, pp. 11-36.

41Tanto en las dedicatorias como en las Coronas del Parnaso se despliega todo un haz de relaciones interrautoriales, amistades, alianzas, que no deben hacernos olvidar las rivalidades y polémicas que agitaron la vida literaria. La alabanza al «muy noble, ingenioso, y docto caballero don Luis Pacheco de Narváez» y a su libro Filosofía de las Armas cuando la enemistad entre el maestro Mayor de las armas de Felipe IV y Francisco de Quevedo estaba en un momento álgido101 —Pacheco de Narváez acababa de denunciar ante la Inquisición cuatro libros de Quevedo— equivalía a escoger el bando de los enemigos de Quevedo. Sin embargo, Salas aboga por una amistosa relación entre literatos, declarando que

  • 102  Coronas…, fº 32v°.

quien consiguiere el grado y título de corona del Parnaso, […] sea humilde, y modesto, hablando y escribiendo bien de los ingenios de su tiempo, sin provocarlos con Sátiras infames, ni Apologías libres, bien que permitimos, que si él fuere ofendido lo pueda hacer por sí, o por tercera persona, advirtiendo que se ha de gobernar con grande erudición y templanza102.

  • 103  Los Consejos de la Monarquía son trece en el siglo xvii: Consejo de Estado, Consejo de guerra, Con (...)
  • 104  «Llama la atención que Salas hable en nombre de las más elevadas instancias, como si esta represen (...)

42Además de los tres literatos al servicio de la monarquía, cinco dedicatarios son altos funcionarios, miembros de la élite letrada que se había apoderado de los Consejos103, del poder político y de la administración Real. Desempeñan, como veremos, cargos político-administrativos (son miembros de los consejos, embajadores, secretarios). Así, Salas dirige sus obras a personas situadas cerca del entramado monárquico-institucional cortesano, a personas al servicio de aristócratas, que habían obtenido cargos honoríficos o administrativos. Llama la atención104, en la loa que precede la comedia Victoria de España y Francia, el saludo al rey de parte de los diversos Consejos del gobierno y de la nobleza. En efecto, la loa estriba en un «Diálogo entre dos» —dos personajes sin nombre, y a los que la página impresa identifica por un número (1 y 2)—, que rinden homenaje al rey, de vuelta a Madrid después de una estancia en Andalucía. El primero lo hace en nombre del reino de Toledo, Madrid, Guadalajara y Alcalá, el segundo «por la nobleza de Palacio, y de la Corte»:

  • 105  Victoria…, fº 171v°.

Tus Tribunales, que en ella/ a la justicia sagrada/ (con las letras superiores)/ la dan invencibles armas,/ todos celebran felices/ tu vista, a quienes se consagran./ Oye, que he de hablar por todos/ con más verdad que elegancia105.

43Enumera en efecto los diferentes Consejos, a veces con perífrasis metafóricas para designar los diferentes elementos constitutivos del sistema polisinodal: el Senado de justicia de Castilla, el Consejo supremo de la Santa Inquisición «aquel que de las Católicas/ verdades, tiene la espada/ triunfante», el Consejo de Aragón, de Italia, el Consejo de Indias «el que da leyes al Nuevo mundo», el Consejo de las Órdenes «el que reparte Mercedes nobles en cruces», el Consejo de Hacienda «el que con atento estudio fiel y vigilante guarda de la hacienda, solicita defenderla y aumentarla», y el Consejo de la santa Cruzada «el que dichoso dispensa espirituales gracias, que es consejo de las Indias de los tesoros del alma». Las dedicatorias dirigidas a miembros eminentes de estos consejos cobran un sentido muy peculiar a la luz de esta loa y a sabiendas de que el auditorio de esta comedia, si no se hubiera cancelado, eran los «ministros», la «cortesana nobleza», «cuantos palacio ocupan en acciones varias», como rezan los versos de la loa.

  • 106  Marañón, 1945, pp. 179 y 390.
  • 107  Isabel Mendoza García indica que «la cédula de consejero Real de Castilla se extendió con fecha de (...)

44El primero de los dedicatarios miembro de los Consejos es Don Diego de Arce y Reinoso106 «del Consejo de su Majestad en el supremo de Castilla107». Salas Barbadillo le dedica el«Plato primero», Trofeo de la piedad. Nombrado consejero del Consejo Real de Castilla a partir de 1633 ocupa un puesto eminentemente político. Isabel Mendoza García, autora de una tesis sobre Diego de Arce y Reinoso explica que

  • 108Mendoza García, 1997, p. 52.

dado el carácter y la importancia que en el aparato del Estado evidenciaban las funciones que competían a este Consejo, tanto en lo legislativo, como en lo judicial o gubernativo, las competencias del Nuevo Consejero de Castilla no iban a ser, pues las estrictamente jurisdiccionales y, así, lo vemos muy pronto comprometido en cuestiones de gobierno108.

  • 109  Licenciado, caballero de la Orden de Santiago, en 1617 es nombrado consejero de Santa Clara de Náp (...)
  • 110  Entrambasaguas, 1943, p. xiii.
  • 111Ibid., p. xvi.
  • 112  Ibid., p. xvii.
  • 113  Véase Remón, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (1632): «A D. Lorenzo Ramírez d (...)
  • 114  Marcial, M. Valerii Martialis Epigrammatum Libri XV.
  • 115Solís de los Santos (en prensa).

