Navigation – Plan du site
Genres hybrides et livres mixtes au Siècle d’or

De hibridismos y alteridades en el ámbito teatral del siglo xvii: una «famosa jácara»

Hybridismes et altérités dans le milieu théâtral du xviie siècle : une « famosa jácara »
Of hybridism and otherness in 17th-century theatrical circles: a «famous jácara»
Elena Di Pinto
p. 139-151

Résumés

L’utilisation des formes hybrides dans le théâtre du xviie siècle était très rentable du point de vue économique et littéraire. L’article propose de passer brièvement en revue cet hybridisme, ainsi que de réaliser l’édition et l’analyse d’une nouvelle pièce qui en donne un exemple. Il s’agit d’une petite œuvre à mi-chemin entre l’oralité journalistique (chronique noire) des récits de faits divers, le thème et le style des romances « normales » —c’est un autre exemple de « romance de faits divers »— allant encore plus loin dans ce « mélange » pour théâtraliser la chronique. Ce subtil glissement entre réalité et fiction, si habituel pendant le Siècle d’or, donne lieu à un mélange des styles et des objectifs pour aboutir à la création d’une œuvre mixte, faisant se cotoyer un titre journalistique, un ton théorique et édifiant, et une morale finale.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Véase a este propósito el nutrido elenco de posibilidades que figuran en el artículo de Díez Borqu (...)

1A partir de la «revolución teatral» de la comedia nueva —producto, en parte, de la síntesis o «koiné» llevada a cabo por Lope de Vega—, el teatro del siglo xvii se hace proteico en temas, tipos, metros, acciones, lugares, tiempos, formas, géneros, escenas y representaciones1.

2No se puede olvidar la tan a menudo mencionada «conciencia de género» para los escritores (tanto en prosa como en verso) del siglo xvii, pero ésta se hace aún más evidente en el febril teatro de esa centuria, ávido de novedades en cartel. El recurso del metateatro es un buen ejemplo de «autoconciencia», polifacético guiño al espectador frente al que se representa lo extraordinario con visos de verosimilitud, al que hay que guizgar y alimentar, entretener y adoctrinar, engañándole con el disfraz de una cotidianeidad venida a más. ¿Cómo no se iban a mezclar, en pos de lo novedoso, fórmulas experimentadas y ganadoras ante el gusto del público para tenerle siempre entretenido en esta receta del pan y circo, o mejor dicho, pan y teatro, más teatro que pan en tantas ocasiones?

3Los tres «ingredientes» principales del trabajo dramatúrgico del siglo xvii son la reescritura, el metateatro y el hibridismo.

4Es posible que el término «hibridismo» aplicado a la nomenclatura literaria pueda no gustar a todos, pero si hablamos de mezcla, fusión, cruce, géneros fronterizos, géneros misceláneos, mixturas, etc., de distintos elementos… ¿no se trata acaso de un híbrido? El término, por otra parte, no es tan nuevo; no tenemos más que hacer algunas calas en los trabajos que varios estudiosos han llevado a cabo sobre este tema; en este caso, hablando de novela picaresca, Mª Soledad Arredondo analizó con mucho acierto que

  • 2  Arredondo, 2006, pp. 43-44.

La niña de los embustes […] no sólo es la narración picaresca de Castillo más respetuosa con las reglas del género, sino que en ella se integran sin chirriar poemas burlescos y satíricos, un relato muy bien intercalado en la estructura, y una triple presencia del teatro: con uno de los oficios de Teresa de Manzanares, con observaciones sobre el género o el espectáculo teatral, y con dos entremeses perfectamente justificados en la obra, que no desmerecen en cuanto a técnica, temas y versificación de los de su contemporáneo Quiñones de Benavente2.

  • 3  Florit Durán, 2006, p. 316.

5¿No era, pues, un híbrido el de Castillo Solórzano? Que La Dorotea también lo fuera, ya lo afirmó Francisco Florit Durán3:

Si es cierto, como creo, que estamos ante un género híbrido, tenemos también que aceptar, y no veo contradicción en ello, que La Dorotea es una obra personalísima y singular, que el propio Lope fue plenamente consciente de estar haciendo algo que se salía de los estrechos márgenes y límites marcados por los géneros canónicos.

6Este hibridismo se ha dado tanto en la mezcla de formas o estructuras —teatro, poesía y prosa— como en el fondo o mezcla de géneros; en la prosa se dan ambos tipos de hibridación, ya que en la forma admite hibridaciones con la poesía y el teatro y con temas y géneros propios de ellos sin apearse de su marco original; sin embargo en el teatro, por razones obvias, se da sobre todo la mezcla de géneros y temas, pero en su forma permanece la estructura dramática. Parecerá sin duda perogrullesco observar que muchos de los argumentos que salen a escena fueron eminentemente temas de la prosa o romanceriles (novela histórica, bizantina, picaresca, crónicas de Indias, leyendas… hábilmente teatralizadas) pero creando mixturas con los propios subgéneros teatrales siempre en el marco del lenguaje dramático.

