Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Contextes

Esbozo sobre la posición del Instituto Arqueológico Alemán frente a los nuevos retos de la publicación científica digital

Thomas G. Schattner
p. 289-292

Texte intégral

  • 1  Para un acercamiento rápido a la institución, véase <www.dainst.de>. El presente esbozo está escrito desde el Dep</www> (...)

1El Instituto Arqueológico Alemán (IAA) tiene su sede central en Berlín (donde también están radicados los institutos de Eurasia y Oriente) y cuenta con comisiones en Bonn, Fráncfort y Múnich, así como departamentos en Atenas, El Cairo, Estambul, Madrid y Roma, además de puntos de investigación desde Lisboa a Pekín. La institución ha ido creciendo y ampliando sus campos de actuación a lo largo de los últimos 184 años, por lo que se puede hablar de una larga tradición de casi dos siglos. Por supuesto que es, desde siempre, la mayor institución dedicada a las Ciencias de la Antigüedad en Alemania con el objetivo de estudiar sus monumentos y de publicar dichos estudios. De especial interés en este contexto son sus publicaciones, ya que actualmente cuenta con 14 revistas y edita unas 60 monografías cada año. El Deutsches Archäologisches Institut (DAI) es el heredero del Istituto di Correspondenza Archeologica fundado en Roma en 1829, denominado Preußische Staatsanstalt en 1871, y poco después, en 1874, conocido como Reichsinstitut; asimismo, su primera revista, el Bollettino dell’Istituto di Correspondenza Archeologica tuvo su continuidad y fue sustituida en 1886 por los Mitteilungen des Deutschen Archäologischen Instituts, Römische Abteilung = Bullettino dell’Istituto Archeologico Germanico, Sezione Romana1 publicados en su mayoría en lengua alemana. Esta revista se publica con un carácter anual y, en la actualidad, suma 117 volúmenes. Como contrapartida figuran las revistas de los departamentos más recientes, entre los que se encuentra el de Madrid, fundado en 1943 y «refundado» en 1954, cuya revista Madrider Mitteilungen va actualmente por el número 54 correspondiente al año 2013.

2Esta breve mención histórica deja claramente en evidencia los retos a los que se enfrenta el DAI con respecto a los nuevos medios técnicos aplicados a la publicación arqueológica. Sin embargo, si se abre a ellos, lo hace consciente de la herencia que suponen más de 180 años de publicaciones y convencido por dos razones. Primero, porque las ventajas y las nuevas posibilidades que presentan son indiscutibles y pueden facilitar el trabajo arqueológico —rapidez en la comunicación, acceso fácil y disponibilidad de la información en cualquier momento y lugar— y, segundo, porque al utilizar fondos del presupuesto del Estado —alemán en este caso— se corresponden a las exigencias y normas del movimiento Open Access, apoyado por las máximas instituciones nacionales, europeas y mundiales —como son la ONU, UNESCO, UE, etc.— que reclaman el uso libre de toda aquella información producida con fondos públicos. De acuerdo con estas premisas, el IAA se ha fijado como objetivo poner todas sus publicaciones en su plataforma en la red (<www.dainst.de>). Este es un proyecto que todavía está en curso. Sin embargo, se considera como un complemento y no como un sustituto del libro impreso, es decir, de la publicación en soporte papel, cuya larga tradición se mantiene, garantizando de esta manera las especificidades de cada uno de sus departamentos, que históricamente se han desarrollado a lo largo de muchas décadas, incluso siglos, en el caso de los departamentos de Roma, Atenas, Fráncfort y El Cairo, y perfectamente adaptados a sus correspondientes campos de investigación. Sobre todo con vistas a esa larga historia del IAA y con especial relevancia para sus consecuencias jurídicas y económicas, queda claro que la cuestión de los nuevos medios digitales aplicados a las publicaciones no puede ser considerada de forma aislada, porque toda decisión va a interferir de forma inmediata en la tradicional publicación impresa.