45El«Platosegundo», El Ramillete, parte miscelánea dentro del libro misceláneo, va dedicado a Don Lorenzo Ramírez de Prado «del Consejo de su Majestad en el supremo de las Indias y su embajador en Francia109». Al igual que Hurtado de Mendoza, era caballero del hábito de Santiago desde 1631. Familiar de la Inquisición desde 1626, fue nombrado por el Rey en febrero de 1628 embajador en la corte de Francia para que tratara con Luis XIII y con el cardenal de Richelieu de varias cuestiones diplomáticas entre España y Francia110. También fue consejero en el Consejo de Nápoles, en el Consejo Real y Supremo de Castilla, y en el Consejo Real de Hacienda, de Santa Cruzada y de Indias. Joaquín de Entrambasaguas señala que «especialmente en éstos dos últimos aparece interviniendo activamente, y sobre todo en el de Indias111» y explica que al ser «poseedor de buena fortuna, relacionado, por sus cargos públicos, con infinitas personas a las que podía favorecer, como lo hizo en muchas ocasiones, don Lorenzo tuvo su corte literaria de amigos, […], siendo mecenas de la mayoría de ellos y de otros muchos112». En la dedicatoria que le dirige, Alonso Remón se refiere a su biblioteca como «tan grande en número, y tan rara en elección, [que] apenas se puede añadir libro que no tenga; y a la liberalidad de su dueño nada se le puede dar que no haya dado113». Salas Barbadillo no deja de aludir a los comentarios de Ramírez de Prado a los Epigramas de Marcial114 obra que no había podido publicar en España como explica José Solís de los Santos «a causa de un tono procaz que le acarreó severas críticas y consecuencias penales115».

  • 116  No hemos podido consultar Panegírico legal, preeminencias de los Secretarios del Rey, deducidos de (...)
  • 117Coronas…, «Plato tercero», fº 60vº.
  • 118  Ibid., fº 57vº.
  • 119  Ibid., fº 57vº.
  • 120  Ibid., fº 58.

46Luis Ortiz de Matienzo116 «del Consejo de su Majestad y su secretario de Nápoles en el supremo de Italia» es el dedicatario de una curiosa fábula en prosa con animales que asisten a una reunión académica, pretexto para satirizar al mundillo literario y las relaciones de dependencia: «los zorros pensaban comer a costa de los gatos, y los gatos entretenerse con la conversación de los zorros117». La fábula denuncia el «veneno político» que emponzoña las «monarquías justas». Invade el texto de la dedicatoria lo biográfico, y en particular la evocación de la difícil situación financiera del autor. Salas Barbadillo indica que Luis Ortiz de Matienzo «con sumo cuidado procura que se traslade a España el valor de aquella hacienda» que tiene en Italia y que ha intervenido en los pleitos «que duran más de cuarenta años»118. Refiere las palabras de Paravicino que, al comentar los enredos jurídicos de Salas, declarara «Estraña fortuna de hombre, que le obliga a pedir de limosna su propia hacienda119». Zahiere a continuación a los que heredaron su hacienda «en el ocio de la Corte», y «en los palacios de los Príncipes con las lisonjas que tantos son en ellos acariciados», y reivindica el hecho de que la suya fuera adquirida «por un brazo militar y bizarro120» manifestando así sus ansias nobiliarias.

  • 121  En 1633 el Consejo de Estado propone la provisión del cargo de intérprete de lengua francesa, vaca (...)
  • 122  Se puede consultar la lista exhaustiva de los dedicatarios de Salas Barbadillo en Entrambasaguas, (...)
  • 123  No hemos hallado rastro de sus obras.
  • 124  Coronas…, fº 91v°.
  • 125Ibid., fº 91v°.

47Salas Barbadillo dedica el«Plato cuarto», Los desposados disciplinantes, novela jacaranda a Gabriel López de Peñalosa, «del Consejo de su Majestad y su secretario de estado de la augustísima casa de Borgoña121». En 1634 ya le había dedicado El curioso y sabio Alejandro122. Manifiesta su voluntad de contribuir a la publicación de las obras del secretario123 y alaba en él «tanta erudición moral, tanta doctrina política124». Quisiera ser su corrector y agente. Se invierte la perspectiva habitual: ya no pide, sino que ofrece. Como en el caso de Antonio Hurtado de Mendoza, Salas Barbadillo subraya las «grandes y continuas ocupaciones en servicio de su Majestad125» del secretario.

  • 126  Jerónimo de Villaizán, «licenciado», como reza la epístola XVI, era también abogado de los Reales (...)
  • 127  Véase Joseph Martínez de Grimaldo, Fundación y fiestas del congregación de los indignos esclavos d (...)
  • 128  Coronas…, «Plato nono», fº 251. Se trata de Discursos apologéticos, en que se defiende la ingenuid (...)

48El«Plato nono» es una comedia en verso, El Tramposo con las damas, dirigida al Licenciado Juan Butrón «abogado en los Reales Consejos126». Este cofrade de la Hermandad de esclavos del Santísimo Sacramento de Madrid, como Salas Barbadillo, Bocángel y Valdivielso127 era además de ser abogado en los Reales Consejos, uno de los más afamados teóricos españoles de las artes. Salas Barbadillo alude a esta relación de Juan Butrón con la pintura: «v.m. con tan admirable ingenio y singular erudición, en años que excede el humano crédito, defendió la hidalguía de la pintura128».

  • 129  Butrón,Juan de, Discursos apologéticos en que se defiende la ingenuidad del Arte de la pintura, Ma (...)

49Si existía una relación de amistad entre los dos hombres, también la había entre Butrón y Valdivielso: en los preliminares de los Discursos apologéticos en que se defiende la ingenuidad del Arte de la pintura129, viene una silva titulada «A la Apología por la Pintura de don Juan de Butrón, del Maestro Ioseph de Valdivielso, divino Virgilio español». Salas Barbadillo menciona al abogado en la Epístola XIV «A don Francisco Fernández de Angulo, Corregidor que fue de Ciudad Real, y regidor perpetuo de la muy noble Ciudad de Cádiz». Tras mencionar a los «Patronos» de la pintura, Lope de Vega, Juan de Jáuregui y Joseph de Valdivielso, declara que

  • 130  Coronas…, fº 245. En los Diálogos de la pintura, su defensa, origen, esencia, definición, modos y (...)

… entre los Juristas ha sido su único patrón y abogado don Juan Buitrón, que escribió en su defensa ese elogio impreso, que a v.m remito con ésta, donde hallará todo cuanto en las letras humanas, y divinas se pudo buscar para esta material130.

  • 131Coronas…, fº 32v°.