  • 4  Tipo, que no género. Sobre esta cuestión hay abundante bibliografía que no reseño ahora por no ser (...)
  • 5  Esto se nota especialmente en las comedias burlescas que no nacen de la parodia de una comedia «se (...)
  • 6  Estas dos modalidades (baile ajacarado y jácara entremesada) se distinguían, claro está, amén de p (...)

7Muchas son las mezclas que se dan en el teatro aurisecular, tanto en sus tipos: desde el gracioso, que fue un híbrido de bobo entremesil y zanni astuto de la commedia dell’arte, una flamante contrafigura del galán, el envés de la ética del caballero; o el figurón4, un híbrido entre el gracioso y el galán, pero con el ingrediente personal e intransferible de la inconsciencia de sus taras y su enajenación de la realidad en la que está inmerso; como en sus géneros propios, los largos —bástenos pensar en las comedias-mojigangas y en las comedias burlescas (híbrido entre comedia y entremés burlesco)5— y los breves, en los que hallamos bailes entremesados, bailes ajacarados, jácaras entremesadas6, a lo divino, villancicos ajacarados, y un largo etcétera que no es ajeno a hibridaciones con la música y a los trasvases calle-tablas, templo-tablas y viceversa.

8Como suele ser habitual en mis últimos trabajos, mutatis mutandis, y remedando a Garcilaso, a jácara «me voy mi paso a paso».

9Prescindiendo de las hibridaciones antes mencionadas a las que dio lugar la jácara, ésta, como tal, no era un género puro, puesto que a nativitate ya era un híbrido entre romance de germanía y «representación» a la que posteriormente se añadió música y baile, luego se entremesó y por último volvió a la calle. En este mismo sentido hablan Antonio Tordera Sáez y Evangelina Rodríguez Cuadros al decir que

  • 7  Tordera Sáez y Rodríguez Cuadros, 1983, pp. 130-131.

[e]n la jácara todo o casi todo es diferente, se mueve en dirección opuesta. Quedan rastros de la actitud de la mojiganga, como es lógico en género tan híbrido, como es la resolución de un enfrentamiento mortal entre dos jaques mediante la comida y el vino […] o ese gesto carnavalesco, que aún suele pervivir hoy, de comer bien en vísperas de ser ejecutado7

  • 8  Di Pinto, 2010.

10Así subrayaban el tono festivo y desenfadado, chulesco y risueño de las jácaras. Pero en este frenesí aurisecular de transubstanciar géneros —y no se me tilde de hereje— uno de los casos que más me llama la atención es el de las jácaras de sucesos8, modalidad a medio camino entre relación de sucesos y jácara dramática; se trata de piezas en verso, representables, con dos interlocutores e ingredientes de uno y otro género.

  • 9  A propósito de estos aspectos pormenorizados, ver Di Pinto, en prensa.

11En las jácaras de sucesos cambian por completo el tono y la finalidad con respecto a sus hermanas de ficción (las jácaras poéticas, las teatrales y las musicales), ya que se trata de un suceso real y cercano en el tiempo, a modo de noticia, para amedrentar y escarmentar al oyente. Las de ficción podían, a menudo, tener una base histórica real, pero era muy remota, por lo que ya no asustaban; el delincuente había recibido su merecido mucho tiempo antes de que se cantaran sus «hazañas», así que se podía «volver a la ficción» el pasado y solazarse con él. Uno de los ejemplos más palpables es el del Mellado (de Antequera), que fue ahorcado el 20 de octubre de 1597, según reseña el cronista de Francisco de Ariño en sus Sucesos de Sevilla de 1592 a 1604. Treinta años más tarde de su muerte real se volverá ficción durante más de medio siglo en varias piezas jacarescas como el Baile entremesado del Mellado, la Jácara del Mellado, etc9.

12En la jácara de sucesos que presento más abajo sorprende que el propio jaque, Alonso de Mena, hable en primera persona… ma non troppo. Tiene de la jácara de sucesos el arrepentimiento del jaque; el castigo ejemplar del delincuente, aleccionador para el oyente; los detalles escabrosos y la nula heroicidad del protagonista —el jaque no tiene el tono jactancioso que es habitual en las jácaras de ficción al uso, sino lamentoso—; y, por supuesto, dado el carácter moralizante de estas piezas, la falta de baile final. De la jácara «habitual» tiene la primera persona, la pseudo-genealogía que traza al principio como justificación (o predestinación) de sus futuros desmanes, pero carece totalmente del tono festivo, orgulloso y «honorable» que tienen los jayanes.

