Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Élisabeth Malamut et Mohamed Ouerfelli (dir.), Les échanges en Méditerranée médiévale. Marqueurs, réseaux, circulations, contacts

José Enrique López de Coca Castañer
Référence(s) :

Élisabeth Malamut et Mohamed Ouerfelli (dir.), Les échanges en Méditerranée médiévale. Marqueurs, réseaux, circulations, contacts, Aix-en-Provence, Presses universitaires de Provence, 2012, 338 p.

Texte intégral

1Se trata de las actas de un coloquio celebrado en la Universidad de Aix-Marseille en 2010, en el que participaron trece profesores e investigadores de varias universidades francesas. Élisabeth Malamut expone el objeto de esta reunión científica en el prefacio de la obra y justifica la división de su contenido en cuatro secciones.

2La primera sección, «Les marqueurs des échanges», incluye un excelente trabajo de Nolwenn Lécuyer sobre la cerámica como fuente para conocer los intercambios en la cuenca mediterránea. En él, aborda el problema de la datación de las piezas y la renovación tecnológica de la cerámica occidental en el siglo xiii. También analiza la transformación de la vajilla doméstica y los cambios en la producción a fines de la Edad Media, coincidiendo con la proliferación de recetarios gastronómicos.

3Se conocen mal las modalidades del tráfico de cerámica a larga distancia debido a las limitaciones de las fuentes escritas. Véronique François recurre a la cartografía para conocer el comercio de vajilla en el imperio bizantino. Elabora cuatro mapas que reflejan la difusión de distintos tipos de cerámica por períodos. Tipos y períodos son superpuestos en otros mapas que representan las vías de comunicación y las zonas más densamente pobladas. El inventario de descubrimientos establecido por categorías o por etapas cronológicas también se superpone en mapas que muestran la evolución territorial.

4Jean-Marie Martin recurre a la moneda como un medio indirecto para estudiar el comercio en Italia meridional y Sicilia antes y después de la instalación de los normandos en la zona. Pero se basa en datos dispersos —lo admite— que sólo permiten apreciar los cambios en el aspecto simbólico de las piezas.

5Mohamed Ouerfelli se ocupa de las relaciones diplomáticas entre la república de Pisa y algunos estados del Magreb. El autor prepara una nueva edición de los textos publicados por Michele Amari en el siglo xix y manifiesta su intención de proseguir la línea de investigación iniciada por Louis de Mas-Latrie. No hay novedades en esta declaración de propósitos. Convengo con él en que es preciso acudir a los archivos europeos, pero no comparto su explicación sobre la pérdida de las fuentes diplomáticas árabes. La respuesta está relacionada, más bien, con la desaparición de los archivos estatales islámicos de época medieval.

6La segunda sección «Hommes, espaces réseaux et acteurs. 1: Espaces et réseaux» se abre con un artículo de Dominique Valérian sobre la modificación de la red urbana en el Magreb (s. viii-xi). Las ciudades ocupadas o fundadas por los musulmanes estaban en la divisoria entre la estepa y el desierto, en el camino seguido por los ejércitos de la conquista. Sólo en IfràqiyÄ y en la orilla del estrecho de Gibraltar hay señales de actividad marítima. La costa del Magreb central no se integra en el espacio islámico hasta los siglos x y xi. La rivalidad entre Omeyas y Fatimíes justifica que los beréberes Zanata controlen el litoral hasta la altura de Tremecén y los Ziríes repueblen Argel, la antigua Icosium (c. 940). El desarrollo costero también está relacionado con la venida de marinos y mercaderes andalusíes, supuestos fundadores de Orán y Tenes. En cuanto a la ocupación de Bugía por los Hamadíes, el autor olvida que en la antigua Saldae había cristianos indígenas a mediados del siglo xi.

7Michel Balard reflexiona sobre las bases demográficas de la colonización en el mundo mediterráneo. Si aceptamos que las formas de dominación política, económica y cultural caracterizan a un imperio colonial, es evidente que todas ellas implican una transferencia de población desde la metrópoli a los territorios colonizados. El autor se pregunta cómo Génova y Venecia pudieron mantener sus posesiones dado que ni una ni otra república superaban los 100.000 habitantes antes de 1348. Una respuesta parcial es la concesión de la ciudadanía a quienes no eran de origen italiano.