50En su hermosa dedicatoria Salas pone de realce el tópico horaciano del Ut pictura poesis: «la pintura es poesía muda, y la poesía pintura con habla, quien duda que entre los pinceles, y las plumas poéticas hay estrechísimo parentesco». El arte de la pintura está omnipresente en la obra y bien puede ser un elemento clave para entender estas Coronas del Parnaso. Así quienes ciñen las coronas del Parnaso «mereciendo el primer premio» son «tres varones insignes en la pintura131».

  • 132Vélez Sáinz, 2006, p. 119.

51De esta compleja red de correspondencias entre mundo referencial y los textos literarios que componen este abigarrado libro quedan todavía muchos componentes por dilucidar. La obra no solo ofrece «una interesante mirada a la relación entre el poder y el sistema literario132» sino que resulta ser el producto de dicha relación. Las reflexiones de Francisco Tomás y Valiente a propósito de los Consejos y del sistema que componen arrojan luz sobre el «sistema» que forma la obra:

  • 133  Tomás y Valiente, 1982, p. 126.

Todos los Consejos residen en la Corte y componen un sistema. Lo peculiar de un sistema es que la entidad del todo es real y perceptible como algo que trasciende a la mera yuxtaposición de las partes. En relación con los Consejos […], las partes fueron antes que el todo, y éste no fue fruto de un acto de creación normativo único, sino producto de un proceso discontinuo y de necesidades diversas133.

52En Coronas del Parnaso y Platos de las musas también las partes fueron antes que el todo, y la obra fue producto de un proceso discontinuo y de apremiantes necesidades.

Haut de page

Bibliographie

Aguirre, José María (1965), José de Valdivielso y la poesía religiosa tradicional, Toledo.

Aldea Vaquero, Quintín (1980), «Los miembros de todos los consejos de España en la década 1630 a 1640», Anuario de Historia de Derecho español, 50, pp. 189-205.

Andrés, Gregorio de (1981), «Los manuscritos del Inquisidor general, Diego de Arce y Reinoso, Obispo de Plasencia», Hispania Sacra, 33, pp. 491-507.

Arellano, Ignacio (2005), «De príncipes y poetas en el Siglo de Oro», en José Díez Fernández (ed.), El mecenazgo literario en la Casa Ducal de Béjar, durante la época de Cervantes, Burgos, pp. 23-42.

Arnaud, Émile (1979), La vie et l’œuvre de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, Toulouse.

Aubrun, Charles (1981), «Une comédie de palais à Madrid : Vitoria de España y Francia de Alonso Salas Barbadillo», en August Buch et alii (eds.), Europäsche Hofkultur im 16. Und 17. Jahrhundert: Vortäge und Referate gehalten anlässlich des Kongresses des Wolfenbütteler Arbeitskreises für Renaissanceforschung und des Internationalen Arbeitskreises für Barockliteratur in der Herzog August Bibliothek Wolfenbüttel vom 4. Bis 8. September 1979, Hamburgo, pp. 287-294.

Barrios, Feliciano (2005), «El gobierno de la Monarquía en el reinado de Felipe IV»,en José Alcalá Zamora y Queipo de Llano, Felipe IV: el hombre y el reinado, Madrid, pp. 137-157.

Bègue, Alain (2007), Las academias literarias en la segunda mitad del siglo xvii. Catálogo descriptivo de los impresos de la Biblioteca Nacional de España, Madrid.

Borrego Gutiérrez, Esther (2002), Un poeta cómico en la corte: vida y obra de Vicente Suárez de Deza, Kassel.

Bourdieu, Pierre (1992), Les règles de l’art. Genèse et structure du champ littéraire, París.

Bourdieu, Pierre (1997), Razones prácticas: sobre la teoría de la acción, trad. Julio Vivas, Barcelona.

Bouza, Fernando (2011), «Política del libro de Consejo Real en el tiempo de Olivares», en Oliver Noble Wood, Jeremy Roe y Jeremy Lawrance (eds.), Poder y saber: bibliotecas y bibliofilia en la época del conde-duque de Olivares, Madrid, pp. 339-362.

Burgea, Claudio, Catálogo de la librería del Excelentísimo señor don Diego de Arce y Reynoso, Madrid, 1666.

Carreño, Antonio (2004), «El Laurel de Apolo de Lope de Vega y otros laureles», Bulletin Hispanique, 106, pp. 103-128.

Cayuela, Anne (1993), «La prosa de ficción entre 1625 y 1634: balance de diez años sin licencias para imprimir novelas en los Reinos de Castilla», Mélanges de la Casa de Velázquez, 29 (2), pp. 51-76 (o < http://www.persee.fr/web/revues/home/prescript/article/casa_0076-230x_1993_num_29_2_2649>).

Cayuela, Anne (2011), «Libros de entretenimiento en la librería de Ana de Arenas: consecuencias editoriales y literarias de la suspensión de licencias para novelas y comedias (1625-1634)», en Oliver Noble Wood, Jeremy Roe y Jeremy Lawrance (eds.), Poder y saber: bibliotecas y bibliofilia en la época del conde-duque de Olivares, Madrid, pp. 363-384.

Cayuela, Anne, Gandoulphe, Pascal (1999), «Littérature et pouvoir : dédicaces et dédicataires dans Noches de placer d’Alonso Castillo Solórzano (1631)», Bulletin Hispanique, 101, pp. 92-110.

Cervantes, Miguel de, Viaje del Parnaso. Poesías completas, t. I, ed. Vicente Gaos, Madrid, 1973.

Cirnigliaro, Noelia Sol (inédita), Through the Cellar and From the Window: Urban Domesticity and Literary Creation in Early Modern Spain (1583-1663), tesis doctoral leída en 2009 en la University of Michigan (<http://deepblue.lib.umich.edu/bitstream/2027.42/63760/1/noeliac_1.pdf>).

Courcelles, Dominique de (2003), Ouvrages miscellanées et théories de la connaissance à la Renaissance, París, pp. 185-195.

