Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus
Époques ancienne et médiévale

José Antonio Jara Fuente (coord.), Ante su identidad. La ciudad hispánica en la Baja Edad Media

Rafael Narbona Vizcaíno
Référence(s) :

José Antonio Jara Fuente (coord.), Ante su identidad. La ciudad hispánica en la Baja Edad Media, Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2013, 285 p.

Texte intégral

1Resulta difícil rechazar la idea que sitúa el origen de los estudios sobre la identidad como reacción última al multiforme fenómeno de la globalización mundial. En el ámbito historiográfico la lucha de clases o las mentalidades colectivas habían convertido en universal unos procesos explicativos que se demostraban insatisfactorios para las nuevas inquietudes de los estudiosos de la historia social del Occidente medieval. Desde una coyuntura predispuesta a reencontrar las raíces de una Europa tan plural como diferente en lo cultural, y tan divergente a la hora de aceptar las políticas comunes de aplicación interior entre los ejes norte y sur, las percepciones de la identidad y de las identidades con sus poliédricas apreciaciones se han demostrado operativas como instrumentos interpretativos del pasado. Los sucesivos proyectos de investigación que avalan esta obra han sabido reunir y contrastar una decena de visiones con diferentes y simultáneas perspectivas en el marco urbano, que comprende la geografía de los reinos ibéricos entre los siglos xiii y xv, entre las que se plantea un gradiente de ópticas macro y micro para el estudio de las heteróclitas identidades urbanas. Más que dibujar un panorama regional y carismático el enfoque se ha centrado en los procesos de construcción de identidad con los parámetros que proporcionan los intereses del grupo dirigente, la sociología grupal o la creación de la memoria colectiva.

2Reencontrar los orígenes de lo común o de las contrastadas diferencias en el ámbito cronológico y temático propuesto ha invitado a adentrarse en el paisaje político, social, confesional e incluso intelectual de las ciudades medievales. Identidades colectivas, regionales o comunitarias, junto a significativos particularismos sostenidos en privilegios excluyentes, han conducido con éxito al estudio de las identidades urbanas no sin argumentos justificadores, aunque aquellos discursos que de forma indisociable pertenecen a la perspectiva del «yo» o del «nosotros», nos hablan también sobre los «otros», de la creación de identidades ajenas y de la concepción de una alteridad sobre reinos vecinos o sobre grupos sociales, tan abundantes en las fuentes medievales como políticamente incorrectos en la actualidad. Se insiste en la definición de la identidad o de las identidades al gusto de los sujetos históricos, motivo por el que en el ámbito urbano las posibilidades se han revelado polifacéticas, al comprender desde una postura política colectiva en las asambleas de Cortes ante el rey —inspirada en intereses estamentales— hasta una particular defensa de los privilegios singulares de cada ciudad o villa, cuando no la elaboración de una memoria histórica tan subjetiva como ficticia.

3La identidad o las identidades urbanas como sujeto colectivo en la acción política se sostienen en la idea de comunidad diferenciada, amparada en diplomas reales, garantías jurídicas y competencias jurisdiccionales en lo local, cuando buena parte de la identidad territorial o regional estuvo promovida y avalada por una dotación institucional que lo cohesionaba y por la consecuente centralidad política. Sin embargo, estas identidades escondían un polifacético conglomerado de circunstancias. La presunta unidad de las ciudades o de la tierra frente al rey en el marco de las turbulencias castellanas o catalanas del siglo xv se combinaron con las heterogéneas desigualdades de la población urbana en lo referente a la participación política, tanto como la discriminación de diferentes grupos sociales. Cierto que las categorías estamentales o grupales que constituyeron los agregados de la comunidad urbana, con sus ostensibles distinciones fiscales o jurisdiccionales, no impidieron la elaboración de discursos identitarios y colectivos por la clase dirigente de las ciudades, amparándose en las singularidades jurídicas convenientemente recopiladas en textos que, a través de una acción propagandística nada desdeñable, se proyectó de forma continua y pública con símbolos, ceremonias, sermones, misivas, e incluso con la redacción de obras de profunda inspiración intelectual en la que no estuvo exenta la más fabulosa inventiva. Este conjunto de referencias articularon un mensaje colectivo a través del recurso a la noción del bien común, enmascarado bajo un ideal legitimador de servicio a la cosa pública y de preservación de la tradición propia o fundacional, que garantizaron en su conjunto la continuidad y la reproducción de unas nítidas oligarquías, pocas veces contestadas por la vecindad.