  • 10  Lo que he visto más frecuentemente en las jácaras de sucesos que he analizado ha sido el suceso en (...)

13Es enormemente curioso que casi toda esta jácara esté narrada por el protagonista de los hechos10 —tan sólo a veces habla de sí mismo con distanciamiento, en tercera persona— pudiendo parecer que es el alma del jaque, tras haber sido ahorcado, la que nos habla; sólo los últimos ocho versos, consistentes en la moraleja aleccionadora y disuasoria, parecen pronunciados por un segundo personaje, voz en off, para dar mayor dramatismo a la jácara de sucesos, todo lo cual subraya su posibilidad de teatralización.

  • 11  Di Pinto, 2010.

14El título periodístico, el tono tétrico y edificante y la moraleja final son típicos de estas composiciones analizadas por mí hace algún tiempo11. La jácara que sigue, no editada hasta ahora, es buen ejemplo del género y de la mixtura del mismo.

  • 12  Figura con la signatura de la Biblioteca Nacional de España VE/113/20, así como en el Catálogo y B (...)

Famosa xacara, en que se da cuenta de la prisión, delitos y muertes de Alonso de Mena, que fue castigado en esta Corte a 17 de Marzo, deste año 1687, y se declaran muchos robos que hizo en Madrid y otras partes y cómo estuvo en presidio y en galeras, y fue azotado dos veces y al fin murió ahorcado12.

  • 13  En la tormenta.
  • 14 «Constante» es empleado en esta jácara hasta seis veces, asumiendo distintas funciones y significad (...)
  • 15  «Constante» es en este caso un participio presente, «que consta», o mejor, «y mis obras, como cons (...)
  • 16  Dilogía entre «soplo», sensu stricto, y «soplo», sensu lato, como «delator» o «delación». De hecho (...)
  • 17 «Constante» tiene aquí el sentido de «como suele ocurrir, como es costumbre, es habitual, frecuente (...)
  • 18  En el impreso viene «Inclinime». Enmiendo.
  • 19  El garduño es, en germanía, el ladrón. Merece la pena trasladar aquí la definición de Sebastián de (...)
  • 20  «Gavilán»: en el lenguaje de la germanía es el «ladrón» y más específicamente «salteador de camino (...)
  • 21  Probablemente haga referencia al convento de Mínimos de San Francisco de Paula o convento de Nuest (...)
  • 22  Al parecer, desde finales del siglo anterior habían puesto una estafeta en las inmediaciones de la (...)
  • 23  Sic en el impreso; lo correcto sería «les», pero no lo enmiendo por ser peculiar este loismo.
  • 24  La villa está en la provincia de Segovia y llegó a ser independiente de ella en 1627 gracias a un (...)
  • 25  «Receptor»: la persona que, en virtud de facultad o comisión, va a residencias y otras diligencias (...)
  • 26  En la provincia de Valladolid.
  • 27  Apalear los cristales (las olas del mar) es, en germanía, «remar el galeote que está condenado por (...)
  • 28  Se trata de un refrán que aparece en Pedro Vallés (Libro de refranes, 1549), en Hernán Núñez (Refr (...)
  • 29  Gallina está usado con el doble sentido del animal de corral y, en germanía, es el cobarde.
  • 30  Evidente.
  • 31  «Sello»: voz de la germanía que se refiere a la marca o señal que queda en las carnes del azotado (...)
  • 32  Leísmo; está por «borrarlo».
  • 33  «Afrenta»: vergüenza; afrentar es azotar.
  • 34 En este caso «constante» adquiere el matiz irónico de obstinado, aplicado, esforzado (en robar, cla (...)
  • 35  Hallar o tener lance es «tener prisa para robar a alguien, ocasión de cometer un robo» (Léxico del (...)
  • 36  Se refiere a la ermita del Santo Ángel de la Guarda, fundada en 1605 por iniciativa de la cofradía (...)
  • 37  Aparece documentado en el Teatro universal de proverbios (nº 977) de Sebastián de Horozco: «Todos (...)
  • 38  Laísmo; está por «le».
  • 39  Laísmo; está por «le».
  • 40  De nuevo tiene la función de participio presente del verbo constar («que me consta que fue el últi (...)
  • 41  «Mal lance» está por «mala suerte en mi robo». Véase nota al v. 142.
  • 42  En el impreso viene «esmalres»; enmiendo.
  • 43  La descripción que sigue es la habitual en todas las piezas jacarescas y picarescas: el reo pasa t (...)
  • 44  Este refrán, completo, viene en Gonzalo Correas, Vocabulario de refranes y frases proverbiales (16 (...)