Dadson, Trevor (1983), The Genoese in Spain: Gabriel Bocángel y Unzueta (1603-1658): a biography, Londres.

Davies, Gareth (1971), A poet a court: Antonio Hurtado de Mendoza (1586-1644), Oxford.

Dedieu, Jean-Pierre (2005), «La muerte del letrado», en Francisco José Aranda Pérez (ed.), Letrados, juristas y burócratas en la España moderna, Cuenca, pp. 481-512.

Demattè, Claudia (2003), «Mélanges et littérature mêlée : de la Dorotea de Lope de Vega (1632) au Para Todos de Juan Pérez de Montalbán (1632)», en Dominique de Courcelles (ed.), Ouvrages miscellanées et théories de la connaissance à la Renaissance, París, pp. 185-195 (http://bib.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/35726175814797617422202/p0000001.htm#I_0_>).

Elliott, John (2011), «Olivares como mecenas», en Oliver Noble Wood, Jeremy Roe y Jeremy Lawrance (eds.), Poder y saber: bibliotecas y bibliofilia en la época del conde-duque de Olivares, Madrid, pp. 11-24.

Enríquez Gómez, Antonio, Sansón Nazareno. Poema heroico, Ruan, Laurenço Maurry, 1656.

Entrambasaguas, Joaquín (1943), La biblioteca de Ramírez de Prado, Madrid.

Entrambasaguas, Joaquín (1958), «Un pasaje lopista de Salas Barbadillo», Estudios sobre Lope de Vega, Madrid, t. III, pp. 545-566.

Extremera Extremera, Miguel Ángel (2003-2004), «La pluma y la vida. Escribanos, cultura escrita y sociedad en la España Moderna (siglos xvi-xviii)», Litterae. Cuadernos sobre Cultura Escrita, 3-4, pp. 187-206.

Ferrer Valls, Teresa (2008), «Teatro y mecenazgo en el Siglo de Oro: Lope de Vega y el Duque de Sessa», en Aurora Egido y Enrique Gil Laplana (eds.), Mecenazgo y humanidades en tiempos de Lastanosa, Zaragoza, pp. 113-134 (en <http://www.uv.es/entresiglos/teresa/pdfs/Teatro_y_mecenazgo_en_el_Siglo_de_Oro.pdf>).

García Santo Tomás, Enrique (2008), Modernidad bajo sospecha, Madrid.

Genette, Gérard (1993), Ficción y dicción, Barcelona.

Gutiérrez, Carlos (2005), La espada, el rayo y la pluma. Quevedo y los campos literario y de poder, Indiana.

Huerta Calvo, Javier (1985-1986), «Stultifera et festiva navis (De bufones, locos y bobos en el entremés del Siglo de Oro)», Nueva Revista de Filología Hispánica, 34, pp. 691-722.

Hugon, Alain (2004), Au service du Roi catholique. Honorables ambassadeurs et divins espions, Madrid.

Infantes, Víctor (2007), «“A las poéticas cumbres coronadas”: la orogelatría impresa del Parnaso áureo», Bulletin Hispanique, 109 (2), pp. 449-472.

Laplana Gil, José Enrique (1993), «Erudición y didactismo en una miscelánea aragonesa del xvii: la Cítara de Apolo y Parnaso en Aragón (Zaragoza, 1650) de Ambroso Bondía», Criticón, 58, pp. 125-134.

Lawrence, Jeremy (2011), «Las obras de don Luis de Góngora y el conde-duque: mecenazgo, polémica literaria y publicidad en la España barroca», en Oliver Noble Wood, Jeremy Roe y Jeremy Lawrance (eds.), Poder y saber: bibliotecas y bibliofilia en la época del conde-duque de Olivares, Madrid, pp. 157-181.

López Pinciano, Alonso, Philosophía antigua poética, ed. Alfredo Carballo Picazo, Madrid, 1973 (1ª ed. Madrid, 1595).

Marcial, Marco Valerio, M. Valerii Martialis Epigrammatum Libri XV. Laurentii Ramirez de Prado Hispani, novis commentariis illustrati, París, 1607.

Marañón, Gregorio (1945), El conde-duque de Olivares (la pasión de mandar), Madrid.

Martínez Hernández, Santiago (2010), «En la Corte la ignorancia vive y… son poetas todos. Mecenazgo, bibliofilia y comunicación literaria en la cultura aristocrática de corte», Cuadernos de Historia Moderna, 35, pp. 35-67.

Mendoza García, Isabel (inédita), El inquisidor general Don Diego de Arce y Reinoso, tesis doctoral leída en 1993 en la Universidad Autónoma de Madrid.

Moll, Jaime (1974), «Diez años sin licencias para imprimir comedias y novelas en los reinos de Castilla: 1625-1634», Boletín de la Real Academia Española, 54, pp. 97-103.

Moll, Jaime (2001), «Análisis editorial de las obras de Salas Barbadillo», enIsabel Lozano-Renieblas (ed.), Silva Studia philologica in honorem Isaias Lerner, Madrid, pp. 471-477.

Oltra, José Miguel (1985), «La miscelánea en Deleitar aprovechando», Criticón, 30, pp. 127-150.

Paredes Alonso, Francisco Javier (1989), Mercaderes de libros: cuatro siglos de historia de la Hermandadde San Gerónimo, Salamanca-Madrid.

Pérez de Guzmán, Juan (1894), «Academias literarias de ingenios y señores bajo los Austrias», España Moderna, 6, pp. 91-92.

Pérez de Guzmán, Juan (1912), «Discursos de Don Antonio de Mendoza», Boletín de la Real Academia, 60, pp. 513-531.

Pérez de Montalbán, Juan, Primer tomo de las comedias, Madrid, Imprenta del reino, 1635.

Peyton, Myron A. (1973), Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, Nueva York.

Remón, Alonso, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, Madrid, Imprenta del Reino, 1632.

Roncero López, Victoriano (2008), El tribunal de la justa Venganza, Pamplona.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, El sutil cordobés Pedro de Urdemalas y el gallardo Escamarrán, ed., intro. y n. de Marcel Charles Andrade, publicado en Estudios de Hispanófila, 30, 1974 (1ª ed. Madrid, 1620).

