Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Lope de Vega, Arcadia, prosas y versos

Frédéric Serralta
Référence(s) :

Lope de Vega, Arcadia, prosas y versos, éd. Antonio Sánchez Jiménez, Madrid, Catedra, coll. « Letras Hispánicas », 2012, 820 p.

Texte intégral

1Esta edición reciente de una primeriza novela pastoril de Lope presenta sin lugar a dudas, ya desde la lectura del índice general, todas las garantías de una rigurosa edición crítica. Como además se trata de la primera, saltan a la vista del lector los méritos de quien ha emprendido y llevado a cabo tan loable tarea científica. Para dar una idea de la riqueza y seriedad del trabajo realizado, basta evocar una copiosa introducción en la que el editor, partiendo de las circunstancias biográficas de Lope en los años anteriores a 1598, se remonta primero a los antecedentes, lejanos o inmediatos, del género pastoril, estudia después detenidamente las aportaciones de la Arcadia lopesca (agrupadas en cinco apartados) a dicho género tradicional, abre luego para el lector algunas pistas destinadas a facilitarle el acceso a un texto profuso (por ejemplo resumiendo el desarrollo argumental, aclarando la estructura e incluso realizando un somero estudio de los muchos personajes de la ficción, clasificados por orden alfabético), expone, adosándose a la crítica anterior, su propia interpretación personal de la obra…

2A todo lo cual todavía hay que añadir una impresionante bibliografía (¡treinta y cuatro páginas!) de libros y artículos citados, la utilísima reproducción de la «Exposición de los nombres poéticos e históricos contenidos en este libro», original de Lope pero omitida por no pocos editores modernos, una metódica recensión de todas las ediciones anteriores, un detenido estudio de la trayectoria textual de la Arcadia, el cual desemboca en la elaboración de un stemma al menos bastante verosímil (a pesar de que el propio editor afirma que «debe ser considerado como provisional y muy hipotético», p. 744), y de una larga tabla de variantes limitada a las ediciones publicadas en vida de Lope… Amén de los imprescindibles índices finales de primeros versos y de notas. Total, que el conjunto responde, casi diríamos que torrencialmente, a la totalidad de los requisitos exigibles para llevar a cabo la edición crítica de un venerable texto del Siglo de Oro. Esto incluso después de una ojeada superficial al volumen. Y pronto veremos que una apreciación más detallada del contenido no nos lleva a desmentir nuestra muy favorable impresión general.

3En cuanto al establecimiento y fijación del texto, la edición de A. Sánchez Jiménez se basa en la princeps de 1598, «que el propio Lope debió de preparar para la imprenta» (p. 101), y sólo se aparta de ella para corregir erratas, señalando entre corchetes únicamente la corrección de las que no son obvias y explicando la versión escogida en la sección final de «Variantes». Pues bien: después de haber leído el texto con la mayor atención, no hemos encontrado ninguna transcripción discutible, y menos claramente equivocada; sólo un pequeño descuido de puntuación, que en la cuarta línea de la página 537 introduce un punto intempestivo entre un sujeto gramatical («Frondoso») y el verbo correspondiente («Quiso detener…»). Muy poca cosa, como se ve, insignificante frente a las 538 páginas que ocupa la obra propiamente dicha, y que sólo citamos con el fin de evidenciar la casi perfección del tratamiento textual.

4Otro tanto se podría decir de la anotación filológica. La primera reacción del lector es incluso una gran admiración. Ante la profusión de citas y alusiones históricas, mitológicas o fabulosas, que se acumulan en la obra, el editor tiende hacia una anotación exhaustiva y hay páginas del volumen en que dicha profusión le obliga a amontonar las notas en detrimento del texto. El hecho de que las posibilidades de Internet faciliten hoy el acceso a este tipo de datos no disminuye el mérito de la empresa, teniendo además en cuenta los esfuerzos de A. Sánchez Jiménez por recurrir preferentemente a las fuentes informativas que en su tiempo pudo manejar el propio Lope y su honradez intelectual cuando reconoce que no ha podido localizar tal o cual referencia. Otra práctica suya muy encomiable es el parafrasear en sus notas, para facilitar la comprensión, los fragmentos de redacción concisa u oscura. Bien es verdad que, a pesar de la imponente riqueza de la anotación, siempre le puede faltar al lector alguna aclaración suplementaria. Por ejemplo, a uno le hubiera gustado no tener que buscar en el diccionario lo que son las «piernas» de las nueces (p. 227, v. 140) o que se completara la nota 431, p. 334, aludiendo a la fama de fiereza, evocada en muchas comedias de Lope, que tenían los leones de Albania. En sentido exactamente contrario, pueden considerarse inútiles, aunque justificables por el citado afán de exhaustividad, las muchas notas que corrigen, mediante el cambio de una sola letra, las formas anticuadas pero totalmente inteligibles de no pocas palabras (n. 434: «Corónica: crónica»; n. 852: «Cuchar: cuchara»; n. 1203: «acechanzas: asechanzas»). Pero bien claro está que el editor no puede ajustarse a la cultura (o incultura) particular de cada lector, y lo que hay que dejar patente al finalizar este apartado es la admirable riqueza de la anotación filológica de A. Sánchez Jiménez.

5En cuanto a la visión de la Arcadia que nos ofrece la introducción, se trata a todas luces de una «defensa e ilustración» de la originalidad de la obra, defensa apasionada pero rigurosa, documentada y con mucha frecuencia convincente, salvo algunos mínimos reparos. De manera más sistemática que algunos críticos anteriores, el editor no sólo afirma con razón que el casuismo y probabilismo está muy presente en la concepción de la obra (p. 45 sqq.), sino que lo considera como la base misma de su estructuración, llegando incluso a dejar creer que la voluntad de Lope era redactar una especie de manual de casuística, cuando afirma por ejemplo (p. 70) que un «caso» evocado en el texto, en el cual «no [se] resuelve la duda de los lectores… es, pues, uno de los problemas que Lope dejaría abiertos para fomentar la reflexión y la discusión entre los lectores». Esta perspectiva crítica, que nos parece algo forzada, tal vez sea lo que explica la curiosa tendencia del editor a evaluar a los personajes en función de sus valores morales, virtudes y defectos claramente separados (por ejemplo, en la evocación de Anfriso, p. 63), de la misma manera que la voluntad de demostrar la coherencia estructural de la obra le lleva a ver alguna prolepsis donde tal vez no la haya, por ejemplo al malentender, p. 59, la palabra «desgracia», cuyo sentido aquí no nos parece ser «infortunio» sino «enemistad». Muy poquita cosa, como se ve, y mínimas divergencias interpretativas que no deben empañar nuestra conclusión: la labor editorial de A. Sánchez Jiménez merece los mayores elogios de la comunidad científica internacional.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Frédéric Serralta, « Lope de Vega, Arcadia, prosas y versos », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 44-1 | 2014, mis en ligne le 15 avril 2014, consulté le 23 mars 2017. URL : http://mcv.revues.org/5695

Haut de page

Auteur

Frédéric Serralta

université de Toulouse-Le Mirail

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org