¡O[h], cómo en esta ocasión,
veo triste y naufragante,
que solamente desdichas
me cercan por todas partes!
El instrumento del alma, 5que es la lengua, está cobarde,
que el corazón se desmaya
y parece que no late.
En el mar de aqueste mundo
corre tormenta mi nave 10
y he menester una tabla
para que en ella13 me salve.
Tabla será mi dolor
y arrepentimiento grande,
que con esta tabla el alma 15
consigue felicidades.
Ser quisiera como el cisne,
pero si esta blanca ave
llega a cantar cuando muere,
sin esperar bien ni males, 20
yo que espero dar la cuenta
al juez muy recto y constante14
y que ignoro aquella suerte
que entonces podrá tocarme.
Y para obligarle al juez 25
a que ejercite piedades
será muy justo que llore
y no como el cisne cante.
Y así en aquesta ocasión
háganse mis ojos mares, 30
y llorando y escribiendo
[h]oy refiera mis maldades.
En la Villa de Madrid,
por ser Corte más triunfante,
adonde el segundo Carlos 35
gobierna reinos leales,
nací, ¡pluguiera a los cielos,
que cuando era tierno infante
una leona la vida
deste mundo me privase! 40
Que vivir un infeliz
que con mala estrella nace,
no puede llamarse vida,
sino desdicha muy grande.
Me llamo Alonso de Mena, 45
y mis obras, es constante15
que publican que no soy
de alto y noble linaje.
Libre Dios el albedrío
deja a todos los mortales, 50
y el que busca las virtudes
se halla feliz y triunfante.
Y el que busca los deleites
y procura pasearse
ocioso vive y expuesto 55
a que le vengan pesares.
Fui trapero, que es oficio
de los que son holgazanes,
pues que recogen el trapo
paseando por las calles. 60
De joyero puse tienda,
pero la joya más grande,
que es el alma, tuve negra
por mis vicios y maldades.
De vidriero puse tienda, 65
y bien pudiera acordarme
de que el vidrio se hace a soplos
y que un soplo16, es muy constante17
que quita al hombre la vida,
y que debía apartarme 70
del vicio y servir a Dios
para librarme de males.
Inclinéme18 a ser garduño19
y andaba con gavilanes20
robando bolsas y alhajas 75
por bien diferentes partes.
[H]acia el barrio de don Pedro
de Aragón, insigne Marte,
escalé una casa, adonde
robé joyas de diamantes. 80
A los templos me atrevía
y en la casa siempre grande
de San Francisco de Paula21
pude robar una tarde
muchos franjones de plata 85
que quité de los frontales.
A la Estafeta22 me iba,
y mientras las cartas salen,
a los que iban por ellas
los23 quitaba muchos reales. 90
A los caminos salía
a robar al caminante
y desta suerte quitaba
para poder sustentarme.
Lleguéme a Villacastín24, 95
cuando me salí una tarde,
hallamos a un receptor25
en lo intrincado de un valle;
le eché mano a la rienda
del caballo vigilante, 100
y él procuró defenderse,
mas yo, porque lo excusase,
al oírme una razón
le dije que me escuchase
y un balazo le metí 105
porque de mal le excusase.
Y en el monte de Torozos26
hallé a un pobrete una tarde,
y con tan grande rigor
su vida quité al instante. 110
Por varios hurtos que hice
llegaron a condenarme
a presidio, y en él estuve
cuatro años muy cabales.
Salí del presidio, y luego 115
no faltó con quien juntarme
para robar en los montes,
en las villas y lugares.
Segunda vez por ladrón
me llevaron a la cárcel, 120
y fui a galeras, a sólo
apalear los cristales27.
De galeras salí, y como
dicen antiguos refranes
que «el que malas mañas ha28, 125
es, cuando las pierde, tarde»,
volví a usar de mis mañas,
con que así en diversas partes
robé alhajas muy costosas,
y plata y oro brillante. 130
Como era gavilán,
las gallinas29, es constante30,
que robaba con destreza
en las villas y lugares.
Que fui azotado dos veces, 135
lo publican las señales
de las espaldas, y el sello31
que no es posible borrarle32.
Y aunque con tantas afrentas33
me vi, yo siempre constante34 140
estuve a robar, si hallaba,
para ejecutarlo lance35.
Al ángel de nuestra guarda36
quise un día encaminarme,
y vi el púlpito con paño 145
de seda y oro brillante.
Y yo con unas tijeras
me incliné luego a cortarle
el franjón de plata y oro,
sin que nadie lo notase. 150
Bien pueden decir por mí
en las presentes edades
«fueron sus ojos candiles,
y sus manos penetrantes
garabatos37», pues que hurtaba 155
joyas con industria y arte
las alhajas en los templos,
en las casas y otras partes.
Una hija me dio el cielo,
que fue fuerza ser infame 160
y liviana, por tener
tan ruin y villano padre.
Serví a una comedianta,
y ésta pudo aconsejarme
que a su ama, ¡qué rigor!, 165
una noche la38 robase.
Y de aqueste mal intento
a dos amigos di parte,
que prometieron al punto
asistirme vigilantes, 170
que para el mal nunca falta
quien al malo le acompañe,
y para el bien no halla el bueno
quien le asista ni le ampare.
Entré en la casa y robé, 175
con ligereza muy grande,
cuantas alhajas tenía
sin que cosa la39 dejase
de valor; aqueste hurto
fue el postrero, y es constante40 180
que fue el postre de mi vida,
pues en él tuve mal lance41.
Pues una caja de plata
que robé, pesada y grande,
y que estaba señalada 185
con muy curiosos esmaltes42,
dispuse en la platería
venderla con brevedades;
y por ella descubrieron
mis infamias y maldades, 190
y con muy grande cuidado
me llevaron a la cárcel
adonde todos mis yerros
fue fuerza que confesase.
Y vista mi confesión 195
dispusieron los alcaldes
que el que vivió con afrenta,
es bien con afrenta acabe
su vida; con que dirán,
en medio de riesgos tales, 200
«la mocedad en galeras
tuvo este hombre arrogante,
y la vejez en un palo
por no querer enmendarse,
y vivir a sus anchuras 205
causando a muchos pesares».
Y pasados los tres días43
que al delincuente le caben,
para que ajuste la cuenta
que al Rey Eterno ha de darle, 210
oprimido con prisiones
me sacaron por las calles,
cercado de religiosos
que procuran consolarme.
Y a Cristo crucificado 215
le dije, con voz afable:
«Ea, Divino Señor,
ejercitad las piedades
con aqueste pecador;
dulce Señor, perdonadme, 220
pues ya me pesa de [h]aber
ofendido a un Dios tan grande».
Y diciendo estas palabras,
para Dios tan agradables,
al suplicio llegué, adonde 225
al decir «Creo en Dios Padre»,
el alma voló a la Gloria
y el cuerpo quedó en el aire,
publicando que afrentado
muere el altivo arrogante. 230
A la vista del castigo
trate el malo de enmendarse,
si no procura morir
afrentando a su linaje,
que no [h]ay plazo que no llegue 235
y deuda que no se pague44,
que siempre llega el castigo
muy temprano, aunque se tarde.
FIN.