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, El caballero puntual, Madrid, Miguel Serrano de Vargas, 1614.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, Segunda parte del caballero puntual, Madrid, Francisco Abarca de Angulo, 1619.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, Casa del placer honesto, Madrid, Viuda de Cosme Delgado, 1620.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, El cortesano descortés, Madrid, Viuda de Cosme Delgado, 1621.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, El necio bien afortunado, Madrid, Viuda de Cosme Delgado, 1621.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, La sabia Flora malsabidilla, Madrid, Luis Sánchez, 1621.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, Fiestas de la boda de la incasable mal casada, Madrid, Viuda de Cosme Delgado, 1622.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, Don Diego de noche, Madrid, Viuda de Cosme Delgado, 1623.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de, La estafeta del Dios Momo (BNE R/10496), Madrid, Viuda de Luis Sánchez, a costa de Juan de Carrasquilla, 1627.

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de,Victoria de España y Francia, comedia en verso. en Coronas del Parnaso y Platos de las musas, Madrid, Imprenta del Reino, 1635 (citado Victoria…).

Salas Barbadillo, Alonso Jerónimo de,Coronas del Parnaso y Platos de las musas (BNE R/310), Madrid, Imprenta del Reino, 1635 (citado Coronas…).

Sánchez, José (1961), Academias literarias del Siglo de Oro español, Madrid.

Santoyo, Julio C. (2003), «Un quehacer olvidado: los intérpretes-traduc­tores de navíos», Brigitte Lépinette y Antonio Melero (eds.), Historia de la traducción, Valencia, pp. 1-21.

Scherer, Sherinda Idyll (inédita), The literary vision of Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, tesis doctoral leída en 1981 en la University of California.

Simón Díaz, José (1981), «Los escritores-criados en la época de los Austrias», Revista de la Universidad Complutense, pp. 169-177.

Solís de los Santos, José (1996) «El humanista extremeño Lorenzo Ramírez de Prado, entre Céspedes y el Brocense», en Eustaquio Sánchez Saloret alii (eds.), La recepción de las artes clásicas en el siglo xvi, Cáceres, pp. 669-678.

Solís de los Santos, José (en prensa), «Lorenzo Ramírez de Prado», en Juan Francisco Domínguez (coord.), Diccionario de Humanistas españoles.

Tirso de Molina, Segunda parte de las comedias, Madrid, Imprenta del Reino, 1635.

Tomás y Valiente, Francisco (1982), «Las instituciones situadas en el ámbito de la Monarquía», en Ramón Menéndez Pidal, Historia de España. La España de Felipe IV, Madrid, pp. 84-174.

Urzáiz Tortajada, Héctor (2002), «Del entremesista-bufón al “hijo del boticario”: perfiles del dramaturgo del Siglo de Oro», Acotaciones, 9, pp. 9-26.

Vega, Lope de (citado Lope de Vega), Parte XX de las Comedias de Lope de Vega Carpio, Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1625.

Vega, Lope de (citado Lope de Vega), Laurel de Apolo, Madrid, Juan González, 1630.

Vélez Sáinz, Julio (2006), El Parnaso español: Canon, mecenazgo y propaganda en la poesía del Siglo de Oro, Madrid.

Williams, Robert Haden (1946), Boccalini in Spain: a study of his influence in prose fiction of the seventeenth century, Menasha.

Haut de page

Notes

1  Cayuela, 2011.

2  Salas Barbadillo, Coronas…

3  Nos referimos a la suspensión de licencias para las novelas y las comedias. Cayuela, 2011, p. 375.

4  El excelente libro de Gutiérrez, 2005, presenta de manera sintética y eficaz la noción de campo al señalar que las obras culturales «se suelen producir en un universo social propio auspiciado por instituciones y leyes específicas» (p. 10).

5  Véase Bourdieu, 1992.

6  «El capital simbólico es cualquier propiedad (cualquier tipo de capital, físico, económico, cultural, social) cuando es percibida por agentes sociales cuyas categorías de percepción son de tal naturaleza que les permiten conocerla (distinguirla) y reconocerla, conferirle algún valor» (Bourdieu,1997, citado por Gutiérrez, 2005, p. 13).

7  Sobre esta fecha tan significativa se celebró en Santiago de Compostela, en octubre de 2010, el coloquio 1635. Literatura e historia en torno a una crisis, organizado por la Casa de Velázquez y la Universidad de Santiago. Las ponencias del mismo propusieron una reflexión en torno a la gran variedad de hechos literarios que se produjeron entonces.

8  Sobre la suspensión, véanse Moll, 1974, Cayuela, 1993 e Id., 2011.

9  Véase Cayuela, 1993.

10  García Santo Tomás, 2008, p. 14.

11  Casa del placer honesto (1620), El cortesano descortés (1621), El necio bien afortunado (1621), Fiestas de la boda de la incasable mal casada (1622), La sabia Flora malsabidilla (1621), La estafeta del Dios Momo (1627).

12  Coronas…, «Dedicatoria del Plato séptimo»,fº 166.

13  Salas Barbadillo, Victoria…, «Dedicatoria a la ilustre y noble congregación de los mercaderes de libros», en Coronas…, fº 166vº. Se refiere a una derrota de la armada española en Brasil en 1624.

14  Ibid., fº 168vº.

15  «Resulta delicado dedicar a cualquiera una obra concebida para la familia Real, de ahí esa disertación dirigida a los libreros» (Arnaud, 1975, p. 606, nuestra traducción).

16  Como la fe de erratas lleva la fecha del 27 de Marzo de 1635 podemos deducir que se publicó unos pocos meses antes de las Coronas.

17  Tirso de Molina, Segunda parte de las comedias, Preliminares, s/n.

18  Encontramos una idea muy parecida en López Pinciano, Philosophía antigua poética (ed. 1596, fº 83): «torno a decir que es noble la mercancía en grueso, noble la agricultura, nobles las armas y nobles las letras».