8Élisabeth Malamut describe cómo genoveses y venecianos se apoderaron del comercio bizantino en tiempo del emperador Andrónico II (1282-1328). Si bien Génova gozó de una ventaja inicial por su apoyo a la restauración imperial de 1261, Venecia, la gran perdedora en aquella ocasión, no tardó en recuperar su posición. La autoridad bizantina se resiente asimismo por la extraterritorialidad de los establecimientos italianos y la proliferación de «protegidos»: artesanos y tenderos griegos se naturalizan para escapar a la fiscalidad bizantina y a la jurisdicción de los tribunales imperiales.

9La tercera sección «Hommes, espaces, réseaux et acteurs. 2: Circulation et acteurs» contiene un denso trabajo de Jérôme Hayez sobre la utilidad de la correspondencia del Archivo Datini para conocer las redes mercantiles toscanas al filo del 1400. Las cartas de los mercaderes muestran la fuerza de los lazos de clientela entre los miembros de una agencia. Las misivas documentan las formas en que las firmas obtenían dinero y mano de obra para expandirse en redes a mayor escala. El análisis del reclutamiento de aprendices y empleados prueba que las apreciaciones morales pesaban más que los requisitos técnicos al seleccionar a los colaboradores.

10François Berenguer estudia los orígenes y evolución de una compañía de Lucca, los Battosi, constituida antes de 1282. Luego serán banqueros de Carlos II de Nápoles hasta 1294-1296. Para el angevino la compañía resultaba atractiva por su red de agentes en el condado de Provenza y en el reino de Francia. Aunque los Battosi no sacan provecho aparente de la transferencia de fondos, su interés por estas operaciones prueba que se sentían más gratificados con el favor regio y la obtención de honores o regalos en metálico.

11Damien Coulon traza la biografía de Lluis Sirvent (c. 1387-1444), un mercader catalán diferente a los demás. Agente de la sucursal barcelonesa de los Datini en Alejandría (1410), se interesaría por los cambios y seguros marítimos. Esta predilección por el negocio financiero lo diferencia de sus paisanos. A partir de 1422 patronea una galera de la Generalidad en la línea de Levante. La experiencia adquirida le induce a presentar en las cortes catalanas (1433) un proyecto inspirado en el sistema veneciano de las mude. Se trataba de utilizar las tres galeras pertenecientes a la Generalidad en la ruta Levante-Flandes. Fue aceptado y las galeras hicieron catorce viajes hasta fines de la década de los cuarenta.

12Nicolas Drocourt abre la cuarta sección «Les échanges culturels» preguntándose si las relaciones diplomáticas entre Bizancio y sus vecinos (siglos vii-xii) fueron una barrera o un puente para los intercambios culturales. Si bien destaca la labor positiva de muchos embajadores, no siempre valora sus resultados. Un ejemplo: Anastasio el Bibliotecario, enviado papal a Constantinopla (869-870), volvió con un ejemplar de la Cronographia de Teófanes, la primera obra que explicaba los orígenes del Islam.

13Christine Gadrat-Ouerfelli se ocupa de la difusión que tuvo en época medieval el Pro Milione de Marco Polo. Se conservan 141 copias —el 58% en la versión latina— con diversos cambios y modificaciones. La diferente caligrafía de los manuscritos permite seguir la circulación de la obra.

14Cierra el volumen la aportación de Martine Vasselin sobre la pintura flamenca del siglo xv, el interés que provocó en España y la influencia que ejerció en los pintores nacionales. Es una síntesis basada en monografías de carácter general, repletas de afirmaciones gratuitas. Por ejemplo, que los artistas flamencos se vieran favorecidos por medidas tomadas por los Reyes Católicos: simplificación de pesos y medidas, abolición de peajes y reparación de caminos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Enrique López de Coca Castañer, « Élisabeth Malamut et Mohamed Ouerfelli (dir.), Les échanges en Méditerranée médiévale. Marqueurs, réseaux, circulations, contacts », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 43-2 | 2013, mis en ligne le 15 novembre 2013, consulté le 26 mai 2017. URL : http://mcv.revues.org/5387

Haut de page

Auteur

José Enrique López de Coca Castañer

Universidad de Málaga

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org