  • 45  Di Pinto, 2010, pp. 234-239.

15Dentro de la clasificación (que hice en el apéndice del artículo antes citado45) de las jácaras de sucesos, por la tipología argumental se trata de una jácara de sucesos «plena», en la que el protagonista es el maleante, no la víctima ni una persona cercana a la justicia. La dosis de terror ejemplarizante está servida no por un narrador del caso (o de El Caso) cercano a la justicia o al poder, ciego esquinero que pregona el suceso, sino por el mismo jaque arrepentido hasta las trancas, lo cual debía ser bastante efectista y efectivo. La dosis de germanía que hay es la habitual en este tipo de jácaras, la justa para dar colorido al suceso espantable.

16Desde los primeros versos está implícita la llamada de atención a los oyentes, pero no tiene la cláusula de presentación efectista —la de parar el curso de los astros y acallar a la concurrencia para infundir curiosidad y temor en el público— que he visto más a menudo en este tipo de composiciones. Es a partir del verso 33 cuando comienza la narración de los hechos que llevan a Alonso de Mena a la horca; pero hasta el verso 32 ¿quién narra la historia? ¿El alma de Alonso de Mena o el propio Alonso en una especie de analepsis o flashback? Los versos 5-8 («El instrumento del alma,/ que es la lengua, está cobarde,/ que el corazón se desmaya/ y parece que no late») harían pensar en la primera posibilidad, pero en apoyo de la segunda hallamos más testimonios; de hecho, a partir del verso 9 el protagonista parece albergar esperanzas de encontrar una tabla de salvación y poder convencer al juez para que sea misericordioso con él. Comienza pues en el verso 33, a modo de genealogía infamante, a desgranar los sucesos por los que se condena, achacando todo a su «mala estrella» y al haber nacido de bajo linaje, como si hubiera sido predestinado, incluso antes de la concepción, a cometer cualquier delito. Sin embargo en los versos 49-56 menciona el libre albedrío, lo cual parecería un contrasentido, si no estuviera clara la intención de volver a centrar la atención del público, de rememorarle que el ocio es padre de todo vicio e instarle a ser responsable de sus actos.