19  Véase Coronas…, Preliminares, s/n: «Honróle su Majestad con título de criado de su casa, merecedor sino de mayores dichas, de más socorridos premios», «Al letor, de un amartelado del genio del autor».

20Ibid., fº 7r°.

21  Demattè, 2003.

22  La aprobación de José de Valdivielso tiene fecha del 22 de junio de 1634, la suma del privilegio tiene fecha del 5 de julio.

23  Oltra, 1985, p. 136.

24  Ibid., p. 149.

25  Para Laplana Gil, 1993, p. 126: «En dicho marco se yuxtaponen poemas, comedias, novelas cortas y otros materiales que en general son totalmente independientes entre sí y también del marco que los engloba. En ocasiones estas obras pueden llegar a justificarse como recopilación de materiales de diversos géneros escritos con anterioridad, y a menudo están estrechamente ligadas a la labor académica de sus autores».

26  Coronas…, f° 36v°.

27  Considera Émile Arnaud que Coronas del Parnaso es un «largo prólogo, a modo de introducción para las nueve obras que siguen. La razón de ser de este procedimiento es banal, es utilizado por numerosos autores de ficción y remite a la antigua técnica boccaciana: se trata de encontrar un pretexto para publicar juntas varias obrecillas que no tienen relación entre sí» (Arnaud, 1975, p. 685, nuestra traducción).

28  Salas Barbadillo, La estafeta del Dios Momo: «Elogio en honor de Alonso de Salas Barbadillo», Preliminares.

29  Lope de Vega, Parte XX de las Comedias de Lope de Vega Carpio.

30  Vélez Sáinz, 2006, p. 119.

31  Coronas…, fº 31rº.

32  Ibid., fº 1rº.

33  Ibid, fº 1vº.

34  Victoria…, fº 169vº.

35  Para la diferencia entre texto ficcional y texto factual, véase Genette, 1993.

36  Coronas…, fº 34rº.

37  Ibid., fº 246rº.

38  Ibid., fº 247vº.

39  Carlos Gutiérrez explica que «la designación de un Parnaso equivale a establecer una “distinción”, dialéctica a la que está sometida el campo literario, en una sucesión de pretensión-distinción». Esta distinción resulta ser «fuerza instrumental que ejemplifica la puesta en cuestión de la jerarquía interna del campo y procura alcanzar legitimidad social o artística y beneficios simbólicos o reales» (Gutiérrez, 2005, p. 13).

40  Carreño, 2004, p. 123. «Creemos, declara Víctor Infantes, que [la imagen del Monte Parnaso] se utiliza indiscriminadamente como una suerte de modelo (y también tópico) referencial que acomoda por igual, y a satisfacción del usuario, intereses culturales muy distintos. […] Vale asimismo como asimilación de un topoi cultural de (posible) utilización política, relacionando entonces para su aplicación explícita unos diagramas de equivalencias mitológico/monárquicas de tintes nacionalistas…» (Infantes, 2007, p. 451).

41  Véase Williams, 1946, pp. 47-49.

42  García Santo Tomás, p. 115.

43  Salas Barbadillo, El caballero puntual.

44  Id., Don Diego de Noche.

45  «La Academia sólo tiene sentido en una determinada estructura social, con un mecenazgo muy apreciado por algunos nobles y una mendicidad lamentable de los autores que sólo podían dedicar tiempo a su obra si un noble —con poder económico y político— los mantenía a la vez que los protegía frente a sus enemigos» (Arnaud, 1979, p. 54, nuestra traducción).

46  Véase Pérez de Guzmán, 1894, pp. 91-92.

47  En 1612 se inaugura una famosa Academia, que se llama El Parnaso, en la sala de don Francisco de Silva. Véase Martínez Hernández, 2010, p. 56.

48  Por ejemplo Jacinto Aguilar y Prado la designa como «oficina de Apolo y regalado albergue de las Musas». Véase Aguilar y Prado, Jacinto, Epítome de algunos papeles escritos en diferentes asuntos en la ilustre Academia de Madrid, 1629, citado por Sánchez, 1961, p. 76.

49  Arnaud, 1979, p. 793.

50  «Le interesa poetizar con un alto nivel de auto-referencialidad el mundillo madrileño de las letras, el entorno de los artistas y sus mecenas, la producción de arte poética y literaria en general del campo cultural letrado de Madrid que lo vio nacer y convertirse en una figura axial desde muy joven» (Cirnigliaro, 2009, p. 156).

51  Coronas…, Preliminares, s/n.

52Ibid., fº 19.

53  Ibid., fº 232.

54  Lope de Vega, Laurel de Apolo, Silva 7, fº 67.

55  Arnaud, 1979, p. 279.

56  El personaje de Fernando en La Dorotea ha sufrido idéntico proceso de identificación con Lope de Vega. Declara García Santo Tomás que «uno de los aspectos de interés en Coronas del Parnaso y Platos de las musas es la información biográfica que provee el autor a través de la figura de don Rodrigo Alfonso en el plato IV» (García Santo Tomás, 2008, p. 57).

57Coronas…, fº 18.

58Arnaud, 1979, p. 11.

59  Coronas…, fº 138vº.

60  Como lo indica Javier Huerta Calvo: «Son bastantes los autores que, ocupando empleos subalternos, estuvieron al servicio de los Reyes. Luis Vélez de Guevara (1579-1644) […] fue ujier de Palacio, cargo que heredó su hijo Juan Vélez de Guevara (1611-1675), también afamado entremesista. Ujier fue igualmente Vicente Suárez de Deza y Ávila» (Huerta Calvo, 1985-1986, p. 697). Desempeñó este cargo a partir de 1663 como ujier de saleta de Mariana de Austria. Según Esther Borrego, se trata de un «oficio subalterno» (Borrego, 2002, p. 11); y según Émile Arnaud, «si se trataba de un auténtico servicio, el escritor se convertía en esclavo y su capacidad para escribir se veía aniquilada ya que no le quedaba tiempo para ello » (Arnaud, 1979, p. 30, nuestra traducción).