3Al adoptar una actitud de apertura hacia las publicaciones digitales, las revistas y publicaciones de arqueología siguen un camino anteriormente abierto por las Ciencias Naturales. Sin embargo, a día de hoy, podemos constatar que aún son pocas las revistas arqueológicas que siguen esas directrices al pie de la letra, es decir, que ofrecen sus publicaciones gratuitamente, sin ningún tipo de coste para el usuario. Por el contrario, el acceso a la mayor parte de las revistas arqueológicas digitales requiere una coparticipación.

4Desde un punto de vista económico, ya hace bastante tiempo que el coste de las publicaciones impresas se incrementa, alimentado por la necesidad de obtener beneficios por un lado, y por los costes por otro, mientras que, al mismo tiempo, los presupuestos para las publicaciones se estancan o incluso se reducen. En el caso del IAA, el volumen anual de todas las revistas asciende a unas 300 contribuciones, que suman entre 6.000 y 7.000 páginas, unas 2.500 figuras y 150 láminas. Como la preparación de una publicación, sea en papel o en soporte digital, es sobre todo un proceso técnico, se puede cuantificar, ya que cada paso del proceso supone un aumento del coste, estableciéndose una cadena de incremento del valor aplicable a las revistas y demás publicaciones del IAA (ver fig. 1).

Fig. 1. — Editar la arqueología: diagrama de síntesis

Fig. 1. — Editar la arqueología: diagrama de síntesis

© Florian Seiler

5El diagrama muestra en el centro el proceso de avance de la preparación del manuscrito, desde la entrega por el autor hasta la impresión o publicación final en la red. Además, muestra los trabajos a los que es sometido, tanto desde la misma redacción, es decir desde el interior del IAA, como desde las editoriales, es decir desde el exterior de la casa. A esa mayor valía también contribuyen los compradores o los usuarios y, con ello, al fin y al cabo los lectores, es decir su número y cantidad, que será mayor cuanto más fácil y barato sea su acceso, así como la exposición del libro o de la revista hacia el público. De este modo, la mayor valía depende también directamente del número de ejemplares vendidos y, por supuesto, de sus lectores. Queda claro que en este proceso participan diferentes grupos, cada uno con sus propios intereses, que hay que conjugar, coordinar y encuadrar de forma satisfactoria para todos. Estos grupos son: a) el IAA, b) las editoriales, c) los autores, d) las plataformas digitales, y e) los lectores. El IAA, como es sabido, no cuenta con una editorial propia (al contrario que muchas de las instituciones españolas), sino que edita sus libros a través de editoriales que se dedican a la producción y distribución de libros. Sin embargo, quienes preparan los manuscritos y los dejan listos para la impresión son las redacciones ubicadas en los diferentes departamentos del IAA. Este paso es importante, porque las redacciones aseguran así el mantenimiento del estándar editorial, la gestión y la concepción de los libros. Además, de esta manera controlan tanto la calidad formal, de contenido científico, como la parte económica, ya que contribuyen con una subvención a la producción de cada volumen. La calidad científica, a su vez, se asegura utilizando el sistema de revisión anónima (peer-reviewing). Se trata, de hecho, de una estructura potente y adecuada, que se encuentra al principio de la citada cadena de valor, mostrada en el diagrama. La acción del IAA potencia y eleva el valor del producto, de lo cual se aprovechan tanto las editoriales como los autores. Significa un anticipo de servicios, para los cuales el IAA puede esperar una contrapartida tanto por parte de unos como de otros. En el caso de los autores, la contrapartida consiste en la cesión de derechos y en el caso de las editoriales consiste en poder trabajar con la marca IAA. El sistema es bueno para todos (situación de win-win) y está en conformidad con el deseo del IAA de utilizar su experiencia en favor del autor por un lado y del usuario por otro, sea con una revista on-line o con el libro impreso. Al respaldar todo el proceso descrito para las publicaciones y participando en la correspondiente cadena de valor, el IAA se convierte en un garante de calidad, de perpetuidad y de longevidad, que ninguna empresa, como una editorial, puede ofrecer, porque está sometida a las condiciones y a los movimientos impredecibles del mercado.