17Desde el verso 57 hasta el 110 Alonso de Mena nos hace el elenco de sus oficios (trapero, joyero, vidriero, hasta llegar a garduño de vario pelaje), la escalada de su saña y los lugares donde hurta (robando bolsas, alhajas y dineros en templos, casas, calles y caminos), hasta matar a un receptor en Villacastín, y el posterior encarnizamiento, ya completamente encanallado, que demuestra al matar a un pobretón en el monte de Torozos. El periplo que describe por Madrid, la provincia de Segovia y la de Valladolid también es típico del género jacaresco. A partir del verso 111 (hasta el verso 157) narra las penas que sufrió (cuatro años en presidio, galeras, dos veces azotado) y cómo tras cada una de ellas volvía a robar con más osadía y destreza. Tuvo una hija, ligera de cascos y metida a daifa (de nuevo se refiere a la predestinación, dado que era hija de tal padre); «sirvió» o se amancebó con una comedianta para robar a su ama con la ayuda de dos cómplices que vigilaban, pero éste fue su último lance, porque al ir a vender a un platero la pieza más valiosa que había cobrado, cayó en manos de la justicia y fue a parar a la cárcel ya sin remedio y condenado a muerte.

18A partir del verso 207 (hasta el verso 214) parece acabar el flashback, hay un quiebro y el tiempo de la narración cambia, ya no son recuerdos: de repente nos hallamos, tras haber «estado en capilla» los tres días preceptivos, en el presente del reo que da su «último paseo» con «chilladores delante y envaramiento detrás», como diría Quevedo en su Carta de Escarramán a la Méndez, en su última, sentida y lastimera despedida a Dios y su arrepentimiento (vv. 215-222), en su ahorcamiento al comenzar a rezar el Credo (vv. 223-227). Todo ello para mayor veracidad y sobrecogimiento del público, porque ya en el verso 228 (y el cuerpo quedó en el aire) hemos de pensar que Alonso de Mena ha muerto y otra es la voz que dicta la moraleja final, máxime en los ocho últimos versos (vv. 231-238) en los que ya el tono admonitorio y ejemplarizante de la voz en off quita toda esperanza.

19No cabe duda de que estamos frente a una de las jácaras de sucesos más peculiares que he hallado hasta ahora y con clara vocación teatral, ya que esta forma de presentarla es mucho más rentable dramáticamente, lo cual nos hace pensar que podría tener lugar no sólo en un espacio de representación como la calle, como sería habitual para este tipo de piezas. Salta a la vista que en esta ocasión el tono es menos periodístico y, aunque tiene todos los parámetros de la jácara de sucesos, recoge, como sucede en las jácaras «normales», un momento, en este caso el último, de la vida del malhechor contado por él mismo.

20¿Podemos sustraernos al poderoso imán que hay al final de la pieza? Esos dos versos (vv. 235-236: «que no hay plazo que no llegue/ y deuda que no se pague») ¿no nos catapultan de inmediato al teatro? Ahora bien, no hay que olvidar que se narra un castigo ejemplar de un delincuente con nombre y apellido, en una fecha concreta (en Madrid, el 17 de marzo de 1687) y sucedido de verdad. Desde luego que en esta ocasión el marbete de «xacara» que reza el título no actúa como mero reclamo… ¿Hay mayor híbrido?

Haut de page

Bibliographie

Alonso Hernández, José Luis (1976), Léxico del marginalismo del Siglo de Oro, Salamanca (citado Léxico del marginalismo).

Arredondo, Mª Soledad (2006), «Castillo Solórzano y la mixtura barroca: poesía, narrativa y teatro en La niña de los embustes, Teresa de Manzanares», en Odette Gorsse y Frédéric Serralta (eds.), El Siglo de Oro en escena. Homenaje a Marc Vitse, Toulouse, pp. 35-51.

Buezo, Catalina (2004), Prácticas festivas en el teatro breve del siglo xvii, Kassel.

Díez Borque, José María (1988),«Órbitas de teatralidad y géneros fronterizos en la dramaturgia del xvii», Criticón, 42, pp. 103-124.

Di Pinto, Elena (2005), La tradición escarramanesca en el teatro del Siglo de Oro, Madrid – Frankfurt am Main.

Di Pinto, Elena (2010), «Jácaras de sucesos: otra modalidad (El Caso en jácaras)», en Cultura oral, visual y escrita en la España de los Siglos de Oro, Madrid, pp. 217-241.

Di Pinto, Elena (en prensa), «El mundo del hampa en el siglo xvii y su reflejo en la jácara: ¿realidad o ficción literaria?», en Violencia y fatalismo en la literatura áurea: la jácara, Nueva York.

Fernández Nieto, Manuel (1983), «El entremés como capítulo de novela: Castillo Solórzano», en El teatro menor en España a partir del siglo xvi, Madrid, pp. 189-198.

Fernández Nieto, Manuel (1985), «Función de los géneros dramáticos en novelas y misceláneas», Criticón, 30, pp. 157-168.