61  Poeta de Tebas, hijo de Apolo y de Terpsícore.

62  Mesa, Cristóbal de, Églogas y Geórgicas de Virgilio, 1618 (citado por Sánchez, 1961, p. 18).

63  Una acotación final indica que «Esta fiesta ha de ser de noche en la Casa de Campo; y según se ha visto por la muestra, es una vista lucidísima» (Victoria…, fº 230v°). Véase Gutiérrez, 2005, p. 35, y Ferrer, 2008.

64  Infantes, 2007, p. 471.

65  Coronas…, fº 8rº.

66  Ibid., fº 32rº.

67  Ibid., fº 32vº.

68  Ibid., fº 32rº.

69  Salas Barbadillo, La estafeta del Dios Momo, pp. 44-45.

70  «Valdivielso, Bocángel y Butrón son íntimos amigos de Salas, a quienes dirige, sobre todo a Valdivielso, elogios ditirámbicos» (Arnaud, 1979, p. 684, nuestra traducción). Queda por definir el concepto de amistad en las sociedades de Antiguo Régimen. «De v.m. servidor y amigo» (Butrón), «Nuestra amistad ha sido siempre sencilla, siempre firme, siempre igual» (Bocángel), «yo su mayor amigo y servidor» (Gabriel López de Peñalosa).

71  Arnaud, 1979, p. 780 (nuestra traducción).

72  «El gran Canciller de Indias podía intervenir por derecho sobre las decisiones del Consejo de Indias, pero parece que Olivares apenas se valió de estas prerrogativas» (Carrasco, 2009, p. 109, nuestra traducción).

73  Sobre las dedicatorias al conde-duque es de interés el artículo de Lawrence, 2011, pp. 157-181.

74Coronas…, «Al Excelentísimo señor Conde Duque, gran Canciller», Preliminares, s/n.

75  El anónimo «amartelado del genio del autor» señala en el prólogo que «honróle su Majestad con el título de criado de su casa, merecedor sino de mayores dichas, de más socorridos premios» (Coronas…, «Al letor de un amartelado del genio del autor», Preliminares, s/n).

76  Elliott, 2011, p. 18.

77  Coronas…, fº 3.

78  Ibid., fos 19vº-25.

79  Ibid., fº 20vº.

80  Ibid., Jornada tercera, fº 291.

81  Ibid., «Plato nono», fº 269.

82  Gutiérrez, 2005, p. 132.

83  Teresa Ferrer señala que «en 1619 [Antonio Mira de Amescua] fue nombrado capellán del cardenal infante don Fernando, puesto al que también había aspirado, sin alcanzarlo, Luis Vélez de Guevara, quien jocosamente se refería a su anhelo de obtenerlo en una composición titulada “Luis Vélez, pretendiendo de la Cámara del Infante Cardenal” en la que describe su situación de aspirante en espera de recibir tal merced: “soy Luis de espera-en-infante/ como Juan de Espera-en-Dios”» (Ferrer Valls, 2008, p. 120).Véase <http://www.uv.es/entresiglos/teresa/pdfs/Teatro_y_mecenazgo_en_el_Siglo_de_Oro.pdf>.

84  Gutiérrez, 2005, p. 131.

85  Véase Davies, 1971.

86  El académico Juan Pérez de Guzmán y Gallo refiere la existencia de un manuscrito de Hurtado de Mendoza extraviado «Noticia de cómo el conde de Olivares me dio el hábito de Calatrava» (Pérez de Guzmán, 1912, p. 522).

87  Pérez de Montalbán, Primer tomo de las comedias.

88  Ibid., f° 131rº.

89 Favores de las Musas hechos a Don Sebastián Francisco de Medrano (1631). Véase <http://www.cervantesvirtual.com/obra/favores-de-las-musas-hechos-a-don-sebastian-francisco-de-medrano--0/>.

90  Enríquez Gómez, Sansón Nazareno. Poema heroico, Prólogo.

91  El buen soldado católico y sus obligaciones de Alonso de Andrade (Madrid, Francisco Maroto, 1642) y Patria del Hijo de Dios de Fr. Gaspar García de la Cruz llevan un privilegio por diez años «despachado por Antonio Hurtado de Mendoza, secretario de S.M.».

92  Gutiérrez, 2005, p. 161.

93  Ibid.

94  Coronas…, «Plato quinto», fos 127v°-128. Es probable que Salas aluda aquí a Quevedo.

95  Véase Aguirre, 1965, p. 26.

96  Coronas…, «Plato sexto», fº 152.

97  Véase Dadson, 1983.

98  García Santo Tomás, 2008, p. 92.

99  Coronas…, fº 34.

100  Ibid., fº 35.

101  Véase Roncero, 2008, pp. 11-36.

102  Coronas…, fº 32v°.

103  Los Consejos de la Monarquía son trece en el siglo xvii: Consejo de Estado, Consejo de guerra, Consejo Real de Castilla, Consejo de Cámara de Castilla, Consejo de Indias, de Aragón, de Italia, de Portugal, de Flandes, de Hacienda, el Consejo de la Inquisición, y los consejos de Órdenes y de la santa Cruzada.

104  «Llama la atención que Salas hable en nombre de las más elevadas instancias, como si esta representación fuera (o tuviera que ser) una ceremonia protocolar» (Arnaud, 1979, p. 608, nuestra traducción).

