Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Santiago de Pablo, José Luis de La Granja, Ludger Mees et Jesús Casquete (coord.), Diccionario ilustrado de símbolos del nacionalismo vasco

Francisco Sánchez Pérez
Référence(s) :

Santiago de Pablo, José Luis de La Granja, Ludger Mees et Jesús Casquete (coord.), Diccionario ilustrado de símbolos del nacionalismo vasco, Madrid, Tecnos, 2012, 900 p.

Texte intégral

1Esta obra es el fruto de un amplio equipo de investigación, ligado en su mayoría, es decir no totalmente, a la Universidad del País Vasco, que muestra a las claras lo que se puede obtener con un trabajo colectivo bien dirigido y coordinado durante varios años y con objetivos y plazos realistas. Y de paso, lo importante que son los proyectos I+D+I y sus fondos para poder realizar obras magnas en ciencias sociales de estas dimensiones y utilidades, de otro modo muy complicadas, por no decir imposibles. Esperemos que esta obra no sea uno de los últimos vestigios de una política científica global que amenaza un colosal naufragio en los tiempos que corren.

2La autoría hay que repartirla así entre una docena de autores que se han distribuido las 53 voces que componen el Diccionario, desplegadas alfabéticamente. Entre estos autores destacan los cuatro coordinadores, muy conocidos por sus trabajos sobre los movimientos sociales y la acción colectiva y sus rituales, en particular entre el nacionalismo vasco radical (Jesús Casquete) y el tema del nacionalismo vasco y los nacionalismos en general (Santiago de Pablo, Ludger Mees, José Luis de la Granja), por citar algunos de los temas que han abordado más pertinentes para este trabajo. El esquema del libro tiene una muy interesante y breve «Presentación» colectiva, una introducción teórica a cargo de Casquete y Mees, y luego se sucede el grueso del volumen con las 53 voces o entradas, de regular tamaño, pero perfectamente autónomas y que pueden leerse por separado y como consulta individual, o todas de corrido. El libro se cierra con una muy rica bibliografía, índice analítico y onomástico y un índice de ilustraciones. Las ilustraciones son absolutamente clave en esta obra, en absoluto simplemente decorativas, pues la simbología y la iconografía suelen ir de la mano, y aquí son profusamente citadas, de una manera muy hábil, al referirse a ellas desde distintas entradas, y con gran efecto. Por lo que es preciso dar la enhorabuena en este caso también a los editores, clave en este caso, por el resultado final.

3Ya en la «Presentación», que no es meramente protocolaria, se dan suficientes pistas sobre algunos de los problemas metodológicos que se han encontrado los autores: el de la selección de las voces, el de la unanimidad conceptual y lingüística (no conseguida, como ellos mismos sugieren) y, relacionada estrechamente con esta cuestión, la de la pluralidad y diversidad de enfoques dentro de la unidad de objetivos (muy conseguida y yo diría, incluso, buscada). También aparece aquí la inspiración confesada del trabajo: el Diccionario crítico de mitos y símbolos del nazismo de Rosa Sala Rose (Barcelona, Acantilado, 2003). Como se verá, se ha optado por rebajar el título de Rosa Sala, del que han desaparecido dos expresiones clave: «crítico» y «mitos». Puede ser esto por diversas razones, pero lo cierto, que no se engañe nadie, es que no es un libro apologético del nacionalismo vasco en grado alguno, que las voces son «críticas», en algún caso mucho, pero no demonizaciones, ni siquiera cuando más fácil es hacerlas, y que desde luego se habla abiertamente de «mitos» y el uso que de ellos se ha hecho —incluida la justificación del asesinato y el martirologio—. Así que yo al menos sigo echando de menos lo de «crítico» y lo de «mitos» en el título porque creo que el libro responde ampliamente a ambas ideas.

4Sobre la selección de las voces están todas centradas en espacios simbólicos y lugares de memoria que han conformado el imaginario colectivo del nacionalismo vasco como movimiento político desde el siglo xix hasta nuestros días. Nacionalismo vasco concebido de una forma amplia, es decir en todas sus diversas ramas, moderadas y radicales, de izquierdas y de derechas, defensoras explícitas de la violencia política o escrupulosamente legalistas. Podría argumentarse que también se trata de un movimiento social, dado su despliegue de masas (mítines, organización, sindicatos, juventudes, organizaciones femeninas, preocupaciones sociales) y que el problema de la emancipación colectiva se hallaba en su centro (no de la clase sino de la nación o de la etnia) pero, en cualquier caso, Jesús Casquete, buen conocedor de esa problemática, distingue sus rituales claramente de los del movimiento obrero, que le precedió y sin duda le influyó (como después al fascismo): «en estos casos no se trata tanto de símbolos surgidos desde abajo, a impulsos de un movimiento y de forma no dirigida, como de símbolos ideados por alguien en concreto» (p. 17). Esto además se refuerza notablemente en el caso vasco pues el propio fundador, Sabino Arana, como se destaca aquí en múltiples ocasiones, centralizó las decisiones y creó la idea de patria o nación vasca, la bandera, el himno, el partido emancipador, los enemigos, el nombre de la patria, neologismos my valiosos para la contienda política y casi, casi, el catolicismo mismo, pues dan ganas de gritar tras leer lo que en este libro se expone: ¡Dios es vasco!