4El éxito de estas estrategias nos habla de la perfecta asimilación y comprensión de una realidad presentada de forma consciente bajo los parámetros de una comunidad desigual, aunque articulada funcionalmente para garantizar su existencia. Un conjunto urbano que se nos muestra segmentado en multiplicidad de jurisdicciones (municipal, regia, eclesiástica), de situaciones estamentales (manos mayor, media y menor) o de grupos etno-confesionales, que acababan diluyéndose a través de un discurso integrador. Buen ejemplo en tal sentido lo puede proporcionar la emisión de deuda pública censal por las ciudades de la Corona de Aragón, y su compra por parte de una minoría social, cuando los intereses anuales se cubrían con los ingresos fiscales derivados del consumo de toda la población urbana. Difícilmente podemos encontrar las causas del profundo calado social de esta identidad comunitaria en las obras latinas de avezados estudiosos, que aún principiando esa idea original, hubo de ser proyectada, reiterada y recreada con formas y mensajes diversos, hasta ser asumidas por una población dispuesta a aceptar su papel comunitario pese a su subordinación, al entender que la estructura social se encontraba perfectamente justificada con argumentos teológicos, en los que siempre reservaba un papel inferior y peyorativo a otros grupos sociales, constituyendo el peldaño más bajo el de las minorías confesionales. Precisamente éstas, desde el siglo xiii, experimentaron un cambio de situación dentro del pensamiento comunitario de aquellas monarquías que reinaban sobre las tres confesiones monoteístas, hasta quedar segregadas por una comunidad considerada en esencia cristiana, la cual reservaba una progresiva degradación al tratamiento urbano de las minorías en los siglos bajomedievales con una sucesiva y densa estrategia de aislamiento. El caso de los conversos de judío es significativo porque en su trayectoria grupal se combinaron unos procesos sucesivos de integración, en un primer momento, de discriminación desde mediados del siglo xv y de persecución inquisitorial al final de la centuria, provocando la creación de una cuarta identidad, híbrida entre el cristianismo y el judaísmo —simultánea a un mudejarismo en situación de evidente repliegue— que acabó por engendrar unas pautas culturales propias.

5No puede desdeñarse pues el papel desarrollado por las ideologías en la creación y presentación de las multiformes identidades urbanas como tampoco en la génesis intelectual de las mismas, nacidas de la pastoral católica —secular o mendicante— que si bien se ha conservado en enjundiosos tratados coetáneos pocas veces se nos ha presentado bajo la cotidianeidad redundante de los sermones, verdadero instrumento de difusión de los mensajes y de las ideas entre los grupos dirigentes o entre los inferiores, auditorios habituales que asumieron un papel singular en la comunidad y que terminaron por redefinir la posición urbana de las minorías confesionales. La comunidad cristiana y la Ciudad de Dios acabaron por engendrar y popularizar las ideas de integración y de exclusión, proyectadas desde los actos de gobierno tanto como desde los sentimientos colectivos de las clases populares, favoreciendo la creación de identidades colectivas o grupales al definir sus perfiles comunes.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rafael Narbona Vizcaíno, « José Antonio Jara Fuente (coord.), Ante su identidad. La ciudad hispánica en la Baja Edad Media », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 45-1 | 2015, mis en ligne le 15 mai 2015, consulté le 26 mars 2017. URL : http://mcv.revues.org/6372

Haut de page

Auteur

Rafael Narbona Vizcaíno

Universitat de València

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org