105  Victoria…, fº 171v°.

106  Marañón, 1945, pp. 179 y 390.

107  Isabel Mendoza García indica que «la cédula de consejero Real de Castilla se extendió con fecha de 7 de enero de 1633» (Mendoza García, 1997, p. 49). Diego de Arce y Reinoso y Dávila (Zalamea de la Serena, Badajoz, 1585-Madrid, 1665) era Doctor en Derecho Canónico, llegando a ser su catedrático de Instituta, Código y Prima de Leyes (1616-1625). Fue oidor de la Real Chancillería de Granada (1625), regente de la Real Audiencia de Sevilla (1629) y Consejero Real de Castilla (1633). En 1648, aunque renunció, fue propuesto para la presidencia del Real y Supremo Consejo de Castilla. Como eclesiástico, fue obispo de Tuy (1635), Ávila (1638) y Plasencia (1640), de cuya mitra dimitiría (1652) luego de ser nombrado inquisidor general de España (1643). Su afición a los libros le llevó a poseer una copiosa biblioteca de más de 10.000 volúmenes. Puede consultarse el artículo de Gregorio de Andrés (1981) y también el Catálogo de la librería de Claudio Burgea (1666). En su biblioteca se hallaban dos ejemplares de los Avisos del Parnaso de Trajano Bocalini: Avisos del Parnaso de Trajano Bocalini en Romance por Fernando Pérez de Sousa Quarto, Madrid (1635), y Ragguali di Parnaso di Boccalini, octavo in Milano (1615).

108Mendoza García, 1997, p. 52.

109  Licenciado, caballero de la Orden de Santiago, en 1617 es nombrado consejero de Santa Clara de Nápoles, en 1619 es elegido consejero de Hacienda, en 1626 se le despachó título de consejero del Consejo de Indias y en 1628 pasó como embajador a Francia. Alain Hugon en su estudio sobre los embajadores distingue la categoría de los embajadores «particulares», creados en función de las necesidades de la época. Indica que si bien cobraba el sueldo de un embajador, no tuvo nunca el título (Hugon, 2004, p. 136). En la dedicatoria que le dirige Alonso Remón para la edición de Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (1632), es designado como «Caballero de la Orden de Santiago, del Consejo de su Majestad en el Real de las Indias, y Junta de Guerra dellas, del de la Santa Cruzada, y Junta de competencias, Embajador del Rey nuestro señor, al Christianísimo Luis XIII de Francia». Véase Remón, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (1632): «A D. Lorenzo Ramírez de Prado», Preliminares s/n.

110  Entrambasaguas, 1943, p. xiii.

111Ibid., p. xvi.

112  Ibid., p. xvii.

113  Véase Remón, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (1632): «A D. Lorenzo Ramírez de Prado», Preliminares, s/n.

114  Marcial, M. Valerii Martialis Epigrammatum Libri XV.

115Solís de los Santos (en prensa).

116  No hemos podido consultar Panegírico legal, preeminencias de los Secretarios del Rey, deducidos de ambos derechos y precedencia (Biblioteca histórica de Santa Cruz, U/BcBU 07392), de Luis Ortiz de Matienzo, Antonio Carnero y don Yñigo de Aguirre, sus secretarios y de su Consejo en el Supremo de Italia al fiscal nuevamente creado en él, por el licenciado Francisco Bermúdez de Pedraza, impreso en Granada por Antonio René de Lazcano, Valladolid, 1635.

117Coronas…, «Plato tercero», fº 60vº.

118  Ibid., fº 57vº.

119  Ibid., fº 57vº.

120  Ibid., fº 58.

121  En 1633 el Consejo de Estado propone la provisión del cargo de intérprete de lengua francesa, vacante por muerte de Diego Maldonado, a favor de Gabriel López de Peñalosa. Santoyo, 2004, p. 6.

122  Se puede consultar la lista exhaustiva de los dedicatarios de Salas Barbadillo en Entrambasaguas, 1958, pp. 548-549, n. 12.

123  No hemos hallado rastro de sus obras.

124  Coronas…, fº 91v°.

125Ibid., fº 91v°.

126  Jerónimo de Villaizán, «licenciado», como reza la epístola XVI, era también abogado de los Reales Consejos.

127  Véase Joseph Martínez de Grimaldo, Fundación y fiestas del congregación de los indignos esclavos del Ss sacramento que está en el religioso convento de Santa María Magdalena, Madrid, 1657. Cabe señalar que esta cofradía tenía un funcionamiento muy parecido al de las Academias.

128  Coronas…, «Plato nono», fº 251. Se trata de Discursos apologéticos, en que se defiende la ingenuidad del Arte de la Pintura; que es liberal, de todos derechos, no inferior a las siete que comunmente se reciben…, Madrid, Luis Sánchez, 1626. Se refiere al Memorial dirigido al Rey suplicando protección para la Academia de Pintores que siempre han estado libres de gabelas y tributos (BNE, V.E. 160/14°), s. l., ¿Madrid?, s. i. s. a (¿1627?).

129  Butrón,Juan de, Discursos apologéticos en que se defiende la ingenuidad del Arte de la pintura, Madrid, Luis Sánchez, 1626.

130  Coronas…, fº 245. En los Diálogos de la pintura, su defensa, origen, esencia, definición, modos y diferencias. Al gran Monarca de las Españas y Nuevo Mundo Don Felipe IIII. Por Vincencio Carducho, de la Ilustre Academia de la nobilísima ciudad de Florencia y pintor de su Mag. Católica. Síguese a los Diálogos, informaciones y pareceres en favor del Arte escritas por varones insignes en todas letras, Madrid, Francisco Martínez, 1633, se halla un texto de «El licenciado don Juan Alonso de Butrón, abogado de los Consejos que defendió a los pintores en el pleito que el Fiscal de su Majestad les puso en el Real Consejo de Hacienda escribió por orden del dicho consejo la información en Derecho por los pintores y su exempción» (fos 203v°-220r°).

131Coronas…, fº 32v°.

132Vélez Sáinz, 2006, p. 119.

133  Tomás y Valiente, 1982, p. 126.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Anne Cayuela, « Coronas del Parnaso y Platos de las musas de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo », Mélanges de la Casa de Velázquez, 43-2 | 2013, 69-94.

Référence électronique

Anne Cayuela, « Coronas del Parnaso y Platos de las musas de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 43-2 | 2013, mis en ligne le 15 novembre 2015, consulté le 22 novembre 2017. URL : http://mcv.revues.org/5156

Haut de page

Auteur

Anne Cayuela

Université de Grenoble Alpes (Ilcea)

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org