5En este sentido, el libro entra de lleno en la utilización de símbolos y lugares de memoria pertinentes para la propaganda y la contienda política y en la necesidad de estos movimientos, y mucho más los nacionalistas, de inventar tradiciones, dotar de héroes a las narrativas étnicas y conseguir símbolos que permitan la identificación emocional, la adhesión incondicional a la idea de patria que representan y la simplificación del mensaje, denotando una lectura específica y muy sucinta del mundo (pero demasiado sucinta, por lo que permite su reutilización con distintos fines con el paso del tiempo). En ese sentido, la mayoría de los estudios recogidos en este volumen revelan a las claras las fábulas, invenciones (esta palabra sobreabunda en casi todas las entradas) y patrañas deliberadas, o como dicen los autores más suavemente, «imposturas más o menos intencionadas» (p. 346), que inspiraron ciertos mitos de la tribu, muy necesarios para un movimiento que no contaba con los resortes del poder —la educación en particular— de una manera suficiente, es decir que no se había institucionalizado plenamente; y eso todavía vale hoy para la izquierda abertzale, hasta hace poco directamente ilegalizada. Ahora bien, algunas objeciones que se hacen a la llamada teoría modernista —la de la «invención de la tradición», el building nation— se me ocurre que ponen el dedo en la llaga de una forma inteligente en la cuestión clave, que probablemente llevaría a una segunda parte de este volumen: ¿por qué ciertos símbolos de procedencia más que dudosa enraizaron en la psique colectiva de esa manera, mientras que otros del mismo o similar origen fueron abandonados o descartados con más o menos prontitud? Los historiadores siempre nos quedamos con lo significativo, entendido como lo que triunfa, lo que tiene éxito, ¿pero cuántas invenciones de la tradición se quedaron en el camino, fueron un fiasco? ¿Cuáles no respondieron a lo que los autores llaman necesidades o realidades étnico-culturales? Aquí es donde entra la necesaria dialéctica entre élites y masas que se menciona: no todo lo que se propuso por unos pocos «iluminados» fue a misa (nunca mejor dicho dentro de un movimiento tan confesional y mesiánico, al menos en su origen). Algunas simbologías tuvieron un éxito sorprendente, pero otras no hubo más remedio que abandonarlas o reutilizarlas.

6Estos espacios simbólicos y lugares de memoria aquí abordados no sólo son puntos geográficos concretos, aunque también los hay (lugares de peregrinaje incluso, como Sabin Extea, San Miguel de Aralar o la sede del gobierno vasco del exilio en París, pero además la inspiradora Irlanda, la rival o enemiga España, etc.), sino espacios imaginados, a veces ya desaparecidos o en ruinas pero que pueden evocarse (Amaiur, el caserío de Larrazabal, que no tiene voz propia pero se explica profusamente en las otras). Pero es que también son personajes —medievales, como Sancho el Mayor, jesuitas como Francisco de Javier o Ignacio de Loyola, carlistas como Zumalacárregui, fundacionales como Arana, mártires como Argala, etc.—, anagramas (JEL), fiestas —el Aberri Eguna, el Alderdi Eguna—, imágenes —el arrano beltza, la ikurriña—, canciones —del Agur Jaunak al Eusko Gudariak—, acontecimientos históricos o legendarios como batallas o asedios, e incluso plantas (el roble) y equipos de fútbol (el equipo Euzkadi durante la guerra). No sólo se explica la procedencia de dichos símbolos sino que se disecciona el uso que se ha hecho de ellos a lo largo del tiempo y cómo han ido alterándose, con tres momentos cruciales a mi modo de ver: el fundacional de 1880-1910, la socialización de masas de entreguerras y la radicalización de los sesenta y setenta del siglo pasado, con una «segunda oleada» de símbolos. También se aborda la transversalidad de muchos de ellos, es decir como su appeal ha ido mas allá del nacionalismo en sentido estricto, dirigiéndose hacia lo vasco-navarro, lo tradicionalista-católico e incluso hacia la izquierda no nacionalista. A esta última complicidad o si se quiere, fascinación temporal, hizo una excepcional contribución la Guerra Civil, el franquismo, la clandestinidad compartida y el clima de caja abierta de Pandora que se vivió durante la transición (1975-1982).

7Libro apasionante y original, en suma, que abre una vía de investigación sumamente atractiva y dota a los que les interesan los imaginarios políticos y sociales, y el uso que de ellos se hace, de una excepcional obra de referencia, que no se limita a reiterar los consabidos mitos, sino a analizarlos y confrontarlos con la realidad.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Sánchez Pérez, « Santiago de Pablo, José Luis de La Granja, Ludger Mees et Jesús Casquete (coord.), Diccionario ilustrado de símbolos del nacionalismo vasco », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 44-1 | 2014, mis en ligne le 15 avril 2014, consulté le 27 mars 2017. URL : http://mcv.revues.org/5691

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org