Florit Durán, Francisco (2006), «La materia teatral en La Dorotea de Lope de Vega», en Odette Gorsse y Frédéric Serralta (eds.), El Siglo de Oro en escena. Homenaje a Marc Vitse, Toulouse, pp. 311-324.

Horozco, Sebastián de, Teatro universal de proverbios, ed. de José Luis Alonso Hernández, Groninga – Salamanca, 1986.

Tordera Sáez, Antonio, Rodríguez Cuadros, Evangelina (1983), «Ligaduras y retórica de la libertad: la jácara», en El teatro menor en España a partir del siglo xvi, Madrid, pp. 121-136.

Haut de page

Notes

1  Véase a este propósito el nutrido elenco de posibilidades que figuran en el artículo de Díez Borque, 1988.

2  Arredondo, 2006, pp. 43-44.

3  Florit Durán, 2006, p. 316.

4  Tipo, que no género. Sobre esta cuestión hay abundante bibliografía que no reseño ahora por no ser estrictamente pertinente al tema del que aquí me ocupo.

5  Esto se nota especialmente en las comedias burlescas que no nacen de la parodia de una comedia «seria» precedente, sino en las escritas ex novo, cuya estructura hace pensar en tres entremeses ensamblados, como por ejemplo ocurre en la comedia burlesca Los celos de Escarramán. Véase Di Pinto, 2005, pp. 235-246.

6  Estas dos modalidades (baile ajacarado y jácara entremesada) se distinguían, claro está, amén de por la longitud de los versos (más breves las primeras), por potenciar la parte musical bailada o el diálogo dramático.

7  Tordera Sáez y Rodríguez Cuadros, 1983, pp. 130-131.

8  Di Pinto, 2010.

9  A propósito de estos aspectos pormenorizados, ver Di Pinto, en prensa.

10  Lo que he visto más frecuentemente en las jácaras de sucesos que he analizado ha sido el suceso en boca de un narrador que congregaba a los oyentes.

11  Di Pinto, 2010.

12  Figura con la signatura de la Biblioteca Nacional de España VE/113/20, así como en el Catálogo y Biblioteca Digital de Relaciones de Sucesos (siglos xvi-xviii): <http://www.bidiso.es/RelacionesSucesosBusqueda/FindEdition.do?relationCode=FXEQsdc1&editionCode=1878&isConditionalSearch=true&startIndex=1&count=20>, base de datos ofrecida por la Universidad de La Coruña y por el equipo de investigación dirigido por Sagrario López Poza (<http://rosalia.dc.fi.udc.es/Re- lacionesSucesosBusqueda/>).

13  En la tormenta.

14 «Constante» es empleado en esta jácara hasta seis veces, asumiendo distintas funciones y significados. En este primer caso es adjetivo, y está por «firme» e incluso «enérgico», «tenaz» e «inflexible».

15  «Constante» es en este caso un participio presente, «que consta», o mejor, «y mis obras, como consta, publican que no soy de alto y noble linaje».

16  Dilogía entre «soplo», sensu stricto, y «soplo», sensu lato, como «delator» o «delación». De hecho Alonso de Mena nos anticipa irónicamente lo que más tarde explica en los vv. 183-194, es decir, que es prendido por la justicia porque ha sido delatado por el platero al que le quiso vender una caja labrada, fruto de su robo.

17 «Constante» tiene aquí el sentido de «como suele ocurrir, como es costumbre, es habitual, frecuente».

18  En el impreso viene «Inclinime». Enmiendo.

19  El garduño es, en germanía, el ladrón. Merece la pena trasladar aquí la definición de Sebastián de Covarrubias en el Tesoro de la lengua castellano o española: «Al ladrón ratero, sutil de manos, llamamos garduña, porque echa la garra y la uña; de do pudo tener también origen este nombre, quasi garruña, agarrar con la uña».

20  «Gavilán»: en el lenguaje de la germanía es el «ladrón» y más específicamente «salteador de caminos» (Léxico del marginalismo).

21  Probablemente haga referencia al convento de Mínimos de San Francisco de Paula o convento de Nuestra Señora de la Victoria, ubicado en las cercanías de la Puerta del Sol de Madrid. Durante los reinados de Felipe III y Felipe IV era habitual ir a la misa de la Victoria.

22  Al parecer, desde finales del siglo anterior habían puesto una estafeta en las inmediaciones de la Puerta del Sol.

23  Sic en el impreso; lo correcto sería «les», pero no lo enmiendo por ser peculiar este loismo.

24  La villa está en la provincia de Segovia y llegó a ser independiente de ella en 1627 gracias a un mandato de Felipe IV. La villa tuvo catorce ermitas, un hospital, dos monasterios y numerosas casas nobiliarias, e industrialmente tuvo su importancia con molinos, batanes, palomares, lavaderos, esquileo, etc.

