Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Gaizka Fernández Soldevilla et Raúl López Romo, Sangre, votos y manifestaciones: ETA y el nacionalismo vasco radical. 1958-2011

Luis de la Corte Ibáñez
Référence(s) :

Gaizka Fernández Soldevilla et Raúl López Romo, Sangre, votos y manifestaciones: ETA y el nacionalismo vasco radical. 1958-2011, Madrid, Tecnos, 2012, 406 p.

Texte intégral

1La maldición que ETA ha supuesto para España y la sociedad vasca ha dado lugar a un número considerable de libros, muchos de ellos interesantes y aleccionadores pero de calidad y rigor variados. Algo parecido podría decirse de las investigaciones puramente académicas (por ejemplo, tesis doctorales) centradas en el terrorismo etarra, con la puntualización de que su cantidad ha sido más bien escasa, sobre todo si se tiene en cuenta la gravedad del problema. En ese contexto, el libro que aquí se reseña, accesible al gran público gracias a la editorial Tecnos y, sin embargo, de factura claramente académica, viene a cubrir un doble hueco. Y lo hace con una aportación que su propio prologuista, el historiador y catedrático José Luis de la Granja, califica de «fundamental».

2Y, en efecto, sus dos jóvenes autores, G. Fernández y R. López merecen ese elogio y algún otro. Primero, por un profundísimo esfuerzo analítico y de fundamentación racional, teórica y empírica que se hace notar desde la primera a la última página. Y, segundo, por el producto que ese esfuerzo arroja: un relato veraz, detallado y esclarecedor sobre la historia y evolución de ETA y sobre el magma del que surgió, el nacionalismo vasco radical. Aunque salpicado con algunas alusiones al presente, la narración no supera esencialmente la etapa de la Transición española a la democracia, con especial atención a la década de los setenta: el tiempo en que ETA lograra abducir al conjunto del movimiento o movimientos nacionalistas y radicales surgidos durante el tardofranquismo, convirtiéndose en su propia vanguardia.

3El punto de partida del libro es tan unificador como su epílogo final, y como igualmente ocurre con el propio título: sangre (es decir, terrorismo y coerción), votos (o sea, instrumentalización de las instituciones políticas surgidas durante la Transición) y manifestaciones (vale poner: movilizaciones y presencia callejeras) son los tres métodos de los que el ultranacionalismo vasco contemporáneo se ha servido para hacer avanzar sus objetivos totalitarios y excluyentes. El despliegue de lo que los abertzales consideran su triple «lucha» («armada, institucional y de masas») se somete a examen en un texto cuyo origen remite a un conjunto de investigaciones previamente realizadas por los mismos autores. Pero el resultado no es ningún collage inconexo. Antes bien, los diez capítulos de los que consta el libro ofrecen otras tantas aproximaciones complementarias al objeto de estudio. La cambiante actitud de los radicales hacia las instituciones nacidas tras la dictadura se estudia en diversos capítulos y casi siempre al hilo de lo que tal vez sea la mejor aportación del libro: la minuciosa intrahistoria de las estructuras (partidos y movimientos sociales) en las que fue desdoblándose el nacionalismo radical vasco. Destacan a este respecto la importancia atribuida a la influencia ejercida por Pertur (Eduardo Moreno Bergaretxe) como líder intelectual de ETApm, cuya desaparición (seguramente debida a sus camaradas terroristas) no frustró el cumplimiento de algunos de sus principales planes, como la incorporación del entramado etarra a la política institucional mediante la formación del partido político EIA y su alianza con la extrema izquierda no nacionalista del País Vasco. Gracias a tales nexos estratégicos nacería la coalición Euskadiko Ezkerra, cuyo éxito en votos derivados de su participación en las primeras elecciones generales celebradas en España tras la muerte del general Franco (15 de junio de 1977) sentó las bases para la futura desaparición de ETApm. También sobresale un capítulo dedicado a las evoluciones de la extrema izquierda vasca y sus relaciones con los nacionalistas radicales y con la misma ETA.

4Otros temas que han sido objeto de investigación previa reciben un tratamiento sintético y felizmente didáctico. Así, los fundamentos ideológicos del nacionalismo vasco radical se estudian tomando como centro de gravedad unos criterios de exclusión étnica cuyo contenido evolucionará desde un racismo primordial y expreso que será prontamente sustituido por patrones de discriminación alternativos y sucesivos: primero la lengua y más tarde la ideología. No menos clara y útil resulta la revisión ofrecida sobre el modo en que, a través de sus discursos y prácticas, los nacionalistas radicales vascos fueron forjando una imagen inculpatoria de las víctimas de ETA destinada a justificar la persecución de opositores y el asesinato de inocentes.

5Conforme a la formación de sus autores el enfoque ensayado en Sangre, votos y manifestaciones es netamente historiográfico. No obstante, el producto es también un magnífico ejemplo de «ciencia social cualitativa», por recurrir a la expresión acuñada por el eminente sociólogo noruego Jon Elster. Así lo refleja, en primer lugar, el intensivo aprovechamiento de una amplia bibliografía y de la propia capacidad analítica de los autores para contextualizar cada hecho y proceso histórico reseñado mediante la revisión sintética de sus múltiples causas. Y la prueba final queda consignada en un soberbio epílogo de título y tema crucial: «¿Por qué ha prendido la violencia política en Euskadi?» La respuesta es planteada sobre los tres planos complementarios desde los que se puede someter a estudio cualquier objeto social o histórico (macro, meso y micro). Resumido en pocas palabras, el análisis de nivel macro revela que la emergencia de ETA a finales de los años sesenta se vio enormemente facilitada por el activismo antifranquista y la conflictividad propia de esos años; a un nivel meso o intermedio, el desarrollo de ETA estuvo determinado por la construcción de una cultura política extremista cuya raíz nos retrotrae a la tradición antiespañola inaugurada por Sabino Arana pero que evolucionó hacia la configuración de una comunidad radical cuyos miembros identificaron al régimen de Franco como régimen ocupante y concedieron legitimidad a la violencia como vía de solución; en tercer y último lugar (nivel micro), el epílogo subraya la importancia del efecto movilizador de las experiencias de represión padecidas por ciertos elementos del nacionalismo y la izquierda vascas y amplificadas por la narrativa y las terminales abertzales.

6Cuarenta años después de que ETA empezara a matar, cuando sus líderes parecen haber renunciado por fin a la violencia (no por razones morales sino meramente pragmáticas), la falaz narrativa que ha justificado todo un programa de limpieza ideológica y cerca de 900 asesinatos permanece vigente en el País Vasco, para beneficio del nacionalismo radical, escarnio de sus víctimas y vergüenza de todos. Por fortuna, los empeños abertzales por tergiversar la historia poco o nada podrán contra el rigor de obras historiográficas tan sólidas como la que nos ofrecen Gaizka Fernández y Raúl López.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Luis de la Corte Ibáñez, « Gaizka Fernández Soldevilla et Raúl López Romo, Sangre, votos y manifestaciones: ETA y el nacionalismo vasco radical. 1958-2011 », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 43-2 | 2013, mis en ligne le 15 novembre 2013, consulté le 22 novembre 2017. URL : http://mcv.revues.org/5423

Haut de page

Auteur

Luis de la Corte Ibáñez

Universidad Autónoma de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org