6En la cadena de valor, las editoriales se ocupan sobre todo de la producción, impresión y distribución de las obras. Como las tiradas suelen ser cortas, hay poco beneficio. De ahí que las mencionadas subvenciones del IAA para las publicaciones tengan cierta retribución, dado que las cantidades prácticamente nunca llegan a cubrir los gastos. Revisando las cantidades de libros del IAA vendidos durante los últimos 20 años, de los cuales ya existe paralelamente la publicación digital, observamos que no hay cambios ni en las tiradas ni en las ventas, manteniéndose ambas estables.

7En resumen, cabe destacar que el IAA mantendrá su política de seguir imprimiendo sus publicaciones en papel y, paralelamente, promoverá y facilitará el acceso a sus publicaciones digitales, considerándolas como complementarias. Esto significa que puede dar acceso a parte de una revista (determinados artículos) o a la revista entera en formato digital. Asimismo, el procedimiento implica la digitalización de los volúmenes antiguos a partir del momento en el que esté aclarada la situación jurídica, que es bastante complicada. El proceso implica, además, garantizar el almacenamiento de los datos digitales de manera segura y a largo plazo, y, por último, configurar las herramientas de búsqueda adecuadas para que los usuarios dispongan de un acceso a las versiones digitales que sea claro, sencillo y barato. Todo ello se pretende llevar a cabo a través de una plataforma, que podría ser ZENON, el portal de búsqueda bibliográfica por el que se accede a todos los fondos de las bibliotecas del IAA. Las versiones digitales se presentarán en formato pdf, es decir se tratará de la versión impresa, de modo que las dos versiones, papel y digital, sean formalmente idénticas. A través del modelo expuesto resulta claro que la inclusión de textos en la red se efectuará pasado un plazo de tiempo (uno o dos años) desde su presentación al público.

Haut de page

Notes

1  Para un acercamiento rápido a la institución, véase <www.dainst.de>. El presente esbozo está escrito desde el Departamento de Madrid que, sin embargo, se mantiene fiel a la posición del DAI en sí, conforme a lo expuesto por Seiler, Florian (2007), «Die Zeitschriften des Deutschen Archäologischen Instituts in Zukunft online?», Mitteilungen des Deutschen Archäologenverbandes, 38, pp. 69-81; el diagrama p. 291 se reproduce aquí como fig. 1 con el amable permiso de su autor, al que agradecemos (ibid., p. 75). Para un acercamiento a la historia del DAI desde el Departamento de Madrid, véase Marzoli, Dirce, Maier Allende, Jorge, Schattner, Thomas G. (en prensa), «Historia del Instituto Arqueológico Alemán
de Madrid - Geschichte der Madrider Abteilung des Deutschen Archäologischen Instituts», en Jorge Maier Allende y Thomas G. Schattner (coords.), Iberia Archaeologica, 14 (1-4).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Editar la arqueología: diagrama de síntesis
Crédits © Florian Seiler
URL http://mcv.revues.org/docannexe/image/5342/img-1.png
Fichier image/png, 172k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Thomas G. Schattner, « Esbozo sobre la posición del Instituto Arqueológico Alemán frente a los nuevos retos de la publicación científica digital », Mélanges de la Casa de Velázquez, 43-2 | 2013, 289-292.

Référence électronique

Thomas G. Schattner, « Esbozo sobre la posición del Instituto Arqueológico Alemán frente a los nuevos retos de la publicación científica digital », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 43-2 | 2013, mis en ligne le 15 novembre 2013, consulté le 22 novembre 2017. URL : http://mcv.revues.org/5342

Haut de page

Auteur

Thomas G. Schattner

Deutsches Archäologisches Institut (Madrid)

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org