25  «Receptor»: la persona que, en virtud de facultad o comisión, va a residencias y otras diligencias judiciales, como escribano del juez delegado. Algunos escriben «recetor», pero según el uso más regular debe escribirse «receptor». Lo mismo que tesorero que recibe los caudales (Diccionario de Autoridades).

26  En la provincia de Valladolid.

27  Apalear los cristales (las olas del mar) es, en germanía, «remar el galeote que está condenado por la justicia a galeras» (Léxico del marginalismo).

28  Se trata de un refrán que aparece en Pedro Vallés (Libro de refranes, 1549), en Hernán Núñez (Refranes o proverbios en romance, 1549), en Sebastián de Horozco (Libro de los proverbios glosados, 1570) y en Gonzalo Correas (Vocabulario de refranes y frases proverbiales, 1627): «quien malas mañas ha, tarde o nunca las perderá». Los últimos tres también traen una variante del mismo: «quien malas mañas tiene en cuna, o las pierde tarde o nunca».

29  Gallina está usado con el doble sentido del animal de corral y, en germanía, es el cobarde.

30  Evidente.

31  «Sello»: voz de la germanía que se refiere a la marca o señal que queda en las carnes del azotado una vez cicatrizados los azotes (Léxico del marginalismo).

32  Leísmo; está por «borrarlo».

33  «Afrenta»: vergüenza; afrentar es azotar.

34 En este caso «constante» adquiere el matiz irónico de obstinado, aplicado, esforzado (en robar, claro).

35  Hallar o tener lance es «tener prisa para robar a alguien, ocasión de cometer un robo» (Léxico del marginalismo).

36  Se refiere a la ermita del Santo Ángel de la Guarda, fundada en 1605 por iniciativa de la cofradía de porteros de la Casa de Campo, ubicada en las cercanías de la actual iglesia de Santa Cristina, en el paseo de Extremadura, en Madrid. Figura tanto en el plano de De Witt (ca. 1622) como en el de Pedro Texeira (1656). En 1768 fue declarada en estado ruinoso y en 1772 fue demolida.

37  Aparece documentado en el Teatro universal de proverbios (nº 977) de Sebastián de Horozco: «Todos quieren arañar/ y cada cual en su estado/ trabaja por ojear/ lo que más puede apañar/ bien ganado o mal ganado/ o por de balde o barato/ tienen siempre gran recato/ a la cosa buena o vil/ y el ojo hecho candil/ y la mano garabato». José Luis Alonso Hernández señala que «las manos del ladrón queman lo que tocan y funcionan como verdaderos ojos con respecto a lo que van a hurtar» y dice que puede aplicarse tanto al ladrón como al fullero (Horozco, Teatro universal de proverbios, ed. de José Luis Alonso Hernández, p. 219).

38  Laísmo; está por «le».

39  Laísmo; está por «le».

40  De nuevo tiene la función de participio presente del verbo constar («que me consta que fue el último de mi vida»).

41  «Mal lance» está por «mala suerte en mi robo». Véase nota al v. 142.

42  En el impreso viene «esmalres»; enmiendo.

43  La descripción que sigue es la habitual en todas las piezas jacarescas y picarescas: el reo pasa tres días en capilla antes de ser ejecutado y, camino de la horca, va con grilletes («prisiones»), a menudo expuesto a la vergüenza pública, «con chilladores (pregoneros) delante y envaramiento (alguaciles) detrás», como dice Quevedo en su Carta de Escarramán a la Méndez (Di Pinto, 2005, pp. 396-403), y la mayor parte de las veces recibe los consabidos cien azotes (el «usado centenar»).

44  Este refrán, completo, viene en Gonzalo Correas, Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1627), y el hemistiquio «no hay plazo que no llegue» en Pedro Vallés, Libro de refranes (1549), amén de aparecer, como es bien sabido, en El burlador de Sevilla de Tirso de Molina («Adviertan los que de Dios/ juzgan los castigos grandes/ que no hay plazo que no llegue/ ni deuda que no se pague»), y de ser, posteriormente a la fecha de esta jácara de sucesos, el título de la obra donjuanesca de Antonio Zamora (No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague, y convidado de piedra).

45  Di Pinto, 2010, pp. 234-239.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Elena Di Pinto, « De hibridismos y alteridades en el ámbito teatral del siglo xvii: una «famosa jácara» », Mélanges de la Casa de Velázquez, 43-2 | 2013, 139-151.

Référence électronique

Elena Di Pinto, « De hibridismos y alteridades en el ámbito teatral del siglo xvii: una «famosa jácara» », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 43-2 | 2013, mis en ligne le 15 novembre 2015, consulté le 29 mars 2017. URL : http://mcv.revues.org/5215

Haut de page

Auteur

Elena Di Pinto

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org